ISSTH 706 – ¡Asesinato!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

Un silbido resonó por el aire y los tres Cultivadores del Alma Naciente del Monte Sangre de Hierro apretaron los dientes. Ignoraron a Meng Hao y dispararon más allá de él hacia Wang Youcai, irradiando intención asesina.

Obviamente no lo matarían. Sin embargo, lo herirían seriamente, especialmente teniendo en cuenta que representaban a la Cámara de tortura y que su Hermano mayor Chang Yi había dado la orden personalmente.

En su opinión, claramente ocupaban la posición superior, especialmente teniendo en cuenta que estaban esencialmente respaldados por los dos Patriarcas Sangre de Hierro. Un insignificante Príncipe de Sangre, incluso si tuviera una base de Cultivo superior a la suya, no podría luchar contra los dos Patriarcas Sangre de Hierro.

Debido a esta línea de razonamiento, su intención asesina se hizo aún más intensa que antes. Aparecieron objetos mágicos mientras avanzaban, y el resplandor de color sangre se elevó hasta los Cielos. Bajo la mirada de todas las personas en todos los picos de montaña de la Secta, dispararon hacia adelante.

Una sonrisa fría se podía ver en el rostro de Chang Yi mientras miraba fríamente a Meng Hao, esperando ver cómo respondería a esta prueba.

“Hay crueldad en mi corazón…”, murmuró Meng Hao. “Ha estado allí desde que perecí en el Mar de la Vía Láctea…” Levantó su mano derecha y casualmente agitó un dedo.

Aunque parecía que el dedo no apuntaba hacia nada más que el aire, en un abrir y cerrar de ojos, el más rápido de los tres Cultivadores del Monte Sangre de Hierro comenzó a temblar. Una expresión de confusión apareció en su rostro, y tosió una bocanada de sangre. Luego, un momento después, literalmente explotó.

¡Era como si un par de manos enormes e invisibles lo hubieran aplastado!

La velocidad con la que todo sucedió fue incomparable. Fue tan repentino que todos los que estaban observando quedaron estupefactos.

Detrás de Meng Hao, el rostro de Wang Youcai cayó y su corazón comenzó a latir con fuerza. “No es bueno…”, pensó. “¡Meng Hao es demasiado impulsivo! ¿Qué tengo que hacer?”

La ansiedad brotó en su corazón. Podía decir que Chang Yi solo estaba probando a Meng Hao, pero nunca podría haber imaginado que Meng Hao actuaría tan precipitadamente.

Los ojos de Chang Yi se agrandaron. Anteriormente, nunca había pensado que el Príncipe de Sangre atacaría con fuerza letal. Sin embargo, este giro hizo que un sentimiento de alegría surgiera en su interior. No pudo evitar pensar que el Príncipe de Sangre era claramente demasiado inexperto.

Inmediatamente la mirada de Chang Yi se volvió extremadamente fría y comenzó a avanzar.

“¡Príncipe de Sangre!”, Bramó. “¡¿Cómo te atreves a violar las reglas de la Secta!”

Al mismo tiempo, los siete aprendices de aspecto sombrío en el Segundo pico de montaña observaban con sus ojos brillantes, claramente interesados ​​en lo que estaba sucediendo.

En el Cuarto pico de montaña, el joven con el abanico sonrió levemente, y una luz extraña brilló en sus ojos.

En cuanto al anciano jorobado en el Quinto pico de montaña, sus ojos se oscurecieron. Junto a él, la joven y bella mujer lo miró en estado de shock. Nunca podría haber adivinado que Meng Hao realmente mataría a alguien.

“Entonces, este Príncipe de Sangre resulta ser una persona bastante cruel…”, dijo el anciano jorobado, suspirando emocionalmente. “Sin embargo, es un poco imprudente y también un poco joven. No es como yo, una persona que ha vivido mucho, demasiado tiempo.”

Meng Hao ignoró por completo las reacciones de todos a su alrededor. Parecía estar inmerso en un mundo de remordimientos.

“La crueldad se hizo más fuerte en la Cueva del Renacimiento…” suspiró. Agitó su dedo otra vez, y el rostro del segundo Cultivador del Alma Naciente cayó.

Éste se detuvo en su lugar y se escucharon ruidos retumbantes provenientes de su cuerpo. Un instante después, explotó. Ahora estaba completamente muerto en cuerpo y alma.

¡Otra persona asesinada!

Al verlo, la expresión de Chang Yi cambió, no con felicidad, sino de sorpresa. Momentos atrás, había asumido que Meng Hao se detendría después de matar a una persona, pero inesperadamente, volvió a matar.

Simultáneamente, los ojos de los Cultivadores circundantes comenzaron a brillar con una luz extraña. Los discípulos en las montañas sintieron sus corazones llenos de conmoción.

“En la Secta Tamiz Negro… la crueldad explotó…”, murmuró Meng Hao. “Y, sin embargo, no estaba saciado. En cambio, se arraigo en el fondo de mi corazón y se volvió aún más intensa, transformándose en… lo que el Patriarca Demonio de Sangre mencionó. Diabólico.”

El tercer Cultivador del Alma Naciente, al ver a sus dos compañeros asesinados justo en frente de él, quedó completamente estupefacto. Sus ojos se agrandaron y comenzó a retirarse, pero justo en ese momento Meng Hao levantó la mano e hizo un gesto con el dedo por tercera vez.

“Hermano mayor, sálvame…” gritó el hombre. Pero entonces, su cuerpo explotó con una explosión que resonó en todas las direcciones. Todos temblaron violentamente. Los acontecimientos de hace unos momentos los habían arrancado violentamente de su mundo de fantasía.

“Él… realmente mató a tres personas seguidas.”

“¡Qué idiota! ¡Este tipo es un verdadero idiota! ¡Acaba de llegar a la Secta del Demonio de Sangre, pero no inclina su cabeza en sumisión, e incluso se atreve a actuar con una agresión desenfrenada!”

“Está en un gran problema ahora. No solo se atrevió a matar a otros miembros de la Secta ¡EN la Secta!”

“¡También eligió matar a los discípulos de la Cámara de tortura!”

Mientras el zumbido de las conversaciones resonaba en todos los picos de montaña, Chang Yi voló en el aire, mirando a Meng Hao todo el tiempo. Al principio, se había sorprendido, pero ese shock fue reemplazado por una euforia ilimitada. Interiormente, estaba riendo a carcajadas.

“Mis Maestros dijeron que no tomara la iniciativa de provocarlo…”, pensó, “Pero resulta que el idiota decidió comenzar a matar. Considerando su posición, matar a uno podría ser tolerado, pero mató a tres… En ese caso, si pudiera lograr que matara un poco más, ¡Definitivamente estaría tentando a la muerte!”

Habiendo llegado a este punto en su línea de pensamiento, Chang Yi sonrió.

“Te ofrecí respeto como el Príncipe de Sangre…”, gritó, “Y en respuesta te atreviste a hacer ataques mortales en la Secta, ¡Incluso ofendiste a la Cámara de tortura! No importa cuán alta sea tu base de Cultivo, ¡Tú serás Castigado! ¡Hombres… detenganlo!”

Las expresiones de todos los discípulos del Monte Sangre de Hierro eran vacilantes. Sin embargo, justo en este momento dos pulsos impactantes de energía de la Separación del Espíritu surgieron del Monte Sangre de Hierro.

“¡Si el Príncipe de Sangre comete un crimen, será tratado como cualquier otra persona!” Dijo una voz antigua y sombría. “Ponlo bajo custodia y llévalo al Monte Sangre de Hierro. Si se resiste, ¡Obligalo por la fuerza!” Mientras las palabras resonaban en toda la Secta, la expresión de Chang Yi se iluminó, y casi comenzó a reír a carcajadas con una sonrisa radiante.

“¡Está muerto!”, Pensó.

Al mismo tiempo, los otros discípulos que estaban con Chang Yi comenzaron a verse emocionados. Ahora que sabían que tenían el apoyo de los dos Patriarcas Sangre de Hierro, estaban completamente seguros. Instantáneamente se lanzaron hacia Meng Hao, completamente seguros de que el Príncipe de Sangre nunca se atrevería a atacarlos. Si lo hacía, los dos Patriarcas Sangre de Hierro intervendrian inmediatamente.

Mientras tanto, en el Segundo pico de montaña, el Monte Cielo Oscuro, el Patriarca Cielo Oscuro estaba sentado con las piernas cruzadas en un templo en la cima con su apariencia de niño. Llevaba la vestimenta de un erudito, y su expresión era sombría mientras miraba hacia la base de las montañas.

Fuera del templo estaban sus siete aprendices, todos los cuales se burlaban fríamente mientras observaban la escena. Su desprecio por Meng Hao era aún mayor que antes; creían que su capacidad de pensar y planificar era claramente deficiente.

En respuesta a una simple prueba, instantáneamente reveló sus debilidades.

En el Cuarto pico de montaña, el joven con el abanico se rió para sí mismo. “Este Príncipe de Sangre es demasiado inexperto…”, pensó. “Su base de Cultivo es increíble, pero no sabe cómo comportarse. Bueno, que esto sea una lección para él. Al final, no es digno de su título. Él inclinará su cabeza en sumisión muy pronto.”

El anciano jorobado del Quinto pico de montaña suspiró. “Muy joven.”

Meng Hao levantó la mirada y sus ojos estaban fríos. De hecho, toda su persona era como un bloque de hielo, y el aura despiadada dentro de él comenzaba a irradiarse explosivamente.

