Capítulo 400 – TBATE – Elecciones ya hechas

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Punto de Vista de Arthur Leywin.

Los hechizos estallan en el aire en lluvias de azul, verde y dorado, dejando chispas y estallidos con un acompañamiento de vítores desde el suelo. La brisa traía el sonido de cientos de voces alegres y los olores de carne asada y pasteles dulces. Una niña pequeña, de no más de cinco o seis años, pasó corriendo junto a nosotros, con la cara roja y su sonrisa cada vez más amplia con cada paso. Justo detrás de ella, un hombre tuerto — una cicatriz reciente, sin duda de la guerra — se rió mientras la perseguía.

Una sonrisa tiró de mis labios cuando el aventurero Dicathiano levantó a la niña, provocando un chillido encantado de la niña. Él la colocó sobre sus hombros, donde ella continuó sonriendo y riéndose, inclinándose más y más hacia atrás para ver los fuegos artificiales mágicos que estallaban en una exhibición casi constante en lo alto de la ciudad.

“No había visto a gente tan feliz desde antes del primer ataque a Xyrus,” dijo Helen Shard desde donde estaba apoyada contra el costado del gazebo de mármol que albergaba la única puerta de teletransportación de Blackbend.

Skydark: Gazebo es una pequeña construcción en el cual en sus lados es todo abierto…como esa cosa que construyen en su jardín para servirse el té algo así…

Angela Rose estaba sentada en un trozo de hierba, Regis estaba tumbado en su regazo con la cabeza apoyada en su pecho. “Es como si se hubiera levantado un velo, ¿no?” dijo ella, rascando distraídamente a Regis debajo de su barbilla.

“Hermosa y sabia,” dijo Regis, dándole a Angela un rápido lamido en la mejilla. “¿Por qué no nos conocimos antes? Esto parece un crimen.”

Ella le recompensó con una risa melosa. “No sé acerca de esta bestia tuya, Arthur. ¿Estás seguro de que no eres tú quien hace la pantomima a través de tu invocación?” Ella levantó una ceja tímidamente hacia mí.

“Si fuera yo, no sería tan grosero,” dije, lanzando una mirada a mi compañero.

Jasmine había pasado la noche escuchando desde la calle de espaldas a nosotros — sin duda, su mirada perspicaz seguía a las muchas personas que se movían por las calles a nuestro alrededor. Distraídamente haciendo rodar una daga entre sus dedos, se dio la vuelta. “Esto no es exactamente un favor que nos has hecho, sabes.”

Me encogí de hombros. “Lo sé. Pero confío en los Cuernos Gemelos para mantener el control de la ciudad sin intentar forjar algún tipo de ciudad-estado controlada por el Gremio de Aventureros. Además, no será por mucho tiempo y si las cosas van bien, ni siquiera estarás aquí.”

Esto causó revuelo entre el grupo, la atención de todos rápidamente se volvió hacia mí. Durden, que apenas había dicho una palabra desde que llegó a Blackbend, habló de repente. “¿Qué quieres decir?”

“Tenía la esperanza,” comencé, mirando de Jasmine a Helen, “que Jasmine pudiera venir conmigo a Xyrus.”

La expresión de Jasmine no dio indicios de sorpresa, sino que cambió a algo pensativo. Aun así, ella no dijo nada.

Helen, por otro lado, frunció el ceño profundamente mientras se apartaba del pilar en el que se apoyaba. “¿Con qué propósito? No puedo imaginar incluso teniendo a todos los Cuernos Gemelos, o incluso todas las fuerzas de Vildorial. Para este asunto, no habría marcado una diferencia en el resultado aquí en Blackbend. Perdóname por decirlo, Arthur, pero considerando el tipo de batallas que es probable que tengas… ¿Estás seguro de que quieres a alguien que te importe a tu lado?”

Por supuesto, Helen tenía razón. No lo quería, realmente no lo quería. Si hubiera podido hacerlo a mi manera, habría metido a todos los que me importaban en un agujero en algún lugar profundo de las Relictombs para mantenerlos a salvo. Pero también necesitaba a alguien a mi lado que pudiera decirme cuándo estaba equivocado — que pudiera ponerme a tierra mientras mi propio puesto continuaba aumentando. Quizás si hubiera sabido esto antes, en mi vida pasada, no me hubiera involucrado en una guerra que costó millones de vidas como retribución por el asesinato de la Directora Wilbeck.

Pero no dije nada de eso. “La mantendré a salvo,” le dije a Helen. Luego, a Jasmine, agregué: “Si estás dispuesta, claro está.”

Jasmine levantó la barbilla y sus ojos rojos captaron el reflejo de un estallido distante de fragmentos de hielo. “Por supuesto.”

Helen miró entre nosotros, sus dedos jugueteando con la cuerda de su arco, luego dejó escapar un suspiro y asintió. “Bien, pero te juro”—pasó su brazo por encima de mi cuello y trató de hacerme una llave en la cabeza—“que si veo que le falta un cabello en la cabeza—”

Sin esfuerzo, la levanté, acunándola en mis brazos y haciéndola chillar de sorpresa. “Sabes que el cabello se cae de forma natural, ¿verdad?”

Su mano golpeó mi hombro. “¡Bájame, niño tonto!”

Riendo, la puse de nuevo sobre sus pies, manteniendo mis manos sobre sus hombros y manteniendo el contacto visual. “Entiendo tu preocupación. Esta es una guerra, y ninguno de nosotros está realmente a salvo, ni siquiera yo, pero prometo que la mantendré lo más segura posible.”

Helen resopló, intentando y fallando en ocultar una sonrisa disgustada.

‘Bueno, tú diviértete, creo que me quedaré aquí con Angela Rose y su—’

Ni hablar, respondí. Vamos. Es hora de irnos.

Mientras Regis terminaba de ser un completo idiota y se avergonzaba frente a Angela Rose, entré en el gazebo de piedra y comencé a calibrar la puerta de teletransportación a la ciudad voladora de Xyrus. Jasmine me siguió sin decir una palabra.

Cuando el portal cobró vida dentro del marco, me paré frente a este, pero me di la vuelta para mirar a Helen, Durden y Angela Rose antes de pasar.

Regis entró en mi cuerpo. Angela Rose se despidió alegremente. Durden se rascó el muñón de su brazo, su mirada se posó en algún lugar a mi derecha.

“Buena suerte, General Arthur,” dijo Helen, sus nudillos golpeando contra el pilar de piedra tallada. “Estaremos esperando noticias de su éxito.”

Asentí a Helen y miré a Jasmine para despedirme antes de pasar.

El mundo se volvió borroso a mi alrededor, y tuve un breve momento mientras me desvinculaba del tiempo y la realidad física para considerar el siguiente paso.

Solo había pasado horas en Blackbend, total. El éxito requería un ritmo febril de mi parte y Xyrus era aún más importante que Blackbend.

Como la ciudad más próspera y defendible de Sapin, se había convertido en el hogar de muchos de los altas sangres que se habían sentido atraídos por Dicathen — o al menos de aquellos que no habían dedicado sus recursos a construir fortalezas en Elenoir solo para verlos diezmados por Aldir.

También este era el hogar de muchos de los Dicathianos más ricos, especialmente de casas de traidores como los Wykes.

Mi temor era que me enfrentaba menos a una batalla y más a un período prolongado de sacar a los Alacryanos de la ciudad como garrapatas de la piel de un lobo. Y cuanto más tiempo pasaba en un lugar, más tiempo tenía la siguiente ciudad para prepararse. Ya le había dado a Agrona demasiado tiempo para reaccionar y contrarrestar mi victoria en Vildorial.

El mundo se detuvo cuando llegué a una fila de puertas de teletransportación idénticas.

Un escuadrón de soldados Alacryanos se cuadraron cerca. El resto de la calle estaba completamente vacía.

Jasmine apareció detrás de mí, su mano ya en sus cuchillas.

Un guardia de mediana edad con un marcado acento Truacian se adelantó. “Bienvenido a la Ciudad de Xyrus, General Arthur y.…”, él miró deliberadamente a Jasmine. Cuando ninguno de nosotros le respondió, frunció los labios y terminó— “huésped de honor.”

Consideré por un momento antes de responder. El hecho de que él sabía quién era yo y que claramente estaba preparado para mi llegada, pero que no me estaba atacando, significaba que alguien en la ciudad quería tener una conversación.

“Soy Idir de la Sangre Plainsrunner,” continuó, y esta vez capté el ligero temblor de su voz. “Mis hombres y yo os escoltaremos hacia el Juzgado para reuniros con los jefes de Xyrus. Con su permiso.”

¿Y si no les doy ese permiso? Casi pregunté, pero me contuve. “¿Y quienes serian esos?” Pregunté en su lugar.

“Los miembros de rango de las cinco Alta Sangre que tienen participación en esta ciudad son Augustine de la Alta Sangre Ramseyer, Leith de la Alta Sangre Rynhorn, Rhys de la Alta Sangre Arkwright, Walter de la Alta Sangre Kaenig y Adaenn de la Alta Sangre Umburter.” Debo haber dado alguna señal de reconocimiento por los nombres Ramseyer y Arkwright, porque el soldado agregó: “Sangre poderosa en ambos continentes, como sabe.”

“¿Y qué implicará esta reunión?” Yo pregunté.

El soldado, Idir, hizo una humilde reverencia. “Solo soy un mensajero. Sé que ha venido de una batalla y está cansado, pero puedo asegurarle que ningún Alacryano en esta ciudad desea cruzar espadas con el hombre que mató a la Guadaña Cadell Vritra.”

No dudé de sus palabras, pero no me tranquilizaron exactamente. El hecho de que un soldado no quisiera pelear no significaba que se negaría cuando se le diera la orden.

“Bien,” dije al fin. “Dirige el camino, Idir.”

Aunque las calles estaban en su mayoría vacías, las caras se presionaban contra las ventanas de los muchos edificios por los que pasamos. De las pocas personas que permanecieron en las calles, todas parecían ser gente de la clase trabajadora Dicathiana. Algunos incluso gritaron interrogativamente, pero nuestra escolta les advirtió que se alejaran. No fue hasta que un hombre con una túnica incolora y manchada de sudor gritó “¡Lanza Arthur!” que yo intervine.

Una mujer corpulenta con túnicas blindadas blandió su bastón hacia el hombre, pero lo agarré. Todos se congelaron.

Jasmine, ya tensa, tenía sus dagas medio desenvainadas en un abrir y cerrar de ojos, pero le hice un gesto para que se retirara. “No dejaré que intimiden a los Dicathianos en mi presencia,” dije, dirigiéndome a los soldados Alacryano, luego solté el bastón de la mujer.

El hombre era de mediana edad y tenía el cabello largo hasta los hombros que estaba cayendo por sus sienes. Pasó un momento antes de que lo reconociera. “¿Jameson?” pregunté, ciertamente él era uno de los hombres que trabajaban en la Casa de Subasta Helstea para Vincent.

Él asintió emocionado, retorciéndose la parte delantera de su túnica. Seguía abriendo la boca para hablar, pero se detenía cada vez bajo las miradas hostiles de los Alacryanos.

“Te sugiero que regreses a la mansión, Jameson,” le dije con firmeza, pero con amabilidad. También abrí los ojos un poco, una comunicación no verbal que significaba más de lo que decía.

Me dio una mirada inexpresiva y sorprendida, pero no se movió.

“Jasmine, ¿tal vez deberías ir con él?” Hice una pausa para enfatizar, luego agregué: “¿Para asegurarme de que llegué a casa a salvo?”

“Pero Arthur—“

“Por favor. Asegúrate de que todo esté bien, luego ven a buscarme,” dije, interrumpiéndola.

Jasmine asintió, comprendiendo claramente. “Estaré ahí pronto.”

Luego, agarró a Jameson por el brazo, arrastrándolo sutilmente. El hombre finalmente pareció llegar a algún entendimiento, y se inclinó torpemente mientras medio retrocedía, medio era arrastrado, antes de girar y seguir rápidamente a Jasmine en dirección a la mansión de los Helstea.

Inquieto ante la idea de separarme de Jasmine, después de decirle que la protegería, busqué mi conexión con Regis, pero él ya había comenzado a moverse.

Como si mi propia sombra hubiera cobrado vida, saltó de mi espalda, aterrizando pesadamente, sus garras rasparon el suelo y sorprendieron a los soldados. No compartimos pensamientos mientras trotaba rápidamente tras ellos, ya que ambos entendíamos lo que había que hacer.

Jameson dio un grito de sorpresa cuando Regis cayó a su lado, pero Jasmine se apresuró a consolar al hombre.

Después de verlos alejarse, lancé una mirada fría en dirección a Idir. Se aclaró la garganta, giró sobre sus talones y reanudó la marcha.

Aunque hubiera preferido tener a Jasmine y Regis a mi lado, necesitaba el mensaje para llegar a los Helsteas de que estaba en la ciudad. Según Jasmine, ellos habían estado ayudando a los ciudadanos seleccionados a salir de la ciudad desde que comenzó la ocupación de Alacryan. Eso significaba que tenían contactos, una red, gente que debería saber que las cosas estaban a punto de cambiar.

No fue una caminata larga desde las puertas de teletransportación hasta el Juzgado. Me sorprendió un poco encontrar la plaza en pedrada/adoquinada frente al edificio — un patio adornado completo con jardines bien cuidados, árboles frutales y varias estatuas de magos famosos a lo largo de la historia de Xyrus — completamente vacía. Esperaba una demostración de fuerza, al menos. Cien grupos de batalla habrían llenado el espacio muy bien y le habrían dado un aire apropiadamente militarista.

“La mayoría de nuestros soldados dentro de la ciudad han retrocedido,” dijo Idir con rigidez, respondiendo a mi pregunta no formulada. “Lady Augustine no quería darte una impresión equivocada.”

Cruzamos rápidamente el patio, pero los soldados se detuvieron al pie de los escalones de mármol. Delante y por encima de nosotros, las líneas blancas y grises del enorme edificio que era el Juzgado parecían dominar el horizonte de la ciudad.

Cinco Alacryanos impecablemente vestidos caminaron en una línea majestuosa desde debajo del imponente arco que se abría al Juzgado más allá, cada uno rezumaba autoridad de alta sangre y acicalado con cada paso.

Una mujer sorprendentemente joven con piel marrón rojiza y rizos negros estrechos estaba medio paso por delante de los demás. “Ascender Grey. O… Arthur Leywin, ¿verdad?” Batió sus gruesas pestañas hacia mí inocentemente. “Un placer conocerte. Mi abuelo descubrió que eras un problema tan interesante y complejo como profesor. Me interesa entender mejor por qué.”

Mientras hablaba, sus palabras nítidas y agudamente enunciadas, el parecido familiar se hizo claro. “Entonces, ¿eres Augustine de la Alta Sangre Ramseyer? ¿La hermana de Valen?”

“Prima,” dijo ella con un leve encogimiento de hombros. “Aunque fuimos criadas más como hermanas. Soy una graduada de la Academia Central — un hecho que ahora considero una gran vergüenza, ya que mi tiempo allí terminó antes de que comenzara su corta permanencia como profesor. Al ver su actuación en el Victoriad, estoy segura de que su clase fue muy interesante.”

“Parece que sabes un poco sobre mí, Lady Ramseyer, así que estoy seguro de que también sabes de por qué estoy aquí,” dije, escaneando deliberadamente a los cinco altas sangre.

Ella levantó una mano delicada. “Por favor, ¿planeas hablar de negocios aquí en la entrada, como si fuéramos traficantes de accolades turbios?” Sus delgadas cejas se levantaron y había un brillo en sus ojos oscuros. “Retirémonos hacia alojamientos más cómodos, para que podamos discutir tu propósito en Xyrus como personas civilizadas.”

Los otros cuatro altas sangre abrieron el camino, mientras que Augustine se hizo a un lado y me hizo un gesto para que lo siguiera. Me tomé un momento para escanear el patio y lo que podía ver del edificio del Juzgado. El escuadrón de guardias encabezado por Idir esperaba en la base de los amplios escalones, pero no había nada más — nadie más — a la vista.

Cuando pasé junto a ella, Augustine extendió la mano y deslizó su brazo a través del mío. Era una cabeza más baja que yo, con brazos delgados que parecían frágiles palos comparados con los míos, pero había una gracia líquida y una confianza permanente en sus movimientos que no revelaban miedo hacia mí.

Mientras caminábamos tomados del brazo por los grandes salones, encontré que mis pensamientos regresaban a la Academia Central. No había tenido mucho tiempo para considerar el caos que había dejado a mi paso. Esos niños, en los que había tenido el mayor impacto — Valen, Enola, Seth, Mayla…

¿Hice más daño que bien al hacer que confiaran en mí solo para romper esa confianza y desaparecer? Me preguntaba.

Quién sabe qué tipo de propaganda habían difundido Agrona y sus secuaces después del Victoriad.

“Los niños de mi clase,” comencé, luego dudé, sin saber exactamente qué quería preguntar — o si tenía derecho a preguntar dada nuestra situación.

“No se les culpó, y se les dieron amplias oportunidades y recursos para recuperarse del impacto,” confirmó Augustine. “Mi abuelo puede ser un hombre duro, pero está dedicado a su academia y a sus estudiantes.”

Eso, al menos, fue un alivio. Sabía que Alaric no tendría tal protección, pero confiaba en que el viejo borracho pudiera cuidar de sí mismo.

Al darme cuenta de que estaba dejando que el sentimentalismo arrastrara mi atención hacia abajo, comencé a dibujar del mismo pozo de impasibilidad que me había ayudado a sobrevivir en Alacrya.

Augustine me guio a través de varios pasillos cortos antes de llegar a un gran salón. Como el resto del Juzgado, el piso era de granito pulido, mientras que las paredes talladas eran todas de mármol blanco brillante. Las ventanas arqueadas bañaban el salón de luz, lo que lo hacía aún más brillante. Docenas de elegantes sillas y sofás estaban cuidadosamente dispuestos en la habitación, divididos con cien tipos diferentes de plantas en macetas. Una pared estaba dominada por un enorme bar de mármol, detrás de la cual habían estantes y estantes con botellas.

En el centro del salón, me di cuenta de que se había movido una mesa y se habían reorganizado varios asientos para dejar espacio para una pequeña mesa redonda con un tablero de Sovereigns Quarrel en la parte superior. Habían colocado dos sillas de respaldo alto con cojines de terciopelo en lados opuestos de la mesa.

Los cuatro altas sangre silenciosos se hicieron a un lado y Augustine me condujo a la mesa. Saqué una silla y se la ofrecí. Ocultó bien su sorpresa, sonriendo e inclinando la cabeza en señal de agradecimiento mientras tomaba asiento. Empujé la silla ligeramente hacia adentro y luego me senté.

“¿Estás familiarizado?” preguntó ella, su dedo índice trazando un delantero tallado ornamentado.

“He jugado,” respondí, examinando el tablero. Las piezas estaban exquisitamente talladas, cada caster, shield y striker eran únicos. Sus piezas estaban hechas de piedra de color rojo sangre, mientras que las mías eran de mármol gris y negro. “Aunque no estoy aquí para jugar, Augustine. Lo sabes.”

Skydark: Aclarándoles el tablero Severing Quarrel me imagino que debe ser algo en ese ámbito a un tablero de ajedrez y las piezas un caster (Conjurador), shield (escudo) y striker (atacante) como las piezas de un juego de ajedrez tal, así como el alfil la torre la reina….

Su sonrisa se amplió, pero estaba concentrada en el tablero de juego y no me miró a los ojos. “La Ciudad Blackbend cayó sobre ti en… ¿cuánto? ¿Veinte minutos?” Mientras miraba las piezas, sus dedos acariciaban el contorno de sus labios. “Claramente, la fuerza de tus brazos es un pobre contador de tu poder, Arthur — ¿puedo llamarte Arthur?” preguntó, interrumpiéndose mientras me miraba en busca de confirmación.

Asentí y ella continuó. “Pero Xyrus es una bestia diferente. Cientos de Alacryanos han hecho de la ciudad su hogar, y hay cinco soldados apostados aquí por cada civil. Muchos Dicathianos ya han jurado lealtad al Gran Soberano. ¿Piensas ir calle por calle, casa por casa, pateando puertas y arrastrando familias — niños, sirvientes — indiscriminadamente?”

Recogiendo un striker, lo movió en una línea profunda hacia mi extremo del campo. Un movimiento agresivo.

“Por lo general, los soldados se rinden después de que he destruido su liderazgo,” dije de manera uniforme, maniobrando un caster para contrarrestar su striker.

Se mordió el labio y luego movió uno de sus propios caster para apoyar al striker. “Qué valentía, Arthur. Pensé que querías tener una discusión. ¿Esperas que trate contigo cuando sigues sosteniendo una espada en mi cuello?”

Me encogí de hombros, reposicionando descuidadamente un shield. “No vine a negociar. Vine a retomar la ciudad. Sin sangre es mejor, pero estoy preparado para hacer lo que sea necesario, como en Blackbend.”

“¿Qué es lo que quieres entonces?” Sus dedos tamborilearon sobre la mesa de madera dura. “¿Quieres que nosotros” — señaló a los demás —“tomemos a nuestra gente y regresemos a casa? ¿Así  de simple?”

“Bastante simple. Y puedes llevar contigo a cualquiera que haya doblado la rodilla ante Agrona.”

Se apartó del juego mientras me examinaba cuidadosamente. “Antes de continuar, tengo una confesión que hacer. Por favor, detén tu mano y escucha.” Augustine compartió una mirada con uno de los otros, quien le dio un fuerte asentimiento. “Todos los soldados Alacryanos a nuestra disposición ya han sido desplegados ​​por toda la ciudad. Sus órdenes son simples: si algún daño me ocurre a mí o a mis compatriotas, comenzarán a masacrar a la gente de Xyrus.” Volvió a levantar la mano y su rostro se suavizó. “No me malinterpretes, no soy un monstruo. Fui puesta a cargo de la expansión de nuestra sangre en su continente específicamente porque estaba ansiosa por trabajar junto a la gente de Dicathen, para aprender de ellos y guiarlos al servicio de Agrona.

“Pero,” continuó, y por un solo instante su compostura se quebró, y vi un verdadero miedo brillar en sus finas facciones, “tal como dijiste, haré lo que se necesite hacer. Porque, por el honor de mi sangre, no puedo simplemente darte esta ciudad.”

Miré el tablero de juego, sin ofrecerle ninguna reacción externa a sus amenazas. En cambio, solo dije: “Creo que aún es tu turno, Augustine.”

Mordiéndose el labio, deslizó el striker a través del hueco recién formado en mi línea. “Sé que no tienes miedo por ti mismo,” continuó Augustine, más alto y más confiada, “pero no eres insensible con la vida de los demás. Incluso en Alacrya, rodeado en todo momento por enemigos, te esforzaste para asegurarte de que los estudiantes bajo tu cuidado estuvieran bien atendidos, estudiantes como Seth de la Alta Sangre Milview y Mayla de la Sangre Fairweather en particular.”

“Ríndete y la gente de esta ciudad se salvará,” añadió uno de los otros alta sangre, con su melosa voz de barítono rebosante de pomposa arrogancia.

Fingiendo un bostezo ahogado, retiré mi caster delantero para bloquear su striker de mi centinela. “Tengo la sensación de que no le estás prestando toda tu atención al juego.”

Apretó la mandíbula con fuerza mientras lanzaba a los otros alta sangre una mirada insegura. Walter de la Alta Sangre Kaenig asintió y ella se apartó ligeramente de la mesa.

Varias cosas sucedieron en el mismo instante: el aire en toda la habitación se onduló violentamente, y de repente el salón se llenó de caballeros armados y con armaduras; varios escudos superpuestos de maná translúcido aparecieron entre Augustine y yo; y, en algún lugar en la distancia, los cuernos comenzaron a sonar.

Escuché el silbido de un polearm balanceándose, me estiré y lo agarré del eje, luego torcí mi muñeca para que la madera se hiciera añicos. Mi atacante llevaba el símbolo de la casa Wykes en su coraza. Reconocí los símbolos de varias casas nobles entre la multitud de soldados: Wykes, Clarell, Ravenpoor, Dreyl y, lo más sorprendente de todo, Flamesworth.

Para entonces, Augustine había pateado a un lado su silla y se había retirado entre la multitud de soldados Dicathianos. Los otros alta sangres estaban ocupados escabulléndose de la habitación como roedores que huyen de un granero en llamas.

Me quedé en mi asiento. Nadie más atacó de inmediato, así que volví a examinar el tablero de juego.

“¡Estos hombres, estos hombres nacidos en Dicathian, están dispuestos a luchar para evitar que las cosas vuelvan a ser como eran!” Agustín gritó por encima del repentino ruido de cien hombres con armadura chocando entre sí. “¿Eso no te da ninguna pausa? O ¿Ees tan obstinado que asesinarías incluso a tu propia gente para asegurarte de que el mundo sea como crees que debería ser?”

Había un salvajismo en los ojos oscuros de la joven que me recordó a una pantera  sombra acorralada.

Me tomé un segundo para mirarla cara a cara, viendo en ellos una certeza estoica que me sorprendió. La mera visión de mí evocaba un terror abyecto en los hombres de Alacrya, pero estos caballeros de las casas nobles de Xyrus parecían tan seguros de sí mismos. Al igual que los pequeños hombres tallados en el tablero, simplemente iban a donde les decían, ajenos a las ramificaciones de sus acciones o de sus propias vidas.

“Crees que me has superado en maniobras,” dije, presionando con mi dedo índice la cabeza de la pieza striker que ahora estaba detrás de la línea de mis shields, peligrosamente cerca de mi centinela. “Has aislado una debilidad y la has explotado. Me deja sin más acciones que tomar.” Recogiendo mi centinela, lo moví al lado del striker contrario. “Pero yo no pierdo, Augustine.”

Dejé que mi mirada cayera pesadamente sobre todos los que estaban más cerca de mí. “Así que, golpéame.”

Ni siquiera un suspiro interrumpió el silencio que siguió.

Luego, la orden partió el silencio, resonando en las paredes de mármol. “¡Ataquen!”

Un caballero de Dreyl se abalanzó hacia delante y empujo su espada hacia mi costado. Una punta de hielo voló hacia mí desde detrás de Augustine, lanzada por un hombre con los colores de Clarell. Luego vino otro ataque y otro, y pronto estuve en el centro de una andanada de golpes, algunos mágicos, otros con espada o hacha o lanza.

Pero chocaron contra la armadura reliquia, que se desplegó sobre mi carne en un instante. Me puse de pie, absorbiendo la peor parte del asalto sin contraatacar. Pasaron cinco segundos, luego diez. A los veinte segundos, hubo una pausa en el asalto cuando la realidad de la situación comenzó a caer sobre los caballeros.

En ese momento de vacilación, caí sobre ellos como una pantera plateada entre ardillas de rapiña.

Tirando la espada de la mano del caballero de Dreyl, la clavé en el pecho de otro hombre, lo tomé por el cuello y lo lancé contra la lanza que se aproximaba de un caballero de Flamesworth. Activando Realmheart con un parpadeo de éter, desvié una bola de metal fundido y la envié a la cara de un soldado de Clarell al mismo tiempo que conjuraba una espada de éter y la giraba en un amplio arco, acabando con varios hombres más.

Mientras los caballeros habían estado cargando hacia adelante, Augustine había estado retrocediendo, deslizándose a través de la pared de Dicathianos hasta que estuvo en la puerta del salón. No huyó más lejos, no corrió por su vida ni intentó desaparecer en las calles. En su lugar, se puso de pie y observó. En trance o petrificada, no sabría decirlo.

Dirigiendo el éter hacia mi puño para formar una explosión concentrada, me voltee hacia un grupo de conjuradores que llevaban el escudo de la Casa de Wykes. “Por favor, general Arthur,” suplicó uno de ellos, “serví con usted en…”

La súplica se cortó, tragada por el rugido del fuego de la forja del éter que hizo estallar a los conjuradores en pedazos.

Con la eficiencia de un leñador partiendo la leña del día, atravesé a los soldados restantes. Docenas y docenas de ellos cayeron en montones ensangrentados y rotos sobre el suelo de granito, su sangre se acumuló hasta que el gris se desvaneció bajo una mojada alfombra roja.

La pelea apenas duró un minuto antes de que el último de ellos cayera.

Me limpié la sangre de la cara y me volteé hacia Augustine. Para su beneficio, ella no corrió. Cuando comencé a caminar hacia su dirección, ella me vio acercársele, ella era como alguien que ha aceptado la muerte.

La habitación volvió a quedar en silencio. Y ahora que lo estaba, podía escuchar los sonidos de gritos y hechizos en la distancia.

“Ordena a tus soldados que retrocedan,” dije, mi voz era un vacío apático. “No se dañará a más Dicathianos. Todos los Alacryanos deben reunirse y prepararse para reubicarse. Si esto no se hace ahora, no perdonaré a nadie.”

Sus ojos oscuros estaban desenfocados, mirando a través de mí hacia la distancia media donde los cadáveres de los caballeros Dicathianos cubrían el suelo.

“Lady Ramseyer,” le espeté, y ella dio un brinco y se tambaleó hacia atrás, con el horror reflejado en su rostro.

Comenzó a retroceder torpemente hacia atrás, su mirada incrédula se clavó en mí. Detrás de ella, vi las túnicas silbantes de los otros alta sangre desaparecer en una esquina.

“No me pruebes más.”

Asintiendo frenéticamente, comenzó a correr. Luego quede solo.

Cerré los ojos, los párpados repentinamente pesadamente pesados. Estaba cansado. Muy cansado. No era la debilidad del cuerpo o de mi núcleo lo que me pesaba, sino un cansancio del espíritu.

Solté mi conexión con la armadura reliquia, y las escamas negras que me envolvían cayeron a la nada. Me obligué a abrir los ojos y me di cuenta de la carnicería que había provocado.

El acero brillante estaba apagado con manchas de color marrón rojizo de sangre que se oxidaba rápidamente. Los apéndices cercenados yacían como islas espantosas en medio del mar escarlata. Los coloridos emblemas de las casas nobles de Xyrus no se distinguían bajo las manchas.

Tantos de los nuestros habían estado listos para darle la bienvenida a Agrona incluso antes de que la guerra comenzara a volverse en nuestra contra, no debería haberme sorprendido que, con Alacrya firmemente en control, algunas personas habían jurado completamente a su servicio. Solo el miedo llevaría a muchos a ese fin y la codicia a muchos más.

Aun así. Mientras miraba los cadáveres, sabía que estas muertes eran un peso que tendría que cargar.

No estaba seguro de cuánto tiempo había estado allí en silencio, sordo a todo menos a mi propia confusión interna, cuando el sonido de pasos apresurados me sacó de mis propias emociones.

Jasmine entró en la habitación, pisó sangre y se detuvo en seco. Sus ojos se abrieron como platos y luego se centraron en mí. Ella debe haber visto algo en mi apariencia que delató lo que estaba sintiendo, porque su exterior normalmente duro se suavizó.

Me di cuenta de que Regis no estaba con ella y me contacté con él. Podía sentirlo afuera, ayudando a disolver la pelea.

“¿Estás bien?” Jasmine preguntó después de un momento.

“Yo…” Cuando mi voz sonó cruda, contuve mis palabras, dudando en parecer débil frente a ella. Tonto, me reprendí a mí mismo, recordando por qué le había pedido que viniera conmigo en primer lugar. “He trabajado muy duro para evitar que esta guerra se convierta en una masacre,” continué después de un momento, “pero estos hombres…”

Me detuve de nuevo, pasando mi mano por la habitación en un gesto inútil. “No les di una oportunidad,” finalmente terminé.

Jasmine empujó un cuerpo con la punta del pie para que el peto quedara hacia arriba. Quedaban muy pocos rasgos identificativos del caballero, cuyo rostro había sido tallado con un hacha, pero en su coraza estaba claro el símbolo de la Casa Flamesworth: una rosa estilizada, sus pétalos formados por llamas que se enroscaban suavemente. Su rostro permaneció inexpresivo.

“Ellos tuvieron sus oportunidades,” dijo rotundamente. “Muchos de ellos. Y ellos hicieron su elección cada vez.”

Se arrastró entre los cuerpos, cada paso dejando tras de sí una mancha vacía de granito en la sangre. “No me di cuenta de que mi padre había sido liberado de su celda bajo el Muro.”

Trodius Flamesworth había echado a su propia hija por preferir el maná del atributo aire que al fuego. Había planeado aislarse a sí mismo y a sus nobles amigos en el Muro para salvarse de la guerra. Y había traicionado la confianza de sus propios soldados cuando se negó a derribar el muro sobre el ejército de bestias de maná mutadas que los Alacryanos habían conjurado desde los Claros de las Bestias, un acto que resultó directamente en la muerte de mi propio padre.

Pero él no era un caso atípico de villanía dentro de una institución altruista. No, todos los líderes de cada una de estas casas nobles habían hecho cosas igual de egoístas, crueles y traicioneras, de eso estaba seguro.

“Durden todavía se culpa a sí mismo por la muerte de tu padre, ya sabes,” dijo Jasmine, aparentemente de la nada.

Sentí que me hundía y me apoyé contra el bar, empujando el cadáver de un caballero de la superficie pulida para dejar espacio. “No fue su culpa. Esa batalla… incluso los magos más fuertes podrían haber caído presa de esas bestias.”

“Tienes razón, no fue su culpa,” dijo Jasmine con firmeza, todavía caminando a través de la masacre. “Fue la de Trodius. Fue descuidado con la vida de los hombres que confiaron en él.” Se detuvo y señaló hacia abajo, a un torso al que le habían partido la mitad inferior. “Lord Dreyl fue descuidado con la vida de este hombre.” Empujó a un mago con túnicas de batalla empapadas de sangre con un dedo del pie. “Y Lord Ravenpoor con la de este hombre.” Se detuvo, con los pies a ambos lados de una cabeza cortada. “Y Trodius envió a esta mujer a su muerte también.”

Nuestros ojos se encontraron. Había fuego detrás del rojo de sus iris. “No te castigues por las acciones de otros, Arthur.”

Tuve que aclararme la garganta antes de hablar. “Esta guerra no terminará cuando el último Alacryano abandone estas costas. Tenemos demasiados enemigos que nacieron aquí y se llaman a sí mismos Dicathianos.”

Jasmine asintió, acercándose a mi lado. Se inclinó sobre el bar y sacó una botella, haciendo girar el líquido dorado dentro. Había algo distante y angustiado en su rostro, luego tiró la botella. “Incluso los continentes tienen que ejercitar sus demonios, supongo.”

Más pasos anunciaron la llegada de varias personas. La mano de Jasmine fue a sus dagas, pero pude sentir por mi conexión con Regis que la lucha había terminado. Augustine y sus cohortes habían retirado sus tropas, como yo había ordenado.

Presioné mis palmas con fuerza en mis ojos, hasta que un estático blancor jugó a través de mi visión. Luego, con un aliento tranquilizador, me moví rápidamente hacia la puerta, no queriendo tener más conversaciones en el salón convertido en matadero.

A pesar de esperar algunas reuniones, aún estaba sorprendido por las figuras que se acercaban, todas las cuales se detuvieron cuando me vieron.

Vincent Helstea se veía extraño con su armadura de cuero y su casco. Había envejecido desde la última vez que lo había visto, y agregó algo de peso alrededor del medio, y había un cansancio demacrado detrás de sus ojos una vez juguetones.

Junto a él, su hija, Lilia, era una mujer adulta, feroz y hermosa incluso cubierta de sangre. Estaba pálida y había lágrimas en las esquinas de sus ojos mientras me miraba en estado de shock.

Y detrás de ambos estaba Vanesy Glory, intacta por las batallas del exterior.

Mientras Vincent me miraba con una especie de perplejidad delirante, como si no estuviera muy seguro de si todo esto era un sueño o no, Lilia hervía a fuego lento con furiosa intensidad, sus ojos se movían rápidamente sobre las líneas de mi rostro, excepto cuando encontraría a los míos y los atraparía allí.

Detrás de ellos, Vanesy Glory se había detenido y estaba de pie en posición de atención con una mano detrás de la espalda, la otra en su espada, con la punta hacia abajo, descansando sobre el granito. Sus ojos brillantes brillaban y sus labios estaban apretados con tanta fuerza que se habían vuelto blancos.

“Art, muchacho, ¿eres realmente tú?” preguntó Vincent desde la puerta.

Traté de mostrarle una cálida sonrisa, pero se sentía más melancólica descansando en mi rostro. “Sorpresa.”

Lilia dejó escapar un suspiro quejumbroso, su cuerpo se tensó como la cuerda de un arco tirado, saltó hacia adelante y me rodeó con sus brazos. “Arthur… ¡Yo… Yo no puedo creer que estés vivo!”

Acepté el abrazo con gratitud. Presionó su cara contra mi pecho, su cuerpo temblaba con sollozos reprimidos. “¿Qué hay de Ellie? ¿Alice? No ha habido noticias de ellas durante tanto tiempo…”

“Bien,” dije consoladoramente, mi mano ensangrentada acariciando suavemente su cabello. “Ambas están bien, Lilia.”

Se libero y se secó los ojos, haciendo una mueca de vergüenza. “Demasiado para ser una líder estoica de la rebelión,” dijo con ironía. “Pero, supongo que eso es más cosa de la Comandante Glory, de todos modos.”

“Nunca te avergüences de tus emociones, querida,” dijo Vincent, adoptando automáticamente un tono paternal. “No puedes controlar como te sientes, y aquellos que te aman y respetan no te juzgarán por expresarte.”

Sonriendo, pasé junto a Vincent y le tendí la mano a Vanesy. Ella soltó la postura rígida que había estado manteniendo y tomó mi mano con firmeza. Cuando conocí a Vanesy Glory como profesora en la Academia Xyrus, había una exuberancia juvenil en todas sus acciones. Justo después de que comenzara la guerra, la encontré firme y seria en su papel, con gran parte de ese aire alegre moderado, pero en general sin cambios.

Ahora, ella había sido templada por años de conflicto. A diferencia de Vincent, la guerra no la había hecho envejecer físicamente; la misma Vanesy seguía parada frente a mí, con su cabello castaño recogido hacia atrás y atado, como siempre. Pero la sonrisa fácil se había ido, al igual que el estrabismo divertido que normalmente arrugaba las comisuras de sus ojos.

“Lamento que no haya más tiempo para una reunión adecuada”, dije, “pero la situación aquí está al filo de la espada. Necesito sacar a estos Alacryanos de Xyrus lo antes posible.”

Ella me apretó la mano, luego me soltó y dio un paso atrás. “Por supuesto, Arthur.” Ella vaciló. “Yo… todos pensaron que estabas muerto.” Miró al suelo, apretando la mandíbula.

“Bueno, no lo estoy,” dije a la ligera. “Te prometo que te contaré todo, pero por ahora, necesitamos ojos en toda la ciudad. ¿Puedes enviar patrullas? Necesitamos una presencia en la calle para asegurarnos de que los soldados de Alacryan no tengan un lapsus de juicio.”

Vanesy fruncía el ceño y solo se profundizó mientras yo hablaba. “No entiendo. ¿Por qué les permitimos …?”

No pude evitar el profundo suspiro que salió espontáneamente de mis labios. Ella dejó de hablar y su mandíbula comenzó a moverse de un lado a otro con agitación.

Esto es algo que necesito recordar, pensé. Mientras estaba en el otro continente aprendiendo vi a los Alacryanos como personas, los que están aquí en Dicathen solo fueron testigos de sus acciones más monstruosas. No puedo culpar a mis aliados por no estar ansiosos por simplemente despedirlos mientras sus opresores marchan hacia la libertad.

“Sé que muchos de estos Alacryanos han cometido crímenes que vale la pena castigar. La guerra es la guerra, y eso es bastante difícil de perdonar. No pretenderé saber todo lo que les han hecho a ustedes y a los tuyos desde el final de la guerra. Pero, por favor, justo ahora no es el momento de ejercitar la ira que hay dentro de ti.”

Sostuve su mirada por un largo momento. Sus guantes crujieron contra el mango de su espada. Luego se inclinó por la cintura y me hizo una reverencia superficial. “Por supuesto. General.”

Pagina Anterior
Pagina Siguiente