ISSTH 695 – ¡El Ataque a la Secta Tamiz Negro!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

La aparición de Meng Hao en la escena sacudió los Cielos y estremeció la Tierra. Todo tembló, y se extendieron enormes e infinitas ondulaciones por los alrededores.

Un sonido estremecedor resonó en el momento que apareció el Carro de Guerra.

Meng Hao estaba erguido sobre él mientras surgían innumerables fisuras en el aire y resonaban crujidos amenazadores, como si el aire se estuviera destruyendo debido a la presión que emanaban.

Todo el cielo era como un espejo que alguien había golpeado con su puño. Aunque no estaba completamente destrozado, se podían ver grietas impactantes que se extendían en todas las direcciones.

Eso era especialmente cierto debido a la Bandera de Tres Serpentinas que él manejaba. Esta era la primera vez que liberaba verdadera e intencionalmente todo el increíble poder de la bandera. Su oscuridad cubría todo, dividiendo el cielo en dos mundos, uno de luz y otro de oscuridad.

Los ojos de Meng Hao estaban completamente inyectados de sangre mientras su mirada recorría la escena en la Secta Tamiz Negro; ¡Vio la niebla negra y vio la imponente flor de loto!

Envió su Sentido Divino, pero la Formación de Hechizos de loto y la niebla negra formaban una gran Formación de Hechizos que protegía por completo las montañas de la Secta Tamiz Negro. Esta no era una Formación de Hechizos ordinaria; incluso el poderoso Sentido Divino de Meng Hao no podía penetrarla hasta su interior.

Su intención asesina surgió instantáneamente.

“¡Secta Tamiz Negro!”, Gritó. El sonido retumbó, más intenso que un trueno. Su cuerpo carnal estaba en la cima de la Separación del Espíritu, y su base de Cultivo estaba en la cima de la Segunda Separación.

Esta era la primera vez que gritaba de esa manera después de entrar en el Estrato Eterno. Empujó su mano hacia el Carro de Guerra, y al instante, la Bandera de Tres Serpentinas se movió. La oscuridad, que era como la noche misma, se extendió hacia el enorme loto que rodeaba la Secta Tamiz Negro y comenzaron a escucharse explosiones bulliciosas.

El cielo y la tierra temblaron, y el sonido de las explosiones llenó el aire. El loto colapsó instantáneamente, pero luego reapareció. Aparentemente, el aura de las Cien Mil Montañas sostenía lo que parecía ser una sucesión interminable de enormes Formaciones de Hechizos.

Debido al grito de Meng Hao, así como a la colisión entre la Bandera de Tres Serpentinas y la gran Formación de Hechizos, el suelo tembló violentamente. Los sonidos se fusionaron, creando un aluvión impactante que resonó en todas las direcciones, incluso en la niebla negra dentro de la Secta Tamiz Negro.

Luego, los discípulos de la Secta Tamiz Negro pudieron escuchar la voz enfurecida de Meng Hao.

“¡Entreguen Xu Qing!”, Dijo. Esta fue su segunda oración. El poder de sus palabras, excedía por mucho el de su primera oración. Un retumbar aún más impactante sacudió toda la Secta; el loto se atenuó y la neblina se enardeció. Todos los discípulos de la Secta Tamiz Negro sintieron que sus mentes temblaban violentamente.

Los hermosos edificios palaciegos comenzaron a temblar, y algunos incluso colapsaron bajo el poder de la voz de Meng Hao. Los ojos de los discípulos de la Secta Tamiz Negro en las Montañas Noventa y Nueve se abrieron llenos de sorpresa.

Los tres ancianos que estaban sentados con las piernas cruzadas alrededor del Quemador de Incienso en la Primera Montaña abrieron sus ojos. En ellos se podía ver un destello brillante.

“¡Separación del espíritu!”

“¡Segunda Separación!”

“¡Un experto poderoso!”

Cuando intercambiaron miradas, todos pudieron ver la mirada seria en los ojos de los demás.

“Solo activamos la Formación de Hechizos para estar preparados contra todas las contingencias y evitar que otras Sectas detectaran lo que estaba sucediendo. ¿Quién es este extraño?”

“No importa quién sea él. ¡Incluso si es un experto de la Separación del Espíritu, ahora que ha venido a la Secta Tamiz Negro, se verá obligado a arrodillarse frente a nosotros!”

Los tres hombres murmuraron para sí mismos por un momento antes de que el anciano en la Tercera Separación lanzara un resoplido frío.

“¡Ni siquiera puede entrar! ¡Continúen con la disolución!”

Rodeados de sonidos retumbantes, los cientos de miles de discípulos de la Secta Tamiz Negro una vez más continuaron con su refinamiento, haciendo que el Quemador de Incienso brillara de un rojo radiante. En cuanto a la figura en su interior, cuando escuchó la voz de Meng Hao, de repente tembló.

“Él vino…”

Fuera de la Formación de Hechizos de la Secta Tamiz Negro, los ojos de Meng Hao estaban completamente bañados en sangre. Levantó su mano y provocó que la Bandera de Tres Serpentinas se agitara en el aire. La oscuridad se agitó nuevamente para golpear la Formación de Hechizos de la Secta Tamiz Negro.

Las increíbles explosiones continuaron resonando y la gran Formación de Hechizos giró, causando que el poder del Cielo y la Tierra emanara de ella. El poder era indestructible, aparentemente eterno. No importaba lo que Meng Hao hiciera para provocar el colapso de la Formación, se restablecía instantáneamente.

Pasó un corto período de tiempo en el que parecía que nada funcionaría.

Los discípulos de la Secta Tamiz Negro ahora estaban comenzando a calmarse y a concentrarse en las órdenes de la Secta. La disolución continuó. Por otro lado, aparecieron frías sonrisas en los rostros de los ancianos que rodeaban el Quemador de Incienso y continuaron con el refinamiento.

No estaban preocupados. La Formación de Hechizos era tan poderosa que nada podía compararse con ella, excepto tal vez una base de Cultivo de la Búsqueda del Dao. Cualquier experto de la Separación del Espíritu que intentara romper la Formación no podría hacerlo a menos que pasara meses intentándolo.

En cuanto al proceso de refinamiento, sólo necesitaban unos días más para finalizarlo…

Cuando el proceso terminara, podrían ir contra este oponente con toda la fuerza de la Secta. Incluso si él fuera un Cultivador de la Segunda Separación, seguramente sería asesinado.

“Qué imprudente y ridículo…”, dijo el anciano de la Tercera Separación, con un tono frío.

Meng Hao estaba en el Carro de Guerra observando el enorme loto. Ya había destruido esa maldita cosa al menos cien veces con la Bandera de Tres Serpentinas.

Sin embargo, no importó cuántas veces lo destruyera en pedazos, en instantes se recuperaba por completo, aparentemente sin daños.

“Reunieron todo el poder del Cielo y la Tierra de todas las Cien Mil Montañas de la Secta Tamiz Negro para respaldar esta Formación de Hechizos… ¡Contra lo que estoy luchando no es contra la Formación, sino contra el poder del Cielo y la Tierra de estas Cien Mil Montañas!”

“¡Si el poder del Cielo y la Tierra no se extingue, entonces la Formación no puede ser penetrada!”

“Si tan solo… pudiera usar un poco de poder de la Búsqueda del Dao para forzar a la Formación de Hechizos a alcanzar su límite. Romperlo al menos diez veces seguidas, hasta el punto en que la Energía Espiritual de las Cien Mil Montañas no pueda seguir el ritmo. ¡Justo entonces podré ver sus puntos débiles!”

“Un punto de débil es todo lo que necesito para romperla por completo.” Meng Hao levantó su mano derecha e hizo un movimiento de agarre, haciendo que la Bandera de Tres Serpentinas volviera a él. Se arremolino en el aire a su alrededor, casi como una capa negra y cubrió su túnica verde.

Luego, puso su mano sobre el Carro de Guerra y giró el Qi del Inmortal que Muestra el Camino, enviando pulsos de Qi Inmortal al Carro de Guerra.

“¡Desafortunadamente, no tengo el poder de la Búsqueda del Dao!”

“Incluso la Bandera de Tres Serpentinas no puede atravesar esta sucesión de Formaciones de Hechizos. Bueno, ya que las cosas son de este modo… ¡Tendré que golpearla de frente!” Un destello de locura brilló en los ojos de Meng Hao.

No intentaría perforarla; ¡Se estrellaría de frente contra la Formación!

El Carro de Guerra comenzó a vibrar, y aparecieron innumerables símbolos mágicos, junto con numerosas Bestias salvajes que comenzaron a rugir mientras lo impulsaban hacia adelante.

La increíble velocidad era difícil de describir. En un abrir y cerrar de ojos, el Carro de Guerra había dejado su posición original y disparo como un meteorito hacia el loto, golpeándolo directamente.

El loto se desmoronó al instante, pero casi al mismo tiempo, comenzó a reformarse.

Sin embargo, el Carro de Guerra continuó hacia adelante, avanzando sin parar. Era como una espada afilada, apuñalando salvajemente. La Energía Espiritual de las Cien Mil Montañas continuó precipitándose hacia la Formación.

“¡Novena Anima!” Rugió Meng Hao. Su cuerpo era extremadamente poderoso, y su base de Cultivo explotó con todo su poder. Aunque este no era el poder de la Búsqueda del Dao, él estaba calificado para ser llamado la figura número uno bajo la Búsqueda del Dao.

¡BOOOM!

El Carro de Guerra avanzó otros trescientos metros. El cuerpo de Meng Hao tembló, y una gran presión cayó sobre él. Sin embargo, nada podía impedirle avanzar. Nada podía interponerse en el camino del Carro de Guerra; Era como un animal enjaulado que rugía mientras avanzaba.

Cuanto más avanzaban, mayor era la presión que pesaba sobre ellos. El interior del loto se derrumbó, pero como antes, comenzó a sanar. La Energía Espiritual de las Cien Mil Montañas comenzó a girar y se derramó sin límites sobre la Formación. En este punto, Meng Hao levantó su mano y luego apuntó.

“¡Octavo Hechizo, Sellador de Demonios!”

“¡Sella la Energía Espiritual de estas cien mil montañas!”

Un rugido increíble llenó el aire mientras las Cien Mil Montañas se estremecian. Meng Hao gritó y el Carro de Guerra avanzó con furia, otros trescientos metros. Ahora estaba a solo unos seiscientos metros de la posición donde comenzaba la niebla negra.

En este punto violentos temblores se extendieron por las Cien Mil Montañas. Algunas de las montañas más externas, quizás mil en total, comenzaron a agrietarse y luego explotaron.

Simplemente no podían soportar la forma en que Meng Hao luchaba contra ellas. ¡Después de sellar su Energía Espiritual, ocurrió una reacción violenta que instantáneamente las destrozó!

Cuando miles de las enormes montañas, de las Cien Mil Montañas de la Secta Tamiz Negro colapsaron, los rostros de los discípulos de la Secta Tamiz Negro cayeron. En cuanto a los tres ancianos que estaban sentados junto al Quemador de Incienso, sus pupilas se contrajeron.

Uno de ellos lanzó un resoplido frío, luego levantó su mano y señaló.

“Envía 10,000 discípulos para formar una Formación de Hechizos. Usa fuerza mortal. Si son capaces de matarlo, mátenlo. Si no pueden matarlo, retrasenlo por tres días.”

En respuesta a sus palabras, un grupo de 10,000 discípulos voló por el aire. Dispararon a través de la niebla negra y luego entraron en la Formación de Hechizos de loto para sentarse con las piernas cruzadas en los lotos del interior. En ese momento liberaron sus bases de Cultivo y tomaron el control de la Formación de Hechizos de loto.

Al unísono con sus acciones, la Formación de Hechizos de loto comenzó a girar, enviando ondas de voluntad asesina. En un abrir y cerrar de ojos, innumerables pétalos de loto volaron hacia Meng Hao como espadas afiladas.

Los pétalos de loto casi parecían lluvia, llenos de intención asesina. Sin embargo, antes de que pudieran acercarse a Meng Hao, sus ojos ya irradiaban asesinato y locura. Él empujó el Carro de Guerra hacia adelante, y luego agitó ampliamente su manga. Inmediatamente la Bandera de Tres Serpentinas se activó, enviando ecos resonantes, provocando que los 10.000 discípulos que acababan de salir de la niebla negra temblaran y comenzaran a toser sangre.

En cuanto a Meng Hao y el Carro de Guerra, avanzaron rápidamente, luchando contra la presión. Ambos se movieron otros trescientos metros. En este punto, Meng Hao sintió como si las cien mil montañas realmente estuvieran presionando sobre su cuerpo.

Pronto lo aplastarían en un montón de Carne y sangre.

En cuanto al Qi Inmortal dentro de él, no podía controlarlo más. Sería difícil empujar el Carro de Guerra a través de los últimos trescientos metros.

Un destello brillante apareció en los ojos de Meng Hao cuando, sin dudarlo, guardó el Carro de Guerra y luego confió en la fuerza de su cuerpo carnal para continuar durante los últimos trescientos metros.

Tan pronto como avanzó, la presión de las Cien Mil Montañas disminuyó. Meng Hao tembló, comenzaron a oírse crujidos y se detuvo en su lugar. Verlo dejar de moverse hizo que los 10,000 discípulos se sintieran un poco más seguros. Todos comenzaron a realizar encantamientos, haciendo que los lotos en los que estaban sentados se teletransportaran hacia Meng Hao.

Sorprendentemente, los lotos comenzaron a conformarse juntos en una enorme estatua de un dios de tres cabezas y seis brazos.

La estatua era increíblemente formidable. No solo tenía tres cabezas y seis brazos, sino que los lotos se arremolinaban a su alrededor, ¡Y estaba formado por 10,000 personas!

Las tres cabezas miraron a Meng Hao, y los seis brazos apuntaron directamente a él.

“¡Lárgate de este lugar!” Rugió la estatua con las voces combinadas de las 10,000 personas. Meng Hao levantó su mirada con una sonrisa viciosa. La intención asesina en sus ojos era espesa, y su deseo de matar aumentaba cada vez más.

La Novena Anima. Una base de Cultivo de la Segunda Separación del Espíritu. El Estrato Eterno. Todo esto vibró dentro de Meng Hao mientras él avanzaba, apretando su mano derecha en un puño.

Un hombre contra una gran Formación de Hechizos, y 10,000 enemigos.

“¡Es tiempo de destruirlos!”, Gritó.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente