ISSTH 645 – ¡Una Vieja Tortuga Desvergonzada!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

Tan pronto como apareció el Patriarca Confianza en el exterior, toda la Isla Santa tembló. Llevaba una larga túnica azul y su cabello se mecía con el viento. Parecía antiguo, pero sus ojos destellaban con una luz brillante, y las venas sobresalían en su frente.

La ira y la furia dentro de él habían llegado al punto en tenían que ser liberadas.

¡Con un solo paso, cruzó la mitad de la Isla Santa para aparecer frente a Meng Hao, directamente entre él y el Décimo Patriarca del Clan Wang!

Levantó su mano derecha, y al instante, una capa de vapor apareció. Ésta emanaba un impactante Qi Demoníaco, así como la luz multicolor.

Instantáneamente, la palma del Décimo Patriarca del Clan Wang se estrelló contra ella.

“¡Soy el Patriarca! ¡Ahora vete a la mierda!” Dijo enfurecido, levantando su cabeza y rugiendo. Su voz hizo eco en todas direcciones como un trueno.

La niebla y la palma se estrellaron una contra otra, causando una enorme explosión que resonó por el aire. Ésta envió al Patriarca Confianza volando hacia atrás, como si un viento furioso acabara de empujarlo.

Cuando levantó la vista, una expresión viciosa apareció en sus ojos.

El Décimo Patriarca del Clan Wang también tembló, y sus ojos brillaron intensamente. Pero entonces, se echó a reír fríamente.

“¿Un pequeño Cultivador de la Separación del Espíritu?”, Dijo fríamente. “Hijo, ¿esta es la persona en la que estás confiando? ¡Permítame destruirlo, y tu esperanza junto con él!” Por la forma en la que habló, destruir al Patriarca Confianza sería increíblemente fácil para él.

En realidad, desde su punto de vista, destruir a un Cultivador de la Separación del Espíritu realmente era un asunto simple. De hecho, normalmente hablando, Meng Hao no podría haberse enfrentado a él ni siquiera por media respiración. La única razón por la que pudo aguantar fue porque el Décimo Patriarca del Clan Wang tenía que tener mucho cuidado de no matarlo. Si lo matara, sería imposible robar su Fundación Dao.

A decir verdad, el Patriarca del Clan Wang tenía muchas Magias Daoistas que podían destruir fácilmente todos los alrededores.

“Soy un Patriarca del Clan Wang. Un antepasado del Clan inventó tres ataques con los dedos, dos de los cuales se han convertido en Artes Perdidas. Sin embargo, el Dedo del Exterminio aún se transmite a través del Legado.” Dicho eso, el Décimo Patriarca del Clan Wang agitó su dedo en el aire.

Éste parecía poseer el poder del exterminio.

Instantáneamente, la fuerza vital de todos los seres vivos comenzó a marchitarse bajo el poder del ataque de su dedo.

Los ojos de Meng Hao se oscurecieron y sintió que su propia fuerza vital se desvanecía rápidamente.

De repente, una luz fría apareció en sus ojos y volvió a caer. Habiendo ganado recientemente la iluminación con respecto a la técnica de vibración, un centenar de vibraciones se produjeron dentro de él, bloqueando su fuerza vital para que el efecto fulminante se ralentizara instantáneamente.

“Aún no es el momento de partir…”, pensó Meng Hao, mientras innumerables pensamientos pasaban por su mente. “Necesito esperar un poco más, hasta que la lucha entre la antigua tortuga Confianza y el bastardo del Clan Wang llegue al pináculo. Cuando se enciendan las verdaderas llamas de su furia, será el momento de huir.”

La única razón por la que se quedó en la Isla Santa fue para atacar al Décimo Patriarca del Clan Wang aquí, usar el poder del Patriarca Confianza para destruirlo, y así poder salir de su crisis actual.

Guyiding Tri-rain estaba de pie junto a él, con una mirada seria en su rostro. En cuanto al Espíritu del Barco, sus ojos brillaban intensamente mientras se colocaba protectoramente a su lado.

Debido a las transformaciones que se produjeron en el Cielo y la Tierra, y al temblor de la Isla Santa, los expertos de la Secta Libre de Ataduras corrieron lo más rápido posible. Sabían que podían ir volando hacia el peligro, pero las reglas de la Secta Libre de Ataduras eran muy estrictas. La antigüedad era lo más importante de todo.

Aún si el Patriarca estaba en una batalla, no importaba que no pudieran volar con él, a menos que él les ordenara específicamente que se fueran, debían ir.

El más nervioso de todos era el Cultivador del Alma Naciente, el que había tratado de robar a Meng Hao.

Estaba temblando violentamente, y sus ojos eran tan grandes como platos. Todo lo que estaba sucediendo le hizo respirar rápidamente. Su mente daba vueltas, y había perdido la capacidad de pensar.

No importaba si era Meng Hao, el Patriarca Confianza o el Décimo Patriarca del Clan Wang, ninguno de ellos era gente con la que pudiera entrar en contacto. Para el Cultivador del Alma Naciente, involucrarse en este conflicto fue claramente la cosa más desafortunada que le había sucedido en toda su vida.

El Cielo y la Tierra se hundían en por el poder del exterminio.

El ataque de dedo del Décimo Patriarca del Clan Wang hizo que el mundo entero se volviera gris. Lo único que aún tenía color era él mismo.

El dedo descendió, y el mundo tembló.

Las cejas del Patriarca Confianza se alzaron, y él realizó un encantamiento con su mano derecha. Al instante, apareció un denso Qi Demoníaco.

“¡¿Qué mierda de, Exterminio, Dedo, estás hablando?!”, dijo. “El Patriarca nunca ha oído hablar de algo así. ¡Arte Demoníaco, Rompimiento del Cielo y la Tierra!”

El Patriarca Confianza también agitó un dedo. Por su aspecto, su uña se convirtió en el cielo, y la carne se convirtió en la tierra. En cuanto a la punta del dedo, se transformó en algo similar a una espada afilada que podría dividir tanto al Cielo como a la Tierra.

Ambos ataques de dedos chocaron entre sí en medio del aire.

¡BOOOOM!

La explosión masiva causó que el Cultivador del Alma Naciente tosiera sangre y fuera enviado dando vueltas hacia atrás.

Meng Hao cayó hacia atrás, y sus ojos brillaron al ver que las plantas a su alrededor rápidamente se marchitaron y se secaron. En cuanto al Patriarca Confianza, comenzando por su dedo extendido, comenzó a marchitarse completamente.

En un abrir y cerrar de ojos, su cabello se había caído y todo su cuerpo estaba demacrado. Casi parecía un cadáver disecado. Luego, se escuchó un estallido mientras explotaba, transformándose en incontables puntos de luz que se alejaron flotando.

La expresión del Décimo Patriarca del Clan Wang era la misma de siempre. Parecía tenerle una gran confianza a su ataque de dedo.

“¿En eso estabas confiando?”, Preguntó con frialdad, y miró a Meng Hao con los ojos llenos de burla.

La expresión de Meng Hao era tranquila. Junto a él, la expresión de Guyiding Tri-rain era similar. Esto causó que el Décimo Patriarca del Clan Wang se quedara boquiabierto y en shock.

Obviamente podía decir que algo no estaba del todo bien. Justo cuando estaba a punto de dar un paso adelante, un estruendo repentino llenó el aire.

“¡Maldita sea! ¿¡Ese bastardo se atrevió a destruir el Clon del Patriarca!?” Instantáneamente, una nube de vapor apareció de la nada, y gradualmente tomó la forma del Patriarca Confianza.

La nueva base de Cultivo del Patriarca Confianza era un poco más débil que antes. Tan pronto como apareció, su ira se elevó hacia los cielos, y un brillo demente apareció en sus ojos.

Instantáneamente se lanzó hacia adelante.

“Conmigo aquí…”, rugió, “Nadie puede matar a ese pequeño bas… er, ejem, ¡Nadie puede matar a Meng Hao!”

Si no hubiera dicho tales palabras, entonces Meng Hao no hubiera pensado que algo andaba mal. Sin embargo, tan pronto como las palabras salieron de su boca, el corazón de Meng Hao comenzó a latir de miedo, y su rostro se oscureció. Realmente no creía que el Patriarca Confianza pronunciara tales palabras y realmente las sintiera.

“Maldita sea, ¿Qué técnica ha ideado la vieja tortuga para liberarse del Sello Demoníaco…?”

“Debe tener algo que ver con las palabras que acaba de decir. ¿No me digas que esa técnica que está usando puede realmente evitar que pelee aquí?”

Meng Hao ya no era el Cultivador sin experiencia que había sido hace mucho tiempo. Después de todo lo que había experimentado, perfeccionó sus poderes de razonamiento. Basándose en las palabras del Patriarca Confianza de este momento, podía encontrar algunas pistas sobre lo que estaba sucediendo.

Mientras la mente de Meng Hao estaba dando vueltas con innumerables pensamientos, el Patriarca Confianza se acercó y luego se interpuso entre él y el Décimo Patriarca del Clan Wang, y sacudió su manga.

“¡Meng Hao, sal de aquí!”, Dijo, y luego cargó una vez más hacia el Décimo Patriarca del Clan Wang.

Meng Hao se estremeció y luego comenzó a jadear ligeramente. El Décimo Patriarca del Clan Wang soltó un resoplido frío y dio un paso adelante, luego volvió a atacar con su Dedo del Exterminio.

Como antes, el ataque de dedo hizo que todo se volviera gris, y toda la vida fuera destruida. El Patriarca Confianza levantó su cabeza y soltó un aullido indignado.

“¡La vida debe ser atesorada! ¡Y las promesas son eternas! Soy el Patriarca Confianza, ¡Yo prometí ser el Protector Dao de Meng Hao! ¡Aunque me destruyan en mil pedazos, cumpliré mi promesa!”

Aparentemente, sin miedo a la muerte, el Patriarca Confianza cargó adelante. Parecía que prefería morir en la batalla para bloquear el impulso del Décimo Patriarca del Clan Wang.

A medida que avanzaba, realizó un gesto de encantamiento, desatando un Arte Demoníaco mientras atacaba sin temor alguno.

Cualquiera que estuviera mirando definitivamente sentiría la completa y absoluta valentía que exhibía. Renunciar a la vida para cumplir una promesa; ¡Eran las acciones de un verdadero hombre!

Sin embargo, Meng Hao entendía muy bien al Patriarca Confianza. Sabía que la maldita tortuga vieja nunca actuaría así. El sudor comenzó a derramarse por su frente y un sentimiento muy malo invadió su corazón.

Sin dudarlo, desechó su plan anterior y comenzó a huir en la dirección opuesta. Guyiding Tri-rain observó a Meng Hao huyendo, y luego al Patriarca Confianza, que parecía enfrentar la muerte sin pestañear.

Luego ella suspiró.

¡BOOOOM!

Bajo el poder del Dedo del Exterminio, el cuerpo del Patriarca Confianza marchitó rápidamente y luego se derrumbó en pedazos.

Sin embargo, al mismo tiempo, de repente se escuchó un rugido y la niebla apareció de nuevo, convirtiéndose una vez más en el Patriarca Confianza. Una vez más, se lanzó a la muerte para bloquear el camino del Décimo Patriarca del Clan Wang.

“Puedo morir sin arrepentimientos, pero Meng Hao… ¡No debe morir!”, Gritó el Patriarca Confianza. “¡Esa es mi promesa desde hace años!”

Un extraño brillo apareció en los ojos del Décimo Patriarca del Clan Wang y observó al Patriarca Confianza.

“Entonces, ¡Una promesa verdaderamente puede dar lugar a alguien tan valiente que usaría su propia esencia para volver a la vida de esta manera!” Desde la perspectiva del Décimo Patriarca del Clan Wang, el Patriarca Confianza debía basarse en la esencia de su verdadero ser para volver a la vida.

Para los Cultivadores de su Reino, la esencia de cada uno, era la más preciada de todas las posesiones. Perderla podría provocar lesiones graves de las que sería difícil recuperarse. Verdaderamente era extremadamente preciosa.

Una mirada de respeto apareció en los ojos del Décimo Patriarca del Clan Wang. De repente se dio cuenta de que, si este Patriarca Confianza fuera un miembro de su propio Clan, entonces definitivamente sería un excelente guardia.

Meng Hao estaba maldiciendo interiormente. A estas alturas, se había dado cuenta exactamente de lo que estaba haciendo el Patriarca Confianza.

Ahora mismo, Meng Hao empleó toda la velocidad que pudo reunir para huir, aunque deseaba poder moverse miles de veces más rápido.

“¡Jajaja!” Pensó el Patriarca Confianza. “Resulta que este método está funcionando después de todo. ¡El Patriarca es el más inteligente una vez más! El Sello de los Selladores de Demonios solo requiere que me convierta en un Protector Dao. ¡Eso solo significa proteger! Y el verdadero significado del Dao es templarse a uno mismo. Por lo tanto, la identidad de un Protector de Dao no significa que tenga que evitar que el pequeño bastardo muera. Todo lo que tengo que hacer es protegerlo un poco. Si ocurre algún accidente, siempre que me esté esforzando, no importará.”

“¡Y ya me estoy esforzando! Esto puede ser solo un Clon, pero tuve que gastar algo de esencia, ¿Verdad? En cuanto al Sello Demoníaco, no debería ser demasiado problema. ¡Jajaja! ¡El Patriarca es demasiado inteligente!”

“¡Esta vez, no contará como desafiar al Sello Demoníaco!” El Patriarca Confianza se sintió muy orgulloso de sí mismo. Por fuera, sin embargo, parecía furioso. Parecía estar haciendo todo lo posible para bloquear el camino del Décimo Patriarca del Clan Wang. Una vez más, su cuerpo se marchitó y luego se desplomó.

La siguiente vez que apareció, era incluso más débil que antes. Justo ahora, el Décimo Patriarca del Clan Wang estaba realmente admirando la lealtad del Patriarca Confianza.

Esta vez, cuando el cuerpo del Patriarca Confianza se marchitó, el Patriarca del Clan Wang no esperó a que se reformara antes de dispararse para perseguir a Meng Hao.

Cuando el Patriarca Confianza reapareció, él estaba extremadamente débil. De hecho, su cuerpo era tan débil que la imagen ilusoria de su verdadero ser podía distinguirse a su alrededor.

Ahora parecía una tortuga temible, que se quedó allí observando mientras el Décimo Patriarca del Clan Wang perseguía a Meng Hao.

Con una expresión de increíble dolor e indignación, el Patriarca Confianza, gritó: “¡No lo mates! ¡Mátame a mí!” En el interior, el Patriarca se estaba riendo a carcajadas, pero en el exterior, sus ojos estaban inyectados en sangre. Levantó la cabeza para rugir y luego se lanzó a la persecución.

“Mátame, ¿De acuerdo? Tengo que cumplir mi promesa, aunque muera. ¡No lo mates! ¡No soy solo su Protector Dao, soy su Patriarca! ¡Es el discípulo de más alto rango en la Secta Libre de Ataduras, junto a mí! Él es mi igual, el futuro y la esperanza de la Secta Libre de Ataduras. ¡No tienes permitido matarlo!”

“Tortuga desvergonzada…”, gruñó Meng Hao con los dientes apretados. Sin dudarlo, sacó el Amuleto de la buena suerte y estaba a punto de presionarlo con fuerza, cuando de repente…

El Décimo Patriarca del Clan Wang volvió su cabeza. Allí, vio a Patriarca Confianza, que parecía complacido e indignado. Ahora tenía la forma de una tortuga, y sus ojos brillaban con una luz extraña.

El Décimo Patriarca del Clan Wang estaba conmovido. “He visto muchas Bestias Demoníacas en mi vida, pero esta es definitivamente… ¡La más leal que he encontrado!”

Pagina Anterior
Pagina Siguiente