“Mi crueldad se convirtió en  algo Diabolico..”, murmuró, “Y no puedo reprimirlo. No se ajusta a mi Dao, pero… es lo que es… ¡También podría dejarlo salir!”

Dio un paso adelante, y en un abrir y cerrar de ojos, su intención asesina estalló. Al mismo tiempo, agitó su manga.

Fue un simple movimiento de su brazo, pero provocó un viento con la fuerza de vientos huracanados. Era como un viento de destrucción celestial que se extendió en todas las direcciones, golpeando a más de una docena de los Cultivadores que se acercaban.

Tan pronto como los tocó, sus rostros cayeron y la sangre brotó de sus bocas. Independientemente de los diversos niveles de sus bases de Cultivo, fueron incapaces de resistir la fuerza del viento, y sus cuerpos se hicieron pedazos. Se roció carne y sangre en todas las direcciones.

En cuanto a Chang Yi, su rostro instantáneamente se puso pálido como la muerte, y sus pupilas se contrajeron. Su base de Cultivo estaba en el Gran Círculo de la etapa del Alma Naciente, por lo que fue con gran asombro que apenas pudo resistir el viento. Sin embargo, el viento luego lo envolvió, transformándose en una mano enorme que lo agarró violentamente.

Ésta comenzó a apretarse y se escucharon crujidos provenientes de su cuerpo. Chang Yi gritó miserablemente. “¡Maestros! ¡¡Sálvame!!”

Cuando los espectadores vieron esto, sus rostros se llenaron de asombro. Arriba en el Segundo pico de montaña, el Patriarca Cielo Oscuro se puso de pie y los corazones de sus siete aprendices fuera del templo se llenaron de sorpresa.

En el Cuarto y Quinto pico de montaña, se desarrollaron escenas similares.

“¿¡Qué está haciendo!?”

“¡No puedo creer que haya matado a tanta gente!”

“¿Está desafiando a la Cámara de tortura?”

“¿Esto… esto fue solo una prueba, pero él respondió de esta manera?”

En este punto, un resoplido frío resonó desde el Monte Sangre de Hierro, y dos corrientes de Sentido Divino descendieron para rescatar a Chang Yi.

La expresión de Meng Hao era tranquila mientras la enorme mano en el aire continuaba cerrándose.

“¡Detente ahora mismo!” Rugieron las dos corrientes de Sentido Divino.

Mientras tanto, los gritos de Chang Yi alcanzaron un punto álgido.

“No…” gritó. “Esto… fue solo… una prueba…”

Antes de que pudiera terminar de hablar, un estallido resonó y su cuerpo fue aplastado en una pulpa de carne mutilada. Su Alma Naciente también fue completamente destruida. Estaba muerto en cuerpo y alma.

Para él, solo era una prueba, pero para Meng Hao… cuando se trataba de atacar, no existían las llamadas pruebas.

Un silencio mortal llenó el aire. Nadie podría haber predicho que una simple prueba terminaría inesperadamente de esta manera. Momentos después, las dos corrientes de Sentido Divino descendieron hacia Meng Hao.

“¡¿Estás buscando morir?!” rugió uno.

¡Cómo te atreves a matar a mis discípulos del Monte Sangre de Hierro! ¡Te voy a aplastar!” Los dos Patriarcas Sangre de Hierro estaban furiosos. En este momento, no les importaba que Meng Hao fuera el Príncipe de Sangre, o que pudieran sentir algo extraño en su base de Cultivo. Esas cosas no les importaron.

A decir verdad, había algo extraño en la base de Cultivo de Meng Hao. La fuerza vital del Lirio de la Resurrección oscureció los rastros de su Segunda Separación, haciendo que pareciera que solo estaba en el nivel de la Primera Separación.

Levantó la vista y no se vio ni un rastro de vacilación en sus ojos. Envió su Sentido Divino disparándose con una intensa ferocidad.

¡BAAAM!

Su Sentido Divino era simplemente demasiado poderoso. El hecho de que los dos Patriarcas Sangre de Hierro fueran Cultivadores de la Separación del Espíritu no le importó. Sus corrientes de Sentido Divino fueron completamente incapaces de enfrentarse a Meng Hao, e inmediatamente se hicieron añicos.

Ondulaciones masivas azotaron a la Secta del Demonio de Sangre, azotando con furia los árboles y la vegetación. Todos los Cultivadores de los alrededores jadearon asombrados.

“No hay necesidad de que vengan aquí para tratar de someterme…”, dijo Meng Hao con frialdad. “¡Iré allí para someterlos a los dos!” Dicho eso, voló directamente hacia el primer pico de la montaña.

A partir de este momento, ¡Toda la Secta del Demonio de Sangre estaba completamente alborotada!

Pagina Anterior
Pagina Siguiente