Capítulo 319 – TBATE – Punto de Vista de Ellie: Costo revelado

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Cuando Boo y yo llegamos a los corrales de los prisioneros, el campo de tocones entre la aldea y yo era un caos total.

Una de las jaulas ya se había abierto y los elfos liberados luchaban por escapar de la aldea. Skarn los guio, tratando de agruparlos en un solo grupo para que pudieran teletransportarse usando uno de los medallones. Detrás de ellos, su golem pisoteó a una docena de soldados Alacryan no magos que habían salido corriendo de la aldea, aplastándolos con sus puños como martillos.

Al otro lado del campo de batalla, Kathyln estaba reteniendo a tres magos. Aunque parecía que los estaba manteniendo alejados de los prisioneros que escapaban, estaba atrapada defendiendo el lugar, sin poder lanzar un contraataque efectivo.

Deslizándome de la espalda de Boo y tirando de mi arco, cuidadosamente manifesté tres flechas ardientes de mana puro en la cuerda y apunté a los tres magos que inmovilizaban a Kathyln. En mi mente, tracé una línea desde la punta de cada flecha hasta uno de los magos, solté el aliento lentamente y solté la cuerda.

Las flechas de mana trazaron líneas brillantes en la oscuridad mientras se dirigían hacia sus objetivos. El ataque tomó al enemigo por sorpresa. Si bien no pude matar a ninguno de ellos, pude desviar su atención de su verdadero enemigo.

Un instante después, una lluvia de fragmentos de hielo afilados como navajas cayó alrededor de los magos, rasgándolos como si estuvieran hechos de papel maché.

Sentí un dolor sordo en mi núcleo después de lanzar el hechizo.

‘No me he recuperado del hechizo protector que le lancé a Boo’, me di cuenta con frustración.

Aun así, había valido la pena vaciar mi núcleo, ya que el hechizo probablemente había salvado la vida de mi vínculo. El hechizo protector era algo que Helen me había mostrado después de mi cercana llamada en los túneles, y originalmente estaba destinado a proteger al conjurador. Como normalmente estaba en la retaguardia, había jugado con la estructura del hechizo bastante simple para poder conjurarlo sobre otros que necesitaban protección.

Proteger todo el cuerpo descomunal de Boo tuvo un costo mayor de lo que pensaba, pero valió la pena.

Un destello dorado atrajo mi atención más allá de las jaulas, hacia donde Curtis y Grawder reprimieron a dos grupos de combate Alacryan. Mis dedos se movieron contra la cuerda de mi arco por instinto, pero con mi cuerpo a punto de sufrir una reacción violenta, me contuve.

No es como si Curtis necesitara ayuda.

El una vez-príncipe parecía un cometa brillante montado sobre su vínculo. Él estaba blandiendo dos espadas grandes que brillaban intensamente en un resplandor rojo dorado, quemando a todos los enemigos que se interponían en su camino. Cuando aparecieron varias capas de escudos sobre los magos Alacryan que perseguía Curtis, Grawder patinó hasta detenerse y los dos desataron un ataque conjunto de fuego y mana de conmoción puro que rompió la barrera y envolvió a todos los magos.

Cerré los ojos, pero era demasiado tarde para evitar el repentino destello cuando el hechizo explotó, dejando brillantes círculos blancos impresos en mi vista. Un instante después, el rugido y la ráfaga de viento me golpearon también.

Buceando detrás de Boo, parpadeé para eliminar las lágrimas y esperé a que los círculos ardientes y los zumbidos en mis oídos se desvanecieran.

‘Una falla/desventaja importante en tener súper sentidos’, pensé, metiéndome un dedo en un oído en un intento infructuoso de hacer que el timbre desapareciera.

Para cuando miré hacia atrás, Hornfels había abierto una segunda jaula y se estaba moviendo hacia una tercera mientras su hermano se preparaba para escapar con el primer grupo.

No pude ver a Skarn en el centro de un gran círculo de elfos de aspecto asustado, pero la energía púrpura que floreció hacia arriba y desde el centro del grupo me dijo que había activado su medallón.

El zumbido estático de la magia del medallón hizo que se me pusiera la piel de gallina en los brazos y se me erizaran los pelos de la nuca. Como antes, la cúpula se partió y la luz se centró en cada una de las casi cincuenta personas que formaban un círculo estrecho a su alrededor, luego se fueron, todos.

El golem de piedra, que todavía estaba luchando contra el grupo de soldados Alacryans, se derrumbó en el momento en que Skarn desapareció. Dos de ellos habían sobrevivido, pero no estaban en condiciones de luchar.

Hornfels y Curtis estaban trabajando para sacar a los prisioneros restantes a un lugar abierto donde pudieran organizarse en grupos, mientras Kathyln lanzaba hechizos a cualquier cosa que se moviera hacia ellos desde la aldea.

Una niña elfo estaba llorando en alguna parte … escaneé entre la multitud hasta que la encontré, una cosa diminuta que no podía tener más de cinco años. Ella estaba corriendo entre la multitud, su carita sucia mirando de persona a persona.

La niña se veía tan asustada que casi corrí a ayudarla, pero me detuve cuando Curtis la levantó y le susurró palabras tranquilizadoras. Nadie parecía reclamarla, así que mantuvo a la niña con él mientras él y Hornfels organizaban a los elfos en grupos separados de cincuenta.

Hornfels fue rápido con su medallón, y no pasó mucho tiempo antes de que una segunda cúpula de energía púrpura los rodeara. Cuando se rompió, los rayos de luz se dirigieron solo a un número selecto de elfos, dejando atrás a algunos que se habían apiñado en el círculo de Hornfels.

Se escuchó un grito de aquellos que no fueron tomados, pero Curtis estaba gritando para llamar su atención.

“¡Ustedes allí! ¡Los de aquí, conmigo! ¡Vendrán conmigo!” Levantó su medallón y lo agitó en el aire, todavía agarrando a la niña elfo en su otro brazo.

Casi un centenar de elfos ya habían sido rescatados, pero cuando miré el número que quedaba en el claro, me di cuenta de que había demasiados.

‘Se necesitarán al menos tres medallones para llevarlos todos …’

El otro lado de la aldea todavía brillaba con una luz verde esmeralda, que parpadeaba y destellaba mientras yo miraba.

Se suponía que tenía que volver con Tessia y Albold para mandarles la señal cuando los prisioneros habrían sido liberados para que pudieran usar sus propios medallones para teletransportarse.

Pero casi cincuenta de los elfos quedarían varados si no ayudaba a Curtis y Kathyln …

Entonces, la advertencia de la anciana Rinia sonó en mi mente: “Cuando llegue el momento, Ellie, debes elegir la misión.”

‘¿Es esto de lo que estaba hablando? Pero mi misión es salvar a los elfos – incluso el mismo Comandante Virion lo dijo.’

Confiada en la capacidad de Tessia para manejar el retenedor, aunque todavía algo temerosa por la otra parte de la advertencia de Rinia, salí corriendo de la cobertura de los árboles hacia donde Curtis y Kathyln estaban luchando por organizar a los últimos elfos aterrorizados.

“-No puedes dejarnos aquí, por favor-»

“… ya se ha ido con los demás, tengo que buscarla…”

“… ¿Has visto a mi hermana? Ella estaba aquí …”

Casi abrumada por el bajo estruendo de las voces, retiré mi Voluntad Bestia y, cuando la sensación de asfixia similar a una manta me golpeó esta vez, fue casi una bendición.

Kathyln me hizo señas para que me acercara y comencé a abrirme paso entre los elfos. El primero en notar a Boo detrás de mí gritó y se dispersó, pero rápidamente se dieron cuenta de que no representaba una amenaza para ellos.

Kathyln ya se había dado cuenta del problema. “Ellie, me alegro de que todavía estés aquí. Necesitamos que actives uno de los medallones, de lo contrario …”

Su boca se cerró de golpe cuando una cuchilla de mana pálido y tóxico brotó de las sombras, y Kathyln apenas conjuró una pared de hielo para desviarla.

Mi corazón latía dolorosamente cuando una sacudida de terror me atravesó. Bilal estaba de repente parado a menos de cinco pies de nosotros, sus brazos nuevamente envueltos en las pálidas cuchillas de mana verde, su rostro retorcido por la desesperación y el odio, su enfoque completamente en Kathyln.

‘Eso significa-’

Antes de que pudiera siquiera completar tal pensamiento, el campo que nos rodeaba cobró vida con brillantes enredaderas esmeralda cuando docenas, no cientos, surgieron del suelo. Algunos serpenteaban alrededor de los brazos y piernas de Bilal, mientras que otros formaban una barrera entre él y los elfos, que gritaban y se alejaban de él.

La voz clara y aguda de Tessia, como un relámpago, retumbó en el campo de batalla. “¡Curtis, vete! ¡Ahora!”

Detrás de mí, Curtis había comenzado a dejar a la niña en el suelo, claramente planeando lanzarse contra el retenedor, pero se quedó paralizado ante la orden de Tessia. Después de una vacilación de solo un latido, levantó su medallón, y la cúpula púrpura lo envolvió a él y a los elfos más cercanos a la luz, y luego se fueron.

Las cuchillas de Bilal cortaron y rasgaron las enredaderas mientras luchaba por liberarse. “El hecho de que no pueda matar a la bruja elfa no significa que tenga que dejar vivir al resto de ustedes”, gruñó, sus palabras brotando de él como si sus pulmones estuvieran llenos de veneno.

Pero Tessia ya estaba allí y sus enredaderas nos protegían. Tenía que confiar en que ella se ocuparía de él, porque a nuestro alrededor la multitud de elfos se estaba dispersando para que no pudiéramos teletransportarlos a todos a la vez.

Kathyln estaba erigiendo barreras adicionales de hielo para proteger a los prisioneros más cercanos, por si un acaso él dirigía sus ataques hacia ellos.

“¡Aquí!” Grité, huyendo de donde luchaba el retenedor. “¡Aquí, conmigo! ¡Rápido!”

Tomó tiempo, demasiado tiempo, pero los elfos estaban desesperados por huir, y habían visto que podíamos teletransportarlos si realmente escuchaban, así que finalmente comenzaron a acudir en masa hacia mí a medida que me alejaba de la batalla.

Me había inclinado para ayudar a un elfo anciano que se había caído en la prisa por escapar del retenedor, cuando, detrás de mí, Boo rugió de dolor y ira, y algo fantasmal y verde pasó a mi lado. La cuchilla tóxica apenas falló por el anciano antes de sisar en el suelo.

El anciano gimió mientras lo levantaba torpemente. Casi tropecé con mis propios pies tratando de maniobrar con el elfo anciano mientras me preparaba para lo que fuera que venía detrás de mí, pero otros dos elfos lo agarraron por los brazos y ayudaron a arrastrarlo hacia atrás.

Una larga herida en el costado de Boo liberó un lento hilo de sangre. Detrás de él, Bilal estaba siendo levantado del suelo por una enredadera enorme. La enredadera lo apartó de manera que el retenedor cayó como un muñeco por el aire antes de estrellarse contra una de las casas cercanas.

“¡Ellie!”

Mi cabeza giró hacia donde la forma de Tessia se difuminaba de enredadera en enredadera hacia la casa donde Bilal había desaparecido.

“¡Ayuda a Albold!”

Mis ojos escudriñaron el lúgubre claro hasta que vi a Albold, que cojeaba mucho, con la mano presionada a su costado.

Extendí la mano y agarré a uno de los elfos más cercanos. Era joven, de cabello rubio miel y expresión acerada. “¡Ayúdalos a reunirlos en grupos de cincuenta!” Cuando me miró con aparente confusión, le agarré del brazo. “¡Agrúpalos ahora! ¡Vamos!”

Con eso, me lancé a través del campo, alcanzando a Albold justo cuando él tropezó y se había caído al suelo.

Albold tenía varios cortes largos en el pecho y el estómago, y la piel alrededor de ellos se había vuelto de un color verde enfermizo. Trató de hablar, pero solo logró toser un bocado de sangre.

Sin decir una palabra, puse el brazo del delgado soldado elfo alrededor de mi cuello y tiré de él. Aunque no pude recuperar gran parte de mi mana, con la ayuda de la adrenalina de la batalla, pude ponerlo de pie.

En la distancia, enredaderas de seis metros de altura azotaban la casa donde estaba Bilal, derribando la estructura sobre su grasienta cabeza.

Con el retenedor fuera del camino, al menos por el momento, Kathyln había reorganizado su grupo, mientras que la chica elfa que me había propuesto reunir a las demás hacia todo lo posible.

“Ellie, ¿puedes tomar ese grupo?” Kathyln preguntó, su tono medio temeroso, medio cansada.

Por un momento sentí una oleada de ansiedad ante la idea de quedar a cargo de más de cuarenta vidas elfos, pero Tessia todavía estaba aquí, tenía al retenedor bajo control y la mayoría de los demás soldados Alacryan estaban muertos.

“Sí, tomare a estos, ¡saca a esa gente de aquí!”

La energía púrpura floreció de su medallón, creciendo sobre las cabezas de los elfos y luego extendiéndose en una cúpula que los cubría a todos.

Luego, las sombras se movieron en medio del grupo, y de repente Bilal estaba allí, erguido sobre la mayoría de los elfos. Todo su cuerpo estaba envuelto en una gruesa capa de su mana, pero incluso mientras miraba, el mana fluyó por su cuerpo y se formó en las largas cuchillas que se aferraban a sus manos.

Con el brazo de Albold todavía colgando sobre mi hombro, no había nada que pudiera hacer más que mirar con horror cómo las cuchillas crecientes se cerraban una sobre la otra como tijeras, apuntando perfectamente a la parte posterior del cuello de Kathyln.

La magia del medallón ya se había dividido en rayos individuales, y Kathyln y los elfos se destacaban contra la oscuridad. Los elfos más cercanos se habían dado cuenta de que Bilal estaba allí, pero parecían congelados de terror. Kathyln estaba completamente concentrada en el medallón …

De repente, Kathyln y los elfos desaparecieron. Las cuchillas del retenedor cortaron inofensivamente los rayos de luz persistentes, luego el claro volvió a oscurecerse.

“¿Aun tienes tu medallón?” Le pregunté a Albold, mi voz apenas un susurro. “¿Puedes usarlo?”

Sacudió la cabeza con cansancio, pero se mantuvo de pie cuando salí de debajo de su peso.

“Lo tenía p…”

“No importa”, espeté, presionando mi propio medallón en sus manos.

‘Si tan solo Curtis y Kathyln no hubieran estado cargando los extras …’

El retenedor se había detenido por un momento para mirar a su alrededor, su expresión se volvía más frustrada a cada segundo.

“¡Oye, alto y feo!” Grité, tratando de que mi voz no temblara.

Los ojos oscuros de Bilal lanzaron una mirada cautelosa a Tessia, que se acercaba rápidamente, antes de que su mirada se desviara hacia mí con curiosidad.

“Bad day, ¿huh?” Pregunté, alejándome de Albold y poniéndome entre los elfos restantes y el retenedor.

Se burló, su atención de nuevo en Albold y el grupo de elfos. Fragmentos irregulares de mana verde pálido se manifestaron alrededor de las manos levantadas del retenedor mientras se preparaba para matarnos a todos.

‘¡Maldición! Tan solo un poco más de tiempo.’

Sin pensarlo, me obligué a reír. Salió chirriante y antinatural, pero funcionó. Los ojos de Bilal volvieron a mirarme.

“Sabes, de entre ustedes dos, creo que tu hermano fue el que recibió las miradas”, gruñí.

Los ojos de Bilal se entrecerraron, su mano brillante bajó con vacilación. “¿Te encontraste a Bivran, y aun estas viva?”

Asentí. “No puedo decir lo mismo de él, desafortunadamente.”

Reuniendo el resto de mi coraje menguante, apoyé mi mano sobre Boo y saqué el anillo dimensional de Bivran.

Detrás de mí, un destello violeta iluminó la noche y toda la tensión desapareció de mi cuerpo. Lo habíamos logrado. El último de los elfos estaba a salvo.

Los ojos del retenedor se agrandaron al ver el anillo negro azabache y se lanzó hacia mí. Boo saltó hacia adelante para interceptarlo, pero fue el swordstaff de Tessia lo que bloqueó su ataque.

Su brillante energía verde esmeralda hizo retroceder su mana enfermizo mientras el swordstaff brillaba más rápido de lo que podía seguir.

Sin embargo, las espadas de Bilal eran igual de rápidas, y su capacidad para redirigir su mana para atacar o defenderse cuando era necesario hacía que Tessia tuviera dificultades para herirlo. Aún así, la túnica negra del retenedor estaba manchada de sangre oscura en una docena de lugares diferentes, y estaba claro que ella tenía la ventaja ahora que Bilal no estaba huyendo.

Tessia, por otro lado, parecía casi ilesa. Su rostro estaba decidido, su mirada fija en su objetivo, y las espadas de Bilal nunca la tocaron.

Quería ayudar, pero no estaba segura de cómo. Mi mana solo se restauró un poco, lo suficiente para unas pocas flechas tal vez, pero no podía ver cómo eso haría una diferencia.

Entonces tuve una idea.

No necesito mucho mana, solo lo suficiente para formar la flecha …

“Si no me crees …” Preparé la flecha-protectora que había usado en Boo y apunté a Bilal. “Solo tendré que mostrártelo.”

Los ojos oscuros del retenedor se agudizaron cuando le disparé la flecha. Bilal, sin correr riesgos, se apartó de Tessia.

La flecha dorada pasó por donde había estado y golpeó a Tessia en lo alto del estómago, extendiendo el brillo dorado sobre su cuerpo. Ella se detuvo bruscamente, mirando el hechizo con sorpresa.

Una sonrisa se asomó a los delgados labios del retenedor cuando rápidamente aprovechó la apertura de Tessia. Bilal se dirigió hacia ella y hundió una de sus cuchillas de color verde pálido en el costado de Tessia y la otra en su pierna.

“Sabía que los Dicathianos estaban mal entrenados, pero disparar a uno de los tuyos …” Los ojos de Bilal se abrieron cuando el swordstaff de Tessia estalló en su espalda.

Su mirada incrédula se hundió en confusión, tan solo ensanchándose al darse cuenta. Aunque las dos espadas habían logrado atravesar mi barrera, ellos no pudieron atravesar el aura de Tessia.

Las armas de Bilal se desvanecieron cuando lo último de su mana se filtró de su núcleo de mana perforado, y tropezó de rodillas. Una mano esquelética estaba presionada contra la herida en su pecho, tratando inútilmente de detener la sangre, pero corría libremente de la herida y se acumulaba oscuramente en el suelo.

“El Vritra m…me eligió”, jadeó, la sangre espumosa manchando sus labios. “Seré un dios entre …”

Lentamente, se desplomó al suelo, su rostro hundiéndose en el charco de sangre debajo de él.

Varias enredaderas surgieron de la sangre y se envolvieron alrededor del cuerpo. El retenedor comenzó a hundirse cuando las enredaderas lo empujaron hacia el suelo.

Sus manos y piernas desaparecieron bajo la tierra revuelta, luego la mayor parte de su torso y finalmente su rostro. Lo último que vi de él fueron sus ojos fijos y muertos, luego se fue.

Las enredaderas esmeralda se desvanecieron cuando Tessia liberó su Voluntad Bestia. En lugar de celebrar la derrota del retenedor, una hazaña que solo mi hermano había logrado hasta ahora, Tessia pareció encogerse.

Incluso desde atrás, se veía sola, con los hombros caídos mientras dejaba escapar un profundo suspiro antes de darse la vuelta.

“Deberíamos darnos prisa en volver, Ell …”

Los ojos de Tessia se agrandaron justo cuando una mano fuerte presionó mi hombro.

“Ustedes dos se han vuelto mucho más fuertes”, dijo una voz fría y extrañamente familiar.

Un peso frío y pesado de repente pareció empujarme hacia abajo e incluso sin mi Voluntad Bestia activa, todo lo que sucedió a continuación parecía como si fuera en cámara lenta.

Boo se abalanzó sobre el hombre detrás de mí, solo para ser encerrado en una prisión de púas negras que se manifestaron más rápido de lo que podía parpadear.

Mi vínculo dejó escapar un rugido atronador cuando comenzó a golpear sus patas en los picos sombríos, pero ni siquiera pudo abollarlos.

Tessia comenzó a moverse, pero se detuvo cuando la mano en mi hombro se deslizó hacia mi garganta mientras la otra arrancaba el colgante wyrm del fénix alrededor de mi cuello.

Estaba asustada. Incluso mientras me enfrentaba a Bivran y Bilal, no me había sentido así … como si no importara lo que hiciera, no importaría. Sin ese colgante, podría matarme fácilmente y no podría levantar un dedo para contraatacar.

“E-Elijah,” balbuceó Tessia, su rostro pálido de horror.

La mención de ese nombre envió un escalofrío por mi espalda. Podía sentir mi respiración acortarse mientras trataba de pensar en lo que estaba pasando. Los recuerdos de Tessia explicando la última batalla de Arthur antes de que él y Sylvie fueran asesinados volvieron a mí.

Elijah fue el que mató a mi hermano. Él estaba parado justo detrás de mí, pero apenas podía mantenerme consciente, y mucho menos buscar venganza.

“Me gustaría que tú, entre todas las personas, me llamaras Nico”, dijo el hombre con frialdad.

“Bien … Nico.” Tessia levantó una mano tranquilizadora. “Tu pelea es conmigo, ¿verdad? Solo suelta a Ellie.”

“Te escapaste de mí la última vez, Cecilia. Esta vez no me arriesgaré.”

“¿Ce … cilia?” Ignorando mi cuerpo que gritaba, miré hacia atrás. Realmente era Elijah, el chico que solía vivir con nosotros en Xyrus, excepto que no llevaba gafas y tenía bolsas oscuras debajo de los ojos detrás de mechones de cabello negro desordenado. Entonces, ¿quién era Cecilia?

Tessia se acercó más, con una mano todavía agarrada al mango de su swordstaff. “Elij…. Nico … no tienes ninguna sensatez.”

Elijah dejó escapar un suspiro cuando su agarre alrededor de mi cuello se apretó.

Agarré impotente su mano mientras trataba de decirle a Tessia que corriera, pero mis palabras salieron en una tos entrecortada.

“Suelta tu arma y ponte esto.” Elijah le arrojó un par de gruesas esposas de metal a Tessia. Cada uno tenía una gran gema incrustada en el medio y estaba grabada con runas que nunca había visto antes.

La mirada endurecida de Tessia cayó en una mirada de derrota. “¿Y dejarás ir a Ellie?”

“Intentarías suicidarte de nuevo si no lo hiciera, ¿verdad?” Elijah se río entre dientes. Su agarre alrededor de mi cuello se aflojó, y quise gritarle a Tessia que no lo hiciera, pero la mirada en sus ojos me lo dijo todo.

Tessia me sonrió con tristeza mientras dejaba caer su espada y se enganchaba las muñequeras de metal alrededor de sus antebrazos. “Con suerte, con esto, tu hermano me perdonará.”

Skydark: NO MMS…con esa pe/ndejada.. ya con esto me saca canas… con ese comentario de q le perdonara…. [con esto volvió mi dolor de cabeza]

Elijah soltó su agarre de hierro de mi cuello y me empujó a un lado. Caí al suelo, mi cuerpo temblaba por todas partes cuando los gruñidos de Boo se convirtieron en gemidos.

Solo pude ver como Elijah agarraba a Tessia por las esposas. Arrancó el medallón que colgaba de su cuello y lo estudió por un momento antes de arrojarlo al suelo frente a mí, junto con el colgante que me salvó la vida que me había quitado. “Conseguí lo que quería. Considere esto como un último favor … para Grey.”

Mis manos temblorosas agarraron los dos invaluables artefactos, mirando al chico moreno que solía ser el mejor amigo de mi hermano.

Con un movimiento de su muñeca, soltó a Boo.

Mi vínculo se apresuró inmediatamente hacia mí, me tomó por la parte de atrás de mi camisa y me arrastró. Solo pude ver impotente cómo Tessia y Elijah desaparecían de la vista, las inquietantes palabras de la Anciana Rinia presionando en mi mente como un hierro para marcar.

< El costo de la vida de esos elfos puede ser más de lo que Virion se preocupa por pagar. >

Skydark: Creo q Nico ya lo tenia todo planeado para atraer a Cecilia…. Por eso también la anciana Rinia le dijo q no importara cual escoja el resultado seria el mismo…. Awww por cierto un agradecimiento a los q aportaron para el Patreon del mes de Enero q viene [Estamos a solo 10 $ para los 25 $ aunque si llegamos a los 50 $ lo subiría al nivel Asura para apoyar al autor para su salud y asi vuelva con más ganas] .. Feliz Navidad para Todos.. queda picado con este capítulo necesito más!!! XD

 

Pagina Anterior
Pagina Siguiente