ISSTH 658 – Alcohol de mi Ciudad Natal

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

El hombre de túnica roja no era otro que uno de los tres Santos del Mar de la Vía Láctea, el Santo Alma del Sol, de la Sociedad del Alma del Sol.

Le gustaban las prendas rojas, y sus tres espadas podían sacudir el Cielo y la Tierra. La última vez que una Marea de Demonios llegó para destruir la Bodega del Mar, él solo empuñó sus tres espadas para defenderla, y su Qi de Espada penetró todo el camino hasta el Segundo Anillo.

Había sido completamente impactante, y asustó completamente a las hordas de Demonios del Mar, que huyeron de inmediato.

Meng Hao había aprendido de estas cosas antes de venir al Tercer Anillo. Por lo tanto, cuando apareció el hombre de túnica roja, fácilmente adivinó quién era.

En este momento, la Punta de Espada del Tiempo de Meng Hao detuvo su avance hacia el Santo Alma del Sol, mientras las tres espadas del Santo se detuvieron a 7 pulgadas de distancia de Meng Hao, emanando un aura helada.

Los dos se miraron el uno al otro mientras llevaban a cabo su lucha invisible.

Esta no era una batalla de Técnicas Mágicas, sino más bien, un concurso de Voluntad Divina. Cualquier observador no podría ver o escuchar nada. Sin embargo, para los dos, todo estaba retumbando violentamente, los rayos crepitaban y el mundo parecía al borde del colapso. Incluso el viento se movía en reversa.

El Santo Alma del Sol, de túnica roja, miró a Meng Hao y sus pupilas se contrajeron lentamente. “No eres un rival para mí.”

“Y no puedes matarme…”, respondió Meng Hao con calma.

El Santo Alma del Sol observó a Meng Hao en silencio. Tenía que admitir que lo que dijo era cierto. Realmente no tenía forma de matarlo. La base de cultivo de Meng Hao era muy extraña, y aunque no podía decir exactamente por qué, le dio la sensación de que Meng Hao podía pisotear todas las Ciudades Marinas en el Mar de la Vía Láctea.

Era como si… tuviera alguna conexión indescriptible y desconocida con todo el lugar.

El Santo Alma del Sol levantó repentinamente su mano derecha y agitó su manga, haciendo que las tres Espadas se desvanecieran instantáneamente. Cuando reaparecieron, circulaban a su alrededor.

Simultáneamente, los ojos de Meng Hao brillaron, y la Punta de Espada del Tiempo voló hacia atrás para girar a su alrededor.

El Santo Alma del Sol miró a Meng Hao y luego dijo lentamente: “En el pasado, juré no volver a matar a un Cultivador. ¡Mi espada solo matará a los Forasteros!”

“Puedes quedarte en el Mar de la Vía Láctea, pero esa aura tuya me disgusta. Si descubro que tienes algo que ver con los Diablos del Mar del Segundo Anillo… bueno, entonces me veré obligado a usar el tesoro precioso del antepasado de la Sociedad del Alma del Sol y su poder de la Búsqueda del Dao para destruirte.”

Meng Hao miró al hombre de túnica roja. Aunque hacía solo unos momentos que habían cruzado espadas entre sí, no encontró que fuera detestable. De hecho, él podía sentir que el hombre era orgulloso, y no el tipo que hablaba falsedades.

Personas como esta, aunque simples, tenían principios inquebrantables.

“Haré lo que quiera…”, dijo Meng Hao con frialdad, mientras sus ojos destellaban con un brillo frío.

Los ojos del Santo Alma del Sol destellaron con un brillo igualmente frío. Con una expresión fría, le dirigió a Meng Hao una última mirada profunda y luego se volvió para partir.

Antes de que pudiera irse, Meng Hao dijo rápidamente: “Me costó mucho reunir esos Espíritus de símbolos mágicos.”

El Santo Alma del Sol se detuvo y miró hacia atrás. “Estos símbolos pertenecen a las tres Sectas.”

Meng Hao no respondió de inmediato. En vez de eso, golpeó su bolsa de almacenamiento para producir una calabaza con alcohol, que luego le lanzó.

El Santo Alma del Sol la atrapó. Cuando miró hacia abajo para examinarla, se quedó en shock.

“Eso es un poco de alcohol de mi ciudad natal…”, dijo Meng Hao sin prisa. “Me llevé un poco cuando me fui.”

El Santo Alma del Sol miró la jarra de alcohol, y luego miró a Meng Hao.

Él pensó por un momento, con su rostro inexpresivo, y luego se dio la vuelta para irse.

Mientras lo hacía, sacudió su manga, provocando que 10,000 de los símbolos mágicos que había tomado destellaran repentinamente y cortaran su conexión con él.

Luego, volaron y comenzaron a girar alrededor de Meng Hao.

Meng Hao miró hacia otro lado, y se convirtió en un haz de luz multicolor que se desvaneció en un abrir y cerrar de ojos.

Varios días después, en una isla relativamente pequeña en el Tercer Anillo, Meng Hao se encontraba sentado con las piernas cruzadas, mientras los 10,000 símbolos mágicos circulaban a su alrededor como un escudo.

El Loro estaba frente a él, mirándolo con enojo, al igual que la gelatina de carne, que estaba de pie junto al Loro.

Los tres se habían enfrentado uno contra el otro de esta manera durante casi diez respiraciones.

“Cinco criaturas con pelo o plumas. Sin discusiones y sin margen de maniobra. Cuando Lord Quinto arriesga su vida y su integridad física, ¡No es por nada!”

“Sí. ¡Lord Tercero quiere tres matones! ¡No hay discusiones! ¡Cuando digo tres, quiero decir tres!”

Meng Hao estaba en silencio, y una expresión de dolor se podía ver en su rostro. Después de un largo momento, y aparentemente completamente en contra de su voluntad, se obligó a asentir.

Ver a Meng Hao así hizo que el Loro se riera con orgullo. Luego arrojó una pluma, que voló no muy lejos en la distancia, y explotó con un pequeño estallido. Al instante, se transformó en una montaña colmada de Corazones Demoníacos.

La gelatina de carne también parecía extremadamente orgullosa de sí misma. Abrió la boca y escupió una cascada multicolor de luces que se transformó en una segunda montaña de Corazones Demoníacos.

Meng Hao se rio por dentro. Estaba muy familiarizado con estos dos imbéciles. Sus demandas eran simples, pero Meng Hao sabía que si aceptaba demasiado rápido, o les daba la sensación de que no le importaba, eso sólo conduciría a más problemas.

Por lo tanto, él pretendió intencionalmente considerar y luchar para complacer a los dos novatos.

Habiendo tratado con ellos, los ojos de Meng Hao se movieron para mirar las dos enormes montañas de Corazones Demoníacos. Claramente había más de 100,000 de ellos.

Parecía que casi la mitad eran Corazones Demoníacos de grado medio, e incluso había algunos corazones de alto grado, que aumentaban enormemente el valor de la colección.

“Me pregunto si puedo usar los Corazones Demoníacos para duplicar cosas con el Espejo de Cobre…”, pensó, mientras sus ojos destellaban pensativamente. Actualmente, el mayor peligro que enfrentaba era la amenaza mortal del Décimo Patriarca del Clan Wang.

“La base de Cultivo de ese viejo es demasiado alta, así que no soy un rival para él en absoluto. Lo único que puedo hacer… es encontrar una manera de escapar de él la próxima vez que me lo encuentre.” En ese instante su mirada descendió hacia la Punta de la Espada del Tiempo.

“Si tuviera diez o más Puntas de Espada, podría congregarlas en la Formación de Espadas de Loto. Con eso, tal vez podría tomarlo por sorpresa… Desafortunadamente, no tengo suficientes Piedras Espirituales.” Él frunció el ceño, pero luego sus ojos comenzaron a destellar con una luz brillante.

“Sin embargo, puedo duplicar Espadas de Madera del Tiempo. Dado el nivel actual de mi base de Cultivo, debería poder sellar siete ciclos de Tiempo de sesenta años en cada espada. Si tuviera más de cien de ellas…”

“Entonces podría desatar la tercera forma de la Formación de Espadas de Loto.”

“Me pregunto… ¿Qué tan poderoso sería eso?” 

Habiendo llegado a este punto en su línea de pensamiento, Meng Hao inmediatamente produjo una Espada de Madera. Luego respiró hondo y comenzó a sellar el Tiempo en ella.

Durante la mitad de un mes, de vez en cuando, se podían oír explosiones retumbantes que hacían eco en los alrededores. La frente de Meng Hao estuvo todo el tiempo fruncida. Sin embargo, en el último día, su ceño desapareció. Flotando allí frente a él, estaba la única Espada de Madera del Tiempo que ahora poseía.

Las vetas de la madera eran claramente visibles en ella, y cuando el poder del Tiempo emanaba desde su interior, contenía el poder de siete ciclos de tiempo de sesenta años. Meng Hao no tenía ningún otro objeto mágico que poseyera tanto poder del Tiempo.

“Todas las otras Espadas de Madera del Tiempo fueron destruidas en el proceso. Esta es la única que queda, pero valió la pena… Es bueno que al final, ¡Solo necesito tener éxito una vez!” Dicho eso, sacó el Espejo de Cobre y comenzó a duplicarla.

Desafortunadamente, se requería una gran cantidad de Piedras Espirituales para duplicar una Espada de Madera del Tiempo con siete ciclos de tiempo de sesenta años. Esta vez, el dolor que Meng Hao sintió en su corazón fue real. Al final, usó todas las Piedras Espirituales de su bolsa de almacenamiento para hacer diez copias.

Incluyendo la Espada original, ahora tenía un total de once.

Después de pensarlo por un momento, trató de usar los Corazones Demoníacos para duplicar algunas cosas.

Después de poner siete u ocho Corazones Demoníacos en el espejo y luego observar los resultados, se detuvo.

“No son diferentes a las Piedras Espirituales…” pensó con el ceño fruncido. Originalmente, había asumido que aunque los Corazones Demoníacos parecían ser muy similares a las Piedras Espirituales, debían tener alguna otra función única.

Después de todo, eran Corazones de Demonios, no Piedras Espirituales.

“Soy capaz de atraer grandes cantidades de Demonios del Mar aquí en el Tercer Anillo. Eso es algo único. Otras personas probablemente podrían juntar a lo sumo unos cientos de Corazones Demoníacos.”

“La gente realmente corre el riesgo de perder sus vidas aquí por unos pocos cientos de Corazones Demoníacos.” Una mirada contemplativa apareció en los ojos de Meng Hao.

“Ese Santo Alma del Sol también mencionó querer los Corazones Demoníacos. Teniendo en cuenta el nivel de su base de Cultivo y su estado, no le importarían unos pocos millones de Piedras Espirituales, y mucho menos unos cientos de Corazones Demoníacos… Por lo tanto, ¡Los Corazones Demoníacos deben tener algún uso del cual no estoy enterado!” 

Después de pensarlo, Meng Hao estaba seguro de que debía haber algo que él había pasado por alto. Después de un poco más de consideración, se puso de pie, y sus ojos destellaron mientras agitaba su manga para recoger todos los Corazones Demoníacos.

Permaneció unos momentos más en la Isla, pensando.

Finalmente, sus ojos brillaron y voló por el aire, dirigiéndose hacia la distancia, a máxima velocidad.

“Dado que no sé…”, pensó, “Creo que tendré que encontrar a alguien que lo sepa.”

Mientras paseaba por el aire, cambió su apariencia y redujo su base de Cultivo a la etapa del Alma Naciente. Después de volar por unos pocos días, de repente se detuvo y miró hacia la distancia.

No muy lejos, divisó un remolino de varios cientos de metros, dentro del cual había un enorme caballito de mar. Éste rugió y comenzó a emitir ondas frías de su interior, causando que todo a su alrededor se congelara.

Flotando en el aire en frente del caballito de mar había dos personas, un hombre y una mujer.

El hombre era viejo y jorobado. Tenía una base de Cultivo en la etapa Inicial del Alma Naciente, y rasgos marchitos.

Justo en ese momento, con su rostro pálido, apretó una perla que había en su mano, y esta emitió ondas con el poder del fuego. Éstas se transformaron en una lluvia en llamas que descendieron por toda la zona, incluido el lugar ocupado por el caballito de mar.

Junto al anciano estaba la mujer. Ésta llevaba una máscara que hacía imposible notar cómo se veía su rostro. Sin embargo, desde el resto de su piel que era visible, era posible determinar que no era muy vieja.

Su base de Cultivo estaba en la etapa Inicial de Formación del Núcleo, y aunque observaba atentamente mientras el anciano luchaba contra el Demonio del Mar, en lo profundo de sus ojos destellaba un intenso sentimiento de odio.

Al ver el rostro pálido del anciano, dijo: “Senior, olvidémonos de esto. ¿Por qué no vamos a buscar un Demonio del Mar más débil…?”

“Hemos estado aquí por meses…”, dijo el anciano con sus dientes apretados. “Este es el primer Demonio del Mar que hemos encontrado. ¿¡Cómo podríamos dejarlo ir!?”

Dicho eso, escupió una bocanada de sangre sobre la perla que sostenía, y esta comenzó a volverse de un color rojo brillante. Luego, un mar de llamas explotó, causando que el agua de mar comenzará a evaporarse.

El caballito de mar, atrapado en las llamas, rugió. Una frialdad intensa explotó de su interior mientras cargaba hacia el fuego, e inmediatamente más de la mitad del mar de llamas se extinguió.

El rostro del anciano se oscureció, y apretó la mandíbula. Sin embargo, fue en este momento exacto en el que de repente, un rayo de luz brillante se aproximó desde la distancia.

Por supuesto, dentro del haz de luz, estaba Meng Hao.

Su repentina aparición conmocionó al anciano, y el rostro de la joven a su lado también se oscureció. En cuanto al anciano, cuando vio que la base de Cultivo de Meng Hao estaba en la etapa Inicial del Alma Naciente, se relajó un poco, pero al mismo tiempo, también frunció el ceño.

“Compañero Daoísta…”, dijo, “Por favor mantén tu distancia. Descubrí este Demonio, por lo que, según la costumbre, me pertenece.”

Pagina Anterior
Pagina Siguiente