ISSTH 738 – Como la Silueta de una Montaña

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

Cuando se desplegó la Gran Magia del Demonio de Sangre, el vórtice dorado le envió cantidades interminables de Qi y Sangre a Meng Hao, junto con los Meridianos Espirituales de las bases de Cultivo que había absorbido.

¡BROOOOOOM!

Solo habían pasado diez respiraciones desde el ataque inicial, pero el cuerpo de Meng Hao se había desmoronado tres veces. La tercera vez se debió a un ataque combinado del experto de la Búsqueda del Dao Inicial de la Secta Espada Solitaria, la marioneta de la Secta Escarcha Dorada y decenas de miles de Cultivadores.

A pesar de todo esto, se negó a ceder, y no permitió que nadie entrara a través de la brecha.

Cuando los discípulos de la Secta del Demonio de Sangre detrás del escudo vieron su cuerpo al borde del colapso, la sangre manchando su piel y empapando su ropa, sus ojos se pusieron rojos. Incluso hubo algunos del grupo de 30,000 sobrevivientes de la primera Formación de Hechizos que saltaron y comenzaron a cargar hacia el campo de batalla.

“¡Príncipe de Sangre!”

“¡Príncipe de Sangre, lucharemos contigo!”

Sin embargo, mientras cargaban hacia adelante, Meng Hao agitó su manga detrás de él, haciendo que se alzara un poderoso viento que los llevó detrás de la seguridad del escudo.

“Todos ustedes, ¡Quédense atrás!”

Miró hacia atrás, y la determinación se podía ver en sus ojos. Era una mirada que decía: ‘Esta es mi pelea’. Para Meng Hao, esta era la única opción que podía dejarlo con la conciencia tranquila. Además, su cuerpo era difícil de destruir, lo que no se podía decir de los demás.

¡BOOOOMMMMM!

Meng Hao retrocedió, con una expresión feroz en su rostro. En este momento, varios vórtices de la Gran Magia del Demonio de Sangre habían aparecido en el área, nueve en total. Todos eran de color dorado, y desataban una fuerza gravitacional ilimitada.

Los Cultivadores que se encontraban atrapados en los vórtices solo podían ver en estado de shock mientras sus cuerpos se marchitaban rápidamente, y sus bases de Cultivo eran succionadas.

Cantidades masivas de Qi y Sangre fluyeron hacia Meng Hao. Él las absorbió, provocando que su cuerpo carnal se volviera más poderoso, en un grado increíble. Su base de Cultivo también subió más alto, haciéndolo… aún más difícil de destruir.

Un extraño brillo apareció en sus ojos. No dejaría que nadie entrara en la brecha del escudo detrás de él, ni siquiera… ¡Sobre su cadáver!

¡¡BOOOM!!

Incluso con la gran cantidad de Qi, Sangre y poder de las base de Cultivo que lo reponían, se enfrentaba a los ataques de cientos de miles de enemigos. También había muchos expertos poderosos entre ellos. La sangre brotó de su boca, y su cuerpo explotó una vez más en una nube de carne y sangre.

Sin embargo, en un abrir y cerrar de ojos, pareció que la nube experimentaba una inversión del tiempo y se fusionó nuevamente con la forma de Meng Hao. Los ojos de Meng Hao estaban inyectados de sangre mientras rugía y, una vez más, desató la Gran Magia del Demonio de Sangre.

La Novena Montaña apareció más adelante y descendió provocando temblores masivos.

Junto con la Formación de Espadas del Tiempo, se extendió por el campo de batalla salvajemente. El Mastín de Sangre no estaba bien y no parecía capaz de aguantar mucho más. Sin embargo, con Meng Hao allí, continuaría luchando.

¿Pero realmente Meng Hao permitiría que el Mastín de Sangre enfrente tal peligro? Agitó su mano derecha, haciendo que el Mastín de Sangre volviera a la Máscara de Sangre. Luego, realizó un gesto de encantamiento, y apareció un décimo vórtice de la Gran Magia del Demonio de Sangre.

“¡Si puedo aguantar con la Gran Magia del Demonio de Sangre, entonces existe la posibilidad de que el vórtice alcance un cierto nivel en que pueda mantener mi posición  defensiva indefinidamente!” Mientras apretaba los dientes, los tentáculos del Lirio de la Resurrección se dispararon detrás él, creando una densa barrera frente a él.

“¿Buscando morir?”, Dijo alguien, junto con un resoplido frío. En ese momento aparecieron tres ancianos de la Separación del Espíritu, de pie sobre brillantes halos que parecían ser una Formación de Hechizos. Inmediatamente dispararon hacia Meng Hao.

Detrás de ellos había decenas de miles de Cultivadores que manejaban innumerables variedades de Habilidades Divinas. Si Meng Hao se hubiera enfrentado a alguna de estas magias por sí mismo, podría ignorarlas. Sin embargo, sus números abrumadores hicieron que el cielo se oscureciera y la tierra temblara.

Era como una inundación masiva llena de odio asesino, dirigiéndose hacía Meng Hao.

