ISSTH 717 – Los Viejos Amigos se Encuentran en el Lago Dao

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

El rostro del Decimonoveno Patriarca del Clan Li cayó. Apretando los dientes, dejó de dudar y retrocedió. Los otros cuatro Patriarcas de la Separación del Espíritu miraron a Meng Hao en estado de shock mientras ellos también se retiraban. Junto con sus compañeros miembros del Clan, dejaron el Lago Dao.

“Todo dentro de los 30,000 metros de este lugar es una zona restringida…”, dijo Meng Hao lentamente. “Cualquiera de ustedes que se atreva a entrar será asesinado… ¡Por mí!” Los miembros del Clan Li se movieron hoscamente a una posición a 30,000 metros de distancia.

Un murmullo de conversaciones surgió de inmediato entre los espectadores.

“¡¿Qué base de Cultivo tiene este Meng Hao?!”

“Él solo luchó contra toda la Secta Tamiz Negro. Por supuesto, fue derrotado por Seis Daos, pero según los rumores, ¡Él es la figura número uno bajo la Búsqueda del Dao!”

“Acaba de matar a un experto de la Tercera Separación. ¡Llamarlo la persona número uno bajo la Búsqueda del Dao es definitivamente apropiado!”

Mientras el sonido de las conversaciones resonaba por el aire, los discípulos de la Secta del Demonio de Sangre tomaron posesión del Lago Dao.

Olvidando el Lago Dao que la Secta Destino Violeta les había dado, ahora controlaban dos Lagos Dao.

La intención asesina de los Patriarcas de la Secta del Demonio de Sangre estaba hirviendo mientras esperaban a que Meng Hao lograra su próximo objetivo.

Meng Hao se quedó allí, ignorando a la Secta Destino Violeta, permitiendo que su mirada pasara sobre el Clan Song para caer sobre la Secta Escarcha Dorada.

La expresión del Cultivador de la Secta Escarcha Dorada de mediana edad se oscureció. Momentos atrás, había querido acudir en ayuda del Clan Li, pero la sensación que tenía de Meng Hao era demasiado aterradora. En su breve momento de vacilación que el Clan Li se dispersó.

Ahora que Meng Hao los estaba mirando, todos los de la Secta Escarcha Dorada comenzaron a temblar interiormente. En cuanto a Gordito, dudó por un momento, y miró a Meng Hao. Sus miradas se encontraron por un momento, y luego Meng Hao miró hacia la Secta Espada Solitaria.

En ese momento, la Secta Escarcha Dorada dejó escapar un suspiro de alivio colectivo. En cuanto al hombre de mediana edad, pareció pensar por unos momento antes de que sus ojos se enfriaran.

Cuando Meng Hao miró a la Secta Espada Solitaria, vio a Chen Fan, que estaba de pie en la parte posterior. Su base de Cultivo estaba en el Gran Círculo de la Formación del Núcleo. Su rostro estaba pálido y parecía delgado. Cuando Meng Hao miró, le devolvió la mirada.

Después de un largo momento, Meng Hao comenzó a apartar la mirada de la Secta Espada Solitaria. Sin embargo, fue en ese instante que de repente sintió una sensación de peligro, viniendo de una persona ubicada detrás de Sir Jian.

En cuanto a Sir Jian, sus ojos estaban helados mientras miraba a Meng Hao. Cuando Meng Hao miró hacia atrás en la misma dirección, casi parecía como si hubiera resonado un ruido intangible.

Sir Jian lanzo un gemido ahogado y su cuerpo tembló. Gotas de sudor aparecieron en su frente, y una expresión nerviosa apareció en su rostro cuando se dio cuenta de que no podía soportar la presión que pesaba sobre él. Y luego se dio cuenta… Meng Hao ni siquiera lo estaba mirando.

Por el contrario, Meng Hao estaba mirando al adolescente detrás de él, un chico poco notable que era bastante frágil.

Tan pronto como Meng Hao lo miró, levantó la barbilla ligeramente y le devolvió la mirada, con una expresión tranquila en su rostro.

El simple acto de mirarse el uno al otro realmente causó que Sir Jian se lastimara.

Cuando se dio cuenta de que Meng Hao estaba mirando al adolescente detrás de él, el corazón de Sir Jian comenzó a latir con fuerza.

De repente, mientras todos observaban, Meng Hao caminó hacia la Secta Espada Solitaria. El ambiente en el área no podría ser más pesado.

Cada paso que daba parecía resonar como un trueno.

Se dirigió hacia el tercero de los Lagos Dao de la Secta Espada Solitaria, haciendo que los Cultivadores reunidos allí se prepararan como si estuvieran a punto de enfrentarse a un enemigo mortal. Las expresiones de los Cultivadores de la Separación del Espíritu se pusieron ansiosas y comenzaron a respirar con dificultad.

Meng Hao volvió a mirar al adolescente detrás de Sir Jian y fríamente dijo: “También quiero este Lago Dao.”

“¡Imposible!” Gritó Sir Jian, poniéndose de pie al instante. Los discípulos de la Secta Espada Solitaria desenvainaron sus espadas, y las bases de Cultivo de los ocho expertos en la Separación del Espíritu explotaron con intensidad. En un breve momento, el Qi de Espada de la Secta Espada Solitaria estalló, haciendo que el viento se agitara y un destello de colores brillara en el cielo.

Sin embargo, fue en ese momento que el adolescente detrás de Sir Jian habló repentinamente. Su voz era ronca, antigua, y no coincidía con su apariencia juvenil en lo absoluto.

“Tómalo.”

La expresión de Sir Jian cambió inmediatamente. Se volvió e inclinó la cabeza respetuosamente. Los otros Cultivadores de la Separación del Espíritu lo miraron en estado de shock, luego miraron al adolescente y repentinamente parecieron darse cuenta de algo importante. Una por una, sus expresiones comenzaron a llenarse de un respeto increíble, así como de fanatismo e inspiración.

“Como te gusta este Lago Dao en particular…”, continuó el adolescente, “Te lo daré.” Habló con una sonrisa, pero sus ojos eran tan fríos como el hielo, algo que no hizo nada para ocultar.

Cuando Meng Hao observó al adolescente, ¡Sintió como si estuviera mirando una Espada!

¡Una Espada impactante y asombrosa!

Mientras las palabras salían de la boca del adolescente, los discípulos de la Secta Espada Solitaria que rodeaban su Tercer Lago Dao se replegaron, dejando el camino abierto para Meng Hao.

Meng Hao asintió, y los discípulos de la Secta del Demonio de Sangre avanzaron para tomar el control del Lago Dao.

A partir de ahora, la situación con respecto a los Lagos Dao de 3.000 metros en la Zona Central de los antiguos Lagos Dao era la siguiente: Secta del Demonio de Sangre, tres. Secta Espada Solitaria, dos. Secta Escarcha Dorada, dos. Secta Destino Violeta, dos. Clan Song, uno. Secta Tamiz Negro, exterminada. Clan Li, alejado a 30,000 metros de distancia.

En cuanto a los Lagos Dao de 300 metros, incluidos los diez que rodeaban cada uno de los Lagos Dao de 3.000 metros, había más de 700 en total.

De ellos, más de cuatrocientos tenían el estandarte del Líder Junior de la Secta del Demonio de Sangre. Por supuesto, solo había unas pocas docenas de Cultivadores de la Secta del Demonio de Sangre en esta área. Incluso si un discípulo ocupara cada Lago, todavía habría cientos de Lagos con solo una bandera para vigilarlos.

Meng Hao se sentó junto al Lago Dao de 3.000 metros que anteriormente pertenecía a la Secta Tamiz Negro, cerró los ojos y giró su base de Cultivo mientras esperaba la próxima erupción de los Lagos Dao. Las personas de las Sectas y Clanes circundantes que lo conocían suspiraron por dentro.

Esta versión de Meng Hao, y su frialdad, lo hacían parecer un extraño.

En el Clan Song, el Excéntrico Song miró a Meng Hao y suspiró emocionalmente en su corazón. No pudo evitar recordar el tiempo en el Estado de Zhao cuando vio a Meng Hao por primera vez.

Fue lo mismo con Wu Dingqiu en la Secta Destino Violeta. Estaba en el mismo estado de ánimo que el Excéntrico Song. De hecho, en realidad estaba pensando en cierta lanza, que todavía existía hasta el día de hoy en la Secta Destino Violeta… *1

El tiempo pasó y la Región de los Lagos de 3.000 metros estaba completamente en silencio. En cuanto al Lago de 30,000 metros que rodeaban todos esos Lagos, ni siquiera se podía ver una onda en su superficie. Se veía casi como un gran espejo.

Chu Yuyan se sentó en silencio durante mucho tiempo antes de finalmente ponerse de pie y salir de la multitud de discípulos de la Secta Destino Violeta. El Reverendo del Dao Marchito la miró, pero no hizo nada para evitar que se acercara a la Secta del Demonio de Sangre.

Sus acciones llamaron inmediatamente la atención de bastantes personas.

Mientras se acercaba al área donde Meng Hao estaba sentado con las piernas cruzadas, fue bloqueada por un discípulo de la Secta del Demonio de Sangre.

“Quiero ver a Meng Hao”, dijo suavemente, mirándolo sentado con las piernas cruzadas no muy lejos.

El discípulo de la Secta del Demonio de Sangre dudó por un momento, consciente de que el Príncipe de Sangre tenía vínculos con la Secta Destino Violeta.

Meng Hao abrió los ojos y miró a Chu Yuyan. “Déjala pasar”, dijo.

El discípulo de la Secta del Demonio de Sangre se hizo a un lado de inmediato. Chu Yuyan no dijo nada mientras caminaba hacia Meng Hao y luego se sentó junto a él, con una expresión compleja en sus ojos.

Al principio, ella no dijo nada, y tampoco Meng Hao.

Después de lo que parecía haber sido mucho, mucho tiempo, finalmente habló. “Han pasado unos cientos de años. ¿Alguna vez volviste a ese barranco?”

Meng Hao sabía exactamente a qué barranco se refería. Ese fue el lugar en el que los dos realmente se conocieron, y donde adquirió la buena fortuna del Legado del Inmortal de Sangre.

“No, no lo hice”, respondió con calma.

“Yo lo hice”, dijo ella, mirándolo a los ojos.

Meng Hao no respondió.

Chu Yuyan miró hacia el Lago Dao, con una expresión de amarga. Pasaron varias horas, y finalmente se levantó y comenzó a caminar hacia la Secta Destino Violeta. Después de siete pasos, ella se detuvo.

“¿Si no existiera Xu Qing…?”

“No… si existe”, respondió Meng Hao suavemente.

“¿Pero por qué?”

“Se perdió la oportunidad. Lo hecho, hecho está.”

Chu Yuyan tembló, y luego dejó el Lago Dao de Meng Hao y regresó a la Secta Destino Violeta, con lágrimas en su rostro.

Hanxue Shan se acercó a ver a Meng Hao, inocente y sin hacer ningún intento por ocultar sus sentimientos persistentes por él.

Gordito llegó con un pollo salvaje. Meng Hao lo miró y luego convocó unas llamas. Los dos se sentaron al lado del Lago Dao durante mucho tiempo, comiendo pollo salvaje mientras todos los observaban.

Gordito se echó a reír y se limpió los dientes con una espada. Al final, tomó a Meng Hao le dio un abrazo de oso y luego se fue.

An Zaihai y Lin Hailong también llegaron. Suspirando, relataron tiempos pasados, aunque evitaron mencionar al Gran Maestro Píldora Demonio. Sabían muy bien que para Meng Hao, la persona más importante en la Secta Destino Violeta… era su Maestro.

Ye Feimu no se acercó. La última persona de la Secta Destino Violeta en acercarse fue un anciano. Su base de Cultivo no era muy alta, pero tan pronto como se acercó, el rostro de Meng Hao se llenó con una sonrisa.

“Bai Yunlai.”

“Fang… Meng Hao.” El anciano comenzó a llamar inadvertidamente a Meng Hao por el nombre de Fang Mu.

La gente se acercó del Clan Song, la Secta Escarcha Dorada y la Secta Espada Solitaria. Antes se habían enfrentado con hostilidad, pero ahora vinieron a conversar. Estas eran personas de la misma generación que Meng Hao del Dominio Sur, Niños Dao y Elegidos, los más poderosos de los cuales estaban simplemente en la etapa del Alma Naciente.

Cuando vieron a Meng Hao, no pudieron evitar pensar en todas las cosas que habían sucedido en el pasado. Meng Hao no vio a Li Tiandao del Clan Li, que esta vez no había aparecido en los Lagos Dao. *2

En cuanto a Wang Lihai, y esa figura que existía en lo profundo de sus recuerdos, Wang Tengfei, después del genocidio del Clan Wang llevado a cabo por su Décimo Patriarca, Meng Hao no estaba seguro de si aún estaban vivos.

Había una persona que Meng Hao no había visto desde que regresó al Dominio Sur, y esa era Han Bei. Han Bei de la Secta Tamiz Negro.

La última persona en visitarlo fue Chen Fan. Parecía más viejo que antes, y aún no había alcanzado la etapa del Alma Naciente. Su cuerpo estaba algo demacrado, lo que contrastaba fuertemente con el Chen Fan que Meng Hao recordaba.

Parecía que muchos asuntos del corazón se habían acumulado en él durante los últimos siglos, llegando al punto de sofocarlo.

Al principio no dijo mucho, y trajo consigo una jarra de alcohol, de la que bebió continuamente. Era difícil decir cuándo, pero en algún momento, había comenzado a beber a diario. Había llegado al punto en el que no solo necesitaba beber, necesitaba emborracharse.

Ya no era el sol abrasador que había sido en los últimos años, ni era una de las Siete Espadas. Un compañero miembro de la Secta después de otro lo había superado, y sus sueños de elevarse dentro de la Secta Espada Solitaria no se habían hecho realidad.

Sin embargo, él todavía sonreía. Le sonrió a Meng Hao, y contenía la misma calidez de siempre, la misma preocupación y amor.

“Hermano mayor Chen…”, dijo Meng Hao, mirándolo. Cada vez que veía a sus viejos amigos, no podía evitar pensar en la Secta Confianza.

“Asegúrate de concentrarse bien en tu Cultivo…”, dijo Chen Fan. “Si alguna vez alcanzas la Ascensión Inmortal, entonces podré jactarme de que tengo un Hermano pequeño que es un Inmortal.” Él se rió entre dientes y le dio una palmada en el hombro a Meng Hao. Luego tomó un largo trago de alcohol y se dirigió hacia la Secta Espada Solitaria.

Meng Hao pudo ver claramente el desprecio con el que muchos de los discípulos de la Secta Espada Solitaria miraban a Chen Fan.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente