ISSTH 703 – El Corazón del Demonio de Sangre

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

Este era su verdadero ser. Cada vez que aparecía fuera de la Secta, usaba clones. Ya sea ese año en la Secta Confianza, o antes en la Secta Tamiz Negro, todas eran encarnaciones de clones.

Su verdadero ser dormía aquí eternamente. Desde el principio hasta ahora, nunca había salido ni siquiera medio paso fuera de la cueva, ni había salido del estanque.

Cuando Meng Hao lo miró, su cabeza se levantó lentamente y miró hacia atrás.

Su mirada era arcaica, aparentemente llena de incontables años de tiempo. Cualquiera que lo viera pensaría que estaba viendo el tiempo moverse en reversa. Era como si estuviera mirando hacia el pasado, hacia la antigüedad y a las estrellas.

“Ya estoy al tanto de tu elección…”, dijo, con una voz ronca que resonó en la cueva.

Una mano marchita y demacrada se alzó y se agitó suavemente el aire. La sangre surgió del interior del estanque, moviéndose de acuerdo con el gesto de su dedo para convertirse en un símbolo mágico.

Tan pronto como el símbolo mágico terminó de formarse, su color cambió. Ya no era de color sangre, sino que brillaba con una luz dorada.

Una fuerza vital increíblemente poderosa emanaba de él, como si el símbolo mismo estuviera vivo. Tan pronto como apareció la fuerza vital, el Patriarca Demonio de Sangre se volvió visiblemente más antiguo y marchito. No le ofreció una explicación a Meng Hao, pero este símbolo mágico dorado fue creado a partir de la esencia de su fuerza vital. El poder de tal fuerza vital se desarrolló a través de las edades del Cultivo, y era algo que no podía ser restaurado.

El símbolo dorado parpadeó un par de veces y luego voló hacia Meng Hao.

“Coloque este símbolo mágico en su viejo cuerpo carnal…”, dijo, con su voz ronca y su tono informal. “Después de nueve ciclos de alimentación de nueve días, un total de ochenta y un días, el alma de tu amada puede volver a entrar en su cuerpo, y ella puede caminar nuevamente en las tierras del Cielo Sur. Si ella no entra en el ciclo de reencarnación dentro de cien años, entonces su longevidad de mil años se verá truncada.”

“Una vez que ingrese al ciclo de la reencarnación, este símbolo mágico la guiará a través del vacío. Cuando ella esté en el Inframundo, la protegerá, y también la ayudará cuando alcance la Ascensión Inmortal.

Meng Hao miró el símbolo. Teniendo en cuenta el nivel de su base de Cultivo, ¿Cómo no podría ver la aterradora fuerza de vida que existía dentro de él, y cómo el Patriarca Demonio de Sangre se había debilitado después de que apareció?

Repentinamente en su interior surgieron emociones complejas. No le importaba que el Patriarca Demonio de Sangre lo hubiera obligado a aceptar el título de Príncipe de Sangre, todavía sentía una increíble gratitud en su corazón.

Meng Hao aceptó cuidadosamente el símbolo mágico y lo guardó, luego juntó sus manos y se inclinó profundamente ante Demonio de Sangre.

“¡Mis respetos, Patriarca!”

Los ojos del Demonio de Sangre brillaron con una luz extraña, y su risa ronca resonó en toda la Secta del Demonio de Sangre.

Meng Hao no dijo nada más. Sabía que originalmente, había pocas razones para que su vida tuviera mucho que ver con la Secta del Demonio de Sangre. Y, sin embargo, el Patriarca Demonio de Sangre ya le había mostrado una amabilidad increíble.

No se limitaba a los eventos que ocurrieron fuera de la Secta Confianza ese año. Si uno hiciera una mirada hacia el pasado, el Patriarca Demonio de Sangre también había hecho una aparición DENTRO de la Secta Confianza. Obviamente, Meng Hao tenía conexiones de larga data con la Secta del Demonio de Sangre.

Por supuesto, Meng Hao era consciente de que su mano fue forzada a retroceder en la Secta Tamiz Negro, pero a pesar de eso, eligió caminar por este camino frente a él.

“No te lo exijo…”, dijo el Patriarca Demonio de Sangre. “Incluso si quieres guiar a la Secta del Demonio de Sangre por el Dominio Sur y llevarla a la guerra con la Secta Tamiz Negro, para destruirlos… No te detendré.”

“Puedes hacer lo que quieras aquí. Mi único deseo es que cultives la Gran Magia del Demonio de Sangre. Cultívala todo el camino hasta el sexto nivel, y luego puedes irte sin ningún obstáculo de mi parte.”

La cabeza de Meng Hao se alzó para mirar al Patriarca Demonio de Sangre, con una expresión de sorpresa en su rostro. Nunca habría sido capaz de adivinar que solo se le impondría un requisito, y que sería algo así.

“Cuando la cultives hasta el tercer nivel…”, dijo el Patriarca Demonio de Sangre, con su mirada fija en Meng Hao, “Te otorgaré una buena fortuna. ¡Después de eso, cada nivel adicional vendrá con más fortuna!”

“No maté a Seis Daos, de la Secta Tamiz Negro, solo paralice su base. Su base de Cultivo caerá rápidamente hasta la etapa inicial de la Búsqueda del Dao. Cuando tu Gran Magia del Demonio de Sangre alcance el cuarto nivel, podrás matar fácilmente a alguien en esa etapa. En ese momento, puedes eliminar personalmente a toda la Secta Tamiz Negro.”

Meng Hao no dijo nada en respuesta, pero sus ojos brillaron con una luz extraña.

“Todo lo que te estoy dando es un título en la Secta. En cuanto a si puedes o no defenderte por tu cuenta, puedes convencer a todos de que te sigan… y de reconocer tu posición, bueno…”

“Eso depende de tus capacidades…” Demonio de Sangre le dio a Meng Hao una mirada profunda y luego agitó su mano derecha. En ese momento una gota de sangre voló para flotar frente a Meng Hao. Él la agarró y, cuando tocó su palma, se convirtió en un cristal de color rojo sangre, dentro del cual destellaban símbolos mágicos que parecían contener un gran y misterioso Dao.

Después de entregar la gota de sangre, el Patriarca Demonio de Sangre una vez más se volvió visiblemente más débil. Obviamente, la gota estaba hecha de sangre vital, que contenía parte de su voluntad, y era indestructible. También contenía una buena fortuna.

¡Este era un Legado! ¡El Legado del Patriarca Demonio de Sangre!

Después de ver a Meng Hao aceptar la gota de sangre, el Patriarca Demonio de Sangre lo miró con calidez.

“He vivido demasiados años…”, murmuró en su corazón, “Mi condición empeora a diario. Con el tiempo, mi alma se dispersará y moriré. Cuando eso suceda, finalmente podré acompañar a mis amigos muertos en el Inframundo… Murieron y yo vivo solo… Espérame, hermana mía. Espérenme amigos. Podemos reunirnos pronto…”

“Cuando muera, mi muerte tendrá mayor valor que la de todos ellos. ¡Mi muerte cambiará la Liga de Selladores de Demonios!”

“De hecho, esa es la razón por la que elegí descender aquí a las tierras del Dominio Sur… Esta es la patria de los Selladores de Demonios. Espérenme, todos ustedes. El día llegará pronto…”

Meng Hao juntó sus manos y se inclinó profundamente, luego se giró para salir de la cueva.

Justo cuando estaba a punto de salir de la entrada de la cueva, de repente se detuvo en su lugar.

“Patriarca…”, dijo, “Como el Príncipe de Sangre, tengo una licencia para matar, ¿Verdad? ¿Cuántas vidas de discípulos cubre?”

Tan pronto como el Patriarca Demonio de Sangre escuchó las palabras, sus ojos destellaron y levantó la cabeza una vez más en el interior del Estanque de Sangre.

“Cien por año.”

“¿Independientemente del estado?”

“Independientemente del estado”, fue la respuesta. Para él, ninguno de los otros discípulos en la Secta del Demonio de Sangre era tan importante como Meng Hao.

Meng Hao no dijo nada más. Salió de la cueva Inmortal, y cuando lo hizo, la voz del Patriarca Demonio de Sangre resonó por toda la Secta.”

“A partir de este día, Meng Hao… ¡Es el Príncipe de Sangre de la Secta del Demonio de Sangre!”

Sus palabras retumbaron como truenos en las cinco montañas de la Secta del Demonio de Sangre. Al instante, aparecieron corrientes de Sentido Divino desde el interior de los cuatro picos de las montañas exteriores, todas las cuales se centraron en Meng Hao, que estaba parado en el Monte Demonio de Sangre.

Su expresión era la misma de siempre mientras bajaba los escalones. Su rostro tranquilo parecía reticente y taciturno; Después de morir, su personalidad había cambiado dramáticamente. Eso fue especialmente así después de la masacre en la Secta Tamiz Negro. Después de ese suceso, era visiblemente más despiadado y cruel.

Lo más influyente de todo, fue lo que había ocurrido con Xu Qing. En lo que respecta a Meng Hao, toda su vida era diferente.

Caminó en silencio, sin hacer nada para detener las innumerables corrientes de Sentido Divino que comenzaron a enfocarse en él. Todas y cada una de las corrientes estaban llenas de hostilidad. Después de todo, para la Secta del Demonio de Sangre, Meng Hao… ¡Era un extraño!

Que un extraño llegara repentinamente a la Secta del Demonio de Sangre y luego fuera promovido inmediatamente a Príncipe de Sangre era algo que afectaba los intereses de más de unas pocas personas. Claramente, muchas personas estaban resentidas.

Su resentimiento no podía mostrarse en presencia del Patriarca Demonio de Sangre, pero cuando se trataba de Meng Hao, no se preocupaban por él en lo más mínimo. Incluso si hubiera sido nombrado Príncipe de Sangre, perteneciendo la Secta del Demonio de Sangre… las palabras debían estar respaldadas por la fuerza.

En cuanto a lo que había sucedido en la Secta Tamiz Negro, solo Meng Hao lo sabía. Los otros expertos en la Secta del Demonio de Sangre solo sabían que su Patriarca había establecido una Formación de Hechizos y luego regresó de la Secta Tamiz Negro con Meng Hao.

Con respecto a los detalles de lo ocurrido, la Secta Tamiz Negro obviamente no difundiría las noticias. Probablemente hasta que el resto de la Secta del Demonio de Sangre se enterara de los detalles, pasaría un largo período de tiempo.

Había poderosos expertos ocupando los cuatro picos de las montañas exteriores de la Secta del Demonio de Sangre. Construyeron sus propias organizaciones dentro de la Secta que eventualmente hizo que la Secta del Demonio de Sangre se dividiera en cuatro poderes o facciones principales.

En términos generales, las cuatro facciones no se llevaban bien, y era difícil determinar quién estaba en la posición superior.

En la superficie, las cosas eran armoniosas, pero en realidad, se producían un sin fin de incesantes luchas secretas.

Ya sea fuera de la Secta o en su interior, siempre había sido así.

En cuanto a la posición de Príncipe de Sangre, era algo que cada uno de los poderes deseaba. Si pudieran adquirir la posición de Príncipe de sangre, cambiaría todo y les daría las calificaciones para tomar el control de todos los picos de las montañas.

El primer pico de la montaña se conocía como el Monte Sangre de Hierro. 50,000 Cultivadores lo llamaban su hogar, y todos ellos eran Cultivadores demoníacos y asesinos a sangre fría. Actualmente, todas sus miradas frías estaban fijas en el Monte Demonio de Sangre.

No les importaba nada el nuevo Príncipe de Sangre ni su extraordinaria base de Cultivo. Incluso si fuera más extraordinario, él no era más que un extraño. ¿Cómo podría enfrentarse a todo el Monte Sangre de Hierro?

En una Cueva Inmortal en el punto más alto de la montaña estaban los dos Patriarcas Sangre de Hierro. No eran Cultivadores, sino más bien, Encarnaciones Demoníacas; En cuanto a sus verdaderos ser, pocas personas sabían cómo eran.

Normalmente, no se aventuraban a salir muy a menudo, y actualmente, estaban sentados allí con las piernas cruzadas y los ojos abiertos mientras miraban a Meng Hao.

“Nada más que algún miembro de la generación junior…”, dijo uno de ellos.

También había un hombre de mediana edad que estaba fuera de la Cueva Inmortal de los dos Patriarcas. Sus ojos brillaban con intención asesina mientras miraba hacia el Monte Demonio de Sangre.

“¡El título del Príncipe de Sangre estaba destinado a mí, Chang Yi! ¿Este Meng Hao se atreve a arrebatarle la comida de la boca al tigre? ¡Está buscando morir!” Su cuerpo comenzó a brillar con una luz sangrienta, y un mar de sangre surgió dentro de sus ojos. El hombre estaba claramente furioso, e innumerables almas sangrientas aparecieron a su alrededor, todas emitiendo gritos miserables.

Apretando los dientes, se arrodilló y se inclinó hacia la Cueva Inmortal. “Maestros, ¡Por favor permitan que éste discípulo tome medidas!”

“Podría ser el Príncipe de Sangre…”, dijo uno de los dos Patriarcas de Sangre de Hierro, “Pero la única diferencia entre su posición y la tuya es que tiene un acceso único a la Gran Magia del Demonio de Sangre. ¡Si eres lo suficientemente hábil como para hacerle inclinar la cabeza, puede convertirse en tu marioneta!”

“Así es…”, dijo el otro, con un tono frío. “Si eres lo suficientemente hábil como para hacerlo capitular, entonces, como encargados de la cámara de tortura, tus Maestros tendrán el derecho de aplastarlo. Por supuesto, fue nombrado por el Patriarca, ¡Así que no puedes ser el primero en hacer un movimiento!”

El hombre de mediana edad levantó la vista y sus ojos destellaron con crueldad. Sin dudarlo, dejó la cima de la montaña.

Al mismo tiempo, en el segundo pico de montaña de la Secta del Demonio de Sangre, que se conocía como el Monte Cielo Oscuro, un Cultivador se levantó de la meditación para mirar hacia el Monte Demonio de Sangre. Este era el respetado Patriarca Cielo Oscuro, a quién se referían como un Demonio, pero en realidad era un Cultivador.

Detrás de él estaban sus siete aprendices, ninguno de los cuales parecía ser gente de buena voluntad. Sus ojos destellaron con un brillo rojo e intención asesina.

Las decenas de miles de discípulos en el Monte Cielo Oscuro, todos ordenados por el Patriarca Cielo Oscuro, observaban en silencio con miradas frías hacia el Monte Demonio de Sangre.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente