Capítulo 403 – TBATE – Una combinación para mis talentos

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Desde el Punto de Vista de Nico Sever

 

Sentía algo pesado que me sujetaba, inmovilizándome. Y estaba oscuro, totalmente fúnebre. La humedad se aferraba a mí, resbalando por mi piel desnuda, mientras algo suave presionaba contra mí como la lengua de una criatura gigante, dando vida y textura al olor a cebolla dulce y enfermizo que se me pegaba por todo.

Me retorcí de repente, seguro de que estaba siendo devorado. Una manta pesada, que me había puesto sobre la cara, se deslizó por un lado de la cama y cayó al suelo.

Jadeé, aspirando aire frío que me hizo farfullar y toser. Rodando sobre mi lado, tenía la intención de colgar mi cabeza sobre el borde de la cama en caso de que me enfermara.

No estaba solo

A mi lado; Al pie de pie de mi cama, ahora mirándome con una mirada de disgusto, estaba Agrona. Cecilia permaneció junto a él, su expresión atrapada entre el nerviosismo, la consternación y la vergüenza.

“Entonces me despido,” dijo Agrona, sus ojos rubí se volvieron hacia Cecilia. “No más demoras, querida Cecil. Te iras por la mañana.”

“Sí, Gran Soberano,” dijo Cecilia mientras se inclinaba profundamente. “Estoy lista.”

Mis pensamientos se movían como las melazas mientras luchaba por entender lo que decían los dos. Sin embargo; Una chispa atravesó mi letargo y me devolvió a lo último que recordaba. “La regalia…” Mi lengua era gruesa y difícil de manejar, mi boca estaba seca como un desierto. Humedecí mis labios y lo intenté nuevamente. “¿Qué pasó durante el otorgamiento?”

Agrona me dio una mirada ilegible, luego se acercó a mí y apoyó su mano en la parte superior de mi cabeza. Sentí una emoción por el contacto, pero la amargura brotó de inmediato, un contrapunto a la respuesta emocional inicial. ¿Soy un sabueso que mueve la cola ante cualquier muestra de afecto de su distante amo?

“Como de costumbre, Nico,” dijo Agrona, su voz vibrando en mi pecho, “has logrado fallar de la manera más increíble.” No se burló por las palabras. No estaban llenos de amargura o insulto. Tan solo fue dicho, una declaración de hecho. “Tenía la esperanza de que tus experiencias recientes le infundieran el tipo de impulso del que siempre has carecido. Pero, por desgracia, este nuevo ornamento es una combinación perfecta para tus talentos.”

Su mano se apartó y sus cejas se levantaron una fracción de pulgada en una pregunta silenciosa, preguntando, ¿Tienes algo que decir sobre eso, chico idiota? Cuando no respondí, pareció confirmar algo que Agrona esperaba, porque asintió con la cabeza y luego se alejó, los adornos en sus cuernos tintinearon levemente.

Cuando la puerta se cerró con un clic, Cecilia corrió hacia el borde de mi cama, se arrodilló y me apartó el cabello empapado de sudor de los ojos. “Oh, Nico. ¿Estás bien? Has estado inconsciente durante todo un día.”

Rodé sobre mi espalda y me concentré en respirar para no vomitar frente a ella. “Bien.”

Sus gráciles dedos se entrelazaron con los míos, apoyó la cabeza en el colchón y me miró en silencio.

“Agrona dijo que te iras,” Me aventuré después de un par de minutos de silencio. “¿A dónde te está enviando?”

Se sentó, soltando mi mano para apartar un mechón de cabello gris metalizado de su rostro mientras lo hacía. “Voy a liderar el asalto a Sehz-Clar. Agrona quiere que haga una demostración de fuerza para asegurar que esta rebelión no se extienda.”

Cerré los ojos y me tragué las amargas palabras que saltaban a mi lengua. Era la noticia que había estado esperando y, sin embargo, aún tenía problemas para respirar. “Suenas… Complacida”.

Escuché a Cecilia arrastrarse cuando se puso de pie, luego el colchón se movió. Abrí los ojos de nuevo para encontrarla sentada a mi lado.

“Por supuesto que estoy complacida” dijo, frunciendo el ceño. “He estado entrenando para esto desde que me trajeron a este mundo. Finalmente, esta es una oportunidad para mí de demostrarle a Agrona que valgo todo lo que me ha dado — a nosotros.” Me miró a los ojos y los sostuvo. “Así es como nos ganamos la vida, Nico.”

Tragué saliva. Mi lengua se sentía hinchada y de repente tuve miedo de atragantarme con ella.

Se inclinó más cerca, todavía mirándome profundamente a los ojos. “Pero no voy a ir a ninguna parte sin ti. Así que descansa, ¿de acuerdo? Regresaré por la mañana y luego, mataremos a un traidor.”

Con una gran sonrisa adornando su hermoso rostro, Cecilia pasó sus dedos por mi cabello y luego saltó de mi cama. Se detuvo para mirar hacia atrás desde la puerta. “Oh, casi lo olvido.”

De una bolsa, sacó la esfera ligeramente áspera del núcleo de maná del dragón. “No creo que Agrona hubiera estado muy feliz si hubiera descubierto esto. Debes tener más cuidado.” A pesar de la amonestación, sonrió mientras colocaba la esfera a mi lado. Luego, con una rápida despedida con la mano, se fue.

Dejé escapar un suspiro frustrado y racheado. “Mie**rda.”

Unas pocas horas… ese era todo el tiempo que tenía para prepararme. Cecilia iba a la guerra. Y yo estaría justo a su lado, protegiéndola.

Una risa oscura burbujeó espontáneamente dentro de mí. “¿Cómo exactamente voy a hacer eso?”

Dejé que mis ojos se cerraran de nuevo.

Y luego salió disparado como sobre un resorte. “Idiota”, me maldije, saltando de la cama.

El maná brotó de mi núcleo debilitado, potenciando la nueva regalia que descansaban sobre mi columna, justo debajo de los omoplatos. No sabía qué esperar, lo cual era una sensación extraña en sí misma. Normalmente, los oficiantes explicarían las runas, pero por lo poco que pude extraer de mi memoria nublosa, ellos no sabían que era mi regalia.

Era algo nuevo.

Algo que combina con mis talentos, pensé amargamente, las palabras sonando en la voz de Agrona.

La luz de mis aposentos cambió cuando la regalia se activó. Era algo sutil, apenas perceptible al principio, como nubes que se arrastraban lentamente por encima mientras los artefactos de iluminación se activaban en la calle.

Seguí estos nuevos puntos de brillo mientras escaneaba la habitación. Las paredes, el piso, el techo, los muebles — todo lo mundano dentro de la habitación — parecía aburrido y sombrío, mientras que los artefactos de iluminación brillaban más intensamente. Había un brillo sutil en la perilla de metal y la cerradura de mi puerta, pero, curiosamente, no había ningún brillo en el núcleo del dragón.

Tomé la esfera y la hice rodar en mi mano, inspeccionándola desde múltiples ángulos, pero estaba oscura y tenue. Esto me pareció extraño ya que algo tan pequeño e intrascendente como la pluma imbuida en mi escritorio se quemó en mi percepción alterada, al igual que el pergamino de envío que había recolectado para ordenar algunos de los materiales para mi nuevo artefacto.

Cuando mi mente tocó el bastón, me apresuré a la puerta de mi lugar de trabajo y la abrí. En el interior, era muy parecido, excepto que allí, todos los artículos dispuestos en mi mesa de trabajo brillaban con varias potencias.

Sin embargo, esto era más que una sensación visible. Podía sentirlos, casi como si estuvieran conectados conmigo — y entre sí. Cada elemento mágico, e incluso aquellos que aún no eran mágicos, pero tenían la capacidad de ser Imbuing, se destacaron ante mis sentidos.

Lo que más brillaba de todo en esta forma alterada de percepción era la propia rama charwood, insertada con un solo accesorio. El metal plateado del montaje resultaba opaco contra el charwood y brillante. Sobre la mesa, reservada para una mayor experimentación, había una colección de diferentes accesorios moldeados con una aleación diferente. Estos ardieron brillantemente.

Curioso, dejé el núcleo y cogí un accesorio. Nada ha cambiado. Sin embargo, cuando lo moví más cerca de la rama retorcida, ambas fuentes de esta conexión cambiaron, pero el cambio fue menos un brillo y más una vibración. Había algo compartido entre ellos, una sintonía…

Y luego, con una comprensión aplastante que cambió el mundo, supe lo que hacía mi regalia, y una amplia sonrisa apareció en mi rostro. “Es algo que combina con mis talentos de hecho.”

Agarrando la herramienta especializada para tallar en una mano y sosteniendo firmemente la base del bastón en la otra, me puse a trabajar, sabiendo que solo tenía unas pocas horas para prepararme.

Skydark: ¿Qué decisión tomara Grey? ¿Matara a Cecilia …? Lo dudo. ¿La retendrá y encontrara una forma de traer a Tessia?  .. mmm

 

*****

 

La luz del sol apenas había teñido el horizonte gris azulado detrás de las montañas distantes cuando llamaron a mi puerta. Lo ignoré al principio, tan absorto en mi trabajo que había olvidado la razón de su urgencia. El golpe volvió a sonar, más fuerte e insistente, y el tiempo y el espacio se fusionaron dentro de mi mente, devolviéndome a la realidad.

“Adelante,” grité desde la mesa de trabajo, ciertamente Cecilia había venido a recogerme para nuestra misión en Sehz-Clar.

La puerta se abrió, luego se cerró de nuevo, y escuché sus suaves pasos cruzar hacia la puerta interior. “Lo siento, Nico, yo—¿dónde está tu ropa? ¿Has descansado siquiera?”

Me miré a mí mismo.

Cuando desperté después del otorgamiento, me habían quedado en calzoncillos. Recién ahora me di cuenta de que había estado tan absorto con mi regalia y el artefacto que estaba creando que ni siquiera me había vestido.

“Ven, mira esto” le dije demasiado emocionado para preocuparme por algo como eso.

Agarrando su mano, llevé a Cecilia a la mesa de trabajo y le sonreí con orgullo hacia mi creación.

Donde había estado antes una rama retorcida, ahora había un bastón liso y pulido del negro más puro. La punta del bastón se ensanchaba sutilmente hacia afuera y, donde se ensanchaba, se habían incrustado cuatro gemas en el charwood.

Una esmeralda tan verde como los ojos de una víbora, un zafiro más azul que las profundidades más profundas del océano, un topacio brillante como un relámpago y un rubí rico como la sangre cristalizada.

La nitidez del color era importante, al igual que la pureza de la gema, la limpieza del corte y la fuerza de mi intención cuando se engastaba cada gema. Eso fue lo que hizo mi regalia. Conectó mi mente con la verdad de los materiales con los que trabajé. Podía ver, sentir e incluso saborear la forma en que los diferentes materiales encajaban en el mundo.

Pero eso era solo el comienzo, estaba seguro. Cuanto más avanzada y poderosa era una runa, más difícil se volvía dominarla, pero mayores eran los resultados. Con tiempo, práctica y paciencia, solo podía comenzar a concebir lo que sería posible con la regalia.

“¿—que hace?”

“¿Disculpa?” —pregunté al darme cuenta de que Cecilia había estado hablando.

“¡Es hermoso! ¿Qué es lo que hace?” repitió, mirándome con cautela.

Levanté el bastón, sintiendo la red casi imperceptible de glifos, runas y elementos conectivos que habían sido grabados cuidadosamente en casi cada centímetro de la superficie del charwood. Tomándolo con ambas manos, imbuí maná directamente en el bastón. Mi maná atravesó la superficie a través del circuito de plata incrustado en los surcos invisibles antes de ser absorbido por un cristal de maná especialmente diseñado escondido entre las cuatro gemas visibles.

Los ojos de Cecilia siguieron el rastro de maná, y una vez más me sorprendieron sus sentidos mejorados. En parte, el diseño del bastón tenía la intención de ocultar sus habilidades. Después de todo, sería un pobre amplificador de mi poder si también revelara exactamente lo que estaba haciendo. Sin embargo, a pesar de esto, Cecilia no tuvo problemas para seguir el maná a lo largo de su viaje.

Alrededor de la cabeza del bastón, el maná atmosférico comenzó a reaccionar al maná que imbuía al bastón. Podía sentirlo, pero sabía que ella podía ver las partículas individuales atraídas hacia las gemas respectivas.

“Es increíble…” murmuró, sus dedos extendiéndose hacia el charwood, pero sin tocarla.

“El maná purificado dentro del cristal interno da forma a la magia, que luego se extrae del maná atmosférico almacenado para materializarse como un efecto elemental, convirtiéndose en un hechizo,” dije, con el orgullo hinchándose dentro de mi pecho. “Fue el núcleo del dragón lo que me dio la idea de la estructura, pero no podría haber reformado el cristal de maná sin la regalia. Ven, permite mostrarte.”

Aunque el bastón se había cargado durante menos de un minuto, tenía suficiente maná para un hechizo simple. A través del circuito conectivo, todavía podía sentir y manipular mi maná almacenado. Le di forma al hechizo que deseaba.

Las gemas destellaron, y un chorro giratorio de vapor seseante salió del bastón; Salió por mi ventana abierta y se perdió en la distancia.

“Eso era maná de agua, fuego y aire,” señaló con cierta curiosidad.

“Con esto, puedo perfeccionar mis propios hechizos de la forma en que lo hacen en Dicathen,” dije, sin aliento por la emoción y el rubor de la victoria. “Dándoles la forma que yo quiera, sin depender solo de mis runas. Y” —mi sonrisa se amplió— “puedo utilizar los cuatro elementos estándar.”

Tal vez fue mi imaginación, pero algo oscuro pasó por el rostro de Cecilia por un instante. Luego, ella estaba sonriendo conmigo, sus manos sobre las mías alrededor del bastón. “Esto es realmente increíble, Nico. Pero…” —Vaciló, y algo caliente y retorcido se retorció en mi estómago. “¿Es ahora realmente el mejor momento para experimentar? Vamos a la guerra. ¿Qué si…?” Sus palabras se apagaron y se mordió el labio.

“¿Qué?” Pregunté, el hielo ahora se filtraba de la cosa caliente que se deslizaba por mis entrañas. ¿No ves que hice esto por ti?

“Tu núcleo aún se está recuperando,” dijo finalmente. “No quiero que te lastimes por esforzarte demasiado. ¿Qué pasa si el bastón falla? ¿Qué pasa si esto te duele de alguna manera, o.… o no funciona como esperas?”

“¿No tienes ninguna fe en mí?” Pregunté, mi voz saliendo fina y dolorosamente quejumbrosa.

Sus dedos se cerraron con fuerza alrededor de mis manos. “Nico, ahora no es el momento para esto” dijo con firmeza. “Tú me trajiste aquí, ahora déjame hacer mi parte para poder llevarnos a casa. ¿De acuerdo?”

Esto está mal, quería decir. Estaba equivocado…

“Sí, está bien,” dije en su lugar. “Estoy listo para ir.”

Me miró por lo que se sintió como mucho tiempo, luego la sombra de una sonrisa rompió la tensión. “Sin embargo, probablemente deberías ponerte algo de ropa primero.”

Después de vestirme rápidamente con túnicas de batalla oscuras, fui arrastrado a través de Taegrin Caelum sin realmente registrar a dónde íbamos. Mi entusiasmo se había convertido en melancolía, y me encontré a la deriva dentro de una niebla lúgubre.

Un portal estaba listo para nosotros. Cecilia intercambió palabras con un puñado de funcionarios y magos de alto rango, pero no me di cuenta de nada. Luego ellos estaban activando el Portal de Salto Temporal, y revoloteamos por medio continente en un instante.

Parpadeé varias veces cuando aparecimos bajo el brillante sol de la mañana, que no estaba oculto por las montañas de Sehz-Clar. Tomó un momento para que nuestro entorno se enfocara.

La plataforma de recepción estaba en el corazón de un extenso jardín. Grandes arbustos, árboles pequeños y docenas de distintos tipos de flores nos rodeaban. El aire estaba cargado de la sal marina. Fue una extraña transición desde las oscuras profundidades de Taegrin Caelum. Esperaba un campamento de guerra, soldados surgiendo por las calles, artefactos destructivos alineados hacia los enormes escudos conjurados por Seris.

Cuando mis ojos se acostumbraron, vi los escudos en la distancia. “Wow. ¿Pero cómo? ¿Cómo podría envolver un dominio completo — o incluso la mitad de uno — en tal cosa?”

Cecilia bajó de la plataforma elevada en la que habíamos aparecido y comenzó a correr hacia la salida del jardín. Por encima del hombro, dijo: “Agrona solo tiene teorías en este momento. Confío en ti para descubrir la fuente de este poder.”

La melancolía que había sentido momentos antes se desvaneció cuando mi mente se puso a trabajar considerando las implicaciones de la creación de Seris. Pero simplemente no tenía sentido. Incluso con una montaña de cristales de maná, no era posible almacenar suficiente energía para mantener una conjuración tan colosal. E incluso entonces, cargar los cristales requeriría más maná del que posiblemente podría mantener, sin importar cuántos magos tuviera trabajando en conjunto.

Los engranajes continuaron girando mientras Cecilia nos conducía hacia el escudo.

A medida que nos acercábamos, se hizo más claro que la barrera había partido limpiamente la ciudad en dos. Detrás de la burbuja transparente de maná, los acantilados empinados se elevaban varios cientos de pies en el aire. Los soldados y los magos estaban ocupados trabajando en ese lado, pero las calles estaban extrañamente vacías y tranquilas fuera de los escudos.

“¿Dónde están nuestros soldados?” Le pregunté a Cecilia.

Ella no me miró mientras respondía. “a las afueras Rosaere de aún se están reuniendo, y todos los civiles que viven dentro de una milla de la barrera ya han sido evacuados.”

“¿Qué estás buscando?”

Sus ojos turquesa saltaban rápidamente a través de la superficie del escudo, como alguien leyendo un pergamino. “Las costuras que unen este hechizo.”

Como de la nada, una ráfaga de viento me agarró y me levantó del suelo. Cecilia voló delante de mí, siguiendo el arco curvo de la barrera.

Los del otro lado se habían dado cuenta. Gritos indescifrables resonaron desde una docena de fuentes diferentes, y los que estaban más cerca del escudo comenzaron a retroceder.

Se me revolvió el estómago y me preocupaba que pudiera enfermarme de nuevo. Aunque había sido capaz de volar por mí mismo antes de que Grey destruyera mi núcleo, no era lo mismo que ser transportado como un bebé con la magia de otra persona. No puedo decir que lo disfruté en lo más mínimo, incluso con Cecilia, pero guardé silencio y dejé que examinara la barrera.

Después de un puñado de minutos en silencio estacionario, sentí una firma de maná familiar acercándose desde el otro lado del escudo.

Una figura solitaria voló desde lo alto de los acantilados, moviéndose rápido. En un momento, estaba frente a nosotros, flotando justo al otro lado.

Seris.

“Ah. El Legado. Estaba empezando a preguntarme por qué estaba tardando tanto,” dijo, su voz solo ligeramente amortiguada por el maná entre nosotros.

“¿El Soberano Orlaeth sigue vivo?” Cecilia preguntó en respuesta, su comportamiento completamente tranquilo.

Me encontré mirando las finas facciones élficas que ella habitaba y preguntándome de dónde provenía esta serenidad. Estábamos muy lejos de las salas de entrenamiento de Taegrin Caelum, y ella no había sido probada en gran medida. Enfrentarse a Seris no se parecía a nada que Cecilia hubiera hecho en sus breves vidas.

Entonces, ¿por qué no tenía miedo?

Seris nos mostró una sonrisa irónica cuando dijo: “En realidad, él está con nosotros en este mismo momento. De hecho, está en todas partes, todavía protegiendo a Sehz-Clar como siempre lo ha hecho.”

Skydark: Esa es mi Series .. de él proviene todo ese mana jajajaja

“No estoy interesada en tus juegos de palabras,” dijo Cecilia, y sentí que el maná a nuestro alrededor temblaba. “Deshaz estos escudos. Ordena a tus hombres que se retiren y permite la entrada de mis fuerzas. Ven voluntariamente ante el Gran Soberano para enfrentar el juicio, y él promete un final rápido. Cuanto más prolongues esta farsa, más lo hará con tu muerte.”

Las palabras de Agrona, pensé, sintiéndolo detrás de cada sílaba. Sus palabras de su boca. Odio esto.

Skydark: ¿¿¿Controlara también el cuerpo de Cecil???

“Seguramente, hay otros mil mensajeros que Agrona podría haber enviado para amenazarme,” dijo Seris desapasionadamente. “No estás aquí sólo por esta desagradable conversación, ¿verdad? Porque no tengo ningún interés en participar en una batalla de ingenio cuando mi oponente llega tan mal armado.”

Mana surgió, una tempestad de fuerza aplastante y desgarradora del azul claro. Cecilia extendió la mano y arañó hacia abajo, y el maná que formaba el escudo se sacudió como las puertas de un castillo golpeadas por un ariete.

“Si tú no… lo deshaces… entonces yo lo haré,” gruñó Cecilia con los dientes apretados.

Volamos más cerca, y Cecilia presionó su mano contra la barrera. El aire se diluyó a nuestro alrededor, y luché por respirar. Me sentí impotente, sin control de mi propio cuerpo, y todo lo que podía hacer era mirar.

Nunca había sentido algo como en esta batalla.

El mundo mismo pareció flexionarse cuando Cecilia empujó el escudo. La burbuja se deformó, doblándose hacia adentro, hacia Seris.

Mi atención se centró en mi excolega.

Ella no se movió, no retrocedió ante el asalto de Cecilia. Sus ojos escarlatas rastrearon cada movimiento, cada fluctuación de maná, pero no fue cautela o miedo lo que vi en esa mirada. Seris estaba estudiando a Cecilia, asimilando y catalogando su uso de maná, su fuerza.

Fue entonces cuando supe que Cecilia no rompería el escudo, no así.

Pero ella no estaba retrocediendo. La presión aumentó y siguió aumentando a nuestro alrededor mientras extraía maná de todas partes excepto del escudo. Ella no podía controlar ese maná, eso estaba claro, pero no tenía idea de por qué.

“Cecilia,” la llamé, luego más fuerte, “¡Cecil!”

Pero ella no podía, o no quería, oírme. Extendí la mano, tratando de agarrarla, pero estaba demasiado lejos y yo estaba atrapado.

“¡Cecilia, detente!” grité de nuevo.

De repente estaba cayendo cuando la magia que me sostenía en el aire se retiró. Maldije mientras golpeaba el suelo; Rodando la culata del bastón, atado a mi espalda, me golpeó la cabeza.

Como lo tonto que era, casi había olvidado que eso estaba allí.

Lo saqué de su arnés y comencé a canalizar maná en el. No había tiempo para esperar a que se acumulara una carga, así que inmediatamente trabajé el maná en un hechizo de atributo aire, copiando lo que Cecilia había hecho para hacerme volar.

Funcionó. Suaves cojines de aire envolvieron mis extremidades y me levantaron del suelo, y volví a subir al lado de Cecilia.

Su asalto estaba decayendo. El sudor llovía por su rostro. La depresión que había hecho en el escudo estaba curándose, fortaleciéndose, empujándola hacia atrás.

Agarré su muñeca con mi mano libre.

Giró la cabeza y me miró como un monstruo salvaje, con los dientes al descubierto y los ojos en llamas. Me encogí hacia atrás, y algo dentro de ella se rompió. La tormenta de maná se desvaneció así. Su expresión se transformó en consternación mientras me miraba fijamente, con una mano sobre su boca.

“Nico, yo…”

Pero yo no la estaba mirando. Mi atención se centró en la sonrisa de complicidad que temblaba en los labios de Seris.

Volé cerca de Cecilia, murmurando: “Ahora no,” luego me interpuse entre ella y Seris. “No vinimos aquí para lanzar amenazas desde el otro lado de este muro que has conjurado,” dije tan firmemente como pude. “Muchos, muchos Alacryanos perderán la vida en una guerra entre Sehz-Clar y el resto de Alacrya, Seris. ¿Por qué? ¿Por qué llevar a esta gente a la muerte en una guerra que no puedes esperar ganar?”

“Esto no es una guerra, pequeño Nico, sino una revolución,” fue su rápida respuesta. “Y Agrona sabe lo suficientemente bien que ciertamente no es Sehz-Clar contra Alacrya, sino la gente contra los Soberanos.”

“¿Que gente?” Le respondí, señalando la ciudad vacía detrás de mí. “¿Qué rebelión? Este es el colmo de la estupidez.”

“Debes conocer todo sobre ello, ¿no?” ella respondió. “Toda tu existencia está formulada sobre la premisa, fundada en la estupidez. Ustedes dos — reencarnados — no tienen comprensión de cómo es realmente la vida en este mundo. Para ti, es un patio de recreo, un juego, un sueño del que te despertarás algún día.” Ella ya no estaba sonriendo. Había una dureza en sus rasgos que hizo que los vellos de mis brazos se erizaran. “Sé lo que te prometió, Nico. Pero también sé que él no puede hacerlo. Él no tiene ese tipo de poder.”

Sus palabras me atravesaron. Debería haberme preparado, debería haberlo sabido mejor, pero todo lo que Cecilia y yo estábamos haciendo era para que Agrona nos enviara de regreso a la Tierra, a una Tierra donde tuviéramos la oportunidad de tener una vida juntos — una vida real, como nosotros mismos, no como las formas que habíamos tomado al reencarnar en este mundo.

Pero siempre había temido que pudiera ser una mentira. Desde que se completó la reencarnación de Cecilia, había crecido una duda.

Agrona apenas había podido completar nuestras reencarnaciones en este mundo. ¿Qué me había hecho pensar que él podría tan casualmente implantarnos de nuevo en otro mundo?

A mi lado, la expresión de Cecilia vaciló, pero solo por un instante. “Mentirosa,” dijo ella, sin aliento. “Dirías cualquier cosa para salvar tu patético pellejo. No conoces a Agrona, no como yo lo conozco. Es más poderoso de lo que puedas imaginar, y yo también.” Ahora estaba resoplando, e incluso a mí me sorprendió la crueldad con la que se dirigió a Seris. “Te prometo, pequeña Guadaña, que derribaré esta barrera de una forma u otra, y luego”—una nube rodó sobre nosotros, arrojando su oscuridad sobre Cecilia— “Iré a por ti.”

Pagina Anterior
Pagina Siguiente