ISSTH 679 – ¡Batalla!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

“¡¿Cómo puede ser tan fuerte?!”

“Un Gran Dao descendió, lo que lo convierte en una Separación del Espíritu de un Gran Dao, diferente al mío. ¡Pero aún así no tiene sentido que sea tan aterrador!”

“¡Ni siquiera ha usado técnicas u objetos mágicos! ¡Solo está confiando en su cuerpo carnal!”

“¡Maldita sea! ¿A qué nivel está su cuerpo carnal? ¡Los objetos mágicos son completamente ineficaces, ni siquiera es sacudido por Habilidades Divinas! ¡¿Qué tipo de cuerpo carnal tiene?!” El miedo del Santo Volador Inmortal había alcanzado el pináculo. En toda su vida practicando el Cultivo, nunca se había encontrado con un Cultivador de su misma etapa que lo aterrorizara tanto.

“¡Maldición, Décimo Patriarca del Clan Wang, me engañaste! Si hubiera sabido que Meng Hao era tan inhumano, no podrías haber dicho nada para convencerme de que me uniera a ti…” Voló hacia adelante a toda velocidad, temeroso de ser perseguido. Incluso escupió un poco de sangre y quemó más fuerza vital para ir más rápido.

Pero no importaba lo rápido que se moviera, no podía ir más rápido que el Carro de Guerra.

Meng Hao viajó en el Carro de Guerra, alimentado con una hebra del Qi del Inmortal que Muestra el Camino. Increíblemente, alcanzó al Santo Volador Inmortal en un instante, y se lanzó violentamente hacia él.

El rostro del Santo Volador Inmortal cayó. Era incapaz de evitarlo; sólo tuvo tiempo de agitar su espada de luz detrás de él para bloquearlo. Se escuchó un gran estallido y la espada de luz se hizo añicos, al igual que su cuerpo que explotó en miles de pedazos.

Su Divinidad Naciente voló, claramente en un estado lamentable. Por otro lado, Meng Hao salió del Carro de Guerra y agitó su mano, empleando el Octavo Hechizo, Sellador de Demonios. El Santo Volador Inmortal ni siquiera tuvo la oportunidad de moverse antes de que innumerables hebras invisibles de Qi atraparan su temblorosa Divinidad Naciente.

En ese momento su mente se llenó con una profunda sensación de crisis mortal y sus ojos se agrandaron de sorpresa. Luchó violentamente, pero no pudo hacer nada mientras Meng Hao agitaba su mano, provocando que las cien Espadas de Madera del Tiempo aparecieran. Luego, inmediatamente comenzaron a girar alrededor del Santo Volador Inmortal congregandose en la Formación de Espadas del Loto.

Se escuchó un grito miserable y la Divinidad Naciente del Santo Volador Inmortal comenzó a marchitarse rápidamente. En el espacio de aproximadamente diez respiraciones, se encogió, como si se estuviera siendo refinando, y luego se marchitó en la nada.

Ahora estaba muerto en cuerpo y espíritu.

Meng Hao agitó su mano para recoger la bolsa de almacenamiento del Santo Volador Inmortal, y luego miró por encima la Formación de Espadas del Loto.

“El loto también es como el acto de refinar…”, pensó. *

En este punto comenzaron a escucharse truenos en la distancia. El viento soplaba embravecido y, en un abrir y cerrar de ojos, el día soleado se oscureció. Incontables nubes negras se alzaron, formando una masa densa que parecía un rostro gigantesco. Éste no era otro que… El rostro del Décimo Patriarca del Clan Wang.

El rostro estaba rodeado de rayos entrecruzados y los truenos acompañaban su avance; En la frente del rostro, se podía ver a un anciano con sus ojos brillantes.

“¡Meng Hao!”

La voz resonó como un trueno, como el rugido majestuoso de un ser celestial. Su poder creó una enorme depresión en el mar de la Vía Láctea, que rápidamente se transformó en un vórtice retumbante y giratorio.

Meng Hao respiró hondo y miró fríamente al Décimo Patriarca del Clan Wang.

“Otro clon…”, dijo. Su Sentido Divino era mucho más poderoso que antes, y entendía mucho más sobre el Décimo Patriarca del Clan Wang. Hasta ahora había peleado con dos de sus Clones. ¿Cómo podría no darse cuenta de que este era solo un Clon?

Meng Hao levantó su puño derecho, y apareció el Encantamiento de Consumo de Montaña. Mil montañas aparecieron a su alrededor, luego más, hasta que uno podía ver decenas de miles de montañas.

Las montañas no eran pequeñas y parecían contener agua de mar. Estas representaban todas las montañas submarinas que existían en el rango del Sentido Divino de Meng Hao.

“El Encantamiento de Consumo de Montaña se divide en tres aspectos; ¡La montaña, el alma y la voluntad!”

“Junto con el avance de mi base de Cultivo, conseguí iluminarme con respecto al alma.”

“Este aspecto del alma puede controlarse más o menos por medio de mis poderes de Sellador de Demonios. Con el Arte de la Justa Entrega, puedo extraer las almas de la montañas e insertarlas en mis montañas. ¡Esa es la segunda etapa completa del gran Arte de consumo de montañas!”

Los ojos de Meng Hao destellaron con un brillo extraño. Ahora que se enfrentaba al Décimo Patriarca del Clan Wang, sintió una presión sobre pesando él, pero al mismo tiempo, un intenso deseo de luchar. Levantó su mano y luego la empujó hacia el mar.

“¡Justa Entrega!”

“Montañas del Mar de la Vía Láctea, estáis hundidas bajo las aguas, viviendo en un mundo sin la luz del día. Hoy, yo, Meng Hao, tomaré prestadas sus almas. ¡Abriré los Cielos y la Tierra y les permitiré bañarse en la luz del sol!”

“¡EMERJAN!”

En respuesta a su grito, el mar comenzó a arder mientras, una por una, las montañas dentro del mar comenzaron a temblar. Al mismo tiempo, un aura invisible comenzó a extenderse desde ellas hacia la superficie.

Mientras el mar bramaba, aparecieron las almas de las montañas, fusionándose en las montañas convocadas por la Habilidad Divina de Meng Hao.

Miles y decenas de miles de montañas, una vista que haría temblar al mundo, ¡Completamente incomparable!

Mientras las montañas giraban alrededor de Meng Hao, él extendió sus brazos ampliamente. Con su cabello volando a su alrededor y los ojos ardiendo con el deseo de luchar, extendió sus manos frente a él.

Las decenas de miles de montañas se dispararon por el aire con ruidos impactantes y se dirigieron directamente hacia el rostro gigantesco que flotaba en el aire.

El rostro del Décimo Patriarca del Clan Wang cambió su expresión mientras realizaba un gesto de encantamiento. Luego, el rostro de nubes que lo rodeaba se lanzó directamente hacia las montañas.

Éstos se acercaron y luego se estrellaron entre sí, dando lugar a una explosión retumbante que resonó en la totalidad del Tercer Anillo.

Una montaña tras otra se derrumbó, y el rostro comenzó a llenarse de heridas. Un momento después, en medio de rugidos ensordecedores, todas las montañas colapsaron y el rostro se desmoronó.

Meng Hao no se detuvo ni por un momento. Voló por el aire, agitando su brazo para hacer que aparecieran las cien Espadas de Madera del Tiempo y se conformaran en la Formación de Espadas del loto. Luego, instantáneamente, la Formación se disparó hacia el Décimo Patriarca del Clan Wang.

Al mismo tiempo, comenzó a apretar y a soltar su puño. Cada vez que hacía esto, su energía se redoblaba. Esta era…¡La Destrucción de los Nueve Cielos!

Ahora que su base de Cultivo realmente estaba en la etapa de la Separación del Espíritu, había obtenido una iluminación completa de la misma.

Las pupilas del Décimo Patriarca del Clan Wang se contrajeron. Podía sentir claramente que Meng Hao era completamente diferente de lo que recordaba, y era mucho, mucho más poderoso.

“Y, sin embargo, todavía eres… ¡Un insecto insignificante!”, Dijo mientras lanzaba un frío suspiro. Agitó su mano derecha, y provocó que apareciera un resplandor rojo en el cielo cubierto de nubes.

¡Era un sol! ¡Un sol rojo!

“¡Puesta del sol!”, Dijo con frialdad. El resplandor rojo se extendió para iluminar el Cielo y la Tierra, causando instantáneamente que las cien Espadas de Madera del Tiempo de Meng Hao se desaceleraran.

“¡Combustión del tiempo!” Gruñó Meng Hao.

Instantáneamente, en respuesta a sus palabras, las cien Espadas de Madera del Tiempo y sus diez ciclos de sesenta años de poder del tiempo, empezaron a arder. La combustión del tiempo causó que su velocidad aumentara dramáticamente y lograron atravesar las capas de luz roja, apareciendo cerca del Décimo Patriarca del Clan Wang. Una vez allí giraron a su alrededor lentamente.

Una simple rotación hizo que el rostro del Décimo Patriarca del Clan Wang se oscureciera. Podía sentir que su Clon, en un abrir y cerrar de ojos, había perdido varios miles de años de longevidad.

“¿Un insignificante tesoro del tiempo? ¡Destrozate!” Soltó un frío suspiro y el resplandor rojo se hizo aún más impactante. Ahora emanaba un calor intenso que se extendió y comenzó a destrozar las Espadas de Madera del Tiempo.

Meng Hao ya estaba listo para esto.

“¡Detonar!”

¡BOOOOOOOMMMMMMMM!

De las cien Espadas de Madera del Tiempo, setenta explotaron simultáneamente. Cuando los Árboles de Primavera y Otoño detonaron, desataron un poder de tiempo impactante que se convirtió en un vórtice gigantesco.

El rostro del Décimo Patriarca del Clan Wang cayó mientras la explosión hacía eco. Su cuerpo comenzó a marchitarse, y estaba a punto de retirarse cuando Meng Hao se lanzó hacia adelante tan rápido como un rayo. Su puño derecho ya se había apretado ocho veces seguidas; ahora se cerró por novena vez y luego golpeó hacia el Décimo Patriarca del Clan Wang.

“¡Destrucción de los Nueve Cielos!”

“¡Puesta de sol, descenso de las nubes!” El cuerpo del Décimo Patriarca del Clan Wang emano un monstruoso resplandor rojo que comenzó a extenderse.

Meng Hao lo enfrentó de frente, y su cuerpo se encendió en llamas. Aún así, su puño dio en el blanco.

Se produjo un gran estallido, y el Décimo Patriarca del Clan Wang cayó hacia atrás, con su rostro pálido. La intención asesina comenzó a irradiar de sus ojos cuando vio que Meng Hao, con sangre brotando de su boca y su cuerpo en llamas, lo estaba persiguiendo.

La voz ronca de Meng Hao resonó una vez más: “¡Detonar!”

La detonación de antes había sido la de setenta Espadas de Madera del Tiempo. Todavía quedaban treinta, todas los cuales explotaron al mismo tiempo.

La explosión creó una tempestad del tiempo en el camino de retirada del Décimo Patriarca del Clan Wang, y finalmente logró herirlo.

La sangre brotó de su boca, después de lo cual levantó su cabeza y rugió de rabia. De tres Clones, dos habían sido asesinados. Este tercer Clon era algo débil, no llevaba ningún objeto mágico y estaba limitado en las Habilidades Divinas que podía usar. Sin embargo… ¡Tenía una base de Cultivo de la Búsqueda del Dao! ¿Cómo podría lesionarse de esta manera?

Para el Décimo Patriarca del Clan Wang, ¡Esto era una humillación!

Después de jadear un par de veces, sofocó su ira y luego miró a Meng Hao acercándose a él. “Intenta exasperarme intencionalmente. Bajo ninguna circunstancia debo venir aquí con mi verdadero ser. Es posible que aún pueda usar esa Espada Inmortal. Eso podría representar una grave amenaza para mí… ¡No debo subestimarlo!”

Mirando a Meng Hao, gritó: “¡Llama al viento, convoca a la lluvia!”

Nubes negras que contenían dragones negros silbaron a su alrededor mientras un diluvio empapaba los alrededores. Cada una de estas gotas de lluvia contenía una intensa intención asesina. Éstas parecían cubrir los Cielos y la Tierra mientras se dirigían directamente a Meng Hao.

“Incluso si tengo que sacrificar este Clon, necesito que utilice esa Espada Inmortal. ¡Después de que la use, podré venir con mi verdadero ser!”

Meng Hao, con su cuerpo en llamas, se retiró rápidamente. Un brillo violeta apareció en sus ojos, y quemó parte de su fuerza vital para restaurar su carne, curándose visiblemente a un ritmo acelerado.

Justo cuando el Décimo Patriarca del Clan Wang se acercaba a él, Meng Hao subió al Carro de Guerra.

Fue en ese momento que los dragones negros rugieron, y la densa lluvia llena de intención asesina comenzó a acercarse.

Meng Hao bajo su mano, y mientras continuaba sanandose a sí mismo, envió el Qi del Inmortal que Muestra el Camino al Carro de Guerra. Luego, en lugar de huir, disparó hacia el Décimo Patriarca del Clan Wang con todo el poder que el Carro de Guerra podía reunir.

Fuera del Carro de Guerra, se materializó una bestia tras otra, rugiendo salvajemente. El sonido de sus cadenas resonó y cargaron a toda velocidad hacia el Décimo Patriarca del Clan Wang, cuyo rostro se oscureció de inmediato. No había percibido antes que el Carro de Guerra era extraordinario, por lo que ver lo que estaba sucediendo ahora lo dejó conmocionado interiormente.

Rápidamente se movió para evadirlo. Sin embargo, ¡Su velocidad no era rival para el Carro de Guerra!

Se escuchó un gran estallido, y el Carro de Guerra se estrelló contra él. Todo dragón negro en su camino colapsó y el agua de lluvia fue destruida.

Una energía masiva, golpeó al Décimo Patriarca del Clan Wang. La sangre brotó de su boca mientras realizaba un encantamiento con ambas manos y luego las empujó hacia adelante. Su rostro se retorció en una expresión salvaje mientras utilizaba todo el poder de su base de Cultivo.

Aún así, fue empujado hacia atrás unos trescientos metros. Cuando se detuvo, la sangre brotaba de su boca, pero su cuerpo no había sido destruido.

“Antes de la Separación del Espíritu, él no era débil. Sin embargo, nunca imaginé que después de alcanzar la Separación del Espíritu, él sería tan rápido y feroz.”

“¡Debo tener esa Fundación Dao Perfecta!”


* En chino, la palabra para “loto” y la palabra “refinar” suenan muy similares.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente