Capítulo 417 – TBATE – Uno de los míos

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Desde el Punto de Vista de Caera Denoir

 

Nuestra base de operaciones en Sandaerene carecía del encanto y la belleza de la villa de Seris en Aedelgard. Seris se había apoderado de una de las instalaciones de investigación del Soberano para que la usáramos como centro de comando, y había algo en el edificio estéril y funcional que me dejaba helada todo el tiempo. Nada más que metal frío y una luz blanca aún más fría dondequiera que uno mirara.

El suelo enrejado resonaba con un tono sombrío e impersonal mientras avanzaba por el pasillo hacia la sala de reuniones central donde celebrábamos nuestras reuniones diarias. La puerta — de metal frío como casi todo lo demás, sintió mi firma de maná cuando me acerqué y se abrió con un ruido sordo.

El interior de la sala de reuniones no era mejor a lo de afuera. La mesa del centro parecía más un mostrador de laboratorio que cualquier otra cosa, y las sillas que la rodeaban eran deliberadamente incómodas. Los paneles de visualización de cristal se alineaban en una pared. La transmisión principal del Dominion Central se reprodujo en la pantalla del centro, mientras que las pantallas más pequeñas a la izquierda y a la derecha mostraban varias ubicaciones. Reconocí la cámara de la batería y la celda de detención del Soberano Orlaeth en una pantalla, y un movimiento panorámico de la ciudad de Rosaere en el otro.

“Llegas antes.”

“Estás fuera de la cama,” respondí, volteándome para encontrar a Cylrit sentado en un banco contra la pared a mi izquierda, con la cabeza apoyada contra la pared. “No deberías estarlo.”

Se pasó una mano por el costado de su mejilla gris pálida, rascándose la barba que crecía allí. “Si me quedo en la cama por más tiempo, en realidad podría morir.”

Rodé los ojos. “Todos los hombres realmente parecen niños, ¿no es así? Incluso los retenedores.”

Sus cejas se elevaron muy levemente. “Oh, no sé de lo que hablas. Creo que me he recuperado bastante bien teniendo en cuenta que el Legado casi destrozó mi núcleo.”

Cylrit y yo nos giramos hacia una puerta en la pared opuesta de la habitación, sintiendo que se acercaba una poderosa firma de maná. La puerta se deslizó a un lado con el mismo chirrido silencioso y Seris entró en la habitación. Cylrit se levantó de su banco para hacer una reverencia y yo hice lo mismo.

Seris desestimó nuestro saludo. “Cylrit. No tengo ningún uso para un retenedor que no puede seguir órdenes. Debes permanecer en reposo hasta que nuestros curanderos estén satisfechos de que tu núcleo no ha sufrido daños permanentes.”

Miré muy de cerca a la Guadaña, tratando de leer su expresión, tono y lenguaje corporal. Nuestro conflicto con el Gran Soberano y sus fuerzas no había ido tan bien como esperábamos, y estaba segura de que el estrés de nuestras pérdidas recientes debía haber pesado sobre Seris, pero no dio ninguna señal externa.

“Perdone mi descaro, Guadaña Seris,” dijo Cylrit, hundiéndose de nuevo en el banco, “pero el Doctor Xanys me libero, no hace ni treinta minutos.”

Seris rodeó la mesa para pararse frente a las pantallas, permaneciendo justo fuera del alcance del campo telepático. La transmisión mostraba una larga fila de hombres y mujeres que desfilaban frente al artefacto de grabación encadenados y con mordazas de metal alrededor de la boca. “Nombrado de Sangre Akula de Truacia.”

La sangre Akula había sido parte de la operación de contrabando de Truacia, moviendo plata de sus minas y armamento traídos desde Vechor.

“Nadie de su sangre fue asignado al envío que perdimos,” dijo Cylrit, mirando la pantalla con una expresión amarga. “Es posible que hayan cometido un desliz, pero también es posible que alguien los haya entregado.”

Permanecí en silencio, reconociendo la culpa que sentía sin revolcarme en ella.

Fui yo quien llevo a la sangre Akula a esto. En cierto modo, yo era responsable de lo que les estaba pasando ahora. Pero yo no podía cargar con esa culpa personalmente; esto era una guerra. Habría sufrimiento y pérdida en ambos lados. Aun así, cuando el miembro más joven de la sangre Akula, una niña de no más de once años, pasó junto al artefacto de grabación con lágrimas corriendo por sus mejillas rojas y brillantes, tuve que mirar hacia otro lado.

Pero Seris observó, manteniendo una vigilia silenciosa de todos ellos, sabiendo que serían ejecutados. Incluso cuando los demás comenzaron a llegar en grupos de dos y tres, luego en grupos más grandes, hasta que la sala se llenó a rebosar de analistas, operadores, Imbuers y comandantes, ella mantuvo sus ojos en la transmisión. El parloteo que continuaba con cada nueva llegada, cuando la gente se saludaba rápidamente, murió rápidamente.

Solo cuando todos habían llegado, Seris le dio la espalda a la transmisión. Detrás de ella, el resto de nosotros observamos cómo los carros que transportaban a los prisioneros se alejaban del artefacto de grabación.

“¿Informes?”

En el instante de vacilación que siguió, intervine. “Maylis —  la Matrona Tremblay — se comunicó y confirmó que nuestros activos de alto valor en Aramoor se reubicaron con éxito.” Todos los ojos se volvieron hacia mí, algunos cautelosos, otros esperanzados. “Estuvieron muy cerca y perdimos varios magos en el conflicto con el retenedor Mawar, pero hasta ahora parece que las identidades de los presentes no se han visto comprometidas.”

“Las fuerzas del Gran Soberano se están volviendo más agresivas,” dijo uno de nuestros comandantes de campo. “Y no solo contra nosotros. Están usando la violencia contra la gente para poner a la opinión pública en contra de nuestros esfuerzos.”

“Creemos que están rastreando los viajes entre dominios, al menos entre los altas sangre,” agregó un ingeniero de la Alta Sangre Redwater.

“¿Cómo?” preguntó alguien más — no capte quién en la sala de reuniones abarrotada.

“Todavía no estoy seguro,” admitió el ingeniero. “Pero hemos visto suficiente movimiento reactivo a la maniobra de activos de alto valor que estamos seguros de que lo están.”

Hubo algunos murmullos ante esta proclamación, pero se extinguieron después de solo unos segundos.

“¿Están en su lugar nuestros planes para el próximo asalto al escudo?” Seris preguntó, escaneando la habitación en busca de varias personas involucradas en ese proyecto.

Una Imbuer de la Alta Sangre Ainsworth se aclaró la garganta. “A pesar de este revés reciente, nuestra alta sangre hará su parte. Recibí un mensaje del alto lord justo esta mañana confirmando nuestro compromiso con su… plan.”

La cadencia vacilante de la Imbuer sugería que no estaba exactamente emocionada por lo que Seris les había pedido que hicieran, pero me sorprendió bastante que hubieran accedido a seguir adelante, especialmente después de que Hector casi pierde la vida por Mawar. Era un hombre orgulloso, sin embargo, y tales llamadas cercanas tendían a romper la voluntad de una persona o reforzarla. Claramente, él era uno de estos últimos.

“Se han hecho las modificaciones necesarias a la mansión”, agregó otro ingeniero. “Probar la conectividad más amplia es… difícil, por supuesto, pero si la Alta Sangre Ainsworth sigue adelante, confiamos en nuestro trabajo.”

La Imbuer levantó la barbilla y miró por encima del hombro al ingeniero. “Haremos nuestra parte. Incluso si nos lleva al mismo destino que la sangre Akula, aparentemente.”

A pesar de la creciente tensión, la conversación cambió de rumbo, centrándose en una serie de detalles técnicos que estaban fuera del alcance de mi función y, aunque hice todo lo posible para mantenerme involucrada, muchos de los puntos más importantes se me escaparon.

Una de las puertas se abrió. Muchos pares de ojos se volvieron hacia la llegada tardía, pero el flujo de la conversación no se detuvo. Wolfrum de la Alta Sangre Redwater se congeló bajo tantas miradas, luciendo como un rocavid asustado mientras miraba en la habitación. Cuando me vio, parte de la tensión lo abandonó y siguió la pared hasta donde yo estaba.

Intercambiamos asentimientos silenciosos, luego ambos volvimos nuestra atención a la conversación, que finalmente se alejaba del tema anterior.

“Ha habido cinco descensos registrados dentro del escudo durante la última semana,” dijo el jefe de la Asociación de Ascenders en Aedelgard. Anvald de la Sangre Nombrado Torpor era un hombre calvo con hombros anchos y una mirada severa. “Dieciséis ascenders en total. Todos fueron entrevistados, registrados y liberados más allá del escudo en Rosaere. Ninguno estaba operando con el propósito expreso de llegar a Sehz-Clar.”

Los pocos portales de descenso en la mitad occidental de Sehz-Clar estaban bajo fuerte vigilancia. Seris había estado monitoreando el tráfico de ellos desde incluso antes de que se levantara el escudo, y continuamos haciéndolo ahora para asegurarnos de que Agrona no estuviera tratando activamente de obtener agentes en el dominio. Era posible destruir los portales, por supuesto, pero Seris dijo que, hasta que no tuvieran pruebas de que Agrona podía armarlos contra nosotros, no estaba dispuesta a romper nada que no pudiera reconstruir.

Después de todo lo que había visto mientras me aventuraba con Grey, estaba segura de que un puñado de portales de descenso no iban a importar para el futuro de las Relictombs, pero no había discutido el punto. De todos modos, era casi imposible apuntar a un portal de descenso específico fuera del segundo nivel.

Se hicieron algunas preguntas de seguimiento sobre los ascenders, y luego la reunión continuó.

“Necesitamos reconsiderar nuestras líneas de suministro desde el este de Sehz-Clar y Etril,” dijo uno de los analistas antes de lanzar un informe sobre la cantidad de alimentos que consumía nuestro territorio frente a la cantidad producida y contrabandeada. Era un problema preocupante. “A este ritmo, las ciudades más grandes estarán racionando la venta de alimentos a los civiles en tres semanas. Es posible que las ciudades más pequeñas no sientan el golpe hasta dentro de seis semanas, pero dentro de dos meses, habrá gente muriendo de hambre en las calles.”

“Hay demasiados ojos en la costa,” dijo uno de los asesores estratégicos de Seris. “Los últimos cuatro barcos que intentaron bajar por la costa – desde Vechor o Etril — fueron capturados y hundidos. Intentamos expandir algunos de los túneles de investigación debajo de Rosaere, pero el uso de maná requerido llamó la atención, y tuvimos que colapsar todo lo que habíamos hecho y algo más para evitar que se usara para eludir los escudos.”

“El Dominio Central no está siendo vigilado tan de cerca, dije en voz alta, pensando. La habitación entera se volvió como una sola para enfocarse en mí. “Podríamos enrutar suministros a nuestros aliados allí bajo el pretexto de que los alta sangre se aprovisionan de provisiones, protegiéndose contra un posible colapso económico debido a la rebelión en curso. Hay un río que nace cerca de la frontera entre el Dominio Central y Sehz-Clar, utilizado principalmente para el envío de mercancías desde Sehz-Clar hasta Cargidan para su distribución por el resto del dominio. Pero también es un destino común para la recreación entre los alta sangre.”

“Será tan minuciosamente vigilada como la costa, ¿no?” replicó el analista. “Mover recursos en el Dominio Central sería bastante fácil, pero traerlos aquí tiene los mismos problemas.”

Seris se quedó pensativa durante varios segundos mientras consideraba nuestros argumentos. “La red de túneles y laboratorios subterráneos alrededor de Sandaerene es extensa. Comiencen abriendo una línea de suministro directamente a la base de los acantilados alrededor de las Fauces de Vritra. Contraten trabajadores sin adornos para las últimas diez millas más o menos. Eso limitará la detección externa de la excavación. El sistema de túneles debería salir justo al otro lado del mar desde el río mencionado por Lady Caera.”

Varias personas se apresuraron a tomar nota de este comando.

“Mientras tanto, organicen la distribución de alimentos entrantes entre nuestros aliados de la alta sangre en el Dominio Central, Vechor y Etril. Diseñen varias rutas para las líneas de suministro. Hagan que parezca que los bienes se están transfiriendo de un alta sangre a otro. Necesitaremos varios alta sangre no afiliados involucrados también. Asegúrense de que no sean solo nuestros aliados los que de repente estén acumulando provisiones.” La boca de Seris se torció en una sonrisa apenas visible. “Que quede claro que la gente está empezando a cuestionar la capacidad de Agrona para acabar con esta rebelión.”

Una vez más, la conversación se convirtió en una discusión de detalles, con representantes de cada grupo haciendo preguntas y otros ofreciendo sugerencias para resolver nuevos problemas. Esto continuó durante casi media hora antes de que Seris despidiera a todos. La gente comenzó a filtrarse rápidamente, muchos de ellos se apresuraron a comenzar a trabajar de inmediato en los detalles discutidos.

Me dirigí hacia la puerta también, pero Seris me miró, comunicándome claramente que nosotros, al menos, aún no habíamos terminado. Acomodándome al lado de Cylrit, esperé a que el resto se fuera. La única otra persona que no hizo cola para salir por una de las puertas fue Wolfrum, un hecho que me intrigaba, pero esperaba saber el motivo en un momento.

Una vez que la última persona se fue y las puertas se cerraron detrás de ellos, Seris se relajó muy levemente. Observó a Cylrit por un momento, considerando al retenedor antes de enfocarse en mí y Wolfrum. “Las cosas están llegando a un punto crítico,” dijo, apoyando una cadera contra la mesa y cruzando los brazos sobre el estómago. “Se dice desde dentro de Taegrin Caelum que Agrona ha tomado medidas para preparar al Legado para atacar nuestro escudo nuevamente.”

Cylrit se levantó lentamente. “Estaremos listos si ella lo rompe.”

Seris levantó una ceja una fracción de pulgada. “Por supuesto que lo estaremos. Pero también debe haber un contraataque. Es hora de cambiar la narrativa.”

Todos esperamos mientras dejaba que la tensión creciera. Wolfrum se mordió el labio mientras sus dedos se movían nerviosamente, pero Cylrit seguía siendo una estatua.

“Le hemos dado tiempo a Grey para que ponga su casa en orden,” dijo, mirándome a los ojos. “Ahora, lo necesitamos. Una victoria decisiva, a la vista donde Agrona no puede esconderla debajo de la alfombra. Y te envío a ti a buscarlo.”

“Para—” Me interrumpí, mirando deliberadamente a Wolfrum.

Seris asintió. “Está bien, Caera. Se puede confiar en Wolfrum. Es uno de los míos.”

Experimenté un momento de confusión, luego sentí que mis cejas se arqueaban. “¿Otro protegido nacido en Vritra?”

Él sonrió torpemente. “Lady Seris me ayudó cuando todos los demás se dieron por vencidos conmigo. Cuando mi sangre Vi-Vritra no se manifestó… bueno, le debo mucho.”

“¿Por qué no me dijiste?” Le pregunté a mi mentora, sin saber cómo me sentía acerca de esta revelación.

“Era esencial que mi conexión con la sangre Redwater se mantuviera en secreto,” dijo, sin una pizca de disculpa o incluso reconocimiento en su tono. “Solo Cylrit estaba al tanto. Espero que no necesite más garantías.”

Me enderecé, repentinamente consciente de cómo seguía mirando a Wolfrum. Era difícil imaginar al chico dolorosamente antisocial que había conocido, que se había convertido en el hombre nervioso antes que yo, siendo tutelado por Seris. Sin embargo, si él había pasado por el mismo tipo de entrenamiento y preparación, entonces tenía que haber mucho más en él de lo que jamás había sospechado. Como mínimo, poseía una fuerza oculta que aprecié.

“Bien,” dijo Seris después de un momento. “Porque vendrá contigo a Dicathen.”

Wolfrum palideció. “¿Al otro continente?”

“He enviado un equipo por delante para preparar mi Portal de Salto Temporal personal de largo alcance. Grey — Arthur — tiene su base en la ciudad subterránea de Vildorial. Los enanos estaban fuertemente divididos por la guerra en Dicathen, y es probable que la tensión aún sea alta allí. No esperen una cálida bienvenida. Si Arthur no está allí, también pueden hablar con Virion Eralith, las Lanzas Bairon Wykes, Varay Aurae o Mica Earthborn, o cualquier del clan enano que esté a cargo de la ciudad.”

Los ojos muy abiertos de Wolfrum se volvieron hacia mí, su boca ligeramente abierta. Parecía que el protegido alternativo de Seris se sentía algo abrumado.

“Necesito que Arthur — Grey — regrese pronto a Alacrya,” continuó Seris. “Él está… singularmente enfocado en la protección de su familia, y me preocupa que, ahora que finalmente ha regresado a casa, no esté ansioso por dejarla de nuevo. Convénzanlo.”

Apreté la mandíbula. “Por supuesto, Guadaña Seris. Confío en él…” No pude evitar preguntarme si eso era cierto, lo que me hizo perder la calma. Inmediatamente agregué: “Confío en que él hará lo correcto.”

Seris se apartó de la mesa y se dirigió a la misma puerta por la que había entrado. “Vengan entonces. Tomarán un Portal de Salto Temporal a la orilla del océano, donde un miembro del grupo de avanzada se reunirá con ustedes.” Ella vaciló y luego agregó: “Por lo que esto vale, Caera, yo también confío en él.”

Wolfrum y yo seguimos los pasos de Seris, dejando atrás al silencioso y melancólico Cylrit. La cámara del Portal del Salto Temporal principal del centro de investigación estaba escondida entre varias oficinas y protegida por una estación de guardia. A una palabra de Seris, el operador programó el dispositivo y dio un paso atrás.

“Recuerden por lo que hemos hecho pasar a los Dicathianos cuando lleguen a Vildorial,” dijo Seris mientras nos parábamos frente al metal mate del Portal de Salto Temporal. “Tened paciencia con su hostilidad. Descubrirán, si tienen la oportunidad, que no son el bárbaro continente fallido que Agrona los ha pintado. Y creo que es importante que ellos aprendan a ver a Alacrya no como su agresor, sino como una víctima igual a la conspiración de los asuras.”

“Entiendo,” respondí, y Wolfrum lo repitió.

“Entonces vayan.”

El operador activó el Portal de Salto Temporal y sentí que la magia se apoderaba de mí, arrastrándome por el espacio. En solo unos segundos, fuimos depositados en un pequeño búnker. Una mujer joven con una armadura de cuero verde oliva saltó del taburete en el que había estado descansando y saludó. Su mirada se dirigió a Wolfrum antes de volver a posarse en mí.

“Lady Caera, señorita. El portal de largo alcance se configura justo al otro lado del escudo. Sígame por favor.” Y entonces ella se estaba moviendo.

Wolfrum y yo la seguimos fuera de la puerta de acero y bajamos por un sendero empinado y rocoso que conducía hacia la costa, quizás a media milla de distancia y unos sesenta metros más abajo. La base del escudo era apenas visible donde se curvaba hacia abajo desde el cielo para hundirse en la arena y la piedra de una playa rocosa. Lo reconocí como la costa noroeste de Sehz-Clar.

“Entonces, has sido bastante central en la operación de Seris aquí, ¿no es así?”

Cuando miré a Wolfrum, respondió con una sonrisa rígida, y me di cuenta de que estaba tratando de hacer una pequeña charla. Aparte de la breve reunión con la Alta Sangre Frost y los demás, no había visto a Wolfrum en algunos años, no desde que mi madre y mi padre adoptivos dejaron de obligarme a ir a fiestas con los otros adoptivos de sangre Vritra. Cuando éramos niños, nuestra relación había sido amistosa, pero nunca había formado vínculos estrechos con ninguno de los otros sangre Vritra.

“Estoy de acuerdo con lo que ella está haciendo,” respondí después de un momento.

“Sí, pero… ella confía en ti, claramente. Pareces estar involucrada en todas sus decisiones.”

Me reí a mi pesar, pero no había humor en ello. “No todos, aparentemente.”

“Estás… enojada.”

Me mordí la lengua, inmediatamente sintiéndome culpable. Sabía muy bien lo difícil que había sido la vida de Wolfrum y cómo había sido tratado por los demás como nosotros. “Me disculpo. No lo estoy realmente. Solo… tu relación con Seris… me tomó por sorpresa, eso es todo.”

Sus cejas se juntaron en una expresión seria. “Ella es buena para compartimentar. Es interesante, ¿sabes?”

“¿Qué cosa?” Pregunté, saltando un escalón empinado mientras seguía con cuidado a la soldado.

“La forma en que piensa, planea y ejecuta… lecciones tomadas directamente del Gran Soberano. Pero ella está usando sus propias herramientas contra él. Es… casi poético.”

Me detuve y miré por encima del hombro a Wolfrum, que se había quedado detrás de mí cuando el sendero que descendía por la empinada pendiente se estrechaba. Había una mirada extraña, casi melancólica en su rostro.

“Vamos, todavía es un poco de caminata, y nuestra ventana a través del escudo está programada para…” Nuestra guía se cubrió los ojos con la mano y miró hacia el sol. “Mi**erda, solo unos siete u ocho minutos. Solo dura treinta segundos, así que necesitaremos quitarnos las pezuñas.”

Empezó a correr cuesta abajo, de vez en cuando deslizándose sobre piedras sueltas o saltando por el borde de precipicios de varios pies. Corrí tras ella, escuchando los pasos de Wolfrum detrás de mí para asegurarme de que me seguía. Nunca había sido muy elegante.

La colina rocosa se desplomó directamente hacia un acantilado antes de unirse a la playa, y nuestra guía nos llevó a una serie de empinados escalones de piedra excavados en el acantilado.

“Entonces, ¿qué debo esperar al encontrarme con este Ascender Grey… o Lanza Arthur Leywin de Dicathen? Parece que lo conoces bien.”

Mientras tomaba un giro brusco, miré a Wolfrum de nuevo. Estaba mirándome, y había una intensidad en sus ojos desiguales que no coincidían con su tono.

“Es difícil de describir,” dije, cada vez más incómoda. “Lo entenderás una vez que lo hayas conocido.”

Me di cuenta de que esta incomodidad se había estado acumulando en mí a medida que descendíamos por la ladera, pero, al no comprender lo que estaba sintiendo, lo había empujado al fondo de mi mente. Consideré todo, como me habían enseñado a hacer, retrocediendo desde esta última pregunta cuesta arriba, buscando detalles subconscientes que habían desencadenado mi inquietud.

Mi talón giró sobre una piedra suelta y me deslicé dos escalones. Planté mi mano para sujetarme al mismo tiempo que el puño de Wolfrum se cerró alrededor de mi brazo para estabilizarme. Algo plateado cayó de mi manga, rebotó en la piedra dura y cayó en espiral por el acantilado, desapareciendo entre los escarpados arbustos que bordeaban el borde de la playa en el fondo.

Maldije.

“Eso parecía ser valioso,” señaló Wolfrum, ayudándome a ponerme de pie.

“Lo era,” murmuré con tristeza.

“No hay tiempo para buscarlo,” dijo la soldado desde abajo, sacudiendo la cabeza. “A menos que quieras explicarle a la Guadaña Seris Vritra por qué nos perdimos nuestra ventana.”

Solo negué con la cabeza y seguimos en silencio durante un minuto más o menos. “Estaba pensando, has estado entrenando para pelear con Seris, ¿verdad?” pregunté, rompiendo el silencio cuando me di cuenta de lo que me había estado molestando. “Tu base es mucho más estable de lo que recuerdo. Esas danzas a los que todos nos vimos obligados a asistir…” Lo miré a los ojos por encima del hombro, forzando una sonrisa torpe y medio reprimida en mis labios. “Has cambiado. El acto nervioso… es sólo eso, ¿no? ¿Una mascarada?”

Él se encogió de hombros mientras enderezaba los hombros, pero no perdió un paso. “No es tan diferente de tu papel con los Denoir, ¿verdad? La gente espera que seas algo, y Seris te ha enseñado a mostrarles lo que quieren ver. Si alguien alguna vez piensa en mí, recuerda al torpe y aterrorizado joven de sangre Vritra que lograba avergonzarse a sí mismo en todo momento. Esperan que yo sea justo eso, así que convencerlos de que lo soy ha sido demasiado fácil. Seris me enseñó que hay poder en la subestimación.”

Dejé escapar un suspiro, relajándome mientras me recordaba que ambos habíamos pasado por el mismo entrenamiento con una Guadaña. De repente me alegré de que Seris hubiera enviado a Wolfrum y sentí curiosidad por saber de qué era capaz. Sin embargo, cuando abrí la boca para preguntar sobre su entrenamiento, fui interrumpida por otra maldición de nuestra guía.

La soldado saltó del último tramo de escalones, cayendo en picado cinco metros hasta la arena, donde aterrizó con un gruñido. Luego se levantó y se movió, trotando por la playa y señalándonos que la siguiéramos. “¿Ves esas estrías? Es hora. ¡Ya llegamos tarde!”

Había líneas como estrías corriendo verticalmente por el escudo. Fuera de el, en un afloramiento de roca que rompía la extensión de arena y agua, que de otro modo sería suave, nos esperaban varias personas. Nuestra guía estaba levantando chorros de arena mojada mientras corría por la playa hacia el lugar donde las líneas convergían en el suelo.

Dotando de poder a mis piernas con maná, salté por el acantilado, limpiando veinte pies de aire antes de aterrizar suavemente, mis botas hundiéndose en la arena. Wolfrum aterrizó a mi lado un momento después, y ambos nos apresuramos a seguir a la soldado.

El escudo se partió con un zumbido eléctrico bajo, creando una abertura de diez pies de ancho y quince pies de alto.

Hubo un destello de luz verde.

Un rayo de maná levantó a nuestra guía y la arrojó hacia mí. Reaccionando por puro instinto, la atrapé, pero en el segundo que tardé en hacerlo, se dispararon varios hechizos más. La mitad del grupo que esperaba más allá del escudo se derrumbó cuando las balas de fuego y la lluvia de ácido los tomaron por sorpresa. Esto se acabó incluso antes de que empezara.

La joven soldado se retorcía en mis brazos, tratando de girar lo suficiente como para mirarme por encima del hombro. Sus ojos estaban muy abiertos, su respiración entrando en jadeos rápidos y superficiales.

Los atacantes ya corrían hacia el hueco del escudo.

Wolfrum estaba parado justo a mi lado, casi tocándome. Pero no estaba mirando a los magos, que se habían detenido en el hueco y empezaron a arrojar lo que parecían componentes de algún tipo de artefacto. Él me estaba mirando.

“Sería mejor si no te resistes. Preferiríamos llevarte ilesa,” dijo, su voz cambió por completo cuando la intensidad en sus ojos se convirtió en una oscura confianza.

“Sé que estás calculando tus probabilidades de victoria en este momento, pero…” Wolfrum se expandió hacia afuera, haciéndose más alto y más musculoso. Cuernos de Onyx brotaron de su cabeza, cortos y afilados. “Déjame asegurarte que una batalla solo puede resultar en tu herida o muerte.”

