Capítulo 366 – TBATE – Promesa Despiadada

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Punto de Vista Titus Granbehl.

 

“Oh, casi me olvido de mencionarlo,” dijo mi esposa desde el otro lado de la mesa. Sonriendo felizmente, dejó el trozo ensartado de carne rosada que había estado a punto de morder. “La sangre Vale ha aceptado nuestros términos. Un mensajero llegó hace solo una hora con su carta.”

Yo terminé de masticar y me agaché con el tenedor y el cuchillo para cortar otro trozo. “Sí, pensé que tras ver lo que sucedió con la sangre Rothkeller podría provocar un fuego debajo de los Vales …”

Los ojos fríos de Karin se lanzaron hacia Ada, pero la chica no nos prestaba atención mientras revolvía la comida en su plato sin pensar.

“De todos modos,” continuó Karin, sus ojos se abrieron un poco como para recordarme, como si yo necesitara un recordatorio de nuestro acuerdo.

Mi agarre se apretó alrededor de mis utensilios mientras cortaba más profundamente en el sambar de cola blanca chamuscado. Ada es demasiado frágil, demasiado débil para sufrir tras el conocimiento de nuestras acciones.

Pensé en Kalon y Ezra. Mi hijo mayor era demasiado orgulloso y moralista para comprender lo que hacíamos ahora, pero si él hubiera sobrevivido, tal vez tales acciones extremas no hubieran sido necesarias. Sin embargo, Ezra era el niño quien más me imitaba.

Con mi apetito abandonándome, empujé mi plato sin terminar.

Si tan solo Ezra hubiera sobrevivido, pensé con amargura, lanzando una mirada severa a mi espantapájaros de hija.

“Y he enviado tanteos a algunos posibles candidatos de alta sangre con respecto a nuestra propuesta,” Ella continuó. Mientras hablaba, alargó la mano y empezó a cortar la comida de Ada, incluso llevándole bocados a la boca de la niña.

“Karin, deja que la niña se alimente sola, ella está—”

Ella me lanzó una mirada feroz y yo cedí, reprimiendo mis palabras.

Ella y su cariño obsesivo.

Vi como Karin alimentaba con cuchara a mi hija como si no tuviera brazos, pero no dije nada más. Por difícil que fuera admitirlo, gran parte de lo que habíamos logrado en este corto tiempo hubiera sido imposible sin mi esposa.

Ella era astuta, carismática y despiadada. Pero también era una madre que había perdido a dos de sus hijos. Con Kalon y Ezra idos, Ada se había convertido en el mundo entero de la mujer. Si bien eso la había llevado a extremos que antes no hubiera imaginado posible, en su mente, todo esto fue hecho por Ada.

“Titus, ¿estás escuchando?”

“Por supuesto,” dije, buscando en mi memoria las palabras que oía a medias. “Los Alta Sangre Lowe y Arbital. Ambos son buenos candidatos para Ada.”

Me aparté de la mesa y un sirviente se apresuró a recoger mis platos y cubiertos. “Voy a hacer mis rondas, entonces, ¿quizás podamos retirarnos juntos?”

Una sonrisa de complicidad jugó en el borde de los labios de mi esposa. “Por supuesto, Lord Granbehl.”

“Eso pronto será Alto Lord,” dije antes de salir del comedor y salir.

Había una dulzura salada en la cálida brisa que soplaba del oeste, desde el mar. Cuando cambiaban los vientos, ellos traían un frío glacial desde las montañas distantes. Y, aun así, sea cual sea la manera que sople el viento, siempre está a nuestras espaldas. Incluso nuestras derrotas se convierten en victoria.

Mi fracaso para asegurar posesión del Ascender Grey había sido un momento peligroso para Nombre de la Sangre Granbehl. Cuando los jueces a los que habíamos sobornado fueron ejecutados en sus celdas, me preocupaba que pronto corriéramos la misma suerte. Con mi heredero fallecido, toda nuestra sangre descansaba en el filo de una espada, y cualquier movimiento en falso podría significar nuestro fin. Pero el destino resultó ser amable.

Al menos para nosotros.

El sol se estaba poniendo cuando comencé mis rondas nocturnas para revisar la seguridad mejorada de la propiedad. Habíamos convertido a muchos rivales en enemigos acérrimos, y en poco tiempo. Aunque hasta ahora habían sido demasiado cobardes para atacarnos directamente — gracias en gran parte al rumor de la participación de nuestro benefactor — me había preparado a fondo para tal eventualidad de todos modos.

A pesar de mi buen humor, fije un ceño fruncido atronador en mi rostro mientras marchaba lentamente junto a cada grupo de mercenarios, guardias y ascenders que había contratado como seguridad para nuestra finca Vechor. Después de todo, ellos tenían que temerme si esperaba que se mantuvieran en línea.

Cuando pasé por las puertas principales, mi jefe de guardias salió de la puerta de entrada y se puso firme. “Lord Granbehl.”

“Tranquilo, Henrik.”

El hombre hizo una reverencia, luego sacó un pergamino enrollado de la cartera que tenía a su lado. “Esto llegó para usted hace solo unos minutos.”

Reprimí una sonrisa victoriosa mientras sostenía el pergamino enrollado, que estaba marcado con el sello de la Academia Central. “Perfecto. Los jardines se ven en orden, Henrik.”

El hombre — leal a un error y mudo como dos rocas, pero bueno con los otros guardias — volvió a inclinarse y regresó a su puesto.

Yo, por otro lado, me apresuré a entrar, ansioso por leer el informe del Profesor Graeme. Me quedé corto cuando me di cuenta de que Petras se demoraba en la entrada. Él se estremeció al verme.

Mis labios se curvaron en una mueca de desprecio. “¿Qué estás haciendo aquí arriba? Deja de acechar y vuelve a tu calabozo.”

Petral se inclinó profundamente, su cabello oscuro caía sobre su rostro como una cascada grasienta. “Mis disculpas, Lord. Quería decirles que el último de los prisioneros … falleció y se llevaron el cuerpo. Los calabozos están vacíos y …”

“Informe recibido,” dije, haciendo un movimiento de espanto con mi mano. “Ahora déjame. Estás echando a perder una victoria bastante esperada.”

El torturador se escondió entre las sombras y desapareció por las escaleras de los sirvientes, dejando tras de sí un fuerte olor a aceite. Sacudiendo mi cabeza, volví mi atención al pergamino, rompí el sello y lo desplegué, una sonrisa juvenil se extendió por mi rostro.

Mi sonrisa se oscureció y rechiné los dientes de frustración por las palabras garabateadas apresuradamente en la carta. El fino pergamino se arrugó en mi puño cuando lo golpeé contra la pared.

“Tonto incompetente. Quizás deposité demasiada confianza en Janusz por ser un alta sangre.”

Con nuestro disgusto mutuo por el Ascender Grey, parecía obvio en ese momento usar a Janusz, pero esa lamentable excusa de un alta sangre ni siquiera pudo mantener a Grey detenido por la Asociación de Ascenders por un día.

Mis pensamientos rodearon cuidadosamente a mi benefactor, quien había dejado los detalles de esta parte del plan enteramente a mí. Si fallaba en mi encomienda …

“¿Padre?” Me giré ante el sonido de la voz de Ada. “¿Todo está bien? Estaba murmurando para sí mismo.”

Dándole una falsa sonrisa, rápidamente respondí: “No hay nada de qué preocuparse. ¿Por qué no estás en tus habitaciones? Estudia y luego vete a la cama. Tú sabes que necesitas descansar.”

El simple y derrotado encogimiento de hombros de la chica fue tan patético — no sabía si abrazarla o abofetearla. Con un profundo suspiro, puse una mano sobre su pequeño hombro. “Ada, es hora de dejar esto atrás. Ya has estado deprimida mucho tiempo. Ahora párate derecho y …”

Ladeé la cabeza, escuchando con atención. Casi había sonado como un….

Gritos desde fuera. Una ráfaga de fuego de hechizo.

Un resplandor rojo irradiaba a través de las ventanas de enfrente, manchando las paredes de la entrada y el suelo de un escarlata ensangrentado. Un latido después, las campanas de advertencia comenzaron a sonar.

“Ada, baja al sótano,” le dije, sin mirar a mi hija. Ella gimió, vacilando, así que espeté: “¡Por los Cuerno de Vritra, niña, ahora!”

Escuché sus rápidos pasos retroceder, desapareciendo por las escaleras de los sirvientes por el mismo camino que había ido Petras, pero ya no pensaba en ella. Pasos vacilantes me llevaron a una de las ventanas de enfrente, donde confirmé que el escudo de la finca se había activado, creando una cúpula roja que cubría toda mi propiedad.

El patio resplandecía con hechizos cuando las balas de fuego, los relámpagos arqueados y las lanzas de hielo atravesaban la penumbra del atardecer. Todo lo que podía ver de su objetivo era una sombra que parecía parpadear dentro de un velo de electricidad morada, apareciendo y desapareciendo más rápidamente de lo que podía seguir.

“¿Una casa rival?” Murmuré, mis nudillos chocando contra el alféizar de la ventana. “Pero ¿quién se atrevería …?”

Mis pensamientos saltaron espontáneamente hacia nuestro benefactor, la fuente de nuestros éxitos recientes … pero seguramente no podría ser él. Él todavía no podía saber sobre nuestro paso en falso con Grey, e incluso si lo supiera, teníamos tiempo para corregir el error, no había necesidad de …

Me congelé cuando un sudor frío comenzó a correr por mi rostro.

Grey…

Aplasté la carta de mi mano antes de tirarla al suelo. Mi cara estaba casi presionada contra el cristal mientras buscaba alguna señal de que tenía razón.

Una forma bestial envuelta en llamas moradas pasó corriendo por la ventana, lo que me hizo jadear y dar un paso atrás rápidamente.

Los hombres gritaban por toda la finca. Gritando y muriendo.

Las puertas de entrada — protegidas para cerrarse mágicamente cuando se activaba la barrera protectora de la finca — temblaron bajo el peso de un fuerte golpe.

Una voz ahogada gritaba y maldecía incoherentemente —Henrik, me di cuenta, aunque nunca antes había escuchado tal pánico en su voz grave — y luego se cortó abruptamente cuando una hoja morada de luz pura atravesó la puerta con el chirrido de la madera astillada.

Me quedé mirando la hoja que sobresalía de mi casa, a menos de tres metros de mí. No se parecía a nada que hubiera visto antes, como una amatista de cristal líquido doblada sobre sí misma. El color cambió sutil pero continuamente, volviéndose más oscuro y más profundamente morado, luego más brillante y más violento. Por un instante, me perdí en las profundidades sobrenaturales de esa hoja.

Luego desapareció. La sangre comenzó a correr en un fino chorro por el agujero de la puerta.

Retrocedí lentamente, ya imaginando lo que estaba a punto de suceder. Las protecciones no deberían permitirlo, pero sabía que no resistirían.

Las puertas blindadas explotaron hacia adentro, enviando una metralla de fragmentos afilados de madera y hierro negro retorcido que salpicó en el pasillo de la entrada. Un escudo de fuego azul brillante cobró vida frente a mí, evaporando tanto la madera como el metal, y escuché los pasos apresurados de más guardias corriendo desde el interior de la casa.

A través de la distorsión del fuego azul, solo pude ver una silueta tosca de pie donde había estado mi puerta, el cadáver de Henrik a sus pies.

“Sáquenme de aquí,” gruñí a los guardias que se acercaban detrás de mí. “¡Y maten a ese canalla sin sangre!”

Una mano firme me agarró del hombro y empezó a apartarme, el escudo de fuego se movía con nosotros. Dos Strikers fuertemente armados pasaron a mi lado, las armas ardiendo y la energía mágica impregnando sus armaduras. Una rueda giratoria de viento y llamas cortó el aire entre ellos, apuntando al intruso, pero ya no estaba allí.

Un grito ahogado me hizo girar. El Conjurador, uno de mis guardias de élite, ya estaba cayendo al suelo, su cuerpo dividido en dos por la cintura. Sus piernas cayeron al suelo mientras su torso caía hacia atrás, una expresión de sorpresa grabada en su rostro ya muerto.

Una silueta oscura parpadeó junto a nosotros, arremetiendo contra mi protector. El Escudo se lanzó hacia atrás con un chillido, demasiado rápido para ajustar su hechizo. Su grito se cortó cuando su propio fuego azul quemó el aire de sus pulmones, y lo que golpeó la pared ya no era reconocible como un hombre.

Ambos Strikers miraban a su alrededor confundidos, tratando de encontrar a su atacante, sus armas listas pero inútiles cuando apareció entre ellos, la hoja morada brillante se desdibujó en el aire al pasar a través de sus armas, armaduras, carne y huesos como si estuvieran hechos de seda.

Ambos hombres colapsaron, muertos.

El aspecto persistente del escudo de fuego se desvaneció cuando el Escudo ahogó un último suspiro áspero.

Grey simplemente se quedó allí, mirándome, la barrera roja que defendía mi finca parpadeando inútilmente en el fondo.

Apreté los puños, mi cuerpo temblaba — no de miedo, me dije, sino de furia.

“Te-Te sobrepasaste,” Dije, con la voz quebrada. “Los Granbehl están protegidos. Estamos siendo” —tragué saliva, mi boca repentinamente muy seca— “ascendidos. No tienes rango ni autoridad, mientras que nosotros estamos protegidos por una guadaña. Lo ¿entiendes? Morirás por esto. Vas a …”

“Te dijeron lo que sucedería si venias a por mí de nuevo,” dijo, su voz carente de emoción.

Me estremecí cuando una criatura — un lobo enorme envuelto en llamas negras y morada — apareció en la puerta y se paró a su lado. “La parte trasera está limpiada.”

Tratando de reforzar mi coraje, me enderecé y me aclaré la garganta. “Estoy bajo la protección de la Guadaña Nico del Dominio Central. ¿Te atreves a atacarme? Él…”

Grey dio un paso adelante y yo retrocedí tan rápido que casi tropecé con el brazo extendido del muerto Conjurador.

“Él vendrá a por mí,” finalizó. “Lo sé.”

La hoja ardió en su mano, y su lobo convocado gruñó bajo en su garganta.

“¡No!”

El grito había venido desde lo alto de las escaleras.

“¡Karin!” Grité, el tiempo pareció detenerse mientras miraba a mi esposa con los ojos muy abiertos. Su cabello estaba mojado y estaba envuelta solo en un vestido transparente que se pegaba a su cuerpo. Ella debe haber estado en el baño, me di cuenta vagamente, mi mente se apresuró a procesar la información mientras mi cuerpo permanecía congelado en su lugar.

Ella debería haber huido, escapar por una de las entradas traseras o bajar al calabozo para esconderse, pero en cambio había venido corriendo para defender nuestro hogar de sangre. Y a diferencia de mí, ella no se había congelado. Sus manos se levantaron y sentí la oleada de maná de ella cuando el viento comenzó a danzar entre ella.

Mal**dita sea, mujer, necesitas es…

El hechizo de viento sopló por la habitación como un huracán, arrancando retratos y tapices de las paredes y volcando los muebles. Cordones blancos de viento se condensaron alrededor del ascender formando una telaraña que lo atrapó. Deseé de nuevo que ella huyera, pero Karin apretó la red, reprimió a Grey y lo golpeó desde varias docenas de direcciones diferentes con su poderoso emblema.

Había visto a magos destrozados por este hechizo cuando las ráfagas los desgarraban y los despedazaba desde todas las direcciones. Mi esposa prefería reprimir su poder en público, pero nunca había tenido reparos en ensuciarse las manos si eso significaba asegurar el futuro de nuestra sangre. Habría sentido una oleada de orgullo por su hechizo, si Grey no se hubiera quedado simplemente allí, el hechizo Red de Viento a nivel de emblema no hizo más que despeinar su cabello …

“No, Karin tú …”

Mis palabras se atascaron en mi garganta cuando me volteé y me encontré con los ojos de mi esposa, ya brillantes por la muerte. Detrás de ella estaba Grey, su hoja violeta envainada en la sangre de Karin.

Abrí la boca, tratando de decir algo — decir cualquier cosa — pero solo pude mirar como un pez tragando aire mientras la luz abandonaba los ojos de mi esposa.

Luego, el hechizo se rompió cuando su cuerpo sin vida cayó hacia adelante, rodando grotescamente por las escaleras aterrizando a mis pies.

Caí de rodillas junto a ella, arrastrando su cuerpo inerte hasta mi regazo. Mi cuerpo estaba temblando, incluso la respiración en mis pulmones parecía temblar, y no pude hacer nada más que mirar el cadáver de Karin mientras los escombros de su hechizo agonizante caían al suelo a mi alrededor.

Unos pasos pesados ​​e incómodos rompieron el silencio y vi a Petras aparecer por la escalera de sirvientes. Grey estaba de pie en lo alto de las escaleras, su mirada distante sin emoción, ilegible.

“Petras, mátalo,” me atraganté con un puño helado de emoción cruda que parecía aplastarme la garganta.

Grey comenzó a bajar las escaleras, arqueando la ceja en dirección a Petras. “Ha pasado un tiempo, viejo amigo.”

Petras, la desgarbada comadreja, dejó caer su hoja curva y chocó contra el suelo. Me dio la espalda — ¡a mí! — y se escabulló por una de las muchas puertas de la entrada sin decir una palabra.

“Bastardo,” murmuré. A Grey, con todo el veneno que pude reunir, le dije: “¿Por qué no simplemente moriste?” Me estremecí cuando un frío vacío me invadió. “Pensé, que cuando la Guadaña Nico se puso en contacto con nosotros …” Mi puño se estrelló contra el suelo, y sentí que los huesos de los nudillos se rompían. “Esto debería haber sido fácil.” Miré a mi asesino. “Así que, ¿Por qué mie**rda no simplemente moriste?”

Grey se acercó sin decir una palabra, una presión atronadora emanaba de él.

Escupí en el suelo. “¿Crees que puedes salirte con la tuya? Tú eres la razón por la que mis hijos están muertos. Tú….”

El hombre se burló mientras bajaba lentamente las escaleras. El lobo acechaba hacia mí desde la puerta, su boca colgando abierta, un hambre oscura brillando en sus ojos brillantes.

“Incluso ahora, intentas usar a tu familia para justificar tu codicia.”

“¿Quién eres tú para asumir mis razones?” Siseé, agarrando con más fuerza el frío cuerpo de mi esposa. “¡No eres un dios para saber eso, ni tienes autoridad para juzgarme!”

El ascender caminó hacia mí, sin prisa mientras los zarcillos de violeta se condensaban para formar una hoja reluciente. “Tienes razón, Granbehl. No soy un dios, y tampoco soy un juez. Solo estoy aquí para cumplir mi promesa.”

El miedo primordial me recorrió como un veneno en las venas, pero me negué a mostrarle a este bastardo cualquier apariencia de debilidad. Saqué la barbilla y el pecho para que la insignia de Granbehl estampada en mi cuello mirara fijamente al sin sangre. “Vete al infierno—”

Escuché un poco como la hoja violeta se deslizaba dentro de mi pecho. Una frialdad cruda se extendió a través de mí, filtrándose a través de cada centímetro de mi cuerpo mientras me desplomaba hacia adelante. El suelo me atrapó mientras miraba más allá de mi asesino y hacia mi casa.

Todo por lo que habíamos trabajado para elevarnos por encima de todos los demás — para convertirnos en alta sangre — había sido en vano. Solo Ada quedaría con mi legado, la más débil de los Granbehl, un pobre elogio por el que seríamos recordados.

Mis pensamientos se volvieron borrosos, perdiendo toda figura y forma.

Entonces, el mundo se oscureció.

 

Punto de Vista de Arthur

 

La espada etérica se derritió cuando solté mi agarre de su forma. Lord y Lady Granbehl yacían a mis pies, sus cadáveres entrelazados.

“Bueno, eso está hecho,” resopló Regis, mirando el cadáver de Titus Granbehl antes de voltearse hacia mí. “Así que … ¿quieres tomar un poco de shawarma de camino de regreso?”

Cerré los ojos y respiré hondo; el olor a carne quemada flotaba en el aire. “Ninguno de los dos necesita comer, y estoy bastante seguro de que ese plato no existe en este mundo.”

Regis abrió la boca, hizo una pausa y luego bajó lentamente la cabeza. “Quiero decir, sí, claro, supongo que técnicamente tienes razón, pero eso parece apropiado.” Arrugó la nariz. “O tal vez el olor me está haciendo dar hambre.”

“Regis,” dije lentamente, “este es el tipo de pensamientos que realmente debes guardarte para ti.”

El sonido de pasos suaves resonó cerca, atrayendo mis ojos hacia un hueco estrecho en una pared. La joven familiar que salió sigilosamente de la escalera de los sirvientes estaba aún más delgada y más pálida que la última vez que nos conocimos.

“Hola, Ada.”

Ada se pasó una mano por la cara, untando tierra a través de lágrimas medio secas. “Tú los mataste.” Las palabras no eran una acusación, simplemente una declaración. “Sabía que lo harías.”

“Tal vez si tus padres lo hubieran sabido …” Me alejé de los cadáveres de sus padres. “No habría llegado a esto.”

Estaba tan silenciosa y pálida que podría haber sido un fantasma.

Pensé en irme, no queriendo cargar más a la pobre chica, pero la necesitaba. “¿Ada?”

“¿Hm?” Ella murmuró, mirando más allá de mí a los cuerpos. Aunque miró fijamente, no hizo ningún movimiento para acercarse.

Retiré el emblema Rothkeller. Usando una púa decorativa que sobresalía de la parte inferior, clave el emblema en la barandilla de las escaleras principales que conducen al segundo piso, donde sobresalió como una bandera de victoria.

Ada se estremeció por el ruido, pero no hizo ningún otro movimiento.

“La gente verá esto y asumirá que la sangre Rothkeller tomó represalias sobre su familia. ¿Lo entiendes?”

Ella dio algunos pasos tentativos para poder ver el símbolo quemado de los rivales de su familia. “Les diré a todos que no vi nada—”

Negué con la cabeza. “No, no a todo el mundo.”

Ada inclinó la cabeza confundida.

“Le dirás a la Guadaña que vendrá a buscarte la verdad …” Mis ojos la observaron en busca de signos de comprensión. “Y que lo estaré esperando en el Victoriad.”

 

*****

 

Esa fue una transición abrupta entre la segunda capa de las Relictombs y la hacienda de Darrin Ordin en Sehz-Clar. Aun hacía calor en el sur de Alacrya, lejos de las montañas, y una brisa de olor dulce soplaba suavemente a través de las colinas y susurraba los arbustos bajos en el jardín delantero de Darrin.

Desde Vechor, había entrado en las Relictombs a través del Salón de la Asociación de Ascenders local, luego usé una de las cámaras teletransportación del segundo nivel para llegar hacia Darrin, donde Sulla me había dicho que mi “tío borracho” estaría esperando.

Encontramos a Alaric sentado en un banco cerca de la puerta principal, mirando hacia el camino. Debido a la demora entre mi aparición y su reacción, que fue eructar ruidosamente y recostarse sobre sus codos, sacando su panza ponchy frente a él, asumí que estaba algo intoxicado.

‘Sabes, he echado de menos a este viejo baboso,’ dijo Regis feliz.

“Así que,” dijo Alaric cuando llegué hacia él, “escuché que una vez más necesitas asesoría legal.”

“No exactamente,” dije, sentándome en el banco a su lado. “¿Qué es lo que ya sabes?”

“Sé que estás en problemas,” él dijo burlándose. “Y que, como siempre, has mordido el doble de lo que puedes masticar.” Me miró con ojos vacilantes. “Los Granbehl intentaron terminar el trabajo, pero tú los terminaste a ellos, ¿no?”

Le conté exactamente lo que sucedió, pero dejé una información importante para el final. “Ellos estaban respaldados por una Guadaña. Nico, del dominio central.”

Los ojos permanentemente inyectados en sangre de Alaric se agrandaron, se puso de pie y me miró con incredulidad. “Por las pelotas del Soberano, muchacho, ¿Por qué diablos estamos sentados hablando? La identidad de profesor es recta y está realmente jodida entonces, y tu conexión con Darrin y conmigo compromete la mayoría de mis contactos habituales …”

Comenzó a caminar rápidamente de un lado a otro, descuidado mientras pisaba una de las plantas cuidadosamente cuidadas de Darrin. Hablaba rápidamente en un murmullo bajo que no pude seguir. En lugar de estresarlo aún más interrumpiéndolo, dejé que el anciano siguiera así por un minuto.

‘Creo que acabas de noquear al pobre borracho,’ señaló Regis, con una pizca de preocupación en su voz.

Alaric se detuvo de repente y me miró. “¿Cómo diablos llegaste del lado equivocado de una Guadaña de todos modos?”

“Tenemos historia,” dije, inexpresivo. “En cuanto a por qué ha salido a por mí ahora …”

Alaric negó con la cabeza y volvió a sentarse, apoyando la cabeza entre las manos como si estuviera completamente exhausto. Con la voz apagada, dijo: “No importa, muchacho. No importa cómo te las hayas arreglado para ponerte una Guadaña en el cu**lo, eso solo quédatelo.”

“Sea cual sea lo que te haya metido en esto,” él dijo después de un minuto, “no será fácil esconderse. No con tanto poder olfateando detrás de ti.”

“Eso está bien,” dije, inclinándome hacia atrás también, “porque no me esconderé. Estoy aquí para asegurar un par de contingencias en caso de que necesite escapar de Vechor.”

“¿Vechor…? No es tu intención … “

“Aun así asistiré al Victoriad,” respondí con firmeza.

Me miró con una sonrisa irónica. “Ahora, sé que estás bromeando, porque solo un idiota pensaría en hacer algo así.” Sus ojos se entrecerraron. “No estás bromeando. Eres un idiota. ¿Qué diablos estás pensando?”

Me eché hacia atrás, poniendo mis manos detrás de mi cabeza y cruzando mis piernas mientras miraba el cielo azul.

“Estoy pensando en matar a una Guadaña.”

Pagina Anterior
Pagina Siguiente