RW 1106 – Una estrategia universal

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Después de regresar a la zona residencial del Sleeping Spell, Ashes escuchó a Tilly toser detrás de ella cuando intentó cerrar la puerta.

“Ejem, ¿entiendiste lo que Roland quiso decir con ‘cuidarla’?”

Una sonrisa curvó sus labios, Ashes fingió que no entendía el significado implícito y preguntó: “¿No necesito estar con Leaf y atender sus necesidades como lo haría normalmente la gente para cuidar a un paciente? Leaf está lastimada, entonces ella necesitará mucha ayuda… ”

“¡Oi!”

Ashes no podía mantener su rostro por más tiempo.

“Oh, me estabas tomando el pelo…”

“No te preocupes, sé lo que debería hacer”, Ashes respondió mientras se daba la vuelta y parpadeaba a Tilly. “Su Majestad quiere que esté alerta ante cualquier fluctuación del poder mágico para advertir a Leaf de antemano cuando algo suceda, al igual que la forma en que tú y yo nos conocimos”.

“Si no tuviera esta habilidad, probablemente nunca me habrías notado, era tan miserable y perdida en aquel entonces”, pensó Ashes.

“No soy un demonio”, protestó Tilly un poco desafiante mientras doblaba los brazos.

“Solo es un ejemplo”, dijo Ashes, agitando su mano alegremente. “Porque soy la única persona que ha luchado contra el asesino magico”.

“¿Qué pasara después?”

“Encontrar refuerzos, por supuesto, y repeler al enemigo juntos”.

“¿De Verdad?”

“A diferencia de la princesa Lorgar, no me gustan los duelos”, dijo Ashes con una sonrisa. “Mientras su poder mágico no se interrumpa, Leaf podría cruzar el bosque en un segundo, así que no tiene sentido que permanezca en mi puesto”.

Tilly exhaló un suspiro y dijo: “No olvides lo que acabas de decir”.

“Por supuesto que no”, dijo Ashes mientras caminaba hacia Tilly y la miraba directamente a los ojos. “Me quedaré contigo por mucho tiempo. Andrea es una dama que nunca se ha ocupado de las personas. Solo le importa cómo pelear. ¿Cómo puedo confiarte a ella?”

“O-Oi, cállate!” Tilly estalló, disparando a Ashes una fría mirada, e irrumpió en la habitación, un poco irritada.

Cuando Tilly casi salio de la habitación, de repente se detuvo y murmuró: “Me alegro … de que hayas salvado a Leaf”.

Ashes estaba levemente sorprendida.

“Sería un desperdicio si solo me proteges”. Tilly se dio la vuelta y dijo: “Aunque siempre dices que lo mejor para mí es regresar a Sleeping Island, en realidad te gusta aquí, ¿verdad? Ahora, sonríes más de lo que solías hacerlo”.

“R-realmente?” Se preguntó Ashes, sus manos frotando descontroladamente sus mejillas.

“Para ser honesto, rara vez sonreías en Sleeping Island. Siempre tenias una cara larga como si estuvieras lista para salir a la batalla”, continuó Tilly. “Tal vez, no te has dado cuenta de que las nuevas brujas te temen. Solo una chica como Maggie, que es lenta para adivinar lo que la gente está pensando, no tiene miedo de hacerse tu amiga”

“Pero ahora, ¿no solo te llevas bien con la Unión de Brujas, sino que también tienes una admiradora, si estoy en lo cierto?”

“¿Te refieres a … Lorgar? No, solo somos amigas, probablemente porque a menudo entrenamos juntas …”

“Bien entonces”, interrumpió Tilly. “En comparación con el ‘vengador’ tú, prefiero tu actual ser, pero …” se detuvo un momento y dijo, “esto no significa que puedas pelear de forma individual con los demonios sin pensar sobre las posibles consecuencias. ¿Entiendes?”

Después de un momento de silencio, Ashes respondió: “Sí”.

“Muy bien.” Tilly asintió con satisfacción y dijo: “Quizás en un futuro cercano, pelearé junto contigo en el campo de batalla”.

“Oh, ¿hay algún progreso en el plan del Caballero Aéreo?”

“Roland dice que está tratando de usar un nuevo motor en el planeador. Si tiene éxito, podría crear un nuevo tipo de avión que no requiera la habilidad de Wendy”, dijo Tilly entusiasmada. “Sin embargo, él primero tiene que crear un avión adaptado a mi necesidad. ¡Es probable que vaya a volar aún más rápido y más alto que los Devilbeasts!”

“Su Majestad nunca te permitiría participar en la guerra en persona. Además … él ya me hizo una promesa”, Ashes sonrió, dejando sus palabras sin decir. “Te veré probarlo”.

“Suena bien. Me voy a dar una ducha. Estoy toda sudada después de volar la ‘Gaviota’ todo el día. Hasta luego”.

“¿No vamos juntas?”

“¡Absolutamente no!” Con estas palabras, Tilly dio un portazo.

Ashes se sentó en el sillón reclinable en la sala de estar, mirando atentamente su palma.

Todavía recordaba la sensación cuando le había lanzado la espada al demonio.

En ese momento, ella había entrado repentinamente en un nuevo reino. Aunque solo fue por una fracción de segundo, la memoria persistente persistió.

Sintió que todo, incluso su visión, pensamientos y movimientos, habían desertado temporalmente del mundo que la rodeaba, excepto por su poder mágico. El intenso poder mágico recorrió su cuerpo, haciéndola sentir invencible.

Ashes incluso tenía la sensación de que su poder le hablaba invitándola, tentándola a ir aún más lejos.

“El poder mágico no solo afecta nuestro físico sino también nuestro carácter. Si planeamos usar nuestro poder mágico para lograr algo, nos guiaría en la dirección deseada”.

“Entonces, ¿para qué exactamente estás luchando?”

Ashes recordó lo que Phyllis, la bruja del castigo de Dios, le había dicho la primera vez que marcharon a la guerra.

“¿Porqué me estas diciendo esto?”

“Porque eres un Extraordinario. Naciste con un potencial increíble. Sin embargo, debes tener un objetivo alcanzable y una voluntad fuerte para ir más allá de tu límite”.

“Hasta donde yo sé, todos los Trascendentes en la Unión mejoraron en las batallas, y los que no pudieron convertirse con éxito en Trascendentes finalmente fueron asesinados por los demonios. Espero que no te conviertas en uno de ellos”.

“¿Los Trascendentes … así como los Tres Jefes de la Unión también se enfrentaron a la misma decisión en un punto?” Ashes se preguntó a sí misma.

Ella apretó su puño.

En ese momento, ella vagamente entendió lo que debería hacer.

Roland regresó a la oficina y llamó a la sede de la Oficina Administrativa.

“Por favor, conéctame con Barov”.

“¡Si su Majestad!”

Inmediatamente, oyó la voz de Barov al otro lado de la línea. Barov preguntó: “¿Cómo puedo ayudarlo, Su Majestad?”

“¿Cuándo es el próximo examen para la escuela primaria?”

“Déjame ver … De acuerdo con el cronograma, será la próxima semana, y habrá aproximadamente 2,650 estudiantes que se presentarán al examen”.

El horario parecía ajustarse al plan de Roland. Roland pensó por un momento e instruyó a Barov, “Redacte una propuesta de reclutamiento para mí. Necesito a alguien me ayude con mi nuevo proyecto. Por ahora, probablemente necesite unas 500 personas”.

“Como usted ordene.”

El actual Neverwinter era como un gigantesco crisol donde gente de todo el país venía a recibir educación primaria antes de ser asignada a diferentes puestos. Los trabajadores experimentados de la línea de producción aceptaban nuevos trabajadores y les enseñaban técnicas y conocimiento. A medida que los talleres disminuían gradualmente, esas técnicas personales se transformaron en conocimiento público y se convirtieron en parte del sistema. Por lo tanto, era natural que los trabajadores experimentados entrenen a los novatos. Una vez que los novatos adquirían la experiencia, podían contratar a más aprendices y la industria se expandía.

Neverwinter había creado actualmente un ciclo virtuoso después de años de desarrollo. Cuando la población de la ciudad alcanzara un cierto número y cuando los recursos son abundantes, la gente verá el increíble poder provocado por la rápida industrialización.

Después de colgar el teléfono, Roland sacó una pila de papel de un cajón.

Desde el ataque nocturno en la torre de estación n° 1, había estado trabajando en una “estrategia universal”. La mayoría de los materiales de investigación se obtuvieron del mundo de los sueños. Ahora lo que tenía que hacer era localizar su plan según la situación en Neverwinter. Roland descubrió que había un tipo de arma que satisfaría la necesidad actual de Neverwinter.

“¿Tienes una idea nueva de nuevo?” Preguntó Nightingale mientras se revelaba desde la Niebla.

“Ah, sí …” Roland revisó rápidamente el alijo, se detuvo en una página determinada y dijo: “Sí, es esto”.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente
Translate »