RW 1169 – UN gran Parlamento de la Santa Sede

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

La oleada del Reino de la Mente se empezo a desaparecer gradualmente, y Hackzord abrió sus ojos.

El Vio una sala circular, debajo de la cual se extendía el tranquilo mar de niebla, y el techo del salón estaba fuera de su vista. Nueve asientos de diferentes tamaños se suspendían en el aire y se encontraban a lo largo de la empinada pared de piedra. En el medio del círculo se encontraba la gigante torre de nacimiento. Sin embargo, a diferencia de una Torre Real, esta Torre de Nacimiento estaba cubierta con ojos del tamaño de un demonio menor.

Este fue el gran reino creado por el rey.

La “Santa Sede que ha presidido”.

Aunque no era la primera vez que visitaba este lugar, todavía se sentía un poco inquieto e incómodo. A diferencia de un sueño o comunicación mental ordinaria, la comunicación que se produjo en esta sala, que se encontraba en el medio del Reino de la Mente, era real. Si caía dentro del mar de niebla o si estaba bajo un ataque, realmente se lastimaría.

En contraste con el caos exterior, la sala estaba estrictamente en orden.

El rey gobernó la Santa Sede.

Una vez que alguien entrara a la Santa Sede Presidencial, estaría a merced del rey.

Sin embargo, Hackzord confiaba en su absoluta lealtad al rey. Podría suprimir fácilmente su rebelión instintiva. Solo las bestias salvajes tendrían dificultades para controlar sus instintos.

“El Señor del Cielo está a tu servicio”, Hackzord hizo una reverencia en la Torre Alta en el centro.

Uno de los ojos en la torre se abrió, pero inmediatamente se cerró de nuevo y decía: “Por favor, espera”.

“Sí.”

Actualmente, los asientos se llenaron gradualmente.

Las sombras que ocupaban los asientos estaban borrosas, pero Hackzord logró distinguir quiénes eran. El que tenía armadura adornada con varias armas, tan gigantes como una montaña pequeña, era el “Conquistador sangriento”, el que llevaba ropas distorsionadas y máscaras era el “Corazón resentido”. Muy pocos podían distinguir estas figuras prominentes, porque dependía de cuán bien entendiera uno el Origen de la Magia.

Cuando el último asiento estuvo ocupado, comenzó la conferencia.

El rey se materializó frente a todos los señores, y la mitad de los ojos en la Torre de Nacimiento también se abrieron lentamente.

“Probablemente todos sepan por qué los convoqué aquí. Creo que todos tienen la misma pregunta que yo. Hace varios días, una persona actualizó y alcanzó el Reino de la Mente. La actualización creó una conmoción, pero pronto, esta persona en particular dejó de responder, “el rey se interrumpió y se volvió hacia el Señor del Cielo. “El que creó esta conmoción fue Ursrook, el comandante de las tropas avanzadas del Frente Occidental. Hackzord, ¿qué pasó en el mundo en el oeste?”

Hackzord se sintió nervioso. Esperaba que el rey le hiciera esta pregunta. La Perturbación del Reino de la Mente que logro este individuo debía haber alcanzado un dominio relativamente alto, y todos los señores serían capaces de sentir una mejora tan notable. A medida que la batalla en el Reino del Mar del Cielo se hacia cada vez más feroz, un señor más significaba una mayor oportunidad de ganar. Sin embargo, las cosas de repente empeoraron. Para consternación de todos, este nuevo señor simplemente dejó su marca en el reino y se desvaneció en el aire. Era su primera vez en los últimos cientos de años ver a un señor morir justo después de su actualización.

De hecho, Hackzord había recibido la noticia de su derrota en el oeste no mucho después de la actualización de Ursrook, junto con una carta escrita por Ursrook. ¡Hackzord estaba tan indignado por el contenido de la carta que quería perforar un agujero en el cráneo de Ursrook para ver qué es lo que le obligo a actuar tan imprudentemente!

Cuando el rey planteó la pregunta, Hackzord dudó un momento, pero finalmente decidió revelar la verdad sobre la batalla.

Como Hackzord había esperado, la sala estalló en un fuerte murmullo de abucheos, jadeos y exclamaciones.

“¿Huh? ¿Acabo de escuchar eso verdad?” el “Conquistador Sangriento” se burló de manera predecible. “¿Tu subordinado a sabiendas tomó una mala decisión y envió a todas las tropas a las Llanuras Fértiles para su matanza? ¿Cómo llamaste a ese tipo antes? ¿Un comandante genio?”

Hackzord sabía que el Conquistador de Sangre, como el comandante en el Reino del Mar del Cielo, siempre guardaban rencor contra Ursrook. Temiendo que la actualización de Ursrook amenazaría su estado, el Conquistador de sangre naturalmente buscaría todas las oportunidades para atacar a Ursrook.

“Realmente no me importan los demonios jóvenes y los Demonios Araña, pero el Señor del Cielo debería haber sabido lo valiosos que son esos demonios simbióticos”, comentó enigmáticamente la “Máscara”, que era responsable del desarrollo de los demonios simbióticos. “Si tomábamos con éxito Taquila, la Ciudad de Falling Star y Arrieta, esa habría sido una historia diferente porque las minas de piedras de Dios de allí podrían proporcionarnos suministros. Sin embargo, ahora no solo hemos perdido esas minas sino también los simbióticos”.

“Estoy sorprendido de que hayamos perdido esas vidas bajas, y creo que su señoría debería, más o menos, asumir alguna responsabilidad”.

“Creo que sobreestimamos a este supuesto genio. Está apenas por encima del promedio”.

“No todos los mejorados podían abrir la puerta, de lo contrario habría habido más de nueve señores sentados aquí. Además, su enemigo era un Trascendente”.

“¿Y qué? Esto ya no es hace 400 años. ¿Crees que morir junto con un Trascendente es algo de lo que debemos presumir?”

La cara de Hackzord se nubló mientras escuchaba todos los comentarios maliciosos. Aunque realmente no entendía a Ursrook, Ursrook había sido uno de sus favoritos. Como un señor, no podía tolerar ningún ataque contra su antiguo comandante.

Justo en ese momento, el rey interrumpió la discusión y silenció a todos. “¡Basta, solo quiero saber si esto afectará nuestro plan!”

Hackzord inmediatamente concentró su mente y respondió: “No, por supuesto que no. Tenemos muchos otros planes. Taquila no es nuestra prioridad. Le aseguro que aun pisaremos el territorio de los hombres según lo planeado”.

“Entonces cumple tu palabra”, dijo el rey con su voz más baja.

“Pero …” el Señor del Cielo dijo vacilante. “Pero necesito solicitar más tropas. Según Ursrook, necesitamos diez veces más tropas que las que teníamos ahora para ganar esta batalla”. Después de una lucha interna, Hackzord decidió revelar el contenido de la carta de Ursrook. No sabía por qué llegó a tal conclusión, probablemente por la confianza que había depositado en Ursrook o por la horrenda predicción que había hecho Ursrook. Constantemente, una voz en su cabeza presionaba a Hackzord para que dijera la verdad.

“¿Diez veces?” el “El conquistador de sangre” rugió. “¿Acaso estás bromeando? Apenas podemos hacer frente a la batalla en el Reino del mar del Cielo, y todavía solicitas más? ¡No te daré nada!”

“¿Qué es lo que dijo Ursrook?” el rey preguntó pesadamente.

“Cuando escribió esta carta, las tropas de avanzadas aún no habían combatido a los seres humanos. Ursrook insistió en quedarse en Taquila con el pretexto de que quería descubrir la debilidad de los hombres. Si el plan funcionaba, hubiéramos podido debilitar significativamente a los humanos. Entonces, deberíamos enviar a más tropas y exterminar a toda la raza humana “.

“¿Fue eso una profecía?” alguien se burló. “Me pregunto si Ursrook solo predijo su propia muerte”.

“…” Hackzord asintió después de un momento de silencio. “Sí lo hizo.”

Un silencio forzado repentinamente cayó sobre el pasillo.

Los señores intercambiaron miradas, y la atmósfera se hizo pesada.

El rey habló, “¿Qué dijo Ursrook?”

El Señor del Cielo lanzó un profundo suspiro y respondió: “¡Si no puedo sobrevivir, debemos tratar a los seres humanos como iguales y mandar todas nuestras fuerzas para aniquilarlos!”

Pagina Anterior
Pagina Siguiente