Capítulo 353 – TBATE – Cambio de Paradigma

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Punto de Vista de Arthur Leywin.

 

Pateé con una pierna por encima de la cornisa escarpada de la azotea, apoyándome contra la pared almenada y dejando que mi atención vagara por el campus de la Academia Central. Regis, de vuelta con toda su fuerza en la forma de un gran lobo sombra, puso sus patas delanteras sobre el merlon de piedra roja y dejó que la brisa fresca avivara las llamas de su melena.

Aún era temprano por la mañana y el campus estaba en su mayoría en oscuridad, con un toque de rosa y naranja resaltando el horizonte lejano. A pesar de la hora, los estudiantes ya estaban activos en el campus, haciendo ejercicio o realizando simulacros. Destellos de magia ocasional iluminaban el campus como fuegos artificiales, pero reinaba un susurro en lo alto de la torre. Perfecto para pensar.

“Así que, realmente crees que deberíamos quedarnos, ¿eh?” Dijo Regis, inhalando el viento. “Con la reliquia …”

Incliné la cabeza hacia atrás y miré hacia el cielo negro azulado. “La mitad del ascension del Compass permanece en el lugar cuando entramos en las Relictombs. Aunque podemos ir y venir a voluntad, aun necesitamos un lugar seguro para activarlo.”

Regis me miró con curiosidad, sus ojos brillantes, inteligentes. “¿Y este lugar es realmente tan seguro? Podríamos volver a Darrin Ordin, o al infierno o simplemente encontrar una cueva en las montañas en algún lugar o algo así.”

“Ese es otro conjunto de variables que no puedo explicar. Aquí, sé qué esperar. Estamos en riesgo sin importar a dónde vayamos en Alacrya, pero al menos aquí tenemos una historia, una identidad.”

Como Profesor, no solo tenía una historia de cuartada y protección política, sino que me había dado cuenta de que el respeto inherentemente ofrecido a mi puesto era su propio tipo de escudo. Independientemente de la curiosidad o duda que mis estudiantes y compañeros de facultad pudieran tener sobre mí, era poco probable que sospecharan alguna vez que era un espía Dicathiano. Había una gran cantidad de explicaciones más simples para cualquier paso en falso que pudiera dar, y los ricos y poderosos siempre asumirían que cualquier misterio de alguna manera encajaría en sus propias intrigas favoritas.

“Además, aun no entendemos completamente el Compass.”

Skydark: lo dejo en inglés “Compass” pero en español se lee muy mal como Brújula aunque también tiene un significado al compas que usamos para hacer redondo pero según q describió la reliquia en anteriores capítulo va más a una brújula ya que esta se puede abrir a mitad XD

Regis se estiró antes de acostarse perezosamente. “¿No entendemos? Eso me parece bastante simple.”

Saqué la mitad del descension del Compass de mi runa de almacenamiento y miré distraídamente su superficie curva e inmaculada como si esperara a que refutara Regis.

Aunque tenía razón. Mientras que la mitad del Compass de la reliquia creó un portal a las Relictombs, la otra me permitió regresar, aunque no mediante la creación de un segundo portal. Me tomó algo de tiempo reconstruir la funcionalidad, ya que la segunda mitad de la reliquia no había reaccionado de ninguna manera cuando entré en las Relictombs, lo que me obligó a despejar/limpiar la zona. Sin embargo, cuando le inyecté éter cerca del portal de salida de la zona, la segunda mitad de la reliquia había cobrado vida, delineando el portal con una luz brillante. Cuando el resplandor se desvaneció, pude ver mis habitaciones al otro lado, Caera esperando con impaciencia a que regresara.

Poder entrar y salir de las Relictombs a voluntad lo cambió todo. Después de la prueba original, Caera, Regis y yo volvimos juntos para explorar más a fondo las capacidades de la reliquia, absorbiendo una cantidad significativa de éter en el proceso.

“Entonces, ¿exactamente cuánto jugo de uva puede contener tu núcleo ahora?” Preguntó Regis, obviamente leyendo mis pensamientos.

A pesar de explorar la zona durante una hora o más, y absorber el éter tanto de las bestias que maté como de la atmósfera, aún no había alcanzado el límite del núcleo de dos capas. “No lo llamamos así,” dije con un bufido divertido, “y realmente no lo sé. Al menos diez veces más que antes.”

Ansioso por cualquier excusa para aprovechar ese poder, retiré el juguete de la vaina con semillas de mi runa dimensional. Mi compañero se movió para acostarse de lado, mirándome trabajar con un aire un poco aburrido.

El tamaño de mi depósito de éter nunca había sido el principal obstáculo que me impidió completar el desafío de Three Steps, pero con la pureza de mi éter almacenado incrementado y la eficiencia de mis canales de éter solo facilitaron el enfoque en eso.

Cuando canalicé éter hacia mi mano para formar la garra, pude sentir la diferencia de inmediato. Primero, el drenaje en mi núcleo ni siquiera se notó. La forma de la garra era más estable y sólida, y se sentía intrínsecamente más fácil de enfocar. Y si bien esta garra fue simplemente un paso hacia mi objetivo real, se sintió bien finalmente estar logrando un progreso tangible.

Regis soltó un bostezo exagerado, llamando mi atención. Apoyándose perezosamente en su costado, hizo una demostración de extender y retraer sus propias garras, más afiladas y largas.

Me burlé. “Presumido.”

Tomando la cáscara dura en una mano, deslicé una garra en la ranura y busqué la semilla dentro. Cuando se instaló en el agujero dejado por el tallo, tiré hacia abajo, tratando de forzarlo a salir, tal como lo había hecho docenas de veces antes. La garra mantuvo su forma, automáticamente extrayendo éter de mi núcleo para mantenerse estable.

Soltando una respiración lenta y estabilizadora, imaginé la forma de la garra extendiéndose y curvándose hacia adentro más profundamente, casi envolviendo la pequeña semilla para que encajara perfectamente dentro de la curva. El éter respondió rápidamente a mi intención.

Sonreí.

Luego tiré. No demasiado fuerte, pero con una presión constante que aumenté lentamente hasta que los bordes del agujero se agrietaron y se abultaron hacia afuera, y pude sentir la semilla deslizándose.

Luego la presión se liberó.

La semilla marrón opaca se liberó y aterrizó en mi palma.

Miré esa semilla, imaginando que los Shadow Claws tenían una ceremonia que celebrar cuando uno de sus hijos completaba este correcto paso. Si hubiera tenido más tiempo en la Relictombs con Three Steps, tal vez ella habría tenido algún recuerdo alentador para compartir conmigo para felicitarme, pero …

Una ráfaga de viento azotó el techo de la torre y tiró de la semilla, lo que me obligó a cerrar mi mano con fuerza alrededor de ella. Fue un pensamiento extraño y aleccionador darme cuenta de que el resultado de mis largos esfuerzos con la vaina con semillas podría desaparecer en un instante, sin dejar nada atrás.

Miré alrededor de la azotea árido y las calles ociosas de abajo. Las montañas cubiertas de nieve se elevaban de color morado en la distancia. Las estrellas desconocidas de arriba se estaban desvaneciendo, absorbidas por la salida del sol.

Para un cachorro Shadow Claw, recuperar la semilla habría significado asegurarse un lugar en su tribu. Para mí, sin embargo, fue simplemente un recordatorio de que no tenía una.

“Quiero decirte que, si realmente no quiere eso, puedo quitártelo de las manos,” dijo Regis, olisqueando ansiosamente la pequeña esfera marrón.

Siguiendo su mirada, miré más de cerca la semilla y noté un corte en la superficie marrón lisa. Un sutil destello morado brillaba a través del lugar donde mi garra se había clavado en la semilla. Usando una garra de éter, raspé más del marrón, revelando un orbe sólido de éter condensado en su interior, su firma está completamente oculta por el exterior orgánico.

Mientras miraba mi premio, preguntándome cuánto éter contenía la semilla, la barbilla de Regis se posó sobre mi rodilla. Sus ojos brillantes estaban fijos en la semilla y su cabeza se acercó un poco más.

Pensando en la fruta rica en éter que crecía en la zona de la jungla donde había luchado contra los milpiés, me metí la semilla en la boca y la tragué.

Eso se quemó al descender y se instaló en mis entrañas como una piedra fundida cuando el núcleo etérico de la semilla se rompió y absorbió. Mi núcleo vibró cuando aceptó el torrente de energía, y se llenó en un instante.

Ardía como una estrella en mi plexo solar. Comencé a brillar cuando una sólida barrera de luz amatista brilló a través de mi piel, el éter amenazando con escaparse. Flexionando mi intención, sentí que la torre gemía cuando las piedras fortificadas y el mortero se tensaban contra la presión. El éter ambiental cobró vida zumbando, arremolinándose como copos de nieve alrededor de la azotea.

“Queda un poco si lo quieres,” dije, sacando a Regis de su aturdimiento desconcertado.

Mi compañero apartó la cabeza de golpe y frunció el hocico en un puchero. “Un arma de destrucción hecha por dioses como yo no debería tener que conformarse con desechos de segunda mano.”

Sacudiendo la cabeza, cerré los ojos y volví mi atención hacia adentro, explorando mi núcleo ardiente. “Haz lo que quieras. Entonces lo tomaré todo.”

Regis puso una pata tranquilizadora en mi rodilla mientras me miraba inexpresivo. “Mil disculpas, señor.”

“Suave como la grava,” sonreí cuando la forma inmaterial del lobo sombra se fusionó con mi cuerpo y comenzó a absorber del océano de éter.

 

*****

 

Me quedé en el techo de la torre hasta media mañana, viendo cómo el campus se despertaba mientras Regis estaba ocupado extrayendo el éter restante de la semilla en mí.

Bañándome en el cálido resplandor del sol y mi éxito, bajé de la torre y me dirigí hacia mi salón de clases. Mis pasos se sentían ligeros, como si me hubiera estado moviendo bajo el agua toda mi vida hasta ahora; la semilla había contenido significativamente más éter de lo que parecía posible, considerando su tamaño.

Me tomé mi tiempo para cruzar el campus, reacio a enfrentarme a un aula llena de adolescentes Alacryanos mimados. En cambio, me concentré en controlar el poder que se esforzaba por salir de mí. La segunda capa de mi núcleo no fue un crecimiento aditivo a mis reservas de éter, fue exponencial. Me di cuenta de que tomaría tiempo adaptarme al peso en mi pecho.

Acababa de pasar por la biblioteca cuando vi una melena familiar de cabello naranja que se desvaneció a un amarillo brillante.

Briar estaba de pie con otras chicas de su edad. Una de ellas me vio y debió haber dicho algo, porque Briar se giró y saludó con la mano, haciendo que sus amigas se rieran y se burlaran de ella. Poniendo los ojos en blanco, se separó y caminó rápidamente hacia mí.

“Oiga, Profesor,” dijo, rebotando sobre las puntas de los pies con las manos entrelazadas a la espalda. “Lo acabo de escuchar. Felicitaciones. De hecho, estoy un poco deprimida por haber tomado esa estúpida clase, de ​​lo contrario, me inscribiría. Vritra sabe que usted necesitará buenos luchadores.”

Fruncí el ceño, pillado con la guardia baja. “Lo siento, ¿De qué estás …?”

Su rostro reflejaba mi propia confusión. “Espera, no lo has… Oh. Lo siento, yo asumí…” Una de sus amigas la llamó, y su ceño se profundizó. “No importa. Estoy segura de que lo averiguará pronto. Cuídese. Y buena suerte.”

Así como así, Briar se retiró y volvió a formar parte del grupo de chicas. Sus cabezas se inclinaron juntas mientras comenzaban a susurrar, y Briar me envió una última mirada insegura antes de que se giraran como grupo y desaparecieran en uno de los muchos edificios de la academia que aún no había explorado.

‘¿De qué se trataba?’, Preguntó Regis.

No estoy seguro. Había visto a la joven y seria Alacryana un par de veces en el campus desde que me guió por primera vez a través de Cargidan, pero ella nunca se propuso tener una conversación amistosa.

Haciendo caso omiso del comentario críptico de Briar, me voltee hacia el complejo Striker, donde estaba mi salón de clases. No llegué muy lejos antes de que me detuviera otra cara familiar, una que nunca hubiera esperado ver en la Academia Central.

¿Estoy viendo cosas? Le pregunté a Regis.

Alguien me chocó por detrás. Cuando miré fijamente a la persona — un joven que vestía una armadura de acero oscuro sobre su uniforme — hizo una mueca. “Lo siento, Profesor.”

Tuve que buscarla entre la multitud, ya que se movía rápidamente, pero parecía mantenerse un poco alejada del flujo de estudiantes, lo que la hacía destacar.

Caminando aún más rápido para alcanzarla, extendí la mano y puse una mano en su hombro.

La joven dejó escapar un chillido de sorpresa y se dio la vuelta, con los ojos muy abiertos y una mano cubriéndose la boca.

“¿Mayla?”

Casi no reconozco a la joven maga del Pueblo Maerin. Ella había sido solo una niña, nerviosa y excitable a partes iguales, pero aquí parecía transformada.

Su sorpresa floreció en alegría cuando me reconoció. “¡Ascender Grey! ¡Eres tú! Cuando te vi en la lista como Profesor para la clase de Tácticas de Mejora Cuerpo a Cuerpo, tenía la esperanza, pero luego no apareciste los primeros días, así que pensé — no creo que sea — que fue solo un error o una coincidencia o algo así. …” Ella se apagó cuando sus mejillas se pusieron rojas, recordando a su hermana, Loreni, la primera vez que nos conocimos. Metiéndose un mechón de cabello castaño rojizo detrás de la oreja, dijo: “Lo siento. Estoy divagando.”

“Mayla, ¿qué estás haciendo aquí?” Yo pregunté. “Después de la ceremonia de otorgamiento/legado—”

“Yo pasé por un montón de pruebas con la Asociación de Ascenders,” respondió, “y me enviaron aquí para que me entrenara, debido a mi emblema. Al principio estaba realmente asustada y desanimada, porque está muy lejos del Pueblo Maerin, pero eso en realidad está bien.” Ella miró a algunos de los estudiantes que pasaban por el rabillo del ojo. “Excepto que algunos de los estudiantes de Alta Sangre no son muy agradables.”

“Espera,” dije mientras sus palabras apresuradas se abrían camino a través de mi sorpresa. “¿Tu nombre de sangre es Fairweather?”

“Sí, ese es.” Me hizo una pequeña reverencia.

“No me di cuenta cuando te vi en la lista de mi clase … pero ¿dónde estuviste la última sesión?”

Pateó el suelo y me dio una sonrisa avergonzada. “Lo siento, algunos de los otros estudiantes se estaban metiendo con los no nombres, ya sabes, y un buen chico trató de defendernos, pero luego solo se burlaron de él también, así que terminé yendo cuando vi al Profesor — usted no estaba allí. Esperaba que también ayudaras al chico.” Ella se encogió de hombros. “Está bien, sin embargo, honestamente. Ya he aprendido mucho, es difícil creer que solo han pasado unos meses.”

Comencé a moverme de nuevo, haciéndole un gesto para que caminara conmigo mientras nos dirigíamos a la clase. “Eres una Centinela, ¿verdad? Entonces, ¿por qué tomar una clase de lucha no mágica?”

Su expresión se iluminó de nuevo. “Estoy tomando todo lo que puedo. Puede que sea una Centinela, pero si voy a las Relictombs, quiero poder defenderme. Además, ha sido totalmente fascinante hasta ahora.”

Mayla mantuvo un diálogo constante, contándome sobre sus otras clases y Profesores, así como sobre su hermana y la otra gente de Maerin. Aparentemente, el pueblo había recibido una afluencia de recursos, así como el interés de las academias de todo Alacrya después de Belmun y ella había recibido runas tan avanzadas.

“La Asociación de Ascenders incluso votó para expandir los servicios en el portal de descenso en Maerin, lo que conducirá a un gran auge en el comercio y los comerciantes, por lo que mi familia está —”

Levanté una mano, tranquilizándola mientras nos acercábamos al final del pasillo frente a mi salón de clases.

Una pequeña multitud se había reunido allí, todos tratando de mirar a través de la pequeña ventana en busca de algo dentro.

Caera fue la primera en notarme, sus labios apretados en una expresión severa.

Entrecerré los ojos cuando me di cuenta de que Kayden Aphelion también estaba allí. No había hablado con él desde la noche en que casi me pilla teletransportándome fuera del Relicario. Mi primer pensamiento fue que, después de todo, se lo había contado a alguien, y un grupo de guardias armados — o tal vez incluso una Guadaña, como Dragoth o Cadell — me estaba esperando, pero luego recordé las felicitaciones de Briar.

Sin embargo, cuando vi la sonrisa de satisfacción en el rostro del Profesor Graeme, volví a estar inseguro. “Ha sido un placer, Grey. Realmente que mala suerte. Aunque, en mi humilde opinión, diría que nunca está mal aumentar la calidad del Profesorado de esta institución,” parloteó antes de intercambiar risas con sus asociados cercanos.

El resto de los Profesores se separaron y se alejaron de mi puerta, sus expresiones variaban de lástima a curiosidad, y un anciano incluso me asintió con fuerza antes de dar un paso atrás. Caera me apretó el hombro con ojos duros pero reconfortantes.

Kayden se inclinó y susurró: “No dejes que te derriben sin luchar, ¿sí?”

Hice una pausa, imaginándome de nuevo a Cadell, Dragoth o incluso al propio Agrona de pie en mi salón de clases, esperando a que yo llegara. ¿Me habían localizado finalmente las Guadañas?

‘Como si tuviéramos tanta suerte,’ dijo Regis, ahora completamente despierto y prácticamente tarareando de anticipación. ‘¿Crees que incluso necesitaríamos estallar Destruction para patear el trasero de Dragoth en este punto? Quiero decir, con ese nuevo núcleo tuyo de doble capa—’

Como habían hecho los otros profesores, miré a través de la pequeña ventana de mi puerta. Y aunque no era una guadaña esperándome, lo que vi no calmó exactamente mis nervios.

Cuatro figuras estaban de pie en la parte inferior de los asientos del estadio, cerca de la plataforma de entrenamiento. Valen de la Alta Sangre Ramseyer estaba hablando con el director, su abuelo, que compartía la misma tez morena que Valen, pero vestía su nobleza con menos pomposidad. El jefe del Departamento de Combate, Rafferty, estaba de pie ligeramente a un lado. Asumí por su postura — todavía como una estatua con la mirada baja hacia sus zapatos — que estaba incómodo por algo.

El cuarto hombre era delgado y musculoso. Su cabello oscuro estaba recogido en un moño, y había venido vestido con una armadura de cuero teñida de negro y azul de la Academia Central. Tenía una amplia sonrisa que mostraba demasiados dientes y asintió junto con lo que sea que Valen estuviera diciendo.

“¿Profesor? Debería—”

“Espera aquí,” le dije a Mayla, solo recordando que todavía estaba allí.

Cuando entré al aula, Valen terminó su monólogo a favor de entrecerrar la mirada y alzar la barbilla. El extraño inmediatamente volvió su atención hacia mí, sus ojos gris pizarra se arrastraron a través de mí mientras me estudiaban con avidez.

El Director Ramseyer rompió el silencio. “Profesor Grey. Entre. No es nuestra intención emboscarle en su salón de clases, pero un mensajero enviado a su suite privada esta mañana no pudo localizarlo.” Aunque las palabras fueron amables, su tono fue cortante y agudo por el reproche. “Ahora que está aquí, sin embargo, tenemos un asunto muy serio que discutir.”

“¿Cuál es?” Pregunté, permitiendo que mi preocupación se reflejara en mi voz.

“Me ha llamado la atención—” el Director Ramseyer le dirigió a Valen una mirada mordaz— “que su comportamiento hacia esta clase ha sido menos que atenta, Profesor Grey. Esto es inaceptable en el mejor de los casos, pero ahora más que nunca es esencial que un maestro competente esté disponible para guiar a los estudiantes de Tácticas de Mejora Cuerpo a Cuerpo.”

Me mantuve erguido, con los hombros sueltos y las manos juntas detrás de mí. “¿Y por qué, si no le importa que le pregunte?”

El Director, que se mantuvo erguido como una baqueta, me inspeccionó de cerca antes de responder. “En diferentes circunstancias, estaría aquí para felicitarlo.” Hizo una pausa, dejando que el momento perdurara. “Como probablemente sepa, Vechor será el anfitrión del Victoriad este año. Las Tácticas de Mejora Cuerpo a Cuerpo han sido seleccionadas como una de las clases para competir.”

Abrí la boca para preguntar por qué, pero Regis gruñó una rápida advertencia mental para detenerme.

‘El Victoriad este es un gran torneo que reúne a los Alacryanos de todos los dominios para competir, principalmente en combate. El tipo o clase de combate se elige mediante rifa, por lo que el combate intermedio no mágico debe haber sido una de las clases elegidas.’

“Ya veo”, dije en voz alta. Sin embargo, por que nos orina la mala suerte.

‘Es peor que eso. El torneo se centra principalmente en las Guadañas y sus retenedores,’ continuó Regis. ‘Los desafíos son aprobados por los Soberanos, lo que permite que un mago lo suficientemente poderoso o conectado desafíe a una anterior Guadaña o retenedor por su lugar. Uto sobrevivió a una docena de desafíos a lo largo de los años. El Victoriad es el último lugar en el que queremos estar.’

Me vi y sostuve los ojos del Director Ramseyer, cruzando los brazos e inclinando ligeramente la cabeza hacia un lado. “Entiendo por qué es posible que desee hacer un cambio. ¿Debo suponer que este hombre—” incline la cabeza en dirección al extraño— “va a ocupar mi lugar?”

“Así es,” confirmó el Director con total naturalidad. “Este es Drekker de la Alta Sangre Vassere. Ha sido el tutor privado de Valen durante varios años y es un excelente luchador. Se ha ofrecido a dirigir esta clase en su preparación para el Victoriad, y yo acepté. Empezará de inmediato y se te dará—”

“Me gustaría tener la oportunidad de defender mi puesto,” dije tranquilamente.

Regis suspiró con resignación. ‘Mis palabras bien podrían ser un pedo fugaz para ti.’

El director me miró con los ojos entrecerrados, frunciendo ligeramente el ceño. Parecía más intrigado que enojado. “Por favor explíquese.”

Antes de que pudiera hablar, la puerta del aula se abrió de golpe y Enola entró, luciendo extremadamente irritada. Sin embargo, cuando vio al director y al jefe del departamento, se quedó paralizada. El Director Augustine levantó una mano y dijo: “Por favor, espere un momento afuera, señorita Frost.”

“Deja que se quede,” le dije, señalando la puerta. “De hecho, déjalos entrar y mirar.”

“¿Mirar qué?” Preguntó Rafferty, aunque su atención estaba en el Director, no en mí.

“Luchemos por ello,” dije, mirando más allá de Valen y el director hacia el tutor. “Necesitas a alguien que haya estado en combate real y pueda mostrar a los estudiantes lo importante que es realmente poder defenderse sin magia.”

“¿Disculpe?” mi posible reemplazo se quebró, su pomposidad distante se desvaneció. “Haré que sepas que yo …”

“Que vean nuestro duelo. Les dará confianza en quien gane.”

El Director Ramseyer se frotó la barbilla, su mirada se dirigió rápidamente a la puerta donde los estudiantes comenzaban a reunirse.

“Abuelo, esto es ridículo. No estarás esperando que Drekker…” El director pidió silencio con la mano, lo que hizo que la boca de Valen prácticamente se cerrara de golpe.

“Sí, esa es una excelente idea, Profesor Grey.” A Drekker, le dijo: “Confío en sus habilidades, pero mostrárselas a los estudiantes generará entusiasmo por la transición.”

Drekker hizo una reverencia. “Estoy a su servicio, Director Ramseyer.”

‘Sabes, ser capaz de leer tu mente solo te confunde más.’

Hice un gesto para que los estudiantes que esperaban afuera en el pasillo entraran. Enola descendió lentamente las escaleras mientras el resto de la clase entraba, incluida Mayla. Hubo una charla confusa cuando la gente vio al director y al jefe del departamento, pero a mi señal, todos encontraron sus asientos y se callaron.

El director dio un paso adelante y se presentó para beneficio de los estudiantes que nunca lo habían conocido antes, luego explicó lo que estaba a punto de suceder. Una tensión nerviosa se apoderó de ellos, pero no pensé que fuera para mi beneficio.

La mayor parte de su atención estaba firmemente en el tutor de Valen cuando el director Ramseyer le indicó que diera un paso adelante. “Sé que no es tradicional que la academia intervenga y cambie a un Profesor a mitad de temporada, y por esta razón, me gustaría presentar de manera más completa a Drekker de la Alta Sangre Vassere. Procedente de Sehz-Clar, Drekker ha pasado toda su vida perfeccionando el arte del combate como Striker.”

“Un ascender, un soldado, un entrenador, un tutor … se encontrarán en muy buenas manos con el Profesor Vassere.”

‘Pero, ¿le han volado las extremidades y le han vuelto a crecer, lo han bañado en lava, o le han cagado por el recto de un insecto como a nosotros?’ Regis preguntó en un tono cortante. ‘Yo creo que no.

Bien dicho, pensé, reprimiendo una sonrisa mientras miraba a los estudiantes.

La mayoría de ellos habían tomado las Tácticas de Mejora Cuerpo a Cuerpo para divertirse, no para aprender a pelear, y pude ver por las miradas nerviosas que varios de ellos ya estaban pensando en dejar la clase. Aquellos que estaban más emocionados — Enola, en particular, parecía a punto de estallar de su piel — estaban dando miradas de apreciación a su potencial nuevo profesor.

‘Actúas como si te importara lo que piensen de ti,’ señaló Regis con imparcialidad. ‘La verdadera cuestión es … ¿qué diablos estás haciendo?’

Acabo de encontrar otra razón por la que necesito quedarme como profesor.

Podía sentir a mi compañero poner los ojos en blanco, pero no dijo más palabras.

“Ahora, si nuestros combatientes pudieran entrar al ring,” anunció el director, parándose a un lado para permitir una vista clara a los estudiantes. “Veamos quién es el más adecuado para preparar esta clase para el Victoriad.”

Drekker y yo subimos a la plataforma elevada desde lados opuestos. El hombre había dejado de sonreír en el momento en que entré por la puerta, pero ahora me estaba dando una sonrisa de confianza. Asegurándose de que lo estuviera mirando, rápidamente cambió entre múltiples posturas, sus pies prácticamente danzando por la plataforma. “¿Eres un defensor de la postura de guardia Vechorian o de la postura progresiva del basilisk?”

Haciendo caso omiso de su pregunta, tomo una respiración lenta y mesurada, asegurándome de que mi fuerza este contenida y tenerla en control.

La voz del director Ramseyer resonó en el salón de clases. “Comiencen.”

Los pies de Drekker parpadearon mientras su cuerpo se balanceaba. Pude verlo levantar las cejas con curiosidad detrás de sus puños levantados. “Te imploro que adoptes una postura adecuada. Mejor aún, te doy el primer movimiento.”

Asentí con la cabeza mientras ponía fuerza en mis piernas. “Mis disculpas, esto no es personal.”

La distancia entre nosotros desapareció cuando mi puño se estrelló contra mi oponente con los ojos muy abiertos, que apenas pudo protegerse a tiempo. Girando hacia adelante, puse mi pie derecho entre las piernas de Drekker y clavé mi codo en un lado de su cabeza. Dos golpes en la mandíbula y uno por la oreja, y el tutor de Valen golpeo el suelo. Sujete una rodilla debajo de su clavícula mientras mi otro pie bloqueaba un brazo en su lugar.

Mis ojos se dirigieron hacia el director, esperando a que dijera el encuentro. Drekker se agitó, pero solo logró golpearme la espinilla con la frente.

“Creo que es suficiente, Profesor Grey. Parece que hay más en usted de lo que me dijeron.” El Director Ramseyer le dio a su nieto otra mirada mordaz. El chico tenía suficiente sentido común para parecer disgustado.

Solté a Drekker, me puse de pie y le ofrecí una mano.

Con el pelo despeinado y la cara ya empezando a hincharse, el tutor de Valen me miró con dureza antes de aceptar mi mano y levantarse.

“Podría haberlo refutado si yo hubiera pensado que tenía una oportunidad,” reconoció dócilmente.

Permitiendo una leve sonrisa, solté su mano áspera y callosa. “Tienes una guardia fuerte.”

Saltando de la plataforma de entrenamiento, dirigí mi atención a los estudiantes. La mayoría miraba con la boca abierta y sorprendida. Mayla me sonrió, mientras Enola me miraba con un destello de respeto recién descubierto. Me di cuenta de que Seth no me estaba mirando, sino que miraba sus propios puños cerrados.

Aun así, fue Valen quien me sorprendió. El chico de la Alta Sangre no se burló ni frunció el ceño como esperaba. En cambio, tranquilamente se sentó junto a Portrel y Remy, los hizo callar cuando comenzaron a susurrar frenéticamente, y esperó.

Froté la parte de atrás de mi cuello. “Vamos a empezar.”


Skydark: Publico mañana el último capítulo que queda

Pagina Anterior
Pagina Siguiente