ISSTH 735 – ¡Guerra!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

Esta Formación de Hechizos resultó ser una Encarnación Demoníaca que podía fusionar las bases de Cultivo de todos los discípulos de la Secta del Demonio de Sangre. Había protegido a la Secta del Demonio de Sangre durante incontables años, y había asegurado su supervivencia.

Dentro de la Encarnación Demoníaca, los cinco picos de montaña de la Secta del Demonio de Sangre brillaban con una luz radiante que se transformó en cinco capas de ondas. Cada capa era de un color diferente y, al extenderse, se transformaron en un escudo de hechizo restrictivo de cinco capas.

Cada capa del escudo era mantenida por expertos de la Separación de Espíritus, y estaban repletas del poder de todo el pico de montaña. Toda la defensa era increíblemente dura y resistente.

De repente, la voz del Patriarca Demonio de Sangre resonó a través de la Secta del Demonio de Sangre. “La primera Formación, la Encarnación Demoníaca, tendrá a Meng Hao como núcleo. ¡Dirigirá 100,000 discípulos y controlará la Formación!”

Meng Hao se encontraba actualmente en la Garganta del Príncipe de Sangre. Cuando escuchó la voz del Patriarca Sangre Demonio, levantó la vista.

Junto a él estaba Xu Qing. Ella no habló, sino que en silencio enderezó su túnica y luego lo abrazó. Después de un momento, ella lo soltó y dio un paso atrás. Meng Hao la miró.

“Espérame. Vuelvo enseguida.”

Xu Qing asintió con la cabeza. Por dentro, se estaba poniendo increíblemente nerviosa, pero no dejó que Meng Hao se diera cuenta por temor a que pudiera distraerlo.

Meng Hao respiró hondo y luego salió de la Garganta del Príncipe de Sangre. En el momento en que emergió, las miradas maniaticas y ardientes de los discípulos de la Secta del Demonio de Sangre se enfocaron en él.

Cuando vio sus miradas apasionadas, Meng Hao sintió una profunda culpa. Todo esto era porque había tomado el alma del Verdadero Inmortal. Si no lo hubiera hecho, esta gran catástrofe no habría descendido sobre la Secta del Demonio de Sangre.

Fue en este punto que de repente escuchó la voz tranquila del Patriarca Demonio de Sangre hablando en su oído. “No hay necesidad de sentirse culpable. ¿Realmente crees que la Secta Espada Solitaria, la Secta Escarcha Dorada y el Clan Li están dispuestos a comenzar una guerra solo por el alma de un Verdadero Inmortal?”

“El alma del Verdadero Inmortal fue solo un factor instigador. La verdadera razón de sus acciones… es su miedo hacia mí. Creen que soy una amenaza existencial y han estado buscando una oportunidad para deshacerse de mí.”

“Incluso si el alma del Verdadero Inmortal no hubiese aparecido, esta guerra habría sucedido. El Dominio Sur ha estado en paz durante demasiado tiempo.”

Meng Hao no respondió, pero sus ojos brillaron con decisión e intención asesina. ¡En esta guerra, definitivamente realizaría una matanza!

De hecho, haría todo lo posible para matar a tantos enemigos como le fuera posible.

Su cuerpo brilló mientras volaba hacia la primera Formación de Hechizos. Detrás de él, 100,000 discípulos de la Secta del Demonio de Sangre se dispararon por el aire. Todos entraron en la Formación de Hechizos y luego se sentaron con las piernas cruzadas.

Había 20,000 en el torso. Las cuatro extremidades tenían 15,000 cada una y en la cabeza había 20,000 más. En total, había 100,000 discípulos. En cuanto a Meng Hao, su posición estaba en la frente de la Encarnación Demoníaca.

Tan pronto como los 100.000 discípulos entraron en la Formación de Hechizos y se sentaron con las piernas cruzadas, desataron el poder de sus bases de Cultivo. A medida que su poder se fusionaba con la Encarnación Demoníaca, en sus mentes comenzaban a resonar rugidos salvajes.

En ese momento, la enorme Encarnación Demoníaca pareció volver de un estado de inactividad mortal, a la vida. Una fuerza vital floreciente explotó dentro de ella.

Meng Hao se sentó con las piernas cruzadas en la posición de la frente. Una monstruosa intención asesina era visible en sus ojos. Protegería este lugar, tanto para la Secta del Demonio de Sangre, como… para Xu Qing.

Mientras estuviera vivo, no permitiría que nadie lastimara ni un cabello de la cabeza de Xu Qing.

Mientras estaba sentado allí con las piernas cruzadas, producía continuamente objetos mágicos de la Separación del Espíritu, que absorbía en su cuerpo. Aun cuando el dolor amenazaba con cruzar el umbral que podía tolerar, apretó la mandíbula con fuerza y ​​siguió adelante. Con la absorción de cada tesoro, su cuerpo carnal continuó fortaleciéndose, poco a poco.

El más fuerte de todos… Era su brazo derecho. Ese fue el primer lugar en el que había absorbido los tesoros de la Separación del Espíritu. Después de fusionar exactamente mil de esos tesoros en su brazo derecho, pudo sentir un avance en esa área específica; ahora irradiaba ondas similares a la Búsqueda del Dao.

“Ya casi…” pensó. Su expresión era tranquila mientras continuaba fusionando más tesoros en su cuerpo.

El tiempo pasó. Varios días después, la Secta del Demonio de Sangre estaba mortalmente silenciosa. La atmósfera era extremadamente pesada. La contención de la increíble energía que se había acumulado hasta su pico, estaba esperando a explotar.

Fuera de la Secta, los cuatro grandes poderes habían terminado de configurar sus Formaciones de Hechizos. Cientos de miles de Cultivadores Renegados del Dominio Sur habían llegado.

Desde la distancia, se podían ver 700,000 Cultivadores alrededor de la Secta del Demonio de Sangre, extendiéndose a través del horizonte hasta donde alcanzaba la vista. Era una fuerza increíble, y mirarla haría temblar el corazón de cualquiera.

“¡Secta del Demonio de Sangre!”

“¡Esta guerra terminará con el exterminio de la Secta del Demonio de Sangre!”

“¡¡A LUCHAR!!”

Era mediodía, pero el sol estaba completamente cubierto por las nubes oscuras. Los relámpagos crujieron por el cielo mientras las vastas multitudes de los cuatro grandes poderes rugían. 700,000 voces se combinaron, rugiendo con tanta intensidad que las nubes se abrieron y la lluvia comenzó a caer.

Lluvia. Trueno. Exterminio…

¡Batalla!

¡La guerra comenzó!

La Secta Espada Solitaria, la Secta Escarcha Dorada, la Secta Tamiz Negro y el Clan Li no fueron los primeros en hacer un movimiento. Los primeros en atacar fueron, naturalmente, los Cultivadores Renegados que habían llegado con la esperanza de ganar recompensas.

Cientos de miles de ellos avanzaron con un poder increíble. El cielo se sacudió, y la lluvia fue incapaz de caer al suelo, se dispersó en todas direcciones.

Se podía ver una gran variedad de bases de Cultivo entre los Cultivadores Renegados. Las más altas estaban en el Gran Círculo de la etapa del Alma Naciente; sin embargo, no había expertos de la Separación del Espíritu presentes. Mientras atacaban, las Formaciones de Hechizos a su alrededor estallaron con una luz cegadora.

Los rayos de cielo fueron desviados, entrando en las Formaciones de Hechizos, que luego produjeron numerosas serpientes de plata compuestas de rayos.

Había ocho serpientes plateadas en total, de 300 metros de ancho y 30,000 metros de largo.

En el momento que emergieron absorbieron a los cientos de miles de Cultivadores Renegados dentro de ellas. Desde la distancia, se podían ver decenas de miles de Cultivadores Renegados dentro de cada una de las serpientes plateadas, prestando su poder a los rayos. Las serpientes inmediatamente dispararon hacia la enorme Encarnación Demoníaca que rodeaba la Secta del Demonio de Sangre.

Dentro de la Encarnación Demoníaca, los 100,000 discípulos de la Secta del Demonio de Sangre comenzaron a gritar.

“Príncipe de Sangre, ¿Peleamos?”

“¡Príncipe de Sangre, estamos esperando tu orden!”

Sus voces resonaron dentro de la Encarnación Demoníaca, pero no podían ser escuchadas en el mundo exterior.

“Todavía no ha llegado el momento…”, respondió Meng Hao con calma. Lentamente levantó su mano derecha, y en respuesta, la enorme Encarnación Demoníaca con las piernas cruzadas también levantó la mano, luego golpeó el suelo violentamente con un golpe de palma.

¡Booom!

Se escuchó un sonido ensordecedor y un escudo de luz color sangre salió disparado de la palma de la Encarnación Demoníaca en todas las direcciones.

Cuando las ocho serpientes de rayos se acercaron a la Encarnación Demoníaca, fueron bloqueadas por el escudo de color sangre a una distancia de 3.000 metros. El escudo se retorció y se distorsionó bajo el poder de los repetidos ataques que se le impusieron, pero no colapsó.

Dentro de la Encarnación Demoníaca, la intención asesina destellaba brillantemente en los ojos de los 100,000 discípulos de la Secta del Demonio de Sangre. Sus cuerpos emanaban resplandores sangrientos mientras esperaban, fusionados completamente con la Encarnación Demoníaca. En cuanto a Meng Hao, se sentó en la posición de la frente, alimentando continuamente la carne de su brazo derecho con los tesoros de la Separación del Espíritu.

1.451. 1,452… A medida que los artículos continuaron fusionándose en su brazo, se hizo más y más poderoso. El aura de la Búsqueda del Dao se hizo más prominente. Meng Hao sabía que ya estaba muy cerca de hacer de su brazo la primera parte de su cuerpo carnal en la etapa de la Búsqueda del Dao.

Las ocho serpientes plateadas de rayos atacaban constantemente, pero el escudo de color sangre seguía siendo fuerte, a pesar de las distorsiones que estropeaban su superficie. Incluso logró hacer contraataques, de modo que dos de las serpientes plateadas comenzaron a mostrar signos de destruirse.

“¡Basura! ¡Incluso con la ayuda de nuestras Formaciones de Hechizos del Clan Li, esos inútiles no pueden romper la primera Formación de Hechizos de la Secta del Demonio de Sangre!” El 3er Patriarca del Clan Li lanzó un resoplido frío.

“Compañero Daoísta Seis Daos…”, dijo el Cultivador pelirrojo de la Secta Escarcha Dorada, sus ojos se posaron en el Patriarca Seis Daos de la Secta Tamiz Negro. “Ya es hora de que hagas tu movimiento.”

El Cultivador de túnica negra de la Secta Espada Solitaria también lo miró.

El rostro de Seis Daos se oscureció y resopló fríamente. No había forma de que se negara, así que levantó la mano y señaló hacia adelante. Las Almas desencarnadas y los Cultivadores de la Secta Tamiz Negro detrás de él apretaron los dientes y cargaron hacia adelante. Incluso había un Alma Desencarnada que emanaba el aura de la Separación del Espíritu; incluyéndolo, la Secta Tamiz Negro parecía una espada enorme, que cortaba el aire para apuñalar el escudo de color sangre con el que las ocho serpientes plateadas estaban luchando.

Se produjo un gran estallido, y el escudo color sangre se estremeció, aparentemente debilitándose. Las ocho serpientes plateadas fusionaron su poder. Ellas, combinadas con las bases de Cultivo de la Secta Tamiz Negro, se estrellaron contra las partes más débiles del escudo.

Se escucharon crujidos a medida que se extendían las fisuras. Sin embargo, las fisuras se sellaron rápidamente e incluso enviaron contraataques. Las dos serpientes plateadas que antes se habían debilitado explotaron instantáneamente.

No hubo gritos miserables. En el instante en que la serpiente explotó, las decenas de miles de Cultivadores en su interior fueron aniquilados instantáneamente, muertos en cuerpo y espíritu.

Los Cultivadores de las seis serpientes restantes parecían sorprendidos. Sin embargo, habían venido aquí para buscar buena fortuna y las cuatro grandes potencias les habían prometido que obtendrían lo que buscaban. No importaba lo feroz que fuera la batalla; ¿Realmente se rendirían tan fácilmente?

“¡Meng Hao!” Gritó el Alma Desencarnada de la Separación del Espíritu. “¿Vas a seguir escondiéndote en la Secta del Demonio de Sangre todo el tiempo? ¡Te reto a que salgas y luches!” Asumió que Meng Hao estaba en algún lugar de la Secta del Demonio de Sangre, no dentro de la Encarnación Demoníaca.

Su voz reverberó mientras pasaba a través del escudo color sangre, hasta la Encarnación Demoníaca, y llegó a los oídos de Meng Hao.

Los ojos de Meng Hao destellaron con intención asesina, pero no hizo nada. En cambio, continuó alimentando su brazo derecho con tesoros de la Separación del Espíritu.

1.479. ¡1,480!

Meng Hao podía sentir claramente que su brazo derecho ahora estaba más allá de la Separación del Espíritu, y realmente había entrado en la Búsqueda del Dao.

Los estallidos resonaron desde el exterior mientras las seis serpientes plateadas, unidas con los Cultivadores de la Secta Tamiz Negro bajo el liderazgo del Alma Desencarnada de la Separación del Espíritu, continuaron atacando el escudo de color sangre. El escudo comenzó a distorsionarse y encogerse, e incluso algunas porciones comenzaron a desmoronarse.

“¡Meng Hao!” Grito el Alma Desencarnada de la Separación del Espíritu. “¡Yo fui quien extrajo personalmente el alma de Xu Qing! ¡El proceso de separar su cuerpo y alma la sacudió con un dolor intenso! La expresión de su rostro… todavía lo recuerdo como si fuera ayer.” Agitó su mano y el escudo tembló. Obviamente estaba tratando de atraer a Meng Hao para que peleara.

En el instante en que su voz resonó, Meng Hao levantó la vista. Se podía ver una intensa crueldad en sus ojos, así como una intención asesina increíblemente intensa.

Cuando el tesoro de la Separación del Espíritu número 1.500 se fusionó con su brazo derecho, se desprendió por completo de la Separación del Espíritu y alcanzó el nivel de la Búsqueda del Dao.

Una ley natural incompleta y fragmentada se extendió de él, aunque no afectó a Meng Hao. ¡Su brazo derecho era ahora la parte más poderosa de su cuerpo carnal!

“¡Príncipe de Sangre, peleemos!”

“¡Príncipe de Sangre, queremos luchar!”

“Sí…”, dijo Meng Hao. “¡A LUCHAR!” Cuando esas palabras salieron de su boca, levantó la mano derecha e hizo un gesto violento de agarre. Lo que todos en el exterior vieron fue a la Encarnación Demoníaca levantando su enorme mano derecha, y luego salió disparada del escudo con una velocidad indescriptible para agarrar el Alma Desencarnada de la Separación del Espíritu.

La mano se apretó ferozmente, y se escuchó un estallido, mientras el Alma Desencarnada se aplastaba en pedazos. Un grito miserable resonó en todo el campo de batalla.

En ese momento la Encarnación Demoníaca se levantó. Tenía decenas de miles de metros de altura, y tenía una apariencia completamente impactante.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente