ISSTH 655 – Cazando Demonios del Mar

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

Pasó un mes.

Durante ese tiempo, Meng Hao voló libremente a través del Tercer Anillo. Teniendo en cuenta el nivel de su base de Cultivo, no había Demonios del Mar que pudieran enfrentarse a él. En el instante en que aparecían y se acercaban a él, los destruiría.

A veces ni siquiera tenía que hacer algo personalmente. Simplemente enviaría la Punta de Espada del Tiempo para que volara alrededor de él. Con un simple pensamiento podría enviarla al ataque en cualquier momento.

Veinticinco días antes, un grupo de Cultivadores aventureros, aproximadamente una docena, había estado volando, perseguidos por dos rugientes Demonios del Mar.

En medio de su desesperanza, apareció un rayo negro, y se disparó a través de los dos Demonios del Mar, transformándolos instantáneamente en cenizas. Sus Corazones Demoníacos salieron volando y luego desaparecieron en el aire.

Veinte días antes, un hombre de rostro altanero luchaba en un lugar cercano con un Demonio del Mar, cuando de repente apareció un rayo negro de la nada y transformó al Demonio del Mar en cenizas.

Quince días antes, diez días antes, cinco días antes, se desarrollaron escenas similares en diferentes áreas del Tercer Anillo. De hecho, casi todos los días ocurrieron tales acontecimientos, y poco a poco, comenzaron a extenderse los rumores sobre una Punta de Espada Negra.

Después de un mes de dominación, Meng Hao había reunido casi mil Corazones Demoníacos. La mayoría de bajo grado, y solo unos pocos de grado medio.

Meng Hao no estaba muy feliz con los resultados, aunque cualquier otra persona hubiera estado loca de alegría.

“Los elegidos de las Sectas y Clanes del Dominio Sur, los Altos del Norte y las Tierras del Este me deben grandes cantidades de Piedras Espirituales. Mis ganancias en el último mes han sido demasiado insignificantes. Esto no se compara en absoluto con estafar a la gente.” 

En la actualidad, flotaba en el aire, contemplando el mar infinito, preguntándose cuántos Demonios del Mar existían bajo las aguas.

“Si pudiera obtener algunas Piedras Espirituales de alto grado, o incluso… Piedras Espirituales de grado ultra alto, entonces las cosas valdrían la pena.”

Tenía algunas Piedras Espirituales de grado ultra alto en su bolsa de almacenamiento, pero no muchas. Eran increíblemente valiosas, y cada vez que pensaba en cómo había desperdiciado dos mil de ellas hace tantos años, lo enfermaba.

“Nuevamente estoy corto de dinero… Si tuviera suficientes Piedras Espirituales, podría copiar más Espadas de Madera del Tiempo, o tal vez incluso la Punta de Espada del Tiempo. Solo que… necesitaría al menos, diez millones de Piedras Espirituales para hacer eso.” Miró hacia la superficie del mar y apretó su mandíbula.

“Si el Patriarca del Clan Wang no está muerto, entonces el peligro vendrá en mi dirección. Lo más importante que debo hacer ahora, es fortalecerme lo más rápido posible. ¡Tengo que conseguir más poder!” La determinación apareció en sus ojos, y luego desapareció en el aire.

Varios días después, Meng Hao se sentó con las piernas cruzadas en una gran isla dentro del Tercer Anillo. Toda el área a su alrededor había sido despejada hacía mucho tiempo, y la Punta de Espada del Tiempo circulaba a su alrededor.

Bajó la vista hacia su bolsa de almacenamiento, y de ella salió una pequeña montaña.

Sellada dentro de la pequeña montaña había una gran hacha de batalla, que no era otra que el primer Espíritu de mil símbolos que había capturado.

Después de mirarla por un momento, levantó su mano derecha en el aire, haciendo que la montaña desapareciera.

El hacha de batalla instantáneamente comenzó a emitir un ruido sordo, y estaba a punto de atacar a Meng Hao cuando él agitó su manga, causando que una gran presión se extendiera por los alrededores.

Él extendió su mano, pero el hacha de batalla produjo una explosión y se transformó en más de mil símbolos mágicos, y la mano de Meng Hao agarró nada más que aire.

Los símbolos mágicos cayeron como una cascada, aparentemente muy orgullosos de sí mismos. Inmediatamente se arremolinaron detrás de Meng Hao, donde una vez más se convirtieron en el hacha de batalla, que se lanzó para cortarlo en pedazos.

“¡Octavo Hechizo!” Dijo Meng Hao con frialdad. Ni siquiera volvió la cabeza para mirar; simplemente señaló hacia atrás con su dedo índice izquierdo.

Los mil símbolos mágicos temblaron y lucharon en el aire. Sin embargo, cuando Meng Hao golpeó, el hacha de batalla se dispersó en una masa de símbolos mágicos. Luego realizó gesto de encantamiento, y el Encantamiento de Consumo de Montaña apareció en forma de mil montañas, cubriendo instantáneamente todos los símbolos mágicos.

Meng Hao realizó todas estas acciones de manera suave y espontánea, como si no hubiese tenido ni el más mínimo problema.

Luego, con una expresión indiferente, hizo que los símbolos mágicos se acercaran a él, uno por uno, y comenzó a marcarlos con su Sentido Divino, un proceso que tomó varias horas en completarse.

Después de que el último estuviese marcado, sus ojos brillaron y permitió que las mil montañas desaparecieran y los liberaran.

Los símbolos parecían haber perdido su sensibilidad. Simplemente flotaban allí, destellando paulatinamente, pero inmóviles.

Congregar“, dijo Meng Hao con frialdad.

Inmediatamente, los símbolos se unieron juntos formando un hacha de batalla que giró a su alrededor.

Después de ejercer el control sobre ella por unos momentos, Meng Hao usó el mismo método en los más de veinte Espíritus de mil símbolos de su bolsa de almacenamiento.

Terminó unos días después, luego de lo cual más de 20,000 símbolos mágicos silbaron en el aire a su alrededor.

Se convirtieron en un vórtice de vientos tormentosos y emanaban una presión increíblemente amenazadora.

Un extraño brillo apareció en los ojos de Meng Hao. El increíble poder de este tesoro sólo era superado por los Espíritus de los símbolos que había visto en la división de vientos tormentoso, aquellos que tomaron la forma de enormes Bestias feroces.

“Sin embargo, desperdicia demasiado de mi base de Cultivo…”, pensó después de un momento. Después de consumir algunas píldoras medicinales, se sentó a meditar.

No fue hasta el amanecer de la mañana siguiente que finalmente abrió los ojos.

“¡Ha llegado el momento!”, Dijo. Respirando profundamente, realizó un gesto de encantamiento, y colocó múltiples sellos en su cuerpo, causando que su energía se debilitara rápidamente.

Pronto, una vez más, apareció el aura del Lirio de la Resurrección.

Anteriormente, Meng Hao había asumido que solo él podía sentir su aura. Sin embargo, después de llegar al Tercer Anillo, comprendió que, para los Demonios del Mar, el Lirio de la Resurrección era como un tónico hasta ahora desconocido que, si se consumía, podría provocar una transmutación increíble.

Tan pronto como el aura se extendió, el mar circundante comenzó a batirse, e innumerables ojos rojos aparecieron en las profundidades del Mar en el Tercer Anillo.

En un abrir y cerrar de ojos, los Demonios del Mar dispararon a una velocidad increíble, en la dirección de algo que intuitivamente sabían que tenían que consumir.

A cierta distancia, una medusa multicolor estaba justo debajo de la superficie del agua, acechando a un grupo de Cultivadores, esperando la oportunidad adecuada para atacarlos.

Sin embargo, justo en el momento en que estaba a punto de hacer un movimiento, de repente tembló y luego se disparó hacia el fondo del mar.

En otro lugar, un grupo de una docena de Cultivadores estaban atrapados en un combate con tres Demonios del Mar.

De repente, los Demonios del Mar rugieron, se sumergieron en el agua y desaparecieron.

Escenas como esta se desarrollaron en varios lugares del Tercer Anillo, y muchos Cultivadores notaron el fenómeno. Algunos de ellos que estaban en medio del aire se sorprendieron al ver las olas que barrían el mar y los innumerables Demonios del Mar nadando en el agua.

“No me digas que es… ¡¡Una Marea de Bestias!!”

Mientras la gente se sorprendía, Meng Hao se sentó en la isla, esperando tranquilamente.

Después de que pasara el tiempo suficiente para que se quemara un palillo de incienso, una enorme pinza salió disparada del agua hacia él.

Al mismo tiempo, varios Demonios del Mar salieron del agua para cargar contra Meng Hao.

Sus ojos brillaron con frialdad mientras él agitaba su mano derecha, provocando que el hacha de batalla de mil símbolos saliera volando. Ésta voló, llenando el área con sonidos de explosiones mientras destruía a los Demonios del Mar.

Mientras estos morían, un centenar de Demonios del Mar emergieron del agua, con sus expresiones llenas de salvajismo y codicia.

Era casi como si Meng Hao se hubiera convertido en un trozo de carne que causó que el deseo brotara dentro de todos los Demonios del Mar del Tercer Anillo.

Meng Hao estaba tranquilo y no tenía prisas mientras manipulaba los símbolos mágicos.

Agitando de manera simple su dedo, 1,000 símbolos mágicos volaron, rodeando la isla, haciendo imposible que cualquier Demonio del Mar pudiera llegar a más de trescientos metros de la isla.

Pasaron cuatro horas llenas de explosiones.

Más de mil Demonios del Mar habían cargado desde el interior de mar agitado.

No parecían comprender la diferencia entre la vida y la muerte; y sin tener en cuenta sus propias vidas, cargaron sin tregua hacia adelante.

Las explosiones resonaban mientras las manos de Meng Hao se movían aún más rápido para controlar 8,000 símbolos mágicos, que silbaban por el aire. Éstos se congregaron en varios objetos mágicos, incluida el hacha de batalla, y emanaron un poder increíble.

Transcurrieron otras cuatro horas, tiempo durante el cual, Meng Hao consumió píldoras medicinales en tres ocasiones para apoyar la rotación de su base de Cultivo. Actualmente, la isla estaba rodeada de grupos densamente poblados de Demonios del Mar. Había tantos que casi no se podía ver nada más.

La vista era suficiente para sorprender a cualquiera que pudiera verla, incluso a Meng Hao. Sin embargo, él quería aún más Demonios del Mar. Los símbolos mágicos ahora eran 13,000 en número. Silbaban creando un sonido monótono que llegaba a sus oídos.

Desde lo lejos, la isla parecía estar rodeada por un vórtice de vientos tormentosos y una niebla negra.

Fuera de los vientos tormentosos, interminables cantidades de Demonios del Mar se lanzaban hacia adelante en su intento de llegar a la isla.

Sus rugidos eran asombrosos, y la sangre se esparcía por todas partes.

Meng Hao no estaba seguro de a cuántos Demonios del Mar había matado en este relativamente corto período de tiempo. Los únicos que lo sabían eran el Loro y la gelatina de carne.

Eso era porque estaban volando en los alrededores, aburridos, entrando y saliendo de la zona de matanza.

Cuando los Demonios del Mar morían, recogían alegremente sus Corazones Demoníacos.

Sin embargo, justo en este momento, un aullido separó las nubes del cielo.

Este aullido era único; sonaba como una niña llorona, e instantáneamente hizo que Meng Hao levantara su mirada. Su Sentido Divino se extendió, y en la distancia, pudo ver a los Demonios del Mar temblando y dando paso a una enorme Medusa de siete colores que estaba nadando lentamente hacia adelante.

Encima de la cabeza de la Medusa, sorprendentemente, había… ¡Una Flor Blanca!

Era un Lirio blanco, una flor que parecía huesos pálidos. Se balanceaba de un lado a otro, causando que todos los colores en el área se desvanecieran y fueran reemplazados por el blanco y el negro.

De repente, mientras Meng Hao la observaba, sintió que la isla se sacudía debajo de él, como si una enorme criatura la estuviera atacando por debajo.

Su rostro se oscureció, y luego del espacio de unas cuantas respiraciones, la isla no pudo soportar el ataque que recibía. Las grietas se extendieron en su superficie, y simplemente se destruyó en innumerables pedazos

Enormes olas se extendieron por el agua del mar, y en un abrir y cerrar de ojos, toda la isla se hundió en el agua. En cuanto a Meng Hao, también fue arrojado al mar.

En ese instante, los Demonios del Mar en el área se volvieron aún más frenéticos. El mundo debajo de la superficie de las aguas era su dominio, por lo que cargaron hacia adelante con aún más locura.

Los ojos de Meng Hao destellaron. El mundo debajo de la superficie podría ser el dominio de los Demonios del Mar, ¡Pero también era su mundo!

Había formado el Tótem del caracter de Agua de los Cinco Elementos, y también había practicado el Cultivo en el fondo del Mar Violeta durante cien años.

¿Por qué le molestaría la presión ejercida bajo el mar?

Su expresión era fría mientras levantaba su mano derecha, provocando que 20,000 símbolos mágicos aparecieran, e instantáneamente se transformaron en veinte objetos mágicos que se lanzaron hacia los Demonios del Mar y comenzaron a matarlos.

Las explosiones no ocurrieron fuera del agua del mar, pero dieron lugar a enormes olas que barrieron el Tercer Anillo. Los Cultivadores que las vieron se sorprendieron e intrigaron por lo que estaba sucediendo.

Además, algunos de los increíblemente poderosos Demonios del Mar del Tercer Anillo ahora estaban en movimiento, dirigiéndose hacia Meng Hao, llenos de locura.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente