Capítulo 384 – TBATE – Vientos de Cambio

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Punto de Vista de Caera Denoir.

 

El sol comenzaba a ocultarse detrás de las nubes de tormenta sobre el Dominio Central, el estado de ánimo del cielo reflejaba el mío. Este habían sido unos días tensos y aburridos desde el incomprensible final del Victoriad.

La Alta Sangre Denoir, como era de esperarse, se había puesto en alerta máxima después del Victoriad. Ellos inmediatamente me retiraron de mi puesto de la Academia Central y organizaron que toda la sangre (Denoir) extendida regresara a nuestra propiedad principal para una reunión de todos en la cubierta. Durante días, la propiedad había estado plagada de primos de menor rango y lords vasallos, pero Corbett y Lenora me mantenían aislado incluso de nuestra propia sangre.

Parecía que no querían que nadie más determinara la profundidad total de mi conexión con Grey hasta que hubieran sentado las bases políticas adecuadas.

Esto me vino bien. No había sido capaz de hablar con la Guadaña Seris desde el Victoriad, y no había tenido noticias de Grey — no es que esperara tenerlos — lo que solo me llevó a más y más preguntas, ninguna de las cuales tenía respuestas.

Me encontré frustrada de una manera que no había experimentado desde que era una adolescente recién despertada, obligada a ocultar un poder que al mismo tiempo deseaba no tener pero que también quería explorar y comprender. Sin embargo, hasta que pudiera ir hacia la Guadaña Seris, no vi una mejor alternativa que simplemente pasar desapercibida y seguir los deseos de mis padres adoptivos.

Un niño apareció de repente en los patios debajo de mi ventana, corriendo con todas sus fuerzas. No muy lejos detrás de él, un niño un poco mayor lo perseguía, con una honda girando en una mano. Con un tirón, dejó volar un proyectil, pero el niño más pequeño se zambulló hacia adelante, rodando debajo del proyectil. Cuando volvió a ponerse de pie, se tomó el tiempo justo para sacarle la lengua a su perseguidor y luego desapareció por el otro lado del marco, con el niño mayor pisándole los talones.

Sonreí. Esta era una cosa débil, pesada contra mis mejillas, pero se sentía bien saber que había alguien por ahí aliviado por todo lo que estaba pasando. Incluso si solo eran mis primos jóvenes, que eran tan inteligentes como el hongo venenoso promedio.

Un trueno sacudió el cristal de mi ventana solo un momento antes de que fuertes gotas de lluvia comenzaran a golpearlo. Los niños comenzaron a gritar, ya que sin duda estaban empapados por el diluvio repentino.

Más cerca, apenas audible bajo el ruido de la tormenta, la tela crujió.

Cogí una horquilla plateada de mi escritorio, me puse de pie y la blandí como un arma, luego suspiré y bajé la mano.

Mi hermano adoptivo, Lauden, estaba apoyado en el marco de la puerta de mi dormitorio. Su figura musculosa llenaba la entrada de la puerta de una manera vagamente amenazante, aunque la mirada en su rostro era más graciosa que hostil.

Se echó hacia un lado el cabello oliva cuidadosamente recortado y su sonrisa se ensanchó. “Tus sentidos se están apagando, hermanita. Si yo fuera un asesino—”

“Entonces este pin estaría en tu ojo, y tu sangre estaría en llamas,” dije con frialdad, levantando un poco la barbilla. “Y me salvaría de escuchar cualquiera de tus vacilaciones didácticas. ¿Qué es lo que — mejor dicho, qué quieren Corbett y Lenora?”

Lauden levantó las manos en señal de paz. “No hay necesidad de castigar al mensajero, Caera. Tu lengua es más afilada y quema más que la de un sa**po guadaña solar. Padre quiere que estés lista, eso es todo. Nos reuniremos dentro de una hora.”

Dejé el pin y me apoyé contra el escritorio. “Dentro de una hora. Mensaje recibido.”

Las cejas de Lauden se levantaron, pero no dijo nada más mientras giraba sobre sus talones y salía de mis habitaciones.

“Tal vez sea bueno que mi hermano sea un patán ignorante,” murmuré en voz baja mientras lo seguía hasta la puerta de la suite y la cerraba.

Sentí un remordimiento culpable en la región de mi estómago; lo que estaba sintiendo no tenía nada que ver con Lauden, y él en realidad — tal vez por primera vez en mi vida — había hecho un esfuerzo genuino por ser agradable desde el Victoriad. Por supuesto, también se burló varias veces de mi “novio” Grey, quien, como resultó, tenía una fuerza superior al nivel de una Guadaña, por lo que puede haber sido el miedo lo que estimuló sus buenos modales repentinos.

Moviéndome a mi tocador, tomé asiento en el taburete acolchado y me miré en el espejo, mi mente se detuvo en Grey.

“¿Dónde está ahora?” Le pregunté al espejo, pero no hubo respuesta excepto mi propio rostro expectante que me devolvía la mirada.

El Victoriad había cambiado todo para Grey y para mí — tal vez incluso para todo Alacrya. Eso aún estaba por verse, el cual era en gran parte el propósito de la reunión para la que se suponía que me estaba preparando. Los eventos del Victoriad habían mostrado luz a través de una grieta en la infalibilidad percibida de Agrona. Su propia mano derecha había sido desafiada y asesinada, y cuando Agrona llegó para mostrar el poder de su nueva maga mascota, ambos habían sido superados en maniobras, sin poder capturar a Grey en lo que solo podía verse como una derrota sorprendente.

Pero no todos los Alacryanos entenderían lo que había sucedido. E incluso si lo hicieran, se podría hacer que la mayoría lo olvidara en medio de la amenaza de guerra con los otros asuras, o simplemente continuaría siguiendo la línea por miedo a los Vritra.

Cobardes, pensé, viendo mi labio tensarse en un ceño fruncido.

Llevada por un repentino impulso temerario, desabroché el medallón que siempre llevaba alrededor del cuello y lo dejé con fuerza sobre el tocador. En el espejo, mis cuernos simplemente aparecieron, ya no ocultos por los poderes ilusorios del medallón. Retiré mis labios de mis dientes y le gruñí al espejo.

Ese sería el look para la reunión de esta noche, reflexioné antes de dejar que la expresión se desvaneciera. El rostro que quedó atrás era frío, casi desolado. Solitario.

Estaba tan cansada de ocultar quién era. De estar aislada de las personas que me rodean. Grey había sido algo para mí que nunca antes había tenido: un compañero, un confidente. Un amigo.

Me imaginé de nuevo su mirada arrepentida en los momentos antes de que desapareciera. Él no quería dejarme atrás, me aseguré a mí misma, pero…

¿Qué tan bien lo conocía realmente?

Suspirando, tomé el amuleto y lo volví a colocar detrás de mi cuello. En el espejo, los cuernos desaparecieron en un abrir y cerrar de ojos. Tentativamente, pasé la mano por los cuernos invisibles, sintiendo las curvas, los surcos y las puntas. Solo porque no podía verlos, eso no significaba que realmente se habían ido.

Con práctica eficacia, me preparé para la reunión. Lenora deseaba que me pintaran la cara y Corbett ya me había elegido un vestido. Ellos esperaban que pareciera agraciada y elegante, pero no amenazadora. Muchos alta sangre se habían devorado a sí mismos primero en circunstancias menos terribles que las que ahora enfrentaban los Denoir.

Y como un forastero — un adoptivo de sangre Vritra — toda mi vida había sido un cuchillo de doble filo para los Denoir. Por mucho que yo fuera un motivo de orgullo y potencial empoderamiento, cualquier paso en falso, ya sea conmigo o por parte de mí, podría conducir fácilmente a su ruina. Por lo tanto, la correa apretada con la que me habían mantenido toda mi vida, el cual solo se tensaba más día a día.

Acababa de terminar de arreglarme el cabello cuando llamaron levemente a mi puerta.

Poniéndome de pie, retorcí el vestido dorado a mi alrededor, mirando la luz brillar en las gemas azules que hacían juego con mi cabello, que había doblado en un moño ligeramente desordenado y fijado con un pin de oro y rubí que se doblaba como una cuchilla si era necesario. No esperaba ser atacada en mi propia casa, pero… uno nunca puede ser demasiado cuidadoso.

Deslizándome en un paso majestuoso, crucé la habitación y abrí la puerta. Nessa estaba esperando afuera con Arian. Nessa chasqueó la lengua, sus ojos se entrecerraron críticamente en mi pelo.

Sus dedos se crisparon cuando dijo: “Lady Caera, el Alto Lord y Lady Denoir solicitan su presencia en el parlor/sala.”

“Por supuesto,” dije, y ella se dio la vuelta y comenzó a marchar por el pasillo. Me puse a caminar detrás de ella y escuché las suaves pisadas de Arian detrás de mí.

Nos cruzamos con solo unos pocos Denoirs más en el camino al parlor. Cada uno de ellos detuvo lo que estaba haciendo para darme una reverencia superficial, pero pude sentir sus ojos ardiendo en mi espalda una vez que pasé. Había curiosidad allí, pero también miedo, frustración e incluso abierta hostilidad.

Puede que no sepan cuál había sido mi relación con el misterioso Grey, pero sabían que era un faro que atraía una atención no deseada hacia la Alta Sangre Denoir. Mientras otras sangres — altos, nombrados o de otro tipo, chismorreaban con entusiasmo sobre los eventos recientes, los Denoir estaban en alerta máxima, sin saber si ellos — nosotros — sobreviviríamos.

Aunque estaba segura de que los Denoir me echarían la culpa, en realidad fue la insistencia de Corbett y Lenora en involucrar a los Alta Sangre en el asunto de la Guadaña Seris lo que los había llevado a este punto. Invitar a Grey a cenar, reunirse con él en público, hacer interminables preguntas sobre él en Cargidan y la Academia Central… habían tratado de establecer conexiones entre ellos y Grey. Y lo habían logrado, lo que ponía en riesgo toda la sangre.

No es que los culpe por eso. Fuera cual fuera su razonamiento, le habían dado una oportunidad a Grey, incluso protección durante el juicio. Casi me hizo temer lo que estaba por venir. No había podido leer el estado de ánimo de Corbett en los últimos días.

En lugar de entrar en el parlor por las puertas principales, Nessa nos llevó por las escaleras de los sirvientes y a través de un hueco en sombras. Corbett, Lenora y Lauden ya estaban allí, al igual que el hermano de Corbett, Arden. Teagen y una mujer a la que no conocía — uno de los guardias de Arden, supuse — estaban flanqueando las puertas del parlor.

La mano de Lenora fue al brazo de Corbett cuando notó nuestra entrada, interrumpiendo lo que sea que había estado diciendo. Los dos me miraron con el mismo aire crítico que tenía Nessa, aunque con cien veces más juicio, pero Arden no les dio tiempo a decir nada.

Al ver la línea de sus miradas, él se dio la vuelta, sonrió y luego extendió las manos en un gesto de bienvenida. “¡Caera, pichoncita!” dijo, su voz más profunda y un poco más áspera que la de su hermano.

“Tío,” respondí, dándole una reverencia cortés.

Sabía lo suficiente como para comportarme lo mejor posible, incluido el uso de los títulos preferidos por mis padres adoptivos y sus muchos parientes y vasallos, pero siempre llamé a Arden “Tío”. En parte porque él había insistido en ello durante mi infancia — y no lo había visto con la frecuencia suficiente cuando me hice adulta para romper el hábito — pero también porque sabía que a Corbett le irritaba que no me resistiera contra el título familiar como hacerlo como “Madre” y “Padre”.

“¿En qué tipo de problemas nos has metido ahora, pajarito?” se rió entre dientes, acercándose para darme un fuerte abrazo con un solo brazo.

A pesar de ser el hermano menor de Corbett, Arden parecía diez años mayor. Era más pequeño y corpulento, con un vientre pronunciado y cabello oliva que se alejaba de sus sienes. Pero usó estas características más suaves a su favor, escondiendo una mente afilada detrás de sus rasgos aparentemente poco imponentes. Eso, y un potente atuendo.