Me alejé de él, todavía acunando a la soldado en mis brazos. Una mancha roja estaba creciendo sobre su lado izquierdo.

Su sangre Vritra se manifestó, pero la ha estado escondiendo. Como yo.

Debajo de la abertura del escudo, los magos, cada uno de los cuales llevaba un emblema que simbolizaba un río rojo sinuoso, habían colocado un arco de varillas de metal negro. Muy por encima de ellos, las rayas en el escudo se borraron cuando pasó el período de tiempo de treinta segundos. Cuando desaparecieron las rayas, el escudo se flexionó alrededor del artefacto. Las dos fuerzas entraron en conflicto, emitiendo un zumbido resonante, pero la brecha no se cerró.

Necesitaba tiempo para pensar. No había forma de saber qué tan fuerte era Wolfrum, y me superaban en número siete a uno, por lo que no podía estar segura de los resultados de una pelea. Necesitaba entender más acerca de lo que estaban tratando de lograr. “¿Cuánto tiempo ya llevas sido un traidor?”

Wolfrum estaba acechando hacia mí lentamente, pero se detuvo para considerar la pregunta. “Nunca fui de Seris, independientemente de lo que ella diga. Además, si traicionas una rebelión, ¿no te hace eso leal ?”

Uno de los soldados Redwater corrió con un par de esposas tintineando en sus manos. Wolfrum los tomó por la cadena, levantándolos para que yo los viera. Esposas de supresión de maná.

“Es irónico, por supuesto, que Seris me dio todas las herramientas que necesitaba para espiarla,” continuó, haciendo tintinear las esposas. “Todos piensan que ella es la inteligente, pero incluso ella nunca sospechó que mi sangre se manifestó.”

“¡El barco está a la vuelta de la esquina!” gritó uno de los magos de Redwater. Estaba de pie sobre el afloramiento rocoso con el telescopio presionado contra su ojo. “¡Cinco minutos!”

Wolfrum dio un paso hacia mí. “Toma, vamos a ponerte esto. Odiaría que tuvieras la tentación de hacer algo estúpido cuando la Guadaña Dragoth llegue aquí.”

Disculpándome en silencio con la soldado en mis brazos, la dejé caer.

Wolfrum se abalanzó sobre mí, queriendo tomar mi muñeca, pero me lancé rodando hacia atrás, sacando mi espada de mi anillo dimensional mientras me volvía a poner de pie. Pero Wolfrum era rápido y todavía estaba justo encima de mí. Su puño descendió como un garrote, envuelto en llamas de sable para apartar mi espada del camino. Giré alrededor del golpe, absorbiendo el cambio en el impulso de su golpe para llevar mi espada en un amplio arco hacia la parte posterior de sus piernas.

Se lanzó al aire, su gran cuerpo girando en una graciosa voltereta hacia atrás cuando aterrizó a unos pocos pies de distancia.

Sentí que los magos a mi espalda comenzaban a conjurar sus hechizos.

“Por mucho que luches esa no es la decisión correcta, Caera, tengo curiosidad por ver de lo que eres capaz,” dijo Wolfrum con un aire de confiada curiosidad. “Seris tiene mucha fe en ti.”

Girando las esposas sobre su cabeza, me las arrojó. Volaron como una bola, dando vueltas y vueltas.

Puse mis pies en la arena lo mejor que pude, lista para esquivar o desviar el lanzamiento salvaje.

El aire a mi alrededor se endureció, congelándose en un ofuscador gruñido de viento negro azabache que me cegó y me contuvo. Viento del vacío (Void wind), pensé débilmente mientras las esposas, guiadas por su magia, se cerraban alrededor de mis muñecas antes de juntar mis manos frente a mí.

La desagradable sensación de que mi maná se estaba apagando llenó cada célula de mi cuerpo cuando las esposas lo encerraron dentro de mí.

 

 

Skydark: Muchas Gracias por eso donativo Luis y Jonatan … aunq todo solo se usa para los capítulos de la novela XD…Espero lo hayan disfrutado

Pagina Anterior
Pagina Siguiente