ISSTH 670 – La Crisis se Aproxima

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

Justo en el medio de la Bodega del Mar, Meng Hao desató su aura, haciendo que los siete ancianos se dispersaran hacia atrás y la sangre saliera de sus bocas. En ese mismo momento, una nube negra irregular llena de rayos crepitantes volaba por el aire en el Cuarto Anillo, justo afuera de la Secta Voladora Inmortal.

Luego, la nube se disipó para revelar a un anciano que llevaba una larga túnica negra. Sus rasgos eran antiguos, y la sensación del tiempo parecía circular a su alrededor. Se cernía en el aire, mirando hacia la superficie del mar con una luz abstrusa brillando en sus ojos.

Si Meng Hao estuviera aquí, lo reconocería de inmediato. Este anciano… ¡No era otro que el Décimo Patriarca del Clan Wang!

“No más demoras…”, pensó con frialdad. “Esta vez… definitivamente arrebataré su Fundación Dao. Si este Clon es derrotado, simplemente bloquearé la ubicación y vendré aquí con mi verdadero ser a través de una Teletransportación mayor. ¡Incluso si el Estrato de Otorgamiento de la Inmortalidad lo nota, lograré mi objetivo!” Un brillo salvaje apareció en sus ojos, que contenía tanto determinación como deseo de matar.

“No hay rastros de él en absoluto en el Cuarto Anillo. Antes de venir aquí, ninguno de mis augurios pudo darme pistas sobre su posición. Sin embargo, ¡Pude determinar que todavía está en el Mar de la Vía Láctea!”

“Si él no está en el Cuarto Anillo, ni en el Mar Exterior, eso significa que debe estar… ¡En el Tercer Anillo!”

“El Tercer Anillo… es una zona prohibida para la Búsqueda del Dao…” Frunció el ceño, y luego repentinamente voló directamente hacia la Secta Voladora Inmortal.

Permaneció en su interior solo por la cantidad de tiempo que le toma quemarse a una varilla de incienso. Después de eso salió volando, y toda la Secta Voladora Inmortal de repente estalló en actividad. El Santo Volador Inmortal había emitido órdenes. Más de la mitad de los discípulos de la Secta Voladora Inmortal volaron hacia la Ciudad Marítima de la Secta en el Tercer Anillo.

Decenas de miles de discípulos volaron por el aire, cada uno de ellos sosteniendo un deslizamiento de jade que contenía una imagen de Meng Hao, junto con un poco del Sentido Divino del Décimo Patriarca del Clan Wang.

Cuando los discípulos de la Secta Voladora Inmortal entraron en la Ciudad Marítima de la Secta Voladora Inmortal, realizaron verificaciones de los registros de entrada del Tercer Anillo. Sin embargo, no se encontraron rastros de Meng Hao.

Después de eso, la Secta Voladora Inmortal desató todo el poder que pudo reunir, junto con todas sus naves, para comenzar a viajar a través de la división de vientos tormentosos. Se dirigían al Tercer Anillo para cumplir su tarea.

Mientras tanto, el Décimo Patriarca del Clan Wang estaba haciendo una visita a la Secta Divinidad del Mar. Aunque era imposible determinar qué les prometió exactamente, cuando se fue, el Santo Divinidad del Mar emitió órdenes que provocaron que decenas de miles de discípulos de la Secta Divinidad del Mar entraran en acción.

Se transformaron en innumerables auras de espada que se dispararon hacia la Ciudad Marítima de la Secta, con un deslizamiento de jade en la mano. Después de que se hizo una verificación exhaustiva de los registros de entrada en el Tercer Anillo, las decenas de miles de discípulos comenzaron el proceso de entrar en el Tercer Anillo, exactamente como lo hicieron los discípulos de la Secta Voladora Inmortal.

Incluso el Santo Volador Inmortal y el Santo Divinidad del Mar, dos expertos de la Separación del Espíritu, se unieron a las fuerzas que abandonaron la Secta y entraron en la división de vientos tormentosos.

Dos de las tres Grandes Sectas fueron puestas en acción por el Décimo Patriarca del Clan Wang. Sin embargo, debido a que el Santo Alma del Sol, de la Secta del Alma del Sol, estaba custodiando la Bodega del Mar de las Tres Sectas en el Tercer Anillo, era imposible llegar a un acuerdo. Por lo tanto, aunque el Décimo Patriarca del Clan Wang pudo verificar sus registros, no movilizó sus fuerzas.

Después de pensar en el asunto por un momento, un brillo perspicaz apareció en los ojos del Décimo Patriarca del Clan Wang. “Este niño es extremadamente astuto. Sin embargo, cuanto más lo pienso, ¡El hecho de que no haya registros hace que sea aún más probable que esté en el Tercer Anillo!”

Salió de la sede de la Sociedad del Alma del Sol y luego entró en la división de vientos tormentosos.

“Ya he arrojado una red ineludible al Tercer Anillo. ¡No puedo creer que Meng Hao… desaparezca bajo las narices de decenas de miles de discípulos de dos Sectas!”

“El Santo Volador Inmortal y el Santo Divinidad del Mar ya han prometido ir al Tercer Anillo. Sus bases de Cultivo son ordinarias, pero con los Tesoros Legados de su Secta en mano, son fuerzas con las que no se debe jugar.”

“Nadie entiende el Tercer Anillo mejor que ellos. Meng Hao, si puedes escapar de ellos, admitiré tu superioridad.”

“No serán solo ellos buscándote tampoco. Estoy seguro de que puedo ganarme a la Sociedad del Alma del Sol. Entonces, cien mil discípulos de tres Sectas diferentes estarán buscando un sólo tú… y si eso no fuera suficiente, también publiqué una generosa recompensa. Cuando llegue el momento, ¡Todos los Cultivadores en el Tercer Anillo serán mis ojos y oídos!”

“¡Si solo una persona te encuentra, entonces lo sabré!” El Décimo Patriarca del Clan Wang cruzó la división vientos tormentosos. Donde quiera que fuera, las brumas negras se extendían lejos de él, abriéndole un camino. Era como si nada se atreviera a interponerse en su camino.

“Esta vez, debo tener éxito. Ha pasado demasiado tiempo, y el Clan Ji está sospechando cada vez más…” La expresión del Décimo Patriarca del Clan Wang estaba sombría. ¿Cómo podría haber sospechado que un miembro insignificante de la generación Junior resultaría ser tan problemático e incluso pudiese derrotarlo dos veces seguidas?

Justo en el mismo momento que las decenas de miles de discípulos de la Secta Voladora Inmortal y la Secta Divinidad del Mar volaron hacia la división de vientos tormentosos, de vuelta en el Tercer Anillo, en el pabellón de intercambio de Corazones Demoníacos de la Sociedad del Alma del Sol en la Bodega del Mar de las tres Sectas, Meng Hao hizo un movimiento de agarre, provocando que todos los Corazones Demoníacos volaran dentro de su bolsa de almacenamiento.

Los siete ancianos estaban tan mudos como las cigarras en invierno. Sus rostros estaban pálidos, y no se atrevieron a hacer nada para obstaculizar a Meng Hao. El dolor que oprimía sus corazones se había esparcido por todos sus cuerpos.

Jadeando y con los ojos ardiendo de pasión, Sun Yunliang de repente habló. “Senior, si desea intercambiar esos Corazones Demoníacos, ¡Descanse tranquilo, la Secta definitivamente le dará un precio satisfactorio!” Sabía que si él personalmente podía manejar el intercambio, contaría como un increíble servicio meritorio para la Secta.

Tal servicio meritorio incluso podría provocar una reacción personal del Santo Alma del Sol, y podría afectar su base de Cultivo. ¡Incluso podría tener la oportunidad de entrar en la etapa de la Separación del Espíritu!

De todas maneras, si no pudiera, definitivamente se haría famoso dentro de la Secta.

“¿Puede su Sociedad del Alma del Sol manejar tantos Corazones Demoníacos, sola?” Preguntó Meng Hao, mirándolo.

Sun Yunliang se quedó boquiabierto por un momento, y luego hizo algunos cálculos. Su rostro se volvió un poco desagradable cuando se dio cuenta de que, incluso empleando todos los recursos de la Sociedad del Alma del Sol, aún podría ser una tarea difícil intercambiar tantos Corazones Demoníacos por Piedras Espirituales.

Mientras duraba ese instante de vacilación, un brillante haz de luz se dirigió rápidamente hacia el pabellón. Éste era el Aprendiz del Santo Alma del Sol quien, con el destello de una Teletransportación menor, apareció en el segundo piso. Tan pronto como llegó, vio a los siete ancianos cenicientos, y luego su mirada cayó sobre Meng Hao.

Todo lo que necesitó fue una mirada para asegurarse de que este era definitivamente el miembro de la generación Senior a quien su Maestro se había referido.

La reacción fue como un tipo de intuición de su parte. Después de una larga respiración, el hombre de mediana edad se agarró las manos al instante y se inclinó.

“Soy Han Feng de la generación Junior. Saludos, Senior. Vengo por órdenes de mi Maestro para invitarlo a conversar con él.”

Tan pronto como el hombre llegó, la expresión de Sun Yunliang cambió y estrechó sus manos en señal de saludo. Cuando los siete ancianos lo vieron, una expresión de asombro apareció en sus rostros, y también se inclinaron.

Meng Hao miró al hombre de mediana edad y sus ojos se entrecerraron ligeramente. Luego giró su cabeza para mirar la torre que se alzaba en medio de la Bodega del Mar.

“¿Tu Maestro es el Santo Alma del Sol?”, Preguntó con frialdad.

“Mi Maestro es, de hecho, el Santo Alma del Sol…”, respondió el hombre, con un tono respetuoso.

Meng Hao miró a Sun Yunliang. “Estaré con el Santo Alma del Sol…”, dijo. “Tu resuelve la situación de las Piedras Espirituales y luego ven a buscarme. La cantidad de Corazones Demoníacos que le dé dependerá de cuántas Piedras Espirituales pueda pagar.” El Aprendiz del Santo Alma del Sol se quedó boquiabierto en respuesta a las palabras de Meng Hao, y Wei Li se quedó allí nerviosa.

Sun Yunliang inmediatamente le envió un mensaje. No proporcionó detalles específicos; solo relató la información sobre cuántos Corazones Demoníacos tenía Meng Hao. Los ojos del Aprendiz se agrandaron y jadeó.

Ahora entendía por qué su Maestro lo había enviado aquí.

“¿Cómo puede tener tantos Corazones Demoníacos?”, Pensó. Escoltó a Meng Hao con aún más reverencia mientras volaban hacia la torre.

Wei Li estaba con ellos, y cuanto más se acercaban a la torre, más nerviosa se ponía. En el corto período de tiempo en el que había seguido a Meng Hao, había visto cosas más increíbles de lo que normalmente habría visto en toda su vida.

Eso fue especialmente cierto en la escena que acababa de desarrollarse con respecto a los Corazones Demoníacos, que parecía que podría hacer que su corazón dejara de latir por completo. Ella sabía que Meng Hao era rico, pero nunca podría haber imaginado que él… era TAN rico.

Quizás su riqueza no podría compararse con la de un país entero, pero no era exagerado que pudiera rivalizar con una Gran Secta.

Rápidamente, los tres llegaron a la torre y, cuando lo hicieron, Meng Hao se volvió para mirar a Wei Li.

El Aprendiz inmediatamente se tomó de las manos y se inclinó.

“Senior, no se preocupe. Yo, de la generación Junior, organizaré alojamiento para su compañera Daoísta.”

Meng Hao asintió. Al ver que Wei Li no se oponía, se volvió y voló directamente hacia el nivel superior de la torre, desapareciendo en un abrir y cerrar de ojos.

Cuando reapareció, estaba dentro de la torre.

El Santo Alma del Sol, vestido de negro, estaba sentado con las piernas cruzadas detrás de una mesa ancha, con su rostro inexpresivo. Junto a él había una mujer elegante y equilibrada, su esposa. Estaba oliendo una jarra de alcohol cuando Meng Hao apareció. Ella lo miró y sonrió cálidamente.

“Me ofreciste un poco de alcohol…”, dijo el Santo Alma del Sol. “Ahora, me gustaría ofrecerte algo a cambio.” Mientras hablaba, su esposa acercó la jarra y luego sacó dos vasos en los que distribuyó el alcohol. Después de eso, se sentó junto a al Santo Alma del Sol y miró con curiosidad a Meng Hao.

Meng Hao no dijo nada mientras se sentaba directamente frente al Santo Alma del Sol. Cogió el vaso de alcohol, lo miró y luego lo bebió de un trago.

Cuando el alcohol entró en su boca, se sintió helado, e hizo que todo su cuerpo se sintiera congelado. Incluso parecía que el alcohol estaba a punto de extinguir la llama de su fuerza vital.

La frialdad entró en sus Canales de Qi y se extendió por toda su persona. Incluso su base de Cultivo se congeló en un abrir y cerrar de ojos. Su Sentido Divino se ralentizó, y casi comenzó a dormirse. Incluso le resultaba difícil pensar.

Tenía tanto frío que apareció escarcha en su piel; casi parecía que el alcohol en el vaso podría convertirlo en una estatua de hielo.

Este alcohol ciertamente mataría a cualquier Cultivador de la Separación de Espíritus ordinario que lo bebiera. Sin embargo, el Cuerpo Carnal de Meng Hao era demasiado poderoso para eso. Aunque su base de Cultivo y su Sentido Divino se habían congelado, su Cuerpo Carnal solo vibró ligeramente.

En un breve momento, ocurrieron miles de estas vibraciones. La frecuencia de las vibraciones parecía estar de acuerdo con un Gran Dao, y en el espacio de aproximadamente diez respiraciones, un vapor blanco comenzó a elevarse desde la parte superior de su cabeza. Llenó todo el nivel superior de la torre e incluso hizo que las paredes emitieran crujidos mientras se congelaban.

Una expresión seria apareció en los ojos de la mujer elegante, y aunque el rostro del Santo Alma del Sol era inexpresivo, sus ojos estaban fríos mientras observaban a Meng Hao.

“Tu alcohol no es muy fuerte, al menos, no tan fuerte como el mío.” Meng Hao golpeó su bolsa de almacenamiento para producir, no otra botella de calabaza, sino la jarra de alcohol de bronce de Han Shan. También sacó un vaso que luego llenó con alcohol y lo deslizó hacia el Santo Alma del Sol.

“Por favor, sé mi invitado…”, dijo con frialdad.

El rostro del Santo Alma del Sol se crispó mientras miraba el cristal. Dudó, algo que rara vez hacía.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente