Capítulo 16 – TBATE – La Ilusión de la Seguridad

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Punto de Vista de Jasmine Flamesworth.

 

Con el ceño fruncido, Camellia se sentó torpemente en una rígida silla de madera, luego se levantó y la examinó. Dio la vuelta a la silla y se sentó al revés, apoyó los brazos en el respaldo bajo y asintió satisfecha.

“Los muebles humanos son raros,” me informó.

“Lo estás usando mal,” le respondí.

“Estoy bastante segura de que no,” dijo, sacudiendo la cabeza. “De todos modos, la cama aquí es más bonita que la de esa posada— y mucho mejor que dormir bajo montones de hojas fangosas.”

“Pensé que a los elfos les gustaba dormir en hojas,” bromeé con la boca llena de huevos frescos.

Camellia tiró su propio plato hacia ella, con la nariz en alto. “Mamá me dijo que es de mala educación hablar con la boca llena. ¡Y aún más grosero usar estereotipos, como que todos los humanos son peligrosos bárbaros que comen con las manos desnudas!”

Me detuve en el acto de llevarme un bocado de huevo revuelto a la boca con los dedos, luego me burlé y me lo comí de todos modos. Cuando pasas la mayor parte de tu vida viajando, los cubiertos no siempre estaban disponibles, ni comer con la etiqueta adecuada era una prioridad. Además, mi padre siempre había sido muy estricto con los modales en la mesa.

Camellia soltó una carcajada y comenzó a meterse huevos en la boca.

Estábamos sentadas en una pequeña mesa redonda en la sala de estar de una modesta casa de tres habitaciones que Halim había arreglado para nosotras. Era bastante cómodo, pero ya me preguntaba si había sido imprudente al aceptar la propuesta del comerciante de quedarme en Greengate.

A pesar de mi incomodidad, no veía otra alternativa, y estuve dando vueltas y vueltas conmigo misma toda la noche mientras yacía sin dormir en mi nueva cama. El pueblo parecía relativamente seguro, independientemente de los temores de la gente sobre la venganza Alacryana. La verdad es que Greengate no era lo suficientemente importante como para ser un objetivo.

“¿Qué necesitamos todavía?” Pregunté mientras Camellia terminaba sus huevos.

Se arrancó la túnica gastada, uno de los conjuntos que me había regalado el recaudador del Muro. “¿Ropa nueva? Ah, y algunos utensilios,” agregó, moviendo sus dedos como huevos hacia mí.

“Bien. ¿Sabes adónde ir?”

Ella asintió con seriedad antes de saltar de su silla al revés y limpiarse las manos en su túnica sucia. “Jarrod me mostró dónde están todas las tiendas aún abiertas esta mañana.”

Camellia había estado ansiosa por ayudar como pudiera, y yo la dejé ir de gira por el pueblo mientras Halim y yo nos habíamos reunido con algunos de los aldeanos de mayor rango.

El viejo alcalde había desaparecido dos noches después de que las Lanzas pelearan contra el retenedor, y una gran parte del pueblo lo había seguido. La nueva alcaldesa era una mujer enérgica de unos cincuenta años cuyo nombre ya había olvidado, y había construido una especie de consejo de residentes vivientes de largo tiempo que querían mantener vivo Greengate.

Habían estado bastante felices de tener un mago de batalla en el pueblo. El único otro mago en Greengate era su boticario y sanador, a quien aún no había conocido, pero aparentemente el hombre había pasado su mejor momento y ya no estaba apto para el combate. Los pueblerinos se refirieron a él en broma como “el mago antiguo.”

Seguí a Camellia fuera de la casa y giramos hacia la plaza del pueblo. No habíamos avanzado seis metros cuando escuchamos los primeros gritos. Ella se volteó para mirarme, su rostro repentinamente blanco.

“Vuelve a la casa,” le ordené antes de pasar corriendo junto a ella. Siguieron más gritos. Fue bastante fácil rastrear el ruido hacia el extremo sur del pueblo.

Pasé junto a algunas personas que se apresuraban en la dirección opuesta, lejos de un grupo de soldados reunidos a unos cien metros de las afueras del pueblo.

Por sus uniformes y armaduras, que dejaban sus púas visiblemente expuestas para lucir los tatuajes rúnicos allí, era obvio que eran Alacryanos. Había seis carretas tiradas por bestias de maná y alrededor de ochenta soldados, la mayoría de los cuales se apresuraban a instalar una especie de tubos largos.

No estaba segura de para qué eran los tubos, pero sabía que no podía ser nada bueno.

Mi mente se aceleró. Eran demasiados para que yo pudiera luchar de frente, y ni siquiera podía esperar proteger a todo un pueblo contra un aluvión de hechizos de largo alcance. Si los atacaba directamente, podría darles a los aldeanos unos minutos extra … como mucho … tal vez.

Por otra parte, si me retiraba hacia el pueblo, podría ayudar a guiar a la gente del pueblo. Sin embargo, si esos tubos fueran algún tipo de arma, inmovilizar a las personas dentro del pueblo podría ser exactamente lo que esperaban.

Antes de que pudiera tomar una decisión, me distrajo el sonido de pasos que se acercaban. Me di la vuelta, lista para decirle al granjero tonto que había agarrado su tridente y había venido corriendo hacia el pu**to infierno, pero me sorprendió el silencio al ver a los huérfanos de Halim — todos los mayores, al menos — dirigidos por Camellia.

La fulminé con la mirada. “Te dije que—”

“¡Pero estamos aquí ahora!” dijo sobre mí, prácticamente gritando.

Mirando hacia los Alacryanos, reprimí las palabras de enojo. “Escuchen, no hay nada que ustedes — ninguno de ustedes — pueda hacer algo aquí.”

“No puedo seguir huyendo,” dijo Jarrod en voz baja. Podía sentir su mirada ardiendo en un lado de mi cabeza, pero me negué a mirarlo a los ojos. “Todos somos magos entrenados por la academia. Podemos luchar. Nosotros—”

“… morirán rápido y dolorosamente,” terminé por él. “A menos que todos huyan. Tenemos que sacar a los aldeanos del pueblo antes …”

Me detuve cuando dos manzanos cercanos se estremecieron, lo que provocó que una cascada de frutas verdes cayera al suelo. Las raíces se levantaron del suelo y sostuvieron a los árboles como piernas mientras medio caminaban, medio se deslizaban para pararse a ambos lados de nuestro pequeño grupo.

Asintiendo con orgullo ante su hechizo, Camellia deslizó su mano en la mía y la apretó. “No voy a ir a ningún lado sin ti.”

Apreté los dientes, pero a mi alrededor los hermanos adoptivos de Jarrod estaban lanzando hechizos defensivos, con rostros sombríos. “No podemos ganar esta pelea.”

“Pero podemos darle tiempo al resto de la gente para escapar,” dijo Jarrod con una sonrisa irónica.

“Sí, podemos,” gritó la alcaldesa mientras conducía a un par de docenas de hombres y mujeres a la vuelta de la esquina de la casa más cercana. Estaban ataviados con los desvencijados pedazos de cuero o hierro que pudieron encontrar, y empuñaban lanzas, garrotes y, puse los ojos en blanco, incluso un par de tridentes.

“¡Esos son magos de combate Alacryanos!” Dije, señalando a nuestros atacantes. “Los matarán.”

Aunque su miedo era obvio, ninguno de los aldeanos retrocedió, ni tampoco los jóvenes magos. Apunté mi creciente frustración a Camellia. “No,” dije con firmeza. “El truco con los árboles es lindo, pero no te saqué de los Claros de las Bestias solo para que pudieras ser asesinada por el primer grupo de Alacryanos con el que nos tropezamos.”

Ella se encogió de hombros, un gesto exasperantemente simple. “Ya se llevaron a toda mi familia. Si vas a pelear, yo también lo hare.”

Mis dientes crujieron cuando los apreté, lanzando puñales a mi pupila. “¿De qué sirve ser el sheriff si nadie me va a escuchar?”

“Algo está sucediendo,” dijo Jarrod, señalando hacia la línea de soldados Alacryanos.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente