ISSTH 749 – ¡El Emperador Tamiz Negro!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Un mes después…

No había un tema más candente en el Dominio Sur que la guerra entre los cuatro poderes aliados y la Secta del Demonio de Sangre. Después de un mes, las historias sobre la batalla ya se habían extendido por todas partes.

¡El Patriarca en el Pico de la Búsqueda del Dao de la Secta Espada Solitaria había caído en batalla, así como un anciano de la Búsqueda del Dao Inicial!

¡El Patriarca Seis Daos de la Secta Tamiz Negro había sido asesinado!

¡A un Patriarca de la Secta Escarcha Dorada y al Tercer Patriarca del Clan Li le borraron sus recuerdos y luego los transformaron en Protectores Dhármicos de la Secta del Demonio de Sangre!

El Príncipe de Sangre de la Secta del Demonio de Sangre, Meng Hao, tenía un Clon en el Pico de la Búsqueda del Dao y un cuerpo eterno. No importó cuántas veces lo mataron, ¡Su cuerpo se reformó!

¡El Verdadero Ser del Patriarca Demonio de Sangre estaba realmente debajo de la Secta del Demonio de Sangre, y era sorprendentemente poderoso!

Todos los detalles se difundieron por el Dominio Sur. Pronto, todos los Cultivadores se sorprendieron al enterarse de la magnitud del poder de la Secta del Demonio de Sangre.

“¡Los Patriarcas de cuatro Sectas fueron asesinados o esclavizados! ¡No puedo creer que la Secta del Demonio de Sangre sea realmente tan poderosa!”

“Eso no es nada. ¡Escuché que el Tesoro precioso de la Secta Espada Solitaria fue realmente robado por el Príncipe de Sangre de la Secta del Demonio de Sangre! ¿No les parece extraño eso?”

“¡La Secta número uno en el Dominio Sur es definitivamente la Secta del Demonio de Sangre!”

“Cuatro grandes poderes fueron derrotados, ¿Realmente crees que la Secta del Demonio de Sangre se detendrá ahora? ¡No pasará mucho tiempo antes de que se desarrolle otra gran guerra!”

“Tengo lástima de todos esos Cultivadores Renegados que se alistaron. Escuché que casi todos murieron…”

Durante el mes, se produjeron discusiones sobre las batallas entre la Secta del Demonio de Sangre y los cuatro grandes poderes. Pronto, la gente comenzó a darse cuenta de que… de repente, había muchos menos Cultivadores en el Dominio Sur de los que solía haber.

Las grandes bajas habían sido divididas entre cuatro grandes potencias, así como por una gran cantidad de Cultivadores Renegados. Tales pérdidas redujeron significativamente el poder militar general del Dominio Sur en su conjunto.

Mientras el resto del Dominio Sur se maravillaba de la Secta del Demonio de Sangre, la Secta Espada Solitaria había caído en la miseria. Alguna vez habían sido la Secta más poderosa, con dos Patriarcas de la Búsqueda del Dao. Sin embargo, ahora ambos Patriarcas estaban muertos.

Además, el Tesoro precioso de su Secta ahora pertenecía a otra persona. Las fuerzas que regresaron a la Secta eran menos de la mitad del número que se había ido a la guerra. Prácticamente todos sus expertos de la Separación del Espíritu habían muerto. Solo tres regresaron.

Tan pronto como las fuerzas de la Secta Espada Solitaria regresaron, inmediatamente sellaron toda la Secta, activaron su Gran Formación de Hechizos y se separaron del mundo exterior.

Todos los corazones de los miembros de la Secta estaban llenos de miedo e incluso terror ante la idea de las represalias que tomaría la Secta del Demonio de Sangre.