“Eso está por verse,” dijo Corbett, dibujando las palabras para que quedaran en el aire.

Mi padre adoptivo vestía de blanco y azul marino, como de costumbre, pero su traje tenía un corte agresivo, de estilo militar, y vestía una sola hombrera brillante que se extendía en una estrecha gorguera que se envolvía alrededor de su cuello. Su delgada espada también colgaba de su cinturón, haciéndolo parecer como si estuviera preparado para liderar una carga en la batalla.

Lenora, por otro lado, vestía un vestido azul marino suave y fluido, que se ondulaba y otorgaba curvas de matrona a su cuerpo delgado.

Azúcar y especias, pensé. Esta era una presentación que ellos habían perfeccionado durante su largo matrimonio. Uno intimidante, uno acogedor. En realidad, eran más martillo y yunque.

Sin embargo, nunca los había visto involucrarse en estos juegos mentales políticos con su propia sangre. Mi pulso se aceleró. Me puso nerviosa.

“Trae al resto adentro,” dijo Corbett a continuación.

En lugar de enviar a uno de los sirvientes, Lenora fue ella misma.

Corbett me indicó que me uniera a él y a Lauden. Arden se quedó ligeramente a un lado. No se intercambiaron otras palabras, y sentí que los tres hombres tenían cuidado de no mirarme.

En cuestión de segundos, Lenora regresó, seguida por la esposa de Arden, Melitta, que entró con sus hijos, Colm y Arno, los dos niños pequeños que habían estado jugando tan bruscamente debajo de mi ventana. Arno, el más joven de los dos, todavía tenía las manchas de hierba en la ropa.

Los tres se inclinaron profundamente ante el Alto Lord y la Lady, y ​​vi a Arden guiñándoles un ojo a sus hijos mientras pasaban.

Lord Justus Denoir lo siguió. El tío de Corbett tenía sesenta y tantos años. Su cabello se había vuelto gris, y había dos mechones grises en su barba de chivo, pero se mantuvo erguido y fuerte, comportándose como la nobleza de toda la vida que fue. Corbett y Justus siempre habían tenido una relación difícil, ya que Justus tenía la intención de convertirse en alto lord cuando el padre de Corbett, Corvus, muriera, pero el difunto alto lord había superado a su hermano y había puesto a Corbett en su lugar.

Aun así, las luchas internas y las puñaladas por la espalda eran un camino inevitable para ver cómo tu propia alta sangre se desmoronaba, por lo que los dos hombres testarudos habían mantenido una especie de paz forzada entre ellos durante los últimos quince años.

Siguiendo a Justus estaba Lady Gemma Denoir, la hermana mayor de Lenora. Caminaba rígidamente, como si llevara una espada en el tra**sero, tomándose su tiempo para entrar a la habitación. Su cabello blanco estaba cuidadosamente peinado y brillaba con piedras preciosas negras que hacían juego con su reluciente vestido negro. El efecto hizo que sus cristalinos ojos azules brillaran como diamantes.

Aunque Lady Gemma sonrió, había un tono burlón y frustrante en cada movimiento que hacía, y su reverencia al Alto Lord y a la Lady fue menos profunda de lo que era apropiado. Cuando sus ojos se encontraron con los míos, su sonrisa se desvaneció por completo, su nariz se arrugó con disgusto, y simplemente pasó de largo.

Y así fue, durante un tiempo. Los Denoirs entraban de uno en uno y de dos en dos, comenzando con los miembros de mayor rango de la sangre y bajando hasta los vasallos más humildes. Había otros que también eran técnicamente considerados miembros de la alta sangre pero que carecían de cualquier posición dentro de ella, por lo que no habían sido invitados a esta reunión.

Finalmente, cuando el último de los Alta Sangre se había sentado y Lauden les había servido bebidas, Corbett nos hizo un gesto a mí y a mi hermano adoptivo para que tomáramos asiento también. El parlor era lo suficientemente grande para acomodar a tal multitud, pero lo suficientemente pequeño y privado para darle a la reunión un aire de conspiración.

Cuando el jefe de asistentes de Corbett cerró las puertas, dejando solo miembros de la alta sangre y un puñado de guardias de confianza, como Taegen y Arian, dentro de la habitación, la impresión se profundizó.

“Como seguramente todos saben,” comenzó Corbett sin preámbulos, “los eventos del reciente Victoriad no tienen precedentes en la historia conocida de Alacrya.”

Lady Gemma resopló, levantando una ceja de Lenora.

A pesar de ser la hermana mayor, Gemma era un miembro adoptivo de la sangre, acogida después de la muerte de su propio esposo, y no tenía posición ni autoridad más allá de lo que le otorgaba su relación con Lenora. Casi siempre había un borde de amargura y superioridad entre la pareja cuando estaban juntos.

“Es cierto, Alto Lord,” dijo uno de los primos ancianos — Dereth o Drothel o algo así, lo había olvidado — pero sus pobladas cejas se fruncieron nerviosamente, “pero ¿Qué tiene eso que ver con los Denoir? ¿Está confirmando que hay verdad en los rumores de que nuestro Alta Sangre está de alguna manera enredado con este tal Ascender Grey?”

Corbett miró hacia donde yo estaba recostada en una silla de gruesos cojines, con la cara oculta detrás de una copa de vino tinto brillante que no estaba bebiendo. Sin embargo, ese sutil tic era el único signo de su agitación, y cuando volvió a hablar, sus palabras salieron claras y tranquilas. “Antes de que hablemos de la relación de la Alta Sangre Denoir con el hombre llamado Grey, primero debemos compartir información adquirida recientemente.” Él hizo un gesto a su hermano.

Arden se puso de pie, juntando las manos detrás de la espalda para que su barriga llena de lonjas sobresaliera aún más. “Sí, de hecho. Gracias, hermano.” Se aclaró la garganta. “Justo ayer, un gran destacamento de soldados Alacryanos — miles de magos, en total — regresaron de Dicathen.”

Arden estaba observando cuidadosamente al resto de la sangre, probablemente tratando de determinar quién más podría saber lo que estaba a punto de decirnos. Por la forma ansiosa en que Gemma lo miraba fijamente, la copa de vino en su mano de repente se detuvo, estaba claro que ella, al menos, ciertamente lo sabía.

“Todos de la patria de nuestros aliados enanos,” continuó Arden. “Darv, para aquellos de ustedes que no siguen estas cosas. Y con un numero de Dicathianos a cuestas.”

Esto causó revuelo. Me moví un poco hacia adelante en mi silla y dejé mi bebida, manteniendo la espalda erguida y la expresión serena.

Hasta ahora, los Dicathianos solo habían sido llevados a Alacrya para exhibiciones públicas de castigo, como los del Victoriad. Había pocas otras razones para que los prisioneros fueran teletransportados desde el otro continente, y a ningún “aliado” se le había ofrecido cuartel en nuestra tierra antes. O si lo habían hecho, se había mantenido muy callado.

“La fuerza de regreso representa casi el setenta por ciento de los soldados estacionados en una ciudad llamada Vildorial, la capital de los enanos,” continuó Arden. “Y regresaron no por orden, sino porque fueron vencidos.”

Un coro de charlas incrédulas interrumpió a Arden, algunos expresando desconcierto, otros incluso cuestionando la historia de Arden. Él frunció el ceño y el Alto Lord pidió silencio.

“¿Había algún miembro de nuestra alta sangre presente?” preguntó Justus, su profundo barítono resonando como un gong sobre los restos persistentes de la charla que luchaba por extinguirse. “De ser así, deberían haber sido llevados ante todo al Alto Sangre para explicar su cobardía.”

“No,” confirmó Arden, asintiendo al hombre mayor. Se tomó un momento para recuperar la compostura y luego continuó. “La pequeña fuerza que desplegamos está organizada en una ciudad llamada Etistin. Pero…” Arden hizo una pausa, su mirada ahora moviéndose hacia mí de una manera que hizo que los pequeños pelos en mi cuello se erizaran. “Pero pude obtener varios relatos de primera mano de lo que sucedió allí.”

Arden comenzó a caminar, usándolo hábilmente como una oportunidad para mirar a los ojos a varias personas diferentes, de alguna manera haciendo que pareciera que estaba hablando con cada uno de ellos individualmente. “El ataque a Vildorial salió de la nada. No ha habido ninguna resistencia real en Dicathen en meses, y las ciudades más grandes ya han comenzado la transición, construyendo forjas y fundiciones más nuevas y más grandes para los Emisores.”

“Y así que, las fuerzas de paz de Vildorial tuvieron poca advertencia antes de que un pequeño grupo de guerreros de élite de Dicathen — las Lanzas, creo que se llaman — derribaron las puertas.”

“¡Oh, leí todo sobre las Lanzas!” intervino el pequeño Arno, su pequeña voz atravesando la tensión electrificada que se acumulaba en la habitación. Hubo un par de risas de sorpresa ante esto, pero su madre lo atrajo hacia sí, haciéndolo callar.

“Me temo que no te ando siguiendo,” preguntó uno de los primos más lejanos, dándole a Arden una sonrisa avergonzada. “Si bien esta es una noticia sorprendente, ¿Qué tiene que ver eso con nosotros?”

“El ataque a Vildorial fue dirigido por un hombre con ojos dorados,” dijo Arden lentamente. “Quien, al parecer, podría caminar a través de un rayo y conjurar llamas moradas desde sus manos.”

Se me cayó el fondo de mi estómago. Cualquiera que sea la reacción del resto de la sangre, no la escuché por la repentina presión en mis oídos.

Esta era una descripción simple, pero solo había un hombre en cada continente que encajaba en ello.

“Grey,” articulé en silencio.

Como una sola piedra que cae y comienza una avalancha, esta información cayó en su lugar en medio de todo lo demás que sabían sobre Grey. Las extrañas preguntas en las Relictombs, su falta de conocimiento básico a pesar de ser tan poderoso, su magia inusual, su falta de conexiones de sangre, el interés de la Guadaña Seris en él, el hecho de que había peleado en la guerra, pero nunca habló de eso… piezas de información se derrumbaron a mi alrededor.

Pero no tenía sentido. Grey no podía ser un Dicathiano… ¿o sí? La Guadaña Seris lo conocía, aparentemente confiaba en él, y eso solo fue suficiente para que yo hiciera lo mismo. ¿Pero debería serlo? Me pregunté a mí misma, repentinamente cautelosa.

“Nos has destruido.” La voz de Justus retumbó sobre el tumulto, volviendo a enfocar la escena que me rodeaba. Él miraba a Corbett y señalaba con el dedo acusadoramente. “Siempre has sido demasiado codicioso y hambriento de poder, Corbett, aferrándote a la Guadaña Seris Vritra como un gusano chupa sangre desde que fue forzada a nuestra alta sangre,” gruñó, su dedo acusador girando momentáneamente en mi dirección.

El parlor quedó en silencio.

Aunque algunos pueden haber estado de acuerdo con él, nadie tuvo el coraje de unirse a sus acusaciones y, de hecho, los que estaban sentados más cerca de él se alejaron, como si estuvieran preocupados de que pudiera sufrir una combustión espontánea.

“¿Y si el Ascender Grey regresa, Tío?” preguntó Corbett, rompiendo el incómodo silencio. “¿Preferirías que estuviéramos en mala posición con un hombre capaz de derribar dos Guadañas?”

“Pero, ¿Qué es lo que realmente nos une a este hombre, Grey?” el mismo primo de antes preguntó en el silencio, otra vez fingiendo vergüenza.

Lenora había envuelto su brazo alrededor de la cintura de Corbett, y juntos miraban desafiantes su sangre.

“Nos enteramos del intenso interés de la Guadaña Seris Vritra en el Ascender Grey hace algún tiempo,” dijo amablemente, su tono tan simple y no conflictivo como si estuviera hablando del clima, “y así hicimos avances para establecer una relación con el hombre. Se mantuvo bastante apartado de los círculos sociales normales de Cargidan, pero por un feliz accidente ya había conocido a nuestra hija, Caera.”

Me puse rígida cuando todos los ojos se clavaron en mí y luego se alejaron con la misma rapidez. Solo Justus de cara roja dejó que su mirada se demorara, sus cejas bajaron con enojo mientras lo miraba, negándome a ser intimidada.

“¿No podría ser que este ‘conocido accidental’ fuera realmente Grey abriéndose camino hacia las buenas gracias de la Alta Sangre Denoir?” Preguntó Justus, poniéndose de pie e imitando a Arden al caminar alrededor y mirando no a Corbett sino al resto de nuestra sangre. “¿Aprovechándose de nosotros para colocarse en el Victoriad, en una posición para debilitar a los líderes de la guerra en Dicathen y avergonzar al Gran Soberano?” Solo entonces Justus miró a Corbett, con una mueca de decepción estropeando su rostro. “¿Un acto del que, al ayudarlo, nos has hecho cómplices a todos?”

“Te puedo asegurar que ese no es el caso,” dije antes de que Corbett pudiera responder. Cuando todos los ojos se volvieron hacia mí, me detuve para tomar un sorbo lento de mi copa, ordenando mis pensamientos. “Es fundamentalmente imposible que nuestro encuentro haya sido planeado, considerando que estábamos en las Relictombs en ese momento, y yo fui quien inició ese contacto, no Grey.”

Justus abrió la boca para contrarrestarme, pero hablé por encima de él, manteniendo mi tono tranquilo pero firme. “Y antes de que te avergüences haciendo acusaciones sobre mis intenciones o las de la Guadaña Seris Vritra con respecto a Grey, debes saber que la suposición de mis padres era completamente correcta. Ella vio su poder — el mismo poder que todos ustedes vieron por sí mismos en el Victoriad, y se interesó, eso es todo.”

Sentí la mirada de Corbett sobre mí, pero no aparté la mirada de Justus. Aunque sus rasgos estaban rígidos y enojados, pude ver el miedo en los movimientos nerviosos de un lado a otro de sus ojos.

La habitación se transformó en varias capas de conversaciones en voz alta, cada voz luchando por ser escuchada sobre las demás.

“Quiero decir, derrotó a una Guadaña, eso tiene sentido—”

“—deberíamos arrojarnos a la merced del Gran Soberano—”

“—ser un contraataque? Quizá podamos salvar la cara uniéndonos…”

“—fuego puro, y escapar del Victoriad aparentemente ileso—”

“——significado para la Alta Sangre, Alto Lord?”

Corbett se centró en Melitta, la esposa de Arden. “Buena pregunta, Melita, gracias.” Lentamente, la habitación a su alrededor volvió a quedar en silencio. “No nos encontraríamos así si la situación no presentara algún peligro para nuestra alta sangre, pero Lenora y yo creemos que aquí también hay una oportunidad. Para—”

“Por supuesto que la hay,” murmuró Justus, lo suficientemente alto como para que todos lo escucharan.

Un músculo cerca del ojo de Corbett se contrajo, pero siguió adelante. “Por el momento, aparentemente no tomaremos ninguna medida, solo esperaremos nuestro momento y observaremos,” dijo Corbett, centrándose en Justus. “Si hay una investigación oficial sobre la Alta Sangre Denoir, pueden estar seguro de que solo hemos brindado la bienvenida y la cortesía que se le debe a un poderoso ascender y miembro del equipo de Caera.”

“Tonterías,” dijo Lady Gemma, reclinándose más hacia atrás en su silla y haciendo girar su copa de vino. Su mirada depredadora se demoró en Arden. “¿Qué hay del contraataque que ya se está preparando? ¿Planeamos participar? ¿Para compensar tu falta de juicio?”

Corbett y Lenora intercambiaron una mirada. “Hemos determinado que es mejor mantener nuestra estrategia actual en Dicathen,” respondió Corbett.

Justus se burló. “Esto solo nos hace parecer más culpables.”

“Ningún inquisidor, ni siquiera los mismos Guadañas, encontrarán un indicio de maldad en las acciones de la Alta Sangre Denoir,” insistió Lenora. “Pero el cambio está en el viento, Denoirs.” Lenora miró alrededor de la habitación, dejando que su expresión vacilara magistralmente entre un pequeño ceño fruncido y una sonrisa cómplice. “Y, como todos sabemos, a veces el viento sopla con fuerza desde las montañas. Necesitaremos una base segura para clima del viento.”

Parpadeé, insegura de haber entendido bien las palabras de Lenora. Casi sonaba como si estuviera respaldando a Grey y a la Guadaña Seris si hubiera algún tipo de lucha de poder entre ellos y el Gran Soberano…

El resto de la sangre estaba tranquila y pensativa. El pequeño Arno me llamó la atención mientras escaneaba subrepticiamente la habitación, me dio una gran sonrisa y saludó.

Justus se puso de pie, con los hombros hacia atrás, el pecho hacia afuera, la barbilla en alto. Sus ojos fijos atravesaron a Corbett y Lenora como dagas. “Me temo que esta línea de pensamiento es insostenible con el continuo bienestar de esta alta sangre. Alto Lord Corbett Denoir… me veo obligado a solicitarle oficialmente que renuncie a su cargo. Pida clemencia a las Guadañas — a la Guadaña Seris Vritra en persona, si es necesario. Asegúrales que sus errores son tuyos y que el liderazgo de la Alta Sangre Denoir descansará en manos más firmes. Yo—”

Las palabras sisearon en el silencio cuando Justus sacó su espada de la vaina. Taegen se puso al lado de Lenora en un instante, Arian se apresuró a pararse sobre mí, el acero desnudo de su delgada hoja brillando en la suave luz mientras miraba frenéticamente en todas direcciones a la vez.

“No habrá ninguna necesidad de eso en este momento,” dijo una voz tranquila, atrayendo todas las miradas hacia las sombras de la entrada de los sirvientes.

Un hombre de piel gris con una armadura de cuero oscuro salió de las sombras. Era bastante guapo, con una fuerza innegable a pesar de cómo reprimía su maná.

Me puse de pie mientras todos los demás — todos excepto Justus — se arrodillaron, inclinándose profundamente ante Cylrit, el retenedor de la Guadaña Seris y el dominio de Sehz-Clar. Sus ojos escarlatas se encontraron con los míos, y sentí un rayo como un relámpago pasar entre nosotros. Él solo podía estar ahí por mí. Finalmente, la Guadaña Seris me estaba rescatando de estos largos y tristes días de tedio y tensión.

“Haz lo que el Alto Lord y lady ordenen,” le dijo Cylrit a Justus, que de algún modo se las había arreglado para ponerse pálido y sonrojarse al mismo tiempo. “El Alto Lord Denoir no debería tomar ninguna medida en este momento. Lady Caera vendrá conmigo.”

“¿Q-Qué quieres decir?” Lenora tartamudeó, su máscara de control absoluto y confianza se resquebrajó. “Caera es…”

“Que se la lleven,” dijo Justus, envainando su espada con mucho cuidado y arrodillándose. “Por favor, Lord Cylrit, con su aprobación, yo podri…” Cylrit sonrió, una sutil y peligrosa cosa, y la boca de Justus se cerró de golpe.

“Lord Denoir,” dijo el retenedor lentamente, pronunciando cada sílaba con cuidado. “Haz lo que se te ordene. O las cosas pueden ir mal para ti.”

Lo último del color abandonó el rostro de Justus, y un músculo de su mandíbula pulsó.

Así, Cylrit pareció descartarlos a todos por completo. A mí, me dio una sonrisa más suave y me tendió el brazo. “Por favor, Lady Caera. La Guadaña Seris nos está esperando.”

 

Skydark: Capítulo traído gracia al Sponsor de todos ustedes que estan en esa posibilidad…Jonathan

Pagina Anterior
Pagina Siguiente