Capítulo 197 – Las Heroinas estan Intentando Matarme

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

“¿Q-qué acabas de decir?”

Roswyn se quedó congelada, con la voz temblorosa mientras planteaba la pregunta.

“No lo entiendo del todo.”

Inclinó la cabeza hacia un lado como si las palabras de Frey le resultaran difíciles de comprender, pero su rostro cada vez más pálido contaba una historia diferente.

“Te lo dije, Roswyn.”

A eso, Frey respondió una vez más.

“Ya no quiero amarte y tampoco quiero verte.”

“¡E-Espera!”

Justo cuando Frey se giraba para regresar al carruaje, la mano de Rosewyn se extendió y agarró su brazo.

“¿Estás haciendo un berrinche? Simplemente estás molesto, ¿verdad?”

“…”

“Hm, pareces bastante molesto, ¿no? Está bien, es mi culpa. He sido demasiado dura contigo. Intentaré ser mejor de ahora en adelante…”

“Roswyn.”

Skydark: Todas son asi trátalas bonito y se alejan… cuando empiezan a sentir tu ausencia te dicen por que has cambiado o si estas molesto por algo … jajajaja

Su expresión se volvió de disculpa y dio un paso vacilante más cerca. Pero cuando lo escuchó hablar en voz baja, retrocedió.

“…Déjame ir.”

“Oh, uhmm…”

Roswyn soltó su agarre lentamente.

“¿F-Frey? ¿Por qué estás actuando así?”

Desde su perspectiva, el Frey que siempre había mostrado una sonrisa tonta en su presencia ahora la miraba con frialdad en los ojos.

“T-Tú. ¿Esa extraña agencia de detectives te ha lavado el cerebro? ¿O comiste algo raro? Pareces un poco diferente de tu yo habitual.”

“… Lo siento, estoy un poco ocupado en este momento.”

“¡E-Espera!”

Cuando Frey intentó irse una vez más, Roswyn tímidamente lo detuvo una vez más, esta vez sosteniendo el dobladillo de su tela en lugar de agarrar su brazo como había hecho antes.

“¡…..!”

Sólo después de que él le dirigió la misma mirada fría, Roswyn se dio cuenta de que algo andaba mal.

“Sigh…”

Frey miró a Roswyn por un momento, luego suspiró profundamente.

“¿Cuánto tiempo te vas a quedar aquí?”

Preguntó, frunciendo el ceño.

“…Algo es extraño.”

Roswyn continuó mirándolo con expresión perpleja, mientras murmuraba para sí misma.

“¿Fuiste poseído? Si no, ¿realmente te lavaron el cerebro…”

“…Tsk.”

“T-tú, no hay manera de que ya no te guste, ¿verdad?”

Frey dejó escapar un pequeño suspiro y habló.

“…Después de innumerables confesiones hasta ahora, finalmente me di cuenta de que nunca podría recibir ningún amor de tu parte.”

“¿Qué? Pero…”

“Dicen, ‘no hay árbol que no caiga después de diez golpes’, pero no importa cuántas veces, ya sean cien o mil veces, lo intente, no te enamoraste de mí.”

La mirada de Roswyn bajó.

“Aun así, me aferré a la esperanza de que algún día verías mi sinceridad… pero eso nunca sucedió.”

“…”

“Sabía que me estabas usando, sabía que me tratabas como a un presa fácil… Sabía que solo me veías como una fuente de dinero, y en realidad, también me detestabas y menospreciabas.”

“N-No…”

“Pero, aun así, no me importaba. Ese trato fue algo que siempre recibí de quienes me rodeaban, así que no era nada nuevo.”

Él no la dejó hablar y apretó el puño mientras continuaba.

“Aun así, incluso si fui usado por ti, me convertí en una fuente de dinero y me trataron como un presa fácil, aun asi quería transmitirte mis sentimientos más sinceros…”

Frey se permitió respirar; pareció que sus emociones se apoderaron de él por un momento.

“Lo siento.”

Fijando sus ojos en la ahora congelada Roswyn, habló en voz baja.

“Debes haber sufrido mucho por mi culpa todo este tiempo, ¿verdad?”

“Frey.”

“Ya no tienes que aguantar que el principal sinvergüenza y perdedor del Imperio como yo te moleste y te haga sentir disgustada. No tendrás que tomarte la molestia de entretener a alguien que no te agrada.”

“…….”

“Ya no puedo revelarte mis verdaderos sentimientos, porque temo que hacerlo destrozaría mi propio corazón y se convertiría en una carga para ti.”

Después de que terminó de hablar, hubo un momento de silencio entre ellos.

“Entonces…”

“Espera…”

“¿Y ahora qué?”

Frey preguntó con el ceño profundamente fruncido. Era la tercera vez que le impedía subir al carruaje.

“¿Q-quiénes son esas mujeres?”

“¿Qué?”

“Esas mujeres… detrás de ti.”

Ante la pregunta de Frey, Roswyn repitió la pregunta.

“¿Cuáles son sus identidades?”

Había visto a Lulu siempre aferrada a él recientemente, pero hoy estaba Irina con él.

La presencia de esas dos fue una revelación sorprendente para Roswyn.

Roswyn creía firmemente que no habría nadie a quien realmente le agradara alguien tonto, patético y sinvergüenza como Frey.

Fue debido a esta creencia que pensó que incluso si alguna vez le ocurriera una situación así, él se sentiría solo sin recibir amor de nadie y eventualmente regresaría con ella con las orejas caídas como un cachorro empapado.

“¿Lulu y Irina?”

Pero hoy, su última garantía había sido destrozada sin piedad.

“Lulu ha sido empleada mía durante mucho tiempo… como sirvienta, e Irina es igual. Es simplemente una relación simple como esa. No tienes que preocuparte por algo como esto…”

Aunque la explicación de Frey fue tranquila, las miradas y expresiones de Lulu e Irina en el carruaje detrás de él estaban llenas de superioridad y burla mientras miraban a Roswyn.

“…….”

“…Ah.”

Era inequívocamente la mirada de las mujeres que se habían apoderado de un macho con el que otros habían estado jugando.

“¿Qué estás haciendo, Roswyn?”

Las palabras de Frey sacaron a Roswyn de su aturdimiento.

“Eh, Frey. ¿Podemos hablar un momento? Solo los dos. Parece haber un malentendido…”

“Estoy ocupado en este momento. Hay un lugar al que tengo que ir.”

“Solo espera un momento. Por favor, solo un momento…”

La propia Roswyn no podía explicar por qué lo había mantenido fuera del carruaje.

“Estás actuando así porque es posible que no sepas nada de esto. Esas mujeres… ¿Oh?”

Pronto, algo llamó su atención y Roswyn abrió mucho los ojos.

“¿Q-Qué es eso, Frey?”

Un destello brilló en el dedo anular izquierdo de Frey cuando la luz del sol lo iluminó.

“¿Un-un anillo…? ¿Llevas un anillo…? ¿Por qué está ahí…?”

Con la mano izquierda extendida, bajó la cabeza para examinarla, mientras la confusión crecía en sus rasgos.

“E-Esto.”

Él inmediatamente le respondió con voz tranquila.

“No es necesario que lo sepas.”

“El anillo en tu dedo anular izquierdo… eso…”

“He dicho que no necesitas saberlo. ¿No puedes entender eso?”

Sin embargo, cuando Roswyn no cedió, Frey levantó la voz y apartó la mano.

“¿Podría ser… un anillo de compromiso?”

“Huff.”

Su pregunta provocó un suspiro de Frey y finalmente le respondió.

“Sí, es un anillo de compromiso.”

“Co-Con quién…”

“¿Con quién? Por supuesto, es con Serena.”

“¡…..!”

Al escuchar esas palabras, los ojos de Roswyn se abrieron en estado de shock.

“P-pero… has estado maldiciendo a Serena delante de mí todos los días…”

“¿Sabes qué?”

En respuesta a ella, Frey comenzó a hablar mientras acariciaba el anillo.

“Hasta ahora, quería usar este anillo contigo.”

“…¿Qué?”

“Es asqueroso, ¿verdad? Debo haber malinterpretado tu intención. Probablemente ni siquiera quisiste pensar en ello.”

“E-espera, sólo un momento.”

“Pero como me di por vencido contigo, para continuar el linaje de la familia Starlight, no tengo más remedio que casarme con Serena. Después de todo, Clana me odia, así que no tengo otra opción.”

“Espera…”

Roswyn se acercó urgentemente a Frey.

“…Parece que todavía no lo entiendes.”

Frey, que había retirado su mano un paso atrás de su toque, habló en voz baja.

“Ya no me gustas.”

“Ah…”

“Cada vez que te veo, siento como si mi corazón se rompiera. Por lo tanto, no quiero ver más tu cara.”

“…”

“¿Entiendes? No te haré más daño. Gracias por todo este tiempo, Roswyn.”

“Espera…”

“Para salvarte… no, esta es la mejor manera para los dos. Así que no volveré a buscarte.”

Finalmente, con ese golpe final, Frey abordó lentamente el carruaje.

“Di-Dije, ¡hablemos! ¿Adónde vas?”

Al verlo irse, Roswyn gritó inconscientemente.

“¡No te vayas!”

“……..”

Y luego, hubo un momento de silencio.

“¿Hablar?”

Mientras Lulu e Irina se acercaban sigilosamente a Frey con miradas inseguras, Frey, que estaba entre ellas, miró a Roswyn, que estaba fuera del carruaje.

“Hablar…”

Después de un momento de contemplación, habló con voz oscura.

“Si realmente quieres hablar de sentimientos, ven a buscarme con las flores que te regalé.”

“…¿Qué?”

Y entonces, el carruaje avanzó lentamente.

“Si no haces eso, no creo que quiera volver a verte cara a cara.”

Con esas palabras, Frey salió del jardín de la Mansión Starlight en el carruaje.

“……..”

Roswyn, que se quedó quieta en ese lugar, se quedó en silencio por un momento.

“Ja.”

Cuando el carruaje desapareció, ella comenzó a murmurar con expresión desconcertada.

“¿Estoy… simplemente siendo rechazada? ¿P-por Frey de todas las personas?

“Esto es ridículo. ¿Quién se cree que es? Es simplemente alguien que siempre me sigue a todas partes como un cachorro, y ahora él…”

Al principio, fue una mezcla de ira y vergüenza.

“Alejarme… Por qué…”

A medida que pasaba el tiempo, la voz de Roswyn comenzó a temblar más y más.

“Q-qué diablos son esas mujeres… No hay manera. Yo fui la única que mostró interés en Frey…”

“B-Bueno, eso es cierto. Adelante. ¿Crees que me importara siquiera? Yo… ya tengo al Héroe a mi lado. Nunca te apreciaría…”

Así, murmuró sola frente al patio de la mansión.

“…Nunca.”

De repente, con una expresión vacía, dijo eso.

“Sólo por alguien como Frey… No importa de ninguna manera…”

Y a partir de ese momento, la voz de Roswyn cambió por completo.

“Q-qué es esto… ¿Qué es…”

Completamente desconcertada, Roswyn comenzó a murmurar mientras estaba sentada en su lugar.

“Asqueroso… me siento extraña. ¿Por qué? ¿Por qué? No importa de todos modos, ¿verdad? Era simplemente Frey, a quien detestaba tanto. Y finalmente solo se fue …”

Roswyn murmuró algo mientras sentía la intensificación de la luz del sol y la brisa helada contrastando en el patio.

Por el contrario, a medida que el sol se hacía más fuerte, el viento helado barría el patio.

“…¿Celosa?”

De repente, recordó las palabras que dijo el misterioso detective de la agencia de detectives.

“¿Yo? ¿Celosa de Frey…?

Roswyn murmuró mientras se levantaba lentamente de su asiento.

“De ninguna manera, eso no puede ser…”

Ella lo negó verbalmente, pero su tez continuó oscureciéndose mientras comenzaba a sudar frío.

“I-Incluso si no son celos… este sentimiento…”

Entonces, se puso de pie completamente así.

“¿No-No es esto lo que quería desde el principio… Puede que haya sido un poco excesiva… y ese cobarde podría terminar siendo utilizado por esos niños tontos…”

Diciendo eso, lentamente comenzó a caminar fuera de la mansión.

“E-Es verdad, las Flores. Sólo necesito volver mientras le llevo las flores para hablar con él. No podemos darnos el lujo de perder un cliente VIP como este. Esto no se debe en absoluto a los celos.”

A pesar de que nadie escuchaba, Roswyn continuó murmurando mientras salía.

“Espera.”

Cuando detuvo abruptamente sus pasos, los recuerdos de todas las flores que él le había dado volvieron a inundarla.

“Uh…”

Todas las flores que había quemado con su maná solar tan pronto como Frey se fue o las había regalado a su empleado o las había desechado descuidadamente en el almacén o en los botes de basura.

“…Grind.”

Ella permaneció congelada en su lugar por un tiempo, rechinando ansiosamente los dientes debido a esos recuerdos. Sin embargo, finalmente, volvió a avanzar y pensó para sí misma.

‘Está bien no hay problema. Puedo encontrarlos en el gremio.’

Algo salió terriblemente mal, pero ella creía que podía cambiar la situación.

‘… Si lo busco apropiadamente, debería quedar al menos uno.’

Se dirigió hacia el carruaje que esperaba fuera de la mansión.

‘Imagino cuántas flores he recibido de él. Incluso recibí uno como regalo hace apenas una semana, ¿no?’

A pesar de que era temprano, hoy la luz del sol era inusualmente fuerte.

“…Ah.”

Mientras caminaba bajo la brillante luz del sol, Roswyn de repente recordó las flores doradas que había pisoteado sin piedad, la que le regaló Frey.

“……..”

Los recuerdos surgieron justo antes de que ella subiera al carruaje.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente