ISSTH 707 – ¡Sometiendo!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

Meng Hao solo dio un paso adelante y llegó al Primer pico de montaña. En el instante en que lo pisó, todo el Monte Sangre de Hierro se sacudió. Dentro de su templo en la cima de la montaña, los rostros de los dos Patriarcas Sangre de Hierro se oscurecieron y estallaron con una impactante energía de la Primera Separación.

El estruendo resonó por el Cielo y la Tierra, e inmediatamente aparecieron nubes y niebla en todas las direcciones. Al mismo tiempo, un enorme rostro apareció en el aire sobre el Monte Sangre de Hierro. Era completamente del color de la sangre, y de su frente sobresalían dos cuernos imponentes.

Parecía incomparablemente vicioso. En cuanto a los dos Patriarcas Sangre de Hierro, sus túnicas revoloteaban salvajemente con el viento, y en sus manos sostenían enormes hachas de batalla.

Las hachas de batalla eran armas demoníacas; Los dos patriarcas se enfrentaban a un enemigo mortal. Sus corazones temblaban y estaban llenos de un sentimiento de conmoción.

“No puedo creerlo… ¡Es tan poderoso!”

“¡¿Cual es el nivel es su base de Cultivo?! ¡No puedo ver rastros de una Segunda Separación, pero incluso en el Gran Círculo de la Primera Separación, no debería tener un Sentido Divino tan poderoso!”

“¿Podría ser que él Cultiva alguna técnica para mejorar específicamente su Sentido Divino?”

El momento en que aparecieron los dos Patriarcas fue el mismo momento en que Meng Hao comenzó a subir las escaleras que conducían a la cima de la Primera montaña. Lentamente, comenzó a caminar hacia la cima.

Todos los ojos estaban fijos en él, y todos pensaban que a partir de este momento, Meng Hao realmente era digno de su título.

En el Segundo pico de montaña, el niño de aspecto académico, el Patriarca Cielo Oscuro, pudo sentir el resultado de la confrontación entre el Sentido Divino de Meng Hao y los dos Patriarcas Sangre de Hierro. Su expresión estaba llena de conmoción. Se levantó apresuradamente y luego se teletransportó instantáneamente fuera de su templo.

Afuera, sus siete aprendices jadeaban y sus rostros se llenaron de incredulidad.

“¡Se resistió al Sentido Divino de los dos Patriarcas Sangre de Hierro por sí mismo!”

“Solo… ¿Qué tipo de base de Cultivo tiene?”

“¿Qué está haciendo? ¿No fue solo una prueba?”

“¡TRANQUILOS!” Grito el Patriarca Cielo Oscuro. Sus siete aprendices se sorprendieron e instantáneamente quedaron tan silenciosos como las cigarras durante el invierno.

En el Cuarto pico de montaña, los tres ancianos envueltos en llamas también salieron corriendo de su templo. Su expresión era de asombro mientras miraban hacia el Primer pico de montaña.

A un lado, el joven con el abanico que previamente había estado observando los eventos con una mirada de desdén en su rostro, ahora estaba parado con la boca abierta, aparentemente incapaz de respirar.

De repente se dio cuenta de que esta no era una situación en la que el Príncipe de Sangre estaba siendo inmaduro. Todo lo contrario, su base de Cultivo era tan alta que no necesitaba preocuparse por ningún tipo de estrategia o planificación. ¡Eliminó a todos sus oponentes de un solo golpe!

Tan pronto como Meng Hao comenzó a subir la escalera, los picos de la Primera, Segunda y Cuarta montaña quedaron en completo shock. En ese mismo momento, el viento y las nubes se agitaron. Apareció una niebla negra, dentro de la cual también se podía ver una niebla blanca.

En un abrir y cerrar de ojos, la niebla blanca y la niebla negra comenzaron a girar una alrededor de la otra y tomaron la forma de dos enormes perlas. Pero eso no era todo… ¡Además, debajo de las dos perlas había una montaña envuelta en nubes y niebla!

¡La Novena Montaña!

¡Ambas Perlas, y la Novena Montaña!

¡Juntos!

Esto fue algo que a Meng Hao se le ocurrió después de su batalla con el Patriarca Seis Daos de la Secta Tamiz Negro. Aunque no estaba completa, todavía podía usarlas con un efecto impactante.

El retumbar resonó cuando las Perlas, Blanca y Negra, y la Novena Montaña se dispararon contra los dos Patriarcas del Monte Sangre de Hierro.

¡BOOOOM!

El suelo tembló y las expresiones de los Patriarcas Sangre de Hierro temblaron.

Mientras tanto, de vuelta en el Quinto pico de montaña, los ojos del anciano jorobado se abrieron y respiró profundamente.

La bella joven que estaba a su lado estaba completamente conmocionada.

“¿Qué… qué está haciendo? ¿Realmente podría estar tratando de luchar contra el Monte Sangre de Hierro? Maestro, ¿No dijo que las cosas no se pondrían serias?”

