Capítulo 19 – TBATE – Desde lejos

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Punto de Vista de Emily Watsken.

 

La batalla había terminado. Gideon me había llevado a la carreta más cercana y sostenía un trozo de su túnica contra mi herida para tratar de detener la hemorragia, pero la tela oscura ya estaba reluciente de sangre.

“Vamos, levántese, señorita Watsken. Necesitamos llevarla hacia un healer. ¡Levántese, arriba!”

Sus delgados brazos me tiraron, tirándome torpemente hasta ponerme de pie. Cada movimiento enviaba oleadas de fuego apagado que salían de la herida, haciéndome sentir como si fuera a vomitar, o desmayarme, o tal vez vomitar y luego desmayarme.

En realidad, no estaba prestando atención a lo que Gideon me decía, sino que me concentraba en mantener los pies debajo de mí. Cada respiración profunda dolía.

“¡Alguien de ustedes!” Gritó Gideon. Cerca había un grupo de hombres y mujeres jóvenes de mi edad.

¿De dónde vienen ellos? Me pregunté distraídamente.

“¿Alguien de ustedes es un emisor?” Cuando el grupo nos miró con recelo, Gideon les gritó. “¿Y bien?”

“No, señor.” El que hablaba era un chico rubio y delgado. Me parecía familiar, pero estaba teniendo problemas para concentrarme en su rostro. “Pero hay un boticario y un healer en el pueblo, suponiendo que no haya huido. Nosotros también estamos heridos, podemos mostrarte el—”

El chico se cortó, su mirada vagando más allá de nosotros. Gideon se volteó para mirar, arrastrándome con él.

El aire parecía vibrar en dirección a las Grandes Montañas, aunque no podía decir si era real o solo mis ojos temblaban en mi cabeza. Entonces sentí el temblor en mis pies, un temblor audible que recorrió mis huesos.

Mientras todos contemplábamos las lejanas siluetas azules que se extendían fuera de la vista hacia el noroeste, el cielo detrás de ellos se volvió blanco repentinamente, como si hubiera caído un relámpago que cubrió todo el cielo sobre el lejano país de Elenoir.

 

Punto de Vista de Lilia Helstea

 

Este era un día inusualmente despejado. La Ciudad de Xyrus casi siempre tenía un cielo azul encima y nubes blancas ondulantes debajo, pero hoy las nubes se habían roto y sentí que podía ver todo Dicathen. Con mis deberes en la Academia Xyrus suspendidos debido al ataque de las Lanzas, había empezado a caminar por el borde de la ciudad, solo mirando y escuchando.

El cielo estaba tan despejado que podía ver todo el camino hasta las Grandes Montañas y los Claros de las Bestias y Elenoir más allá. El pequeño pueblo de Greengate no era visible desde esta distancia, pero sabía que estaba allí, escondida en la base de las colinas al sur, rodeada de campos.

Jarrod, Clara, Cleo, los Havenhurst y varios de los otros a los que había ayudado a escapar de la Academia Xyrus estarían allí, a salvo. El sentimiento que me dio este conocimiento fue calidez y esperanza, orgullo y miedo, felicidad y pasión, todos juntos.

La Profesora Glory había dicho que se necesitarían de todos para ganar esta lucha. Nadie podía quedar fuera. Todos teníamos que estar preparados para hacer sacrificios. Sería difícil, pero si todos los hombres, mujeres y niños lucharan, podríamos retomar nuestro continente y salvar a nuestra gente.

Me detuve cerca del almacén donde me despedí de Jarrod Redner, mi primer refugiado, para contemplar la tierra que estábamos tratando de salvar.

Realmente era hermoso. La forma en que el sol brillaba en las Grandes Montañas en la distancia, la forma en que el cielo detrás de ellos casi se volvió blanco …

¿Blanco?

Detrás de la cresta irregular de la cordillera, era como si el color hubiera desaparecido del cielo sobre Elenoir, pero se podían ver nubes de humo y polvo flotando sobre el bosque, incluso desde Xyrus.

Hubo un destello de luz morada, y observé con creciente horror cómo una ola de destrucción crecía hacia afuera, envolviendo lentamente a Elenoir antes de perderse detrás de una nube negra.

 

Punto de Vista de Mica Earthborn

 

Floté sobre los Claros de las Bestias, mirando hacia el norte. Algo en la tierra natal de los elfos estaba liberando enormes cantidades de maná. No pude verlo ni siquiera con una visión mejorada, pero pude sentirlo.

La sensación fue tan abrumadora que ni siquiera noté que Aya volaba para flotar a mi lado hasta que habló. “¿Qué es eso?”

“Ni idea…”

Nos quedamos en silencio, perdidas en una efusión de poder mágico que ni siquiera podíamos imaginar. Se sentía como si alguien hubiera abierto la palabra y el maná puro hubiera comenzado a fluir, pero por la forma en que fluía y refluía, estaba segura de que era una batalla.

Pero, ¿quién o qué podría estar causando esto?

Aya de repente jadeó y presionó su mano contra su pecho. Cayó varios pies, así que me apresure hacia abajo para envolver mi brazo alrededor de ella, evitando que se hundiera en el bosque.

“¿Qué sucede, Aya?”

Su rostro estaba pálido, sus ojos muy abiertos y enloquecidos. Ella miraba más allá de mí hacia Elenoir, donde el color parecía haberse filtrado del cielo.

Entonces lo sentí, una explosión de maná tan intensa que hizo que mi corazón diera un vuelco. Sosteniendo a la lanza elfa, solo pude ver cómo una nube negra comenzaba a llenar el cielo blanco. Un muro de fuerza y ​​fuego corría a través del bosque de Elshire hacia nosotras, tragándose todo a su paso.

En mis brazos, Aya comenzó a gritar.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente