RW 1155 – La batalla de Taquila (I)

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Cuando se disparó la alarma, los soldados en la frontera ingresaron de inmediato al estado de alerta máxima de acuerdo con su plan de contingencia.

“¡Dense prisa! ¡Dejen lo que estaban haciendo y vayan a la salida más cercana!” Los soldados responsables de evacuar el campamento gritaban mientras dirigían al equipo de construcción a los refugios. “¡No empujen y no miren a su alrededor! ¡Recuerden, no importa lo que pase afuera, no salgan del refugio!”

“¡El Refugio No. 6 está lleno!”

“¡Lo mismo aquí en Refugio No. 7!”

“Pónganse en marcha. Vayan al refugio siguiente. No bloqueen el paso. ¡Todos ustedes, muévanse!”

Esta no era la primera vez que tenían que evacuar las estaciones de tren. Aunque el aire estaba lleno de exasperados y malhumorados gritos de los soldados, nadie entró en pánico.

Alrededor de 2.000 trabajadores se retiraron a los bunkers subterráneos a través de los pasajes de salida. Estos búnkeres en la parte posterior del campamento, todos construidos por Lotus, estaban cubiertos con placas de acero. No solo podrían proporcionar alojamiento a los soldados sino también protegerlos de lanzas y ametralladoras. Incluso si el anillo exterior de la línea defensiva se rompiera, los refugios seguirían siendo seguros.

Después de que la gran multitud de gente retrocedieron, la oscuridad pronto se cerró sobre el sitio de construcción que había estado vivo con destellos de luz hace un momento.

“La evacuación se ha completado. Las luces están apagadas. El Primer Ejército está ingresando al campamento”, informó Sylvie a las otras unidades mientras echaba un rápido vistazo a los alrededores. La sala de observación sobre la sede era actualmente el lugar más concurrido de la frontera. Una docena de teléfonos alineados en la mesa sonaban continuamente. Como había tantos mensajes, el personal solo enviaba los más importantes a Sylvie.

Mientras tanto, los oficiales recopilaron información y la tradujeron al mapa para proporcionar referencias para el personal de la sede.

Sylvie, como el “ojo” del ejército, se había convertido en el centro de información central de la sala de observación que facilitaba la operación eficiente del Primer Ejército.

“Está bien, ya veo. Señorita Sylvie, soy Van’er del batallón de artillería. Espero que nos proporcione la ubicación de los demonios y los parámetros de disparo”.

“¡La misma solicitud en el ‘Blackriver I’ y ‘Blackriver II’!”

“Esperen un segundo”, dijo Sylvie mientras miraba hacia el frente. Las “sombras”, que se inclinaban lentamente hacia el ejército, acababan de entrar en el campo de tiro de 10 millas de distancia del campamento. En función de su tasa actual, podrían pasar otras cinco o seis horas antes de que lleguen a su destino final. Por lo tanto, el problema más urgente en este momento era aprender la intención de operación de los demonios. ¿Qué estaban tramando y por qué crearon las zonas ciegas con las piedras de represalia de Dios?

Cuando el poder mágico dejó de funcionar, tuvieron que recurrir a los ojos humanos para la observación.

Cogió el Sigil de escucha y preguntó: “Lightning, Maggie, ¿pueden oírme? ¿Dónde están?”

“Acabamos de despegar. Maggie está por encima de mí”. Pronto, una voz vino del otro lado de la línea, se mezclaba con la alarma estridente. “¿Qué pasó? ¿Los demonios nos atacaron?”

“Parece que sí, pero los demonios oscurecieron la mayor parte de mi visión. Creo que han usado las gigantes Piedras de represalia de Dios otra vez”.

“Tomando nota. Iré a echar un vistazo”.

“¡Déjanoslo a nosotras, coo!”

Comparado con lo que Sylvie veía en la sala de observación, Lightning veía el campo de batalla como algo completamente diferente.

Vio que las luces de fuego se encogían gradualmente a medida que avanzaba la noche. La tierra lejana estaba envuelta por una aterciopelada oscuridad y parecía a la vez serena e insondable.

Las llanuras fértiles aún estaba sumida en su letargo, sin darse cuenta, en lo más mínimo, de la próxima guerra.

Era casi increíble que los demonios ya hubieran tomado acciones si Sylvie no les hubiera advertido.

