Capítulo 191 – TBATE – Porcentaje mágico

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Abriendo mis ojos, solté lentamente mi agarre del cuerno de Uto. Me tomé otro momento para la introspección, examinando el estado tanto de mi núcleo de maná como de mi cuerpo.

 

Estaba cerca. El camino hacia la etapa del núcleo blanco, que alguna vez pareció tan largo, estaba cercanamente a su final.

 

‘Me alegro de no haber aceptado el artefacto de Virion después de convertirme en Lanza’, pensé.

 

Al levantarme de la cama, toqué la mente de Sylvie, asegurándome de que no pasara nada. Satisfecho con su calmado silencio, comencé a estirar, mi cuerpo lleno de energía.

 

Respirando profundamente, realicé una serie de golpes que había aprendido de Kordri mientras entrenaba con él en Epheotus. No se trataba de una combinación estricta de movimientos, sino de una mayor utilización de cada movimiento del cuerpo mientras se mantenía la velocidad y la precisión — conectando cada golpe, patada, codo, rodilla, todo mientras se mantenía flexible para cualquier resultado. Un verdadero maestro de este estilo de lucha, como el Asura de cuatro ojos, podría derribar una unidad completa, y los soldados no verían nada más que un simple monje paseando entre ellos.

 

Mi flujo de maná había mejorado sustancialmente durante mi entrenamiento con Kathyln y los ancianos, y sincronizar su tiempo con mis golpes creó ondas de choque en el aire. Quería moverme más rápido y con más agilidad, pero no era un Asura, mucho menos un Pantheon como Kordri. Incorporar maná en las fibras musculares y los ligamentos para maximizar la potencia y la velocidad mientras se usa la menor cantidad de movimiento físico, similar a lo que hizo el clan Thyestes

—Provocaría los mismos resultados que el de Burst Step en mis piernas.

 

‘Tal vez alcanzar el reino por encima del núcleo blanco fortalezca mi cuerpo’, pensé con esperanza, mientras ejecutaba una combinación de patadas.

 

Giré mi cuerpo para terminar la secuencia con un golpe de palma, justo cuando Boo asomaba su gigantesca cabeza a mi habitación desde la puerta, justo en el camino de mi ataque.

 

Boo fue golpeado por una onda expansiva de viento de mi golpe de palma, causando que toda la piel flácida alrededor de su hocico y orejas flameara salvajemente.

 

El vínculo de mi hermana y yo nos miramos en silencio por un momento, pero él solo gruñó y sacudió su peluda cabeza.

 

Me doblé hacia adelante y estallé en carcajadas.

 

La cabeza de Ellie se asomó a mi habitación. “¿Que es tan gracioso? Se suponía que Boo te asustaría.”

 

Incapaz de hablar mientras trataba sin éxito de reprimir mi risa, le indiqué a mi hermana que se acercara.

 

Confundida, pasó junto a la forma fornida de su vínculo y entró en mi habitación.

 

“Mira”, me reí entre dientes, esta vez conjurando una ráfaga de viento dirigida a Boo. La cara feroz del oso se onduló como un líquido, los pliegues de piel que cubrían su mandíbula superior se agitaron revelando un conjunto de dientes debajo de una capa rosada de encía.

 

Mi hermana soltó una risita, luego estalló en una carcajada impotente también; su vínculo no estaba nada feliz. Nos tomó casi toda la caminata hasta la sala de entrenamiento para recomponernos.

 

Probablemente era infantil reír tanto de algo tan trivial, especialmente considerando mi edad mental , pero ¿a quién le importaba? No me había reído tanto en años, y me ayudó a aliviar un poco la tensión y el estrés.

 

“Ustedes dos parecen alegres para ser tan temprano”, dijo Emily, bostezando, sus manos colocando robóticamente a los paneles como si tuvieran una mente propia. “¿O aun esta oscuro?”

 

“¿Pasaste otra noche entera, Emily?” preguntó mi hermana, preocupada.

 

“En realidad, ha sido una noche consecutiva. Es la última sesión de entrenamiento de tu hermano, así que la señorita Emeria y yo queríamos tener todos los datos de los últimos dos meses recopilados para hoy”, dijo con los ojos entrecerrados.

“Recuérdame que debo agradecerles adecuadamente a ambas por sus esfuerzos,” dije, mis ojos escaneando en busca de alguna visión del seco elfo. “¿Dónde está Alanis ahora?”

 

“Ah, rayos — también aprendí bastante de esto, así que no es necesario agradecerme. En cuanto a la señorita Emeria, prácticamente tuve que obligarla a dormir un poco,” respondió Emily con otro bostezo. “Ella debería estar aquí así que … ah, ¡aquí vienen todos ahora!”

 

Los primeros en atravesar las gruesas puertas metálicas fueron Buhnd y Camus. Buhnd estaba estirando los brazos, sonriendo mientras le decía algo al viejo elfo. Detrás de ellos estaban Hester y Kathyln. La anciana de la familia Flamesworth estaba arreglando un pliegue en la túnica de entrenamiento ajustada de Kathyln. La princesa me vio y se volvió un poco más brillante mientras trataba de alejarse de su guardián.

 

Alanis, quien solía mantener la máscara de una mujer de negocios profesional, hoy parecía desalmada. Sus pasos normalmente deliberados eran lentos mientras se arrastraba detrás del resto.

 

Todos tardaron varios minutos en ponerse el equipo de protección, pero pronto me ubiqué en el campo de entrenamiento con Kathyln, Camus, Hester y Buhnd rodeándome. Sus expresiones eran serias, como la mía. Había recorrido un largo camino en estos dos últimos meses, lo suficiente como para haberlos golpeado algunas veces. Sabían que, si no estaban completamente concentrados, podían perder de nuevo y no podían dejarse derrotar en el último día de entrenamiento.

 

“Repite nuevamente ¿Cuál era la apuesta?” Buhnd gritó detrás de mí.

 

“Virion nos va a dar un festín para celebrar la culminación de mis ‘vacaciones’,” sonreí, mirando por encima de mi hombro. “Pero que él pague por todo no es divertido, así que sugerí que el perdedor de esta última batalla pagaría por todo el grupo.”

 

Hester puso los ojos en blanco. “Considérelo pagado por la elegante casa Flamesworth. ¿Cuánto puede costar una cena?”

Alanis, al escuchar nuestra conversación, habló usando un artefacto que mejora el sonido. “Teniendo en cuenta el costo de los barriles de setenta años de alcohol fermentado a partir de granos raros que se encuentran solo en las tierras lejanas de los Claros de las Bestias, así como los costos aproximados de la abundancia de carnes finas, los precios de todos los cuales se han intensificó desde el comienzo de la guerra; ya he calculado para el Comandante Virion que el costo de la fiesta de celebración asciende a alrededor de veinte mil monedas de oro.”

 

Los ojos de Hester se abrieron al escuchar el costo exorbitante. Se aclaró la garganta mientras intentaba fingir compostura. “Bueno, supongo que podría arruinar la gratificante experiencia de ganar si simplemente tuviera que pagar la comida directamente. Quizás sea mejor determinar quién pagará el banquete con este encuentro; de esa manera, será mucho más memorable para todos.”

 

No pude evitar sonreír, viendo a la anciana normalmente tranquila tan nerviosa.

 

“No voy a ir fácil con usted sólo porque sea joven, General”, dijo Camus, sonriendo. “El orgullo de este anciano no lo permitirá.”

 

“Estoy de acuerdo con el anciano Camus”, agregó Kathyln. “Quizás superarte ahora convencerá a mi padre y a mi madre de que me dejen ayudar en la guerra.”

 

“Qué fría, princesa. Usándome como un trampolín,” respondí, bajando mi postura.

 

“Dado que esta es la batalla final simulada, el General Arthur no tendrá ningún elemento restringido”, volvió a sonar la voz de Alanis. “¡Por favor comiencen!”

 

“¡Por el alcohol!” La voz ronca de Buhnd rugió mientras cargaba contra mí por detrás.

 

Estaba rodeado y tenía una cantidad limitada de opciones. Con mis sentidos intensificados por el maná y la adrenalina, me concentré en la mayor amenaza.

 

Buhnd estaba cargando mientras formaba una masa de piedra gigante y Camus retrocedía mientras ráfagas de viento se acumulaban alrededor de sus brazos, pero en realidad eran los niveles de maná de Kathyln los que representaban la mayor amenaza en este momento.

 

Un truco antiguo pero eficaz, aflojé el suelo de piedra a mi alrededor y levanté los escombros para formar una nube de polvo, que empujé hacia Kathyln.

 

‘Manipular la tierra bajo mis pies para hacerme saltar hacia adelante justo cuando me empujo y expulso la resistencia del viento mientras corro’, me recité.

 

No fue tan instantáneo o sutil como Burst Step, pero, al cambiar las habilidades de la tierra y el viento, pude mejorar mi aceleración inicial sin sobrecargar mi cuerpo.

 

Me catapulté hacia adelante, el aire se deslizó a mi lado sin causar daño hasta que Kathyln estuvo a solo unos metros de distancia.

 

La princesa inhaló bruscamente por la sorpresa e intentó lanzar su hechizo, pero no lo permití. Utilizando el viento una vez más, creé un vacío en mi palma, tirando de ella directamente hacia mi agarre.

 

Agarrando la muñeca de Kathyln, la retorcí y la arrojé por encima del hombro directamente hacia Buhnd.

 

Sentí un escozor en la mano que la había tocado y miré hacia abajo para ver una capa de escarcha alrededor de mis dedos.

 

‘Ella reaccionó rápidamente’. Lancé una ola de calor para descongelarme, mientras tomaba nota de la posición de Kathyln junto al estanque.

 

En ese momento, la habitación se iluminó: docenas de orbes crepitantes estaban dispersados en el aire sobre nosotros.

 

El hechizo Ember Wisps de Lucas — de cuando estaba calificando para ser un aventurero — me vino a la mente. Pero estas ‘mechas’ no eran de fuego; más bien, eran globos concentrados de electricidad. Una vez más, debo tomar nota.

 

Camus aprovechó la oportunidad para lanzar su hechizo también, lanzando dos lanzas gigantes de viento que se arremolinaban ferozmente como un taladro.

 

Me moví rápidamente, esquivando una de las lanzas de viento, que perforaron un agujero en el suelo antes de dispersarse. El otro, sin embargo, pudo cambiar de dirección, siguiéndome mientras trazaba un rastro en el suelo por donde pasaba.

 

‘Realmente estoy empezando a preguntarme si ese viejo elfo es realmente ciego.’

 

Seguí corriendo, pero no sin rumbo fijo. Cargué hacia Buhnd con la lanza de viento detrás de mí. Hice lo mejor que pude para parecer que quería una confrontación frontal, y pareció haber funcionado. El enano barbudo se vistió con una armadura y se ancló al suelo, sosteniendo su mazo en alto como un jugador de béisbol profesional de mi viejo mundo.

 

Cargué contra él, condensando el fuego azul en mis palmas. Hice una finta el tiempo suficiente para que Buhnd comenzara su balanceo. Luego lancé mi hechizo de fuego en el suelo debajo de mí mientras saltaba. La fuerza de mi llama me lanzó al cielo como un cohete, provocando que el mazo gigante de Buhnd chocara con el taladro de viento de Camus.

 

Pero mi momento de satisfacción duró solo un breve segundo porque inmediatamente, una ráfaga de hielo se disparó desde el estanque de abajo, en el mismo momento en que Hester decidió disparar los globos de rayos.

 

‘¿Por qué no pueden simplemente disparar sus hechizos uno por uno?’, me quejé para mí mismo, mi cerebro zumbaba buscando la mejor manera de manejar esto.

 

Un destello de una idea pasó por mi mente. Sin embargo, tenía que actuar rápido.

 

Sin ninguna restricción para el gasto de maná, lancé una onda expansiva de fuego hacia las astillas de hielo que se acercaban rápidamente.

 

El hielo bombardeó la pared de fuego, produciendo vapor y un silbido agudo.

 

En mi visión periférica, vi el aumento en el brillo que indicaba que los orbes de los rayos estaban a punto de dispararse, pero no podía preocuparme por eso en este momento.

 

Sin perder tiempo, manipulé la humedad causada por la colisión de Kathyln y mis ataques elementales opuestos, mientras ralentizaba mi descenso con una corriente ascendente.

 

Le di forma al agua que había recogido, convirtiéndola en una gran barrera a mi alrededor, justo cuando el hechizo de Hester lanzaba un aluvión de relámpagos en mi camino.

 

El agua manipulada por el hechizo de Kathyln, que había utilizado el agua llena de minerales del estanque, era un conductor perfecto.

 

La esfera de agua que me rodeaba comenzó a burbujear cuando me golpeó la explosión de electricidad. Un zumbido profundo llenó la sala de entrenamiento mientras los relámpagos parpadeaban en la superficie del agua.

 

‘Necesito deshacerme de esta cosa antes de tocar el suelo.’

 

Manipulando el agua cargada eléctricamente, le di forma y la disparé en corrientes, directamente a Buhnd, el que sería el más débil contra esta combinación de elementos.

 

Buhnd no tuvo oportunidad. Su artefacto de línea de vida se activó, formando una barrera protectora rosa, momentos después de que el chorro de agua comprimida golpeara, lo electrocuto.

 

No hace falta decir que una vez que Buhnd estuvo fuera de combate, la marea de la batalla cambió. Todavía me tomó un tiempo, pero después de negar la lanza de hielo de Kathyln mediante una combinación de la técnica de amortiguación de aire de Camus y la redirección cinética de Buhnd, pude sacar a Kathyln de la batalla.

 

“Alguien realmente no quiere pagar su propia fiesta de celebración”, bromeó Camus.

 

“Ni siquiera sé si puedo permitirme el festín”, respondí con una sonrisa irónica.

 

Con solo Hester y Camus restantes, y gracias al hecho de que tenía acceso completo a todos mis elementos, en otros veinte minutos pude someterlos.

 

Me dejé caer en el suelo, mi pecho palpitaba y mi núcleo de maná dolía. “Yo … yo gane.”

 

Camus gimió, apoyándose contra una pared mientras recuperaba el aliento. “Felicitaciones, pero hay asuntos más urgentes.”

“Estoy de acuerdo,” asintió Hester a su lado mientras se secaba el sudor de la frente con un pañuelo. “¿Quién va a pagar el exorbitante costo de la fiesta?”

 

“¿Pensé que habíamos decidido que los perdedores iban a pagar?” Preguntó Buhnd, confundido.

 

Me senté. Yo también lo pensé .

 

“Es cierto, pero ¿por qué herir a muchos cuando puedes romper solo a uno?” Añadió Camus, una sonrisa formándose en su rostro. “Voto que Buhnd page la comida. Él es el que perdió primero, lo que hizo que el resto de nosotros perdiéramos.”

 

“¡Qué!” Buhnd gritó. “¿De quién sacaste esa idea?”

 

“Apoyo el voto de Camus”, respondió Hester de inmediato, levantando la mano.

 

“¡Hester!” Los ojos del enano se agrandaron antes de voltearse hacia Kathyln. “Princesa. No estás de acuerdo con esos viejos chupa sangre, ¿verdad?”

 

Kathyln, que había estado con mi hermana y Emily, desvió la mirada de Buhnd y también levantó la mano.

 

Pude ver la mandíbula del enano barbudo caer mientras comenzaba a calcular el costo de la extravagante comida con sus dedos. Después de un minuto, Buhnd enderezó la espalda y se aclaró la garganta. “Caballeros. Damas. Estamos en tiempos de guerra. Deberíamos ahorrar recursos para nuestros queridos soldados que están en el campo. ¿No es así, señorita Emer… argh ? ¡Mal/dita vieja! ¡Suelta mi oreja!”

 

“¿De qué servirá darles alcohol a los soldados de setenta años, viejo tonto? ¡No intentes librarte de esto!” Hester espetó, arrastrando a su compañero por la oreja mientras el resto de nosotros reíamos.

 

Después de que todos se calmaron, nos sentamos en círculo para nuestro último informe. Fue una sensación agridulce. Habían pasado dos meses, pero formé lazos con los mayores y había llegado a conocer un poco mejor a la princesa distante durante este período. En los últimos días, Kathyln había comenzado a conversar más con Emily y Ellie, e incluso pasaban el rato juntas en el castillo de vez en cuando.

 

Una pequeña parte de mí quería olvidar el hecho de que había una guerra rugiendo debajo de nosotros, pero con Tess y mis padres ahí afuera, sabía que no podría relajarme hasta que la guerra terminara.

 

“¡Ahora, el momento que estoy seguro de que todos han estado esperando!” La voz alegre de Emily sonó, sacándome de mis pensamientos. “Alanis ha registrado el progreso de la utilización del flujo de maná de Arthur mientras yo recopilaba los datos del General Arthur, la princesa Kathyln y los ancianos Camus, Hester y Buhnd. Lo he comparado con los datos que he recibido de mis asistentes, estudiantes de algunas academias y algunos soldados.”

 

Emily debió haber notado los rastros de escepticismo escritos en mi rostro mientras explicaba el tamaño y la diversidad de la muestra.

 

“Ha sido bastante difícil conseguir una gama más amplia de participantes, este continente está en guerra y todo eso”, dijo con tristeza. “Esta medición es algo que planeo estandarizar y promover activamente con la ayuda del Maestro Gideon, por lo que la obtención de datos será un proceso continuo. Por ahora, tendrás que conformarte con las doscientas entradas que he recibido de los distintos magos.”

 

Buhnd se removió en su silla de piedra. “¿Bien? Adelante, niña. Solo una quinta parte de mi trasero está en mi asiento en este momento debido a toda esta anticipación.”

 

Reprimí una risa. La reacción del anciano barbudo me recordó a un estudiante que esperaba ansiosamente que su maestro le devolviera sus calificaciones.

 

Emily no encontró la impaciencia de Buhnd tan divertida como yo. Comenzó a examinar rápidamente su pila de papel hasta que sus ojos se iluminaron y supuse que finalmente encontró lo que estaba buscando.

 

“¡Okey! Comenzaré con el anciano Buhnd, ya que parece ser el más curioso”, comenzó Emily. “Tenga en cuenta que estos datos no tienen en cuenta el dominio del maná, simplemente la producción bruta de fuerza que contiene su hechizo promedio durante la batalla.”

 

La joven artificer se estremeció cuando la intensa mirada de Buhnd le hizo agujeros mientras esperaba sus resultados . Emily se aclaró la garganta y habló. “Basado en cuánto más alto es el fpu del anciano Buhnd en comparación con el promedio de los datos limitados que adquirimos, se encuentra aproximadamente en el noventa y uno por ciento.”

 

“Noventa y uno por ciento… ¿qué? ¡De ninguna manera el noventa y uno por ciento de la población es mejor que yo!” Buhnd espetó, golpeando el suelo con los pies.

 

Solté un bufido, incapaz de reprimir mi risa mientras Emily miraba al viejo enano con incredulidad.

 

Hester simplemente suspiró y negó con la cabeza.

 

“Significa que sólo el nueve por ciento de la población tiene una fpu más alto que tú,” respondió Camus, imperturbable por la ingenuidad de su compañero.

 

“Oh.” La postura de Buhnd se enderezó y una sonrisa apareció, haciendo que su barba se extendiera como una especie de lagarto con volantes . “¡Jeje! Oh.”

 

Hester puso los ojos en blanco y vi a mi hermana tratando de tapar su sonrisa con la mano.

 

“Lo repetiré nuevamente, estos datos no pueden considerarse completamente precisos ya que el conjunto de datos es muy pequeño y está muy sesgado hacia ciertos datos demográficos”, explicó Emily . “Lo más probable es que el porcentaje de todos aumente a medida que se recopilen más datos.”

 

Tales palabras parecían haberle entrado por un oído y salido por el otro. La palabra “orgullo” estaba prácticamente escrita en el rostro de Buhnd.

 

Emily continuó, volteándose hacia Camus. “El fpu del anciano Camus está en el noventa y tres por ciento.”

 

Buhnd pareció volver a la realidad y frunció el ceño cuando escuchó la puntuación de Camus. Camus simplemente asintió en reconocimiento.

 

“El fpu de  la anciana Hester es en realidad la más alta de todos: el noventa y cuatro por ciento.”

 

Ellie dio un leve silbido, mientras Buhnd abrió los ojos como platos. Hester eligió ese momento exacto para lanzar una mirada arrogante al anciano enano.

 

“¡Bah! Los datos no se consideran completamente precisos. ¿Lo recuerdas?” Buhnd recitó, echando humo.

 

“No dije nada”, Hester se encogió de hombros. Alisó su rostro con una expresión neutra, pero el brillo en sus ojos agudos todavía mostraba su satisfacción.

 

‘Supongo que hay una gran afinidad por la magia en la familia Flamesworth’, pensé, recordando la competencia de Jasmine en magia, aunque no en magia de fuego.

 

Emily se volteó hacia Kathyln, sonriendo. “Princesa Kathyln, su fpu está en —”

 

La princesa levantó una mano y sacudió la cabeza. “Prefiero no dejarme atrapar. Conocerme, compararme con los demás será un obstáculo más que una ayuda.”

 

Alanis miró a la princesa con aprobación, pero permaneció callada cuando Emily finalmente se volteó hacia mí. “Por último, Arth — el fpu del General Arthur está en el noventa por ciento.”

 

Los ojos de Buhnd se iluminaron una vez más cuando trotó hacia mí y puso una mano sobre mi hombro. “Crecerás con el tiempo, joven General, pero por ahora parece que mi fpu es un poco más alta que el tuyo.”

 

“Así parece.” Sonreí. Había esperado tanto. Desde el principio, la producción de maná puro del anciano era más fuerte que la mía. Tenía la ventaja de poder utilizar los cuatro elementos básicos y las formas superiores de dos, y fusionar varios elementos en un solo ataque a menudo tendría resultados más devastadores que un solo hechizo elemental. Pero, en General, sabía que los mayores saldrían ganando.

 

“Gran conversación para alguien que fue noqueado primero en un encuentro de cuatro contra uno con el ‘joven General’”, se burló Hester.

 

Buhnd frunció el ceño y se puso rojo. “¿Quieres llevar esto al campo de batalla, vieja bru/ja?”

 

Hester frunció el ceño de ira. “¡Otra vez con lo de ‘vieja br/uja’!”

 

“¡Basta de discusiones!” Camus interrumpió, sentándose derecho en el asiento de piedra que Buhnd había conjurado para todos nosotros. “Señorita Emeria. ¿El tiempo que pasamos con el joven General dio frutos?”

 

La estoica elfa bajó la cabeza respetuosamente. “El flujo de maná del General Arthur ha aumentado notablemente. Creo que estos dos meses se han utilizado en todo su potencial.”

 

“Eso está bien”, dijo Camus, volteándose hacia mí, un gesto que encontré extraño ahora que sabía que podía ver igual de bien sin mirarme. Figure el gesto era más para mí que para él.

 

Alanis se acercó a mí y me entregó un pequeño diario encuadernado en piel. “Esto es para usted, General Arthur. Las grabaciones detalladas de mi análisis durante este período están escritas aquí. Me he tomado la libertad de señalar áreas de crecimiento potencial para que pueda tener alguna orientación en su entrenamiento mientras no esté con usted.”

 

“Gracias,” dije con sinceridad, sosteniendo con cautela el pequeño diario. “Realmente te has superado.”

 

“Fue un placer trabajar con usted,” respondió ella con un cortés asentimiento.

 

Buhnd juntó las manos, llamando la atención de todos. “¡Está bien! No sé ustedes, pero me muero de hambre y mi mente sigue volviendo a esos barriles de alcohol de setenta años.”

 

“Sí”, asintió Hester. “Y la idea de que tengas que pagar por todo seguramente hará que todo sea más sabroso.”

 

Podía escuchar a Buhnd refunfuñar mientras los tres ancianos se dirigían hacia la puerta. Hice un gesto para que los demás también los siguieran. Todos merecían el tiempo para relajarse y divertirse.

 

“¿Estás seguro de que puedo ir? Parece una fiesta para las personas realmente importantes,” preguntó mi hermana, vacilante.

 

Acaricié la cabeza de mi hermana. “Por supuesto que estás invitada. ¡Será mejor que te vea a ti y a Boo comiendo lo suficiente como para dejar al anciano Buhnd sin hogar!”

 

El vínculo gigantesco de Ellie dio un gruñido de confirmación antes de levantarla con su hocico y trotar.

 

Sonriendo ante la vista, miré hacia atrás para ver a la joven artificer peleando con algunos artefactos dentro de su pequeña cabina de paneles. “Somos los últimos, Emily.”

 

“Ya casi termino de limpiar. Adelántense.”

 

No queriendo hacerla correr más de lo que ya lo estaba haciendo, seguí su consejo. “Será mejor que estés allí, no quieres que Ellie se sienta sola en la fiesta.”

 

Punto de Vista de Emily Watsken.

 

Rápidamente reuní el conjunto de papeles que estaban esparcidos por todo el suelo detrás de mi artefacto de medición de fpu — nombre de trabajo.

 

Después de colocar cuidadosamente los componentes del panel en la caja de madera, coloqué los papeles con el mismo cuidado encima, notando el nombre de Arthur en la hoja superior. Fueron las lecturas de fpu las que había logrado reunir mientras él estaba en esa forma angelical suyo donde su cabello se volvía blanco. Pensé que lo había perdido.

 

Negué con la cabeza, arrugando la hoja de papel. “Noventa y nueve por ciento. Eso no puede ser correcto.”

Pagina Anterior
Pagina Siguiente