Los tres Cultivadores de la Separación del Espíritu se acercaron, y la intención asesina de Meng Hao ardió cuando se dio cuenta de que estos tres, eran expertos del Clan Li. Realizó un encantamiento con su mano izquierda, y aparecieron las Habilidades Divinas de la Inmortal de Sangre. El aire comenzó a temblar mientras se fusionaban con el Lirio de la Resurrección.

Una flor roja como la sangre salió disparada para defenderle de los ataques

Explosiones masivas retumbaron mientras Meng Hao desataba todas su magias contra el torrente de enemigos. Desafortunadamente, solo pudo retenerlos temporalmente. Después de un tiempo, los tres Cultivadores de la Separación del Espíritu se lanzaron sobre Meng Hao. A medida que se acercaban, los halos debajo de sus pies produjeron imágenes ilusorias que se cerraron sobre Meng Hao.

“¡Sello!”

“¡Sello!”

“¡Sello!”

Inmediatamente, las imágenes ilusorias de los tres halos comenzaron a emitir resplandores brillantes, así como un poder de sellado impactante y explosivo. Descendieron sobre Meng Hao, preparándose para sellarlo.

Fue exactamente en este mismo momento que seis personas más salieron de la multitud.

De los seis, tres eran de la Secta Espada Solitaria y tres de la Secta Escarcha Dorada. El aire a su alrededor se distorsionó mientras desataban sus técnicas mágicas más poderosas e impactantes.

“¡¡MUERE!!”

Nueve increíbles Cultivadores de la Separación del Espíritu lo atacaron con toda su fuerza. Además, no muy lejos de ellos estaba el experto de la Búsqueda del Dao Inicial de la Secta Espada Solitaria y la marioneta de la Secta Escarcha Dorada.

Observaban a Meng Hao como tigres asechando a una presa.

No necesitaban atacar personalmente en este momento; una vez que Meng Hao estuviera muerto o sellado en su lugar, podrían ingresar al espacio en el escudo y luego comenzar a llevar a cabo su matanza.

Ni siquiera era necesario mantener a Meng Hao sellado durante un largo período de tiempo. Unas pocas respiraciones de tiempo era todo lo que necesitaban.

Los discípulos de la Secta del Demonio de Sangre en el escudo podían ver que se estaba desarrollando una situación peligrosa, y su ansiedad aumentó. Li Shiqi miró la silueta de Meng Hao en el mundo exterior y se mordió el labio, tenía una expresión de angustia en su rostro.

Wang Youcai se sentó en silencio, pero la intención asesina en sus ojos, ardía cada vez más. Odiaba el hecho de que su base de Cultivo fuera insuficiente, y no poseía suficiente talento latente para ser un Elegido.

Xu Qing miró a Meng Hao en silencio, sus ojos estaban llenos de un afecto que parecía que podría derretir el mundo. El estado actual de Meng Hao le causó un enorme dolor en el corazón.

Los seis Patriarcas de la Separación del Espíritu de la Secta del Demonio de Sangre, así como el anciano jorobado del Quinto pico de montaña, miraron fijamente lo que estaba sucediendo, observaban al Príncipe de Sangre que inicialmente se habían negado a reconocer.

Un estruendo resonó desde la posición de los tres Patriarcas del Clan Li. Los ojos de Meng Hao comenzaron a destellar con una luz brillante, y golpeó violentamente con su mano derecha.

El golpe hizo que todo temblara y se agitara; ¡Este era un golpe de la Búsqueda del Dao!

Los tres halos temblaron y parecían estar a punto de colapsar. Sin embargo, resistieron, haciendo que Meng Hao respirara profundamente. Los vórtices dorados circundantes se hicieron añicos. La fuerza de destrucción absorbió el Qi y la Sangre restante de las personas atrapadas en el interior, todo lo cual se fusionó con Meng Hao. Finalmente, volvió a golpear.

¡BOOOOOMMMM!

¡Los tres halos brillantes fueron aplastados facilmente como hierbas secas!

Los rostros de los tres Patriarcas del Clan Li cayeron, y emplearon Habilidades Divinas para defenderse. Sin embargo, la sangre brotó de sus bocas, y uno de ellos dejó escapar un grito miserable mientras su cuerpo explotaba. Aparecieron miradas de asombro en los rostros de los dos que quedaban, que luego apretaron las mandíbulas y atacaron a Meng Hao.

“¡¡MUERE!!”

Justo ahora, los seis Cultivadores de la Secta Espada Solitaria y la Secta Escarcha Dorada se estaban acercando a Meng Hao.

Al mismo tiempo, grandes cantidades del poder de una base de Cultivo asombrosa surgieron de Meng Hao. Levantó su mano derecha y señaló hacia el cielo, haciendo que apareciera la Novena Montaña. Inmediatamente se lanzó para luchar contra los ocho enemigos que se acercaban.

Las explosiones lo sacudieron terriblemente, y la sangre salió por las comisuras de la boca. Una expresión feroz cubría su rostro mientras la Novena Montaña ilusoria temblaba.

“¡Ahora es nuestra oportunidad!”, Dijo el Cultivador de la Búsqueda del Dao Inicial. Él y la marioneta de la Secta Escarcha Dorada volaron por el aire. Al mismo tiempo, Meng Hao le apuntó a ambos.

“¡Octavo Hechizo, Sellador de Demonios!”

El Qi demoníaco se extendió como hilos de seda para atar a ambos. Aunque pudieron deshacerse de él en el espacio de una sola respiración, eso fue todo el tiempo que Meng Hao necesitó para liberar una Habilidad Divina.

“¡Destrucción de la Novena Montaña!” Al instante, la Novena Montaña que lo rodeaba explotó. Los ocho expertos de la Separación del Espíritu fueron enviados hacia atrás, rociando sangre de sus bocas. El experto de la Búsqueda del Dao Inicial de la Secta Espada Solitaria y la marioneta de la Secta Escarcha Dorada se vieron obligados a detenerse completamente.

“¡Mátenlo!” Rugieron los ocho Cultivadores de la Separación del Espíritu. En respuesta, cientos de miles de Cultivadores rugieron y luego comenzaron a desatar sus Habilidades Divinas. Se escucharon explosiones impactantes y una lluvia de magias descendió sobre Meng Hao.

El aire se distorsionó alrededor de Meng Hao. Mientras estaba parado en su lugar, jadeando fuertemente, sus ojos fríos recorrían a la multitud. Actualmente, se enfrentaba contra el brillo radiante de las técnicas mágicas y las Habilidades Divinas de cientos de miles de Cultivadores. Su Estrato Eterno volvió a ponerse en funcionamiento y se mantuvo firme.

¡Ninguno pasaría!

Detrás de él, los discípulos de la Secta del Demonio de Sangre observaban con sus corazones temblorosos. Nunca podrían olvidar la imagen de la silueta del Príncipe de Sangre, por el resto de sus vidas.

¡Era como la silueta de una montaña!

Desafortunadamente, la guerra no terminó y la lucha continuó.

El tiempo continuó pasando de la misma manera. En un abrir y cerrar de ojos, habían pasado tres días. ¡Ahora, solo quedaban siete días hasta que el segundo Verdadero Ser de Meng Hao despertara!

Meng Hao no podía recordar exactamente cuántas veces su cuerpo se había derrumbado en pedazos. Si no fuera por su Estrato Eterno, hace tiempo que estaría muerto.

A estas alturas, podía crear más de cincuenta vórtices dorados.

Cantidades aterradoras de Qi y Sangre se vertían sobre él, así como el poder de las bases de Cultivo. Sin embargo… no era suficiente.

Tembló, y sus ojos estaban inyectados de sangre. Su mundo era ahora un mundo del color de la sangre.

Durante esos tres días, Meng Hao finalmente llegó a comprender que no había nada verdaderamente Eterno en el mundo. A pesar de que su cuerpo fue restaurado una y otra vez, la velocidad con la que ocurría disminuyó, e incluso comenzó a mostrar signos de debilitamiento.

Detrás de él, los discípulos de la Secta del Demonio de Sangre observaban, con sus ojos rojos, como su Príncipe de Sangre usaba su propio cuerpo para bloquear la única brecha en el escudo. Sentían como si sus corazones fueran apuñalados con cuchillas. Incluso alguien completamente apático sería sacudido por la figura de Meng Hao.

Incluso los Patriarcas involucrados en la batalla con el Patriarca Demonio de Sangre fueron movidos por la escena que se desarrollaba debajo.

Finalmente, después de tres días de matanza, se hizo el silencio. De los cientos de miles de Cultivadores enemigos, muchos habían muerto. Pero su número era enorme, por lo que al grupo en general no le importaba. Lo único que les importaba era que Meng Hao estaba bloqueando la brecha. El era como un dios. Con él cortando el paso, todo el ejército quedó bloqueado del otro lado.

La ropa de Meng Hao estaba empapada en sangre, y su expresión era de agotamiento. Sus ojos estaban completamente inyectados en sangre. Para sus cientos de miles de oponentes, se había convertido en una pesadilla inolvidable.

Meng Hao miró a los cientos de miles de Cultivadores, y ellos le devolvieron la mirada. En verdad, en este punto, muchos de ellos habían comenzado a admirarlo en secreto.

Era un hombre, defendiendo una brecha. Él podría tener Habilidades Divinas extraordinarias, y podría tener un cuerpo carnal extraño que podía revivirse a sí mismo, pero incluso con eso, lo que estaba haciendo aún requería coraje.

Estaba haciendo algo que pocas personas podían hacer.

Además, podían ver que a pesar del hecho de que su cuerpo carnal podía curarse a sí mismo, estaba mostrando signos de debilitarse. Obviamente estaba llegando a su límite.

El antiguo anciano de la Búsqueda del Dao de la Secta Espada Solitaria lo miró con frialdad, y la intención asesina destelló en sus ojos. “No he admirado a muchas personas en mi vida”, dijo. “¡Desde hoy, eres uno de esos pocos!”

“Como tienes una magia misteriosa que te impide morir, ¡Veamos cuántos golpes de nuestro Tesoro Legado puedes soportar!”

“¡Liberen el Tesoro Legado!”

Pagina Anterior
Pagina Siguiente