ISSTH 647 – El Patriarca Meng Hao

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

El Décimo Patriarca del Clan Wang fue aturdido momentáneamente por la mención de ‘buena fortuna’, y la cabeza gigantesca del Patriarca Confianza se disparó hacia él a una velocidad increíble.

Se movió tan rápido que aparecieron imágenes ilusorias y el aire se quebró.

¡BOOOOM!

La rabia estalló en los ojos del Décimo Patriarca del Clan Wang. La sangre salió de su boca, y un escudo brillante brotó a su alrededor. Sin embargo, comenzaron a resonar sonidos de agrietamiento, y empezó a romperse en pequeños pedazos.

Su rostro palideció, y comenzó a realizar un gesto de encantamiento con ambas manos, llamando al viento y convocando a la lluvia. Al instante, el poder mágico se arremolinó a su alrededor, y un increíble Arte Mágico se disparó hacia el Patriarca Confianza.

Instantáneamente, el Décimo Patriarca del Clan Wang escupió más sangre y voló hacia atrás, escapando por poco de una completa catástrofe.

Su mente se llenó de terror; después de llegar a la Separación del Espíritu, nunca había encontrado nada que hubiese temido. Eso sin mencionar después de llegar a la etapa de la Búsqueda del Dao. En todas las tierras del Cielo Sur, no tenía miedo de nada; incluso la idea de cruzarse dos veces con el Clan Ji no lo asustó.

Sin embargo, ahora, tenía miedo. Huyó sin la más mínima vacilación y al mismo tiempo produjo varias docenas de objetos mágicos.

Cada uno de esos objetos mágicos podía considerarse un tesoro invaluable. Había pasado años recogiéndolos. Desatarlos provocó que una luz brillante destellara y se arremolinara alrededor de su cuerpo mientras huía.

Sin embargo, los ojos del Patriarca Confianza brillaron con intención asesina. Su cabeza retrocedió, pero luego, un instante más tarde, volvió a dispararse tan rápido como un rayo.

Un grito espeluznante resonó de la boca del Décimo Patriarca del Clan Wang. Esta vez, no pudo esquivarlo, y sus tesoros preciosos fueron destruidos.

Se escuchó un crujido y la mitad de su cuerpo fue aplastado y arrancado por el Patriarca Confianza.

Un grito incomparable y desolado, resonó por los alrededores.

El Patriarca del Clan Wang siguió intentando escapar con la mitad restante de su cuerpo. Claramente estaba en una situación terrible y sin precedentes.

La sangre se esparció en todas las direcciones y los ojos de Meng Hao destellaron.

Sin detenerse a mirar atrás, agitó su mano, provocando que algo de la sangre se dirigiera hacia él, y luego continuó alejándose en la distancia.

Detrás de él, el Patriarca Confianza no había terminado de descargarse. Cuando su cabeza se disparó una vez más hacia el Décimo Patriarca del Clan Wang, sintió que Meng Hao se estaba alejando cada vez más.

Sin embargo, su rabia no disminuyó. En cambio, hervía en sus entrañas.

Instantáneamente cambió de dirección, moviéndose como un rayo para aparecer repentinamente justo al lado de Meng Hao, y su enorme boca se abrió como si estuviera a punto de consumirlo.

Sin embargo, en ese instante de malicia, capas de Hechizos Restrictivos aparecieron a su alrededor. Estos tenían la forma de innumerables símbolos mágicos conectados entre sí, como cadenas, que destellaban con luz brillante.

Instantáneamente cubrieron todo el cuerpo del Patriarca Confianza, sin importar cómo tratara de luchar contra ellos. Incluso su caparazón se vio afectado. Por el comenzaron a extenderse grietas, como si estuviera a punto de ser aplastado vivo.

El dolor hizo que el Patriarca Confianza soltara un grito miserable. Su cabeza se disparó hacia atrás y miró con odio a Meng Hao.

“¡Nunca me pasa nada bueno cuando te encuentro!”, Gritó el Patriarca Confianza.

“¡Uno de estos días, la Tortuga de Meng Hao me rogará que la monte!” Meng Hao respondió con odio, mirando fríamente al Patriarca Confianza mientras continuaba disparándose en la distancia.

Las palabras de Meng Hao parecieron chocar contra Patriarca Confianza. Sus ojos se volvieron de un rojo brillante, y la locura en su interior pareció alcanzar su pináculo. Sin embargo, no trató de consumir nuevamente a Meng Hao. Las cadenas brillantes aún se podían ver en él, causando que todo su cuerpo se sacudiera de dolor.

La rabia dentro de él era imposible de describir. Al ser incapaz de hacer algo para matar a Meng Hao, todo lo que podía hacer era regresar con el Décimo Patriarca del Clan Wang para continuar desahogando su ira.

Por otro lado, el Décimo Patriarca del Clan Wang estaba fuera de sí. Incluso en sus sueños más salvajes, nunca podría haberse imaginado que se encontraría con un Demonio Inmortal en este lugar. Superaba por completo su comprensión del Planeta Cielo Sur.

“¡Esto es imposible! ¡¿Cómo puede haber un Demonio Inmortal en las tierras del Cielo Sur?! Maldita sea ¡El Clan Ji es completamente inútil! ¿¡Cómo podrían permitir que un Demonio Inmortal se esconda en el Mar de la Vía Láctea!?” A esta altura, habiendo perdido la mitad de su cuerpo, el Décimo Patriarca del Clan Wang sabía en el fondo que él iba a morir. No había manera de que pudiera huir de un Demonio Inmortal.

“¡Maldito Meng Hao! Primero, el niño saca la espada de un Inmortal para matar a mi Clon, ¡Y ahora tiene un Protector Dao como este! ¡¿Qué tan afortunada puede ser una persona?!” El Décimo Patriarca del Clan Wang casi sentía que no podía aceptarlo. Pero entonces, se dio cuenta de que tal vez era debido a ese exceso de buena fortuna que Meng Hao fue capaz de formar su Fundación Dao Perfecta.

“Afortunadamente, esto es sólo un Clon. Por supuesto, es un clon de carne y hueso, y sufriré algunos daños cuando muera. Sin embargo, no tengo otras opciones en este momento… ¡Bien, entonces, si voy a morir, lucharé contra este Demonio Inmortal!” Una luz brillante apareció en sus ojos mientras el Patriarca Confianza se acercaba a él.

Lanzando un rugido, el Patriarca del Clan Wang se dio la vuelta y comenzó a realizar un gesto de encantamiento.

Meng Hao estaba huyendo a gran velocidad. Iba tan rápido que apenas tuvo tiempo de juntar sus manos e inclinarse ante Guyiding Tri-rain en la distancia. Justo ahora, el plan de Meng Hao había tenido éxito, y todo lo que tenía en mente era escapar.

La cabeza del Patriarca Confianza ahora estaba muy lejos de Meng Hao. Él estaba enfurecido, y también frustrado. Cada vez que se encontraba con Meng Hao, no pasaba nada bueno. La primera vez, se vio obligado a irse con el Estado de Zhao.

Ahora, había sido humillado al verse obligado a salvarlo.

El sentimiento de irritación solo sirvió para avivar su furia. El Patriarca Confianza sentía el abrumador deseo de desahogar su ira, así que, con una intensa intención asesina, se disparó hacia el Décimo Patriarca del Clan Wang.

Sonidos de explosiones resonaron junto con chillidos miserables.

Meng Hao no se detuvo ni por un momento. Se lanzó hacia adelante a la velocidad más alta que le era posible, transformándose en un haz de luz multicolor.

Solo le tomó el espacio de unas pocas docenas de respiraciones llegar a la orilla del mar, donde había algunos discípulos de la Secta Libre de Ataduras.

Cuando vieron a Meng Hao, se sacudieron instantáneamente. Había un par de Cultivadores entre ellos que reconocieron a Meng Hao de su tiempo en el estado de Zhao.

“¡Saludos, Patriarca Meng Hao!”, Dijeron, estrechándose las manos y haciendo una profunda reverencia.

Ver sus acciones hizo que los demás se dieran cuenta de que la persona que estaba frente a ellos no era otra que Meng Hao, la persona por la que su Patriarca estaba arriesgando su vida.

Esta era la persona con la antigüedad más alta en toda la Secta, superada solo por el Patriarca. Por supuesto, debido a que sus bases de Cultivo no eran lo suficientemente altas, no tenían forma de saber sobre el tema de que el Patriarca Confianza intentaba consumir Meng Hao.

Además, en la Secta Libre de Ataduras, nada era más importante que las cuestiones de antigüedad. Estaban integradas en las reglas de la Secta, y desde hacía mucho tiempo se había impreso profundamente en sus corazones. Era una cuestión que nadie se atrevería a desafiar. Ver a Meng Hao y no inclinarse sería demasiado descortés.

“¡Saludos, Patriarca Meng Hao!”, Dijo el grupo, estrechándose las manos y haciendo una reverencia. Los ojos de Meng Hao brillaron, y una sonrisa apareció en su rostro. Él asintió con la cabeza al grupo mientras pasaba a su lado.

Cuando el Patriarca Confianza vio que esto sucedía, casi tosió una bocanada de sangre y su rabia ardió aún más que antes. Se sentía como si acabara de levantar una roca para aplastar a Meng Hao, solo para dejar caer la roca sobre su propio pie.

Su actuación anterior había sido completamente convincente para todos los discípulos que lo rodeaban, dejándolos completamente sorprendidos.

Solo tomó un corto periodo de tiempo para que el nombre de Meng Hao se extendiera por toda el área.

“Nada bueno me pasa estando cerca de Meng Hao! ¡¡MALDICIÓN!!” Su furia se disparó a una altura sin precedentes, y el Patriarca Confianza mordió al Décimo Patriarca del Clan Wang, para aliviar su tormento.

Meng Hao originalmente había planeado irse, pero luego se detuvo. Consideró el acto que había planeado el Patriarca Confianza, la relación entre los dos, así como las dos demostraciones de intención asesina en este momento.

Entonces decidió añadir un poco más de leña al fuego, y rápidamente se volvió hacia los discípulos de la Secta Libre de Ataduras.

“Saquen todas sus Piedras Espirituales y dénmelas a mí…”, dijo. ¡Más tarde, el Patriarca Libre de Ataduras les pagará cien veces lo que entreguen!”

“No se preocupen, el Patriarca Libre de Ataduras está dispuesto a renunciar a su vida por mí. ¿Realmente creen que le importan algunas insignificantes Piedras Espirituales?” Mientras hablaba, imbuyó su voz con su base de Cultivo, haciendo que sus palabras resonaran por toda la Isla Santa.

Cuando el Patriarca Confianza escuchó sus palabras, su ira ardió aún más. Miró al Décimo Patriarca de Wang Clan frente a él, jadeando al borde de la muerte, y sólo tenía en mente perseguir a Meng Hao una vez más para tratar matarlo.

Sin embargo, sabía que, si hacía eso, sería restringido por los Hechizos Restrictivos. Además, si hablaba en contra de Meng Hao, sería una gran pérdida de cara, y la gente sospecharía sus acciones anteriores.

En este momento, las palabras de Meng Hao resonaban en los oídos de los miembros de la Secta Libre de Ataduras, en toda la Isla Santa; Parecía que, en el futuro, el Patriarca Confianza no tendría más remedio que devolver las Piedras Espirituales por Meng Hao.

“¡Hmph!” Dijo, reconfortándose. “¿Cuántas Piedras Espirituales podrían tener algunos discípulos insignificantes? ¿A quién le importa si tengo que pagarles cien veces? ¡Mi saliva vale más que eso!” Dicho eso, él hizo un gesto con la cabeza hacia un lado. El Décimo Patriarca del Clan Wang, que actualmente estaba apretado brutalmente en su mandíbula, dejó escapar un grito miserable.

El grupo de Cultivadores miró en shock a Meng Hao, luego sacaron sus bolsas de almacenamiento y le entregaron todas sus Piedras Espirituales.

Estos eran todos los discípulos de la Secta Libre de Ataduras con extraordinarias bases de Cultivo, y tenían unas cuantas decenas de miles de Piedras Espirituales.

Meng Hao asintió felizmente mientras las juntaba a todas.

“¡Acepto sus 100,000 Piedras Espirituales!”, Dijo Meng Hao en voz alta, haciendo que sus palabras resonaron por toda la Isla Santa. “¡Asegúrense de guardar este pagaré!” Rápidamente les lanzó un papel de jade, y luego salió disparado en la distancia.

El grupo se quedó asombrado. Ellos claramente habían entregado menos de 50,000 Piedras Espirituales. ¿Cómo podían haberse convertido repentinamente en 100.000?

Después de un momento, sus ojos comenzaron a brillar cuando se dieron cuenta de que Meng Hao los había bendecido con una gran buena fortuna. Sus corazones se llenaron de alegría, y todos se inclinaron profundamente ante la figura de Meng Hao que se alejaba en la distancia.

“¡Les damos un respetuoso saludo, Patriarca Meng Hao!”

El Patriarca Confianza escuchó sus palabras y comenzó a temblar. Luego dejó escapar un bramido indignado.

“¡MENG HAO!”

“¡Patriarca, no hay necesidad de acompañarme!”, Respondió Meng Hao. “Su discípulo se irá ahora. ¡Patriarca, arriesgaste tu vida por mí, dejando a tu discípulo muy conmovido! ¡No te generaré en más inconvenientes!”

A estas alturas, él había salido de la Isla Santa y se encontraba sobre el mar.

Más atrás, el Clon del Décimo del Patriarca del Clan Wang era una masa de carne y sangre.

Dejó escapar un último grito espeluznante, antes de ser hecho trizas y luego fue tragado por el Patriarca Confianza.

La cabeza del Patriarca Confianza giró para mirar con odio a la figura de Meng Hao que se alejaba en la distancia, y después de un largo momento, levantó su cabeza y rugió.

Ondas masivas extendieron por el mar, formando un enorme vórtice. Se extendió alrededor de la Isla Santa y, para sorpresa de todos, hizo que toda la isla se alejara a una velocidad increíble.

El viento sopló, y las olas se estrellaron entre sí. En un abrir y cerrar de ojos, ni siquiera quedó una sombra de la isla. Lo único que quedaba en el mar era Meng Hao, flotando en el aire.

Mientras tanto, de vuelta en el Clan Wang, en el Dominio Sur…

El verdadero ser del Décimo Patriarca del Clan Wang estaba en el ataúd de su tumba, debajo de las montañas.

De repente abrió los ojos y luego tosió una bocanada de sangre. Se incorporó y, al hacerlo, su figura envejecida se hizo aún más decrepita. Se marchitó más, y su aura era un caos.

Su arcaico y arrugado rostro estaba pálido mientras agarraba el costado del ataúd. Levantó la vista y en sus pupilas apareció un odio intenso y venenoso.

Después de un largo momento, sus ojos brillaron.

“Entonces, hay enemistad entre ese Patriarca Confianza y Meng Hao. Lo atacó dos veces… pero no pudo destruirlo debido a los Hechizos Restrictivos.”

“La única razón por la que me atacó fue porque lo ofendí accidentalmente.”

“A su vez, eso significa que no ayudará a Meng Hao por segunda vez.”

“La próxima vez… “¡La próxima vez que me encuentre con él, será el día en que Meng Hao pierda su Fundación Dao!”

El Décimo Patriarca del Clan Wang respiraba pesadamente cuando un brillo frío apareció en sus ojos.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente