Capítulo 398 – TBATE – Descenso

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Punto de Vista de Arthur Leywin.

Apoyado en la base de un manzano chaparro y masticando los últimos frutos maduros, miré hacia los campos al sur de la Ciudad de Blackbend.

Anteriormente, en estas llanuras planas y colinas bajas y ondulantes habían brillado como el oro con interminables campos de trigo, pero estas grandes extensiones de tierras de cultivo habían sido aplastadas por la ciudad de tiendas de campaña que ahora rodeaba el extremo sur de Blackbend y los diez mil o más soldados estacionados allí. Los soldados vestidos de gris y negro se movían con pasos rígidos y cortos, vi muchas cabezas inclinadas en conversaciones y miradas furtivas. En más de una vez, los oficiales de alto rango se detuvieron para gritar a un grupo de chismosos mientras los mensajeros corrían con aire frenético.

Después de una breve excursión a las Relictombs para asegurarnos de que tanto Regis como yo estuviéramos a pleno rendimiento, seguimos la amplia franja de arena agitada que marcaba el paso del ejército de Alacryan a través del desierto y hacia las estribaciones que separaban a Sapin y Darv. Con el Portal de Salto Temporal que había recuperado de los Espectro hubiese sido un simple asunto teletransportarme a la distancia, pero necesitaba asegurarme de que la fuerza de Alacryan no se dividiera o se desviara a un destino diferente.

A pesar de su ventaja de varios días, los soldados que se habían retirado de Vildorial habían llegado recientemente. Desde mi punto de vista distante, con mis sentidos agudizados con éter para poder seguir con más claridad el bullicio de los muchos soldados, rastreé las idas y venidas del campamento de guerra durante un rato, contento con solo mirar mientras los Alacryans se guisaban en su propia incertidumbre.

Ya habían pasado un par de horas mientras Regis y yo esperábamos debajo del manzano. Desafortunadamente, no había señales de la retenedora y regente, Lyra Dreide, ni de las dos Guadañas. Ellas habrían sido un accesorio conveniente para el espectáculo.

Se sentía bien estar en el campo de nuevo, un enemigo enfrente de mí. El regreso a Dicathen se había definido por correr furtivamente a través de túneles subterráneos y vivir con miedo por mi familia y todos los Dicathianos bajo mi protección. Estaba cansado de merodear y esconderme. Esto era una guerra. Ya era hora de luchar contra eso.

Pero solo podía hacerlo ahora debido a las Lanzas. El daño a sus núcleos; Forzado en ellos el mismo ritual que los unió a sus respectivos reyes y reinas y los catapultó hacia el núcleo blanco, había sido curado. Varay, Bairon y Mica estaban, en este mismo momento, de vuelta a Vildorial, para meditar sobre los restos del maná en los cuernos de Vritra que yo había adquirido para volverme más fuerte por primera vez en mucho tiempo.

La próxima vez que las Lanzas se enfrentasen a las Guadañas, confiaba en que los resultados fueran muy diferentes.

Un cuerno sonó en el campo de batalla y los soldados comenzaron a reunirse.

¿Estas Listo?

Regis se liberó de mi cuerpo y se condensó en la forma de un lobo sombra adulto. “Oh, esto va a ser divertido.”

Juntos, comenzamos a movernos rápidamente desde la cima de la colina donde crecía el árbol solitario, hacia un pequeño valle que se abría a los campos pisoteados, y directamente hacia el campamento en expansión. Una vez a la vista de los guardias que miraban hacia el sur, redujimos la velocidad a una marcha constante. No tardaron en detectarnos.

Otro cuerno resonó, luego otro. Estos eran más salvajes y pensé con algo de diversión, que de alguna manera parecen asustados. Varios hombres saltaron sobre bestias de maná, lagartos anchos y de rápido movimiento; llamados por los skitters, los cuales se apresuraron a cortarme el paso.

Aun a treinta metros de distancia, uno de ellos dio un grito, y todos los lagartos amarillo arena patinaron hasta detenerse, sosteniéndose bien en su espalda.

Su líder, un hombre de poco más de veinte años con una fina barba rubia y una mirada oscura y firme, notó mi apariencia y palideció. Todos los otros soldados se voltearon en su dirección, y me di cuenta de que todos me reconocieron por los rumores, incluso si nunca me habían visto directamente. Los skitters, sintiendo la incomodidad de sus jinetes o tal vez nerviosos por la presencia de Regis, se asustaron y trataron de retroceder.

“Di-Diga su identidad” dijo el líder, con la voz ligeramente quebrada. Se aclaró la garganta y se sentó más alto. Sin esperar a que respondiera, inmediatamente preguntó: “¿Eres el traidor de Alacrya conocido como Grey? Si es así, debes saber que la regente Lyra de Alta Sangre Dreide nos ha dado la orden de matarte en cuanto te veamos.”

Lo miré directamente a los ojos y le dije: “Entonces ¿Qué estás esperando?”

Levantó la barbilla, con una mano en la brida de su skitter y la otra en la empuñadura de su espada. “¿Qué quieres de este lugar?”

“Eso es simple,” le dije, señalando más allá de él a la ciudad de tiendas de campaña. “Eso, váyanse. Ustedes, váyanse. Ahora.”

La mandíbula del chico se tensó bajo su barba rubia. Acreditándolo, no huyó de inmediato, aunque me di cuenta de que estaba pensando en ello. “Eres tan sólo un hombre. Hay varios miles de soldados a mi espalda. Seguro que tú no…”

Libere la reliquia de armadura. La vista de ella desplegándose sobre mi piel hizo que el soldado tirara con fuerza de las riendas, y su acción agito al skitter hacia un lado y casi lo tiró. “Si me han visto antes, saben que siempre ofrezco la oportunidad de bajar las armas y marcharse con vida. El Clan Vritra es mi enemigo, no la gente de Alacrya. Disuelvan este campamento y prepárese para dejar Sapin inmediatamente.”

Mantuvo el contacto visual durante un largo momento mientras su skitter aún se movía de lado a lado, ahora intentando activamente alejarse. Finalmente, lo dejó, y la bestia de maná giró y salió disparada hacia el campamento de guerra. El resto se apresuró a seguirlo.”

“¿Cansado de sonar como un disco rayado todavía?” Regis preguntó, dejando que su lengua colgara de un lado de su boca.

“Se vuelve más difícil ofrecer clemencia cada vez que rechazan esto,” admití, cruzando los brazos mientras observaba a los jinetes skitter alejarse a toda prisa. “Pero eso es lo correcto, Regis. Si pudiera chasquear los dedos y enviar a todos estos Alacryanos de regreso a su propio continente sin ningún tipo de violencia, lo haría. Pero…” Mi voz se hizo más firme cuando la manifestación de mi voluntad se endurecía. “Cualquiera que quiera convertirse en un peón de Vritra, ya sea que haya nacido en Alacrya o Dicathen — ha elegido su propio destino.”

Los exploradores habían llegado al campamento y les siguió un lío de actividad caótica. Gritos y discusiones resonaron por las colinas. Observé cómo los oficiales de mayor rango se enfrentaban con una creciente animosidad y la organización del campamento se disolvía rápidamente por falta de liderazgo. Pensé que los Alacryanos podrían colapsar en violencia, pero luego una voz retumbante ahogó a todos los demás.

Una mujer gigantesca con una pesada armadura de placas negras arrojó a un hombre al suelo y me apuntó con una gran espada en llamas, y los Alacryanos comenzaron a formar filas. Mientras que algunos grupos de soldados rompieron filas y huyeron hacia el norte, la mayoría se apresuró a formar filas bien ordenadas de grupos de batalla en la dirección a la mujer. Los escudos se encendieron, las armas potenciadas y las armaduras cobraron vida con maná y se activó un arcoíris de hechizos.

No pude evitar sentirme decepcionado mientras miraba a través del campo a los miles de magos Alacryan.

“Esto realmente sería mucho más fácil si tuvieran el sentido común de correr para salvar sus vidas,” murmuré.

“Sin embargo eso sería mucho menos divertido,” bromeó Regis, riéndose sombríamente. “¿Tal vez ayudaría si ellos me vieran bien en todo mi esplendor?”

Asentí con aprobación. “Hazlo.”

Con una amplia sonrisa lupina, Regis activó la runa divina Destrucción. Su cuerpo ardió con las llamas púrpuras, su forma física se expandió y transformó, haciéndose en una enorme bestia, formando ángulos agudos y afilados con su fuego irregular y largas púas negras. Su cabeza se ensanchó y se aplanó mientras colmillos de obsidiana crecían de su boca. Alas brotaron de detrás de sus omóplatos arqueados, y luego salté sobre su espalda.

Regis se levantó del suelo y lanzó un rugido que sacudió a Blackbend. Exhaló llamas de pura Destruction mientras volaba por el aire por encima del enemigo.

Un temblor de terror sacudió a los atemorizados Alacryanos. Un Escudo dejó de conjurar y se dio la vuelta para huir, pero la mujer que se había hecho cargo del ejército apareció ante él en un destello de fuego al rojo vivo, su espada ya balanceándose. Ni siquiera tuvo la oportunidad de conjurar otro escudo protector antes de caer en dos mitades ardientes.

“¡Cualquier otro que avergüence su sangre e intente huir de aquí también condenará su sangre! ¡Por Vritra, me aseguraré de que sus madres e hijas sangren por su cobardía!”

Ante la amenaza de la mujer, los hechizos comenzaron a volar, llenando el cielo de azules, rojos, negros y verdes. Rayos cortantes y misiles explosivos estallaron a nuestro alrededor como fuegos artificiales. El aliento imbuido de Destruction de Regis quemó varios de los hechizos más fuertes. Otros, los aparté con éter. La mayoría se perdieron o se reflejaron inofensivamente en la reliquia de armadura o en la gruesa capa de éter que cubría la masa de Regis. El poco daño que recibimos se curó casi al instante.

“Cucarachas,” gruñó Regis con su voz mucho más grave. “Serán menos que cenizas cuando termine con ellos.”

“Espera,” dije, contando con una última táctica para romper la línea sin una matanza a gran escala.

No tuve que buscar los caminos etéricos entre la líder Alacryan y yo. Cuando imbuí la runa divina con éter, me guie, y desaparecí de la espalda de Regis y aparecí frente a la líder, justo dentro del alcance efectivo de su espada demasiado grande.

Ella gruñó con gran sorpresa y levantó la hoja a la defensiva, tanto las llamas como el rayo púrpura envolviéndose alrededor de mis extremidades se reflejaron en sus ojos oscuros.

Más rápido de lo que pudo reaccionar, mi mano salió y atrapó la hoja. Realmheart cobró vida, haciendo visible el maná en su arma. Corté el flujo, apagando el maná, luego empujé el éter en el acero. Aunque esta arma era de buena fabricación, el metal no pudo soportar la presión y explotó, acribillándonos a ambos como metralla. Aunque inofensivo para mí, un pedazo cortó su mejilla y ella gruñó mientras se tambaleaba hacia atrás por la explosión.

God Step me llevó detrás de ella. Mi puño enguantado se clavó en su columna donde su armadura se abrió revelando varios tatuajes rúnicos. Sus huesos se rompieron y su cuerpo sin vida voló hacia la espalda de un grupo de batalla cercano, tirándolos al suelo.

El intercambio había sido tan rápido que la mayoría de los soldados de Alacryan no se habían dado cuenta y seguían lanzando hechizos a Regis. Solo los que estaban más cerca habían sido testigos de la muerte de su líder, y la mayoría de ellos solo tenían un horror creciente en la mirada. Los inteligentes, sin embargo, rompieron filas y huyeron. Y tan pronto como unos pocos lo hicieron, docenas más los siguieron.

‘Bueno, eso fue dramático,’ pensó Regis desde arriba. ‘El centro de su línea se está derrumbando sobre sí mismo. La mayoría de ellos están corriendo como locos.’

Establece una línea de fuego justo más allá de la línea del frente, pensé. Evita a los soldados que huyen lo más que puedas, pero no dudes en quemar a cualquiera que siga luchando.

El fuego irregular saltó y se retorció de una manera que expresaba una excitación alegre. ‘Entendido, jefe.’

Lanzándose en picado, Regis se agachó y zigzagueó entre el bombardeo de hechizos antes de nivelarse justo frente a los escudos más avanzados, que formaban una especie de muro de llamas vacilantes, agua arremolinada, relámpagos chisporroteantes y paneles transparentes de maná. Destruction ardía de sus monstruosas fauces como el fuego de un dragón, derramándose sobre el campo y salpicando contra los escudos, devorando el maná.

Me paré en el centro del caos, una piedra inmóvil ante el mar en retirada. Nadie me atacó, la mayoría ni siquiera me miraba, como si evitarme de alguna manera me hiciera menos real. Tropezaron unos con otros, empujándose y presionándose mientras corrían a mi alrededor, alejándose de las llamas violetas y hacia la ciudad.

El campamento en sí se convirtió en un obstáculo, pero la oleada de cuerpos lo pisoteó bajo pesadas botas, derrumbando tiendas, volcando mesas y pateando cenizas de fogatas por todas partes mientras pasaban sin pensar.

Comencé a moverme hacia las puertas de la ciudad, caminando lentamente en medio del caos y la locura. Las líneas del frente habían roto contra las filas de la retaguardia, y donde aquellos que intentaron huir fueron bloqueados por aquellos que lucharon, estallaron peleas. Pero nadie se acercó a cinco metros de mí, incluso si evitarme significaba zambullirse entre las altas llamas de un fuego para cocinar o derrotar a sus propios aliados.

La fuerte y resonante vibración de grandes campanas resonó repentinamente por toda la ciudad de Blackbend, el telón de fondo de nuestra batalla. Muchos de los soldados que huían corrían hacia las puertas abiertas de la ciudad, aunque, a medida que el ejército se deshizo de más soldados, muchos se vieron obligados a huir hacia el este o el oeste a lo largo de las líneas de la muralla de la ciudad o corrían el riesgo de obstruir las puertas y quedar atrapados afuera.

‘Algo está pasando dentro de la ciudad. Fuego mágico por todas partes. La gente se está defendiendo.’

A través de las estrechas aberturas en el segundo nivel de la puerta de entrada, pude ver a los hombres forcejeando y luchando. Luego, un instante después, un elfo de pelo cubierto de musgo arrojó a un guardia Alacryano desde la puerta de entrada para que se estrellara contra las piedras de abajo. En el momento siguiente, el chirrido y el ruido metálico de gruesas cadenas resonaron en el campo de batalla, y las puertas comenzaron a cerrarse, justo en la cara del ejército en retirada.

Aparecí ante las puertas envuelto en rayos etéricos y conjuré una hoja violeta brillante.

Estaba rodeado de Alacryanos que cargaban. Unos pocos ya habían abierto una brecha en la ciudad antes de que los guerreros Dicathianos lograran cerrar las puertas con un cabrestante, pero aún se acercaban muchos más.

Skydark: Cabrestante/winch una palabra nueva para mi … en si es como un jinche solo que en la antigüedad era como una rondana o algo así para cerrar las puertas de un castillo…

Una mujer que corría hacia mí gritó consternada y blandió salvajemente su mazo congelado, pero mi hoja etérea partió su arma sin esfuerzo. Cogí su impulso sobre mi hombro y la envié dando vueltas sobre mí, y por un momento zarcillos de relámpagos de color violeta brillante nos conectaron.

De repente, los soldados Alacryanos más cercanos a mí tropezaron y se desplomaron en el suelo. Di un paso hacia la fuerza en retirada, y más cayeron sobre sus manos y rodillas, sus cuerpos temblando. Un paso más, y mi intención alcanzó su punto máximo, aplastando a todos dentro de cien pies de mí en el suelo revuelto.

Los gritos de terror y los sonidos de los hombres adultos desdichados y llorando persistieron durante un largo e intemporal momento, y luego el campo de batalla quedó en completo silencio, dejándolos agarrándose la garganta o el pecho mientras el peso del aura les arrebataba el aire de los pulmones.

Aquellos que todavía estaban fuera de la peor de mis intenciones se detuvieron en seco, luego rápidamente se disolvieron en empujones y presiones. Detrás de ellos, Regis dejó escapar un rugido monstruoso que hizo temblar el suelo, y un muro de fuego amatista envolvió a una docena de grupos de batalla que todavía estaban luchando.

“Escuchadme,” anuncié, aliviando la presión que exudaba para volver a centrar su atención. “Esta ciudad ya no está bajo el dominio de Alacryan, y pronto, el resto de Dicathen será liberado. Pueden irse a casa siempre y cuando no dañen a ningún Dicathiano. Todos los Alacryans que se nieguen a irse o que dañen a cualquier Dicathiano serán ejecutados inmediatamente.”

En la distancia, no hubo más gotas de Destruction o respuesta de fuego de hechizo desde el suelo. La fuerza de Alacryan en Blackbend había sido derrotada.

“¿A-A dónde iremos, entonces?” Gritó un Conjurador delgado.

Con un grito en respuesta; desde lo alto de la pared detrás de mí, con una voz familiar y cortante. “¿Puedo recomendar el filo de una hoja?”

Me voltee para ver a un hombre delgado como un junco, con un rostro anguloso. Su cabello negro estaba salpicado de canas y ahora más pequeño que la última vez que lo había visto, pero las gafas sin montura sobre su nariz eran las mismas, al igual que los ojos inteligentes y observadores. Había envejecido, desarrollando líneas de preocupación a un lado de la cara y en la frente.

Cuando el hombre me vio mirándolo, asintió con firmeza. “General Arthur. Las Altas Sangre de Alacryan que administran la ciudad han estado bastante molestos durante los últimos días, aterrorizados de que aparecieras y esperando fervientemente que no lo hicieras.”

“Kaspian,” dije, tomado por sorpresa por su repentina aparición. Kaspian Bladeheart una vez dirigió el Salón del Gremio de Aventureros en Xyrus, y era el tío de mi vieja amiga, Claire Bladeheart. “Te has hecho viejo.”

Se burló y sacudió la cabeza. “Y tú apenas te pareces al chico que una vez probé para ser un aventurero. Pero supongo que ahora no es el momento de ponerse al día, ¿verdad?” Hizo un gesto detrás de él. “El Gremio de Aventureros ha logrado retomar la ciudad, General Arthur.” Su mirada se volvió hacia el ejército de Alacryan, barriendo a través de los cientos de soldados tumbados a mi alrededor para atrapar a los miles más que rondaban sin saber que hacer entre la ciudad y las llamas distantes de Destruction. “Ahora, te sugiero encarecidamente que hagas que tu bestia termine al resto antes de que pase lo que sea que les hayas hecho.”

El mundo pareció contener la respiración. Entonces, “No, Kaspian. Esa no es mi intención.”

Un músculo de su mandíbula se contrajo y su voz se tensó cuando dijo: “No sé dónde has estado o qué te ha pasado, Arthur, pero tal vez no hayas visto la brutalidad y la crueldad de la venganza de estos Alacryanos. No me avergüenzo de decir que cada uno de ellos debe ser pasado por la espada.”

Lo ignoré, en cambio observé el regreso de Regis, su enorme volumen proyectando una sombra oscura sobre los Alacryanos. Se tomó un momento para flotar frente a la puerta de entrada, mirando a Kaspian y a los otros aventureros Dicathianos antes de aterrizar pesadamente a mi lado. Las llamas irregulares de su melena temblaron, y luego se encogió sobre sí mismo, perdiendo sus rasgos más bestiales, hasta que volvió a ser un lobo sombra. Sus dientes se retiraron de sus mortíferos colmillos y gruñó amenazadoramente antes de volverse incorpóreo y entrar a la deriva en mi cuerpo.

¿Cuántos eligieron la muerte por Agrona?

‘Un par de miles por lo menos. Todavía había una pequeña fuerza que se contenía, solo posiciones defensivas, no más hechizos arrojadizos, pero si permanecía en esa forma mucho más tiempo, me habría quedado atrapado como un cachorro nuevamente, y no creo que ninguno de nosotros quisiera eso ahora ¿verdad?’

Bueno, si mi plan funciona, se encargarán de ellos solos.

Como Regis ya no volaba en picado sobre el campo de batalla como un murciélago mutante gigante, algunos soldados se separaban de la multitud y seguían a los otros que ya habían huido por la ciudad. Los dejo ir. Sabía que eran un riesgo — había docenas de pequeñas comunidades agrícolas en el norte donde los soldados y magos entrenados podían causar estragos — pero primero tenía que lidiar con la amenaza más grande.

Liberando mi intención, escaneé a los Alacryanos. Fue desafortunado que los Alacryanos de mayor rango en la ciudad ya hubieran huido. Con la ayuda de Bairon y Virion, ya había ideado un plan general sobre cómo manejar a los soldados enemigos que eran lo suficientemente inteligentes como para bajar las armas. Sin embargo, no estuvo exento de problemas.

“Tú,” dije después de un momento, señalando a un hombre que se levantaba del suelo con cautela y se sacudía la suciedad de su uniforme.

Se congeló y me miró fijamente. Su cabello y barba estaban cuidadosamente recortados, y llevaba lo que parecía una espada muy costosa a su lado, a pesar de no comportarse como un guerrero.

“Eres un Centinela,” observé. “Y al menos con sangre de nombre, por lo que parece.”

Sus cejas se juntaron y abrió la boca, vaciló, se mordió el interior del labio y finalmente dijo: “Soy Balder de la Alta Sangre Vassere, señor.”

“¿Vassere? Oh, perfecto,” dije, dándole al hombre una sonrisa plácida que solo hizo que frunciera el ceño más profundo. “Balder, ahora eres responsable de la vida de todos los Alacryanos estacionados en Blackbend — incluso de aquellos que actualmente corren hacia el norte como si sus vidas dependieran de ello.”

El color desapareció de su rostro y miró a su alrededor con pánico. “Pero yo… um…” Se aclaró la garganta. “No soy el comandante de esta fuerza—”

“Los hombres y mujeres que nos rodean ya no son una fuerza,” dije con firmeza, dejando que mi mirada se enterrara en él. “Son ciudadanos varados de un continente lejano, y si alguna vez esperan volver a casa, necesitarán a alguien que los mantenga organizados y fuera de problemas. Ese vas a ser tú, Balder. Suponiendo que quieras volver a casa. Lo quieres ¿no? Dominio Central”—Balder se sobresaltó ante mi mención de su hogar, el dominio, luego se puso blanco como un fantasma mientras yo continuaba—“Drekker y todo lo demás.”

“Pero… ¿cómo es q…”

“Solo escucha,” dije, suavizando un poco mi tono.

Podía sentir la mirada preocupada de Kaspian en mi espalda mientras le explicaba en voz alta a Balder de la Alta Sangre Vassere lo que esperaba de estos Alacryanos si alguna vez esperaban volver a ver sus hogares. Con las puertas de teletransportación de largo alcance en Darv desactivadas — y reactivarlas, incluso por un corto tiempo, una amenaza sustancial — no había una manera fácil de reubicar a tanta gente. Hasta que estuviera seguro de que el continente estaba firmemente de vuelta en manos de los Dicathianos, necesitaban ser trasladados a algún lugar donde no fueran un peligro.

De hecho, había sido idea de Virion utilizar las ruinas de Elenoir. Incluso con decenas de miles de Alacryanos reunidos allí, no tendrían suficientes recursos para montar ningún tipo de contraataque a través de las montañas o el Muro. Solo mantenerse con vida cazando en los bordes exteriores de los Claros de las Bestias les tomaría todo su tiempo y recursos para una población tan grande.

Llevarlos allí desde las ciudades al este de Sapin también era relativamente sencillo, y el Muro aparentemente todavía estaba bajo el control de Dicathian, por lo que ni siquiera tendría que volver a tomarlo para permitir que el plan avanzara.

“Empieza a organizar a tu gente,” dije después de que Balder me asegurara que lo entendía. “Quiero saber exactamente cuántas vidas componen tu unidad. Y, si han logrado aferrarse a algún skitters, envía jinetes al norte. Encuentra a tantos de los que huyeron como puedas.” Dejé que un tono de amenaza se filtrara en mi voz cuando agregué: “Te haré responsable de cualquier delito que cometan.”

Balder tragó pesadamente. “E-Entiendo”.

Dejando atrás a los Alacryan, con God Step subí a la parte superior de la pared y aparecí justo al lado de Kaspian. Él se estremeció y su mano fue a la empuñadura de su delgado estoque, la misma hoja con la que me había puesto a prueba cuando yo era solo un niño en este mundo. Un puñado de aventureros lo rodeó, y la mitad de ellos blandía armas mientras que la otra mitad saltaba hacia atrás sorprendida.

Ignoré a todos los demás. “¿Qué pasó en la ciudad, Kaspian? Esperaba tener que desarraigar el liderazgo atrincherado de Alacryan después de desmantelar ese ejército.”

Se arregló la túnica gris claro, que tenía manchas de sangre en las mangas y el pecho, e hizo un gesto a sus hombres para que bajaran las armas. “La verdad es que hemos estado esperando una oportunidad para contraatacar desde que las Lanzas asaltaron el Salón del Gremio Blackbend. Mientras el campamento de guerra se organizaba para enfrentarse a ti, los supuestos líderes de la ciudad estaban entrando en pánico. Tan pronto como sacamos nuestras armas, huyeron, abandonando la ciudad.”

Me volteé, apoyé las manos sobre una almena y observé la multitud confusa y arremolinada de Alacryanos. Balder estaba gritando mientras trataba de clasificar a los soldados de más alto rango y otros de alta sangre, pero el ejército estaba en estado de shock y en gran parte no respondía.

Mucho dependía de la habilidad de este Centinela para crear calma a partir del caos. No tenía tiempo para quedarme en Blackbend, pero tampoco podía dejar un ejército desorganizado y asustado a las puertas de la ciudad.

Pero, para complicar aún más las cosas, no confiaba del todo en el Gremio de Aventureros. No era un ejército, exactamente, pero muchos de los guerreros más hábiles de Dicathen y los magos más poderosos eran aventureros. Muchas ramas del gremio habían optado por no participar en la guerra y rápidamente iniciaron conversaciones para trabajar junto a los Alacryanos cuando ellos ganaran.

Kaspian Bladeheart parecía un hombre genuino y honorable. Claire ciertamente lo había sido, aunque, como demostró Jasmine Flamesworth, a veces la fruta terminaba muy lejos del árbol. Pero sin siquiera un consejo para determinar la dirección de Dicathen o Sapin en su conjunto, esto presentó una oportunidad única para que el Gremio de Aventureros tomara el poder y la autoridad.

Lo que realmente necesitaba era alguien en Blackbend en quien pudiera confiar implícitamente, pero que también fuera un miembro respetado del Gremio de Aventureros.

La respuesta fue obvia en el momento en que tuve la idea.

“Kaspian, ¿eres el miembro de mayor rango del gremio aquí en Blackbend?”

Me había estado observando atentamente a través de las gafas colocadas en la punta de su nariz, y las volvió a colocar con el ceño fruncido antes de responder. “No. El manager del salón del gremio aquí es un amigo cercano mío, pero muchos de los miembros del comité del ranking ahora también tienen su base en el Salón del Gremio Blackbend. Xyrus se volvió… problemático para navegar, especialmente después del ataque de las Lanzas a la academia.”

“Xyrus es el siguiente en mi lista” dije. Volviéndome para encontrarme con su aguda mirada; Lo sostuve allí, clavado, imprimiéndole la realidad de mi posición con nada más que una mirada. “Pero antes de que pueda lidiar con las fuerzas allí, necesito saber algo. ¿Puedo confiar en ti, Kaspian?”

Sus delgadas cejas se alzaron con sorpresa. “¿Es este un movimiento para tomar el poder sobre el continente?”

Negué con la cabeza con firmeza, animado por nuestro pensamiento paralelo. “Solo para reclamarlo de los Alacryanos. En cuanto a lo que sucederá cuando se hayan ido, prometo que no deseo nuevamente ser un rey.”

“¿Nuevamente?” preguntó, claramente confundido.

“No importa,” dije con una risa. “Solo quise decir, quiero salvar nuestro continente. No gobernarlo. Virion y Tessia Eralith están vivos, al igual que Curtis y Kathyln Glayder. Y” —no pude evitar la sonrisa irónica que se deslizó por mi rostro— “hay alrededor de cien lords enanos que creen que deberían gobernar Darv.”

Kaspian lanzó una mirada pensativa a sus hombres, se chupó los dientes y luego dijo: “Solo he oído hablar bien de ti, Arthur, y mi sobrina habló muy bien de ti. Creo que puedo confiar en ti, así que sí, puedes confiar en mí.”

“Bien,” dije, extendiendo una mano. Él lo tomó con firmeza. “Ya que voy a entregar esta ciudad a los Cuernos Gemelos y necesito que facilites una transferencia de poder sin problemas.”

Pagina Anterior
Pagina Siguiente