ISSTH 744 – ¡Levántate, Segundo Verdadero Ser!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Cuando el anciano pelirrojo de la Secta Escarcha Dorada vio volar la gota de sangre, dijo en voz alta: “Patriarca Demonio de Sangre, ¿Estás luchando contra todos nosotros al mismo tiempo y todavía quieres dividir tu atención? Parece que realmente no tienes ningún respeto por nosotros en lo absoluto.”

Al mismo tiempo, realizó un encantamiento, lo que causó que numerosas marionetas aparecieran mágicamente a su alrededor. Cada una de estas marionetas tenía treinta metros de altura y parecía real e ilusoria al mismo tiempo. Tan pronto como aparecieron, se transformaron en rayos de luz multicolor que se dispararon hacia el Patriarca Demonio de Sangre.

“Patriarca Demonio de Sangre, tu destrucción es inminente…”, dijo el 3er Patriarca del Clan Li. “¡No puedes escapar de nosotros! ¡Una vez que el Monte Demonio de Sangre caiga, tu Verdadero Ser enfrentará la luz de los Cielos y será destruido en cuerpo y espíritu!”

Él resopló fríamente y luego agitó su mano, haciendo que la Brújula Feng Shui emitiera una luz cegadora e innumerables símbolos mágicos. Luego, los símbolos mágicos comenzaron a combinarse en capas sobre capas de Formaciones de Hechizos a medida que avanzaban.

El Patriarca Demonio de Sangre no dijo nada, y ni siquiera se podía ver un rastro de alarma en su rostro. Su expresión era realmente indiferente. No le importaba lo que sucedía, estaba seguro de que podría revertir cualquier situación.

“Senior Demonio de Sangre…”, dijo el Clon de la Inmortal del Amanecer, con un tono suave. “Sé muy bien que tu Verdadero Ser no puede enfrentar la gloria de los Cielos. Originalmente fuiste una gota de sangre que se transformó en un Demonio, y los Cielos pueden convertir tu Verdadero Ser en una gota de sangre. Lo que no sé es, en este punto… ¿Qué trucos te quedan?”

Detrás de ella, los feroces e ilusorios tentáculos del Lirio de la Resurrección se agitaron, y comenzó a irradiar una intensa presión. Se escucharon sonidos retumbantes e innumerables encarnaciones de tentáculos se dispararon para rodear al Clon del Patriarca Demonio de Sangre.

La Inmortal del Amanecer era su oponente más fuerte, por lo que el Patriarca Demonio de Sangre enfocó el sesenta por ciento de su atención en ella. El otro cuarenta por ciento se dividió entre el Patriarca pelirrojo de la Secta Escarcha Dorada y el 3er Patriarca del Clan Li.

Ambas partes continuaron luchando. Aunque parecía que estaban involucrados en una batalla mágica, en realidad, ambos lados estaban siendo cautelosos, esperando que el otro gastara el suficiente poder de su base de Cultivo para que, en el momento crítico, pudieran dar el golpe de gracia.

Debajo, un sonido retumbante resonó en el campo de batalla. Meng Hao estaba dentro de la segunda capa del escudo, con la Espada de Madera girando en el aire a su alrededor.

Se escuchó un zumbido de la espada, y los pulsos del Poder del Tiempo hicieron que el aire a su alrededor se distorsionara. Los discípulos de la Secta del Demonio de Sangre estaban todos detrás de la segunda capa del escudo, mirando a los cientos de miles de Cultivadores del otro lado, así como al anciano de túnica negra de la Secta Espada Solitaria, que estaba en un frenesí y quemaba su longevidad para ganar más poder.

La furia y la frustración del anciano vestido de negro eran imposibles de describir. No quería nada más que matar a Meng Hao una y otra vez, y luego recuperar el Tesoro Legado de la Secta Espada Solitaria.

Mientras atacaba, aunque no tenía una espada en su mano, la Voluntad de Espada que emanaba de su cuerpo se transformó en una Espada sin forma con la que cortó repetidamente la segunda capa del escudo.

Las capas del escudo de cinco capas de la Secta del Demonio de Sangre se hacían más fuertes a medida que se acercaban a la Secta. Además, los contraataques de los escudos eran aún más intensos.

Lo más importante, la segunda capa del escudo ahora era del color de la sangre, gracias a la gota de sangre del Estanque de Sangre dentro del Monte Demonio de Sangre. Su poder no era algo que pudiera ser destruido fácilmente.

Además, la segunda capa del escudo no había sido perforada por la hoja anteriormente; solo la quinta, cuarta y tercera capa. La segunda capa del escudo estaba intacta.

El escudo retumbó y se distorsionó mientras el anciano de túnica negra descargaba su furia sobre él. Sin embargo, ¡El escudo aguantó!

Las fuerzas de la Secta del Demonio de Sangre se sentaron allí reticentemente, al igual que Meng Hao. Él observó fríamente mientras el anciano vestido de negro atacaba continuamente. La intención asesina destello en sus ojos. La Espada de Madera aparentemente podía sentirla, y comenzó a emitir un zumbido intenso.

¡BOOOM!

El escudo vibró, y el anciano vestido de negro cayó hacia atrás. Levantó la cabeza y rugió: “¡Todos los Cultivadores, presten atención a mi orden! ¡Atacad el escudo con todo lo que tengan! ¡¡Destruyanlo!!”

Los cientos de miles de Cultivadores dudaron por un momento. Los primeros en entrar en acción fueron los discípulos de la Secta Espada Solitaria. Decenas de miles de espadas voladoras silbaron por el aire hacia el escudo.

Fueron seguidos por los discípulos de la Secta Escarcha Dorada y los miembros del Clan Li. También había algunos Cultivadores Renegados. Todos ellos desataron sus Habilidades Divinas contra la segunda capa del escudo color sangre.

Al instante, un rugido masivo resonó por el aire. La tierra tembló violentamente y la vegetación cercana fue destruida. Las montañas quedaron niveladas, y todo el terreno pareció haber sido arrancado por la fuerza del ataque combinado.

Desde la distancia, la cordillera en la que se encontraba la Secta del Demonio de Sangre ahora había sido aplastada en una llanura plana. La vegetación en el área estaba completamente muerta, y no existía vida alguna.

Todo estaba en ruinas, excepto el centro de todo, donde el escudo color sangre brillaba intensamente. Aunque se agitó y se distorsionó violentamente, ¡No cayó!

Los Cinco Picos de Montaña de la Secta del Demonio de Sangre ahora eran el foco de toda la atención.

Las réplicas de las Habilidades Divinas explotaron, y las fuerzas de los poderes aliados también sufrieron heridas por la reacción, lo que provocó que innumerables Cultivadores tosieran sangre y se retiraran. Sin embargo, otros inmediatamente surgieron para tomar su lugar.

Tal ciclo continuó mientras se realizaban innumerables ataques.

El anciano vestido de negro de la Secta Espada Solitaria estaba especialmente enfocado en atacar. Cada vez que hacía un movimiento, un Qi de Espada ilimitado retumbaba contra el escudo color sangre. Dos días después, el escudo finalmente comenzó a mostrar signos de rotura.

Cuando llegó el tercer día, más y más grietas se extendieron por el escudo de color sangre. Los discípulos de la Secta del Demonio de Sangre se sentaron allí en silencio. Los ojos de Meng Hao brillaron.

Finalmente, resonó un chasquido. Las innumerables grietas se fusionaron en algo que parecía una gran herida. El Patriarca de túnica negra de la Secta Espada Solitaria explotó con el máximo poder de su base de Cultivo de la Búsqueda del Dao. La ley natural descendió y se arremolinó, transformándose en una increíble espada celestial.

Tan pronto como apareció la espada, un rayo cayó desde el cielo. La espada brilló, llenándose del poder del rayo mientras se disparaba hacia la segunda capa de escudo.

¡BOOOOMMMMMM!

La segunda capa del escudo no pudo resistir el golpe. La espada sin forma la apuñaló, y se hizo añicos, enviando una enorme onda de choque en todas las direcciones. Los discípulos de la Secta del Demonio de Sangre y Meng Hao ya se habían retirado detrás de la capa del escudo restante.

“¿Luchamos, Príncipe de Sangre?”

“¡Ha llegado el punto de la muerte! ¡Sería mejor cargar y matarlos que estar atrapados aquí!”

“¡Si no podemos evitar perecer, entonces moriremos en la batalla!”

Los ojos de los discípulos de la Secta del Demonio de Sangre brillaron de un rojo brillante, e incluso los expertos de la Separación del Espíritu estaban mirando en su dirección.

Esta primera capa del escudo era la última línea de defensa. Una vez que se rompiera, la Secta del Demonio de Sangre sería incapaz de defenderse. Cientos de miles de Cultivadores cargarían hacia ellos. Cuando eso sucediera… podrían resistir un poco, pero al final, todos morirían.

Wang Youcai miró a Meng Hao, esperando su decisión.

Li Shiqi también estaba mirando a Meng Hao. Él era el Príncipe de Sangre, y se había ganado el respeto a través de su fuerza. Su única carga en la batalla sin pensar en su seguridad personal le valió la mayor estima.

Todos lo estaban mirando.

Sin embargo, la mirada de Meng Hao… cayó sobre Xu Qing.

Ella había estado parada fuera de la Garganta del Príncipe de Sangre todo el tiempo, observando la batalla. Ahora que Meng Hao la miró, se volvió para devolverle la mirada.

En ese momento eran solo ellos dos en la Secta del Demonio de Sangre, detrás del escudo de color sangre, rodeados por las explosiones del mundo exterior. Se miraron el uno al otro, y Meng Hao pudo ver la mirada alentadora en sus ojos. Esa mirada decía…

Si tu vives , yo vivo. Si tu mueres, ¡Yo muero!

¡BOOOM!

La onda de choque de la destrucción de la segunda capa de escudo se desvaneció, y el Patriarca de la Secta Espada Solitaria tomó la delantera. El brillo de la espada lo rodeó mientras disparaba hacia la primera capa del escudo, para destruirla completamente.

Las explosiones resonaron por todas partes. De los cientos de miles de Cultivadores de la fuerza original, solo quedaban alrededor de 200,000. Todos estaban heridos y cansados. La batalla había durado mucho tiempo, e independientemente de si era en términos de ellos o de los discípulos de la Secta del Demonio de Sangre, había sido una lucha larga y feroz.

“¡Ya casi ha terminado!”

“Todo lo que tenemos que hacer es romper esta última línea de defensa, ¡Y la Secta del Demonio de Sangre… será exterminada!”

“¡Cuatro días más! ¡En cuatro días, no habrá Secta del Demonio de Sangre en el Dominio Sur!” Los ojos de los 200,000 Cultivadores estaban de color rojo brillante. A pesar de sus heridas, rugieron y atacaron el escudo con toda la fuerza que pudieron convocar.

¡BRROOOOOOMMM!

El escudo se onduló. Sin embargo, esta primera capa del escudo era aún más resistente que la segunda capa, y tenía aún más poder de contraataque. Solo tomó un momento para que rugidos atronadores se elevaran hacia el cielo. Claramente, el escudo no se rompería en un corto período de tiempo.

Desafortunadamente, incluso un escudo más poderoso no podría resistir por mucho tiempo bajo el asalto combinado de 200,000 Cultivadores.

“¡Príncipe de Sangre, luchemos!” Los discípulos de la Secta del Demonio de Sangre dentro del escudo se habían puesto de pie. Su energía estaba concentrada y lista. Su intención asesina era cada vez más y más intensa que antes.

Meng Hao guardó silencio por un momento, luego apretó los dientes y dijo: “¡Esperen cuatro días más!”

¡Su Segundo Verdadero Ser necesitaba exactamente esa cantidad de tiempo antes de despertar!

¡Estos eran los últimos cuatro días!

Meng Hao no tenía forma de evaluar exactamente cuán poderoso sería su Segundo Verdadero Ser al despertar. Si hubiera usado algo más que el Alma de un Inmortal, habría podido especular. Pero como era el Alma de un Inmortal la que se encontraba en su Segundo Verdadero Ser, no tenía forma de adivinar. Tendría que esperar hasta que despertara… para ver si era realmente desafiante para el cielo.

“¡Tiene que ser fuerte!”, Pensó, mirando más allá del escudo.

Pasó un día

El escudo tembló violentamente bajo los ataques de los 200,000 Cultivadores, llevándolo a su límite. Los contraataques enviados a los 200,000 Cultivadores les causaron numerosas lesiones graves.

¡Dos días!

El escudo se ondulaba y se distorsionaba en prácticamente todos los puntos, e incluso estaba temblando. De hecho, las grietas eran visibles en algunos lugares, aunque rápidamente se sellaron nuevamente.

El Patriarca de la Secta Espada Solitaria de túnica negra estaba a la ofensiva; Cada vez que lanzaba un ataque, el escudo parecía colapsar.

¡Tres días!

“¡DESTRUYANLO!”

Un sonido atronador resonó por el aire cuando, por primera vez, se extendió una grieta que no pudo sellarse de nuevo. La sentencia de muerte había descendido sobre el escudo. Los 200,000 Cultivadores habían sufrido contraataques durante tres días, lo que les había quitado la capacidad de luchar a muchos de ellos, obligándolos a retirarse del campo de batalla.

Los números de los Cultivadores restantes excedían los 100,000, pero aún ocupaban gran parte del campo de batalla, por lo que era prácticamente imposible ver el final del ejército. ¡Mientras continuaban atacando, aparecieron más y más grietas!

Finalmente…¡Llegó el cuarto día!

Al cuarto día, el escudo color sangre estaba cubierto de grietas. Muchas de ellas se extendían y luego se combinaban para formar grandes brechas.

El escudo tembló y se escucharon crujidos. No parecía que pudiera aguantar mucho más tiempo.

Al mismo tiempo, se podía ver una intensa intención asesina, e incluso locura, en los ojos del Patriarca vestido de negro de la Secta Espada Solitaria. De repente voló alto en el aire y luego agitó su manga. Inmediatamente la ley natural se transformó en una espada.

¡Esta era su Espada de la Búsqueda del Dao!

“¡La Secta del Demonio de Sangre será erradicada en este mismo día!”, Gritó el Patriarca. Apuntó con su dedo, y la espada descendió hacia el escudo.

Los discípulos de la Secta del Demonio de Sangre estaban en un frenesí. Sus ojos estaban rojos y estaban completamente listos para el momento en que el escudo colapsara.

En ese momento lucharían hasta la muerte.

Sin embargo… cuando la espada amorfa se disparó hacia el escudo, un temblor recorrió a Meng Hao al sentir un aura increíblemente familiar que se elevaba desde la Garganta del Príncipe Sangre.

Sus ojos brillaron. El día que había estado esperando finalmente había llegado.

“¡Levántate, Segundo Verdadero Ser!”

 

Pagina Anterior
Pagina Siguiente