ISSTH 657 – El Santo Alma del Sol de las Tres Sectas

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

“Recuerdo que el Maestro me dijo que el Reverendo Lámpara de Plata fue a él setecientos años antes, pidiendo ayuda para resolver su problema con un Lirio de la Resurrección.”

“El Maestro pudo ayudar un poco, pero realmente no pudo resolver el problema. Luego, el Reverendo Lámpara de Plata regresó unos cientos de años después, ¡Habiendo disipado el veneno del Lirio de la Resurrección!”

“¿Podría ser que estas transformaciones en los Demonios del Mar en el Mar de la Vía Láctea tengan algo que ver con el Reverendo Lámpara de Plata?”

La mente de Meng Hao tembló, y sus ojos destellaron. Sin embargo, sabía que no podía dejar que la ansiedad lo dominara, sino que necesitaba tiempo para que aparecieran las pistas.

En este momento, el asesinato constante de los Demonios del Mar, junto con el nivel de su base de Cultivo, lo había dejado bastante agotado. Teniendo en cuenta la cantidad de Demonios del Mar que había en el área, incluso si él los siguiera matando durante días, no podría matarlos a todos.

Además, sabía que estos drásticos cambios en el mar causarían grandes repercusiones. No pasaría mucho tiempo antes de que los forasteros vinieran a investigar.

“Bueno, ¡Primero tendré que matarte!”, Dijo, volviéndose hacia el enorme gigante. Si el Gigante no hubiera destruido la isla, Meng Hao no estaría en su situación actual bajo el agua.

Rápidamente ejerció su control sobre los símbolos mágicos, enviándolos a despejar el campo de batalla, mientras el Gigante se acercaba rugiendo, rodeado de burbujas.

Meng Hao soltó un frío suspiro y luego apretó su mano derecha en un puño.

“¡Destrucción del Primer Cielo!”, Dijo, mientras sus ojos destellaban.

Una imagen ilusoria apareció sobre su mano. Era como si dos manos hubieran aparecido y se hubieran fusionado. Esta era una Magia Daoísta que Meng Hao había adquirido en la Pagoda del Demonio Inmortal, la Destrucción de los Nueve Cielos.

Después de dejar la Secta del Demonio Inmortal, ocasionalmente la había contemplado interiormente. Después de eso, cuando se reunió con Guyiding Tri-rain, consiguió la iluminación con respecto a la cuestión de las vibraciones, logrando que la semilla brotara en su mente, y comprendiera la Magia Daoista completamente.

¡La Destrucción de los Nueve Cielos era vibración!

El puño descendió y el agua explotó. Las burbujas colapsaron, y el puño de Meng Hao se disparó como un rayo a golpear directamente al Gigante.

¡Baaam!

“¡Segundo Cielo!” Meng Hao golpeó otra vez, y el agua se agitó, explotando y creando olas gigantescas.

“¡Tercer Cielo!” La intención asesina destelló en sus ojos mientras su puño descendía.

El Gigante dejó escapar un grito espeluznante que hizo eco a pesar de su ubicación en el fondo marino.

Cuando el puño de Meng Hao se estrelló contra su pecho, éste explotó, y le causó un enorme agujero. Dentro de su carne destrozada, se podía ver una piedra cristalina del tamaño de la mano de un niño, que casi se parecía a un corazón.

Al ver el cristal, la mano derecha de Meng Hao se estiró para tomarlo, mientras el Gigante se sacudía violentamente.

Al mismo tiempo, el Lirio de la Resurrección ilusorio detrás de Meng Hao envolvió salvajemente al Gigante y luego comenzó a destellar mientras una imagen ilusoria aparecía sobre el Lirio Blanco.

Parecía como si estuviera teniendo lugar algún tipo de lucha invisible.

Todo esto sucedió en el espacio de unas cuantas respiraciones. Meng Hao agarró el Corazón Demoníaco y luego retrocedió. El Lirio Blanco tembló y luego se rompió en pedazos, que el Lirio de la Resurrección de Cinco Colores consumió.

En ese instante, el Lirio de la Resurrección se volvió aún más feroz, como si hubiera renacido, y sus pétalos de cinco colores se volvieron aún más resplandecientes.

“¡Es hora de irnos!” Gruñó Meng Hao. Su voz instantáneamente hizo eco hasta llegar hasta al Loro, que había estado volando silenciosamente juntando los Corazones Demoníacos.

Instantáneamente destelló, volviendo al lado de Meng Hao, mientras él se transformaba en un humo verde, y se disparaba hacia la superficie del agua.

La horda de Demonios del Mar intentó obstruir su camino, y la Medusa entró en un frenesí aún mayor, disparando innumerables rayos. Sin embargo, nada de eso fue capaz de obstaculizar a Meng Hao ni un poco.

Él rápidamente realizó un gesto de encantamiento, provocando que más de 10,000 símbolos mágicos giraran a su alrededor formando una tempestad de la que emanó una niebla negra.

Luego, él directamente salió disparado del agua.

En ese instante, innumerables Demonios del Mar también volaron. Sin embargo, fueron incapaces de detenerlo mientras se disparaba por el aire, transformándose en un rayo de luz que se disparó en la distancia.

Al mismo tiempo, reprimió con fuerza el aura del Lirio de la Resurrección. No importaba si el Lirio estaba dispuesto o no, ni cuánto luchara; fue completamente suprimido por Meng Hao.

Se movió a una velocidad increíble hasta que estuvo a unos 3.000 metros de distancia.

Finalmente, estaba a punto de comprobar cuántos Corazones Demoníacos había adquirido, cuando de repente, su expresión se oscureció al notar que una nube roja se apresuraba hacia él desde la distancia.

Sorprendentemente, dentro de la nube roja se podía ver un rostro enorme. Éste rugía a medida que se disparaba hacia Meng Hao, emanando un aura de la Separación del Espíritu por todos los alrededores.

Los ojos de Meng Hao brillaron y levantó su mano, haciendo que los símbolos mágicos se dispararan hacia el aire en forma de tempestad. Luego se movió directamente para interceptar el rostro de la nube roja.

Una gran explosión resonó por los alrededores.

La nube se dispersó, y los símbolos mágicos de Meng Hao se derrumbaron.

Mientras se dispersaban, Meng Hao disparó hacia atrás, con su rostro sombrío. Observó hacia la distancia y vio a un hombre de mediana edad vestido con una túnica roja, que avanzaba hacia él con su rostro inexpresivo.

Éste miró fríamente a Meng Hao, agudizando su mirada. Ahora podía ver el aura de la Separación del Espíritu dentro de Meng Hao, y su energía latió con fuerza.

Los ojos del hombre de túnica roja se estrecharon ligeramente. Luego vio todos los símbolos mágicos de la tempestad, e inmediatamente comprendió que la persona que tenía delante no era débil.

Sin embargo, ‘no débil’ significaba poco para él.

“¡Tu primera ofensa fue causar un caos en el Mar de la Vía Láctea!”

“No me importa de dónde has sacado esos Espíritus de símbolos. Ellos pertenecen a las tres Sectas, y los forasteros no están autorizados a poseerlos. Esa es tu segunda ofensa.”

“Dos crímenes. Permíteme explicarte tu castigo… ”

El hombre de túnica roja agitó su mano empleando una técnica especial que instantáneamente hizo que todos los Espíritus de símbolos mágicos temblaran, se liberaran del control de Meng Hao y luego volarán a su lado.

“Soy un Santo. Estos objetos me pertenecen, así, que los devolveré a donde pertenecen. ¡Ahora, saca todos los Corazones Demoníacos que has adquirido y luego vete del Mar de la Vía Láctea!”

“Te daré tres días. Si todavía estás en el Mar de la Vía Láctea en ese momento… bueno, me hace falta un sirviente marioneta.” Se podía ver un brillo frío en los ojos del hombre, así como una mirada de extravagancia. Su aura era una que invocaba un profundo respeto y hacía parecer que cuando sus palabras eran pronunciadas en el Mar de la Vía Láctea, eran la Voluntad del Cielo.

La expresión de Meng Hao era la misma de siempre. Nunca antes había visto a este Cultivador de túnica roja, pero con una sola mirada a su base de Cultivo, podía decir que era diferente al Patriarca Huyan. Este hombre aparentemente estaba en el nivel de la Segunda Separación.

En ese caso, la identidad del hombre era obvia.

“¿No podemos hablar sobre esto?”, Preguntó Meng Hao.

“No. No hablaremos de esto…” respondió el hombre de túnica roja con calma.

“Pero, no quiero entregar los Corazones Demoníacos…”, dijo Meng Hao con frialdad, “Ni los Espíritus de símbolos.”

El hombre de túnica roja respondió a eso con un resoplido frío y un desprendimiento aparente. Agitó su manga derecha, causando que más de 100,000 Espíritus de símbolos salieran de su interior.

En un abrir y cerrar de ojos, borraron el cielo y ensombrecieron todo.

“Bueno, entonces puedes quedarte. Cualquiera que sea la Secta o Clan al que pertenezcas, puedes venir a mí y pagar un precio de rescate para recuperarte.” Dicho eso, los 100,000 Espíritus de símbolos se dispersaron en el aire y dispararon hacia Meng Hao.

Cuando se acercaron, Meng Hao le dio una palmada a su bolsa de almacenamiento, causando que una enorme Rueda de Bronce saliera volando. Estaba cubierta de símbolos mágicos que instantáneamente destellaron con una luz brillante mientras comenzaba a girar, convocando al poder del Tiempo.

Éste se extendió para llenar el área, haciendo que los Espíritus de símbolos mágicos repentinamente parecieran más antiguos.

Estos Instantáneamente comenzaron a moverse más despacio, y permitieron que Meng Hao avanzara casualmente a través de ellos.

“¡Un Tesoro del Tiempo!”, Pensó el hombre de túnica roja.

Al mismo tiempo, Meng Hao realizó un gesto de encantamiento y luego señaló hacia adelante, convocando la Formación de Espadas del Tiempo. A medida que giraba, tomó la forma de un loto, lo que causó que el Poder del Tiempo se extendiera en todas direcciones.

Parecía estar trabajando al unísono con la Rueda del Tiempo cuando Meng Hao agitó su manga, haciendo que volara hacia el Cultivador de túnica roja.

“Un tesoro del tiempo…”, dijo fríamente el hombre de túnica roja. “Parece que te subestime.”

Agitó su mano derecha en el aire, causando que un temblor recorriera los 100,000 símbolos mágicos. Al instante, 10,000 de ellos explotaron, causando una explosión inmaterial que arrasó con el Poder del Tiempo, y luego el resto de los símbolos continuaron disparando hacia Meng Hao.

“¡Encantamiento de Consumo de Montaña!” Meng Hao avanzó, extendió su mano derecha y luego la empujó hacia el mar. Al instante, el agua se agitó, y desde sus profundidades se alzó una montaña temblorosa.

Ésta se rompió en innumerables fragmentos que volaron frente a Meng Hao, y se reformaron en forma de una pequeña montaña.

Después de llegar al Tercer Anillo, esta era la primera vez que Meng Hao convocaba una montaña real con el Encantamiento de Consumo de Montaña para luchar contra un enemigo.

Tan pronto como apareció el Encantamiento, la masiva cantidad de 90,000 símbolos mágicos luchó contra la montaña.

Se escucharon sonidos atronadores, pero Meng Hao continuó avanzando y ahora estaba a unos trescientos metros del hombre vestido de rojo.

El hombre frunció el ceño y realizó un encantamiento con su mano derecha. Luego señaló hacia arriba, haciendo que un destello brillante se disparara hacia el cielo desde un lugar cercano a la Bodega del Mar.

Tres espadas volaron por el aire, emitiendo un silbido monótono. Su velocidad era tal que rápidamente se hicieron invisibles.

Muchos de los Cultivadores en la Bodega del Mar vieron lo que estaba sucediendo y se sorprendieron por completo. Sus rostros se oscurecieron y llegaron a la conclusión de que el Santo se había encontrado con un enemigo formidable.

Casi simultáneamente, las tres espadas aparecieron frente al hombre vestido de rojo.

No se detuvieron ni por un momento, sino que dispararon directamente hacia Meng Hao.

El tono del hombre de túnica roja era tranquilo mientras decía: “Estas tres espadas mías se forjaron con un Hueso del Sol y el Cielo, algo que rara vez se ve en el Mar de la Vía Láctea, incluso en diez mil años. Toma prestado el poder de las estrellas y lo refina en una fuerza inquebrantable que puede superar cualquier obstáculo.”

Cuando las tres espadas se acercaron, Meng Hao agitó su manga derecha, provocando que la Punta de Espada del Tiempo saliera volando.

Se movió a una velocidad increíble, perforando el aire, y enviando ondas del Poder del Tiempo mientras se dirigía hacia el hombre de túnica roja.

Sorprendentemente, un cordón de seda estaba conectado a la Punta de la Espada, destellando fríamente a la luz del sol.

“Esta Punta de Espada proviene de un árbol de la Primavera y Otoño de 70,000 años…”, dijo Meng Hao con frialdad. “El resto de la Espada fue destruida por un Inmortal, pero la Punta es eterna. El tiempo no dañó la Punta de Espada, y la refiné en un tesoro. Puede matar y exterminar innumerables formas de vida, y nada puede resistirse sin marchitarse.”

“La seda detrás de ella es algo que rara vez se ve en el Cielo y la Tierra. Si la seda permanece intacta, no me pueden matar.”

Cuando apareció la Punta de la Espada, las tres espadas del hombre de túnica roja parecieron detenerse.

Las pupilas del hombre se contrajeron mientras observaba la Punta de Espada. Podía sentir el increíble Poder del Tiempo emanando de ella. Sintió que, si se acercaba demasiado, comenzaría a marchitarse, y su fuerza vital y su longevidad se reducirían.

“Eres un Cultivador del Tiempo…”, dijo el hombre, mirando a Meng Hao.

“¡Eres el Santo Alma del Sol de las tres Sectas!”, Respondió Meng Hao.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente