Capítulo 340 – TBATE – Carga y riesgos

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

A ambos lados del hombre barbudo bien vestido, los guardias de la Asociación Ascenders me miraban con curiosidad, y los dos Conjuradores en la fila detrás de mí murmuraron algo sobre “el gran mago.”

 

Diversión—y algo más, algo hambriento—brilló en los ojos del hombre mientras inclinaba la cabeza respetuosamente y señalaba hacia el edificio. Girando sobre sus talones, se alejó con pasos ligeros pero confiados de un guerrero, dejándome en una pequeña cámara/cabina de entrada flanqueada por guardias.

 

Aunque la entrada era poco inspiradora, camine hacia el amplio vestíbulo de más allá que era todo lo contrario. Pensé que el edificio de la Asociación Ascender Aramoor había sido impresionante, pero este lugar tenía más en común con un templo o palacio que con un simple salón de gremio.

 

Las paredes, techo y piso eran de piedra blanca — más brillante y más limpia que el mármol — y columnas talladas dividían los espacios cada seis metros aproximadamente. Las runas doradas estaban incrustadas en el suelo en forma de senderos que iban desde una sección de la entrada a otra, y también podía ver las formas de las bestias dispuestas en jade en varios lugares.

 

Las paredes estaban cubiertas con docenas de tapices que representaban a los ascenders dentro de las Relictombs luchando contra bestias etéricas. Un tapiz grande me llamó la atención; mostraba a tres hombres con armaduras doradas rodeados por un enjambre de carralions—las criaturas infantiles con garras con las que había luchado en la zona de convergencia.

 

Seguí al hombre por el vestíbulo en silencio mientras pasábamos rápidamente por los grandes tapices y decoración. Mi mirada se detuvo en las extravagantes obras de arte, preguntándome si estas representaciones eran cuentos comunes que cualquier alacriano que pasara reconocería.

 

Después de pasar una serie de escritorios y cómodas áreas para sentarse, subimos por una estrecha escalera escondida en una esquina del salón principal. Esto nos llevó a un balcón rodeado de rejas de hierro negro y nos condujo a una gran oficina que daba al vestíbulo de abajo.

 

A pesar de la falta de conversación durante nuestro viaje, estaba claro que se sentía cómodo con el silencio, o tal vez con su posición. La forma en que se deslizó en su asiento detrás de un enorme escritorio tallado en ébano e incrustado con filigrana dorado, luego dar una patada en el lujoso mueble, sugirió esto. Señalo con la mano hacia una silla lujosa frente al escritorio, y tomé asiento, sin apartar los ojos de él.

 

“Entonces, aquí estás.” El hombre sonrió, pero pude ver al lobo grizzly gruñir detrás de su amable máscara.

 

“Acabo de completar mi ascenso preliminar,” dije, serio. “Necesito mi nueva placa/insignia.”

 

“Oh, ya me he encargado de eso. Mi asistente lo traerá en cualquier momento.” Su sonrisa se transformó en algo más astuto. “Y apuesto a que tienes todo un artefacto de almacenamiento dimensional lleno de accolades [Galardones, Premios, trofeos] para entregar también, ¿verdad?” Sus ojos se dirigieron deliberadamente al anillo en mi dedo. “Muy inteligente por tu parte, manteniéndolo alejado de los Granbehl.”

 

Me senté más derecho, mi labio se curvó en una mueca de desprecio. “Ese asunto está resuelto,” dije con frialdad.

 

Levantó las manos inocentemente. “No me malinterpretes, Ascender Grey. Todo ese asunto fue malo para los negocios—nuestro negocio.” Su sonrisa volvió a adquirir esa cualidad astuta. “Esa pequeña sangre de nombre no tiene ningún poder aquí en el Dominio Central de todos modos. No, estaba hablando muy en serio: has demostrado ser bastante inteligente.”

 

“Entonces, ¿cómo manejaste eso?”

 

Dejé que la pregunta flotara en el aire mientras consideraba mi respuesta. No ayudó que no pudiera estar seguro de a qué “eso” se refería.

 

No queriendo revelar nada sobre mí, finalmente dije: “No estoy seguro de lo que quieres decir.”

 

Deslizó los pies del escritorio y se inclinó sobre él, mirándome con avidez. “¿Cómo conseguiste el puesto en la Academia Central? Un ascender sin nombre, recién salido de su preliminar … es inaudito.”

 

Dejo escapar un suspiro. “Las complicaciones a menudo surgen por saber demasiado.”

 

Fue el turno del hombre de dejar que mis palabras colgaran por un momento antes de inclinarse hacia atrás y reír, una carcajada alegre e incontenible.

 

“Esa puede ser la forma más agradable en que alguien me ha amenazado,” sonrió, apuntándome con el dedo. “¡Me gustas, Grey! Maldita sea, pero me gustas.”

 

‘Has logrado atraer a otro extraño,’ Regis se rió.

 

Ignorando a mi compañero, examiné su escritorio para ver si el hombre frente a mí tenía una placa de identificación en alguna parte. “Me temo que no …”

 

“En nombre de Vritra, ¿dónde están mis modales? Mi nombre es Sulla de Nombre de Sangre Drusus, pero todos por aquí me llaman Sul. Soy el gran mago de este pequeño establecimiento.” El mago señaló hacia el vestíbulo de abajo.

 

“¿Les das la bienvenida a todos los nuevos ascenders de esta manera, Sulla?” Pregunté dudoso.

 

“No,” dijo, recostándose en su silla. “Ciertamente no lo hago. Pero vamos, no muchos nuevos ascenders reciben una placa del director después de un solo ascenso, o son nombrados profesor en la academia más prestigiosa de Alacrya”— No pensé que fuera posible, pero su sonrisa se hizo más aguda—“quiero verte por mí mismo.”

 

Apreté los dientes. Este era exactamente el tipo de atención que quería evitar.

 

‘Tal vez no siempre deberías hacer de ti mismo un espectáculo así,’ comentó Regis burlonamente.

 

“Simplemente me gustaría obtener mi placa, intercambiar mis accolades y seguir mi camino,” dije con firmeza, dejando en claro que me gustaría terminar esta interacción. “Todavía necesito registrarme en las Oficinas de Administración de Estudiantes y asentarme. Ha sido un largo viaje hasta aquí.”

 

“Ah, por supuesto,” respondió Sulla profesionalmente, pero la forma en que se encorvó en sus hombros y la forma en que se inclinó hacia atrás sugirió que estaba un poco molesto. “Una vez más, dejé que mi entusiasmo prevaleciera sobre mi sentido común. Pero promete que volverás pronto, profesor Grey. Me aseguraré de que su viaje no sea en vano.”

 

 

*****

 

 

Después de vender la mayoría del tesoro que había tomado de la tribu Spear Beak, escapé del edificio de la Asociación de Ascenders y de las preguntas de sondeo del gran mago, luego me dirigí directamente al campus de la Academia Central, ansioso por reunirme con mi contacto y encontrar mis habitaciones, la cual esperaba que fueran tranquilos y libres de más ojos escrutadores.

 

Las puertas de hierro negro se habían abierto por sí solas cuando me acerqué. Por otro lado, los estrechos confines de las calles de la ciudad se dejaron atrás en favor de amplias calzadas bordeadas por setos cortos.

 

Un muro de cincuenta pies de piedra blanca envolvía el campus, lo rodeaba y lo alejaba de la ciudad. Las puertas se abrían a una plaza semicircular, desde la cual tres caminos se bifurcaban hacia grupos de edificios escolares.

 

Docenas de hombres y mujeres jóvenes con los uniformes negros y azules de la Academia Central se arremolinaban alrededor de la plaza, algunos charlando animadamente mientras otros se sentaban en silencio en bancos o en los prados cubiertos de hierba entre los setos. Algunos me lanzaron miradas de curiosidad y me di cuenta de que Briar tenía razón: sobresalía con mi ropa de viaje sencilla, incluso más como si hubiera venido a la academia con el atuendo completo de batalla.

 

Directamente al otro lado de la plaza desde las puertas estaban las Oficinas de Administración de Estudiantes, un complejo parecido a un castillo con una docena de picos y agujas que parecían asomarse sobre la entrada del campus. El camino principal desde la plaza atravesaba este edificio, bajo un túnel arqueado iluminado con globos brillantes que colgaban del techo.

 

Una mujer con túnica de batalla blanca ajustada estaba parada justo en el exterior de este túnel, sus ojos mirando alrededor como si buscara a alguien.

 

Mientras me acercaba, dirigiéndome hacia la entrada abierta a las oficinas, sus ojos ámbar se detuvieron en mí, viajando arriba y abajo por mi cuerpo varias veces. El cabello rubio caía en ondas sobre sus hombros, rebotando de una manera que parecía desafiar la gravedad cuando saltó en su lugar antes de dar unos pasos rápidos hacia mí.

 

‘Su cabello no es lo único que desafía la gravedad …’, dijo Regis sugestivamente. ‘Si mueres, ¿Puede ella ser mi nueva maestra?’

 

¿Por qué esperar? Respondí, presionándolo con mi éter como si tuviera la intención de expulsar al lobo de las sombras de mi cuerpo.

 

‘¡Oye!’, Se quejó Regis. ‘No hay necesidad de que te enojes.’

 

La mujer hizo una reverencia superficial cuando nos acercábamos. “Ropa de civil, ojos hermosos, demasiado joven pero medio … solo podrías ser nuestro nuevo profesor de Tácticas de Mejora de Cuerpo a Cuerpo de nivel uno, ¿verdad?” Ella me sonrió y rebotó sobre las puntas de sus pies. “Yo soy Abby de la Sangre Redcliff. Imparto un par de cursos de Lanzamiento en la especialización en el viento de nivel superior.”

 

“Um, hola,” dije, sorprendido por su atrevimiento. “No esperaba—”

 

“¿Un comité de bienvenida?” dijo con una risa feliz. “Bueno, un chico tímido como tú puede que no quiera escuchar esto, pero ya eres una celebridad por aquí.”

 

Maldito seas, Alaric, pensé malhumorado.

 

“De todos modos, realmente quería ser la primera en conocerte, después de todo lo que he escuchado.” Ella me dio una sonrisa encantadora, haciendo girar un mechón de su cabello dorado alrededor de su dedo. “¿Realmente rompiste las cadenas de contención en tu juicio?”

 

“Lo siento, voy tarde para reunirme con mi contacto en la administración,” dije con rigidez, rodeándola y dirigiéndome hacia la puerta.

 

Una mano sorprendentemente fuerte me agarró del codo. “Puede ser un poco abrumador aquí al principio. Estaría feliz de mostrarte los cabos, Grey. Solo avísame, ¿de acuerdo?”

 

Con un guiño, mi compañera me soltó y se alejó.

 

Estaba distraído mientras me dirigía a las oficinas de administración y me anunciaba a uno de los jóvenes empleados de la recepción. Me dio instrucciones para llegar a una oficina en el cuarto piso donde podría encontrar al contacto de Alaric, dándome una sonrisa de desconcierto cuando admití que necesitaba escuchar las instrucciones nuevamente.

 

‘Estás bien,¿ jefe? ¿Qué te tiene tan nervioso?’

 

Primero el director de la Asociación de Ascenders, luego este otro profesor … Estamos recibiendo demasiada atención, Regis.

 

‘Estás pensando en cortar y correr.’ No era realmente una pregunta, ya que podía leer mi mente.

 

No … sí … no lo sé, admití. No me gusta sentirme atrapado.

 

Regis soltó una carcajada en mi mente. ‘Acabas de pasar tres semanas en la cárcel.’

 

La piedra y los barrotes no me retenían. Elegí quedarme, dejar que eso se desarrollara. Estaba tratando de evitar llamar demasiado la atención.

 

‘¿Y cómo te fue?’

 

Casi tan bien como esa pieza de acclorite que me dio Wren Kain, respondí con una sonrisa, subiendo las escaleras de tres en tres hasta el cuarto piso.

 

‘Me siento atacado personalmente. ¿Sabes qué? Voy a tomar una siesta. Despiértame cuando te sientas menos venenosa, ¿de acuerdo, princesa?’

 

A pesar de mi conversación con Regis — o quizás debido a eso — me sentí mejor cuando llamé a la puerta de la oficina de un hombre llamado Edmon de la Sangre Scriven, un empleado de nivel medio dentro de la oficina de administración.

 

Una voz nerviosa y aguda me invitó a pasar a una oficina que no se habría visto fuera de lugar en una de las viejas películas de detectives de mi mundo anterior. El artefacto de iluminación suspendido del techo parpadeaba y era lúgubre, proyectando una neblina gris sobre la pequeña oficina, incluido un simple escritorio lleno de pergaminos y rollos con el hombre encorvado detrás de él.

 

“Cierra la puerta,” dijo con impaciencia, sus ojos llorosos siguiéndome mientras lo hacía antes de sentarme en la silla gastada frente a él.

 

“Edmon, yo soy …”

 

“Sé muy bien quién eres,” espetó el hombre delgado y pálido mientras se limpiaba la nariz con la manga de su túnica marrón. “Lo que ese hijo-de-gusano-acechante pensó que estaba haciendo, forzándote aquí, te juro por Vritra que no tengo idea…” el hombre refunfuñó en voz baja, como si no supiera que todavía podía escucharlo.

 

Nos miramos el uno al otro por encima de su escritorio por un momento antes de dejar escapar un largo suspiro. “¿Qué necesito saber, Edmon?”

 

Aspiró y se limpió la nariz de nuevo mientras revisaba algunos de los rollos de su escritorio. “Una vez que hayas firmado tu contrato, puedes tener tu horario y plan de estudios, y seguir tu camino. Una vez que hayas dejado esta oficina, espero sinceramente no volver a verte durante el resto de tu ocupación aquí.”

 

Basándome en la abierta hostilidad del hombre, solo podía asumir que su acuerdo con Alaric no había sido del todo equitativo.

 

Edmon apartó un montón de pergaminos y desenrolló un documento que explicaba los detalles de mi empleo en la Academia Central en jerga legal. Me sorprendió notar la paga, que ni siquiera se me había pasado por la cabeza.

 

“En el caso de que no entiendas alguna parte de tu contrato …” Edmon encogió los hombros encorvados. “No es mi trabajo explicártelo todo.”

 

Tomando la pluma ofrecida, escribí mi nombre falso, mi mano trazó automáticamente las mismas letras en picada que había usado para firmar documentos oficiales como rey. La mano como araña de Edmon tomo el contrato en el instante en que terminé, y lo reemplazó con una sola pieza plana de pergamino y dos rollos largos encuadernados con anillos de hierro.

 

“Esto” —indicó el pergamino— “tiene tu horario en él, mientras que estos” —señaló los rollos— “son tu plan de estudios para las Tácticas de Mejora de Cuerpo a Cuerpo y una lista de las reglas de la academia. Léelos muy, muy detenidamente, porque juro por Vritra, que no bajaré por tu tío criminal …”

 

“Escucha,” dije, comenzando a perder la paciencia con los comentarios sarcásticos del hombre, “no sé qué tipo de trato tú y …”

 

“¿Trato?” siseó, con los ojos muy abiertos. “¿Qué un no buen borracho me intimide y me obligue a contratar a su sobrino wogart, y lo llamas un trato? El hecho de que él crea que vale la pena este riesgo, no significa que yo crea que lo valga. Ahora lárgate de mi oficina y no vuelvas, o yo …”

 

La boca del hombre se cerró de golpe cuando mi intención etérica se apoderó de él, aplastándolo contra su silla. Sus ojos se hincharon, como insectos, y sus dedos arañaron la superficie de su escritorio, desbaratando varios de los rollos.

 

“Estoy tan feliz de fingir que esta conversación no sucedió como tú,” dije, mi voz tranquila y sin emociones. “Pero no me amenazarán.” Para enfatizar mi punto, fortalecí el aura, observando cómo la presión ahogaba el aliento del hombre pálido. “No sé por qué le tienes miedo a Alaric, pero sería prudente extender esos sentimientos hacia mí también … como mínimo.”

 

Agarrando los papeles de su escritorio, liberé mi intención etérica y salí de su oficina.

 

‘¿Qué me perdí?’, Preguntó Regis, con la proyección mental de su voz alargada como si estuviera bostezando.

 

Solo estoy haciendo más amigos, bromeé. Ya sabes como soy.

 

Mi compañero resopló y sentí que su conciencia se alejaba de nuevo mientras se iba a “dormir”, lo que para él era más una mentalidad meditativa mientras absorbía el éter de mi núcleo.

 

De vuelta en el nivel del suelo, el recepcionista miró hacia arriba cuando salí al vestíbulo de entrada. “¿Todo hecho aquí en la administración? ¿Puedo hacer arreglos para que alguien te dé un recorrido por el campus o te presente a los demás profesores?”

 

“No, he tenido un largo viaje aquí y solo me gustaría ver mi habitación,” respondí, reciclando la excusa que le había dado al gran mago de la Asociación de Ascenders. “¿Alguien puede mostrarme el camino?”

 

El joven sonrió con comprensión. “Por supuesto que sí, profesor Grey. Vamos a instalarte. ¿Adelaide? “

 

“¿Hm?” Una mujer joven distraída miró hacia arriba desde donde tenía la nariz en un rollo en otro escritorio.

 

“¿Puedes vigilar la recepción mientras le enseño al profesor Grey sus habitaciones?”

 

“Hm,” dijo en afirmación mientras sus ojos volvían a la lectura.

 

Sacudiendo la cabeza y dándome una mirada disgustada, el joven abrió el camino fuera del edificio y giró a la derecha. Pasamos entre dos hileras de setos a la altura de las caderas que separaban grandes áreas verdes donde los estudiantes descansaban y hablaban, leían rollos y luchaban.

 

“Las clases aún no han comenzado, obviamente, pero se espera que los estudiantes lleguen antes, y la administración mantiene las cosas más o menos abiertas para que todos los que regresen del recreo puedan disfrutar un momento antes de que comiencen el trabajo.”

 

Mi guía continuó parloteando, aparentemente sintiendo la necesidad de darme el recorrido a pesar de mi insistencia en que no era necesario. Me dijo los nombres de los edificios, patios y plazas, así como la historia de las familias por las que habían sido nombrados.

 

Aunque tenía preguntas, no me sentía cómodo haciéndolas y, en cambio, mantenía un aire de indiferencia cansado y un poco aburrido. No había necesidad de darle al joven hablador ninguna razón para sospechar de mí.

 

No fue hasta que pasamos por un edificio oscuro que parecía asomarse siniestramente sobre el camino, que vi algo que realmente me interesó.

 

“¿Eso es un portal?” Pregunté, mirando el arco de piedra tallada con runas. Se veía exactamente como las puertas de teletransportación de Dicathen.

 

“¡Por supuesto que sí!” dijo mi guía con entusiasmo. “Como estaba a punto de decir, la Capilla” —señaló con el pulgar hacia el inquietante edificio de piedra negra— “fue un regalo del propio Gran Soberano y alberga la colección de reliquias y artefactos de la Academia Central. Se colocó aquí exactamente porque el Gran Soberano quería que mirara hacia abajo y proteger el portal a las Relictombs.”

 

No había un portal de energía reluciente colgando en el aire dentro del marco en este momento, pero podía ver una serie de controles familiares a su lado. “¿Se puede programar este portal para ir a cualquier parte, o simplemente va a las Relictombs?” Pregunté, fingiendo una leve curiosidad al pensar en Dicathen y mi familia.

 

“Oh, eso es lo realmente genial, en realidad,” dijo efusivamente mi guía. “Aparentemente, hace mucho, mucho tiempo, este tipo de portales estaban en todas partes, conectando todo Alacrya. Pero durante alguna guerra antigua, la mayoría de ellos quedaron inutilizados o destruidos. Toda la Academia Central se construyó en este lugar — que solía estar fuera de la Ciudad Cargidan — exactamente porque ese portal todavía existía.”

 

Esperé.

 

El joven empleado me sonrió por un momento antes de saltar. “Oh, es verdad. Cualquier magia que hiciera funcionar el portal en el pasado se rompió, pero los Soberanos lo hicieron reacondicionar en un portal de salto temporal [tempus warp] para llevarte directamente al segundo nivel de las Relictombs. Debes tener un token para activarlo, pero el tuyo debería estar esperando en tus habitaciones.”

 

Lástima, pensé. Sin embargo, incluso si el portal todavía funcionaba normalmente, es posible que no hubiera alcanzado hasta Dicathen, y conectarlo de regreso a mi casa habría sido demasiado peligroso de todos modos.

 

‘¿Quizás puedas usar la… cosita de Aroa para arreglarlo?’, Señaló Regis. ‘Como hiciste con el portal en las Relictombs.’

 

Si alguna vez necesitamos irnos de Alacrya y no planeamos regresar, lo intentaré, respondí. Pero por ahora, necesito acceso a las Relictombs para controlar el aspecto del Destino [Fate].

 

“¿Entonces la academia se construyó alrededor de esa cosa?” Pregunté mientras nos alejábamos.

 

“Así es. La Academia Central solía ser como una ciudad en sí misma. Todavía opera por separado de Cargidan, y el director responde directamente a Taegrin Caelum,” respondió de manera importante. “Estoy seguro de que ya lo sabe, pero los soberanos le dan un valor muy alto a la educación y el mejoramiento de los jóvenes soldados y ascenders, por lo que las escuelas como la Academia Central tienen su propio lugar en la política fuera de los gobiernos estándar y estructura de sangre.”

 

Me relajé cuando me di cuenta de que este joven me diría cualquier cosa que quisiera saber mientras continuaba felizmente explicando lo que debieron ser hechos básicos y bien entendidos sobre la academia y su papel en la sociedad alacriana. Reprimiendo una sonrisa, me imaginé cómo su constante flujo de información habría sido bastante irritante para un verdadero profesor alacriano.

 

Para mí, sin embargo, sus bromas irreflexivas lo convirtieron en el guía perfecto y me permitió investigar sin preocuparme de camino.

 

 

*****

 

 

Finalmente, casi una hora más tarde, me hundí en el sofá de cojines de mi habitación privada en un edificio llamado Windcrest Hall. Aparentemente, había recibido el nombre de una familia de alta sangre en agradecimiento por sus contribuciones a la academia, pero me había desconectado de la mayor parte de la lección de historia improvisada que había recibido de mi hablador joven guía.

 

La suite de tres habitaciones era mucho mejor de lo que esperaba. Aparentemente, la Academia Central trató incluso a sus nuevos profesores con los mejores alojamientos. No era grande, pero la sala de estar tenía un cristal de proyección privada, como el que había visto fuera de la tienda de accolades, así como una pequeña mesa diseñada específicamente para el juego que Caera me había enseñado a jugar en las Relictombs.

 

Había una estantería vacía y un pequeño escritorio, así como el sofá en el que estaba sentado y un gran ventanal que daba al campus. Un cómodo dormitorio y un baño de lujo se abrían a la sala de estar.

 

Me había sorprendido ver que no había cocina ni ninguna otra forma de cocinar dentro de la habitación privada, pero el guía me aseguró entre risas que podía hacer que me trajeran comida o cualquier libro de la biblioteca de la academia a mi habitación en cualquier momento.

 

“No está mal,” dijo Regis desde donde yacía acurrucado en el suelo. “Hubiera sido bueno si nos hubieran dado una segunda cama para ti, pero supongo que estarás bien en el sofá, ¿verdad?”

 

Dejé escapar un bufido cansado. A pesar de que era solo temprano en la tarde, sentí que mi viaje desde Sehz-Clar me había llevado días. Podría luchar durante días, incluso semanas, pero lidiar con este picaresco y dramático me agotó.

 

Era difícil de creer que de alguna manera me había encontrado de regreso en la escuela, una vez más como maestro. Pero esta vez, lo que estaba en juego era mucho mayor.


Skydark: Gracias a Manuel, Emmanuel, William, Fernando, Nicolás y Mariano y a los demás por apoyar para el Patreon…y para seguir pudiendo traer esta maravillosa D-R-O-G-A.. que siempre nos deja con ganas demás

Pagina Anterior
Pagina Siguiente