Capítulo 5 – TBATE – Servidumbre en Darv

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Punto de Vista de Emily Watsken.

 

El sonido metálico del cerrojo de mi puerta al ser tirado me sacó de mi sueño matutino. Me había despertado tantas veces durante la noche que era difícil saber si estaba dormida o despierta, pero en el momento en que Oleander Brone abrió mi puerta con sus bisagras chirriantes, estaba tan despierta como si alguien hubiera arrojado un cubo de agua helada electrificada sobre mí.

Un escalofrío recorrió mi cuerpo cuando me di la vuelta para ver al Alacryano Instiller, Oleander Brone, mirándome. Instintivamente, mis manos agarraron la parte superior de la delgada manta — mi única fuente de calor en los fríos túneles de Vildorial — y la subí hasta mi barbilla. Esto hizo que pusiese al descubierto mis pies descalzos, exponiéndolos al aire frío, y de todos modos era casi completamente inútil ya que todavía estaba usando mi ropa del día anterior.

Brone se burló. Su rostro delgado y puntiagudo lo hacía parecer a una rata con una peluca negra. Mi mejilla se crispó cuando reprimí una sonrisa ante la imagen, lo que hizo que los ojos de Brone se entrecerraran.

Una de sus delgadas manos como garras se estiró y tiro de la manta. Lo tiró al suelo y se volteó hacia la puerta. “Levántate, niña. Es hora de encargarte del trabajo del día. Si tratas de escapar o trabajas en contra de nuestros esfuerzos de alguna manera, serás …”

Juzgada por delitos graves y ejecutada, resoné en mi cabeza.

Con una voz más aguda y tenue, casi un susurro, él se dijo a sí mismo: “Por qué ese loco de Gideon sigue insistiendo en la utilidad de esta niña, nunca lo entenderé. Por Vritra …”

Gimiendo, salí de la cama y puse mis pies descalzos en el frío suelo de piedra. Me dolía la cabeza por la falta de sueño y mi cuerpo crujía como si tuviera cien años, probablemente por semanas de dormir en la miserable cama que me habían dado.

Brone esperó impaciente fuera de mi habitación mientras yo me ponía mis delgadas zapatillas. No me habían dado calcetines, y había un espacio de dos pulgadas entre la parte superior de los zapatos y donde terminaban mis pantalones de tela áspera, lo que permitía que el aire frío me mordiera los tobillos.

No creo que vuelva a tener a esa calentura, refunfuñé internamente mientras hacía movimientos innecesarios alrededor de mi pequeña habitación, fingiendo estar buscando algo. Realmente, solo estaba retrasando el inevitable comienzo de otro día dedicado a estudiar sales de fuego con Gideon mientras Brone nos seguía, burlándose y hablando solo.

Eventualmente, sin embargo, el impaciente Instiller resopló y me vi obligada a seguirlo fuera de mi habitación y por los pasillos tallados del Instituto Earthborn hacia el laboratorio de Gideon. Mi estómago gruñó en el camino, pero sabía que no íbamos a comer nada durante unas horas.

Antorchas de gas se alineaban en los pasillos, así que caminé lo suficientemente cerca de la pared para disfrutar de las ráfagas intermitentes de calor que proporcionaban, pero solo quedaba un corto paseo hasta el laboratorio. Aun así, descubrí que mis párpados se volvían pesados ​​antes de llegar allí, a pesar del frío y el hambre.

Froté mis nudillos de las manos en mis ojos nublados cuando Brone abrió la puerta del laboratorio con el sonido de una explosión que hizo que él saltara hacia atrás y yo me golpeara accidentalmente en el ojo. Una nube de humo negro y acre salió de la puerta, oscureciendo al Instiller y provocando que mis ojos me ardieran aún más.

“En nombre del Alto Soberano … ¿qué es ese hedor nauseabundo?” Brone gruñó, jadeando por respirar.

“Oleander, ¿eres tú?” Gideon gritó emocionado desde algún lugar del interior. “Pasa entonces. Espero que hayas traído a mi asistente contigo.”

Presioné una mano a un lado de mi cara, que palpitaba dolorosamente, contuve la respiración y pasé a Brone al laboratorio, entrecerrando los ojos contra la bruma ardiente y las lágrimas que corrían por mis mejillas. Un momento después, el humo pasó a mi lado cuando una ráfaga de viento empujó eso fuera de la puerta y hacia el pasillo, y Brone, ahora atrapado nuevamente en medio de la nube, tropezó en el laboratorio y cerró la puerta detrás de él.

Brone trató de ahogar algunas amenazas, pero no pudo hacerlo con un ataque de tos.

El rostro arrugado de Gideon estaba manchado de hollín y su cabello rizado se había oscurecido alrededor de las puntas. Las pesadas bolsas debajo de sus ojos solo se habían vuelto más prominentes durante nuestro tiempo como sirvientes bajo contrato por los Alacryanos, aunque sus cejas no habían logrado volver a crecer. Esta mañana él estaba despierto y con los ojos muy abiertos, y sonreía locamente, mirando al Brone asfixiado.

“No creo que sea muy bueno contra los asuras, pero estas sales de fuego son una bomba de humo, ¿eh?” Gideon me guiñó un ojo.

“Más como una bomba apestosa,” gemí.

Un desorden desordenado de herramientas se había esparcido por el banco de trabajo a ambos lados de una bandeja de sal, solo una gruesa losa de metal, en realidad, que estaba doblada alrededor de los bordes. Una única brasa de sal ardiente descansaba en medio de la bandeja. De vez en cuando, una pequeña chispa saltaba de la brasa.

Un movimiento desde la esquina de la habitación atrajo mi atención hacia un mago Alacryano con el ceño fruncido. El cabello rubio brillante del hombre estaba teñido de oscuro por la nube tóxica que acababa de ser enviada para asfixiar los pasillos de los enanos. No reconocí a este Alacryano, pero siempre había un mago con una marca o un escudo del atributo del fuego o viento para ayudarnos con nuestra experimentación.

La mirada de Gideon siguió la mía y negó con la cabeza. “¡Es inútil! Lo juro, estos Alacryanos solo me están torturando. No creo ni siquiera que se preocupen por las sales de fuego. De lo contrario, ¿por qué me enviarían lo peor? Esto es una maravilla, realmente, ellos alguna vez lograron recrear mi Dicatheous.

El mago miró a Gideon con el ceño fruncido, pero el viejo inventor no se inmutó, como siempre.

 

Parte 2

 

“¿Pero no fue el barco de vapor el diseño de Arthur Leywin?” Le pregunté a mi mentor, genuinamente curioso. El Dicatheous había sido diseñado antes de que yo comenzara a trabajar con Gideon, pero había visto el barco completo y las huellas azules en las que eso se basaba.

Él puso los ojos en blanco de manera exagerada. “Lo básico, tal vez, pero yo fui el que lo hizo funcionar. Tal vez Arthur podría haber efectuado algún cambio real si se hubiera concentrado en generar más ideas de este tipo — luchar contra Agrona con la cabeza en lugar de hacer saltitos con hechizos de fantasía donde quiera que fuera, pero ahí lo tienes.”

Quería hablar más sobre Arthur, pero Brone se había recuperado de su ataque de tos y se había acercado a nosotros, sus ojos saltones inyectados en sangre y un rastro de mocos corriendo desde su nariz ganchuda hasta sus labios. Se secó la cara con la manga y miró a Gideon.

“Lo hiciste a propósito,” él se atragantó antes de toser de nuevo.

Los ojos de Gideon se abrieron como platos. “Querido Oleander, ¡todos y cada uno de los días son de experimentación, de prueba y error! Usted, como inventor, deberías entender eso tan bien como yo. Me ha pedido que le revele los misterios de las sales de fuego de los enanos,” Gideon dijo, prácticamente gritando mientras levantaba la brasa caliente de la bandeja de sal con un pesado par de pinzas, “y para ayudarle a encontrar una manera de utilizar la increíble energía latente encerrada dentro de cada uno de estos pequeños granos” —Gideon agitó las brasas de la sal de fuego en el rostro de Brone, lo que hizo que el Instiller se estremeciera y saltara hacia atrás— “¡y eso es lo que he hecho!”

Las pinzas y las brasas volvieron a caer en la bandeja y Gideon se apartó de Brone. “Además, le dije a este bufón que creara una corriente que se moviera precisamente cinco metros por segundo a través de la brasa, ¡pero claramente un conjuro tan cuidadoso está más allá de él!”

El mago ceñudo se alejó un paso de la pared y señaló a mi mentor. “Ahora escucha, viejo loco …”

Brone le indicó al mago que se callara. “No muerdas su anzuelo, Albin. Gideon se especializa en ser terriblemente frustrante, ¿no es así, Gideon?”

“Me esfuerzo por estar al nivel de enloquecer algún día, pero por ahora, sí,” espetó Gideon. “Ahora, he preparado varios experimentos más hoy, la mayoría de los cuales probablemente nos maten a todos con este mazo de Conjurador trabajando a nuestro lado, así que ya no hay razón para hablar.”

El mago Alacryano, Albin, miró a Brone con el ceño fruncido. “Señor, ¿una palabra, por favor?”

El rostro de Brone se crispó, pero le indicó al hombre que saliera. Un hilo de humo se filtró de nuevo en la habitación cuando se fueron, y pude escuchar a Brone tosiendo a través de la puerta.

Suspiré y me froté el ojo dolorido de nuevo. “Gideon, ¿Por qué estamos haciendo esto? Sabes que son …”

“Ya hemos hablado de esto,” se quejó Gideon. “Si no nos hacemos útiles, eventualmente mi genio no será suficiente para protegernos, y ambos seremos ejecutados por …”

“—Altos delitos,” terminé.

“Exactamente,” Él dijo, asintiendo con la cabeza para que su cabello rizado se balanceara alrededor de su cabeza.

“Pero todo lo que creemos para los Alacryanos sólo se utilizará contra nuestra propia gente …”

“¡Mis inventos ya se han vuelto contra nosotros!” Él estaba hablando de los Dicatheous, lo sabía. Se había sentido increíblemente conmocionado cuando encontramos el barco de vapor estrellado de los Alacryanos, una réplica casi perfecta de su propio diseño, en nuestras costas estes … “Pero eso no importa. La guerra está perdida. Nuestras muertes no pueden servir a Dicathen ahora. La única forma de sobrevivir es seguir adelante.”

No dije nada mientras observaba a mi mentor moverse, tomar una herramienta y luego dejarla en otro lugar, barajando notas garabateadas apresuradamente solo para arrojarlas de nuevo al desorden y pasar a otra cosa.

“Además,” Él murmuró para que apenas pudiera escucharlo, “al menos finalmente voy a poder investigar estas sales de fuego.” Se volteó hacia mí de repente, moviendo el dedo. “¡El verdadero problema, ya sabes, son estos intermediarios Alacryanos! No nos están dando los recursos que necesitamos.”

“No creo que le gustes mucho a Brone,” le dije con una pizca de sarcasmo.

A pesar de las palabras de Gideon, estaba segura de que su trabajo con las sales de fuego era una artimaña, una forma de engañar a los Alacryanos para que le dieran exactamente lo que necesitaba para escapar. Fue algo que Gideon podía hacer. No había confirmado nada sobre su plan, pero sabía que el viejo inventor no se rendiría.

Gideon barrió un puñado de pesadas herramientas de hierro de un banco de trabajo secundario con estrépito antes de esparcir varios trozos de pergamino manchado de hollín, ignorando mi pregunta.

La puerta del laboratorio se abrió de golpe y Brone miró alrededor de la habitación antes de notar el desorden. Sus ojos se pusieron en blanco y respiró hondo, tosió débilmente y luego se acercó a mí.

“Recógelos, niña, y colócalos en ese estante de allí.”

Me mantuve ocupada, haciendo lo que Brone pidió y luego pasé a organizar el desorden de Gideon siempre que fuera posible, y mantuve mi distancia del Instiller.

Reorganicé el estante de herramientas tres veces antes de que la puerta del laboratorio se abriera de nuevo. Mi estómago rugió expectante, pero no era nuestro desayuno.

Dos enanos esposados ​​llevaron dentro una caja de metal grueso. Los enanos vestían delantales de cuero manchado, gruesos guantes de cuero y una especie de fijador que les protegía la barba. Cada uno sostenía una manija en un extremo de la caja, que brillaba con una sutil luz naranja.

“Esta entrega tiene un retraso de diez minutos,” dijo Brone con total naturalidad mientras los enanos cruzaban el laboratorio para colocar la caja en un conjunto de hornos especialmente diseñado, donde las sales de fuego se mantendrían a una temperatura natural hasta que estuviéramos listos para ellos.

Gideon estaba justo detrás de los enanos, ya él mismo llevaba un guante grueso para levantar la tapa de la caja de hierro. Miró dentro, luego cerró la tapa de golpe y resopló con disgusto.

“Oleander, ¿Puedes decirme cómo se supone que debo hacer lo que me has pedido cuando solo me das la mitad de lo que necesito?” La frente de Gideon se arrugó mientras sus inexistentes cejas se levantaban. —“¡Cinco granos, Oleander! Pedí doce. ¿Crees que yo …?”

La rabieta de Gideon se interrumpió cuando los dos trabajadores soltaron gritos de dolor y cayeron al suelo. Las runas a lo largo de sus esposas brillaban con un rojo violento. Los ojos de los enanos se pusieron en blanco mientras sus extremidades temblaban de dolor.

Tuve que apartar la mirada, mis ojos recorriendo la habitación en un esfuerzo por evitar ver cómo torturaban a los enanos. Mi mirada se posó en el rostro de Gideon, que estaba en blanco y distante, sin mostrar el remordimiento y la ansiedad que sentía.

Sabía que mis propios sentimientos estaban claramente escritos en mi rostro, pero era igualmente consciente de que Brone solo obtendría placer al verme retorcerme.

Después de dejar que esto sucediera durante varios segundos, Brone jugueteó con algo en su bolsillo y las runas se apagaron. Ambos enanos estaban jadeando, las lágrimas y los mocos corrían por sus rostros, pero se quedaron temblorosos y le hicieron una profunda reverencia a Oleander, sus narices prácticamente tocando el suelo.

“Escucharon a Gideon. La entrega no solo es tarde, también es ligera. Quizás la experiencia del Clan Lastfire en el arte de la extracción de sal de fuego sea menor de lo prometido.” El Instiller le dedicó a Gideon una sonrisa cruel. “No te preocupes. Estoy seguro de que podemos encontrar otras formas de hacer uso de su clan, en caso de que resultes inadecuado para tu asignación actual.”

Los enanos se inclinaron de nuevo, murmurando sus disculpas antes de agarrar la caja de hierro vacía que contenía las sales de fuego de ayer y salir corriendo por la puerta.

Brone le dio a Gideon una mirada de satisfacción, su sonrisa de esos labios finos aún estaba plasmada en su rostro engreído. “Así que, ¿En qué trabajaremos hoy?”

Pagina Anterior
Pagina Siguiente