La Secta Escarcha Dorada estaba en la misma posición que la Secta Espada Solitaria. Su Patriarca había muerto, su Marioneta de la Búsqueda del Dao había sido destruida, y prácticamente todos sus expertos de la Separación del Espíritu habían sido asesinados. El único experto de la Separación del Espíritu que permaneció fue un Anciano de la Segunda Separación, que ahora era la persona más poderosa de la Secta.

Sus Dieciocho Grandes Formaciones de Hechizos se activaron una por una. La Secta Escarcha Dorada… ¡También eligió sellar su Secta entera del mundo exterior!

En cuanto al Clan Li, su 3er y 5to Patriarca estaban muertos, y se habían infligido heridas y muertes significativas a sus fuerzas. Fue un golpe increíblemente fuerte para el Clan. Afortunadamente para el Clan Li, habían existido durante muchos años y pudieron despertar a un Patriarca de la Tercera Separación. Sin embargo, él era solo una persona. Por lo tanto, el Clan Li también selló sus cadenas montañosas y todas las áreas circundantes.

Luego estaba la Secta Tamiz Negro… No había necesidad de que la Secta Tamiz Negro sellara nada. Solo quedaban un puñado de discípulos vivos. En cuanto a los que sobrevivieron a la guerra con la Secta del Demonio de Sangre, no regresaron a la Secta.

Los discípulos que habían quedado atrás para proteger la Secta rápidamente se enteraron de la muerte de Seis Daos y de la gran victoria de la Secta del Demonio de Sangre. Llenos de terror, todos se fueron. Las una vez florecientes montañas de la enorme Secta Tamiz Negro ahora estaban vacías.

Por supuesto, hubo algunos Cultivadores Renegados y Sectas de pequeña escala que pusieron sus ojos en la Energía Espiritual y los recursos dentro de la Secta. Se adentraron para buscar los registros antiguos de la Secta, sus Legados y objetos mágicos.

Sin embargo, sucedió algo que instantáneamente convirtió a toda la Secta Tamiz Negro en una zona prohibida en la que nadie se atrevió a entrar.

Aproximadamente medio mes antes, un grupo de varios cientos de Cultivadores Renegados deambulaban por la Secta Tamiz Negro cuando de repente, se escuchó un rugido siniestro proveniente del subsuelo, muy por debajo de la Secta Tamiz Negro. En ese momento, se escuchó una voz.

“Yo, el Emperador, he estado durmiendo durante mucho tiempo, y ahora finalmente desperté… ¡Oh!”

“¡Mira lo que le ha sucedido a este lugar!”

“Qué así sea… ¡Ustedes se quedarán aquí!”

Mientras la voz hacía eco, una niebla negra se elevó desde suelo debajo de la Secta Tamiz Negro. Rápidamente envolvió toda el área, y se escucharon chillidos espeluznantes provenientes de los Cultivadores Renegados que estaban dentro. Ni uno solo pudo escapar.

Las personas que estaban fuera de la niebla huyeron en estado de shock, y luego corrieron la voz de lo que había sucedido.

A medida que el Dominio Sur caía en el caos, la Secta Espada Solitaria, la Secta Escarcha Dorada y el Clan Li fueron sellados. Hubo pocos cambios en el Clan Song y la Secta del Destino Violeta. Para ellos, las cosas continuaron como siempre. No habían participado en la guerra contra la Secta del Demonio de Sangre, y por lo tanto no sufrieron pérdidas en absoluto, y mantuvieron sus niveles de poder anteriores.

A medida que pasaba el tiempo, más y más Cultivadores del Dominio Sur intentaban averiguar qué haría la Secta del Demonio de Sangre en el futuro. ¿Volverían a atacar? Si buscaran venganza, ¿Contra qué Secta se moverían primero?

De hecho, bastantes Cultivadores se quedaron cerca de las afueras de la Secta del Demonio de Sangre, esperando el día en que tomaran medidas.

Finalmente, un día brillante y hermoso, bajo un cielo despejado, un rayo de luz multicolor se disparó desde el interior de la Secta del Demonio de Sangre. No era solo un rayo, sino cientos, luego miles, hasta que finalmente… decenas de miles de rayos de luz hicieron temblar el Cielo y la Tierra.

Al instante, los Cultivadores que se habían quedado fuera de la Secta del Demonio de Sangre comenzaron a emocionarse.

“¡La Secta del Demonio de Sangre está en marcha!”

“¡Han enviado decenas de miles de Cultivadores! ¡Definitivamente va a haber una guerra!”

“Van a contraatacar sin ninguna duda, de lo contrario, ¿Por qué reunirían una fuerza tan increíble?”

Los Cultivadores Renegados difundieron rápidamente la noticia. En un momento tan sensible como este en el Dominio Sur, esta noticia sobre la Secta del Demonio de Sangre se extendió por toda la tierra como un viento tormentoso.

¡La Secta del Demonio de Sangre estaba en movimiento!

Decenas de miles de rayos de luz se dispararon por el aire, con Meng Hao a la cabeza. Su expresión era sombría mientras volaba por el aire. Sorprendentemente, estaba flanqueado por dos figuras que vestían túnicas de color sangre, con expresiones vacías en sus rostros. Parecían apenas conscientes de lo que sucedía a su alrededor, pero sus auras eran intensas, en el Pico de la Búsqueda del Dao.

Detrás de ellos estaban los expertos de la Separación del Espíritu, luego decenas de miles de Discípulos comunes, todos ellos empeñados en la venganza.

Viajaron en silencio y a máxima velocidad. Muchos Cultivadores del Dominio Sur los vieron volando por el cielo y se sorprendieron, pero luego comenzaron a seguirlos. Gradualmente, más y más Cultivadores siguieron desde atrás a la Secta del Demonio de Sangre.

Pronto, el zumbido de las conversaciones se escuchó entre los Cultivadores que seguían a la Secta del Demonio de Sangre.

“¡La Secta Tamiz Negro! ¡Ese es su objetivo! ¡Es la Secta Tamiz Negro!”

“Tienes razón. ¡Según la dirección, el único objetivo podría ser la Secta Tamiz Negro!”

“La Secta Tamiz Negro ya está hecha pedazos. ¡Sus discípulos están muertos o dispersos! ¡Toda la Secta está en ruinas!”

“¿Acaso olvidaste lo que pasó hace medio mes? Hay una niebla que cubre toda la Secta, con un misterioso peligro al acecho en su interior.”

Meng Hao estaba en la posición de vanguardia, con una expresión tranquila, pero sus ojos destellaban con intención asesina. Muchas personas habían resultado heridas o muertas en la lucha, y su odio había alcanzado tal altura que la retribución era absolutamente necesaria.

En cuanto a la Secta Tamiz Negro, Meng Hao había planeado destruirla hace mucho tiempo. No solo quería matar a los discípulos de la Secta, sino que quería destruirla por completo y borrar su nombre del Dominio Sur para siempre.

“Después de unirme a la Secta del Demonio de Sangre, he matado a innumerables enemigos. Por lo tanto… ¡Bien podría ser minucioso al respecto!”

Se podía ver un brillo sangriento en sus ojos, y un monstruoso deseo de matar lo invadió mientras avanzaba a toda velocidad.

¡BROOOM!

Varios días después, la Secta del Demonio de Sangre apareció como rayos de luz en el cielo sobre la Secta Tamiz Negro. Sorprendentemente, más de 100,000 rayos de luz adicionales estaban detrás de ellos. Ellos… eran discípulos de otras Sectas del Dominio Sur, así como Cultivadores Renegados. Habían seguido a la Secta del Demonio de Sangre hasta aquí para dar testimonio de la gran guerra.

La Secta Tamiz Negro ya no se parecía al lugar que Meng Hao recordaba. Lo que vio fue una vasta neblina, completamente negra, que cubría las Noventa y Nueve Montañas y exudaba una intensa aura de muerte. Su frialdad era palpable. Además, los alrededores estaban cubiertos de capa tras capa de hielo azulado, como si el área estuviera experimentando un invierno glacial.

Meng Hao parpadeó rápidamente su ojo derecho varias veces seguidas, y el Qi del Inmortal que Muestra el Camino se extendió por su ojo. Ahora, cuando miraba la niebla, podía distinguir algunos detalles más pequeños.

Podía ver las ruinas de las Noventa y Nueve Montañas, así como un grupo de unos cientos de personas que se apiñaban en el centro de todas ellas. Sus cuerpos estaban rígidos, como si existieran en un estado entre la Vida y la Muerte.

Un hilo negro estaba unido a la cabeza de cada uno. Los hilos negros se extendían hacia una masa de niebla en el suelo, muy por debajo de la superficie de la tierra. Tenía aproximadamente treinta metros de ancho, e incluso la mirada de Meng Hao no podía distinguir lo que era.

Sin embargo, Meng Hao podía sentir que la niebla emanaba un aura de la Búsqueda del Dao.

Soltó un frío suspiro mientras giraba su Base de Cultivo. Levantó su mano derecha y luego la empujó sobre su ojo derecho. Todo el poder del Inmortal que Muestra el Camino fue vertido en su ojo, y su pupila comenzó a brillar con una luz dorada. De repente, fue como si un velo hubiera sido levantado del mundo.

Ahora podía ver claramente una esfera de niebla de treinta metros. Vio una plataforma en forma de loto, sobre la cual había un hombre sentado con las piernas cruzadas.

El hombre llevaba la túnica de un emperador, así como una corona. Su cuerpo estaba arrugado y demacrado, casi como un cadáver marchito. Se podían ver cientos de hilos negros en el suelo, todos conectados a su cabeza. Curiosamente, los hilos se retorcían y se contorsionaban.

Detrás del cadáver marchito había una puerta.

En el instante en que Meng Hao observó al cadáver, él abrió los ojos. Allí apareció una luz verde que se disparó a través de la niebla para encontrarse con la mirada de Meng Hao.

“Meng… Hao…” dijo el cadáver, con una voz antigua y extraña que resonó de un lado a otro.

Los ojos de Meng Hao parpadearon. No le pareció extraño que esta persona supiera quién era. En cuanto a los cientos de hilos, Meng Hao podía sentir que estaban siendo utilizados por el cadáver marchito para controlar a las cientas de personas en la superficie. Era algo similar a la Búsqueda del Alma.

“Yo… no quiero… ser… tu enemigo… ¡Espera, ¿Tu aura…?!” El cadáver marchito ni siquiera llegó a la mitad de su oración antes de que pareciera sentir algo. Miró de cerca a Meng Hao, y luego el parpadeante brillo verde en sus ojos se hizo aún más intenso.

“Eres… ese Sellador de Demonios… ¡De esa época hace años! ¡Sellador de Demonios! Si te mato… ¡Puedo confirmar el camino hacia la Verdadera Inmortalidad!”

El cadáver marchito se puso de pie repentinamente. En ese instante, la niebla que cubría la Secta Tamiz Negro explotó, disparando directamente hacia Meng Hao.

Dentro de la niebla había cientos de figuras, todas ellas rugiendo mientras la niebla negra perforaba sus cuerpos. Sus Bases de Cultivo surgieron, y aunque sus ojos estaban en blanco, sus rostros se retorcieron de ira. Sus cuerpos crecieron varias veces, y un pelaje negro apareció en su piel. Sus dientes se convirtieron en colmillos, y dos cuernos surgieron de sus cabezas.

Ya no parecían personas, sino demonios, que rugían mientras cargaban en la batalla.

Los ojos de Meng Hao destellaron con frialdad, y dijo: “¿Buscas morir?”

 

Pagina Anterior
Pagina Siguiente