ISSTH 650 – Qué tan Feliz Eres…

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

Los Cultivadores eran solo personas, naturalmente, también poseían las siete emociones y los seis placeres, y tendían a considerarse superiores a los demás. Tal sentimiento de superioridad a veces se convertía en un tipo de felicidad.

A menudo, ese sentimiento de superioridad realmente era… la fuente de la felicidad.

Por ejemplo, la sensación de estar seguro mientras que otra persona no lo está, puede ser felicidad. Otro ejemplo sería beber un vaso de agua cuando tenga sed, mientras que alguien más no tiene nada para beber, excepto su propia saliva. Eso también puede ser una especie de felicidad.

Las personas en el barco estaban experimentando exactamente ese tipo de felicidad.

Debido a tal felicidad, no estaban tan nerviosos por el peligro que los rodeaba. En cambio, se estaban riendo y charlando sobre el desafortunado tonto en el exterior que se había sobreestimado a sí mismo.

Por supuesto, Meng Hao era el desafortunado tonto a quien se referían.

Una explosión resonó y la montaña a su alrededor se derrumbó. Al mismo tiempo, la gigantesca hacha de batalla también comenzó a colapsar.

La violenta reacción sacudió el hacha de batalla, haciendo que se rompiera en pedazos justo delante de Meng Hao. Sin embargo, los símbolos mágicos que la conformaban no se dispersaron; en cambio, se congregaron juntos nuevamente, formando una mano enorme que se lanzó para atrapar a Meng Hao, mientras irradiaba una intensa ferocidad y odio.

La expresión de Meng Hao se mantuvo tranquila mientras levantaba su mano y señalaba hacia adelante. Al instante, su dedo se volvió del color de la sangre. ¡Este era el Dedo de Sangre!

Lo siguiente fue un segundo dedo, luego un tercero … y finalmente, los cinco dedos estirados, se convirtieron en… ¡La Palma de Sangre! Tenía treinta metros de ancho, y aparentemente era ilusoria, pero al mismo tiempo, increíblemente realista.

Respaldada por el poder de la Novena Anima, se disparó directamente hacia la mano que se acercaba.

Se escuchó una gran explosión e inmediatamente la Palma de Sangre y la gran mano, formada por símbolos mágicos, explotaron en pequeños pedazos. Meng Hao no dudó ni por un momento; instantáneamente avanzó, realizando un gesto de encantamiento con su mano derecha y luego agitó su manga.

Un aire asesino comenzó a emanar de él. Luego apareció un brillo dorado, seguido de un Árbol Madera Verde, junto con la energía del exterminio del Mar Violeta, la Llama Eterna y el Suelo de Escarcha.

Esta era una técnica mágica de cinco elementos, que instantáneamente causó que aparecieran cinco caracteres. Estos emanaron una presión viciosa sobre los símbolos mágicos disipados del hacha de batalla.

Se comenzó a oír un ruido sordo y los cientos de símbolos mágicos que habían formado el hacha de batalla empezaron a temblar. Parecían estar luchando por escapar, pero antes de que pudieran, Meng Hao se acercó.

Su mano se apretó en un puño, y luego se abrió. Ese movimiento estaba respaldado por el intenso poder de su cuerpo carnal.

El aire vibró, y una ráfaga de los vientos tormentosos cayó sobre ellos.

Este cortó los símbolos mágicos instantáneamente, causando que se dispersaran en todas las direcciones.

Esta vez, los símbolos mágicos destellaron, pero no se volvieron a congregar juntos.

Meng Hao soltó un resoplido frío, y luego realizó otro encantamiento, rotando simultáneamente su base de Cultivo. Al instante, no menos de mil pequeñas montañas aparecieron y salieron disparadas.

Esta técnica de mil montañas era una derivación del Encantamiento de Consumo de Montaña y, a medida que descendía, cada montaña individual ejercía una presión intensa sobre un símbolo mágico en específico. Al instante, todos fueron suprimidos. Meng Hao agitó su mano, y las montañas cayeron sobre ellos.

Luego, en un abrir y cerrar de ojos, las montañas comenzaron a consolidarse juntas.

Se oyó un sonido atronador y apareció una montaña de mil metros de altura, dentro de la cual, sorprendentemente, estaba sellada el hacha de batalla.

Luchó, intentando liberarse, pero Meng Hao agitó su mano a través del aire y la montaña se lanzó hacia él. Al hacerlo, se fue haciendo cada vez más pequeña, hasta que cabía en la palma de su mano.

El hacha de batalla en el interior fue reprimida y encogida. Luchó cada vez más ferozmente, hasta que se escucharon sonidos de grietas y estallidos. Después de un par de respiraciones, el hacha de batalla destruyó con éxito la montaña y luego comenzó a cargar desde su interior.

El rostro de Meng Hao se mantenía tranquilo mientras el dedo índice de su mano izquierda señaló hacia la montaña.

“¡Octavo Hechizo, Sellador de Demonios!”

Sus palabras fríamente habladas causaron que apareciera un caracter, ‘Hechizo’ que cubrió la cima de la montaña, sellándola. El hacha de batalla soltó un lamento triste. Ahora era completamente incapaz de liberarse.

Meng Hao se sintió finalmente un poco aliviado. Dejó una hebra de su Sentido Divino, agregó algunos hechizos restrictivos más y, finalmente, sonrió mientras guardaba la montaña en su bolsa de almacenamiento.

“Esto contará como un tesoro…”, pensó, mientras sus ojos brillaban. A pesar de que parecía un asunto sencillo subyugar el objeto, en realidad le tomó todo el poder de su Base de Cultivo, así como el apoyo de su increíblemente poderoso cuerpo carnal.

Si se tratara de algún otro Cultivador de la Separación del Espíritu como el Patriarca Huyan, de ninguna manera podrían recoger el hacha de batalla de la manera relajada en que Meng Hao lo acababa de hacer.

“Mientras más Tesoros del Espíritu tenga, mejor…”, pensó. “Quién sabe a qué tipo de precio podré venderlos en el futuro.” Mientras sus ojos brillaban, miró a su alrededor hasta que vio un grupo de cien símbolos mágicos flotando en la distancia.

La congregación de símbolos parecía poseer una cierta cantidad de sensibilidad. Tal vez debido a que había sentido el aura del hacha de batalla, tan pronto como Meng Hao posó su mirada en la Formación de Hechizos de cien símbolos, ésta pareció instantáneamente sorprendida, y luego intentó huir.

“Ya que toda esta área fue creada como una estructura para bloquear a los Demonios del Mar, no sería muy razonable que eliminara todas las Formaciones de Hechizos. Además, las Formaciones de Hechizos de cien símbolos ni siquiera se pueden convertir en algo específico, por lo que sería casi inútil tratar de eliminarlas.” Murmurando para sí mismo, Meng Hao giró y voló en la distancia, ignorando las Formaciones de Hechizos de cien símbolos.

A cierta distancia, los pasajeros de la nave de color negro podían escuchar los estallidos apagados en la distancia, y sus sonrisas irradiaban aún más felicidad.

“Ese tipo ya debe estar muerto.”

“Él sobreestimó su propia habilidad, y ni siquiera tenía suficientes Piedras Espirituales para pagar su boleto. No es de extrañar que quisiera arriesgarlo todo en el Tercer Anillo. Qué pena que no sea muy inteligente. ¿Quién cree que es para tratar de pasar a través de la división de vientos tormentosos? ¿Uno de los Tres Santos?”

Mientras los demás charlaban y reían, los dos Cultivadores que mantenían la calma cerraron los ojos e ignoraron los acontecimientos. Por otro lado, los tres ancianos de la Sociedad del Alma del Sol, que eran responsables del barco, parecían más arrogantes que nunca.

Habían estado manejando este bote durante un ciclo completo de sesenta años, y durante ese tiempo nunca se habían enterado de que alguien pasara con éxito a través de la división de vientos tormentosos.

Sin embargo, después de unos días, la sensación de felicidad que sentían todos se había reducido un poco. Ya para entonces, más de los símbolos mágicos en el área, así como los rayos e incluso las ráfagas de viento, parecían estar bajo presión, incluso nerviosos.

Justo ahora se escucharon muchas explosiones desde lo lejos en la distancia.

Los sonidos hicieron que el grupo se sintiera aún más emocionado. Esta vez, no necesitaban ninguna explicación de los tres ancianos. Todos sabían exactamente qué eran esos sonidos, incluso sin ver la fuente. Inmediatamente, comenzaron a burlarse entre ellos.

“¡Jajaja! ¿No me digas que otra persona está tratando de pasar?”

“¿Otra persona que no conoce sus propios límites? Nunca imaginé que este viaje al Tercer Anillo fuera tan fascinante.”

“Qué pena. Realmente desearía poder verlo con mis propios ojos.”

Todos estaban emocionados, pero los tres ancianos en realidad estaban algo sorprendidos. Casi todas las veces que pilotaban la nave, escuchaban explosiones como esta. Sin embargo, era muy raro escuchar una serie de explosiones de este tipo, dos veces, como sucedía esta vez.

Los tres ancianos intercambiaron sonrisas, pero no pensaron demasiado en eso, y se enfocaron en pilotar la nave.

Los sonidos no duraron por mucho tiempo, solo lo que tarda en quemarse un palillo de incienso. Luego se desvanecieron, y comenzó otra ronda de conversaciones y carcajadas en el barco.

Sin embargo, unos cuatro días después, los sonidos se escucharon una vez más. Los pasajeros en el barco quedaron asombrados.

“¿Qué está pasando? ¿Cómo es posible que haya tres personas tratando de cruzar la división de vientos tormentosos?”

“Algo no parece estar bien…”

“Escuchen todos; ¿Creen… que tal vez la persona del principio no murió realmente?”

Estas palabras finales fueron pronunciadas por la persona con la base de Cultivo más débil de todo el grupo, el joven Cultivador de la Formación del Núcleo.

Tan pronto como pronunció las palabras, todos se callaron. Los dos Cultivadores que habían estado sentados tranquilamente durante el viaje, abrieron sus ojos repentinamente, aparentemente asombrados por lo que implicaba la teoría del joven.

Los tres hombres a cargo de la nave también parecían conmocionados, pero se recuperaron rápidamente.

“¡No se permiten comentarios infundados a bordo de esta nave!” Gruñó uno de ellos.

“¡Esta es la división de vientos tormentosos!”, Dijo otro. “¡Aparte de los Tres Santos del Mar de la Vía Láctea, nadie puede cruzarlo!”

“Obviamente lo que estamos escuchando es una Secta entera que intenta cruzar. No es la primera vez que ocurre algo así.” El resto de los pasajeros no estaban muy seguros de creer o no las palabras de los ancianos. En cualquier caso, la felicidad de su estado de ánimo se había reducido bastante.

Mientras tanto, Meng Hao voló rápidamente a través de las ráfagas de vientos tormentosos. Actualmente, se enfrentaba a un látigo de 150 metros de largo. El látigo tenía unos tres metros de ancho, y su aspecto era completamente salvaje. Sin embargo, estaba rodeado por una enorme montaña, que gradualmente lo estaba suprimiendo.

Después de que pasara el tiempo suficiente para que se quemara la mitad de un palillo de incienso, lanzó un aullido inflexible. Luego la montaña descendió, sellándolo completamente. Luego se encogió en la mano de Meng Hao, después de lo cual lo guardó en su bolsa de almacenamiento.

“¡Número cuatro!”, Dijo, mientras sus ojos brillaban. Con una sonrisa en su rostro, se dio la vuelta y avanzó a toda velocidad.

Pasaron dos meses más. Durante ese tiempo, el grupo en la nave escuchó una serie de explosiones tras otra. Pronto, habían oído los sonidos siete veces. En estos momentos su estado de ánimo había cambiado de curiosidad a shock.

Para cuando sonó la decimotercera serie de explosiones, estaban llenos de temor. Incluso los tres viejos estaban jadeando.

Después de que pasaron los dos meses, y la vigésima serie de explosiones llegó a sus oídos, todos en el barco estaban completamente estupefactos. Eso fue especialmente cierto cuando se dieron cuenta de que… ¡Los sonidos de las explosiones se estaban acercando!

Durante los dos meses, Meng Hao se encontró con más símbolos mágicos en forma de tesoros. Cada vez que lo hacía, instantáneamente atacaba y ejercía todo su poder para dominarlos.

Para este punto, estaba en las profundidades de la división de vientos tormentosos, y se estaba acercando mucho más a la nave de color negro.

A medida que iba avanzando, su velocidad se redujo continuamente. La intensidad del viento ahora lo estaba lastimando, e incluso causaba que su cuerpo comenzara a destruirse.

En este momento, tenía que diseminar continuamente el poder de su base de Cultivo para poder mantenerse.

En cuanto a los relámpagos, ahora era posible ver figuras ilusorias dentro de ellos y aparentemente poseían sensibilidad. Esto sorprendió completamente a Meng Hao.

De repente, en un momento dado, vio una luz blanca brillante en la oscuridad. Parecía estar consumiéndose, lo que causó que Meng Hao respirara profundamente y luego cambiara su curso.

Lo que vio allí fue un sapo devorando un rayo. Esta era la primera vez que veía símbolos mágicos en forma de bestia. El sapo tenía al menos trescientos metros de largo, y en la estimación de Meng Hao, estaba formado por unos diez mil símbolos mágicos.

“Me pregunto qué tan lejos estoy del borde de este lugar…” Pensó, mientras evitaba al sapo. El sapo lo notó, pero lo ignoró por completo y continuó consumiendo rayos.

Meng Hao miró hacia otro lado, y estaba a punto de acelerarse en la distancia cuando de repente lanzó una exclamación. Volvió la cabeza y envió su Sentido Divino. Efectivamente, podía sentir una nave en esa dirección

“Perfecto. Puedo saltar a esa nave y descansar un poco mientras voy por el resto del camino.” Sus ojos brillaron y siguió avanzando hacia ella.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente