ISSTH 701 – El Príncipe de Sangre de la Secta del Demonio de Sangre

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

“¡La Perla negra representa la Muerte y la Perla blanca representa la Vida!”

“No, espera. ¡La Perla blanca representa la Muerte y la perla negra representa la Vida!”

“Hmm, eso tampoco está bien. ¿Cuántos Daos están representados aquí? La causa y el efecto del Karma. Lo Verdadero y lo Falso. Vida y Muerte. El ciclo de la Reencarnación. El Cielo y la Tierra…” el rostro del verdadero Patriarca Seis Daos se oscureció.

Mientras las perlas se le acercaban, él agitó su mano derecha hacia adelante. Inmediatamente, el Quemador de Incienso salió volando, comenzó a expandirse y el río turbio explotó desde su interior.

“¡Manantiales Amarillos!” Gruñó el verdadero Patriarca Seis Daos, haciendo que el agua turbia emanara un aura de muerte monstruosa. Ésta se expandió, transformándose en un río que se lanzó hacia las dos perlas.

Sin embargo, a medida que se acercaban las perlas, los Manantiales Amarillos comenzaron a temblar y luego se desmoronaron. Innumerables almas aparecieron y comenzaron a disiparse en todas las direcciones, todas con expresiones confusas.

Luego, el Quemador de Incienso tembló y se puso ver la imágen de los palillos de incienso ardiendo en su interior. La expresión del verdadero Patriarca Seis Daos se oscureció, y rápidamente realizó un gesto de encantamiento con su mano derecha y apuntó hacia adelante.

“¡Llama de Joss!” El Quemador de Incienso comenzó a temblar, y luego repentinamente surgieron unos mundos ilusorios. Todos ellos contenían innumerables seres vivos que estaban postrados sobre sus rodillas.

Mientras se reverenciaban, sus auras se elevaron por el aire y se fusionaron. Luego de eso, los mundos mismos se transformaron en estatuas. Todas con la apariencia del verdadero Patriarca Seis Daos y se dispararon a toda velocidad hacia las Perlas.

Las dos perlas se acercaron y resonó un estallido impactante. Todos los mundos y estatuas se volvieron de color blanco y negro, y comenzaron a colapsar. El Quemador de Incienso tembló y luego se encogió rápidamente. El rostro del verdadero Patriarca Seis Daos se oscureció una vez más. Estiró su mano derecha y la empujó hacia el suelo.

“Rotación del Yin y el Yang; ¡Transformaciones del Cielo y la Tierra!” Rápidamente levantó su mano derecha, haciendo que apareciera una enorme bandera.

Sorprendentemente, mientras la bandera se extendía, se podían ver innumerables almas aullando en su interior.

“Mil millones de almas de Joss.”

Sorprendentemente, dentro de la bandera desplegada había mil millones de almas, y voló directamente hacia las Perlas, emanando los impactantes aullidos de las mil millones de almas.

Solo tomó un momento para que los mil millones de almas se dispersaran. Sin embargo, las Perlas fueron incapaces de mantener su forma, y ​​una vez más se transformaron en una niebla blanca y negra que se disparó hacia el Patriarca Seis Daos.

Los ojos del Patriarca destellaron con un brillo extraño, y no hizo nada para evadirlas. De hecho, avanzó hacia las nieblas blanca y negra que se acercaban, y luego abrió la boca para tragarlas. Al mismo tiempo, una figura de tres cabezas y seis brazos apareció detrás de él, que también abrió su boca.

Seis Daos se tragó directamente la niebla blanca y negra, por lo que su cuerpo comenzó a temblar. Su rostro palideció mientras trataba de soportar la fuerza, pero claramente era demasiado grande. Él tosió una bocanada de sangre, y luego se escucharon crujidos provenientes del interior de su cuerpo. Luego, las corrientes de niebla blanca y negra brotaron de su pecho y se desvanecieron en el aire.

Los discípulos circundantes de la Secta Tamiz Negro estaban completamente conmocionados. Por otro lado Meng Hao se quedó allí en silencio, mirando al verdadero Patriarca Seis Daos. De hecho, esta era la técnica más poderosa que podía emplear.

“Interesante… ¡Muy interesante! ”, Dijo Seis Daos, levantando su cabeza y riendo a carcajadas. “¡Excelente! Qué excelente Habilidad Divina. ¡Bien, cumpliste la tarea que te proporcione, por lo tanto, es hora de cumplir mi parte del trato!” Dicho eso, apretó su mano izquierda, provocando crujidos que llenaron el aire. Casi la mitad de la bola de cristal que contenía el alma de Xu Qing fue destrozada. Sin embargo, su alma no emergió, y las almas desencarnadas en el área se lanzaron hacia adelante con expresiones de codicia insaciable.

“¡Tú!” Rugió Meng Hao, con sus ojos inyectados de sangre. En este momento, no le importaba la vida o la muerte. ¡No le importaba nada en el mundo excepto el alma en esa bola de cristal!

Repentinamente los ojos del alma se abrieron y miraron a Meng Hao. Era una mirada llena de gentileza y anhelo…

“En mis años de practicar el Cultivo…”, dijo Seis Daos, con voz ronca, “Nunca he cumplido mis promesas. Y como has logrado enojarme, ¿Realmente crees que te ahorraría una muerte dolorosa?” Mientras su expresión se llenaba con una sonrisa espantosa, agitó la mano, haciendo que apareciera un altar junto a él que parecía una pagoda, con nueve escalones que llevaban hasta la parte superior. Allí, había innumerables almas desencarnadas con ojos saltones, que emitían gritos silenciosos.

Luego, Seis Daos envió la bola de cristal volando hacia el altar, mientras emitía crujidos atronadores.

¡BOOOM!

La bola de cristal se hizo completamente añicos, y el alma de Xu Qing emergió. Las almas desencarnadas a su alrededor soltaron aullidos emocionados y se lanzaron hacia ella.

“Si puedes salvarla…”, dijo Seis Daos, mirando a Meng Hao, “Entonces esta vez cumpliré mi promesa…”

Meng Hao, entró en un frenesí y disparó directamente hacia el altar. Sin embargo, antes de que pudiera acercarse, las bocas de las almas desencarnadas mordieron el alma de Xu Qing. En ese momento, mientras temblaba, miró a Meng Hao, y parecía que tenía lágrimas en los ojos.

Él sintió que su corazón estaba siendo destrozado. Con su voz llena de miseria, aulló: “¡Coman MI sangre y carne!”

Dicho eso, cortó su pecho con la mano, haciendo que su carne y su sangre se derramaran en todas direcciones y su aura de Sellador de Demonios se extendiera explosivamente.

Las almas desencarnadas se detuvieron y luego volvieron sus cabezas. La avaricia insaciable en sus ojos se elevó hasta el pináculo, y cargaron hacia Meng Hao. En un abrir y cerrar de ojos, perforaron su pecho y comenzaron a alimentarse.

¡DOLOR!

¡UN DOLOR indescriptible!

Sin embargo, a Meng Hao no le importó. Se obligó a continuar hacia adelante. Avanzó un paso tras otro, hacia las escaleras que conducían a la parte superior del altar. Más y más almas desencarnadas se aferraron a él, y ni siquiera se molestaron en mirarlo antes de comenzar a consumir su carne y su sangre.

Sin embargo, nada de eso podía evitar que Meng Hao siguiera caminando.

Los discípulos de la Secta Tamiz Negro en el área estaban completamente asombrados, incluso los que albergaban un odio intenso hacia Meng Hao.

Los ojos de Seis Daos se entrecerraron.

Una niebla negra se formó alrededor de Meng Hao, y su carne y sangre estaban desapareciendo rápidamente. Sin embargo, todavía tenía su Estrato Eterno, lo que hizo que su cuerpo se curara rápidamente. Por supuesto, eso solo le provocó más dolor.

Paso a paso ascendió los escalones del altar y, finalmente, a Xu Qing.

Extendió sus manos temblorosas para agarrarla.

Sin embargo, en ese momento, los ojos de Seis Daos destellaron con maldad. Soltó un resoplido frío y luego estiró un dedo causalmente. Inmediatamente, la niebla negra se disparó hacia el alma de Xu Qing.

“Esto ha terminado…”, dijo.

La niebla negra se disparó hacia Xu Qing y Meng Hao dejó escapar el rugido más desolado de toda su vida.

“¡¡¡NOOOOOOOOO!!!”

Ignorando todo, extendió sus manos para agarrar a Xu Qing. Sin embargo, el rayo negro no se detuvo. Se estrelló contra el alma de Xu Qing, envolviendola, y transformándose en lo que parecían ser llamas negras.

En este punto, las manos de Meng Hao aterrizaron en el alma de Xu Qing. Atravesaron las llamas negras para llegar hasta ella.

En el instante en que la tocó, las lágrimas en sus ojos finalmente se derramaron. Justo ahora, había descendido completamente en la locura. Todo lo que podía hacer era observar cómo Xu Qing se desvanecía lentamente dentro de las llamas negras.

Xu Qing comenzó a murmurar, aunque no salió ningún sonido. Solo sus labios se movieron. “Tu Vives, yo muero… Prométeme que seguirás viviendo…”

Meng Hao estaba desolado, indefenso. Su base de Cultivo era inútil, y el mundo era inútil. “¡Solo quiero practicar el Cultivo feliz! ¡Solo quiero estar con Xu Qing! ¿Cultivo? ¡Que… ¿Qué clase de vida es el Cultivo?!”

Fue en este momento que de repente, una voz resonó en la mente de Meng Hao.

“¡Prométeme algo, y puedo ayudarte!” La voz era completamente inesperada, pero en ese momento, a Meng Hao no le importó. Tan pronto como lo escuchó, respondió, sin dudarlo, sin tomarse el tiempo para pensar en lo extraño que era.

“Lo prometo. Todo lo que quieras. ¡Lo prometo!”

Tan pronto como pronunció las palabras, Xu Qing, que parecía estar a punto de desvanecerse por completo, fue repentinamente envuelta por un rayo de luz color sangre que se disparó desde el cielo.

¡Al instante, las llamas negras se extinguieron!

El rostro de Seis Daos cayó repentinamente, mientras aparecía una bulliciosa nube roja en el cielo. Éste de inmediato se puso rojo, y un enorme rostro apareció en el aire.

Era el rostro de un anciano con ojos carmesí, y un cuerno rojo como la sangre que sobresalía de su frente. Tan pronto como apareció el rostro, los discípulos de la Secta Tamiz Negro sintieron que la sangre en sus cuerpos comenzaba a hervir, como si fuera a estallar desde su interior.

El mundo entero, el cielo y  la tierra, eran ahora del color de la sangre.

¡Todo lo visible era completamente de color sangre!

Las pupilas de Seis Daos se contrajeron, y su energía aumentó. Agitó su mano derecha, haciendo que el Quemador de Incienso girara alrededor de su cabeza.

“¡Demonio de Sangre! ¡¿Realmente te atreves a interferir con los asuntos de la Secta Tamiz Negro?!”

“¿Por qué no me atrevería?”, Respondió el rostro en el cielo. Todo el cuerpo de Seis Daos se lleno de pequeñas explosiones, mientras la escasa cantidad de sangre que realmente existía dentro de él, explotó repentinamente, rociandose en todas las direcciones.

Su expresión se oscureció y voló en el aire, transformándose en un haz de luz que se disparó hacia en rostro. “¡Todos dicen que Demonio de Sangre es el mejor experto del Dominio Sur! ¡Pues no lo creo!”

“¿Dominio Sur?” El rostro negó con la cabeza. “Una tierra incivilizada en el mejor de los casos.” Sorprendentemente, apareció una mano arrugada de color sangre que emanaba una impactante voluntad de sangre. Se disparó hacia Seis Daos, lo agarró y lo apretó ligeramente.

Un estallido resonó mientras el Quemador de Incienso se hacía añicos. Los Manantiales Amarillos desaparecieron, y más sangre salió de su boca. Seis Daos estaba extremadamente asombrado.

“Tú … tú …”

“No voy a matarte…”, dijo el rostro fríamente. “Esa tarea será realizada en el futuro, por el Príncipe de Sangre de la Secta del Demonio de Sangre.” La mano aflojó su agarre, permitiendo que Seis Daos cayera al suelo, mientras su cuerpo continuaba sangrando.

Los discípulos circundantes de la Secta Tamiz Negro observaron todo con sus rostros pálidos y asombrados.

El rostro en el cielo se volvió lentamente para mirar a Meng Hao, como si fuera la única existencia en el mundo que se dignaría mirar.

“Hiciste una promesa.”

El rostro de Meng Hao estaba desprovisto de sangre, pero su expresión era tranquila mientras miraba el alma de Xu Qing, envuelta por el resplandor rojo. Ya no sentía dolor y ahora se estaba recuperando lentamente.

En ese momento, se volvió para mirar el rostro en el cielo.

“Incluso si se trata de Transmigración Demoníaca, Junior está dispuesto.”

“No hay necesidad de Transmigración Demoníaca. Lo que quiero que hagas… ¡Es experimentar lo Diabólico!”

“Únete a la Secta del Demonio de Sangre. Conviértete en un Diablo único. ¡Conviértete en el Príncipe de Sangre de la Secta del Demonio de Sangre!”

“La Liga de Selladores de Demonios finalmente se convertirá en Demoníaca. Que divertido. Este no es el deseo del Dao Celestial. ¡Este es mi deseo!”

“Experimenta lo Diabólico. De ahora en adelante, eres un Diablo, una posición por encima de los demonios. Continúa en tu camino. Lo que quiero que hagas… ya no es sellar Demonios. ¡No, quiero ver si puedes usar tus poderes de Sellador de Demonios para sellar los Cielos de la Novena Montaña y el Mar!

 

Pagina Anterior
Pagina Siguiente