RW 403 – Maestro y Alumna

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

Nana bostezo fuertemente mientras se levantaba de la cama.

Al asomarse por la ventana vio un paisaje completamente blanco, no se veía nada mas que nieve.

De mala gana se alejó de su cama cálida y se puso un grueso abrigo de invierno. Al salir deambulando de su cuarto vio a la Tia Alda arreglando la sala.

“Buenos dias” murmuro.

“Ah, pequeña princesa, ha despertado” dijo Alda sonriendole “¿Quieres desayunar? Ya esta listo.”

“Si” Dijo Nana y se sentó en la mesa del comedor mientras miraba a su alrededor “¿Donde esta papá?”

“El señor Pine salió temprano esta mañana, iba cargando su escopeta plateada” Contesto Alda desde la cocina.

‘Ya veo, de seguro fue a la muralla de la ciudad a practicar tiro de nuevo. Desde que repelió a las bestias demoníacas con un fusil, se enamoró de la explosiva y ruidosa arma. No solo la limpia todos los días, tambien va a practicar siempre que tiene tiempo. Además usando mis habilidades curativas logro negociar con el príncipe que le hicieran un fusil especialmente hecho para el. Todo es culpa de su Majestad al decir que los fusiles largos son armas estándar para los cazadores. Si mamá siguiera viva, papá no saldría todo el día así.’ Pensó Nana mientras esperaba su desayuno.

Alda salió de la cocina y puso dos platos calientes frente a Nana. “Aquí esta el desayuno, huevos fritos con pan blanco. Come mientras esta caliente.”

“Gracias.”

‘El desayuno se le prepara a mi papá antes de que salga en la mañana, solo a la tía Alda se le ocurriría poner los platos en agua caliente para que se mantuvieran tibios. Si fuera mi papa el que me estuviera cuidando, de seguro estaría comiendo huevos fríos y duros. Si solo la tía Alda y mi papa se casaran.’ Suspiro Nana mientras comía.

Ella sabia que su deseo tenía pocas posibilidades de cumplirse. Alda era la sirvienta de la familia, mientras que su padre era un noble de Ciudad Fronteriza. Lo que lograba entender, era que seria difícil que un plebeyo y un noble se pudieran casar.

Nana devoró su desayuno, se limpio la boca y gritó “¡Voy al centro médico!”

“Okay” Alda bajo la escoba que estaba sosteniendo, se acerco a Nana, se agacho y le amarro una bufanda alrededor de su cuello. “Tenga cuidado en el camino señorita Pine.”

“Si, tía”

Copos de nieve recibieron a Nana en cuanto salió de su casa.

Esta era su rutina diaria en la mañana: salía de su casa hacia el centro médico. Trataba a los pacientes si había alguno o si no, practicaba sus habilidades sobre animales. A medio día iba al castillo a comer con Roland. En la tarde hasta el anochecer permanencia en el centro medico, posteriormente regresaba a su casa. Nana era la única bruja que no vivía en el castillo.

Aunque el tiempo que pasaba en el centro médico era aburrido, seguía estando ahí porque quería tratar a los pacientes tan rápido como fuera posible. La sonrisa y aceptación de la gente del pueblo la animaba a seguir adelante.

“¡Lady Nana, buenos días!”

“Señorita Angel, ¿rumbo al centro médico de nuevo?”

“El clima de hoy no es muy bueno, cuídese por favor”

“Señorita Pine, ¿ya desayuno? ¿Por que no se come un plato de avena que acabo de preparar?”

Saludos como estos continuaron sin parar mientras caminaba. Era un increíble contraste comparado con un año atrás. Sus hermanas decían que actualmente era la bruja más famosa en toda Ciudad Fronteriza, incluso más popular que Anna. Nana no le interesaba un concurso de popularidad, aunque era feliz con el ambiente actual. Todas las personas a las que había tratado la saludaban afectuosamente y esto la llenaba con un sentimiento de realización.

‘Hermana mayor Anna tenia razon, la única manera de cambiar los prejuicios de la gente es haciéndoles frente’ Pensó Nana

Cuando llego al centro médico, un soldado del Primer Ejército que cuidaba la entrada le hizo reverencia y la saludo. “Hola señorita nana.”

“Buenos dias, ¿hay algún paciente hoy?”

“No en este momento, pero tus amigas han venido”

‘¿Amigas? ¿Podría ser Anna?’ al pensar en Anna se puso de buen animo y corrió a subir al segundo piso. Al abrir la puerta vio a Mystery Moon, Hummingbird y a Lily acostadas ociosamente sobre la mesa. Al verla entrar las tres se levantaron y la rodearon inmediatamente.

“Ustedes tres…”

“Hahaha, ¿te sorprendimos? ¡Venimos hasta acá solo para verte!” Dijo Mystery Moon mientras levantaba los brazos

“Mystery Moon sugirió que en lugar de estar de flojas en el castillo, seria una buena idea salir a pasear” agrego Hummingbird

“Ustedes dos puede que no tengan nada que hacer, pero yo si estoy ocupada. Tengo muchas muestras de insectos para observar” dijo Lily parada un poco mas atrás lamentándose “Nana tambien debe de estar muy ocupada, ¿piensan que le agradan?”

“¿Ah si? Ayer te vi quedándote dormida frente a tu microscopio, era obvio que estabas harta de tu trabajo.” contesto Mystery Moon encogiendo sus hombros.

“¡Para nada!”

Nana estaba algo decepcionada de que no fuera Anna la que la había venido a visitar, pero pronto se animo. Anna era la subordinada mas ocupada del principe, así que no tendría tanto tiempo como antes.

“No se preocupen, tengo mucho tiempo libre, gracias a las tres” contesto Nana riendo

“Ahem…si tu lo dices me quedare a acompañarte, no tendré problemas si observo las muestras mañana” dijo Lily mientras volteaba la cara para disimular.

“¿Que vamos a jugar? Pregunto Hummingbird

“¿Que mas? ¡Esto obviamente!” dijo Mystery Moon mientras sacaba una baraja.

“Seria interesante ‘Desafió al Señor’ pero es un juego para tres personas”

“‘Desafió al Señor’ no, hay un nuevo juego para 4 personas donde competimos para ver quien puede mostrar sus cartas más rápidamente, ¡lo aprendí del grupo de Andrea ayer!”

“¿El grupo de Isla Durmiente? No aprendes bien de otros y aun así decidiste aprender de ellas…si usaras tu energía para aprender del Príncipe no habrías progresado tan poco hasta ahora” dijo Lily mientras sobaba su frente.

“Este juego tambien lo enseño su majestad, ¿como que no es considerado como parte de su conocimiento?” refuto Mystery Moon.

“Dudo que otra bruja en la Unión de Brujas además de ti que piense eso.” dijo Lily mirándola fijamente.

“Yo quiero aprender también…” murmuro Hummingbird

Nana rió incontrolablemente mientras las veía hablar y recordó los despreocupados días cuando atendía la academia del Maestro Karl.

Con la compañía de las tres brujas, la mañana que normalmente era aburrida paso rápidamente. A mediodía salieron rumbo al castillo para comer juntas, posteriormente Nana regresó sola al centro medico.

Al entrar al salón principal se sorprendió de ver a una persona.

Karl Van Bate

“¡Señor Karl! ¿Que hace aquí?” dijo Nana sorprendida

“Vine a verte, has crecido mucho.” dijo Karl con una sonrisa.

“¿Eso crees? Aun estoy muy lejos de Anna.” contesto Nana sonrojándose

“Todos son diferentes, tu tienes tus puntos fuertes. Al ver a Anna y a ti crecer al mismo tiempo que cambia la ciudad, parece que ya no puedo ver grietas.”

“¿Grietas?” Pregunto Nana confundida

“No es nada, solo digo disparates” contesto Karl agitando su cabeza “Antes pensaba que dios había abandonado este mundo, pero ahora creo que continua cuidándonos.”

“No es un dios, El Príncipe dice que esto es el fruto del trabajo humano. ¿Que no fueron esas comunidades residenciales construidas por usted?”

“Pero sin un origen nada hubiera pasado. Cuando pensé que Anna había muerto y tu despertaste como bruja, estaba completamente confundido. Era como si dios escucho mis rezos y los contesto. Nos trajo a su Majestad Roland.” dijo Karl con una voz suave.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente