ISSTH 682 – ¡Me Convertiré en Inmortal!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

El impactante Qi de Espada, junto a la Espada Inmortal, volaron desde el fondo del mar, moviéndose con una velocidad indescriptible.

El rostro del Décimo Patriarca del Clan Wang cayó, y una intensa sensación de crisis mortal  invadió su mente. Estaba a punto de esquivarla cuando la mano izquierda de Meng Hao de repente se estiró y agarró el brazo del Décimo Patriarca del Clan Wang.

Los ojos de Meng Hao estaban bañados en sangre, y su expresión era de extrema ferocidad, como si fuera un diablo o un demonio. Miró al Décimo Patriarca del Clan Wang mientras su mano lo sostenía, llena del poder de su fuerza vital, su terquedad y su locura.

“Tú…”, dijo el Décimo Patriarca del Clan Wang, su rostro se oscureció mientras el poder de su base de Cultivo explotaba en todas las direcciones. Su mente temblaba por la sensación de crisis inminente. Sabía que no podía cometer ningún error, pero debido a que el aura de la espada llenaba completamente el área, no podía decir de dónde venía exactamente la Espada Inmortal.

Sin embargo, lo que podía hacer era bloquear completamente toda el área.

¡¡BOOOOOM!!

¡La Espada Inmortal salió volando del mar pero no atacó directamente al Décimo Patriarca del Clan Wang! Eso la retrasaría un poco, y en este momento… en este momento, ¡Cada instante era vital!

En su locura, Meng Hao había estado esperando este momento. Al final, usó el Qi Inmortal y la Espada Inmortal para…

¡Apuñalarse a sí mismo!

¡La Espada atravesó su espalda para aparecer directamente frente al Décimo Patriarca del Clan Wang!

El Décimo Patriarca del Clan Wang había bloqueado todas las demás vías de acercamiento, pero… se había olvidado cuerpo de Meng Hao.

No había forma de que pudiera haber imaginado que Meng Hao sería tan despiadado. Esta no era una crueldad hacia los enemigos, sino una crueldad hacia sí mismo. La Espada Inmortal atravesó su cuerpo a la velocidad de un rayo, y luego salió disparada de su pecho hacia el Décimo Patriarca del Clan Wang.

La mente del Décimo Patriarca del Clan Wang comenzó a dar vueltas. Su primer error fue no darse cuenta de que Meng Hao realmente esperaría hasta el último momento posible para desatar su intención asesina. El segundo error fue no darse cuenta de que Meng Hao usaría su propio cuerpo como el recipiente con el que lanzar el golpe de la Espada Inmortal.

¡Quería defenderse, pero no podía! ¡Quería evitar el golpe, pero no podía!

“¡Si no puedo vivir, pereceremos juntos!”, Dijo Meng Hao. “¿A qué temer en la muerte? Los mortales pueden vivir cien años como máximo. Yo, Meng Hao, ya he vivido más de doscientos años. ¿Cuál es el daño de morir?”

“Desde el momento en que pisé el camino del Cultivo, estaba preparado. No me importa morir, pero lo que sí me importa… ¡Es vivir una vida de libertad e independencia!”

“El Lirio de la Resurrección se convirtió en grilletes que me detuvieron. Y en cuanto a ti, Décimo Patriarca del Clan Wang, ¿Quieres hacer lo mismo? ¡Pues bien, tendré que cortarte!”

¡El nivel de determinación y decisión de Meng Hao podría sacudir el Cielo y la Tierra!

¡BAM!

La Espada Inmortal y su impactante Qi de Espada apuñalaron directamente al Décimo Patriarca del Clan Wang. Él soltó un grito espeluznante, y luego sacudió su brazo derecho para desprenderse de la mano de Meng Hao.

Grandes cantidades de hebras rojas de la Fundación Dao Perfecta fueron arrancadas de Meng Hao y su cuerpo se sacudió. Luego se transformaron en una resplandeciente nube roja que floto en el aire.

Inmediatamente el Décimo Patriarca del Clan Wang atrajo las brillantes hebras rojas de Perfección hacia su propio cuerpo. Era un momento en el que debería haber sido extremadamente presumido.

En cambio, gritó de manera miserable e impactante.

La Espada Inmortal atravesó su pecho, explotó su corazón y roció sangre en todas direcciones. Él se retiró, con su mente llena de asombro y terror. La herida en su cuerpo era secundaria al Qi Inmortal desenfrenado que atravesaba su cuerpo.

Pero todo eso no valía la pena mencionarse en comparación con el temblor de su alma.

Eso era lo más aterrador; su alma se sacudió hasta el punto en que sintió que iba a partirse en pedazos.

“¡NOOOO!”

El Décimo Patriarca del Clan Wang aulló al sentir que los Tres Aspectos Espirituales y los Siete Aspectos Físicos de su alma, que anteriormente se habían fusionado armoniosamente, ahora estaban siendo destrozados por el apuñalamiento de la Espada Inmortal. De hecho, todos los aspectos de su alma comenzaban a desvanecerse rápidamente.

“¡Meng Hao! ¡¡MUEREEEEE!!” Una locura sin precedentes invadió al Décimo Patriarca del Clan Wang. Levantó su cabeza y aulló mientras todo su cuerpo se llenó de ruidos retumbantes. Sangre y carne brotaban de su pecho mutilado.

Luego, su cuerpo marchito se expandió y las hebras rojas de la Fundación Dao Perfecta se fusionaron en su brazo y el resto de su cuerpo. En ese instante, un rastro de su propio Qi Inmortal floreció en su interior.

Desafortunadamente, no importaba que el Qi Inmortal hubiera aparecido, no pudo evitar el colapso de su alma.

“¡¡Inmortal!! ¡Me convertiré en Inmortal!”, Gritó.

Voló hacia Meng Hao, gritando con una expresión viciosa. Levantó su mano derecha en el aire para lanzar un golpe y todo tembló. El Qi Inmortal se elevó hacia el cielo y el agua de mar comenzó a vibrar.

Meng Hao había perdido su Fundación Dao, y su base de Cultivo había caído. Ya no parecía un hombre joven. Ahora estaba viejo, marchito, y solo le quedaba un soplo de vida.

Aun así, sonrió. Una sonrisa llena de alegría, libertad y crueldad.

“Si quieres quitarme mi Fundación Dao, tienes que pagar el precio.”

A medida que descendía el golpe de palma masivo del Décimo Patriarca del Clan Wang, el cielo se oscureció. Justo cuando el poder del ataque estaba a punto de destruirlo, repentinamente, se escuchó un suspiro proveniente del mar, y una niebla negra se extendió, cubriendo a Meng Hao. En un abrir y cerrar de ojos, la niebla disminuyó y desapareció debajo de la palma del Décimo Patriarca del Clan Wang.

Algo más apareció en el mismo instante que la niebla. Un barco.

Su aura era antigua y estaba llena de vestigios del paso del tiempo. La cubierta estaba en ruinas, y todo el barco parecía extremadamente antiguo. Esta no era otra que… ¡La antigua Nave del Inframundo!

En la proa de la nave, un hombre estaba sentado con las piernas cruzadas, vestido con una armadura destartalada. Junto a él, yacía Meng Hao que tenía los ojos cerrados y era imposible saber si estaba vivo o muerto.

El golpe de palma del Décimo Patriarca del Clan Wang se estrelló contra el mar, enviando agua salpicando por todas partes y formando una gran depresión.

El Décimo Patriarca del Clan Wang estaba gritando y volviéndose loco. Aunque el aura de un Inmortal se hacía cada vez más clara en su cuerpo, su expresión era de locura. Su alma estaba a punto de disiparse. Ya había perdido un aspecto físico de su alma, dejándolo con solo Tres Aspectos Espirituales y Seis Físicos.

“¡No aceptaré esto!”, Rugió. Su odio hacia Meng Hao había alcanzado el pináculo. Su mente y pensamientos ya no estaban claros, y lo único en su mente era que antes de morir, tenía que matar a Meng Hao.

Cargó hacia adelante, pero al mismo tiempo, la Nave del Inframundo comenzó a alejarse. No importaba cómo el Décimo Patriarca del Clan Wang la persiguiera, no podía ponerse al día. Solo podía ver cómo la Nave del Inframundo desaparecía en el mar.

“¡MUEREEEEEEEEEEEE!” Rugió el Décimo Patriarca del Clan Wang. La sangre manaba de sus ojos, oídos, nariz y boca. Repentinamente golpeóla parte superior de su cabeza con la palma de su mano, provocándose una herida de la que comenzó a brotar sangre. Sin embargo, en ese momento, recuperó algo de claridad.

“¡Llegaré a la Ascensión Inmortal! ¡Mi alma debe permanecer completa! ¡No puedo morir! ¡Todavía no he llegado a la Ascensión Inmortal! ¡Estoy muy cerca!” Con los ojos inyectados de sangre, abrió una grieta en el aire y luego desapareció.

Sorprendentemente, cuando reapareció, estaba de vuelta en el Dominio Sur, en el Clan Wang.

“¡Llegaré a la Ascensión Inmortal! ¡Me convertiré en Inmortal!”

“¡No puedo morir! ¡No moriré!”

“¡Tengo una Fundación Dao Perfecta, y estoy destinado a ser Inmortal! ¡El Qi Inmortal ya ha aparecido!”

“¡¿Cómo podría morir!?” Mientras gritaba, su mente estaba sumida en un completo caos. En este momento, lo único en lo que podía pensar era en alcanzar la Ascensión Inmortal. Sus ojos estaban completamente inyectados de sangre mientras volaba hacia una de las ciudades del Clan Wang.

La ciudad estaba completamente poblada por miembros del Clan Wang. Había mortales y Cultivadores, ancianos y niños. Mientras disparaba hacia la ciudad, varios cientos de Cultivadores volaron. Cuando vieron la aparición del Décimo Patriarca, sus rostros cayeron.

“¡Patriarca!”

“¡Patriarca, tú… AAIIEEEEE!” Mientras la gente abría su boca para saludarlo, el Décimo Patriarca del Clan Wang agarró a uno de los miembros del Clan Wang y luego lo aplastó entre sus dedos. La cabeza del Cultivador explotó, y su alma voló para ser inhalada por el Décimo Patriarca del Clan Wang.

Los otros miembros del Clan Wang se sorprendieron, pero antes de que pudieran reaccionar, el Décimo Patriarca del Clan Wang se convirtió en un viento negro que se extendió hacia ellos. Los gritos miserables comenzaron a resonar en todas las direcciones a medida que cientos de personas eran erradicadas, y sus almas eran absorbidas por el Décimo Patriarca del Clan Wang.

“¡Llegaré a la Ascensión Inmortal!” Gritó. “¡No moriré!” Con sus ojos enrojecidos, se lanzó hacia la ciudad. Por cada lugar que él pasaba, se oían gritos espeluznantes. Innumerables almas volaban hacia él y las absorbía. En el espacio de solo unas diez respiraciones, la ciudad entera estaba mortalmente silenciosa. Todos en la ciudad… ¡Estaban muertos!

Solo quedaba el Décimo Patriarca del Clan Wang. Que sin perder un instante voló por el aire, gritando.

“¡Vuelve a mí, alma mía!”, Aulló.

Había un total de tres ciudades dentro del Clan Wang. El Décimo Patriarca del Clan Wang desapareció repentinamente y reapareció fuera de la segunda.

La escena que se desarrolló fue exactamente la misma que antes. Se escucharon gritos miserables, e innumerables vidas encontraron sus finales. Una nube negra cubrió toda la ciudad y todas las almas de los miembros de la línea de sangre Wang fueron consumidas por el Décimo Patriarca del Clan Wang. Todo sucedió en un abrir y cerrar de ojos.

Sin embargo, los Aspectos Espirituales y Físicos de su alma aún se estaban dispersando; del total de diez, un Aspecto Espiritual y dos Aspectos Físicos ya habían desaparecido.

“¡NOOOO!”, Aulló, disparando hacia la tercera ciudad. En esta ciudad estaba ubicada la Mansión Ancestral del Clan Wang en el Cielo Sur. A medida que se acercaba, miles de Cultivadores salieron disparados desde su interior, incluidos dos expertos de la Separación del Espíritu. Sus rostros estaban llenos de conmoción.

“¡El Patriarca se ha vuelto loco!”

“¡Él masacró dos ciudades llenas de miembros del Clan! ¡Está loco!”

¡BOOOM!

Dentro del territorio del Clan Wang estaban las montañas en las que fueron enterradas sucesivas generaciones de Patriarcas. Repentinamente, siete montañas majestuosas emanaron rugidos impactantes. En un abrir y cerrar de ojos, aparecieron siete ataúdes, de los cuales salieron siete viejos demacrados. Todos y cada uno de ellos estaban furiosos.

“Décimo Patriarca, ¿Qué estás haciendo?”

“¡Décimo Patriarca, detén tu mano!”

Sus rugidos impactantes se alzaron como truenos, causando que un poco de lucidez apareciera repentinamente en los ojos del Décimo Patriarca del Clan Wang. En ese momento, se dio cuenta de todo lo que había hecho, y su cuerpo comenzó a temblar. En su corazón, sintió dolor por haber matado a innumerables miembros de su propio Clan.

Un dolor intenso lo invadió, pero solo por un momento. Justo entonces, sus ojos brillaron con determinación.

“¡Los mataré y también consumiré sus almas! ¡Así lograré la Ascensión Inmortal! ¡Todo el Clan puede morir, mientras yo siga vivo!”

Pagina Anterior
Pagina Siguiente