Capítulo 191 – Las Heroinas estan Intentando Matarme

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

“Hmm…”

En medio de gemidos, Isolet abrió gradualmente los ojos.

“¿…..?”

Mientras lo hacía, se encontró con una visión familiar ante ella.

El edificio principal de la Academia Sunrise se alzaba orgullosamente en el corazón del Imperio.

A su alrededor había numerosos edificios anexos y esculturas.

En el centro de estos edificios se encontraba una magnífica estatua del héroe legendario de hace un milenio, ampliamente conocida como la escultura más grande del Imperio.

Cada uno de estos era algo que a Isolet le había gustado desde sus días escolares y que todavía apreciaba como maestra.

“¿Ah…?”

Pero ahora, mientras Isolet los miraba, su rostro sólo se puso más pálido.

El gran edificio principal de la Academia Sunrise, que alguna vez estuvo alto en el corazón del imperio, quedó reducido a escombros y sus edificios anexos envueltos en llamas.

— Creak…

La estatua del Héroe, casi un símbolo del propio imperio, se hizo añicos por la mitad y se derrumbó.

‘¡¿Q-Qué está pasando?!’

Mientras Isolet presenciaba esta escena de pesadilla, su expresión se torció en shock; Intentó gritar, pero ningún sonido salió de sus labios.

‘¿Qué diablos está pasando?’

Las palabras que no podía vocalizar reverberaban sólo en lo más recóndito de su mente.

— Crumble…

Isolet se quedó aturdida por un momento antes de girar rápidamente la cabeza cuando un fuerte estallido vino desde atrás.

‘…!’

Entonces, una escena increíble se desarrolló ante sus propios ojos.

— Crackle, crackle…

Creada por el Party del Héroe hace mil años, se decía que la robusta barrera que envolvía la academia era infranqueable incluso para el Primer Rey Demonio. Sin embargo, esa misma barrera se estaba rompiendo en pedazos ante sus ojos.

“Krrrrrrrr…”

“¡¡Wooohhh!!”

Y a través de la barrera fracturada, surgió un torrente abrumador.

“Encuentren… Encuentren a los humanos…”

“Mátenlos…”

Estos eran los demonios de mayor rango que solo aparecían una o dos veces al año, y junto con ellos había criaturas contaminadas por la energía oscura.

“Maldita sea…”

La mente de Isolet luchó con la escena surrealista que tenía ante ella.

“Ahora que hemos llegado a esto…”

‘¿Q-qué está pasando?’

De repente, un sonido extraño escapó de sus labios, y aunque intentó dar un paso atrás alarmada…

‘¿Ugh?’

Pronto se dio cuenta de que no podía moverse como deseaba. Por eso, murmuró para sus adentros.

‘…Parece que estoy teniendo otra pesadilla.’

Últimamente, su cuerpo se había cansado y el peso del estrés acumulado se manifestaba en frecuentes pesadillas. Ahora categorizó inequívocamente esta situación como una “pesadilla” y soltó un suspiro.

‘Que ataquen a la Academia… Es una pesadilla apropiada’.

Con su gran objetivo de formar estudiantes que revitalizaran el imperio hacia la prosperidad, Isolet no podría haber pedido una pesadilla más adecuada.

Aunque su cuerpo no podía moverse como quería, de alguna manera, Isolet balanceó la cabeza de un lado a otro y pensó.

‘Si me quedo así, solo me despertaré.’

En ese momento decisivo, sacó su espada atada a su cintura y caminó hacia algún lugar.

“Tengo que proteger a todos…”

Sin que ella lo supiera, en ese momento, Isolet se había vuelto una con su yo soñado, incluso sincronizándose con sus emociones.

Se dirigió hacia la ola de oscuridad que se acercaba.

.

.

.

.

.

“¡¡Kyaaaakkk!!”

“¡No, no lo hagas!”

“¡Por ​​favor, que alguien nos salve!”

Los gritos resonaron por todas partes.

Este lugar debería haber sido el lugar más seguro y feliz del mundo, pero ahora estaba manchado de sangre y gritos.

“¡Hu-Huye!”

“¡Espera un momento! ¿Qué hay de los estudiantes…”

“¡Déjalos!”

A lo lejos, pude ver al personal de la academia corriendo para escapar presa del pánico.

Al verlos, una mezcla de ira y comprensión brotó de mi corazón.

Enemigos abrumadores pululaban más allá de lo que podían manejar. Habría sido extraño que no mostraran miedo.

“…Grind.”

Sin embargo, ¿no deberían los educadores rescatar a los estudiantes o, al menos, evacuar con ellos?

Incluso si no pudieran defenderse, deberían tener la capacidad de ayudar a los estudiantes que aún no habían escapado. Pero parecía que los profesores fueron los primeros en correr.

Los monstruos aún no habían traspasado la barrera temporal; ¿No podrían al menos ayudar a los estudiantes caídos?

¿Es esta la academia para la que quería trabajar?

¿Es esta la imagen de un maestro que anhelaba?

¿Es este el futuro que esperaba?

“Heuab…”

“Esperen un poco más. Necesitamos ganar tiempo hasta que lleguen refuerzos…”

“¡Hay estudiantes atrapados dentro de los escombros! ¡Por favor ayuda!”

Justo a mi lado, las maids responsables de la escuela corrían ocupadas.

Si bien las maids eran hábiles, aun no eran tan capaces como los maestros, pero eran ellas las que corrían diligentemente para ayudar.

“¡Profesora Isolet!”

En una situación tan dolorosamente irónica, dejé escapar una risa amarga y me dirigí hacia la línea defensiva improvisada, que apenas mantuvo a raya a los enemigos.

“¡Es peligroso allí! ¡Únase a nosotros y luchemos juntas!”

Una maid corrió desesperada hacia mí y me agarró del brazo.

“Profesora Isolet, no estaba pensando en entrar allí, ¿verdad?”

“…Es imposible hacerlo. Incluso si fueras usted, eso sería suicida.”

“¿Qué tal si se toma un tiempo para recuperar su cuerpo y reagruparse aquí antes de luchar junto a nosotros?”

Entonces, algunos profesores que se habían quedado en la academia con la conciencia intacta me hablaron urgentemente.

“…Sigh.”

Esto fue realmente afortunado. Todavía había gente así.

Incluso si el imperio estuviera envuelto en oscuridad, mientras estos individuos, similares a pequeñas chispas en la oscuridad infinita, permanecieran allí, había esperanza de que volviera a arder.

Por eso yo…

Hoy estoy dispuesta a sacrificarme por estas chispas.

Es el deber de un caballero.

Es el deber de un maestro con sus discípulos.

Es el camino al que todos deberían aspirar.

Si sacrificarme podría convertirse en una mecha, entonces es algo que debo hacer.

“¡Profesora Isolet!”

“…¡¡Profesora!!”

Con estos pensamientos dando vueltas en mi mente, intenté avanzar hacia la línea defensiva improvisada, pero las personas que construían la barrera se apresuraron a interceptarme.

“Todo el mundo ya sabe que, si se traspasa esta línea defensiva, todos nuestros esfuerzos serán inútiles.”

“Pero…”

“Y algunos estudiantes están atrapados dentro.”

Dije eso hacia ellos.

“Si no salgo con vida, por favor dile esto a mi padre.”

Con voz débil, transmití las palabras que siempre había querido decir.

“…Dile que lamento profundamente haber avergonzado a nuestra familia.”

Salté a la línea defensiva.

“………”

Y luego, hubo un breve silencio.

“Krrrr…”

“Wohhh…”

En un instante, todos los monstruos que habían estado dando vueltas alrededor de la línea defensiva dirigieron su atención hacia mí.

“Hoo…”

Mirando fijamente a esas criaturas, respiré profundamente y mi mano acarició la amada espada que siempre usaba.

“…Ugh.”

De repente, se me ocurrió un pensamiento que interrumpió mi respiración.

“¿Dónde podría estar?”

Esta espada fue un regalo de Frey cuando éramos más jóvenes.

