Capítulo 359 – TBATE – Potenciales

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Punto de Vista de Eleanor Leywin.

 

Los largos túneles entre la caverna del santuario y la pequeña cueva de la Anciana Rinia estaban vacíos y desprovistos de vida. Al parecer, ya habíamos cazado las ratas de cueva hasta su extinción. Ahora había unos pocos cientos de personas para alimentar en el santuario, y aunque las bestias de maná sabían cómo a treeskunk smells, estos eran comestibles — si quemabas la carne hasta ponerse negro y no pensabas demasiado en lo que estabas comiendo.

Aunque la Anciana Rinia había dicho que estaba demasiado enferma para recibir visitas, no podía quedarme alejada después de lo que escuché entre Virion y Windsom. Tenía que hablar con alguien, pero me aterrorizaba contárselo a alguien más. Como Rinia ya podría saberlo — ella después de todo — era una vidente, al menos no la pondría en peligro al revelar de lo que me había enterado.

Cuando llegamos a la boca de la estrecha grieta que servía de entrada a la casa de Rinia, rasqué a Boo debajo de la barbilla y detrás de la oreja. “Espera aquí, grandulón. Vuelvo enseguida.”

De la cueva flotaba un olor amargo y terroso que me recordaba a las hojas de diente de león.

Pasé por la grieta de la piedra maciza. Antes de incluso asomar la cabeza en la cueva, una voz cansada y ronca dijo: “Bueno, entra, supongo.”

Un fuego ardía en la pared del fondo, y Rinia estaba sentada frente a este fuego en su silla de mimbre, cubierta con una manta gruesa. La cueva estaba sofocante y espesa por el olor amargo.

“Creo recordar haberte dicho que no estaba de humor para visitas,” dijo Rinia con voz ronca, de espaldas a mí. “Y, aun así, debido  a la maldición del vidente es que ni siquiera puedo sorprenderme de que no me hayas escuchado.”

Miré alrededor de la cueva antes de responder. A un lado desde la alcoba natural en la que ardía el fuego de Rinia, tenía una pequeña mesa de tablero de ajedrez cubierta de piedras, un gabinete enorme contra una pared y una mesa pequeña de piedra cubierta de plantas cortadas y pulpas, que probablemente preparo sea lo que sea el cual estaba burbujeando a lejos en la olla sobre su fuego. Una pequeña alcoba contenía su cama y una cómoda muy fina, muy fuera de lugar.

“Lamento molestarle, Anciana Rinia, pero necesitaba …” Dudé, tomando en cuenta su estado actual, “¿Estás bien?” Por mucho que quisiera hablar con ella sobre Elenoir, no podía reprimir la sensación de que algo andaba mal.

“En forma como una pulga revoltosa,” jadeó, tirando de la manta con más fuerza a su alrededor.

Crucé lentamente la habitación y caminé alrededor de la silla de Rinia para poder verla mejor. Tenía la piel seca y marchita, y las cuencas de los ojos hundidas y oscuras. El cabello fino y blanco le cubría la cara y mechones sueltos se aferraban a la manta, que se le habían caído de la cabeza. Lo más sorprendente, sin embargo, eran sus ojos: ellos miraban el fuego, de un blanco lechoso y ciegos.

“Rinia …” Comencé, pero mi garganta se contrajo y tuve que hacer una pausa y recuperarme. “¿Por qué? Que has estado—”

“Mirando, niña,” dijo, su voz baja y ronca. “Siempre mirando.”

Me arrodillé frente a ella y tomé su mano entre las mías, inclinándome hacia adelante para apoyar mi mejilla contra ella. Su piel era seca como un pergamino e incómodamente helada considerando el calor abrasador de la cueva. “¿Por qué? ¿Qué podría valer la pena para esto?”

“Todo está en juego, ahora. Mi hogar … Elenoir …” Rinia se calló, su mano se movió débilmente contra mi mejilla. “Eso era sólo el principio. Dicathian, Alacryan … humanos, elfo o enano … los palillos (Para encender el fuego). Nuestro hogar — nuestro mundo entero — arderán a menos que yo vea …”

“¿Veas qué?” Pregunté después de una pausa prolongada. “¿Qué estás viendo?”

“Todo,” Ella susurró.

Nos quedamos sentadas en silencio durante un buen rato, y por un momento pensé que se había quedado dormida. Mi mente se sentía entumecida y me di cuenta de que realmente no había creído a Virion o Rinia cuando hablaron de que ella estaba enferma. Viéndola ahora… era como un fantasma de sí misma, apenas aferrándose a la vida. No pude evitar preguntarme cuánto debió haber usado su poder para recaer tan rápidamente.

Nuestro hogar— nuestro mundo entero — arderán …

Un escalofrío me recorrió cuando esas palabras resonaron en mi mente. “¿Qué puedo hacer?” Pregunté, mi voz se escapó de mis labios como poco más que un susurro.

“Estar en el lugar correcto en el tiempo correcto,” respondió Rinia, haciéndome saltar.

Me alejé del fuego y me senté en el suelo con las piernas cruzadas, mirando el rostro escarpado de Rinia. “¿Dónde es el lugar correcto y cuándo será el tiempo correcto?”

“Esa es siempre la pregunta,” respondió vagamente.

Mi corazón martilleaba en mi pecho. Odiaba estos juegos, pero sentía más lástima por la anciana que frustración. Estaba más claro que nunca que ella realmente estaba tratando de ayudar. “Esto tiene algo que ver con lo que esconden Virion y Windsom, ¿no es así?”

Ella se volteó, moviendo su cuerpo debajo de la manta a un coro de crujidos y pequeños estallidos. “No te involucres, niña. Esa es una … situación delicada. Tus instintos en esto eran correctos: guárdatelo para ti misma. Pensemos lo que pensemos sobre lo que se hizo, luchar contra Virion ahora solo conduce a la catástrofe. Ambas sabemos que no tenías que venir a verme para confirmar eso.”

“Sabía …” Luché contra el impulso de presionarla sobre lo que sabía y cuándo. Parecía que siempre terminaba sintiéndome amargamente decepcionada. Pero la tensión se acumuló dentro de mí hasta que las palabras simplemente salieron a trompicones. “¿Sabías lo que le pasaría a Tessia — a mí — cuando te pregunté sobre la misión?”

Ella dejó escapar una carcajada que rápidamente se convirtió en tos. “Cada elección, cada futuro, todo conduce a un único resultado. Siempre, siempre.”

“¿Qué quieres decir?” Pregunté, insistente.

“Ese era el destino de Tessia de cumplir su papel como recipiente para el arma de Agrona,” dijo, cerrando los ojos y hundiéndose en su silla. “Todo lo que pude hacer fue intentar arreglar las circunstancias más positivas en las que eso sucedería.”

“Podrías haberlo dicho. Podrías haberme dicho que Tess no debería ir. Virion la habría detenido, él—”

“En el futuro que tú describes,” Ella espetó, “la caravana de esclavos se salvó, pero Curtis Glayder elige no ir a Eidelholm y rescatar al resto de los elfos retenidos allí. Una de esas jóvenes, mientras le ruega a su nuevo maestro que no la profane, ofrece un conocimiento, lo único que ella tiene de valor: el nombre de un hombre que ha ayudado a otros a escapar de los Alacryanos.

“Ellos lo encuentran. Luego ellos nos encuentran. Muchos de nosotros morimos. Y Tessia es secuestrada de todos modos —” terminó Rinia con amargura.

“Entonces, ¿Qué hay de Arthur? ¿Por qué decirle que no deje que los Alacryanos la tengan?” Pregunté, mi voz se quebró un poco cuando dije el nombre de mi hermano. “¿Por qué él tenía que … tenía que …” Me atraganté con la frase, alejándome de la anciana para ocultar mis lágrimas.

“Porque aún no era el momento,” suspiró.

La miré, mis lágrimas se secaron tan rápido como habían aparecido cuando la ira rápidamente se apoderó de mí. “¡Pero murió!” Siseé. “¡Y ellos la capturaron de todos modos!”

“Lo sé, niña.” Extendió una mano temblorosa hacia mí, pero me alejé unos centímetros más y, finalmente, su mano cayó lentamente. “Lo sé.”

“¿Fue su destino morir?” Pregunté en voz baja. “¿Tenía que suceder?”

Rinia se estremeció, un temblor lento que pareció comenzar en su pecho y dirigirse hacia afuera hasta que pasó por sus dedos de los pies. “Oh, ¿Cómo demonios debería saberlo? Una pieza del rompecabezas que no encaja, eso es lo que era tu hermano. Realmente nunca pude ver su futuro, no como él de todos los demás.”

“Siempre son juegos contigo,” murmuré enojada, mi temperamento se apoderó de mí. “Arthur no era una pieza en un tablero de juego. ¡Era mi hermano!” Grité, e inmediatamente me sentí culpable cuando los ojos ciegos de Rinia se abrieron lentamente. “Lo siento.”

Ella solo negó con la cabeza. “No es fácil, niña. Toda tu vida es mover un pequeño palo que flota en un estanque, de un lado al otro del agua. Pero solo puedes mover el palo tirando guijarros al estanque y dejándolo montar las ondas. Y la cosa es que — tienes los ojos vendados. A veces, el viento sopla y hace mover el palo. Yo no soy diferente. Un ojo abierto, tal vez, y puedo ver todos sus palitos y las ondas que los mueven, pero todo el mundo siempre está interrumpiendo el flujo arrojando sus piedras al azar, interrumpiendo todo el desorden…”

Levantando mis rodillas hasta mi pecho, me acurruqué alrededor de ellas. Mis ojos me ardían, mi garganta se me hincho, pero no dejé caer más lágrimas. Apreté los dientes y me pellizqué. Las lágrimas reprimidas no eran por mi hermano, ni por Tessia, ni siquiera por mí … eran por todos, por todo. Una tristeza profundamente arraigada se había apoderado de mí, fría y de alguna manera reconfortante, como un manto de nieve. Sentí la presión, el impulso de hacer algo, de luchar y cambiar las cosas, desapareciendo. Los problemas del mundo eran tan grandes que no podía hacer nada más para salvarlos.

Darme cuenta de que podía liberarme me trajo una especie de paz.

Pero no quería perder la esperanza. No quería rendirme, dejar que todos los demás lucharan por recuperar nuestro futuro mientras yo me escondía, cómoda en mi desesperanza.

Mentalmente, llamé a Boo, y un momento después su enorme masa apareció en la cueva, justo detrás de mí. Llenó el pequeño espacio y fácilmente podría haber destrozado las cosas de Rinia, pero parecía sentir que yo necesitaba consuelo en lugar de protección; él se acostó detrás de mí y yo me apoyé contra él, dejando que mis dedos jugaran a través de su pelaje.

“Bueno, eso es nuevo,” dijo Rinia, la fantasma con una sonrisa en sus labios.

Una oleada de calor salió de mi núcleo, despejando mi mente y quemando el frío manto de la apatía.

“Dame esperanza,” le dije en voz baja. “Por favor, Rinia. En toda tu observación, debiste haber visto un destello …”

La anciana apartó la manta y la dejó caer al suelo. Habría jurado que podía oír sus huesos crujir cuando empezó a ponerse de pie, pero cuando me moví para ayudarla, me hizo señas para que me quedara. Una vez libre de la silla, dio unos cuantos pasos lentos y arrastrando los pies hacia mí, hasta que pudo descansar su mano en la espalda de Boo. Con mucho cuidado, la anciana vidente comenzó a agacharse a mi lado.

“Rinia, no deberías—”

“No imagines que puedes decirme lo que debo o no debo hacer, niña,” Ella espetó.

Ayudé a guiarla lo mejor que pude, hasta que estuvo descansando en el suelo a mi lado, su espalda contra el costado de Boo, al igual que la mía.

“La esperanza no siempre es algo bueno,” dijo, jadeando levemente. “Cuando se pierde, puede romper el espíritu de una persona. Cuando es falso, puede impedir que las personas se cuiden a sí mismas.”

“Entonces dame una esperanza real,” le dije, alcanzando su mano de nuevo y apretándola muy suavemente.

Rinia se inclinó hacia un lado para que su cabeza descansara en mi hombro. “Hay un lugar correcto y un tiempo correcto. Y yo sé cuándo y dónde es eso.”

 

*****

 

Me quedé con la Abuela Rinia un par de horas más, y finalmente la ayudé a volver a sentarse en su silla, le llevé un plato de sopa y recordé el tiempo en que mamá, papá y yo nos habíamos escondido con ella en una caverna secreta diferente. Pero finalmente se cansó, así que la ayudé a ir a la cama y me fui.

La conversación me había agotado. Hubo solo algunas cosas que estaban algo revueltas en mi cabeza de la charla vidente de Rinia sobre futuros potenciales y circunstancias positivas que agotaron mi mente y me hicieron sentir pequeña e infantil. Pero luego me recordé a mí misma que cuando Arthur tenía catorce años estaba en la tierra de los dioses, entrenando con deidades para librar una guerra que cambiaría el mundo entero.

Palmeé el costado de Boo mientras caminábamos en silencio a través de los túneles sinuosos. “¿Te importa si te monto, grandulón?”

El oso guardián gruñó afirmativamente y se detuvo. Me subí sigilosamente sobre su espalda y me incliné hacia adelante para descansar mi cabeza en mis antebrazos, simplemente dejándome flotar sobre su ancho cuerpo. “Pase lo que pase, siempre nos cuidaremos el uno al otro, ¿Verdad Boo?”

Otro gruñido.

“Al igual que Arthur y Sylvie, juntos hasta el final.”

Resopló ante la comparación, haciéndome reír.

Boo no necesitaba ninguna guía de mi parte para encontrar el santuario, así que cerré los ojos y reproduje mi conversación con Rinia. Eso se había retrasado mucho y me alegré de haberla dejado en términos positivos. Verla me había hecho darme cuenta del poco tiempo que probablemente le quedaba. Ojalá me hubiera podido contar más sobre este “lugar correcto y tiempo correcto” del que seguía hablando. Si ella se escabullía antes de que llegara el tiempo … solo podía confiar en que ella sabía cuándo llegaría el final.

 

Punto de Vista de la Anciana Rinia.

 

Una vez que la niña Leywin y su bestia finalmente se fueron, volví a mi trabajo.

Tumbada en la cama, me quedé mirando a la nada, mis ojos físicos ahora inútiles. Pero eso apenas importaba. Solo se necesitaba mi tercer ojo, el que podía ver más allá del aquí y ahora lo que podría ser.

Me dolía el núcleo cuando alcancé el maná y luché por acumular la fuerza suficiente para lanzar el hechizo. Maldito cuerpo viejo, me maldije a mí misma. Pero sabía que, en verdad, mi cuerpo físico se había mantenido unido mucho más tiempo del que debería haberlo hecho.

Fue mi hermana quien se enteró de la poción que podía fortalecer nuestros cuerpos, incluso cuando nuestra fuerza vital se desvanecía. Demasiado tarde para hacerse así misma mucho bien — pero entonces, incluso en medio de sus apasionados esfuerzos por salvar la vida de Virion, nunca se había presionado a sí misma como yo lo hacía ahora.

Le envié un agradecimiento silencioso, dondequiera que su espíritu descansara en el más allá. Todavía no podía estar segura de si mis esfuerzos marcarían una diferencia al final, pero había ganado meses de tiempo por mirar gracias a la poción que aún burbujeaba sobre mi pequeño fuego.

Al conjurar Vista, me sentí relajarme cuando el tercer ojo se abrió en mi espíritu. A través de este ojo metafísico, el mundo etérico se hizo visible, revelando una red infinitamente compleja de hilos entrelazados que se extendían hacia el futuro. Sin embargo, solo verlos no fue suficiente.

Como mi maestro me había enseñado, extendí la mano hacia el aevum … lentamente, tentativamente, como si uno se acercara a un animal medio salvaje. Pero fue mi afinidad por el aevum lo que me dio mis poderes de adivina, y como lo había hecho miles de veces antes, el eter reaccionó, desviándose hacia mi tercer ojo y conectando mi mente con el tapiz de posibles futuros que se presentaban ante mí.

Ignoré la forma en que todos cortaron en el mismo punto.

Ahora donde estaba est …

Cogí un hilo y lo tiré. Eso tiro, dibujando mi conciencia a lo largo de la línea de tiempo que representaba.

Cuando no me gustó lo que vi, vio un hilo ramificado y tiré de este.

Fue incluso peor.

Sabía dónde tenía que estar y cuándo. Pero había más que estar en el lugar correcto en el tiempo correcto, independientemente de lo que le había dicho a Ellie. El viaje fue tan importante como el destino.

Lo que solo hizo que fuera aún más frustrante saber que se me estaba acabando el tiempo.

Con un suspiro estremecedor, escogí el siguiente hilo, luego el siguiente y el siguiente después de ese.

 

Punto de Vista de Eleanor Leywin.

 

Me despertó de mi sueño la sensación de caer, como tropezar en un sueño.

El túnel estaba brumoso y el aire tenía un olor dulzón y enfermizo que hizo que mi estómago se encogiera y mi cabeza diera vueltas.

“¿Boo?” Pregunté, mi lengua tropezando con el nombre familiar. “¿Qué es esto?”

Mi mente estaba lenta por la siesta y no podía despertarme, pero estaba segura de que algo andaba mal con Boo. Caminaba con lentitud, respirando profundamente, resoplando, con dificultad …

Mi vínculo dejó escapar un gemido nervioso. Le di unas palmaditas en el cuello y le dije: “Oye, es solo niebla, Boo, estamos …”

Olí el aire de nuevo. La niebla…

Cerrando los ojos, me concentré en la bestia que acechaba en mi núcleo de maná, que ahora era de color naranja oscuro. Metiendo la mano en mí misma, empujé la voluntad, encendiéndola y recibiendo una explosión de olores y sonidos de mis sentidos mejorados.

Los túneles estaban húmedos y olían un poco a podredumbre. El almizcle pesado de Boo estaba por todas partes, al igual que el olor apestoso dejado por las ratas de las cavernas que solían vivir aquí, pero el olor podrido de la niebla abrumaba todo lo demás. Los túneles estaban casi completamente en silencio. En algún lugar debajo de mí, solo podía escuchar el débil golpeteo del agua que goteaba desde el techo de una cueva chapoteando en un estanque poco profundo, pero los únicos otros sonidos eran los pasos desiguales y ruidosos de Boo y mi propio latido lento.

Boo falló otro paso, enviando una incómoda sacudida a través de mi estómago.

Cogí mi arco, pero no pude quitármelo de la espalda. Una de las piernas de Boo cedió y caí aterrizando pesadamente en el suelo. Sabía que debería haber dolido, pero todo lo que podía sentir era el abrumador deseo de cerrar los ojos.

Las poderosas mandíbulas de Boo se cerraron en la parte de atrás de mi camisa y comenzó a arrastrarme, pero incluso a través de mis sentidos nublados pude escuchar su respiración dificultosa.

“Boo…?”

Dejé escapar una risita tonta ante el sonido de mi propia voz, arrastrada y tonta. Sabía que debería tener miedo, pero en realidad, tenía ganas de … irme … a … dormir …

Boo me soltó, dejando escapar un gruñido de advertencia. Apenas logré girar la cabeza lo suficiente para mirar hacia el túnel, donde pude ver dos siluetas acercándose. Sus rostros estaban cubiertos … o tal vez era solo que mis ojos se volvían borrosos.

“Tranquilo ahora, grandulón”, dijo una de las siluetas, su voz amortiguada por la tela.

Boo rugió y arremetió, su enorme garra cortando las nublosas figuras. Retrocedieron, pero escuché un siseo y una maldición.

“Tú… mátalos… Boooo”, Balbuceé.

Boo se tambaleó hacia adelante y tropezó en el suelo mientras balanceaba sus garras. Dejó escapar un gruñido quejumbroso, pensé que era miedo, luego todo se oscureció.

A través de la oscuridad, pude escuchar pasos acercándose.

“No … te metas … conmigo”, murmuré débilmente. “Soy … una …”

Unos brazos fuertes me levantaron como si fuera un bebé.

“Leywin …”

Una voz, suave y triste, resonó en la nada negra que me rodeaba.

“Lo siento, Eleanor.”

 

*****

 

Mis ojos se abrieron parpadeando, o al menos eso pensé. Todo estaba gris y borroso. Mi cabeza se sentía como si estuviera llena de telarañas, y mi boca y garganta estaban tan secas que dolían. Parpadeé de nuevo varias veces, lentamente.

“¿Mamá?”

Me reí al oír el sonido de mi propia voz, que croó como un sapo gordo y viejo. El ruido murió instantáneamente cuando mi respiración se atascó en mi pecho, y me di cuenta con un pico de claridad que algo realmente malo había sucedido.

“¿Mamá? ¿Papá?”

Una sombra se movió a través de mi visión borrosa y voces confusas atravesaron mi cerebro enredado. No pude entenderlos.

“¿H-Hermano? ¡Hermano!”

Las voces decían tonterías y una de las figuras se acercó. Levanté mis manos para apartarlos y me sorprendió un tintineo metálico y la sensación de frío en mis muñecas.

“Herm—”

Todo volvió en un destello hacia mí, forzando un grito ahogado. Mi padre y mi hermano estaban muertos. Rinia, el  … ¡Boo!

“¡Boo!” Grité, sin tratar de ocultar mi pánico. Debería estar conmigo, lo sabía. Debería teletransportarse a mí, estar a mi lado. “¿Qué le hiciste a Boo?” Empecé a sollozar.

Manos fuertes presionaron mis hombros. Un rostro estaba justo frente al mío, borroso al principio, luego vagamente familiar, luego—

“¿Albold …?”

“Por favor, cálmate, Ellie,” Él dijo con firmeza, soltando mis hombros. “Boo está ileso, aunque no puedo decir lo mismo de nosotros. Lo dejamos en los túneles. Hubiera preferido hacer esto de una manera diferente, pero debemos saber lo que tú sabes.”

“Nosotros … ¿qué?” Negué con la cabeza, tratando de despejar los últimos enredos. “¡Tú … me atacaste!” Lo miré acusadoramente.

Una segunda figura apareció a la vista para apoyar su mano en el hombro de Albold. La capucha del elfo demacrado todavía estaba levantada, pero la tela que cubría su rostro había sido quitada. “Necesitamos la verdad, Eleanor. No pensamos que nos lo dirías a menos que no tuvieras otra opción.”

“¡Feyrith tú … tú … idiota!” Conteste. Inclinándome hacia atrás, grité: “¡Boo! ¡Boo, ayuda!”

Albold se arrodilló frente a mí y agarró las esposas que me encadenaban las manos. Dio una sacudida brusca que pellizcó mis hombros y codos incómodamente. Sus ojos — incoloros en la cueva oscura — me inmovilizaron como flechas. “Suficiente, Ellie. Tomamos medidas para asegurarnos de que tu bestia no pudiera seguirnos. Esas esposas de supresión de maná deberían—”

¡Pop!

Un rugido como la tierra y la piedra al romperse explotó justo a mi lado, y Albold fue arrojado hacia atrás a través de la cueva, golpeando con fuerza la piedra irregular. Una pared peluda se movió frente a mí, respirando con dificultad y gruñendo de ira y miedo.

Una gruesa barrera de agua apareció con un zumbido y dividió en dos la cueva, separándonos a Boo y a mí de Albold y Feyrith, aunque solo podía ver los bordes alrededor de la enorme masa de Boo.

La voz de Feyrith se apagó cuando gritó: “¡Eleanor, por favor escucha! No te lastimaremos, solo tenemos que hablar.”

“Tienes una forma divertida para hablar,” Le espeté. Boo se volteó para mirarme, asegurándose de que estuviera bien. Levanté las cadenas. Con un bufido irritado, los mordió, aplastando las conexiones metálicas encantados como si fueran huesos viejos. La magia supresora se desvaneció y sentí que mi núcleo cobraba vida de nuevo.

“Nosotros … necesitábamos estar seguros,” dijo Feyrith desesperadamente. “Con todo lo que está en juego, no podemos permitir que nos ignores o nos digas que no puedes discutirlo.”

Me paré y sacudí mis brazos y piernas, que todavía se sentían medio dormidas. Cuando estaba segura de que no me caería, rodeé a Boo y caminé hasta la pared de agua, mirando a los elfos del otro lado. Boo se movió como una sombra a mi lado, mostrando los dientes.

Albold se estaba frotando y noté que sus pantalones estaban rotos y tenía un vendaje alrededor de su pierna, empapado de sangre. Ambos elfos miraban mi vínculo con cautela. Palmeé el hombro de Boo.

“No puedo creer que haya estado tratando de encontrarte durante semanas,” refunfuñé, mirando a Albold a los ojos. Él hizo una mueca, pero no apartó la mirada. “¿Qué queréis idiotas? Tienen una oportunidad. Y no crean que Boo no les comerá si me atacan de nuevo.”

Boo gruñó amenazadoramente.

Feyrith liberó su hechizo y la pared de agua se cayó, escurriendo en el suelo y dejando atrás la roca seca. Sus manos estaban arriba en un gesto de paz mientras daba un paso adelante. “Sabemos que Virion miente, Eleanor. Su historia no tiene sentido. Y sabemos que hablaste con el asura, Windsom, y que has visitado a la vieja vidente.” Sus manos cayeron a sus costados y agarraron los bordes de su capa desesperadamente.

Skydark: Albold creo que ere ese soldado Elfo no?….. no lo recuerdo XD

Albold apretó los dientes de forma audible. “No tengo idea de por qué una niña de doce años está tan involucrada en todo esto, pero necesitamos saber lo que tú sabes.”

“¡Catorce!” Dije indignada, cruzando los brazos sobre mi pecho. “Y lo que sea que Virion te haya dicho, es por tu propio bien.” Recordé las palabras de Rinia. “Luchar contra él solo conducirá a una catástrofe.”

Albold frunció el ceño. “Eso no es lo suficientemente bueno. Nosotros, todos los elfos, merecemos saber la verdad. Si Virion está trabajando con el enemigo …”

Les hice un gesto, actuando como la edad que ellos pensaban que tenía y atrayendo miradas de asombro de los dos elfos. “¡La verdad apesta! Saber que eso no ayuda, confía en mí.”

Skydark: El “gesto” de cuando te pones la mano en la cabeza en forma de cuerno y les sacas la lengua.. en ingles en esa parte dice “I blew a raspberry”

Albold tenía una mirada dura y desesperada, pero Feyrith parecía encogerse sobre sí mismo. “No eres un elfo, Eleanor. No puedes saber cómo se siente esto.”

Abrí la boca para responder que sí sabía lo que era perder personas amadas, pero las palabras murieron en mi garganta.

¿Qué me dijo Rinia? Me pregunté a mí misma, tratando de no vacilar mientras destrozaba mi estresado cerebro por los detalles de nuestra conversación. No te involucres. Es una situación delicada …

“Sé que también has perdido gente, Eleanor …” dijo Feyrith, dando medio paso hacia adelante, pero se quedó paralizado cuando Boo dejó escapar un gruñido. “En realidad, no conocía a tu padre, pero … Arthur Leywin era mi mayor rival y un amigo cercano. Su pérdida nos afectó a todos.” La voz de Feyrith temblaba. “Pero perdí a todos, ¿Entiendes? A toda —”

El elfo se rompió, su rostro se torció en una mueca mientras las lágrimas corrían por sus mejillas y los sollozos sacudían sus hombros. Presionó una mano sobre sus ojos, curvándose aún más sobre sí mismo. A través de sus sollozos, dijo: “Toda mi familia … ellos … todos se han ido.” Se dejó caer al suelo y Albold se arrodilló torpemente a su lado, su expresión ilegible.

Feyrith se pasó con la manga por la cara y respiró temblorosamente. “Traté de salvarlos… pero me atraparon… ni siquiera me acerqué. Los dejé en contra de sus deseos de asistir a la Academia Xyrus … para ser más que el cuarto hijo de una familia noble, pero les fallé, ¿entiendes? Y ahora están … simplemente se han ido …”

Albold estaba pálido como un fantasma al lado del Feyrith de rostro enrojecido. Su mirada se centró en la distancia, sin mirar a su compañero ni a mí. “Nuestro rey y nuestra reina se han ido. Nuestra princesa, se fue. Nuestro hogar, nuestra cultura, desapareció. Nuestros amigos y familiares, maestras amantes, rivales … todo nuestro mundo, desapareció.” Sólo entonces me miró a los ojos. “Y ni siquiera llegamos a entender por qué.”

No podía apartar la mirada de sus ojos penetrantes. ¿Qué podría yo decir para aliviar una pérdida tan completa y amarga? Si supieran lo que realmente había sucedido en Elenoir, ¿realmente los haría sentir mejor, o simplemente más indefensos — desesperanzados — como yo? Además, razoné conmigo misma, Rinia me dijo que me mantuviera al margen.

Pero claro, ella no me había dicho que no le dijera a nadie más. Yo no pensé que la verdad traería algún tipo de cierre a los elfos, pero ¿No se merecían ese cierre de todos modos?

Me apoyé contra Boo, pasando mis dedos por su pelaje y escuchando su corazón martilleando en mis oídos por el sonido de mis dientes rechinando. “Okey. Te lo diré.”


Skydark: Se va a ir a la mier**da totalmente Dicathen… realmente esta bien escrita por el autor q hace que se comporte realmente como una niña sin que llegue a pensar mucho en las consecuencias…. POr cierto feliz dia de los muerto y halloween 

PD: Gracias por el apoyo a esta novela Eike y Jose

Pagina Anterior
Pagina Siguiente