Capítulo 351 – TBATE – Mínimamente Catastrófico

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

“¿Lo conseguiste?” Pregunté mientras Caera se bajaba la capucha de su capa y cerraba la puerta. Su cabello azul húmedo se pegaba sobre su cabeza, y el agua goteaba de ella y se acumulaba en las baldosas.

“Por supuesto,” dijo con confianza, con un brillo travieso en sus ojos.

Como un florecimiento, activó su anillo dimensional y sacó un orbe de color peltre del tamaño de mis dos puños unidos. El caparazón metálico estaba lleno de marcas y cubierto de surcos y grietas, lo que lo hacía parecer una esponja de metal redonda.

Caera lo extendió y yo lo tomé con cuidado de su agarre.

“Es pesado,” comenté, moviéndolo hacia arriba y hacia abajo en mi mano para sentir el peso. “¿Eso va a importar?”

Se desabrochó la capa empapada y la colgó junto a la puerta. “Ciertamente espero que no. No vi ninguna runa que indicase sensible a la presión grabada en el pedestal de la pantalla, ¿Tú la viste?”

“No, eso es cierto,” respondí. “Y parece poco probable que las reliquias muertas sean retiradas de sus cajas con frecuencia. Para cuando alguien descubra el cambio …”

“El Profesor Grey y la Profesora Asistente Denoir hace tiempo se habrán mudado de la Academia Central,” Ella finalizó.

Caera había sido sorprendentemente receptiva a mi idea. Sabía por nuestras aventuras en las Relictombs que ella tenía una racha rebelde y un tanto imprudente, pero aún esperaba convencerle un poco. Siempre perspicaz, comprendió mi intención de inmediato y se apresuró a aceptar. Luego pasamos el resto de la tarde y la noche formulando un plan.

Juntos, habíamos discutido sobre las fortalezas de cada reliquia — o al menos lo que podíamos aprender sobre ellas en los libros y en el cuidadoso interrogatorio de Caera al curator. Personalmente, había querido tomar dos o tres, pero Caera había sugerido con razón que eso agregaría una capa innecesaria de riesgo. Después de discutir lo que requeriría el robo, finalmente nos decidimos por una sola reliquia muerta para “liberar” del Relicario. De todas las reliquias disponibles, no veía cómo ninguna me daría un aumento considerable de poder, así que terminamos eligiendo de la que menos sabían los Alacrianos, que también resultó ser la incorporación más reciente de la Academia Central.

Aunque el curator no había dicho por qué la Guadaña Dragoth había traído el orbe a la Academia Central, había estado más que feliz de discutir sus poderes — lo poco que se sabía de ellos — con Caera.

Según el anciano, la reliquia muerta era única en el sentido de que su forma no proporcionaba indicios sobre su función. La superficie llena de marcas no fue por diseño, sino por desgaste; cuando la reliquia fue descubierta por primera vez, estaba inmaculada, una esfera de plata perfecta, pero cuando se quitó de las Relictombs se descompuso rápidamente. Los Instillers habían supuesto que se trataba de algún tipo de herramienta — tal vez algo utilizado en la construcción de las Relictombs en sí — y la degradación repentina era una especie de mecanismo de defensa para evitar que se descubrieran los secretos de los magos antiguos. Sin embargo, el curator no pudo proporcionarle a Caera más información que esa.

La idea de tener una herramienta del djinn, algo que me permitiera manipular las Relictombs directamente, era demasiado buena para dejarla pasar.

“Y estás segura de que el artesano …”

“No es extraño para los Alta Sangre tener reliquias muertas falsas para impresionar a sus amigos — y rivales.” Caera señaló el orbe con una sonrisa. “Ella se quedará callada al respecto, ya que unos labios sueltos, en este caso, probablemente resultarían en su muerte.”

“Aun así, si ella—”

Caera hizo a un lado mi preocupación. “Estaba disfrazada, como sabes, y fingí representar una sangre diferente. Entonces, incluso si ella hablara, no sería complicado.”

Imbuyendo mi runa de almacenamiento extradimensional con éter, escondí la reliquia falsa. “¿Con qué sangre te hiciste pasar?”

El brillo travieso en los ojos de Caera regresó. “Oh, creo que ya lo conoces.”

Regis soltó una carcajada y estuvo a punto de caerse hacia atrás en su diminuta forma. “Representa bien a esos idiotas de los Granbehl. Casi haces por tu deseo que esa sombría artesana volteo sobre ellos — o sobre nosotros, o lo que sea.”

Colgué mi propia capa blanca sobre los hombros, dándole a Caera una sonrisa divertida. “Si las cosas van mal, al menos habrá un lado positivo.”

Caera sacó el colgante en forma de lágrima que siempre usaba y susurró un encantamiento. Sus rasgos se volvieron borrosos de una manera que hizo que mis ojos se movieran con incomodidad, luego se reformaron como el familiar ascender de cabello verde, Haedrig.

“Eso es realmente extraño de ver,” dije, escaneando el rostro y el cuerpo en busca de cualquier indicio de Caera debajo.

Haedrig ladeó una cadera y me miró pestañeando. “¿Sucede algo, Grey?” dijo con su voz ronca. “¿Ya no me encuentras atractivo?”

Regis caminó lentamente en círculo alrededor de Haedrig, olfateando sus botas. “No sé cómo sentirme al respecto, para ser honesto. Por atractivo, ¿Qué le pasa a tus pech…?”

“¿Quizás podríamos ser un poco más serios?” Interrumpí mientras me subía la capucha. “Estamos a punto de cometer un crimen mayor.”

Haedrig, que acababa de conjurar una sucia capa verde de su anillo dimensional, frunció el ceño y se rascó la barba de la barbilla. “No sé de qué estás hablando. Solo voy a dar un paseo hasta el Relicario …”

Skydark: El tamaño de esa barba de cuando no te afeitas uno 5 días..

“No le hagas caso,” dijo Regis. “Son sólo nerviosismo previo al hurto.”

“Vamos,” dije, haciendo un gesto para que Regis regresara a mi cuerpo. “El Relicario debería de estar ya cerrado.”

Caera — o Haedrig — abrió el camino hacia el pasillo que conectaba las numerosas suites de Windcrest. Haedrig fue por la izquierda, tomando una ruta más directa hasta la salida, mientras yo giraba a la derecha, siguiendo el camino de la rotonda.

El clima era lúgubre. La lluvia caía del cielo y los relámpagos ocasionales revelaron un campus desordenado. El clima fue una coincidencia afortunada; significaba que habría mucha menos gente moviéndose al aire libre.

Tirando de la capa blanca brillante más cerca de mí, me sumergí en la tormenta. La lluvia caía con fuerza, pero, ya fuera por su naturaleza mágica o por la calidad de la artesanía, la capa me mantuvo abrigado y relativamente seco.

No podía ver a Haedrig, pero podía oír una melodía, una melodía de un borracho de algún lugar más adelante, amortiguada por el ruido del aguacero.

‘Nunca hubiera esperado que la bella lady Caera supiera una canción tan insinuante …’, dijo Regis, tarareando la melodía él mismo.

Las brillantes lámparas que iluminaban la entrada de la Capilla se hicieron visibles lentamente a través de las gruesas cortinas de lluvia. Haedrig ya estaba subiendo pisando fuerte las escaleras hacia las puertas dobles aún abiertas y el guardia que estaba a su lado.

Haedrig hizo una pausa cuando el guardia se dirigió a él, pero ellos estaban demasiado lejos y la tormenta era demasiado ruidosa para que yo la oyera. Asumí que el guardia simplemente le estaba informando que el Relicario dentro estaba cerrado, pero eso ya lo sabíamos. Haedrig asintió y entró en el edificio, tropezando en la entrada.

Un pasillo exterior recorría en forma de un rectángulo alrededor de un gran espacio central donde se exhibían las reliquias muertas y otras contribuciones más valiosas. Mientras que el recibidor se dejó abierto — pero no sin vigilancia — el Relicario en sí estaba cerrado y bloqueado con llave luego de horas.

El guardia estaba observando a Haedrig de cerca. Tras un momento de aparente indecisión, abandonó su puesto para seguir al aparente borracho.

Moviéndome rápidamente, con la espalda encorvada y mi capa todavía apretada a mi alrededor, me dirigí hacia las puertas de la Capilla. Cualquiera que me mire, me vería como alguien atrapado en la tormenta y buscando refugio.

Avanzando por los escalones de piedra de tres en tres, me detuve para escuchar desde afuera.

“— te lo dije, está bien,” estaba medio gritando Haedrig desde el pasillo. “Solo quiero entrar y echar un vistazo a mi vieja” —Haedrig eructó ruidosamente— “armadura.”

Respondió una voz clara y autoritaria. “Y, como le dije, eso no está bien, señor. Tendrá que volver mañana cuando el Relicario esté abierto.”

Haedrig respondió con un bufido flemático. “Tengo amigos, ¿sabes? Amigos poderosos. Conozco muy bien a todo el mundo. Estoy seguro de que alguien me dejará entrar.”

“¡Señor!” insistió el guardia. “Señor, si usted no—”

Un largo trueno cortó el resto de la amenaza del guardia. Me asomé al pasillo justo a tiempo para ver a Haedrig doblando la esquina más alejada con dos hombres armados y acorazados siguiéndolo de cerca.

Sabía que habría dos guardias más en el pasillo exterior. Enfocando el éter en mis oídos, escuché atentamente sus pasos: sonaba como si estuvieran en el lado más alejado del edificio, dando vueltas hacia la fuente de la conmoción. Hice una mueca de dolor cuando Haedrig comenzó a gritar sobre que los arrojaran todos al mar antes de cortar el flujo de éter de mis oídos, dejando que mi audición volviera a la normalidad.

Antes de entrar al edificio, dejé que mis ojos se volvieran a enfocar para ver los caminos etéricos que conectan cada punto a mi alrededor. No podía ver más allá de la pared del fondo y la puerta hacia el Relicario, pero tomé nota cuidadosamente de los caminos desde la puerta hacia la lluvia.

Cruzando rápidamente el pasillo hacia la puerta del Relicario, examiné la manija de hierro negro. Como era popular en la academia, la puerta estaba cerrada con una piedra rúnica. Sin embargo, a diferencia de las puertas de mi habitación u oficina, había una runa brillante colocada en la base de esta manija. Eso combinaba símbolos para el maná del atributo fuego y la transferencia de maná, lo que sugiere que tocarlo nos pondría en un mal momento.

Ve.

Regis, en su oscura forma de wisp negro, salió de mi pecho y atravesó directamente la puerta.

Aunque no podía ver a través de sus ojos, podía sentir las emociones de mi compañero y escuchar sus pensamientos mientras escaneaba el interior de la habitación en busca de defensas adicionales.

En el pasillo lejano, Haedrig comenzó a gritar sobre “respeto” y “honor” y “los buenos tiempos.”

‘El piso detrás de cada puerta está marcado con otra runa. Eso …’ Regis se calló en un pensativo silencio mientras intentaba leerlo. ‘Cualquiera que camine sobre esta cosa tendrá su núcleo de maná drenado. La runa atrapa el maná … probablemente para que ellos puedan identificar quién era.’

Sonreí en la puerta. Fácil. ¿Y la cerradura? ¿Puedes abrirlo desde ese lado?

‘Es menos fácil,’ dijo Regis, su preocupación transmitiéndose junto con sus palabras. ‘No hay manija ni forma de liberar el pestillo desde el interior.’

En nuestro reconocimiento del Relicario, Caera y yo pasamos casi dos horas completas inspeccionando el edificio y las exhibiciones tan de cerca como pudimos sin levantar sospechas. Aunque había quedado claro que las puertas solo tenían manijas en el exterior, no estábamos seguros de que pudieran abrirse de otra manera desde el interior de la habitación.

Tenía una idea, pero no estaba del todo seguro de que funcionaría. Regis, necesito que imagines lo que te rodea tan claramente como puedas y me envíes ese pensamiento. Tan claramente como puedas, ¿de acuerdo?

‘Sí, sí, entiendo.’

Di un paso atrás de la puerta y me concentré en los caminos etéricos de nuevo, hasta donde se detuvieron en la puerta cerrada. Cuando la imagen mental del interior del Relicario comenzó a formarse en mi mente, la conecté con los caminos fractales morados que podía ver, formando un mapa mental de donde pensé que continuaban.

Three Steps me había enseñado no solo a buscar los caminos, sino a sentirlos y dejarlos guiarme. Esto hizo que la habilidad fuera mucho más rápida y eficiente de utilizar, pero eso también — teóricamente — significaba que podía usar God Step para moverme a un lugar que no podía ver directamente.

Activando la runa divina, desaparecí con un destello de luz amatista.

Y aparecí al otro lado de la puerta, crepitando con energía etérica. Aparte del hecho de que había funcionado — sólo me teletransporté a través de una puerta sólida, me di cuenta con deleite —, la sensación más emocionante era el poco éter que había consumido la runa divina. Aunque todavía no había sido capaz de absorber suficiente éter atmosférico para llenar mi núcleo recién fortalecido, God Step tomó solo una fracción de mis reservas etéricas.

La emoción de usar la runa divina por primera vez desde que forjé la segunda capa de mi núcleo de éter fue interrumpida por una sensación de hormigueo en todo mi cuerpo.

Debajo de mis pies, la trampa de runas se había activado e intentaba extraer todo mi maná. Me bajé de eso ileso, mi núcleo de éter no fue perturbado por la magia. Tuve que asumir que la runa habría extraído algo de maná ambiental de mi cuerpo — los rastros de maná de agua o tierra que naturalmente permanecerían cerca de mí — pero sin un núcleo de maná para manipularlo, los pequeños rastros de maná no llevarían ninguna firma de mi identidad.

Sabía que no tenía mucho más tiempo antes de que la situación entre Haedrig y los guardias empeorara, así que obligué a mi mente a volver a la misión. Moviéndome rápidamente hacia mi objetivo, examiné el pedestal que lo sostenía, buscando protecciones o runas que Caera y yo no habíamos notado antes.

A diferencia de las runas protectoras detrás de las puertas, que no habían estado allí durante el día, la base de piedra en la que se exhibía la reliquia muerta no reveló ninguna nueva protección. Pero eso no significaba que estuviera desprotegido.

Se había grabado una serie de runas complejas alrededor de la base de la pantalla para evitar que alguien la tocara. Un toque ligero recompensaría al delincuente con una conmoción, y la pantalla sonaría en alarma para advertir al curator. Cualquier cosa más allá de un toque ligero — por ejemplo, intentar levantar el vidrio y acceder a la reliquia muerta que hay dentro — liberaría una descarga paralizante de electricidad antes de emitir una alarma chirriante que probablemente la mitad del campus oiría.

Solo había pensado en una forma de pasar por alto las runas sin activar la alarma.

Manifestando éter en mi mano, formé una sola garra. También me envolví en una barrera de éter protector antes de arrodillarme junto al pedestal. Alineando la garra con las runas — comenzando por los responsables de crear el efecto de alarma — corté la piedra.

Cuando la garra se clavó en el mármol, un relámpago azul vibrante saltó a mi mano, quemó la capa de éter y me quemó los nudillos antes de que pudiera reaccionar. Reforzando el éter, me concentré en redirigir y canalizar el relámpago, obligándolo a deslizarse y saltar a través de la superficie de la barrera.

Eso viajó por mi brazo, cruzó mi pecho y bajó por mi otro brazo. Si dejo que la corriente eléctrica supercargada vuele hacia la habitación, es probable que haga un agujero en la pared o destruya una de las otras reliquias muertas. En cambio, presioné mi mano firmemente sobre el resto de las runas para que el relámpago viajara en un círculo, chocando contra las mismas runas que lo conjuraron.

El mármol se partió con un fuerte crujido.

Me congelé, mi corazón se aceleró, escuchando con atención cualquier indicio de que se había notado el ruido.

El trueno se oía de fondo y podía escuchar el argumento de Haedrig con los guardias a través de las paredes.

Esperaba que fuera suficiente para cubrir el sonido de la piedra al romperse.

“¿—en el nombre de Vritra que fue eso?”

“Ve a verlo,” ordenó la misma voz autoritaria de antes.

Mier**da.

‘Mejor apúrate,’ advirtió Regis, su forma de cachorro mirándome con los ojos muy abiertos.

Ignoré la quemadura con patrón de relámpagos que ya se estaba curando en mis brazos y torso, centrándome en cambio en la reliquia que tenía ante mí.

La reliquia también estaba protegida por una caja de cristal, que estaba protegida por una serie de runas que la fortalecían y la protegían de ataques mágicos, pero no reaccionó cuando la levanté del pedestal y la dejé con cuidado en el suelo. Antes de tocar la reliquia real, retiré la falsa de mi runa dimensional y la sostuve junto a la original, que estaba sentada sobre un cojín cuadrado de terciopelo. Eran idénticos.

Bien hecho, Caera, pensé mientras recogía la reliquia muerta con la otra mano.

Este era liviano como una pluma y se sentía sin peso en comparación con la copia pesada de pewter.

Con mucho cuidado, coloqué lentamente el reemplazo sobre el cojín. Se hundió en la suave tela e inmediatamente se veía mal, pero antes de que pudiera pensar en algo más que hacer, escuché el fuerte golpe de una cerradura mágica que se accionaba.

‘¡Art, viene alguien!’ Gritó Regis mentalmente mientras saltaba alrededor de mis pies.

La puerta más cercana a donde Haedrig estaba gritando se movió cuando alguien tiró de la manija.

Al mismo tiempo, se escuchó un ruido sordo cuando un cuerpo se estrelló contra una de las paredes. “¡Quítame las manos de encima!” Haedrig gritó.

La puerta se detuvo, quedando abierta sólo una pulgada o dos.

Me quedé mirando la reliquia falsa que se hundía en el cojín. Con algo de tiempo … pero eso era algo que no tenía.

Maldiciendo de nuevo, me apresuré a recoger la cubierta de vidrio y la coloqué con cuidado sobre la parte superior del pedestal.

Colocando una mano sobre las runas quemadas por los rayos, activé el Requiem de Aroa, llenando el museo con luz dorada mientras la runa se iluminaba debajo de mi túnica. Motas moradas brillantes danzaron a lo largo de mi brazo y a través del pedestal, limpiando las grietas, quemaduras y marcas de garras y dejando un mármol inmaculado. Las runas protectoras a lo largo de la base brillaban tenuemente en la luz lúgubre, lo que indica que volvían a funcionar.

La puerta empezó a abrirse de nuevo. Al otro lado estaba un joven guardia. Una mano estaba en su espada, la otra en la manija de la puerta, pero su cabeza estaba volteada para mirar hacia el pasillo, su atención todavía, por ese instante, en Haedrig.

Conjuré un mapa de los caminos etéricos en mi mente justo cuando Regis saltó y desapareció en mi cuerpo. En el espacio de un solo latido, conecté los caminos que podía ver con mi imagen mental de los que estaban al otro lado de la puerta.

Tomando una respiración superficial, activé God Step.

La primera sensación que tuve fue la de la lluvia fría chocando contra cada parte de mi cuerpo a la vez. El rayo etéreo que saltó y danzo a través de mi piel se arqueó hacia la lluvia, haciendo que el aire a mi alrededor estallara y chisporroteara.

La segunda sensación que sentí fue mi corazón saltando varios latidos cuando me di cuenta de que una figura se alzaba en la oscuridad, viniendo directamente hacia mí con la cabeza gacha contra la lluvia.

El éter fluyó para cubrir mi cuerpo mientras me preparaba para defenderme, pero la persona encorvada se detuvo tan repentinamente que casi cayó al suelo cuando su pie resbaló sobre las piedras mojadas.

Extendiendo la mano instintivamente, lo agarré por debajo del brazo para evitar que se cayeran.

“¡Por los cuernos de Vritra!” exclamó una voz de hombre desde debajo de su capucha.

Nos miramos el uno al otro.

“Profesor Aphelion …” dije, todavía sosteniendo su brazo.

“Profesor Grey, yo …”

Sus ojos estaban muy abiertos y buscando, pasando de mi cara a la mano que agarraba su brazo a la entrada de la Capilla detrás de mí, donde ya podía escuchar el ruido de los guardias luchando con Haedrig.

Mi mente se aceleró.

No podía estar seguro de lo que había visto el profesor o por qué estaba allí. Si me había visto aparecer de la nada envuelto en un relámpago amatista, entonces era una carga. Consideré simplemente romperle el cuello y con God Step alejarme de nuevo, pero eso definitivamente complicaría la situación. Además, no sabía realmente lo que había visto, y asesinar a un hombre inocente, incluso a un Alacryano, no me sentó bien.

Una conmoción en la entrada de la Capilla llamó nuestra atención cuando aparecieron tres guardias, mitad arrastrando, mitad empujando a un Haedrig inerte.

“¡Ustedes dos de ahí!” gritó uno de los guardias. “¿Qué están haciendo aquí?”

Haedrig estaba colgando de los brazos de los guardias, con los ojos medio cerrados, pero capté la mirada subrepticia que me lanzó y la tensión de su mandíbula cuando notó al Profesor Aphelion. Otro guardia apareció en la puerta abierta de la Capilla, con el labio sangrando y el ceño fruncido en un atronador ceño.

El Profesor soltó su brazo de mi agarre y pasó cojeando a mi lado mientras canalizaba éter en mi mano y me preparaba para eliminar a todos los testigos si era necesario.

“Hola amigos,” Él dijo amigablemente, dirigiéndose a los guardias. “Perdonaré su rudeza debido a lo que parece ser una situación bastante tensa, pero están hablando con dos Profesores de la Academia Central. Simplemente notamos la ausencia de un guardia en la puerta de la Capilla y veníamos a investigar.”

“Mis disculpas, señores,” dijo rápidamente el guardia, haciendo una reverencia que obligó a Haedrig a bajar también. “Este borracho estaba causando un escándalo, y pensamos—”

“¿Que fuimos sus cómplices, viniendo a ayudar en sus travesuras?” El Profesor Aphelion se rió a carcajadas. “No, pero ustedes tres tienen el honor de maltratar … huh—”

“Ascender Haedrig,” Yo susurré en respuesta a su tono de búsqueda.

“— El una vez gran ascender, Haedrig, que parece que ha atravesado tiempos difíciles. Muestre un poco de compasión y déjelo a nuestro cuidado, ¿quiere? No hay necesidad de avergonzar a su sangre por un caso leve de embriaguez pública, ¿verdad?” Cuando los guardias fruncieron el ceño y compartieron una mirada insegura, agregó: “Eso no se vería exactamente bien si su sangre hiciera un escándalo con el director, ¿verdad?”

“No, señor”, respondió el guardia, pero mantuvo firme el brazo de Haedrig. “Sin embargo, sería negligente en mi deber si no informara de esto a la seguridad del campus. Ellos decidirán qué hacer con—”

Mientras el guardia hablaba, Haedrig continuó encorvado más bajo en el agarre de los guardias. El ascender aparentemente desmayado se levantó repentinamente del suelo, saliendo de las manos de los guardias y volteando con gracia por el aire para aterrizar en la base de las escaleras. Chasqueando un soluto silencio antes de salir disparado, su velocidad mejorada por maná lo llevó fuera de la vista más allá del velo de lluvia.

“¡Ve tras él!” exclamó el jefe de guardia, haciendo que los otros dos echaran a correr. Sus botas blindadas se deslizaron sobre los adoquines resbaladizos por la lluvia, y de inmediato quedó claro que no tenían ninguna posibilidad de atrapar al Alta Sangre de pies rápidos.

“Bueno … uh … mucha suerte”, dijo el profesor Aphelion a los guardias restantes, quienes nos lanzaron miradas irritadas.

Asintió con la cabeza mientras se subía la capucha. “Hasta luego, Profesor Grey.”

Le devolví el asentimiento, observando su rostro y sus ojos cuidadosamente por cualquier indicio de que hubiera visto lo que había sucedido o adivinado el motivo de mi presencia cerca de la Capilla, pero su rostro estaba en blanco excepto por la sombra de una sonrisa sardónica.

“Sí, hasta luego …” Dije con cautela, levantándome la capucha y dándome la vuelta.

No pude evitar albergar cierta inquietud por la inesperada participación del Profesor Aphelion en el atraco, pero en lo que respecta a las cosas que podrían haber salido mal, parecía mínimamente catastrófico.

Era difícil estar demasiado preocupado, considerando el botín que aguardaba en mi runa dimensional.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente