ISSTH 641 – ¿Quién Ganará…?

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

“¡¿Qué… qué estás tratando de hacer?!”, Gritó el Patriarca Confianza. El anciano que estaba controlando tembló mientras señalaba a Meng Hao y casi tosía una bocanada de sangre.

De vuelta en el palacio, el Patriarca Confianza golpeó sus pies con furia y soltó un torrente de maldiciones. Su furia se elevó hasta los cielos, y parecía a punto de volverse loco.

“¡Pequeño bastardo! Tú, tú, tú … ¡¿No tienes dinero?! ¿¡Entonces, qué estás haciendo!?”

“¡¿No tienes dinero y luego intentas comprar tantas cosas?! Maldita sea ¡¿No tienes dinero?! ¿El Patriarca acaba de darte 30,000 Piedras Espirituales? ¡¡30,000!! ¡¡30,000 Piedras Espirituales!! ¡El Patriarca vivió una vida amarga y frugal para recoger todas esas Piedras Espirituales!”

Hace años, Meng Hao había desafiado todo tipo de dificultades y peligros para atraer a todos los Cultivadores del estado de Zhao a la Secta Confianza. Todo para liberar al Patriarca Confianza. En ese momento, el corazón de Patriarca Confianza se llenó de alegría.

Sin embargo, solo había recompensado a Meng Hao con una única Piedra Espiritual de bajo grado. De ese complicado evento se podía ver el nivel de tacañería que desde hace mucho tiempo se había convertido en parte del mismo ser del Patriarca Confianza.

“¡Además, cada artículo en esa tienda pertenece al Patriarca! ¿No tienes dinero y quieres comprar todo? ¡¡Ridículo!!”

Ver al Patriarca Confianza delirando de la forma en que lo hacía, provocó que Guyiding Tri-rain frunciera sus labios. Sin embargo, su expresión volvió rápidamente a la normalidad, excepto por el destello de astucia en sus ojos.

“La vieja tortuga realmente está buscando problemas…”, pensó, sintiendo un poco de pena por el Patriarca Confianza. “Meng Hao estafó a todo el Estado de Zhao en aquel entonces. Hay personas que todavía lo recuerdan hasta hoy. ¿Y, sin embargo, la vieja tortuga todavía está tratando de igualar su ingenio con el de Meng Hao? Él simplemente está buscando problemas…”

“Aunque, realmente no puedes culpar a la vieja tortuga. Se está volviendo vieja, y su cerebro está algo confundido. ¿Quizás es porque le pegaron en la cabeza cuando era joven?” Cuanto más pensaba en el asunto y en todas las cosas que habían sucedido en los últimos años, no podía evitar sentir un poco de lástima por el Patriarca Confianza.

Por supuesto, Meng Hao no tenía manera de ver o incluso saber qué estaba pasando en el palacio. Miró al anciano que estaba delante de él con una expresión de disculpa.

“¿Qué tal esto…”, dijo, sonando un poco avergonzado? “¿Qué tal si hago algo de trabajo para ti? ¡Estoy seguro de que, en unas pocas docenas de años, puedo liquidar todas mis deudas! Sí, eso es… soy bastante bueno en confeccionar píldoras medicinales.”

El Patriarca Confianza, en la forma del anciano, miró fijamente a Meng Hao. Comenzó a jadear, y casi parecía que un vapor se elevaba desde la parte superior de su cabeza.

De repente, dentro de su mente, dos personas aparecieron. Uno de ellos estaba dándole consejos, y el otro expresaba su enojo.

“Está bien, Patriarca, ¡Es hora de arriesgarlo todo!”

“¡De ninguna manera! He trabajado muy duro, ¡Y casi lo logro! ¡Estoy a punto de tener éxito! ¡Solo tengo que aguantar un poco más! ¡Un poco más eso es todo! ¡Entonces, finalmente podré contemplar la esperanza!”

“¡¡La luz del sol siempre viene después de la tormenta!!” Mientras el Patriarca Confianza se sentía en conflicto, Meng Hao se aclaró la garganta.

“O, tal vez simplemente no debería comprar estas cosas…”, dijo. “Creo que debería ir a recorrer alguna de las otras tiendas. Intentaré terminar de revisarlas todas en un año. Después de eso me dirigiré a las otras ciudades…”

Estas palabras eran como una carta de triunfo que el Patriarca Confianza no podía igualar.

“¿Cuánto dinero tienes?”, Preguntó con los dientes apretados.

Meng Hao se sonrojó. “Tengo 5,000 Piedras Espirituales en mi bolsa de almacenamiento.”

“Tú…”. El Patriarca Confianza casi gritó que le había dado 30,000 Piedras Espirituales. Sin embargo, reprimió su corazón por un largo momento; se sentía como si acabara de ser apuñalado, y no quedara sangre para derramar…

“Ja, ja…”, dijo con los dientes apretados. Sin embargo, para lograr su objetivo, no tenía más remedio que seguir soportándolo. Incluso si eso causaba que Meng Hao sospechara algo, no tenía otra opción.

Después de forzar una risa, dijo: “¡Eres… tienes mucha suerte! Hoy es… ¡Nuestra celebración de apertura! ¡Tenemos una gran… venta! ¡5,000 Piedras Espirituales te alcanzan para toda la mercancía de la tienda!”

Con sus ojos brillando, Meng Hao colocó rápidamente 5,000 Piedras Espirituales frente al anciano y juntó todos los artículos mágicos en su bolsa de almacenamiento. Luego sonrió y lanzó un leve suspiro.

“La gente de la Isla Santa, y especialmente los miembros de la Secta Libre de Ataduras, son todas buenas personas.”

Dicho eso, giró y se fue volando, alejándose en la distancia.

Cuando el Patriarca Confianza vio esto, su espíritu profundamente herido finalmente pudo recuperarse un poco.

“Mientras te vayas… eso es todo lo que importa… ¡Solo vete!” Pensó, mientras rechinaba sus dientes. “¡Pequeño bastardo! ¡No quiero volver a verte nunca más en mi vida!” Él gradualmente calmó su estado de ánimo, y dejó de pensar en las Piedras Espirituales y los objetos mágicos. Si no lo hacía, le preocupaba que pudiera explotar de rabia.

Sin embargo, mientras el Patriarca Confianza luchaba para mejorar su estado de ánimo, Meng Hao repentinamente dejó de volar. Miró hacia abajo y notó una segunda ciudad en las lejanías.

Cuando vio esta segunda ciudad, una sonrisa apareció en su rostro.

Actualmente, era la mitad de la noche y, sin embargo, la ciudad todavía estaba llena de luces brillantes. Incluso a esta hora, las tiendas no estaban cerradas. Toda la ciudad era bulliciosa, haciendo que pareciera una perla brillante y deslumbrante.

El Patriarca Confianza: “…………”

Comenzó a observar, mientras aparecían venas en su frente.

Entonces vio a Meng Hao, descendiendo hacia la ciudad, y ya no pudo soportarlo más. Finalmente explotó.

“¡¡¡Ridículo!!! ¡Desvergonzado!”, Gritó, haciendo temblar todo el palacio.

Agitó su mano derecha frente a él, haciendo que aparecieran innumerables corrientes de Sentido Divino que se dispararon en la distancia. Fueron a toda velocidad hacia la ciudad e inmediatamente entraron a las distintas tiendas.

De repente, antes de que Meng Hao pudiera acercarse, todas las tiendas en la ciudad cerraron sus puertas y apagaron las luces.

Era la mitad de la noche, por lo que la ciudad previamente iluminada quedó repentinamente en la oscuridad.

Instantáneamente, todos en la ciudad se dieron cuenta de esto y quedaron completamente sorprendidos.

En el aire, el rostro de Meng Hao se contrajo un poco.

“Esa maldita tortuga vieja…”, pensó. “Todo lo que tomé fueron algunas Piedras Espirituales y objetos mágicos. En total, ¡Solo valen unas pocas decenas de miles de Piedras Espirituales!”

“La vieja tortuga es demasiado tacaña. Después de todos estos años, todavía no ha cambiado. Apuesto a que ahora mismo, siente tanto dolor que quiere morir.”

“Quiere que me vaya, y está preocupado de que lo saquee aún más, así que instantáneamente hizo que todas las tiendas cerraran. ¡Desvergonzado! ¡¡Es un sinvergüenza!!” Meng Hao flotó indignado en el aire, contemplando la ciudad por un largo momento, y luego continuó volando.

De vuelta en el palacio, una sonrisa sin precedentes apareció en el rostro del Patriarca Confianza, así como una mirada de orgullo intenso mientras se deleitaba por su intelecto superior.

El Patriarca Confianza se sintió increíblemente refrescado.

“¡Pequeño bastardo! No importa lo astuto que seas, ¡No puedes ser más astuto que el Patriarca!”

“¡Como de costumbre, el Patriarca es el más inteligente! ¿De qué otra manera podría hacer tantos planes? ¡Jajaja! ¡Veamos lo que intentas hacer ahora!” A estas alturas, hacía tiempo que había olvidado que estaba tratando de esconderse. Tampoco consideró que tales acciones abiertas podrían hacer que Meng Hao desconfiara.

Su complacencia había alcanzado el pináculo, y la sensación de finalmente poder desahogar sus frustraciones le dio un poco de esperanza.

¡Espero ver a Meng Hao finalmente irse!

“¡No importa donde vayas, solo cerraré todas las tiendas! ¡Vamos a ver qué otra razón podrías tener para quedarte aquí!” Los ojos del Patriarca Confianza brillaron y miró a Guyiding Tri-rain.

“Bien, ¿Qué dices? ¿El Patriarca es inteligente o no?”

Guyiding Tri-rain parpadeó y luego sonrió. “El Patriarca es definitivamente brillante.”

El Patriarca Confianza parecía más complacido que nunca, y su sonrisa se hizo aún más amplia.

En cuanto a Meng Hao, frunció el ceño mientras volaba por el aire. Alrededor de una hora más tarde, se detuvo repentinamente en el aire.

Luego miró hacia abajo, hacia una montaña.

Incluso tan pronto como él la miró, un ruido sordo resonó por el aire y toda la montaña colapsó frente a sus ojos.

Meng Hao quedó en shock. Esta vez, fue un cierto y absoluto shock.

“¡Patriarca Confianza!”, Pensó, “¿No estás siendo un poco, demasiado obvio, p*rra? ¿No puedes fingir, aunque sea un poco? Maldita sea ¿Qué quieres que haga? ¿Pretender que no me doy cuenta? ¿Pretender que sí?” Meng Hao estaba en conflicto sobre qué acción debía tomar.

Si él fingiera no notar nada sospechoso, eso sería demasiado obvio…

Pero si él fingía notar algo sospechoso, también alertaría al Patriarca Confianza. En la opinión de Meng Hao, el Patriarca Confianza era tan poco confiable, que no había manera de saber cómo podría volverse loco si eso sucediera.

“Si lo asusto demasiado…”, pensó Meng Hao, “Él podría simplemente llevarse todo este lugar con él y huir a toda velocidad. Esta vez, tengo que asegurarme de que no huya.” Meng Hao realmente no estaba seguro de qué hacer.

Por dentro, maldijo al Décimo Patriarca del Clan Wang. ¿Cómo podría ser tan lento un Cultivador de la Búsqueda del Dao?

Meng Hao ya había dejado que su aura comenzara a emanar, y, sin embargo, el anciano todavía no había venido a buscarlo.

Meng Hao estaba siendo consumido por el deseo de golpear a la vieja tortuga. En la actualidad, no podía pensar en cómo lidiar con el no confiable Patriarca Confianza.

A pesar de que su mente daba vueltas, continuó avanzando. Sin embargo, rápidamente descubrió que, si se detenía por un momento, las montañas cercanas se derrumbaban; incluso los ríos cambiaban su curso.

Casi todos los alrededores fueron rápidamente convertidos en llanuras.

“¿Podría haber alguien más poco confiable…?”, Pensó Meng Hao. “Si las cosas siguen así, incluso si realmente lo golpeé en la cabeza en la Pagoda del Demonio Inmortal, debería poder entender que me daré cuenta de que las cosas están obviamente mal.”

Meng Hao dudó un momento antes de que sus ojos comenzaran a brillar. En este punto, dejó de reprimir completamente sus lesiones internas. Dejó escapar un grito miserable y luego tosió una bocanada de sangre.

Su rostro se puso pálido de inmediato.

“¡Mi lesión se está abriendo de nuevo!”, Gritó en voz alta. Inclinando su cabeza, descendió hacia el suelo, escogiendo un área aleatoria para sentarse y meditar, mientras trataba sus lesiones.

Sus heridas realmente no estaban completamente curadas. Sólo fueron sanadas en aproximadamente un setenta por ciento. El treinta por ciento restante estaba lleno del poder de la Búsqueda del Dao, que era muy difícil de curar con la Transformación de la Pupila Violeta.

Según sus cálculos, el treinta por ciento final tardaría años en recuperarse completamente usando su método actual. Por lo tanto, no le importó permitir que la vieja tortuga viera que las heridas y la sangre eran muy reales.

“Para lidiar con esta tortuga vieja y poco confiable…”, pensó, apretando los dientes, “Solo tengo que ser más descarado que él. ¡En ese caso, bastardo, me quedaré aquí indefinidamente!”

Ahora era el turno del Patriarca Confianza de quedar aturdido. Se frotó los ojos con fuerza mientras observaba a Meng Hao sentarse con las piernas cruzadas y comenzar a meditar.

Entonces sus ojos comenzaron a brillar y vio que Meng Hao realmente tenía heridas internas graves.

El Patriarca Confianza comenzó a jadear. Lo miró por un largo momento, luego agarró su largo cabello y comenzó a tirarlo con fuerza.

Se paseaba de un lado a otro dentro del palacio, con una expresión extremadamente desagradable, parecía un volcán que estaba a punto de explotar.

“¡Maldita sea! ¿Quién fue el que lo hirió? ¿Por qué no lo mató directamente? ¿Por qué dejarle una lesión como esa, para que estalle en un momento como este?”

“¿Qué debo hacer? ¿Qué se supone que debe hacer el Patriarca…? Esa lesión no se curará por años. Después de todo lo que he hecho hasta este momento, justo cuando estaba a punto de tener éxito, ¡Entonces este tipo de cosas tienen que suceder!”

El Patriarca Confianza apretó los dientes. Internamente, su odio hacia quien había herido a Meng Hao seguía creciendo.

Guyiding Tri-rain casi no pudo evitar echarse a reír. En este momento, ella casi no podía soportarlo más. Ella tenía que saber cuál de estas dos personas poco fiables superaría a la otra…

Pagina Anterior
Pagina Siguiente