Capítulo 463 – TBATE – Una jaula de luz

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Desde el Punto de Vista de Cecilia

Mi impaciencia me picaba como ortigas bajo la piel, pero observar el esfuerzo de los Instillers y sus protectores Espectros fue un bálsamo para mis nervios. Las últimas dos semanas habían pasado lentamente y con una frustración cada vez mayor, pero finalmente había llegado el momento. Todo estaba en su lugar dentro de los Claros de las Bestias. Aunque complicado por el aumento de las patrullas de los dragones y la toma del castillo volador que flotaba hacia el este, estábamos listos.

Bajo un manto de niebla que ocultaba nuestras firmas, se tragaba el ruido de nuestro paso y nos ocultaba la vista desde arriba, mi gente ocupó su lugar.

Había al menos cincuenta Instillers, los sirvientes más confiables y conocedores de Agrona, todos llevando una gran cantidad de dispositivos de almacenamiento dimensional. Volé arriba mientras ellos marchaban en líneas irregulares como muchas hormigas abajo. Diez grupos de batalla completos de Espectros volaron a nuestro alrededor, manteniéndose al amparo de la nube de espesa niebla a la deriva para que ningún guardia dragón notara sus firmas.

No podía ver ni sentir ningún dragón — al menos no cerca. Una patrulla de guardias pasaba sobre los campamentos construidos por los derrotados soldados Alacryanos por el norte, y algunos borrosos dentro del castillo volador un poco por el este.

Justo encima de nosotros, suspendido en el cielo a unos treinta metros por encima de los árboles, un tipo muy diferente de firma de maná parecía hervir a fuego lento justo debajo de la superficie de lo que normalmente era detectable con los sentidos. No hubo distorsión visual, al menos no desde dentro de nuestra nube brumosa y bajo el dosel de árboles delgados y medio muertos.

Esto era realmente fascinante. Aunque lo habíamos llamado “grieta”, se parecía más a la boca de un odre de agua y a través de ella — dentro del odre — estaba todo Epheotus. La magia necesaria para doblar el espacio de esta manera, obligando a una parte de nuestro mundo a sobresalir hacia otro reino, me resultaba incomprensible. Pero ahora entendí el mecanismo por el cual este permanecía oculto.

Skydark: Odre de agua o bolsa de agua ‘esa bolsa tipo cuero donde se llevan agua en el desierto’

La presencia de la grieta, o más bien la intensa presión del maná que entraba y salía de ella, provocó distorsiones que se extendieron por cien millas en todas las direcciones. Cuando el maná que fluía hacia adentro — que estaba siendo atraído hacia Epheotus — se equilibraba con el maná que los asuras proyectaban hacia afuera, ese equilibrio disfrazaba la ubicación real de la grieta en medio de toda esa perturbación que ocurría en otros lugares. Sólo requirió un poco de esfuerzo por parte de los dragones para doblar la luz de modo que no hubiera ninguna manifestación física de esto.

Sin embargo, una vez encontrado, me resultó imposible no verlo. Ni Nico ni ninguno de los Espectros que ya habían estado aquí podían sentirlo, sin importar cuán específica fuera o cuánto me miraran, pero cuando miré debajo de la superficie de lo que se mostraba, vi el ciclón de maná debajo, siendo simultáneamente atraído y expulsado.

Indiqué exactamente dónde estaba la grieta y los Instillers se pusieron a trabajar. Extendiéndose, comenzaron a retirar rápidamente equipos de sus artefactos dimensionales, ensamblando grandes dispositivos en un círculo alrededor de donde la grieta flotaba en lo alto. La niebla se extendió mientras lo hacían, arrastrándose por el duro suelo y entre los árboles torcidos y moribundos que dominaban esta sección de los Claros de las Bestias, asegurando que permanecieran oscurecidos e indetectables.

Mientras observaba a los Instillers ponerse a trabajar, pensé en Nico, esperando que estuviera a salvo. Los defensores de Dicathen habían estado ocupados escabulléndose hacia fortalezas por todo el continente. Como Agrona había anticipado, Grey parecía haber desaparecido y pasar a la clandestinidad, pero la información de nuestros espías era contradictoria. Incluso su propia gente parecía convencida de que Grey estaba en varios lugares a la vez.

Mis labios se curvaron en una mueca de desprecio. Como si Agrona fuera a dejarse engañar por un intento tan débil de distracción.

El lugar más cercano era el Muro. Mientras esperaba, amplié mis sentidos. Tomó tiempo llegar tan lejos. La respuesta fue débil — un confuso grupo de firmas distantes. Podía sentir a Nico y Dragoth, así como una brillante chispa de maná que debía haber sido una Lanza. Era sutil, pero debajo de la corriente subterránea de todo lo demás, había una pequeña distorsión en el maná, como una fuerza opuesta presionando contra él.

¿Grey y su compañera dragón? Me pregunté, tratando de analizar lo que estaba sintiendo. Probé el maná del dragón y había una pizca de ella allí, pero se sentía como si se estuvieran envolviendo de alguna manera. Seguramente no será tan fácil…

Mis ojos se abrieron de golpe y mis pensamientos volvieron a mi propia tarea. El círculo de artefactos estaba medio en su lugar. Era hora.

Primero, sentí los bordes del hechizo que distorsionaba la luz para envolver la grieta. Aunque poderoso, dependía en gran medida de la oleada de energía mágica para disfrazar su presencia. Una vez que tuve el hechizo en mis manos, lo arrastré a un lado como una cortina sobre una ventana. Inesperadamente, el hechizo resistió, como si hubiera alguien parado al otro lado manteniéndolo cerrado.

Tiré con más fuerza y ​​el hechizo se rompió, separándose en una lluvia visible de maná puro. Una luz blanca brilló en todas direcciones lloviendo sobre mi gente, y una repugnante torsión de maná pareció agitar el aire dentro de mis pulmones.

Las chispas blancas ardían más brillantes y más calientes a medida que caían, y me di cuenta del peligro casi demasiado tarde.

“¡Escudos!” Grité, agitando mis manos para conjurar una barrera protectora sobre los Espectros y los Instillers. Dondequiera que se asentaran las chispas blancas, ardían contra el escudo, el maná crepitaba y explotaba contra el maná.

Después de un segundo de sorpresa, los Espectros comenzaron a conjurar sus propias barreras, apuntalando las mías contra la intensa potencia de las chispas que caían.

Arriba, la grieta estaba ahora completamente a la vista, un corte en el cielo, el aire parecía doblarse alrededor de él en los bordes, como carne abierta por una cuchilla afilada. El cielo más allá tenía un tono de azul ligeramente diferente, lo suficientemente extraño como para provocar que se me pusiera la piel de gallina en los brazos y el cuello. Dentro de la onda en el espacio, flotaban tres figuras distorsionadas.

Los Espectros entraron en acción, cuatro grupos de batalla permanecieron a nivel del suelo y se concentraron exclusivamente en defender a nuestros Instillers, sin los cuales todo fracasaría, mientras que los otros seis se separaron y volaron, maniobrando fuera de la lluvia de chispas y volando alto, rodeando la grieta.

Floté hacia arriba tras ellos, moviendo la barrera de maná conmigo, deformándola para envolver los restos del extraño hechizo de chispa ardiente, las fuerzas opuestas chocando entre sí como dos placas tectónicas. Cuando las chispas fallaron y se desvanecieron, el escudo se rompió y absorbí el maná restante; estaba teñido con un atributo dracónico.

Las tres figuras salieron volando de la grieta y la atmósfera — el tejido mismo de la realidad misma — pareció temblar ante su presencia. Dentro de mí, Tessia se agitó en respuesta. Ella estaba asustada .

Hablaron como uno solo, tres voces haciendo eco una encima, debajo y a través de la otra. “Este lugar sagrado está bajo la protección del Lord Kezess Indrath. Atacarlo — afectarlo de cualquier manera — es un sacrilegio del más alto nivel. El castigo por tu presencia aquí es la muerte inmediata, reencarnada.”

Les sonreí, disfrutando de la teatralidad de todo. Incluso estaban vestidos como si estuvieran en algún tipo de juego y no en el campo de batalla, sus túnicas blancas ceremoniales brillaban con bordados dorados del mismo color que su cabello dorado. “La valentía de sus palabras se ve sólo un poco estropeada por el hecho de que estaban escondidos detrás de un hechizo para mantenerse ocultos de mí. Saben quién soy, pero tal vez no sepan qué puedo hacer. Si lo hubieran sabido, se habrían dado la vuelta y habrían volado de regreso al lugar de donde vinieron.”

El mana se onduló de la misma manera que lo hizo alrededor de Arthur y su arma, y ​​los tres dragones parpadearon, apareciendo fuera del círculo de Espectros. Sus ojos amatista se iluminaron desde dentro y violentos rayos de luz morada ardieron entre ellos, creando un triángulo alrededor de todos nosotros, con la grieta en el centro.

El pánico surgió desde lo más profundo de mí, repentino, visceral y tan seguro … “¡Ataquen!” Grité.

El cielo se transformó con docenas de hechizos cuando seis grupos de batalla de Espectros desataron todo su poder ofensivo sobre los tres objetivos.

Una jaula de luz se extendió desde los rayos de lo que sólo podía ser éter, derramándose hasta el suelo y cerrándose sobre nuestras cabezas. Los hechizos de los Espectros estallaron contra el interior de la jaula, enviando suaves ondas ondulantes a través de su superficie. El sonido del ácido silbante, el trueno y la sangre del hierro rompiéndose contra el éter hicieron que me zumbaran los oídos, y el olor a agua tóxica y ozono quemado me quemaba las fosas nasales.

Al otro lado de la barrera, los tres dragones parecían en trance. No parpadearon ni se inmutaron cuando tantos hechizos poderosos chocaron contra la barrera conjurada. No cantaron ni hicieron gestos con significado arcano. Excepto por la brisa que soplaba a través de su reluciente cabello dorado y sus túnicas blancas, y un sutil latido dentro del brillo de sus brillantes ojos violetas, estaban inmóviles.

Mi corazón martilleó dentro de mi pecho cuando algo me arañó desde mis entrañas. Había una sensación de injusticia dentro de la jaula, una sensación de ruina inevitable. Los Espectros lucharon contra él, pero los Instillers en tierra habían cesado su trabajo, paralizados por la fuerza opresiva del hechizo etérico.

Algo estaba creciendo dentro de la jaula con nosotros — una nada vacía , como un hambre que no podía ser saciada.

Extendiendo mis garras desesperadas de maná y fuerza pura, desgarré y rasgué el interior de las paredes etéricas, deseando que el maná disipara el éter. El éter se onduló con fuerza, pero no se rompió.

Los Espectros continuaron bombardeando las paredes también, y pude sentir mi propia desesperación sangrando en ellos cuando primero se volvieron inseguros y luego entraron en pánico, pero luché por controlarme.

Abandonando mis ataques, busqué el maná al otro lado de la barrera, pero no pude alcanzarlo.

Y aun así, los tres dragones estaban fríos y sin emociones. Ningún destello de victoria llegó a sus ojos, ninguna mueca de tensión mostró sus dientes. Eran como tres estatuas frustrantes que emanaban su hechizo etérico. Sin embargo, mientras pensaba esto, los tres pares de ojos se movieron ligeramente, oscureciéndose y enfocándose en la grieta. Mi propia mirada fue arrastrada lentamente detrás de la de ellos.

Una luz negra-morado comenzó a emanar de la grieta, que estaba dentro de la jaula con nosotros. Ese algo que estaba siendo llamado, que había sentido desde el instante en que apareció la jaula, estaba atravesando, acercándose a nosotros. Sentí que el hambre me carcomía y su amarga frialdad se apoderaba de mis huesos con dientes de miedo.

Miré al vacío, conjurado a través de las paredes entre los mundos para tragarnos por completo. Se derramó de la grieta como una nube oscura, como sangre de un corte, como aliento fétido de una boca podrida.

Extendiendo la mano, tomé todo el maná que pude y lo condensé alrededor de la grieta, una tormenta de hielo, viento y sombra. El vacío lo consumió, arrastrando el maná hacia sí mismo, donde fue extinguido. Y de repente lo entendí. El vacío se extendería por toda la jaula, devorando todo lo que había dentro. Esta fue una trampa desde el principio.

Mi miedo dio paso a la ira y la frustración. Lancé un muro de maná al vacío, intentando interrumpirlo o empujarlo de regreso a la grieta, pero el vacío solo se tragó mi maná, y mis esfuerzos solo parecieron acelerar su crecimiento.

Necesitaba dominarlo, retrasarlo — cualquier cosa para tener tiempo para pensar. ¿ Cómo es posible que no se detuviera nada?

Vacilé rápidamente entre querer seguir atacando la jaula en un intento de liberarme o concentrarme en la creciente oscuridad negro-morado.

“¡Tú, tú y tú, bombardead la barrera! Concéntrense en un solo punto: haced una abolladura, una grieta, ¡lo que sea!” Ordené, señalando a tres grupos de batalla. “¡Todos los demás, mantengan sus posiciones!” Terminé, observando sin aliento cómo la nube de nada negro morado se derramaba desde arriba.

Todos los hermosos azules, verdes, amarillos y rojos del maná atmosférico se disolvieron hasta convertirse en nada incoloro cuando la nube se deslizó por el cielo. Pronto, no quedaría ningún maná dentro de la jaula etérea con nosotros, y entonces…

Sabiendo que necesitaría ese maná, lo saqué del vacío, vaciando el aire a su alrededor de maná, combinándolo con un vacío que yo misma había creado.

Su progreso pareció disminuir, rezumando de izquierda a derecha, derramándose hacia afuera como un charco, y me sobresalté. Me recordaba a nada más que a una bestia salvaje husmeando en busca de presas.

“Wrastor, toma tu grupo de batalla y da la vuelta. Ve por encima de la emanación, por encima de la grieta,” ordené.

El Espectro no dudó y se puso en movimiento mientras él y sus hermanos bordeaban el borde de la oscuridad, desapareciendo de la vista arriba. Pero podía sentir la firma que estaban emitiendo, y aparentemente también podía sentir el vacío, porque su progreso hacia abajo se detuvo mientras comenzaba a avanzar poco a poco hacia los Espectros, expandiéndose mientras lo hacía, llenando cada espacio que encontraba pasó por encima.

Los cinco Espectros conjuraron barreras de maná protectora a su alrededor para quedar envueltos en llamas, sombras y viento. Quité el maná entre ellos y la nube vacía, pero esta vez no se detuvo. Quizás estaban demasiado cerca y sus firmas eran demasiado fuertes.

Zarcillos de oscuridad negro-morado los alcanzaron, obligándolos a volar, pero ya estaban cerca del techo. Tan cerca, que el vacío parecía estar arrastrando el maná lejos de ellos, sus escudos derramándose en él, las partículas de maná volando como semillas de diente de león antes de desaparecer.

Un zarcillo rozó el pie de un Espectro y la extremidad se disolvió, provocando un grito de sorpresa.

La masa de vacío hambriento aceleró hacia los cinco Espectros, derramándose hacia el cielo sobre el portal.

“¡Todos, concéntrense en las paredes de allí, de allí y de allá!” Grité con urgencia, señalando los lugares más cercanos a los dragones.

Como si hubieran salido de un trance, los otros grupos de batalla se unieron a los dos primeros que había asignado para atacar las paredes, bombardeando la barrera etérea con todos los hechizos a su disposición mientras liberaban una colosal efusión de maná destructivo. Los hechizos de atributos de sangre de hierro, fuego del alma, viento vacío y agua biliar golpearon, martillaron, salpicaron y cortaron las paredes que nos contenían, todos contenidos en esos tres puntos estrechos.

Pero mis pensamientos se estaban condensando demasiado lentamente. Había una cantidad limitada de maná en esta pequeña porción de terreno — solo una cantidad limitada en mí — y la nube vacía la consumía rápidamente.

Maldiciendo en voz baja, deseé de repente que Nico estuviera allí. Él era el inteligente, el que tenía los planes. Tendría alguna idea inteligente, alguna forma de volver el vacío en su contra…

Afuera, los tres dragones permanecían en trance, aparentemente concentrando todo su esfuerzo en mantener sus hechizos.

La nube oscura se extendió sobre nosotros, aislando a los cinco Espectros. La mujer herida intentó rodearlo volando y reunirse con nosotros, pero el vacío se movió con ella. Intentó revertir el rumbo, pero ya era demasiado tarde. Con un grito truncado, la subsumió, sin dejar nada detrás más que más vacío.

Al hacerlo, esto rozó las paredes exteriores. Cuando el primer zarcillo del vacío en movimiento tocó el éter de nuestra jaula, la vibrante energía morado brilló, temblando hacia afuera a través de toda la superficie de la vasta estructura mágica, y el vacío retrocedió, atraído hacia los cuatro Espectros restantes.

Fuera de nuestra jaula, los dragones se movieron por primera vez, una tensión temblorosa compartida entre los tres, como si concentrarse en sus hechizos se hubiera vuelto mucho más difícil.

Esto fue confirmación suficiente.

Agarrando el maná alrededor de los cuatro Espectros, lo hundí como una atadura en el vacío carcomido. Como esperaba, tomó el maná con avidez, atraído naturalmente hacia arriba para llenar el espacio sobre la grieta. Uno por uno, Wrastor y el resto de su equipo desaparecieron dentro de él. Con el vacío repentinamente expandiéndose rápidamente, no pudo evitar presionar contra las paredes y el techo, enviando ondas crepitantes de energía que se extendieron por el exterior del imponente pilar de luz morado que nos atrapó.

Uno de los dragones gritó consternado.

“¡Preparen sus hechizos!” Grité, mi voz quebrada por el miedo y la anticipación.

Los Espectros restantes detuvieron su asalto y se concentraron en los dragones mientras esperaban, zumbando de tensión y magia.

El sudor corría por las cejas de los dragones y su escultural quietud dio paso a un temblor geriátrico.

Lo que había aprendido sobre las artes del éter del dragón volvió a mí a través de la niebla de la guerra. Ellos no controlaban el éter de la misma manera que yo controlaba el maná, sólo lo obligaban a hacer lo que deseaban. Este hechizo era increíblemente poderoso, tanto que se necesitaron tres de ellos para conjurarlo. Y el vacío… cualesquiera que sean las artes oscuras que usaron para invocarlo, seguramente su control sobre él era limitado. Pude ver eso en sus expresiones tensas y temerosas a través de las paredes transparentes de éter.

Este fue un acto de desesperación. Se estaban empujando a sí mismos y a su magia al límite de su control para destruirme.

Incluso cuando me di cuenta de lo que tenía que hacer, la oscuridad comenzó a descender una vez más, arrastrándose hacia el vacío que había conjurado entre nosotros y esta.

La atmósfera en el fondo de nuestra jaula estaba espesa con todo el maná que había trasplantado para crear esa barrera. Ahora lo agarré y lo acerqué todo a mí. Algunos de los Instillers y Espectros gritaron al sentir que se iba el maná, pero no tuve tiempo de explicarles.

Cuando todo ese maná condensado del área directamente alrededor de la grieta se juntó como una sopa blanca caliente chapoteando en el aire a mi alrededor, respiré larga y temblorosamente. Con una última mirada hacia donde el vacío crepitaba y se arrastraba a través de las paredes etéricas, lancé el maná hacia arriba, forzándolo tan lejos y tan rápido como pude.

La oscuridad viviente del vacío lo tomó con avidez, absorbiendo y deshaciendo todo el maná que podía darle. Se hinchó y hervía, creció rápidamente, descendió hacia nosotros y presionó contra las barreras que lo limitaban, zarcillos oscuros clavándose en las paredes etéreas. Como hielo que congela las grietas entre los adoquines, el vacío se expandió.

No hubo ninguna explosión, ni fuegos artificiales, ni siquiera ruido. En un momento la jaula nos rodeó, al siguiente simplemente se disolvió en una niebla morada y luego en nada en absoluto, y el vacío perdió forma, como un jirón de nube rápidamente arrastrado por el viento.

El dragón a mi izquierda se hundió bajo la reacción del fracaso del hechizo y no pudo hacer nada para defenderse mientras los hechizos de los Espectros convergían sobre él. Por más antiguo y poderoso que fuera, todavía era carne y hueso, y bajo la lluvia de magia destructiva, su piel se abrió, sus huesos se hicieron añicos y se convirtieron en polvo, y sólo quedó muy poco de él para caer como un pájaro sin alas en los Claros de las Bestias que se encuentran debajo.

A pesar de una fatiga repentina y punitiva que hizo que mis brazos se sintieran como plomo y mi cráneo latiera con cada latido desesperado de mi corazón, me apresuré a agarrar el maná alrededor del dragón a mi derecha y lo arranqué, creando un bolsillo de espacio vacío alrededor de él. Sus ojos se pusieron en blanco mientras luchaba por mantener su propio maná, luchando contra mi control y lanzando hechizos salvajes.

Una llamarada de fuego plateado chamuscó el aire entre nosotros y la intercepté con un escudo reluciente; me dolía el cuerpo por el esfuerzo. Látigos ardientes crujieron alrededor de los bordes del escudo, emanando de las llamas plateadas, y los corté con espadas conjuradas. Las llamas ardieron, disparándose en varias bolas de fuego más pequeñas que cayeron como piedras de catapulta hacia los Instillers que aún luchaban por instalar el equipo debajo.

Pero las llamas flaquearon y se marchitaron hasta desaparecer mientras luchaba por cancelar el hechizo, liberando el maná de nuevo a la atmósfera.

Por el rabillo del ojo, vi hechizos volando hacia el otro dragón sobreviviente, pero docenas de placas entrelazadas de energía violeta brillante aparecieron a su alrededor, moviéndose suavemente unas sobre otras como los engranajes de un reloj complejo para atrapar los ataques de los Espectros y difundirlos, nunca tomaría el impacto completo de tantos hechizos en una sola placa.

El dragón cuyo maná había eliminado estaba luchando por mantenerse erguido, pero mis brazos aún temblaban mientras desviaba sus hechizos. Nos sentamos en equilibrio por un momento, ambos con la cara roja y sudando, su maná puro parpadeando entre nosotros con cada ataque. Esperé el momento oportuno, sólo por un momento, tratando de recuperar el aliento y calmar mis temblorosos músculos.

Cada ataque fue más débil y más lento, hasta que pude extender la mano y apagar un rayo de maná puro en las yemas de los dedos del dragón. Con un gemido cauteloso y desesperado, apreté el puño y, a su alrededor, el maná que había apartado volvió a entrar, aplastando su cuerpo desprotegido como un insecto entre mis dedos, y luego su cadáver también cayó del cielo.

El mana se movió detrás de mí — sin condensarse en un hechizo, pero siendo apartado del camino de mi — y lo esquivé justo cuando una corta lanza de éter se clavaba en la base de mi cuello. El golpe, rápido como el de una víbora, me cortó la parte superior del hombro, dibujando una línea caliente de dolor y sangre.

En otros lugares, docenas de otras lanzas aparecieron de la nada al mismo momento, y varios de mis Espectros gritaron simultáneamente cuando el éter atravesó sus núcleos.

Maldiciendo, apenas esquivé otro ataque, luego un tercero, incapaz de devolver el golpe o ayudar a los demás mientras se formaban y apuñalaban lanza tras lanza, cada una viniendo de una dirección diferente, interceptando mi camino o incluso intentando empujar en la dirección en la que estaría obligada a esquivar.

Recordando mi batalla con Arthur, envolví mis manos en maná e hice una finta para esquivar una lanza, desviándome del rumbo. Cuando sentí el cambio de aire y maná que indicaba que se estaba formando una nueva lanza, la agarré con ambas manos incluso antes de que pudiera lanzarse hacia mi garganta. El mana aumento en mis brazos, hombros y pecho, mi fuerza física aumentó y giré en el aire.

Antes de que pudiera manifestarse una nueva lanza, lancé la que tenía en mis manos, envolviendo mi propio maná alrededor de ella. Voló como la bala de una vieja arma de fuego terrestre, casi demasiado rápido para verlo a simple vista. Cuando golpeó el mecanismo giratorio de las placas mágicas mecánicas, la lanza de éter rompió un pequeño escudo antes de estrellarse contra el estómago de la mujer. Su cuerpo se tambaleó hacia atrás, chocando con su propio hechizo, que la golpeó de un lado a otro varias veces antes de que tanto la lanza como los escudos se desvanecieran.

Cayó en cámara lenta, todavía lo suficientemente consciente como para canalizar su magia, pero sin la fuerza o los medios para mantenerse en el aire o preparar nuevas defensas.

O eso pensé.

En el momento de vacilación que siguió, todos los Espectros me miraban en busca de órdenes, la mujer se lanzó hacia la grieta, convirtiéndose en poco más que una raya blanca y dorada mientras su cuerpo se expandía rápidamente hacia afuera, con alas brotando de su espalda y creciendo escamas sobre su carne, su cuello se disparó hacia adelante mientras se alargaba.

Empujándome contra el maná como si fuera una pared, me lancé en su camino.

El enorme cuello del dragón se giró, sus brillantes ojos amatista brillaban con miedo y furia. Ella mostró dientes tan largos como espadas y me mordió.

La gravedad aumentó tan rápidamente y con una presión tan enorme que las mandíbulas del reptil se cerraron de nuevo, los dientes se rompieron y se incrustaron en la carne de su boca. Sus alas se doblaron torpemente, las membranas se rasgaron y los huesos ligeros se partieron como ramitas. Todo su impulso fue absorbido por la gravedad, y ella retrocedió por donde había venido. No hacia abajo, lo que habría dañado el equipo, sino en un ligero ángulo. Cuando golpeó el suelo, varios Instillers también cayeron, la onda expansiva de su impacto cavó una zanja de treinta metros de largo en el suelo duro y la oscureció en una nube de polvo.

Los Espectros sobrevivientes, cada uno con un hechizo ardiendo en sus manos, se dispusieron alrededor del polvo, preparados para destripar al dragón ante cualquier señal de movimiento.

Pero podía sentir su lucha, ver el débil esfuerzo de su maná para empujarse contra el pozo de gravedad. Bajo la cubierta del polvo, vi su contorno en maná encogiéndose, retomando su forma humanoide. Sin prisas, me dejé caer en el polvo. Una brisa sopló a mi alrededor, empujando el polvo para revelarla, yaciendo en el fondo de un enorme cráter, la última asura sobreviviente.

Me pregunté, muy brevemente, quiénes habrían sido estos tres. ¿Cuánto tiempo habían trabajado para aprender las artes del éter que habían realizado hoy? Sólo podía imaginar las alturas de su presuntuosa arrogancia cuando aceptaron la tarea que su lord les asignó… y la profundidad de su arrepentimiento y desesperación cuando se dieron cuenta de que habían fracasado.

La mujer tosió sangre, su cuerpo tuvo espasmos de dolor, luego se relajó y se desplegó en el suelo para mirarme. El peso de milenios se posó sobre mí bajo su mirada. Toda esa vida… y la he deshecho. Este pensamiento fue recibido con orgullo y confianza, pero también… algo más profundo y difícil de identificar.

Me deshice de ese pensamiento y me arrodillé junto al dragón. Su garganta se agitaba mientras tragaba con dificultad. Pensé que tal vez diría algo, me rogaría por vivir o me amonestaría por mis servicios a Agrona, pero guardó silencio.

Extendiendo la mano, agarré su maná y comencé a extraerlo de ella, absorbiéndolo por completo. La compañera de Arthur sólo me había dado una probada, pero no había sido suficiente para realmente tener una idea de la magia y las habilidades de los dragones. Necesitaba esa idea para poder contrarrestar más plenamente sus artes de maná.

Ella luchó conmigo — me imaginé que apenas podía hacer nada más. Fue instinto, como arañar las manos que le rodeaban la garganta. Pero estaba demasiado lejos y sus esfuerzos fueron débiles.

Me preparé para lo que pudiera venir con el maná, asustada pero también atormentada por la oportunidad de ver sus recuerdos. Sin embargo, parecía como si esa parte del proceso fuera algo exclusivo de los fénix — o, me di cuenta un tanto incómoda, tal vez incluso un efecto intencionado de Dawn en los momentos de su muerte —, porque todo lo que experimenté fue el poder mismo.

El aspecto particular del maná del dragón — maná puro  — se desarrolló en mi mente. Ningún núcleo lesser había clarificado el maná de manera tan brillante, ni siquiera el mío. Brillaba como copos de nieve en una fría y luminosa mañana de pleno invierno. En cierto modo, era lo opuesto al maná basilisk, que era oscuro y retorcido, lo que resultaba en sus artes de maná de tipo decay — o tal vez debido a ellas. Lo inspiré, deleitándome con la energía y el poder que me inundaba.

La mujer asura se estremeció, su carne colapsó hacia adentro cuando el tejido impregnado de maná debajo de ella fue escurrido. Sus ojos se tornaron de un pálido lavanda, su piel se volvió gris y su cabello ralo. Su hermosa belleza, al igual que su fuerza, la abandonó. Y entonces… ella estaba muerta.

Respiré profundamente y fortificante, la infusión de maná dracónico crepitaba en mis músculos y detrás de mis ojos, deshaciendo parte de mi fatiga.

Y luego mis ojos se abrieron de golpe cuando sentí el movimiento distante de firmas de maná similares. Similares, pero menos, noté. Ninguno de los dragones que pude sentir tenía la fuerza de estos tres, pero ocho  — no, diez — firmas de maná de dragón se acercaban rápidamente desde el norte y el este.

“¡Rápido, completen las matrices!” —espeté, disparándome en el aire.

Debajo de mí, los Instillers continuaron apresuradamente el proceso de instalación del equipo. Escaneé el horizonte, pero los dragones todavía estaban demasiado lejos para verlos. ¿Podremos los Espectros restantes y yo contener a tantos? Me pregunté a mí misma, pero sabía la respuesta. Nunca había sido mi plan luchar contra todos los dragones de Dicathen a la vez.

Mientras observaba a los Instillers terminar su trabajo, mi mente se volvió hacia adentro. La frustración estalló cuando la adrenalina de la batalla se desvaneció y pude considerar la pelea que se había desarrollado. Que los dragones estarían protegiendo el portal era obvio, pero ese hechizo, o combinación de hechizos, o lo que sea que los dragones hubieran estado haciendo…

Apreté los puños y el maná a mi alrededor se deformó hacia afuera. Sabía que no podría haber escapado de esta trampa por mi cuenta. Sin los Espectros, sin el sacrificio del equipo de Wrastor, me habría disuelto en ese vacío, todo lo que me hacía desaparecer .

La bilis subió por la parte posterior de mi garganta y traté de empujar la frustración — la rabia fría y repugnante — hacia lo más profundo. Yo era el Legado. No podía simplemente… perder… simplemente morir. Y no debería necesitar que nadie me salve, pensé desesperadamente.

Necesitando algo más, cualquier otra cosa, en qué concentrarme, dirigí mi ira ardiente hacia Tessia, quien había estado en silencio durante toda la batalla, pero a quien había sentido retorcerse de disgusto mientras drenaba al dragón hasta dejarlo seco.

¿Sin regañar, princesa? Pregunté amargamente. ¿No me vas a decir que soy una persona terrible? ¿Qué tan malvada e irredimible? ¿Qué tan ciega?

‘Parece que no me queda nada más que decir que tú no sepas ya’, respondió ella, con voz apagada, distante y vacía de emoción.

Me burlé, pero no pude encontrar una respuesta. Quería discutir con ella, luchar contra ella. Necesitaba defenderme, hacer entender a alguien.

Apretando la mandíbula, traté de deshacerme del impulso infantil. No había nada que defender. Estaba haciendo mi trabajo… lo que tenía que hacer. Eso fue todo.

Debajo de mí, se montó el último de los dispositivos y se estaban colocando y conectando los emisores de energía, como antenas que recolectaban y almacenaban maná atmosférico.

Luchando por estar en el momento, hice los cálculos mentales. Los Instillers estaban trabajando demasiado lento.

En el horizonte, ahora podía distinguir cinco puntos que crecían rápidamente desde el este.

Maldiciendo, me dejé caer. La matriz estaba toda conectada, solo que carecía de la energía que necesitaba. Para estabilizarme, presioné ambas manos contra el primero de los cristales de maná. Imaginé mana viajando a través de mí, luego a través de todos los alambres y cables, llenando cada dispositivo y permitiéndole cumplir su propósito.

El pensamiento se hizo realidad, y el enorme círculo de artefactos comenzó a zumbar con energía, cada uno emitiendo al principio sólo un suave brillo. Esta luz irradió hacia afuera, lentamente al principio, pero con velocidad e intensidad crecientes hasta que, con una repentina ráfaga de maná, una cúpula de fuerza protectora se curvó sobre nosotros para rodear la grieta, aislándola— y a nosotros, del mundo exterior.

Momentos después, un misil de maná puro se estrelló contra el costado de la cúpula, que tembló bajo la fuerza. Empujé más maná, y luego más aún, afortunadamente hinchándose con él al absorber al dragón. Otro hechizo y otro chocaron rápidamente con la barrera. Grietas recorrieron su superficie y los emisores escudo comenzaron a chirriar.

“Pongan a funcionar el resto de esta batería de maná,” dije en voz baja y tensa. Hubo un momento congelado en el que nadie reaccionó. Cuando mi mirada los recorrió un segundo después, los Instillers saltaron y se apresuraron a cumplir mientras más hechizos impactaban el costado de la cúpula.

Necesitaba más poder — más maná — para llevar rápidamente los emisores a su máxima capacidad. ¡Si tan solo hubiéramos tenido cinco minutos más!

Mi mirada inquisitiva se posó en la grieta sobre mí. Ahora se estaba absorbiendo poco maná, pero todavía se derramaba una cantidad significativa. Atándome al cristal con maná, me lancé del suelo y volé hacia el medio de la distorsión, sin entrar del todo en la grieta, sino flotando en el mismo espacio intermedio que los dragones habían ocupado antes del ataque. Allí bebí profundamente de la fuente de ese maná, pero no lo retuve dentro de mí para ser purificado. En lugar de eso, lo presioné hacia abajo a través de la atadura y dentro de la matriz, que pulsaba con energía mientras el escudo proyectado aumentaba y se espesaba, ondas de luz visibles pulsando a lo largo de su superficie para chocar en la parte superior.

Los dragones llegaron, sus hechizos, aliento y garras golpearon la barrera.

Sonreí, el alivio me quitó el miedo. El escudo resistió.

 

Desde el Punto de Vista de Nico Sever

Me inquieté mientras observaba el espectáculo de luces que sucedía hacia el este. Estaba demasiado lejos para saber si estaba funcionando o no. Aunque la tecnología de protección había sido diseñada por el Soberano Orlaeth para contener incluso al Alto Soberano Agrona, y había visto cómo incluso impidió que Cecilia se abriera paso, todavía parecía que estaba pidiendo mucho para resistir el ataque constante de quién sabe cuantos dragones.

Y luego estaba la tecnología disruptiva que habíamos desarrollado basándonos en los prototipos que Seris dejó en las Relictombs. Con él, interrumpiríamos la capacidad de viajar a través de la grieta, por lo que Lord Indrath no podría enviar dragones desde el otro lado. Como había hecho Seris en el segundo nivel de las Relictombs, aislaríamos los dos mundos el uno del otro.

“¿Estamos haciendo esto o qué?” Preguntó Dragoth, frunciendo el ceño mientras se cernía sobre mí.

La ruptura era tarea de Cecilia. Yo tenía el mío.

“¿Los otros equipos han confirmado que todo está en su lugar?” Pregunté, más para recuperar la cabeza en el proceso que porque me preocupaba que no lo hubieran hecho.

Uno de los pocos Instillers que nos acompañaron soltó un nervioso: “Sí, señor.”

Revisé mi artefacto de cronometraje, que había sido sincronizado con varios otros equipos Espectros ahora repartidos por Dicathen. “Enciendan el marco de teletransportación.”

Los Instillers comenzaron a activar el marco de teletransportación de seis metros de ancho. Los miré con una mezcla de temor y orgullo: era un artefacto de mi propio diseño.

Mientras Cecilia había estado buscando las grietas, yo estaba recorriendo mazmorras en las partes más profundas de los Claros de las Bestias en busca de una reliquia completa de teletransportación de djinn. Los portales de larga distancia que desarrollaron todavía se mantuvieron y se utilizaron en todo Dicathen y, en menor medida, en Alacrya. Incluso podían llegar de un continente a otro, como se habían utilizado durante la guerra.

Pero los Instillers de Agrona nunca aprendieron a replicarlos. Me lo imaginé.

El marco emitió un zumbido bajo, luego una cortina de energía se derramó dentro del gran rectángulo abierto. Revisé el artefacto de cronometraje nuevamente. “Completa el enlace.”

El Instiller líder programó las direcciones hacia un marco de portal en Alacrya. El maná cambió, ganando claridad. Un momento después, se onduló y una fila de soldados pasó a través de ella. Detrás de ellos pasó otra fila y luego otra. Sabía que nuestras fuerzas estaban saliendo de portales idénticos por todo Dicathen, creados por equipos de Espectros que se movían de forma casi invisible.

La aprensión me llenó.

A pesar del esfuerzo que se hizo en este momento solo para permitir que estos soldados pusieran un pie en suelo Dicathiano, sabía que era la parte fácil. Mientras fila tras fila de hombres desfilaban, me armé de valor para lo que estaba por venir.

Ninguna piedra sin remover, ningún pueblo sin quemar… esas habían sido las palabras de Agrona.

Aclarándome la garganta, me volví hacia el Muro, a menos de media milla de distancia. Y así comienza la segunda invasión de Dicathen…

“Dragoth, ya sabes qué hacer.”


 

Skydark: Muchas Gracias por ese Donativa a esas personas q pudieron gracias a ustedes ya se recaudo para el Patreon de este mes q viene… Me caga Cecilia…XD

Pagina Anterior
Pagina Siguiente