“¡Maggie, enciende el modo nocturno!”

“¡Coo, coo, coo!”

La paloma blanca se expandió de inmediato, y su cuerpo se convirtió en una bola peluda. Una cabeza enorme sobresalía de la gigantesca esfera con dos grandes ojos vidriosos que estaban a punto de salir de sus órbitas.

“Transformación completa. Ahora estoy en la forma de búho, ¡coo!”

“Entonces vamos- ”

Lightning estabilizó al “búho gigante” posado en su cabeza y volaron hacia el noreste.

Sin embargo, la voz de Sylvie salió del Sigil de escucha rápidamente cuando se acercaban a Taquila. “¡Vuelvan, chicas! ¡El Asesino Mágico está por llegar!”

Lightning se estremeció cuando el terror paralizó sus miembros. Ella logró reprimir su miedo antes de responder con los dientes apretados, “Incluso si viene por nosotras, no nos encontrará tan rápido. Además … si retrocedemos ahora, no podremos saber qué cosas se esconden detrás de esas Piedras de Dios, ¿verdad?

“Pero…”

“No te preocupes. No pueden atraparme con solo una Piedra de Vuelo. Mientras evite el área antimagia, estaremos a salvo”.

Lightning apretó los puños. Sus manos comenzaron a sudar, pero sabía que ya no podía escapar de la batalla. Durante el último medio año, poco a poco se había dado cuenta de que nunca se convertiría en una persona valiente como las brujas del castigo de Dios. Incluso ese conductor del tren tenía más agallas que ella.

Sin embargo, ella no estaba luchando contra el enemigo sola. Sabía que Maggie, Lorgar, Joan y muchos otros amigos la respaldaron. La habían ayudado a superar su miedo y empezar de nuevo.

Poco a poco, ella recuperó su entusiasmo. Después de lo que parecía ser un largo y arduo viaje, finalmente había regresado donde había caído hace medio año.

Ahora, ella solo necesitaba superar dos obstáculos más.

Una era volar más allá del asesino magico, y la otra era…

Contraatacar como represalia

“Maggie, te lo dejo a ti”, Lightning desabotonó su traje de vuelo, metió al búho por el frente, solo dejando su cabeza asomando del cuello, y luego aceleró. Definitivamente podría lograr volar a la velocidad del sonido durante diez kilómetros.

“Si… ten cuidado, Asesino Mágico… te vi …” La voz de Sylvie salió del sigil inarticuladamente cuando la recepción entraba y salía debido a la sincronización del poder mágico.

Lightning sabía que ella había expuesto su paradero. El asesino magico definitivamente podría escuchar los sonidos de su paso a través de la barrera del sonido.

Pero ella era más rápida que el sonido, lo que significaba que para cuando la Cazador mágico la escuchó, ya estaba muy por delante de él.

Unos segundos más tarde, Maggie vio a al Cazador Mágico.

“¡Ese monstruo está en tu delantera derecha, coo!”

Antes de que Lightning pudiera ver al Cazador Mágico en la triste luz de la luna, una neblina de luz negra de repente cubrió el cielo.

Sin lugar a dudas, el Asesino mágico podría ver mejor en la oscuridad que Maggie. No solo la había visto, sino que también había tratado de interrumpirla. Al darse cuenta de que Lightning era mucho más rápido que él, generó el área antimagia.

Lightning al instante elevó su velocidad al máximo y comenzó a planear.

Por una fracción de segundos, Lightning sintió la neblina negra mugrienta y fría pasar por sus tobillos. Al siguiente momento, ella había sacudido al asesino mágico. Como ya no estaba amenazada por el área antimagia, se enderezó y se acercó al campamento de los demonios. Todo el campamento se deslizó a su vista.

En el campamento iluminado por la luna, Lightning vio que los demonios estaban empujando dos grandes cilindros de piedra de Dios hacia adelante. Al igual que dos campanarios gigantes en sus lados, los pilares tenían al menos 20 metros de largo y tres metros de alto. Detrás de cada pilar había siete u ocho Demonios Araña cuidadosamente alineados que avanzaban lentamente hacia el Primer Ejército.

Justo detrás de los Demonios Araña había miles de Demonios Locos, que aparentemente usaban los pilares como una especie de búnkeres móviles.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente