Capítulo 388 – TBATE – Defendiendo Vildorial

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Punto de Vista de Varay Aurae.

La tierra cambiante del mapa de batalla giraba alrededor bajo el cuidadoso control de tres magos enanos que trabajaban en conjunto. El plano tridimensional mostraba en detalle los túneles y los puntos de salida dentro y alrededor de Vildorial, y la imagen se mantenía en la mente de los tácticos enanos. En el corto tiempo transcurrido desde nuestra llegada y expulsión de las fuerzas de Alacrya, la mayoría de los túneles ya habían sido desviados o tapados, aislando la capital Darvish de la red subterránea más grande que la conectaba con otras ciudades de los enanos.

“Solo quedan abiertos un puñado de túneles al norte de la ciudad, aquí.” Carnelian Earthborn, el padre de Mica, señaló una sección de pequeños túneles que enlazaban con varias vías mucho más grandes. “Pero se cerrarán en las próximas dos horas. Todas las operaciones mineras y agrícolas fuera de la ciudad han sido detenidas y todos los civiles han sido llevados a la ciudad.”

“Trabajo rápido,” dije apreciativamente. “¿Y las puertas de la ciudad?” pregunté, girándome hacia Daglun Silvershale, a quien se le había encomendado el trabajo dentro de la gran caverna.

“La ciudad está sellada más estrecha que el esfínter de un gusano de roca,” confirmó, asintiendo sombríamente. “Y el Palacio Real se ha abierto para dar cobijo a unos pocos miles, al menos.”

Me mordí la lengua. Esto había sido una parte del plan con el que no estaba de acuerdo, pero los lords enanos habían insistido en que los enanos del más alto rango — ellos mismos, en otras palabras — y sus familias fueran evacuados al Palacio Real de Greysunders. El propio Carnelian había engatusado a Mica a que prometiera que vigilaría la propiedad.

A pesar de este frustrante derroche de recursos, me había visto obligada a reconocer que las Lanzas no estaban ‘a cargo’ de los enanos, y no tenían ningún derecho, aparte del proporcionado por nuestro poder y destreza, dar órdenes o hacer proclamaciones. Nosotros ya habíamos acordado que las Lanzas no quitarían el control de los lords en algún tipo de golpe militar autoritario.

Ya había habido suficientes luchas internas y necesitábamos centrarnos en los Alacryanos. Los enanos tenían que hacer un gran examen de conciencia cuando esta guerra fuera a terminar. Una y otra vez, sus líderes les habían fallado. Si la gente quisiera la ayuda de las Lanzas para rectificar eso después de la guerra, estaría más que feliz de aceptar, pero teníamos que sobrevivir a la tormenta que se avecinaba antes de que pudiéramos comenzar a limpiar el desorden que era nuestra propia casa.

Sin embargo, no traté de ocultar mi desprecio por su plan cuando me encontré con los ojos de Lord Silvershale. “¿Y las fortificaciones a las otras estructuras de la ciudad, como pedí?”

Él se aclaró la garganta. “En curso, Lanza.”

Carnelian intervino con una sonrisa sombría. “Se puede reasignar un escuadrón de magos del Gremio Earthmovers de los túneles a la ciudad para fortalecer las fortificaciones.”

Silvershale tiró de las trenzas de su barba, y parecía que quería discutir, pero finalmente pareció pensarlo mejor y se desinfló un poco. “Aye, nos vendría bien una ayuda.”

Si los Alacryans atacaban la ciudad, ellos tendrían que abrirse paso a ráfagas. Esto colocaría a los muchos enanos cuyas casas estaban construidas en las paredes de la caverna directamente en peligro, y las piedras que se desprendieran del techo de la cueva tendrían la velocidad de catapultar piedras para el tiempo de cuando ellos llegaran a los niveles inferiores, demoliendo fácilmente estructuras no fortificadas. Simplemente instruir a las personas para que se refugien en el lugar no era suficiente. Ni cercanamente suficiente.

“No se sabe cuánto tiempo tendremos que prepararnos,” les recordé a los dos lords. “Hemos mordido la mano de los Alacryan, pero en algún lugar, esa mano se está cerrando en un puño para devolver el golpe.”

Como conjurado a la realidad por el peso de mis palabras, un estruendo ominoso sacudió los cimientos del Instituto Earthborn, enviando temblores a través de las suelas de mis botas.

Carnelian corrió hacia la puerta de la cámara y miró hacia el pasillo. Se podían escuchar voces de pánico resonando a través de la escuela. El mapa tridimensional se convirtió en polvo cuando los magos se voltearon hacia sus lords en busca de dirección.

“Posiciones defensivas,” dije inmediatamente. “Llevad un escuadrón de magos a esos túneles del norte para terminar de cerrarlos.”

“Ellos estarán justo en la línea de fuego si los Alacryan vienen del norte,” dijo Carnelian, su tono vacilante y ligeramente interrogante, como pidiendo confirmación.

“Y nuestras defensas serán rotas incluso antes de que comience la batalla si esos túneles no están sellados,” respondí, comprendiendo completamente los riesgos. Esta no era la primera vez que enviaba soldados a lo que bien podría ser su muerte. “Y da la alarma. La gente necesita refugiarse donde pueda.”

Esperé solo lo suficiente para ver los agudos asentimientos de comprensión de los dos lords, me di la vuelta y salí volando del lugar, a lo largo de una serie de túneles cuadrados, y luego atravesé las puertas delanteras del Instituto Earthborn.

Mica voló desde un nivel inferior, la gema negra en la cuenca de su ojo le dio una mirada amenazadora mientras miraba a través de las paredes de piedra en dirección al estruendo. “Alguien está abriendo los túneles bloqueados… o tratando de hacerlo. Ellos deben haber activado una de las trampas cubiertas de piedra.”

Como era de esperar, los enanos eran bastante expertos en ocultar todo tipo de trampas tortuosas dentro de los túneles de su hogar. Incluso si los Alacryanos tuvieran enanos entre sus fuerzas, les resultaría difícil abrirse camino a través de la fuerza bruta a través de los numerosos obstáculos que los Vildorianos habían levantado alrededor de la ciudad.

El acercamiento de un aura poderosa hizo que Mica y yo nos giráramos al unísono, pero solo Arthur apareció por las puertas del Instituto Earthborn. Mientras caminaba resueltamente hacia nosotras, no pude evitar mirarlo fijamente, mis ojos viajaron lentamente a través de sus rasgos mientras intentaba, de nuevo, relacionar a este hombre con el chico de dieciséis años que una vez había sido.

Su cabello rubio trigo ondeaba por la velocidad de su propio movimiento, colgando alrededor de un rostro que podría haber sido cincelado en piedra, cualquier suavidad juvenil borrada por las pruebas de esta guerra. Sin embargo, lo más sorprendente eran sus ojos. Esos orbes dorados ardían como el sol, su mirada llevaba un calor físico, un poder crudo e indefinible, cada vez que caía sobre mí. Su repentina presencia hizo que se me pusiera la piel de gallina en la parte posterior de los brazos y el cuello, recordándome incómodamente cómo me había sentido en presencia del General Aldir.

Pequeña. Insubstancial. Sin propósito.

“¿Cuál es la situación?” Preguntó Arthur, deteniéndose a mi lado.

Sacudí la cabeza para borrar esos pensamientos antes de responder. “Movimiento en los túneles. No hay noticias de los exploradores todavía, pero algunas de nuestras trampas han sido activadas. Los Alacryanos están de venida.”

“Entonces, preparémonos para ellos,” respondió Arthur, su tono firme.

 

*****

 

Después de la prisa de la preparación, Vildorial cayó en una quietud tensa y temblorosa. Me había asegurado de que las fuerzas defensivas se movieran en posición según las instrucciones, luego retrocedí a una curva remota del camino que rodeaba la ciudad para poder ver toda la caverna a la vez. Mirando. Esperando. Pero no había ni rastro de los Alacryanos. No todavía.

Una firma de maná que se acercaba atrajo mi mirada hacia arriba, y vi cómo Mica volaba a través de la extensión abierta para aterrizar a mi lado.

“Los lords y sus familias, así como algunos selectos… residentes importantes, han sido llevados sanos y salvos al Palacio Real,” dijo Mica, con las mejillas rojas de clara vergüenza. “Mica… quiero decir, estaré, um, cuidando el palacio. ¿Hay algo que necesites antes de que yo…?”

Negué con la cabeza, tratando de no dirigir mi irritación hacia ella. “Las fuerzas de los enanos se han apostado alrededor de la ciudad en los puntos de entrada más probables en caso de que los Alacryanos lleguen a la ciudad. Bairon y yo rotaremos entre estas fuerzas.”

“¿Ha regresado el grupo de exploración?”

Nuevamente, negué con la cabeza. Habíamos enviado a una docena de magos de élite, todos muy capaces de manipular los atributos de la tierra, a los túneles del este para investigar el origen de la perturbación original, pero ellos habían estado desaparecidos durante horas.

Casi como si hubiera escuchado nuestras preguntas, el aire vibró y apareció Bairon, volando a toda velocidad. Una nube de polvo estalló desde el suelo por la fuerza de su aterrizaje. “Un puñado de magos acaba de regresar de los túneles del norte,” estaba diciendo antes de que el polvo se disipara. “Menos de una cuarta parte de los magos enviados para cerrar los túneles.”