En los días en que solo era una candidato a caballero, Frey me lo entregó con una brillante sonrisa y palabras de aliento, esperando tener éxito en el examen. Esta espada fácilmente podría considerarse la mejor del imperio.

Desde ese día, nunca se había apartado de mi lado excepto cuando me bañaba o dormía.

¿Por qué fue eso?

¿Fue simplemente porque esta espada era fácil de transportar y se había convertido en una segunda naturaleza en mi mano?

¿O fue por el persistente apego a mi primer discípulo, que había caído en desgracia y provocó un giro de acontecimientos que había sacudido toda mi vida? Incluso él alguna vez fue puro; Todavía puedo recordar cuando su sonrisa iluminó al mundo y su espada expresó su determinación.

Si ninguno de los dos fuera el caso, tal vez simplemente lo extrañé.

“Whoo…”

Disipando estos pensamientos que me distraían de mi mente, respiré profundamente.

Mientras lo hacía, los monstruos adoptaron una postura de batalla.

— Wooong…

Mi respiración era dificultosa debido a la tensión; Hice un esfuerzo consciente para regularlo.

Ajusté la posición de la mano que agarraba la empuñadura.

Reuniendo maná puro en mi amada espada, me concentré en el oponente que tenía delante.

“Corta tanto como sea posible.”

Con mis preparativos para la batalla ahora completos, miré sin inmutar la creciente ola de monstruos que cargaban hacia mí.

“Hoy podría ser el día… en que podamos romper sus defensas.”

Más precisamente, el que estaba más allá de la horda.

— ¡Zzing…!

Vi lo que parecía ser el líder de los monstruos, un golem oscuro del tamaño del edificio principal de la academia.

‘Supongo que puedo convertir a ese tipo en mi compañero de viaje al más allá.’

Murmuré para mí misma y di un paso adelante.

— ¡Whoosh, Zziing…!

Y entonces, hubo un brillante destello de luz.

.

.

.

.

.

“Uh, uh…”

Mi visión estaba borrosa. Mi cabeza palpitaba como si estuviera a punto de abrirse y grité pidiendo piedad, mientras la agonía irradiaba por todo mi cuerpo.

“Cough…”

Al ver la sangre brotar, era evidente que mis órganos también estaban heridos. Bueno, considerando que los huesos de todo mi cuerpo estaban hechos pedazos, era natural que mis órganos también sufrieran daño.

— Creak… Creak…

En una situación tan sombría en la que ni siquiera podía imaginar cuánto tiempo más podría soportar, usé mi espada como apoyo y me obligué a levantarme.

“Jaja, jajaja…”

Pronto, estallé en una carcajada exhausta.

“Lo hice…”

La sangre estaba por todas partes.

Los monstruos y bestias que me habían estado mostrando los dientes ahora fueron cortados en dos con un solo golpe de espada.

— Zap…

El núcleo central del Golem Oscuro destruido rezumaba un líquido negro mientras yacía derrotado.

— ¡Clank!

“Finalmente lo hice.”

Después de asegurarme de que no quedaran más enemigos en pie, me hundí en el suelo, soltando la empuñadura de mi espada.

“Keuheuk…”

Escupiendo una bocanada de sangre, murmuro en voz baja.

“…Estoy tan feliz.”

Y en ese momento…

— ¡Clap, clap, clap!

Los aplausos comenzaron a surgir desde alguna parte.

“Impresionante, realmente impresionante.”

En poco tiempo, la voz resonó en todas direcciones:

“No puedo creer que hayas logrado derrotar a todos los enemigos.”

Cerré los ojos con cansancio.

“Olvídate de los monstruos… ¿cómo diablos derrotaste al Golem Oscuro?”

Siguió caminando hacia mí mientras hablaba.

“Veamos…”

Deteniéndose justo frente a mí, me miró con curiosidad.

“…Uh, ¿has superado el muro?”

De repente, Frey preguntó con expresión de asombro.

“¿Cómo se siente ser un Santo de la Espada, Isolet?”

Hasta entonces, había estado recuperando el aliento, tirada en el suelo, escuchando sus palabras.

“Has caído en la ruina, Frey.”

Respondí con voz tensa.

“¿Qué? Supongo que, a juzgar por tu reacción… ¿ya sospechabas que yo estaba detrás de todo este incidente?”

“…¡Cough!”

Se agachó y me miró mientras preguntaba.

“¿Desde cuándo?”

“Sospechas… las tengo desde hace un tiempo. Solo obtuve certeza ahora con la habilidad de detección de maná que acabo de obtener… pero sospeché por primera vez después de darme cuenta de que estabas controlando a todos.”

“…¡Ja!”

Le respondí mientras lo miraba directamente a los ojos y él se rió con incredulidad.

En él, ya no podía ver los ojos inocentes que alguna vez tuvo.

“Como sea, lo hiciste bien. Hay algo de lo viejo que dejaste, así que… no te mataré personalmente. Dejándote así, morirás pronto de todos modos.”

“¿Por qué… hiciste esto…”

“¿Y bien? ¿Cuál es el punto de decirle a alguien que va a morir de todos modos?”

Luché por hacerle esta pregunta, pero todo lo que había en su rostro era una mueca de desprecio.

“Por lo general, los villanos en situaciones como esta bajaban la guardia, revelaban todos sus planes y luego reciben su merecido. Realmente odio hacer algo así.”

“…”

“De todos modos, gracias por el espectáculo. Entonces, me voy ahora.”

Cuando mis párpados cayeron, su interés pareció disminuir y su rostro se volvió frío e indiferente.

“Frey…”

Reuniendo los últimos vestigios de mi fuerza, me dirigí a él.

“Una espada… se usa para proteger a las personas…”

Mi consejo final comenzó a tomar forma.

“Dañar a las personas… sólo debería hacerse… para protegerlas…”

Luego, se detuvo en seco y giró la cabeza para mirarme brevemente.

“Si no sigues ese camino…”

En la desvanecimiento de la conciencia, finalmente logré pronunciar.

“…Algún día, serás tú quien esté manchado de sangre.”

Luego cerré los ojos.

“…”

Y siguió un largo silencio.

En ese silencio, mis ojos permanecieron cerrados.

‘Así es…’

Agarrando la espada con fuerza en mi mano hasta ese momento, murmuré en silencio para mis adentros.

‘…Vamos, Frey.’

Ésta era la trampa que había tendido justo antes de mi muerte.

Habiendo ascendido al reino de Santo de la Espada, ejercí un control absoluto sobre la condición de mi cuerpo. Eliminé por completo los signos vitales de mi cuerpo para disfrazar mi muerte.

Después de todo, este cuerpo estaba prácticamente muerto, así que mantuve mi existencia con una fuerza mental extraordinaria. Esto significaba que incluso si el Rey Demonio viniera, ella no sería capaz de discernir mi estado.

“Hmm…”

Ya me había dado cuenta de que había estado mirando mi espada con avidez.

Quizás pretendía acercarse a mí para recuperar mi espada.

En el instante en que tocara mi espada, como acto final, infundiría todo el maná en la espada para volverla loca.

Mi discípulo, que se desvió del camino correcto, se había convertido en un monstruo preparado para destruirlo todo.

Era lógico que yo, su maestra, le quitara la vida.

— Paso, paso

Mientras me aferraba a los márgenes de la conciencia, él se acercó poco a poco.

Parecía que mi discípulo tenía la intención de decepcionarme hasta el final.

— Swish…

Frey, llegando ahora ante mí, bajó con cautela su cuerpo.

— Wooong…

En ese momento, me preparé para infundir maná en la espada.

“Grind…”

Simultáneamente, el sonido de los dientes apretados llegó a mis oídos.

‘…?’

Justo cuando me preguntaba qué era ese sonido, algo cálido cayó sobre mi pecho.

— Drop. Drop…

Poco a poco, las gotas cálidas se multiplicaron, y mientras dudaba en abrir los ojos y evaluar la situación…

“Ugh…”

Escuché sollozos en mis oídos.

“Ugh, ugh…”

Al principio, me pregunté si podría ser una alucinación, pero los sollozos continuaron, sin duda viniendo justo en frente de mí.

Así es.

Frey estaba llorando de tristeza, agarrándome con fuerza con su rostro enterrado en mi pecho.

“Lo siento… Hermana…”

Continuó empapando mi pecho con lágrimas.

“Debes haber sufrido mucho… ¿verdad?”

Mientras me daba palmaditas en la espalda, susurró.

“Descansa un momento.”

Con suma ternura, se retiró de mi pecho, recostándome suavemente en el suelo.

“Definitivamente te daré un final feliz.”

Reprimiendo las lágrimas, me prometió con voz temblorosa y se levantó silenciosamente.

— Swish…

Luego, tomó mi espada.

‘…’

Me había preparado durante mucho tiempo para este momento. Todo lo que quedaba era infundir maná en la espada, que se volvería loca. Frey ciertamente encontraría su muerte.

Quizás aquí mismo, ahora mismo, podría detener al monstruo que destruiría el imperio y prendería fuego al mundo.

Eso era lo que debo hacer como maestra y caballero del Imperio.

Era lo que el mundo entero deseaba.

— Sliiiiing…

¿Pero por qué?

Mi mano no respondía.

¿Me había cansado tanto que ni siquiera podía reunir la fuerza de mi mano?

¿O tal vez mi corazón se había debilitado ahora?

Si ese tampoco era el caso, ¿finalmente me había dado cuenta de cuál era el sentimiento de inseguridad que tenía cada vez que era testigo de sus malas acciones?

— ¡Thud…!

Estaba perdiendo el conocimiento mientras contemplaba esos pensamientos.

Frey colocó con cuidado mi mano, todavía agarrando la espada, sobre mi pecho.

Era una cultura tradicional del Imperio rendir homenaje a los caballeros que habían caído en la guerra o batalla, así como a las espadas que portaban.

“… Adiós, hermana.”

Reprimiendo el temblor en mis ojos, finalmente abrí los ojos con cautela.

Fue porque había algo que quería confirmar.

“…Ah.”

Y esa acción valió la pena.

‘Frey…’

El chico frente a mí ahora estaba arrodillado ante mi cuerpo gradualmente congelado.

Las lágrimas brotaron de sus ojos plateados puros, como cuando lo conocí por primera vez.

‘Tú…’

Era la misma mirada que había vislumbrado en sus ojos cuando sus padres fallecieron.

‘De ninguna manera…’

No, no fue eso.

Tal vez él…

No, tal vez desde el principio él…

‘Desde el principio… todo el tiempo…’

Mi conciencia se desvaneció por completo.

.

.

.

.

.

“¡¡¡Hhaaaargh!!!”

“¿¡Kyaaak!?”

Isolet, que había estado gimiendo en la cama, de repente gritó y saltó.

“¡F-Frey! ¿Dónde está Frey…?”

“¿Qué-Qué?”

Momentos después, Isolet, con el rostro pálido, tartamudeó.

“…¿Huh?”

Mirando a su alrededor, frunció el ceño y luego preguntó mientras jadeaba.

“¿Dónde estoy?”

“E-estás en casa, hermana.”

“…”

Al escuchar eso, los ojos de Isolet se quedaron vacíos.

“Frey.”

“¿Huh?”

“Frey… um… ¿qué quería decir?”

Murmuró, agarrándose la cabeza.

“No lo recuerdo muy bien. Se siente como si fuera un recuerdo importante…”

“¿Tuviste otra pesadilla?”

“…Supongo que estas en lo correcto. Quizás lo tuve.”

Isolet respondió a Aria, la hermana menor de Frey, quien hizo la pregunta con expresión preocupada.

“¿Podría traerme una hoja de papel para escribir una carta, por favor?”

“¿Una carta? ¿Por qué de repente necesitas una carta?

Isolet murmuró en voz baja.

“…Porque de repente tengo a alguien a quien quiero ver.”

Pagina Anterior
Pagina Siguiente