ISSTH 708 – ¡Separar lo Diabólico, Buscar el Dao!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

En sus opiniones, no había forma de que Meng Hao estuviera dispuesto a hacerse enemigo de toda la Secta del Demonio de Sangre. El precio por la prueba, ya había sido pagado, por lo que naturalmente hablarían para preservar su dignidad.

Por lo tanto, decidieron preocuparse más tarde sobre cómo tratar con Meng Hao. Según sus cálculos, lo siguiente que sucedería sería que el Patriarca Demonio de Sangre aparecería y suavizaría las cosas.

En el Quinto pico de montaña, la joven y bella mujer levantó la mano hacia su pecho. Todo lo que había sucedido hasta ahora le había dejado una profunda impresión. En cuanto al anciano jorobado, respiró hondo, se aclaró la garganta, y luego dijo con frialdad: “El Patriarca Demonio de Sangre aparecerá ahora, y el asunto estará concluido.”

“Ah, este Príncipe de Sangre… Muy joven. Demasiado impulsivo. He vivido demasiado tiempo y…”

Sin embargo, antes de que pudiera terminar de hablar…

Meng Hao ignoró por completo los cadáveres destrozados a sus pies y giró la cabeza para mirar el Segundo pico de montaña. La crueldad helada en sus ojos se hizo aún más fuerte.

“¡Qué tal si les doy su compensación ahora mismo!”, Dijo. Para incredulidad de todos los espectadores, ¡Comenzó a moverse hacia el Segundo pico de montaña!

La Secta del Demonio de Sangre instantáneamente se volvió tan silenciosa como un cementerio.

En el Segundo pico de montaña, el rostro del Patriarca Cielo Oscuro cayó.

“¡Loco!”, Pensó. “¡Este maldito bastardo es un loco!”

Con su expresión oscurecida, retrocedió. “Yo… yo solo estaba balbuceando”, pensó. “Pero en realidad él… ¡Maldita sea!”

Los tres Patriarcas Demonios de Fuego en el Cuarto pico de montaña también se sorprendieron. Apretando sus dientes, y volaron en sucesión hacia el Segundo pico de montaña.

Meng Hao se movió con una velocidad increíble, por lo que solo le tomó un momento acercarse. Levantó su mano derecha y las Perlas Blanca y Negra aparecieron, circulando alrededor de la Novena Montaña. Mientras se cernían sobre el Segundo pico de montaña, el Cielo se agrieto y la Tierra retumbó.

Los discípulos de la Secta del Demonio de Sangre quedaron estupefactos hasta el extremo. ¡Se podían escuchar sus jadeos mientras miraban a su Príncipe de Sangre incomparablemente dominante!

“’¡No hay necesidad de venir aquí para tratar de aplastarme, iré allí para aplastarlos a todos!”

—-

“’¿Qué tal si les doy su compensación ahora mismo?”

“¡Eso es lo que dijo el Príncipe de Sangre! ¡Es extremadamente Dominante! ¡Definitivamente es el Príncipe de Sangre de nuestra Secta del Demonio de Sangre!”

Los discípulos de la línea de sangre de algunos Patriarcas en la Secta ahora jadeaban al darse cuenta de que su Príncipe de Sangre era completamente dominante. Mientras observaban a Meng Hao, sus ojos estaban llenos de fanatismo.

Tener un Príncipe de Sangre como este era algo increíblemente impresionante.

En contraste, el Patriarca Cielo Oscuro de la Segunda montaña, así como sus siete aprendices, estaban todos pálidos y temblorosos. Anteriormente, se habían burlado de Meng Hao y lo miraban con desprecio debido a su juventud. Ahora, habían vuelto a la normalidad y no podían hacer nada más que mirarlo con asombro.

En cuanto al joven con el abanico en el Cuarto pico de montaña, su rostro estaba pálido por la sorpresa. De repente se dio cuenta de que el Príncipe de Sangre podría parecer inofensivo… pero de hecho era completamente arrogante cuando se lo provocaba.

No daba segundas oportunidades, y cuando decidió establecer su poder, lo hizo.

Meng Hao aceleró hacia el Segundo pico de montaña, y cuando lo pisó, toda la montaña se balanceó hacia adelante y hacia atrás. Meng Hao levantó su mano hacia el Patriarca Cielo Oscuro y extendió su dedo.

“¿Quieres una compensación? Aquí está mi compensación. El Segundo pico de montaña, será entregado a Wang Youcai.” La razón por la que Meng Hao eligió hacer un movimiento contra el Segundo pico de montaña realmente fue Wang Youcai.

Meng Hao había notado cómo lo trataron antes, y no estaba satisfecho. Mientras extendía su dedo, sopló un viento que parecía dividir los Cielos. Las Perlas y la Novena Montaña se transformaron en una mancha borrosa que se disparó hacia un niño vestido con las prendas de un erudito, que no era otro que el Patriarca Cielo Oscuro.

El rostro del Patriarca Cielo Oscuro cayó, e inmediatamente realizó un encantamiento. Un resplandor sangriento estalló a su alrededor, transformándose en una cuchilla de color sangre que cortó hacia la ráfaga de viento provocada por el dedo de Meng Hao.

La cuchilla afilada estaba imbuida con la energía del Gran Círculo de la Primera Separación, un poder explosivo que parecía estar casi al borde de la Segunda Separación.

Meng Hao resopló y agitó su dedo nuevamente.

“¡Cómo te atreves!” Aulló uno de los tres Patriarcas del Cuarto Pico de montaña, un anciano que emanaba el aura de la Segunda Separación. “Meng Hao, ¡Has ido demasiado lejos! ¿Crees que eres duro porque estás en la Segunda Separación? ¿Y qué si lo estás?”

Meng Hao ni siquiera se volvió para mirarlos. Simplemente agitó su manga.

Un enorme estallido resonó cuando el ataque de dedo se estrelló contra la cuchilla de color sangre. Ésta inmediatamente se hizo pedazos, y el Patriarca Cielo Oscuro escupió una gran bocanada de sangre.

Mientras caía hacia atrás como una cometa con su cuerda cortada, el segundo ataque de Meng Hao se estrelló contra él, provocando una explosión atronadora.

En ese instante, el Patriarca Cielo Oscuro dejó escapar un grito espeluznante y más de la mitad de su cuerpo explotó en una niebla sangrienta.

En el momento exacto en que llegaron los tres Patriarcas Demonios de Fuego del Cuarto pico de montaña, la Divinidad Naciente del Patriarca Cielo Oscuro, huyó.

“Bueno…”, dijo Meng Hao con calma, “Ya que están aquí, creo que también podría darles una compensación.” Dio un paso hacia ellos.

Los tres estaban conmocionados. Sin embargo, el Patriarca de la Segunda Separación, que era el mayor de los tres, agitó su mano, haciendo que apareciera un mar de sangre.

“¡¿Por qué sigues atacándonos?! ¿Qué eres, un espía de otra Secta? ¡¿Engañaste al Patriarca Demonio de Sangre?!”

“Mi licencia para matar cubrirá setenta y ocho muertes más este año…”, respondió Meng Hao con calma.

Tan pronto como las palabras salieron de su boca, toda la Secta del Demonio de Sangre lanzó un jadeo colectivo, incluso los ojos de los tres Patriarcas Demonios de Fuego, se abrieron de par en par. En cuanto a la Divinidad Naciente del Patriarca Cielo Oscuro, su rostro estaba lleno de sorpresa.

Los discípulos circundantes inmediatamente se alborotaron en respuesta a las impactantes palabras de Meng Hao.

“¡¿Licencia para matar?!”

“¡El Príncipe de Sangre tiene… no me digas que tiene una licencia para matar!”

“Cielos, ¿La licencia para matar cubre todas las bases de Cultivo?”

“¡Tiene tanto poder! ¡La vida de todos los discípulos está en sus manos!”

En el Quinto pico de montaña, el anciano jorobado se quedó allí sin comprender. Junto a él, los ojos de la joven y bella mujer estaban muy abiertos mientras jadeaba.

“Maestro, ¿De qué se trata esta licencia para matar?”

Sin siquiera pensarlo, el anciano comenzó a hablar. “Ejem, no hay que preocuparse. He vivido demasiado tiempo, y esto es solo una prueba, no…”

Estaba a la mitad de su discurso cuando notó que su aprendiz lo miraba con una mirada extraña en los ojos. Se aclaró la garganta otra vez.

“Maestro, usted dijo lo mismo al principio, excepto que Chang Yi fue asesinado. Se repitió, y luego el Primer pico de montaña fue aplastado… Usted dijo lo mismo, después de lo cual, el Segundo pico de montaña y el Cuarto pico de montaña tomaron medidas.”

“Ahora, está diciendo lo mismo una vez más…” La joven se calló y no continuó hablando.

En el mismo momento en que su voz se apagó, Meng Hao agitó su brazo, haciendo que la Novena Montaña apareciera y disparara hacia los tres Patriarcas Demonios de Fuego.

A medida que caía sobre ellos, las expresiones de los tres Patriarcas eran extremadamente serias. Inmediatamente desataron sus Habilidades Divinas. En cuanto al Cultivador de la Segunda Separación, escupió una bola de fuego que incendió el mar de sangre.

El fuego sangriento rugió a su alrededor, transformándose rápidamente en la cabeza de un ciervo gigantesco.

La cabeza del venado estaba formada completamente de fuego, y tenía dos astas enormes. Ni bien terminó de formarse se disparó hacia la Novena Montaña que se acercaba.

Mientras volaba por el aire, los otros dos Patriarcas combinaron su poder para hacer que el cuerpo de un ciervo se formara a su alrededor, y luego se conectó a la cabeza.

Un venado masivo y completamente formado, se lanzó hacia las Perlas y la Novena Montaña, emanando unas ondas increíbles del poder de la Segunda Separación del Espíritu. Solo a un paso del poder de la Tercera Separación.

Los ojos de Meng Hao destellaron con frialdad. Sin dudarlo, agitó su mano derecha, haciendo explotar el poder de su base de Cultivo.

Inmediatamente aparecieron fisuras en el aire a su alrededor, el viento se movió y las nubes se agitaron. Sonidos retumbantes resonaron en todas las direcciones cuando las Perlas y la Novena Montaña se expandieron repentinamente, duplicando su tamaño y su fuerza.

El aumento de tamaño causó que irradiaran una increíble presión. Dentro del venado, los rostros de los tres Patriarcas se llenaron de incredulidad.

¡BOOOM!

La Novena Montaña se estrelló contra el ciervo gigante, desatando una gran explosión que resonó en todas las direcciones. El venado fue hecho pedazos, y los tres ancianos tosieron sangre mientras eran enviados hacia atrás por el aire. Sus bases de Cultivo estaban en caos, sus rostros pálidos y sus corazones temblaban llenos de conmoción.

“¡Esto es imposible!”

“¡Es tan fuerte! ¡Ni siquiera estaba asombrado por el poder combinado de los tres!”

No fueron los únicos incrédulos. Todos los discípulos en la Secta del Demonio de Sangre tuvieron reacciones similares. Incluso Li Shiqi, que sabía un poco sobre la base de Cultivo de Meng Hao, se sorprendió.

Nunca esperó que Meng Hao fuera poderoso hasta un nivel tan aterrador. Después de todo, ella solo sabía un poco sobre lo que había sucedido en la Secta Tamiz Negro.

Nadie sabía el verdadero nivel de la fuerza de Meng Hao. Si no fuera por el Patriarca Seis Daos, la Secta Tamiz Negro habría sido completamente aniquilada.

El anciano jorobado en el Quinto pico de montaña tenía una mirada increíblemente seria en su rostro, y sus ojos destellaban con un brillo extraño.

“Soy viejo…”, murmuró. “Real y verdaderamente viejo. Finalmente me encontré con uno de esos legendarios inhumanos, y sin embargo no lo reconocí… ¡Es claramente un Separador Dao inhumano!”

“¡Hay un tipo raro de Cultivador cuyas vidas están llenas de giros y vueltas que perecen o impactan a los Cielos! Cuando maduran, pueden matar a alguien en la etapa de la Búsqueda del Dao, ¡Incluso en la etapa de la Separación del Espíritu!”

“La gente así, se llama… ¡Separador Dao!”

“Su crueldad ya se ha convertido en una voluntad diabólica… Sin embargo, lo diabólico y el Dao están vinculados. Ambos contienen una voluntad de persistencia. ¡Ambos son logros finales!”

“El camino del Separador Dao es difícil. ¡Separar el Dao, significa convertirse en un Diablo!”

“Por supuesto, Separar al Diablo es otro camino, uno aún más difícil.”

“¡¡Separar lo Diabólico, para alcanzar el Dao!!”

“Patriarca, ¿Es por eso que lo convertiste en el Príncipe de Sangre de la Secta del Demonio de Sangre?”

“La Separación del Dao requiere un Corazón Dao. ¡La Separación del Diablo requiere una Voluntad Diabólica!”

“De repente tengo un deseo muy fuerte… ¡De estar allí el día en que realice su Separación del Diablo!

“Separar lo Diabólico. ¡Busca el Dao!” Mientras el anciano murmuraba para sí mismo en la Quinta Montaña, sus ojos brillaron y se volvió para mirar el Monte Demonio de Sangre.

En el Monte Demonio de Sangre, el Patriarca Demonio de Sangre estaba sentado con las piernas cruzadas en el Estanque de Sangre. Sus ojos brillaban con lo abstruso, dentro de lo cual la infinita antigüedad parecía fluir.

“Separar lo Diabólico…”, murmuró. “¡Busca el Dao!”

“Meng Hao, no puedes culparme. Planté la semilla diabólica dentro de ti, pero la razón es que el camino de la Liga de Selladores de Demonios es incorrecto… Usaré mis años restantes para ayudarte a moldear tu Voluntad Diabólica, y luego esperaré… para Separar al Diablo…

“¡Esa es la Búsqueda del Dao!”

“Separar lo Diabólico. Buscar el Dao, luego Cortar al Inmortal. ¡¿Qué es tan difícil es eso?!”

“Cuando llegue ese momento, habrás sembrado un gran Karma con el Demonio. Cuando llegue el día en que alcances el verdadero pináculo… no olvides tu destino demoníaco.”

“Esperenme, mi hermana, mis amigos. Nos encontraremos de nuevo pronto… Pronto podré acompañarlos una vez más…” El aura de muerte que lo rodeaba continuó fortaleciéndose.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente