RW 1104 – La espada de los demonios (III)

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

“Ah …” El grito de Leaf de repente vino desde atrás.

Ashes se volteo y descubrio que el viento no desapareció, sino que se debilitó. Envió a Leaf volando en el aire.

Al mismo tiempo, el Asesino mágico se materializó detrás de ella.

“¿Cómo es eso posible?”

El ciclón debería ser una forma de poder mágico, y no tenía sentido que la Piedra de Represalia de Dios no hubiera podido bloquearlo.

Ashes no podía permitirse pensarlo mucho. Apuntó con la espada al cuello de su oponente.

Sin embargo, el demonio bloqueó su ataque con una sola mano. En este punto, Ashes vio claramente que su brazo emanaba una luz azul.

El Asesino mágico no le dedicó otra mirada antes de conjurar otra ráfaga de viento que hizo que Leaf se fuera aún más lejos.

“¡Apunta … solo a Leaf!”

Ashes le siguió los talones, pero el Asesino mágico logró mantenerla a distancia. Leaf intentó luchar, pero el Asesino mágico la inmovilizó con un gesto. Sin poder concentrar su mente y convocar su poder, Leaf se volvió completamente indefensa bajo el firme apretón de su enemigo.

“¿Es así como un Demonio Superior controla su poder?” pensó Ashes, sus palmas comenzaban a sudar. No solo sometió a Leaf, sino que también desviaba sus ataques sin esfuerzo. Si no podía seguir el ritmo del demonio, el demonio probablemente mataría a Leaf al final.

Ashes nunca antes había estado tan tensa.

“¡Más rápido, solo un poco más rápido!”

Durante los últimos dos años, Ashes había estado siguiendo la rutina de entrenamiento de brujas de Taquila y notó un cambio drástico en su físico. Su poder mágico aumentó y su cuerpo fue bien nutrido por la magia. A veces, incluso tenía la sensación de que su poder mágico estaba ocupando gradualmente su carne y su sangre.

Sin embargo, esto no era suficiente.

Ella debe moverse aun más rápido para salvar a Leaf.

Y proteger a las personas que quería proteger.

Ashes concentro su mente para invocar su poder. Durante el duelo sagrado con Lorgar, ella había descubierto una técnica de combate única, que consistía en dirigir todo su poder a una parte específica de su cuerpo para fortalecerlo y mejorarlo. Esta también fue la razón por la cual la niña lobo podía transformar cada miembro por separado.

Dado que el Asesino Mágico no estaba prestando especial atención a ella, Ashes podía enfocar su mente. Como el poder mágico circundante estaba en desorden, ella podía sentir el flujo del poder mágico en su cuerpo más agudamente.

Después de que el demonio se distanció de Ashes por cuarta vez, Ashes estaba a unos 20 metros detrás. El demonio quitó las enredaderas conjuradas por Leaf e intentó atraparla por el pecho.

Parecía que Leaf estaba condenada.

Sin embargo, en este mismo momento, Ashes reunió todas sus fuerzas y pateó un gran árbol.

Por una fracción de segundo, su mano tocó algo.

Ella atacó al Asesino mágico como un rayo. El tiempo pareció haberse detenido. Casi podía “ver” el aplastamiento del árbol debajo de su patada, sus ramitas y hojas volaban en el aire y caían pesadamente sobre la hierba.

El Asesino mágico, por primera vez, se detuvo y usó sus brazos para bloquear su ataque.

“¡WHAM! ¡BANG!”

El Magic Slayer fue lanzado al aire. Voló por varios metros y realizó un doble salto mortal antes de aterrizar en el suelo.

Mientras tanto, Ashes captó la caída de Leaf y bloqueó los nuevos ataques del demonio.

“Hmm …” The Magic Slayer levantó sus cejas y, por primera vez, mostró cierto interés.

“¡Fuego!”

En ese momento, el refuerzo que Ashes que había estado esperando finalmente llegó. Las brujas del castigo de Dios estacionadas en la estación terminal saltaron de los arbustos y apuntaron sus pistolas de metralla al demonio. Ruidos estruendosos perforaron el aire sobre el bosque. Mientras las balas impactaban, el demonio revoloteaba de árbol en árbol como un fantasma fugaz para esquivarlas. En medio de la corteza y las migas de los árboles, su luz azul parpadeaba.

Un poco más adelante, se produjo un alboroto de pasos. Aparentemente, el Primer Ejército había rodeado el bosque.

El demonio lanzó a Ashes una última mirada y saltó. Con una oleada de poder mágico, se elevó en el cielo y se desvaneció en la oscuridad.

“Maldita sea”, escupió la principal bruja del castigo de Dios. Se agachó frente a Ashes y preguntó: “Soy Elena. ¿Estás bien?”

“Estoy bien.” Ashes respondió mientras miraba medio inconsciente a Leaf. Limpió la sangre de la cara de Leaf y dijo: “Pero ella necesita tratamiento”.

“Quédate tranquila,” dijo Elena. “La señorita Nana y la señorita Nightfall ya están en camino”.

Tan pronto como el evolucionado descendió al suelo, un guardia menor lo saludó.

“Sir Ursrook, su tanque de aire”.

Antes de que el guardia terminara, Ursrook le arrebató el tanque e inhaló profundamente.

“Awh–”

Después de un largo silencio, Ursrook le pasó el tanque al guardia y le dijo: “Traeme uno nuevo”.

“Sí señor.”

El guardia sacó el tanque viejo e implantó uno nuevo por su columna vertebral. Esta era una forma más conveniente y más rápida de respirar, ya que no requería armadura para la transporación.

“¿Qué tal tu viaje …”

“Tuve un pequeño problema, pero lo anticipé antes”, respondió Ursrook inexpresivamente. “Ese es el territorio de los hombres. Si no pudiera lidiar con eso, dudaría de la lealtad de Kabradhabi”.

“No, ese no era tu verdadero poder”, el guardia defendió a su maestro con vehemencia. “El tanque de aire limitaba su poder. Si estuvieras cerca de la Torre de Nacimiento, esas bajas vidas no habrían podido competir contigo, señor”.

Invocar poder mágico reduciría significativamente los puntos de vida de un Demonio Mayor. Para mantener un cierto número de puntos de vida para un regreso seguro, tenía que reservar algo de su poder para combatir con las brujas.

“Estaba planeando cebar el anzuelo esta vez. La próxima vez, elegiré un lugar más favorable para nosotros para un duelo justo”, Ursrook miró en dirección al bosque del sur y murmuró: “Un lugar para su descanso perpetuo… ”

“Si solo el Señor del Cielo pudiera darte más apoyo”, el guardia se quejó indignado. “En ese caso, no tienes que arriesgarte a ti mismo, y la Torre de Nacimiento en Taquila…”

“¿Me arriesgo?” Ursrook intervino, “Realmente lo siento bastante interesante. Prefiero ir a verlo por mí mismo en lugar de simplemente confiar en los informes de los demás”. Sacó una cuenta de acero deformada de su armadura y la estudió atentamente. “Las hembras despertadas no han mejorado un poco, pero los machos, que solían no tener poder mágico, ahora son algo diferentes. Resulta que los seres humanos no son completamente inútiles … Si tan solo pudiera conocer más a cerca de ellos.”

El guardia no respondió, pero aparentemente parecía desaprobarlo.

Ursrook colocó la cuenta de acero en su bolsillo interior al aire y continuó: “En cuanto al señor … creo que debe haber hecho lo mejor que pudo. Es solo que el rey tiene sus propios problemas y consideraciones. No necesitamos estar demasiados frustrados al respecto. Después de todo, nuestro objetivo final es alcanzar un reino superior, y esa es la razón por la que luchamos, ¿no es así?”

“Sí … tienes razón”, murmuró el guardia mientras inclinaba la cabeza.

“Retrocedamos, y tomemos la ‘lápida’. Es un largo viaje a Taquila,” instruyó Ursrook mientras se levantaba lentamente en el aire y giraba en dirección a las ruinas. “Ahora, hemos establecido el cebo. Vamos a esperar al pez”.

“Hasta que sea hora de levantar nuestra red”.

“Seguramente nos encontraremos de nuevo algún día”.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente