Capítulo 411 – TBATE – Un asunto familiar

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Nuestros pasos, ambos ligeros, susurraban en la piedra esculpida de las paredes del túnel. El ruido sordo de un molido de tierra vibraba a través del Instituto Earthborn desde algún lugar en la distancia, y todo olía a polvo, piedra y humedad. Pasé mis dedos por la áspera piedra mientras caminábamos, pensando.

“Echo de menos el cielo abierto, ¿tú no?” Le pregunté a Ellie.

“Algunas veces,” respondió ella con nostalgia. “Se siente como si hubiera perdido completamente la noción del tiempo y la normalidad mientras estaba escondida bajo tierra. Aun así, es mejor aquí que en el santuario. Al menos tenemos más que hongos y ratas de las cavernas que comer.”

No me disculpé en voz alta — ya le había dicho esas palabras y no quería desprestigiarlas más — pero lo hice en mi corazón. La culpa de saber que podría haber regresado antes y aun así no persistía.

Boo estaba arrastrando los pies en nuestro paso, su espeso pelaje de vez en cuando arañaba las paredes y sus garras raspaban el suelo, haciendo mucho más ruido que Ellie o yo. Resopló ante la mención de las ratas de las cavernas, empujando a Ellie por detrás. Ella se rió, sacó lo que quedaba de un trozo de carne salada de su bolso y se lo arrojó por encima del hombro. El oso lo tomo en el aire de un solo bocado.

‘Tráeme algunos bocadillos también,’ pensó Regis, obviamente controlando mis pensamientos a pesar de la distancia entre nosotros. Para su disgusto, lo había dejado para que mantuviera su vigilia, montando guardia sobre nuestro retenedor prisionero.

“¿Cómo estuvieron las cosas aquí mientras yo no estaba?”

Sus estrechos hombros subían y bajaban. “Extraño. La mayoría de las personas aún no saben cómo sentirse. Emocionados, esperanzados, inseguros, aterrorizados… son — no sé, ¿más duros? Ahora, quiero decir. En los primeros días en el santuario, era solo miedo. Todos esperaban morir, todos los días. ¿Sabes? Y veo muchas más sonrisas, especialmente de mamá cuando estás cerca. Aunque, para los elfos, fue peor. Su esperanza es… complicada.”

“Está empezando a asimilarlo,” dije, reflexionando sobre sus palabras. “Que, incluso cuando se recupere Dicathen, nunca podrán volver a casa.”

“Sí,” murmuró Ellie, con los ojos en el suelo. “Sobre todo los niños. Mi amiga, Camellia, es como si ni siquiera fuera una niña. No sé si eso tiene sentido.”

Miré a mi hermana pequeña, que aún no tenía ni dieciséis años, y completamente ajena a la ironía de su declaración. “No eres quien para decir eso.”

“Eso es diferente,” dijo ella, sonrojándose ligeramente. “Además, la forma en que me tratas, ciertamente me hace sentir como si todavía fuera una niña…”

Pasé un brazo alrededor de su hombro y la atraje hacia mi costado en un abrazo ambulante. “¿No es para eso que están los hermanos mayores sobreprotectores?”

Ella resopló, pero no se apartó. “No sé si ya he dicho esto, pero es muy amable de tu parte pasar tanto tiempo ayudando a los elfos.”

Se mordió el labio, vacilante, luego las palabras salieron de ella a toda prisa. “Pero yo no lo soy—no lo soy realmente. ¿De qué sirve eso cuando no puedo hacer nada para hacer que se sientan mejor?”

Esperé para responder cuando un par de enanos con túnicas pasaron. “Puede ser tu compasión lo que ayude a los pocos elfos que quedan a tener la esperanza de reconstruir su hogar. Nunca se sabe cómo incluso una pequeña amabilidad se quedará con una persona, lo que podría significar para ellos. Además,” añadí como una ocurrencia tardía, “tienes tu nueva regalia. Tal vez te permita seguir ayudando, cuando hayas aprendido a usarlo.”

“Pero cómo voy a dominarlo si ni siquiera me dejas usarlo,” hizo un puchero, sonando como la chica de quince años que era.

“Yo nunca dije eso—”

“¿Qué pasa si solo lo hago bajo una cuidadosa supervisión?” ella se apresuró, hablando por encima de mí. “Lyra prometió enseñarme todo lo que me permitas, y Emily y Gideon quieren estudiarme a fondo, y apuesto a que mamá incluso supervisará las sesiones, y si puede curarme de la lanza de un asura, puede…”

“Ellie,” dije, tratando de descarrilar el tren fuera de control de sus pensamientos. “¡Eleanor!”

Ella tartamudeó hasta detenerse, luciendo un poco disgustada.

“No quiero evitar que uses tu regalia,” dije. Las paredes del túnel cayeron cuando salimos del Instituto Earthborn, saliendo al patio abierto. “Pero creo que es mejor si solo lo usas cuando estoy allí.”

Abrió la boca, se pasó la lengua por los dientes y respiró hondo. Finalmente, después de ordenar sus pensamientos, dijo: “No te lo tomes a mal, hermano mayor, pero tú no paras mucho por aquí. ¿Cómo se supone que debo progresar cuando te escapas para salvar el mundo otra vez?”

Saqué mi brazo de su hombro y tiré de su mitad en una llave de cabeza. “Es por eso que vendrás conmigo.”

Luchando, se soltó de mi agarre, revolviéndose el cabello en el esfuerzo, y me miró fijamente. “No seas mentiroso, Arthur. Estás bromeando…¿Verdad?”

Negué con la cabeza, pero sentí que mi sonrisa se aflojaba y se volvía sombría. “Cuando tenía tu edad, estaba entrenando en Epheotus con deidades literalmente. Incluso en mi última vida, estaba entrenando para ser rey. Se te ha dado un poder tremendo, pero nunca podrás manejarlo correctamente si no te pones a prueba.”

Ellie frunció el ceño pensativamente. “Nunca has hablado de tu vida pasada antes…”

Me froté la parte de atrás de mi cuello, sonriendo tímidamente. “Sé que eres lo suficientemente inteligente como para haberlo descubierto por tu cuenta, pero… yo debería habértelo contado. Después de lo que pasó cuando mamá y papá se enteraron, supongo que nunca reuní el coraje.”

“Está bien… pero me debes una historia,” dijo, con los ojos brillantes. “Quiero saber más sobre tu vida pasada.”

“Habrá mucho tiempo,” murmuré mientras me giraba para seguir caminando. “Después de todo, no puedo confiar en ti lo suficiente como para dejarte fuera de mi vista.”

Saltó a mi lado y me dio un puñetazo en el brazo, luego rápidamente deslizó su brazo alrededor del mío y se aferró. “Entonces, ya que estamos en el tema de cuán madura y lista estoy para el peligro y esas cosas, ¿no crees que también tengo la edad suficiente para comenzar a tener citas?”

Deteniéndome a medio paso, arqueé una ceja con sospecha. “¿Huh? ¿A qué viene esto?”

“Solo me preguntaba,” dijo con una sonrisa inocente.

Miré sus ojos marrones como si yo estuviera considerando su propuesta. “Por supuesto. Pero mi regla no ha cambiado. Puedes empezar a salir… cuando el  de tú ‘cita’ pueda vencerme en una pelea.”

Boo resopló y asintió con la cabeza, mientras que Ellie hizo un puchero, apoyando la cabeza en mi brazo. “No es justo…”

Una vez que estuvimos fuera de las puertas del Instituto Earthborn, me detuve y miré a mi alrededor. El éter se apresuró a imbuir la runa divina de Realmheart y el mundo se iluminó con la manifestación visible del maná. Mientras mi cuerpo se sonrojaba con el calor de ese poder, me concentré en el sexto sentido para obtener el maná que proporcionaba la habilidad, buscando en toda la enorme caverna de Vildorial una firma de maná específica.

Dos sobresalían entre toda la población de la ciudad. Uno todavía estaba detrás de mí, deteniéndose en algún lugar del Instituto Earthborn, pero el otro estaba arriba, en el palacio de la capital de los enanos. Sin dar más explicaciones, llevé a Ellie y Boo por el sinuoso camino, dejando que Realmheart se desvaneciera.

Los guardias del palacio se inclinaron y abrieron las puertas cuando me acerqué. Dentro del vestíbulo de entrada, algunos miembros de las casas de los lords de los enanos permanecieron en la conversación o el ocio. Ellos observaron con curiosidad, más de una mirada se centró en mi hermana mientras atravesábamos el enorme salón, dirigiéndonos a uno de los pasajes de maná que conducirían más adentro del palacio.

A diferencia de un castillo o fortaleza más terrestre, como el Palacio Real de Etistin, gran parte del palacio de los enanos estaba enterrado dentro de las paredes de la caverna, con túneles y pasillos que interconectaban cientos de cámaras individuales diseñadas para una amplia gama de propósitos, algunos de los cuales parecían muy ajeno a mí como ser humano.

Cada conjunto de reyes y reinas había ampliado el palacio aún más, buscando constantemente superar a sus predecesores con el esplendor de sus ampliaciones, lo que llevó a lugares como la sala de reuniones del Consejo de Lords, excavada en el corazón de una enorme geoda. Una de las ampliaciones más antiguas se había construido durante una época de extraordinaria cercanía entre elfos y enanos, antes de la guerra más reciente entre Sapin y Elenoir, que vio a Darv retirarse a su desierto para evitar ser arrastrado al conflicto.

La cámara en cuestión era más alta que la mayoría de las demás, por lo que Ellie y yo, con Boo detrás, nos encontramos subiendo unas largas escaleras en zigzag. Cuando llegamos a la cima, Ellie brillaba con una fina capa de sudor y respiraba con dificultad a pesar de sus esfuerzos por ocultarlo. Boo gruñía pesadamente con cada paso.

Skydark: Boo: Mi peor enemigo escaleras…

“¿Aun ya habiendo estado aquí?” Pregunté con una sonrisa.

Ella negó con la cabeza, aparentemente sin aliento para las palabras.

Las escaleras se abrían a una especie de nicho, una pequeña cueva que estaba escondida detrás de un pliegue de roca. No fue hasta que salimos de la cueva y nos movimos alrededor de la piedra que sobresalía que pudimos ver la cámara llena.

Tuve que proteger mis ojos contra la luz brillante, un cambio brusco de las escaleras tenuemente iluminadas. Lentamente, a medida que mis ojos se acostumbraban, pude asimilarlo correctamente.

Ellie y yo nos paramos al borde de una gran gruta, y por un momento fue fácil olvidar que estábamos bajo tierra. Toda la cámara estaba iluminada como el día por luces flotantes, blancas como la luz del sol o las estrellas por la noche. En el suelo, un espeso musgo crecía como la hierba, ablandando y ocultando la piedra, y una combinación de musgo y enredaderas también convertía las paredes en esmeralda. Si no los mirabas directamente, casi se sentía como si estuvieras rodeado por un denso bosque.

A unos diez metros de las paredes, el verde dio paso al negro, ya que todo el techo abovedado estaba tallado en obsidiana, que captaba la luz y la reflejaba en todas direcciones, titilando y brillando como el cielo nocturno.

Un solo árbol grande dominaba el centro de la cámara. Sus ramas se extienden por docenas de pies en todas las direcciones, cubiertas con hojas anchas de color verde brillante y pequeños frutos rosados. Sostenida entre sus enormes ramas había una pequeña estructura, que parecía como si hubiera crecido dentro del árbol mismo, o tal vez fuera de él.

“El Bosque Elshire,” anuncié en voz baja.

A mi lado, la boca de Ellie se abrió de asombro. “Es hermoso…”

Fue otra voz la que habló a continuación, procedente del interior de la estructura. “Un regalo del antiguo rey elfo, Dallion Peacemaker.” Virion salió a la falsa luz del sol, luego se apoyó en la barandilla de un balcón que rodeaba el exterior de la vivienda y nos sonrió a los dos. “Al rey enano, Olfred Ironhands, como símbolo de su amistad. El Consejo de los Lords ha tenido la amabilidad de regalárselo a los elfos durante nuestra estadía aquí.”

Bairon salió detrás de Virion y se apoyó en el marco de la puerta. “Es muy probable que este árbol represente el último remanente del bosque Elshire. Es justo que pertenezca a los elfos, y debería ir contigo cuando finalmente dejes Vildorial.”

“Tal vez,” dijo Virion, con el aire de alguien que evita una discusión repetida. “Si bien puede que solo se necesite una semilla para plantar un bosque, Elenoir es un cementerio, y es posible que el suelo allí nunca vuelva a tener vida.” Volvió su atención a mí y a Ellie. “De todos modos, no es lo suficientemente grande para que todos los elfos se queden aquí, por supuesto, pero me he asegurado de invitar a todos los elfos aquí al menos una vez, para que puedan experimentar este pequeño recuerdo de casa. De todos modos, bajaremos a ti. Estoy seguro de que tienes algo importante que discutir, Arthur, si te tomaste la molestia de venir aquí.”

Mientras Virion y Bairon bajaban una serie de escalones empinados que serpenteaban alrededor del tronco del árbol, llevé a Ellie a una zona plana de musgo cerca de un pequeño arroyo que burbujeaba cerca del borde de la caverna. Cada uno de nosotros se recostó en el musgo espeso y suave, que desprendía un olor terroso y ligeramente dulce cuando lo alborotábamos. Boo fue a investigar el arroyo, sin duda con la esperanza de pescar uno o dos peces.

Virion y Bairon se unieron a nosotros solo un momento después, el primero sentado con las piernas cruzadas a nuestro lado. Bairon se quedó de pie.

“¿Alguna noticia de Varay sobre la situación en Kalberk?” preguntó Bairon.

“Aun nada, pero si los Alacryanos están tan atrincherados como sugirieron nuestros primeros informes, podría tomar algún tiempo.”

“Podrías haber ido tú mismo,” sugirió, su tono e intenciones no estaban claros. “Fue bueno que no lo hicieras,” agregó después de un momento, dándome un firme asentimiento. “Hemos estado bajo tierra durante demasiado tiempo, literalmente en mi caso, y las Lanzas necesitan ser vistos, su presencia debe sentirse.”

Virion resopló con diversión, volteándose para mirar a Bairon. “Un sentimiento irónico, ya que traté de enviarte y te negaste a ir.”

“Me… necesitan aquí, a tu lado,” respondió Bairon vacilante, mirando hacia abajo y hacia otro lado. “Varay es la mejor opción para revivir el nombre de las Lanzas en los corazones de la gente.”

Sentí que la esperanza disminuía mientras escuchaba el intercambio, sintiendo que ya sabía la respuesta a la pregunta que había venido a hacer aquí, pero seguí adelante. “Bueno, me alegra oírte decir eso, Virion, porque se relaciona con el motivo por el que estoy aquí.”

Virion volvió a mirarme, la sonrisa irónica se suavizó en una expresión impasible y curiosa, mientras que detrás de él las facciones de Bairon se endurecieron.

“El continente está en gran parte de nuevo en nuestras manos,” comencé, considerando mis palabras cuidadosamente, “y he extraído un voto del mismo Kezess Indrath para ayudar a proteger a Dicathen de más represalias de Agrona, quien está ocupado cuidando su propio continente de momento de todos modos. Pero eso no será suficiente, no a la larga. Es hora de que regrese a la tarea que me mantuvo alejado por tanto tiempo…”

Virion se inclinó hacia delante, apoyando la barbilla en las manos. “Sí, he estado esperando esto. Me… alegro. Si eso significa una oportunidad de traer de vuelta a Tessia…” Virion se aclaró la garganta y luego se quedó en silencio.

“Si puedo obtener información sobre el aspecto del Destino… bueno, ya te lo he dicho todo, pero tengo esperanza.”

Virion sonrió suavemente, resaltando las arrugas grabadas profundamente en la piel de su rostro. “La esperanza es suficiente, por ahora. Tiene que serlo, porque es todo lo que tenemos.” Se volvió a centrar en mí. “¿Es una cortesía informarme que te vas, o había algo más?”

Me senté, reflejando la posición de piernas cruzadas de Virion. “No planeo regresar solo a las Relictombs.” Miré significativamente a Ellie, que había permanecido en silencio durante toda la conversación, luego miré por encima del hombro de Virion a Bairon. “Me gustaría que una Lanza viniera conmigo también.”

“Absolutamente no,” dijo Bairon al instante, con la cabeza temblando. “Lo siento, Arthur, pero Virion me necesita aquí.”

Virion palmeó el suelo junto a él sin voltearse a mirar a Bairon, quien vaciló, pero finalmente cedió y se hundió en el suave musgo con nosotros.

Sentado rígidamente y luciendo increíblemente incómodo, continuó. “Hay miles de familias élficas a las que acudir. Hemos iniciado un censo, con el objetivo de reunir a tantas familias como sea posible. Aun ni siquiera sabemos cuántos refugiados pudieron escapar de Elenoir después de la invasión de Alacryan.”

“Una tarea noble,” reconocí, “pero difícilmente un trabajo necesario para una Lanza.”

Bairon exhaló con fuerza, empezó a ponerse de pie, miró a Virion y se obligó a quedarse quieto. “Yo… no siempre fui amable con los demás, antes. Tú…” Hizo una pausa, sus ojos mirando a todas partes menos a mí o a Ellie. “Sabes cómo era yo. Tú mismo estuviste en el extremo receptor, más de una vez. Y, sin embargo, después de que desapareciste, cuando pensé que nunca me recuperaría de las… de mis heridas, Virion y su gente se preocuparon por mí de una manera que creo que nadie lo había hecho antes. Me ayudaron a reconstruir mi fuerza y ​​me convencieron de que tenía un propósito. Este es mi propósito, Arthur.”

La mandíbula de Bairon se movió en silencio y, finalmente, su mirada se encontró con la mía. “No creas que no anhelo ponerme a prueba. Puedo sentir el potencial dentro de mí, extendiéndose en la distancia como un camino abierto. El maná de ese cuerno me ha llevado muy lejos, pero tengo mucho más que aprender y lograr.” Puso su mano en el antebrazo de Virion. “Después.”

No había nada que pudiera decir para contrarrestar el argumento de Bairon. Mi interpretación original de la situación, que había poca necesidad de que una Lanza se involucrara en un procedimiento tan mundano como un censo, fue miope e incluso, quizás, un poco egoísta. Si Ellie iba a venir conmigo, necesitaba ayuda para asegurarme de que estuviera a salvo. Pero no podía pedirle a Bairon que dejara atrás este trabajo, especialmente si significaba tanto para él.

“Entiendo,” dije después de tomarme un momento para procesar estos pensamientos. “Y aprecio lo que estás haciendo. Elenoir también fue mi hogar, después de todo, aunque solo fuera por unos pocos años.”

Las cejas de Bairon se elevaron ante eso, y se rió entre dientes. “Casi lo había olvidado. Es difícil pensar en ti como un niño.”

Me puse de pie, dándole a Virion y Bairon una sonrisa tensa. “Para ser justos, en realidad nunca lo fui.”

Nos despedimos, Ellie y yo le deseamos suerte a la pareja, y comenzamos el largo descenso de regreso por las escaleras, saliendo a toda prisa del palacio de los enanos antes de que los Earthborns o Silvershales intentaran arrastrarme a algún drama cortesano, entonces emprendimos nuestro lento camino por el camino en espiral.

Ellie fue la primera en romper el silencio. “Entonces, ¿realmente me llevarás al lugar del que hablaste, la mazmorra mágica con un mundo completamente diferente en cada lugar?”

“Así es,” respondí, desconcertado.

“Espera, entonces ¿por qué no le preguntaste a Mica antes, ya que ella estaba allí?”

Hice una mueca y le lancé a mi hermana una mirada de advertencia. “Honestamente, pensé que Bairon sería el compañero más… estable para este ascenso. Las Relictombs pueden ser extrañas, al igual que Mica, y las dos juntas… pero espero que eso permanezca entre nosotros, ¿entendido?”

‘Ooh, te lo digo,’ intervino Regis desde lejos, su aburrimiento era palpable.

Ellie escondió su sonrisa detrás de su mano, sofocando una risa. “Sin embargo, ella está realmente ansiosa por salir de la ciudad. Ella lo mencionó, como, veinte veces mientras entrenaba con Lyra antes.” La sonrisa se desvaneció y mi hermana se puso bastante seria. “Creo que la muerte de la otra Lanza — ¿Aya? — la golpeó bastante fuerte…”

Entrando y saliendo de Realmheart nuevamente, localicé la firma de maná de Mica, aún dentro de las profundidades del Instituto Earthborn. “Vamos a ver si ella se unirá a nosotros entonces, ¿de acuerdo?”

 

*****

 

“Así que… vamos a hacer esto justo aquí, en…” Lyra hizo una pausa y miró alrededor de la pequeña habitación con una cama individual presionada contra la pared. “¿Este es tu dormitorio?”

El espacio era relativamente estrecho con Lyra, Ellie, Mica y yo de pie torpemente alrededor de la semiesfera plateada y lisa de la parte generadora del portal del Compass, que ya estaba proyectando un óvalo opaco y resbaladizo en el aire arriba. Boo había metido la cabeza y los hombros en la habitación, y mi madre estaba estirando el cuello para mirar desde afuera.

“El Compass debe permanecer en algún lugar seguro mientras ascendemos a través de las Relictombs,” respondí. “Aquí, tendremos un emisor a mano si alguien resulta herido y tenemos que regresar.”

“No iré a ningún lado,” dijo mamá con seriedad, poniéndose de puntillas para que la vieran mejor. Las líneas de preocupación arrugaron su rostro, y me inmovilizó con una mirada aguda que era a la vez una promesa y una amenaza: si algo le sucedía a Ellie, tendría mucho que pagar, pero ella estaría lista. A pesar de su aprensión paternal obligatoria, habíamos aprobado la misión, reconociendo su papel en argumentar que Ellie se convirtiera en nuestro sujeto de prueba para las formas de hechizo.

Mica estaba saltando emocionada sobre las puntas de sus pies. “Vamos ya, ¿vamos a hacer esto o qué?”

Sal tan pronto como estemos del otro lado, pensé para Regis. Quiero que te centres por completo en…

‘Proteger a la hermanita, sí, lo sé. Lo tengo claro como el agua.’

Respiré hondo y me encontré con los ojos del otro a su vez.

Mica había evitado el uniforme militar de una Lanza por un conjunto de armadura pesada estilo enano. Cada pieza de acero en bloque mate estaba grabada con runas, y había un brillo de maná visible proyectado solo una fracción de pulgada en todo su cuerpo. Un círculo de piedra lisa cubría su frente y se extendía por el puente de su nariz como un yelmo. Sutiles runas fueron grabadas en la superficie. Debajo, sus ojos, uno brillante y vivo, el otro una gema oscura, entrecerrados con determinación.

Ellie estaba de pie a su lado, un nuevo arco en su mano izquierda, los nudillos blancos alrededor de la empuñadura. Era un arco recurvo simple y elegante hecho de metal negro plano, un diseño enano alterado para encajar cómodamente con el estilo de lucha de maná puro de Ellie. Un regalo de Emily, para reemplazar el arco que había diseñado para Ellie hace tanto tiempo.

Llevaba cuero y cadenas para mantenerse móvil y al mismo tiempo ofrecer algo de protección. Al igual que la de Mica, su armadura estaba fuertemente encantada con runas protectoras, pero confiaría en Boo, Regis y en mí mismo para mantenerla a salvo.

Ella se armó de valor, dándome un asentimiento casi imperceptible.

Al otro lado de Ellie, Lyra Dreide estaba vestida con túnicas de batalla blindadas de color blanco brillante. Ella había pedido algo más que el uniforme gris ceniza y carmesí de su estación anterior, y de alguna manera se veía menos amenazadora con este nuevo atuendo.

“Mica, tú vas primero. Lyra te seguirá justo detrás de ti, luego yo. Ellie, estás en la retaguardia con Boo.” Cuando todos reconocieron su comprensión, me concentré en Mica. “Cuidado con los géiseres, el agua es ácida y llena de… bueno, ya verás.”

Mica se crujió el cuello y conjuró un enorme martillo de guerra de tierra, luego se zambulló en el portal. Lyra arqueó una ceja ante la espalda de Mica, pero la siguió inmediatamente, sin un arma obvia desenvainada.

Me estiré e imité un puñetazo suave en el bíceps de Ellie, como ella me había hecho antes. “Respira profundo.” Antes de que pudiera responder, entré en la superficie aceitosa del portal.

Y manifestado en el borde de un estanque verde viscoso, uno de los cientos — tal vez miles — que componían el suelo de la zona. A diez pies a mi derecha, un géiser estaba en medio de una explosión, enviando lodo ácido esparcido por docenas de pies en todas direcciones. Pero Mica y Lyra ya habían entrado en acción, una conjuró un pesado escudo de tierra y piedra para atrapar el rocío, la otra golpeó el chorro de agua con vibraciones que interrumpieron el impulso del líquido, causando que la mayor parte del ácido salpique inofensivamente enviando de regreso al estanque de las que se había originado.

Regis se materializó a mi lado justo cuando Ellie salía a trompicones del portal de ascensión, y él se interpuso entre ella y un segundo géiser que estalló detrás de nosotros un instante después. Entonces Boo estaba allí, presionado contra su otro lado, su cuerpo apenas cabía en la estrecha plataforma de tierra firme sobre la que aparecía el portal.

“Tendremos que movernos en grupo, con uno actuando como exploradores a través del lodo mientras al menos dos vigilan los estanques,” ordenó Lyra, sus ojos agudos recorriendo el paisaje alienígena. “Regente Leywin, ¿hay algún lugar seguro dentro de…”

“Oh, ¿no?” Espetó Mica, ya bajando la guardia mientras seguía la mirada de Lyra alrededor de la zona, su labio se curvó con desdén. “Incluso el oso te supera en rango a tu prodigiosa posición de prisionera.”

“Vaya, realmente apesta aquí,” murmuró Ellie entre las paredes vivas a ambos lados de ella. “Definitivamente no es lo que esperaba—”

El estanque justo en frente de nosotros comenzó a burbujear, y una bestia monstruosa del tamaño de un caballo se lanzó en el aire, la luz difusa se reflejó en su piel viscosa. Una babosa gigante, más negra que el alquitrán y cubierta por docenas de fauces llenas de dientes, se arqueó en el aire hacia nosotros.

Mientras Mica todavía estaba ajustando su agarre en el martillo de gran tamaño y los labios de Lyra estaban formando una maldición susurrada, di un paso adelante. Una hoja de éter cobró vida en mi puño, moviéndose en un suave arco que dividió a la bestia, partiéndola en dos y enviando las partes dispares volando a ambos lados de las otras.

El martillo de Mica cayó sobre una de las mitades que se retorcían y la convirtió en pulpa, mientras que una vibración silenciosa pero visible emanaba de Lyra, distorsionando el aire alrededor de la otra mitad hasta que estalló repentinamente en un slime verde y negro. Detrás de ellas, Ellie sostenía una flecha contra la cuerda de su arco, con la boca abierta por la sorpresa, los ojos muy abiertos.

“Bienvenidas a las Relictombs,” dije sombríamente.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente