ISSTH 750 – Separando el Karma

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Varios cientos de figuras con cuerpos inhumanos y demoníacos cargaron hacia adelante. Su velocidad aumentó dramáticamente, y sus Bases de Cultivo se fortalecieron en toda una etapa.

Entre su número había cuatro Cultivadores de la etapa del Alma Naciente que crecieron hasta un nivel increíble y poderoso. ¡Ahora tenían treinta metros de altura, con Bases de Cultivo similares a la Separación del Espíritu!

Después de la transformación, el más débil de los Cultivadores estaba en la Formación del Núcleo, y la mayoría estaba en la etapa del Alma Naciente.

El poder de hacer tal cosa podría considerarse de primer nivel en cualquier Secta o Clan. Era algo que ningún poder despreciaría durante una pelea. De hecho, una habilidad como esta podría cambiar fácilmente el equilibrio de poder en una batalla.

Esto era especialmente cierto para los cuatro Cultivadores de la Separación del Espíritu. Actualmente, los Cultivadores restantes de la Búsqueda del Dao en el Dominio Sur se negaban a mostrarse, por lo que si un Cultivador de la Separación del Espíritu apareciera, causaría una gran conmoción.

Los ojos de Meng Hao brillaron, y detrás de él, surgió la intención asesina de las decenas de miles de discípulos de la Secta del Demonio de Sangre. Habían venido aquí por venganza. Cuando se trataba de las personas que los habían asediado y combatido, se enfrentaban a la destrucción o a la asimilación.

Solo existían estas dos opciones.

La expresión de Meng Hao estaba tranquila mientras miraba a los cientos de personas que avanzaban. No los atacó personalmente. En cambio, agitó su manga y dijo fríamente: “Exterminenlos.”

Inmediatamente, resonaron rugidos en el aire detrás de él.

“¡MUERAN!” aullaron los discípulos de la Secta del Demonio de Sangre. Al instante, decenas de miles de Cultivadores desataron sus Habilidades Divinas y técnicas mágicas. En un abrir y cerrar de ojos, ondas de colores explotaron en todas las direcciones. Sus magias eran como una inundación que barría el aire.

La niebla retumbó y se agrietó, y los cientos de personas en el interior se convirtieron instantáneamente en una neblina de carne y sangre, con la excepción de los cuatro Cultivadores de la Separación del Espíritu.

Éste era el resultado del poder combinado de decenas de miles de Cultivadores. Los cientos de Cultivadores extraños y mutados que pertenecían a la Secta Tamiz Negro, a pesar de ser lo suficientemente poderosos como para constituir la columna vertebral de las fuerzas de combate de cualquier Secta, simplemente fueron incapaces de resistir incluso uno de sus ataques.

Mientras se oían los ecos de las explosiones, la sangre brotó de las bocas de los cuatro enemigos de la Separación del Espíritu que acababan de ascender de la etapa del Alma Naciente. Sin embargo, no temían a la muerte, y no hicieron nada para evadir el ataque.

En cambio, cargaron hacia adelante en un frenesí y luego… decidieron autodetonarse.

Las llamas comenzaron a quemar su piel, y una presión impactante emanó de ellos. Innumerables rayos de luz radiante brillaron mientras se preparaban para explotar.

La expresión de Meng Hao permaneció completamente igual mientras estos cuatro Cultivadores de la Separación del Espíritu, aparentemente demoníacos, se preparaban para autodetonarse.

Fue en este momento que apareció su Segundo Verdadero Ser. Levantó la mano derecha, extendió sus dedos y empujó hacia adelante.

Se escuchó una gran explosión cuando los cuatro Demonios explotaron. Su poder se transformó en un ataque que hizo que la niebla hirviera y el aire se destrozara. Una nube en forma de hongo multicolor comenzó a levantarse, dentro de la cual había carne y sangre, así como un increíble poder destructivo. Sin embargo, el poder del ataque de la nube se encontró con el Segundo Verdadero Ser de Meng Hao.

Cuando se enfrentó a la nube hongo que continuaba su expansión, el Segundo Verdadero Ser lentamente comenzó a cerrar su mano en un puño. Mientras lo hacía, la nube hongo dejó de expandirse y luego comenzó a encogerse.

Para cuando la mano del Segundo Verdadero Ser estuvo completamente cerrada en un puño, el poder destructivo de la autodetonación, la nube hongo, fue completamente suprimida.

El Segundo Verdadero Ser apretó su puño violentamente, y se escuchó una explosión. La destructiva nube hongo de repente… se desvaneció en la nada.

La vista de esta escena despertó instantáneamente los espíritus de los Cultivadores de la Secta del Demonio de Sangre. En cuanto a los cientos de miles de Cultivadores del Dominio Sur de atrás, sus rostros se llenaron de asombro y comenzaron a jadear.

“¡Este Clon del Príncipe de Sangre de la Secta del Demonio de Sangre… es tan… es tan… es completamente aterrador!”

“¡El poder de la autodetonación de los cuatro Cultivadores de la Separación del Espíritu fue aplastado por una sola mano!”

“No es de extrañar que el ataque de las cuatro grandes potencias fuera incapaz de derrotar a la Secta del Demonio de Sangre. No solo eso, ¡Se sellaron del mundo después de que terminó la guerra! ¡La Secta del Demonio de Sangre… es demasiado poderosa!”

En el momento en que los cientos de Cultivadores fueron derrotados, la niebla se agitó y luego comenzó a alzarse. Se transformó en una enorme bestia que se alzaba sobre dos patas y se parecía a un oso negro.

Tenía una apariencia completamente feroz. Aunque no tenía cuernos, sus enormes colmillos eran impactantes. La niebla se arremolino a su alrededor y luego rugió mientras cargaba hacia la Secta del Demonio de Sangre, con sus ojos completamente rojos.

Una impactante presión emanaba de la bestia de niebla, y aunque no emanaba ningún tipo de Ley Natural, la sensación que Meng Hao tenía de ella era la de la Búsqueda del Dao.

Cuando la niebla se condensó y formó esta bestia, se revelaron las Noventa y Nueve Montañas de la Secta Tamiz Negro, y en su centro, se pudo ver una gran grieta en el suelo, desde la cual emanaba niebla negra.

En lo profundo de esa grieta estaba la figura que Meng Hao había visto antes.

“Protector de Dharma Izquierdo, mata a esta bestia de niebla…”, dijo Meng Hao con frialdad. A su izquierda estaba lo que había sido el Patriarca de la Secta Escarcha Dorada. Con sus ojos del color de la sangre, avanzó sin vacilar hacia la bestia de niebla y levantó su mano. Allí apareció una pequeña montaña, que era el Tesoro Legado de la Secta Escarcha Dorada.

Se escuchó una explosión impactante y los dos se enfrentaron en una batalla.

“Protector Dharma Derecho, ve a matar al bastardo que se esconde en esa grieta.” El Clon de Sangre que se formó a partir del 3er Patriarca del Clan Li se disparó hacia adelante, con un brillo sanguinario en sus ojos. El Tesoro Legado del Clan Li, una Brújula Feng Shui, giraba a su alrededor mientras se dirigía hacia la grieta en el suelo.

Las explosiones resonaron mientras Meng Hao flotaba en el aire, declinando participar en la batalla. Sus dos Protectores Dharma del Pico de la Búsqueda del Dao eran suficientes para barrer el Dominio Sur y matar a todos.

Para la Secta del Demonio de Sangre, unificar el Dominio Sur sería una tarea extremadamente simple, y eso era exactamente lo que Meng Hao pretendía hacer. Ejercer una presión increíble sobre todas las Sectas y Clanes del Dominio Sur, y unir toda la región.

Rugidos apagados resonaron por el cielo cuando la bestia de niebla, incapaz de enfrentarse a las Habilidades Divinas del Patriarca de la Secta Escarcha Dorada, fue derrotada en el espacio de solo siete u ocho respiraciones. Al final, explotó, transformándose en innumerables corrientes de niebla que se disiparon en todas las direcciones.

Luego resonaron explosiones subterráneas, seguidas de bramidos de ira. El cadáver que llevaba las túnicas imperiales ahora estaba luchando contra el 3er Patriarca del Clan Li. Actualmente, las ondas del Pico de la Búsqueda del Dao emanaban de su cuerpo.

Mientras los dos luchaban de un lado a otro, el suelo tembló y la grieta se abrió aún más. Los gritos enfurecidos del cadáver se hicieron más fuertes, y luego Meng Hao agitó un dedo, enviando al Patriarca de la Secta Escarcha Dorada a la grieta para unirse a la lucha. ¡Ahora, eran dos contra uno!

Había poco de lo que preocuparse. Después de que había pasado suficiente tiempo para quemar la mitad de un palillo de incienso, el cadáver marchito había sufrido derrota tras derrota. Aullando de rabia y frustración, gritó: “Meng Hao… ¡Sólo vete! ¡Ya no me importa que seas un Sellador de Demonios! ¿Qué tal si cada uno se encarga de sus asuntos?”

“Si seguimos luchando de esta manera, podrías ganar, pero uno de tus hombres será gravemente herido, ¡Tal vez incluso muera! Vamos a terminar esto, ¿Qué te parece?”

“¿No te importa que sea un Sellador de Demonios?” dijo Meng Hao con frialdad. “¡De acuerdo!” Los ojos de su Segundo Verdadero Ser destellaron. Dio un paso adelante, y de repente se teletransportó a la grieta. En un abrir y cerrar de ojos, se escucharon más explosiones atronadoras desde el interior.

El cadáver marchito dejó escapar una exclamación de sorpresa. El suelo tembló, y más grietas se extendieron por la tierra. Incluso algunas de las montañas comenzaron a desmoronarse.

Toda la Secta Tamiz Negro estaba en un estado horrible. Las montañas estaban cayendo, y la tierra estaba siendo destruida. Grandes palacios y otros edificios que recientemente habían sido reconstruidos ahora se estaban desmoronando.

Justo entonces apareció un enorme cráter, que comenzó a tragarse las Noventa y Nueve Montañas. Cuatro rayos de luz se dispararon desde su interior, uno delante, tres persiguiendolo. El cadáver marchito estaba a la cabeza, la sangre brotaba de su boca y todo su cuerpo estaba hecho jirones. Tenía una expresión de asombro mientras huía. Detrás de él estaban el Segundo Verdadero Ser de Meng Hao y los dos Protectores Dharma.

Los tres combinaron sus ataques con un efecto impactante, haciendo imposible que el cadáver marchito huyera.

Éste fue lanzado sin control por el aire, después de lo cual el Segundo Verdadero Ser de Meng Hao apareció a su lado, con la Espada de Madera del Tiempo brillando intensamente a su alrededor.

En este punto el cadáver marchito estaba extremadamente aterrorizado.

Cuando los tres se acercaron, los ojos del cadáver marchito de repente se llenaron de locura. Levantó su mano derecha y luego abrió un agujero en su pecho, revelando sus entrañas marchitas. En el mismo lugar que su corazón, sorprendentemente, había un pequeño Diablillo negro.

El Diablillo negro tenía tres ojos, sin nariz y una boca ancha. parecía haber crecido junto con el corazón mismo. Sus tres ojos se abrieron para revelar un brillo extraño.

Inmediatamente voló en el aire, después de lo cual el cadáver marchito comenzó a temblar. Toda su fuerza vital parecía haber sido absorbida, y murió.

Cuando el cadáver marchito murió, el Diablillo se disparó hacia el cielo. Se mantuvo allí, mirando fríamente a Meng Hao, con sus ojos llenos de tristeza y odio. Aparentemente, estaba grabando la imagen de Meng Hao en su memoria.

Este desarrollo causó que Meng Hao se quedara boquiabierto. Los Cultivadores de los alrededores también estaban asombrados. ¿Quién hubiera pensado que escondido dentro del cadáver marchito hubiese algo tan extraño como este Diablillo?

“Sellador de Demonios…” dijo el Diablillo, con una voz aguda. “Como Emperador, nunca olvidaré esto. ¡Tarde o temprano, te haré pagar! Por ahora… me voy, ¡Y nadie puede detenerme!” Dicho eso, levantó la vista, aparentemente preparándose para disparar hacia el cielo estrellado.

Los Protectores Dharma Izquierdo y Derecho desataron sus Habilidades Divinas para obstruir su camino. Sin embargo, el Diablillo negro sonrió burlonamente y no hizo nada para evadirlas. En cambio, disparó directamente a través de ellas y no sufrió daños en el proceso.

El Segundo Verdadero Ser de Meng Hao lanzó un frío suspiro y luego atacó. Innumerables Símbolos Mágicos tomaron la forma de una sombrilla, que emanaba luz brillante. Las pupilas del Diablillo se contrajeron y dejó escapar un chillido penetrante. De repente, cantidades masivas de niebla negra salieron de él y se dispararon hacia la sombrilla.

Se escuchó una explosión y la sombrilla de Símbolos Mágicos se derrumbó en pedazos. La niebla del Diablillo fue destruida, dejándolo visiblemente debilitado. Sin embargo, ahora estaba en lo alto del cielo. Volvió a mirar a Meng Hao y luego se volvió para volar.

Los ojos de Meng Hao brillaron mientras experimentaba una sensación amenazante. No estaba seguro de dónde venía este Diablillo negro, pero había algo en él que lo llenaba con una sensación de grave crisis.

“¡No puedo dejar que escape!” pensó. Su mano derecha se elevó en el aire, y apuntó su dedo hacia el Diablillo.

¡Octavo Hechizo Sellador de Demonios!

¡Booom!

El Diablillo se estremeció repentinamente. Sin embargo, sólo le tomó un momento de lucha liberarse del Hechizo. Su voz aguda volvió a resonar, “¿Quieres hechizarme? ¡Tu Base de Cultivo no es lo suficientemente fuerte!”

Al ver que su oponente estaba a punto de desaparecer, Meng Hao respiró hondo y luego se calmó. Extendió su mano derecha hacia el cielo, y luego hizo un movimiento cortante.

Su mente ahora estaba desprovista de todo excepto el Karma.

“¡Séptimo Hechizo Sellador de Demonios!”

“¡Hechizo del Karma!

 

Pagina Anterior
Pagina Siguiente