“¿Qué sucedió?” Mica dijo, su agitación haciendo vibrar las piedras bajo mis pies.

“Afirman que fueron atacados por sombras,” dijo Bairon, su voz baja y cortada con un borde de superstición. “Y luego por los cadáveres de sus propios muertos.”

Esta proclamación fue recibida con un momento de silencio.

Posteriormente, “¿Estás malditamente bromeando?”

“¿Qué tipo de magia podría hacer tal cosa?” Pregunté, ignorando el lenguaje sucio de Mica.

“Ninguno con el que me haya encontrado antes,” dijo siniestramente Bairon.

Apreté mi puño de hielo y dejé que el maná calmante fluyera a través de mí, refrescando mis nervios. “¿Lograron cerrar los túneles antes del ataque?”

Bairon flotó en el aire, una ráfaga de viento onduló a través de él mientras la electricidad formaba un arco sobre su armadura. “Lo lograron, aunque no tan a fondo como deberían haberlo hecho. Puede que no aguante, especialmente si el enemigo ya está allí.”

“Bairon, asegúrate de que las protecciones estén colocadas sobre las dos últimas entradas. Mica, a tus deberes.”

Las otras Lanzas me dieron sombríos resueltos, luego se fueron, dejándome sola. Los enanos correteaban como hormigas abajo, apresurándose hacia cualquier refugio seguro que hubieran preparado para ellos. La mayoría de los refugiados elfos habían sido llevados al Instituto Earthborn, mientras que nuestros magos más fuertes — los Glayders, los Cuernos Gemelos y los guardias sobrevivientes — se habían unido a la defensa en toda la caverna.

Skydark: «Resuelto» persona que actúa con decisión o determinación y seguridad

Me pregunté distraídamente dónde estaría escondido Virion. Había estado ausente de la mayoría de las reuniones preparatorias, y no lo había visto en absoluto en los últimos días. Aunque había hecho mi juramento de sangre a los Glayders, Virion había sido nuestro comandante durante el apogeo de la guerra, y tenía un gran respeto por el hombre. Verlo desvanecerse me causó un dolor glacial de movimiento lento que no estaba preparado para navegar en este momento.

Un destello de luz púrpura atravesó mis pensamientos y di un rápido paso atrás antes de darme cuenta de que era Arthur. “Nunca me acostumbraré a eso,” murmuré, disgustada.

Los rasgos estoicos de Arthur estaban tallados en un ligero ceño fruncido. “¿Has visto a mi madre o a mi hermana?” preguntó sin preámbulos. “No están con los refugiados en el Instituto Earthborn.” Luego, luciendo un poco avergonzado mientras se frotaba la nuca, agregó: “Solo quería asegurarme de que estuvieran en un lugar seguro antes de—”

“No tienes que darme explicaciones,” le dije, ahorrándolo de dar más explicaciones. “Y sí, para tranquilizarte, vi a tu hermana y al oso conduciendo a tu madre al nivel más alto antes, hacia el Palacio Real. Y”—una pequeña sonrisa forzó su camino a través de mis labios a mi pesar—”Es posible que haya escuchado a Eleanor regañando a Alice acerca de cómo el palacio sería el lugar más seguro para ella, considerando que la Lanza Mica estará protegiéndolo.”

La dureza de los rasgos de Arthur se relajó y dejó escapar un suspiro de alivio. “Oh. Bien. Yo estaba… preocupado de que pudiera volver ir a la batalla.”

Me aclaré la garganta y luego volví a centrar mi atención en el movimiento de abajo. “Odio esta espera.”

Arthur me lanzó una sonrisa que me recordó mucho al chico que había sido una vez. “¿Está la imperturbable General Varay, quizás, un poco ondeante?”

Me reí, tomada por sorpresa por sus bromas. “No debería estarlo. Después de todo, tenemos presente al poderoso Lanza Godspell para protegernos.”

La sonrisa de Arthur vaciló, transformándose en algo más irónico y, pensé, incluso ligeramente amargo. “Un título que no estoy seguro de haber ganado alguna vez, Lanza Zero.”

No esperaba tal autodesprecio y tuve que tomarme un momento para considerar una respuesta. Era fácil olvidar que Arthur todavía era solo un niño, en realidad, no mayor de quizás diecinueve o veinte años. Aunque tenía un poder tremendo — más de lo que podía entender con seguridad — había sido sometido a pruebas horribles y un gran dolor tanto antes como durante esta guerra.

Pero entonces, quizás eso es lo que hace una Lanza, pensé antes de cortarme inmediatamente y regresar a mi mente a la conversación en cuestión.

“Si no es ese, ¿Quizás otro? Escuché que algunos de los sobrevivientes del santuario te llamaron Godkiller…”

Arthur resopló con incredulidad. “Yo no exactamente—”

Un zumbido estático penetrante vibró a través del aire, haciendo que mis oídos zumbaran incómodamente. “¿Qué demoni-”

“Gente de Vildorial,” anunció una voz magnificada mágicamente, resonando desde todas las superficies a la vez, plegándose y atravesándose, como una ola golpeando y luego retrocediendo desde la cara de un acantilado.

“Lyra Dreide,” siseé, buscando en la caverna su firma de maná.

“Por favor, escuchen atentamente lo que tengo que decir,” suplicó la voz gravemente. “Habéis cometido un error muy desafortunado al luchar contra los soldados Alacryan en medio de vosotros. Al alinearse con los rebeldes conocidos como Lanzas, han enojado al Gran Soberano Agrona.”

Ella dejó que estas palabras se superpusieran, resonando una y otra vez dentro de la gran caverna. “Pero el Lord de los Vritra no carece de misericordia. Él sabe que muchos de ustedes sienten que no tienen elección. Él no les culpa por su confusión, su falta de coraje. Se les ofrecerá una segunda oportunidad de vida en su nuevo Dicathen, siempre y cuando simplemente no se defiendan.”

Arthur maldijo. “Lo más probable es que él mate a todos en esta ciudad para asegurarse de que el resto permanezca en línea, si lo dejamos.”

“No lo haremos,” le aseguré. “Ya hemos derrotado a la retenedora una vez. Ella no puede esperarse en enfrentarse a ti en combate.”

“Por favor, gente de Vildorial. Como su regente, no deseo que los maten… pero me aseguraré de que todos los que se opongan al Gran Soberano Agrona sean debidamente castigados.”

Sus palabras se pegaron grotescamente al interior de mi oído. “Criatura horrible,” murmuré, sacudiendo la cabeza como si pudiera expulsar la voz.

“¡Generales!” resopló una voz ronca. Me giré para ver a un enano fornido que corría furiosamente en nuestra dirección. “El… el…” Tosió, ahogándose con su propia lengua mientras luchaba por formar las palabras sin suficiente aliento en sus pulmones.

Arthur desapareció y reapareció al lado del hombre, revestido con un relámpago morado danzante. “¿Qué sucede?”

“¡El portal!” jadeó, deteniéndose con las manos en las rodillas. “Un grupo de enanos… lo tomó — lo reactivó.”

Miré a Arthur a los ojos, mi mente daba vueltas. “Si ellos están llamando nuestra atención hacia las afueras…”

“Entonces su fuerza más fuerte probablemente esté entrando a través del portal,” terminó Arthur por mí. Observé cómo su mirada inflexible recorría la caverna, deteniéndose en el Palacio Real donde estaba su familia. Entonces algo encajó en su expresión. “Retendré cualquier fuerza que entre por el portal, lo destruiré si es necesario. ¿Pueden ustedes y los demás…?”

“Por supuesto”, respondí con firmeza, levantándome en toda mi estatura. “Ya estoy cansada de perder batallas, Arthur.”

Su mandíbula se apretó, y luego se fue, sin dejar nada más que la imagen residual de un relámpago de color morado y blanco.

“¿De-Deberíamos reunir refuerzos para proteger la boca del túnel en caso de que alguno de los atacantes escape de la Lanza Godspell?” preguntó el hombre, tropezando con sus palabras.

“No,” dije, mis ojos aún en el lugar donde Arthur había desaparecido. “Necesitamos los recursos en otra parte. Si este enemigo puede superar al General Arthur, entonces estamos perdidos de todos modos.”

El enano, conmocionado y algo pálido, saludo. “Sí, general.” Luego se alejó de nuevo, de regreso jadeando por la amplia espiral del camino.

Skydark: «Saludo» aquí se refiere a un saludo militar y no en estrecho de manos…

Estaba mirando de entrada sellada a entrada sellada, detectando cualquier firma de maná, tratando de adivinar de qué dirección vendrían, cuando mi visión parpadeó de manera extraña y tuve que extender una mano para estabilizarme. Gritos de terror total y absoluto temblaron hasta mí desde los niveles inferiores, miles de voces tan penetrantes que atravesaron la roca y la tierra para llenar la caverna.

Observé, horrorizada y paralizada, cómo una guadaña negra de energía cortó varios edificios, derrumbándolos sobre los civiles acurrucados dentro. Los gritos solo se hicieron más fuertes.

“No,” exhalé con incredulidad. ¿Cómo habían entrado en la ciudad los Alacryanos?

Dando un paso adelante, caí en picada por el borde del camino y hacia la conmoción de abajo. La luz volvió a cambiar, como una sombra que me atravesaba desde arriba, y me tambaleé en pleno vuelo. Una presión apuñaló mis sienes, un dolor candente sangrando detrás de mis ojos, haciendo que el mundo se oscureciera…

En el último instante, me detuve, pero aun así golpeé el suelo con la fuerza suficiente para romper los adoquines. Cerca, la estructura de una casa parcialmente derrumbada se movió y cayó sobre sí misma.

Aquí abajo, los gritos eran aún más fuertes.

¿Dónde está todo el mundo? ¿Las fuerzas de los enanos? ¿Bairon? ¿Quién está haciendo todo ese ruido?

Me di la vuelta, buscando frenéticamente cualquier señal de vida. Pero eran sólo las voces. Gritando, gritando… y había palabras en los aullidos de dolor.

Tomé una respiración ahogada que se atascó en mi garganta.

“¡Tú! ¡Tú culpa!” decían los gritos. “¡Tú podrías habernos protegido! ¡Salvarnos!”

“¿Por qué?” otras voces suplicaban a través de sus lastimosos gemidos moribundos. “¿Por qué no te aseguraste de que estuviéramos a salvo?”

“¡Salvaste a los lords y nos dejaste morir! ¡Deberías haber hecho más!”

Se me aceleró el pulso y una sensación de pavor pareció robarme el aire de los pulmones.

Una voz fría y amarga sonó en mi cabeza, atravesando todos los demás ruidos. Puedes esconder tu miedo y tus dudas del resto del mundo, pero no de ti misma. Ponte tu máscara de la reina de hielo y busca refugio detrás de tu propio poder inadecuado, pero cuando la escarcha se derrita, tu verdadero yo siempre estará bajo la superficie.

Cerré los ojos con fuerza, apretándolos hasta que vi los copos de nieve brillando con la brillante luz del arco iris. Inhalando profundamente, exhalando prolongadamente y constantemente. Una sombra medio vista se retorció justo en los bordes de mi visión.

Nunca puedes escapar de lo que realmente eres. Asustada, sola y débil. Incluso la fuerza que te convirtió en Lanza no es tuya. No pudiste salvar a Alea, ni al Rey y la Reina Glayder, ni a Aya. Perdiste la guerra, y pronto todos tus conocidos estarán muertos. Solo acuéstate y muere, cobardemente.

Mis ojos se abrieron de golpe. Había escuchado estas palabras antes. Me las susurré a mí misma en la oscuridad de la noche en nuestra cueva oscura y desesperada en los Claros de la Bestia después de haber sido derrotados y enviados a la clandestinidad. Cuando vi al Rey y la Reina Glayder sucumbir continuamente ante su propia debilidad y egoísmo, escuché estas palabras en mis lujosas habitaciones en sus castillo. Y los escuché cuando la Guadaña, Cadell, se burló de mí, sus ojos rojos ardían con desdén, justo antes de que me aplastara como a una mosca.

Me concentré en proteger mi núcleo al mismo tiempo que juntaba maná en mi mano. Las sombras cambiaron en el borde de mi visión. Una púa de hielo voló.

El mundo se retorció enfermizamente, luego volvió a su lugar. Las sombras se desvanecieron y la realidad de mi situación surgió.

Estaba de rodillas en un cráter en el centro del piso más bajo de la ciudad. Varios edificios a mi alrededor se habían derrumbado, y docenas de personas estaban acurrucadas en las esquinas y detrás de cualquier escasa protección que pudieran encontrar. Los ojos saltones y aterrorizados no me miraban a mí, sino a una mujer parada al borde del cráter mirando hacia abajo.

Ella se llevó una mano al cuello y se limpió un fino hilo de sangre donde mi hechizo la había herido, luego se lamió la sangre del pulgar. “Dadas las historias de Cadell sobre lo patéticos que eran ustedes, las Lanzas, en la guerra, me sorprende que fueran capaces de romper incluso parte de mis ilusiones.”

El cabello morado oscuro caía sobre sus hombros y enmarcaba la piel gris pálida de su rostro. Sus ojos eran incoloros a la luz sombría de la caverna, dos carbones negros en su rostro inexpresivo. Las túnicas blancas y grises, ajustadas a su cuerpo delgado, estaban colgadas con un cordón plateado, y de estos cordones colgaban bultos de color amarillo grisáceo que solo podían ser docenas de vértebras.

Su máscara inexpresiva no cambió mientras seguía mi mirada hacia los trozos de hueso. “Macabro, lo sé. Pero cada uno representa una vida, una historia. Algunos incluso llevan el aura tenue del maná del propietario anterior. El tuyo irá aquí,” dijo, golpeando un cordón que iba desde debajo de sus costillas y cruzaba su cuerpo hasta la cadera opuesta.

“Estás tratando de desgastarme jugando con mis peores miedos, pero algo como esto…” Hice una pausa, mi boca repentinamente seca. “Veo y escucho cosas peores cada vez que cierro los ojos, Guadaña.”

Ella asintió mientras me ponía de pie en toda mi altura. “Estoy aquí porque ustedes, las Lanzas, se han escabullido en la oscuridad y han evitado esta pelea durante demasiado tiempo.”

“Qué rico de tu parte acusarnos de cobardía,” dije, luchando por mantener mi voz tranquila. “¿Dónde has estado durante esta guerra? A salvo en casa, escondida detrás de las faldas del Clan Vritra.”

La Guadaña no pestañeó, solo miró hacia nuestra derecha.

Hubo un estruendo de piedra y la cabeza de un enorme martillo explotó a través de la pared de un edificio medio derrumbado. Me tensé, lista para atacar junto a Mica, pero luego la vi.

La enana Lanza se arrastró por el agujero que ella había hecho, con los ojos enormes y brillantes, como dos lunas reflejadas en la superficie de un lago. Su rostro pálido estaba manchado de suciedad y sangre, y balanceaba el martillo a su alrededor con movimientos breves y bruscos. Varios civiles se alejaron, llorando de miedo.

“¡No, Olfred, detente! ¡Mi-Mica lo siente! Por favor…”

Su súplica se ahogó, y ella le dio la vuelta al martillo y lo estrelló contra el suelo. La Piedra se rindió y ella cayó al abismo que había abierto con un grito de absoluto terror.

“¡Mica!” Me lancé por el costado del cráter, preparada para lanzarme al abismo detrás de ella, pero la luz parpadeó de forma enfermiza, y cuando  esto regresó, ella se había ido, junto con el agujero por el que había caído.

Un gruñido áspero salió espontáneamente de la parte posterior de mi garganta, y envié las cuchillas de hielo a toda velocidad hacia la Guadaña. Ellos pasaron inofensivamente alrededor y a través de ella para estrellarse contra la dura roca. “¿Dónde está ella? ¿Qué le estás haciendo a ella?” exigí, conjurando un nuevo arsenal, pero sin desperdiciar mi energía en atacar de nuevo.

Necesitaba averiguar cuál era el poder de la Guadaña y cómo defenderme de el.

“La enana tiene un laberinto asombrosamente complejo de demonios internos para navegar,” dijo, moviendo los dedos. Cuando lo hizo, solo pude escuchar el eco de la voz de Mica, como si se filtrara a través del piso sólido, pero no pude distinguir las palabras. “Tú, por otro lado, eres bastante simple, en verdad. Aburrida. Cliché.”

Volví a sentir el dolor candente detrás de mis ojos. Profundizando en mi interior, encontré el frío consuelo de mi poder esperándome. Hielo comenzó a formarse a lo largo de mi piel, corriendo desde mi esternón hasta mis hombros y bajando por mis piernas, finalmente envolviendo mi cabeza. Su toque calmó el ardor y atenuó el poder y la voz de la Guadaña.

“Sal de mi cabeza, bruja.”

Lanzando ambas manos, envié la serie de púas y cuchillas a toda velocidad hacia ella. Una sombra negra cortó el aire y los proyectiles explotaron. La Guadaña dio un paso atrás, su forma pareció ondearse mientras lo hacía, dividiéndose en tres imágenes. Por un horrible momento, las figuras parecían ser varias personas a la vez, y luego se solidificaron. En el medio, Lord Glayder me miró con desaprobación. Parecía más alto y más fuerte, pero su mirada de fría desaprobación era tan amarga y aguda como siempre. A un lado, Alea Triscan me miraba desde las cuencas vacías y arruinadas de sus ojos, su cuerpo sin piernas colgando en el aire como un horrible maniquí. Al otro lado de los Glayder… Aya. Mi vieja amiga y compañera tenía un enorme agujero donde debería haber estado su núcleo.

“Se suponía que tú eras la más fuerte de nosotros,” dijeron los tres al unísono, sus voces sangrando juntas en una cacofonía metálica e irreconocible. “Pero nos fallaste a todos.” El único brazo que le quedaba a Alea se levantó.

Veinte pies a mi izquierda, había una ráfaga de viento. Cuatro enanos, acurrucados detrás de un carrito volcado, fueron levantados gritando en el aire. Sus ojos salvajes se voltearon hacia mí por un solo momento devastador, luego estallaron en una niebla roja cuando las cuchilladas del viento negro los borraron de la existencia.

Apreté los dientes con furia impotente y luego estiré las manos para envolver a los supervivientes restantes en gruesas barreras de hielo.

“No puedes protegerlos,” dijeron de nuevo las voces mezcladas. “¿Cuántos había allí, como nosotros? ¿A cuántos has fallado, a cuántos has enviado a la muerte?”

Algo salió disparado del suelo entre mis pies y agarró mi tobillo. Miré hacia abajo con horror mientras más y más manos se liberaban de la tierra, alcanzándome. Traté de volar hacia arriba, pero el agarre aguantó, manteniéndome atada. Seguidamente las cabezas quedaron libres, y vi una docena de enanos, muertos recientemente, la carne pálida y desgarrada, los ojos ciegos y las heridas sin sangre.

Un horror retorcido amenazó con arrancarme la última comida de las entrañas, pero no pude alejarme.

“Nos ordenaste entrar en los túneles sabiendo que moriríamos,” gimió un enano con una lengua gris y sin vida.

“Únete a nosotros,” gruñó otro, enseñando los dientes y blandiendo un hacha cubierta de barro. “Es justo, Lanza.”

El hacha se balanceó, pero carecía de los medios para siquiera tratar de bloquearlo. Cuando golpeó el hielo a mi alrededor, el mango se partió y la cabeza se desplomó, dejando una astilla poco profunda en mi armadura.

A diferencia de las imágenes del Rey Glayder, Alea y Aya, el hacha no era una ilusión. Ella estaba animando los cadáveres de nuestros muertos y usándolos contra nosotros…

“Lo siento,” murmuré, luego dejé escapar un profundo suspiro.

Una niebla escarchada se enroscó sobre y a través de los cadáveres ambulantes, luego se congeló sólidamente donde tocó su piel, envolviéndolos en caparazones de hielo. Saqué mi tobillo del cadáver mortífero que aún lo sujetaba. La mano muerta se hizo añicos.

“Tus trucos son obsoletos,” gruñí, haciendo mi mejor esfuerzo para ignorar las ilusiones mientras buscaba alguna señal de la verdadera Guadaña. “Los otros eran más directos. ¡Sabían cómo ponerse de pie y luchar!” Forcé una sonrisa sarcástica en mi rostro. “¿El resto de ustedes se ha enfriado desde que uno de los suyos fue masacrado?”

Levanté un brazo justo a tiempo para desviar una línea de viento oscuro, luego observé cómo la línea negra atravesaba el hielo que cubría mi cuerpo y luego mi brazo, que resonó contra las losas de piedra rotas y se hizo añicos.

Las sombras se fusionaron frente a mí, formando a la Guadaña pálida y de cabello morado. El dorso de su mano con garras se hundió en el hielo alrededor de mi pecho y me lanzó hacia atrás. Sentí que rebotaba en una de las barreras de hielo que protegían a un grupo de enanos acurrucados, luego perdí todo sentido de dirección mientras mi cuerpo rebotaba por el suelo como una piedra saltarina.

En la distancia, pude escuchar la risa combinada de Aya, Alea y el Rey Glayder desvaneciéndose.

Ella parecía flotar mientras se acercaba, sus ojos oscuros vacíos infernales que amenazaban con consumirme. “Se acabó. Mi hermana ya habrá acabado con su ‘Lord del Trueno’ y la enana pronto sucumbirá ante mi poder.” El mínimo indicio de una sonrisa apareció en las comisuras de sus labios por primera vez. “Y si crees que tu ángel de la guarda con los ojos dorados entrará para salvarte, me temo que estás muy, muy equivocada.”

Me levanté del polvo y me sacudí la ropa, luego miré directamente a sus ojos muertos. “Entonces, no hay razón para seguir escupiendo púas sin sentido, ¿verdad?”

El suelo debajo de la guadaña explotó hacia arriba cuando la cabeza de un dragón formada completamente de hielo azul profundo atravesó las losas de piedra. Las enormes fauces se cerraron de golpe alrededor de la Guadaña, levantándola en el aire mientras la creación se abría camino desde debajo de la tierra. Dentro de su barriga, aturdida y casi inconsciente, estaba Mica.

Líneas negras de viento punzante perforaron el cráneo del dragón, pero reformé el hielo antes de que pudiera romperse.

El dragón pateó el suelo y comenzó a volar por los aires, mientras que al mismo tiempo la bolsa de aire que contenía a Mica se deslizó más abajo a través de su cuerpo, eventualmente expulsándola a quince pies hacia arriba.

Contuve la respiración, tratando de mantener la forma del dragón completa mientras miraba a Mica caer en picada diez pies, veinte, treinta. Cuando quedó claro que no podía detenerse, conjuré una rampa inclinada justo debajo de su cuerpo. Se deslizó sin control hasta su base y rodó hasta el suelo justo a mis pies.

Arriba, el hielo se hizo añicos cuando la cabeza del dragón estalló hacia afuera.

La Guadaña, envuelta en una capa negra de su maná de viento desviado, giraba como un trompo. Líneas oscuras atravesaron al dragón en una docena de lugares, y solté mi agarre sobre su forma, dejando que el hielo se disipara sin causar daño en lugar de estrellarse contra los civiles cercanos.

Mica gimió.

Arriba, el manto de sombras se expandía alrededor de la Guadaña, mientras que al mismo tiempo se curvaba hacia adentro como enormes garras negras, todas apuntando hacia mí.

Alcanzando mi núcleo, me preparé para defenderme del ataque, si pudiera.

Pero antes de que cayera, una línea roja cortó el aire, directamente hacia la Guadaña. Su poder se fusionó en un escudo, pero la línea roja lo atravesó. Ella giró en el último segundo, evitando el misil escarlata, pero pude ver la onda corriendo a través de su maná desde el agujero ardiente que había dejado.

La línea roja ardiente giró en el aire y voló más allá de la Guadaña y sobre mi cabeza. Me di la vuelta.

Estirando una mano, Bairon atrapó la lanza. Un brillo rojo manchó su cabello rubio cuando la lanza brilló con su propia luz interna. Sin embargo, cuando la luz se desvaneció, me di cuenta de que no era solo eso lo que lo teñía de rojo.

Bairon estaba cubierto de sangre desde las puntas de su cabello bien recortado hasta los tacones de sus botas. Por las heridas que pude ver, parecía ser suya.

Caminó hacia adelante, favoreciendo su lado izquierdo. Su pierna se arrastraba y su brazo colgaba inerte, pero había un fuego ardiente en sus ojos que me decía que estaba lejos de aceptar la derrota.

“Una Guadaña,” dijo, su profundo tono de barítono tenso por el dolor de sus muchas heridas.

Solo asentí, mirando hacia atrás a la mujer de cabello morado. Estaba luchando contra la creciente agitación de su magia mientras las sombras se agitaban a su alrededor como un mar agitado por el viento.

“No, otra,” dijo Bairon, inclinándose hacia la lanza para quitarse el peso de su lado izquierdo. “Luché contra una mujer con cuernos y cabello blanco. Hay… dos.”

Tosiendo, Mica se puso de rodillas. La sangre goteaba como una lágrima de su cuenca ocular arruinada. Su núcleo se sentía agotado; ella había usado una cantidad desmesurada de su propio maná luchando contra sí misma.

“Deja de mirarme así,” se quejó, limpiándose la sangre. “Estoy viva. Y muy cabreada.”

“¿El Palacio Real?”

Mica me hizo señas para que me alejara. “Las fuerzas de Alacryan se han… movido para bloquear las rutas de escape, pero se están reteniendo de la ciudad. Los lords solo están en peligro si nosotros… perdemos aquí abajo.”

Tambaleándose ligeramente, una segunda mujer apareció en el cielo, volando hacia la primera. Dos gruesos cuernos negros brotaron de su brillante cabello blanco y se curvaron hacia afuera. Su mano estaba presionada contra un corte en su costado, lo suficientemente profundo como para exponer sus costillas. Gotas de sangre brillaban como rubíes cayendo debajo de ella.

“¿Luchaste contra ella solo?” Le pregunté a Bairon, incapaz de reprimir el asombro en mi tono.

Bairon resopló. “La lanza. Un golpe de suerte. Corta su maná, pero solo temporalmente.”

Recordé muy bien la sensación de la espada escarlata interrumpiendo mi maná mientras libramos una batalla perdida contra el asura. “Así es como las detendremos,” dije, tendiéndole una mano a Mica.

Un aura dura cayó como una cortina de hierro sobre nosotros cuando Mica se puso de pie, y escuché las barreras de hielo en las que todavía estaba enfocada romperse. La gente debajo de ellos gritó.

“¡Sus trucos y artilugios no los salvarán!” gritó la segunda Guadaña, sus ojos rojo sangre saltando en su cabeza. La Guadaña de cabello morado había recuperado el control de su maná después del golpe de Bairon, y estaba más estable que su contraparte, el único signo de alguna emoción era un ligero aleteo de sus fosas nasales.

Dos Guadañas… Esta era una batalla que habíamos perdido antes, en Etistin.

Bairon se puso de pie a mi lado, la lanza asura sujeta con los nudillos blancos mientras la apuntaba hacia nuestro enemigo. Mica se movió a mi otro lado, incapaz de mantener el ceño fruncido aprensivo de su rostro. La entendí, mientras luchaba por ignorar las frías garras de la duda y la incertidumbre que se aferraban a mis entrañas.

Y luego recordé a Arthur, la forma en que había mirado el Palacio Real, evaluando la seguridad de su familia antes de confiarnos la protección de la ciudad, y luego lo que le había dicho. “Ya estoy cansada de perder batallas.”

 

Skydark: Muchas gracias por el Sponsor para el Patreon a la siguientes personas de esta semana .. Marcos Y Brian… 😀  Arigatooo..!!

Pagina Anterior
Pagina Siguiente