El anciano jorobado parpadeó y se aclaró la garganta. “Cálmate, ¿De acuerdo? Según mi experiencia, puedo decirte que el asunto definitivamente no se volverá extremadamente serio. A lo sumo, el Primer pico de montaña estará involucrado. ¡Jajaja! ¡Parece que este Príncipe de Sangre lo tomará como una demostración de fuerza!”

En el pico de la montaña central, el Monte Demonio de Sangre, la expresión del Patriarca Demonio de Sangre estaba tranquila, pero se podía ver una sonrisa de satisfacción en su rostro.

“La crueldad en tu corazón es demasiado intensa y no se puede disipar. También podrías dejar que se condense en algo Diabólico. Esto ha tardado mucho en llegar. No era que quisiera forzarte; más bien, este era el único método que contaría como útil para ti.”

“No lo entiendes ahora, pero cuando alcances tu Tercera Separación, lograrás la iluminación.”

Li Shiqi también estaba en el Monte Demonio de Sangre, y sus ojos brillaban con una luz extraña mientras observaba la escena. Después de todo, conocía a Meng Hao muy bien, mucho mejor que nadie en la Secta del Demonio de Sangre.

Los eventos en la antigua Secta del Demonio Inmortal estaban impresos indeleblemente en su corazón, y no se había olvidado de nada de lo que había sucedido allí. Además, después de regresar, no le contó a nadie de la Secta lo que había sucedido, con excepción del Patriarca Demonio de Sangre.

El más sorprendido de todos era Wang Youcai. Observó todo inexpresivamente mientras sucedía, y luego comenzó a respirar pesadamente. La determinación comenzó a brillar en sus ojos. “¡Meng Hao… es tan fuerte! ¡Yo… no puedo quedarme atrás!”

¡¡BOOOOMM!!

Una explosión masiva resonó por el aire mientras Meng Hao daba su tercer paso por las escaleras. Arriba en el aire, las Perlas de niebla Blanca y Negra, así como la Novena Montaña, se dispararon hacia la cima de la montaña. Bajo la fuerza de la increíble presión, el gigantesco y feroz rostro de los dos Patriarcas Sangre de Hierro reveló una expresión de dolor.

La expresión de Meng Hao era fría mientras daba su cuarto paso.

Un estruendo impactante hizo que todo temblara. El rostro formado por la energía de los dos Patriarcas Sangre de Hierro luchó y aulló. Sin embargo, no sirvió de nada. Bajo la presión aplastante, se hizo añicos en innumerables fragmentos.

Para los observadores, casi parecía que la mitad del cielo había sido destrozado, reemplazado por las Perlas y la Novena Montaña. Habiendo visto su rostro vicioso destruido, los dos Patriarcas Sangre de Hierro temblaron y tosieron sangre. En un abrir y cerrar de ojos, parecieron envejecer y sus rostros se llenaron de asombro.

“¡¿Cuán poderoso es él?!”, pensaron, mientras sus mentes se tambaleaban. Ni en su fantasía más salvaje podrían haber adivinado que Meng Hao, usando sólo su propia aura, podría suprimirlos en esta medida.

En el Segundo pico de montaña, la expresión del Patriarca Cielo Oscuro se oscureció mientras miraba las Perlas y la Novena Montaña. “¡¿Qué Habilidad Divina es esa?!”

Los aprendices a su lado temblaban, al igual que el resto de los 50,000 Cultivadores del Primer pico de montaña. Estaban aterrorizados mientras miraban a Meng Hao en el cielo.

Las tres figuras envueltas en llamas en el Cuarto pico de montaña observaban todo en estado de shock.

“¡Aplastante! ¡Eso es aplastante!”

“¡Ni siquiera los atacó directamente, solo usó su energía para golpear a los dos Patriarcas Sangre de Hierro hasta un estado tan andrajoso!”

“¡Príncipe de Sangre! ¡Realmente es el Príncipe de Sangre!”

Todos jadeaban. En la Secta del Demonio de Sangre, se mostraba respeto a los fuertes. Aparte de algunos de los Aprendices de Élite que se ganaron su lugar debido a su línea de sangre, todos los demás ahora estaban completamente asombrados por la demostración de fuerza de Meng Hao.

Él dio un quinto paso.

Todo se sacudía mientras las Perlas y la Novena Montaña continuaban emitiendo una presión aplastante. Las expresiones de los Patriarcas Sangre de Hierro se oscurecieron, y se dispararon en el aire mientras lanzaban un rugido. Sin embargo, mientras volaban, continuaron las explosiones y fueron abatidos de nuevo. Se estrellaron contra la cima de la montaña, haciendo que temblara violentamente mientras se hundían en el suelo… ¡Tres metros completos!

Todos los observadores quedaron atónitos.

Los dos Patriarcas Sangre de Hierro tosieron sangre. Sus cuerpos estaban cubiertos de heridas, y su asombro con respecto a la Novena Montaña y las Perlas no podía crecer más.

“¡Si no podemos luchar contra la Habilidad Divina, entonces lucharemos con su verdadero ser!”

“Sus técnicas mágicas son monstruosas. ¡No podemos luchar desde la distancia, necesitamos acercarnos para atacar!”

Los dos Patriarcas rugieron y sus cuerpos emitieron crujidos mientras comenzaban a crecer. Rápidamente se convirtieron en gigantes de treinta metros de altura y cuatro brazos que parecían demonios diabólicos.

Sus frentes lucían cuernos dobles, y no se parecían en nada a los seres humanos, sino a demonios. Su energía explotó violentamente mientras levantaban sus hachas de batalla y luego se transformaban en rayos de luz que se dispararon hacia Meng Hao con una monstruosa intención asesina.

“¡MORIRÁS!”

“¡MUEREE!”

Meng Hao estaba dando su sexto paso cuando lo golpearon. Miró a los dos Demonios con frialdad y luego levantó la mano derecha, abofeteandolos violentamente.

Su cuerpo carnal había experimentado la santificación y estaba esencialmente en el Gran Círculo de la Separación del Espíritu. ¡Era solo superado por la Búsqueda del Dao!

Su base de Cultivo estaba en la Segunda Separación, pero su verdadero poder… lo colocaba como la persona número uno bajo la Búsqueda del Dao en todas las tierras del Cielo Sur.

Su palma rugió por el aire antes de aterrizar directamente sobre los dos Demonios.

Un gran estallido resonó por los alrededores y las hachas de batalla se hicieron añicos. Los rostros de los dos Demonios se llenaron de asombro y la sangre brotó de sus bocas.

Ellos lanzaron gritos miserables, y parecían estar a punto de explotar. La sangre comenzó a brotar por todo su cuerpo y fueron lanzados hacia atrás.

La palma de Meng Hao los golpeó hacia la cima de la montaña. Al mismo tiempo, las Perlas y la Novena Montaña comenzaron a descender.

“¡NOOO!”

“¡Patriarca, sálvanos!”

“¡Cielo Oscuro! ¡Demonios de Fuego! ¡Ayúdanos!”

Cuando los dos Patriarcas de Sangre de Hierro gritaron, un resplandor sangriento surgió del Segundo y del Cuarto Pico de montaña, y mientras avanzaban, una voz resonó.

“¡Suficiente!”

“¡Tu poder ha sido establecido! ¿Por qué no has detenido tu mano?”

La crueldad en los ojos de Meng Hao destelló mientras daba su octavo paso.

“¡LARGUENSE!”, Dijo, enviando su Sentido Divino explosivamente. Se transformó en un monstruoso rayo de color sangre que se disparó hacia los resplandores sangrientos que se acercaban. Su intensidad explosiva destrozó los resplandores y desaparecieron instantáneamente.

“¿Todavía quieren probarme? Pues bien, echen un buen vistazo. Me ha gustado mucho este Monte Sangre de Hierro.” Mientras su voz retumbaba, las Perlas y la Novena Montaña se estrellaron contra la cima del Monte Sangre de Hierro.

¡CRASH!

Todo tembló, y una avalancha de colores brilló en el cielo. Los 50,000 discípulos del Primer pico de montaña temblaron y los dos Patriarcas Sangre de Hierro gritaron miserablemente. Sus cuerpos fueron aplastados instantáneamente por la Novena Montaña.

A medida que sus cuerpos eran destruidos, sus Divinidades Nacientes trataron de alejarse volando, pero no pudieron escapar. Las Perlas Blanca y Negra las absorbieron en un instante, y fueron selladas en su interior.

En ese momento, Meng Hao terminó de dar su octavo paso y llegó a la cima de la montaña. Mientras estaba solo allí, todos los discípulos del Primer pico de montaña cayeron temblando de rodillas y comenzaron a arrodillarse.

“¡Le ofrecemos nuestros respetos, Príncipe de Sangre!”

“¡Le ofrecemos nuestros respetos, Príncipe de Sangre!”

Las voces resonaron desde el Primer pico de montaña, elevándose por el aire y extendiéndose como olas masivas.

Toda la Secta del Demonio de Sangre se llenó con el sonido de sus voces.

Sin embargo, mientras el sonido se extendía, se escuchó una voz sombría y penetrante.

“Meng Hao, podrás tener una base de Cultivo alta, ¡Pero esta es la Secta del Demonio de Sangre! ¡Matar a los Patriarcas de la Cámara de tortura para usurpar su posición está en contra de las reglas de la Secta! ¡USTED deberá dar una compensación!”

“¡Aplastar a los dos compañeros Daoístas Sangre de Hierro requiere que proporciones una compensación!”

Las voces provenían del Segundo y Cuarto pico de montañas. El Patriarca Cielo Oscuro y los tres Patriarcas Demonios de Fuego se negaron a ceder. En su mente, Meng Hao ya había establecido su poder. En su opinión, el Patriarca Demonio de Sangre ciertamente aparecería pronto. Como ese era el caso, hablaron para mantener su propia cara y asegurarse de que todos supieran que no temían al Príncipe de Sangre.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente