ISSTH 640 – Me iré Cuando Termine las Compras

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

Meng Hao estaba de buen humor…

Era un día cálido y soleado, y la tarde se acercaba. El color del cielo y el paisaje a su alrededor se veían increíblemente hermosos. Cuanto más miraba, mejor se sentía.

Su cuerpo destellaba mientras volaba a través del aire hacia la ciudad. Casi en el mismo momento en que estaba a punto de llegar, siete u ocho corrientes de Sentido Divino se le acercaron repentinamente. Sin embargo, casi tan pronto como aparecieron, se dispersaron asombrados.

Meng Hao solo había revelado una base de Cultivo en la etapa Inicial del Alma Naciente. Aun así, eso causó bastante impacto entre la gente de la ciudad. Nadie se atrevió a bloquear su camino, y le permitieron entrar en la ciudad Cultivadora

Ésta estaba abarrotada de gente y llena de actividad. Se podía ver todo tipo de tiendas, y aunque la mayoría de los Cultivadores se encontraban en la etapa de la Condensación de Qi, había algunos de la Fundación Establecida e incluso, ocasionalmente, algunos Cultivadores en la etapa de la Formación del Núcleo.

En cuanto a los Cultivadores del Almas Nacientes, Meng Hao vio algunos. Claramente, no eran miembros de la Secta Libre de Ataduras, sino Cultivadores provenientes del Cuarto Anillo que llegaban para hacer negocios.

Tan pronto como entró en la ciudad y comenzó a pasear, vio tiendas a ambos lados de la calle llenas de productos de lujo; Los clientes entraban y salían constantemente. En cuanto a las calles en sí, estaban pavimentadas con piedra caliza verde, haciendo que todo el lugar pareciera aún más lujoso.

Mientras caminaba, Meng Hao notó que había un Cultivador en la etapa Intermedia de la Formación del Núcleo delante. Llevaba una túnica de color verde claro y parecía bastante poderoso, incluso amenazador a pesar de no tener una expresión salvaje.

Estaba caminando por delante de Meng Hao, y estaba a punto de entrar en una tienda a un lado, cuando de repente se escuchó un gruñido en la distancia y un rayo de luz brillante se disparó hacia él a toda velocidad.

“¡Zhou Jian, tú, traidor! ¡¿Así que resulta que te escondiste aquí después de atreverte a robar mis Piedras Espirituales?! ¡Bien yo, Sun, te juro que serás asesinado este mismo día!”

Se podía ver un Cultivador de mediana edad que se acercaba. Su base de Cultivo estaba en la etapa de Formación del Núcleo, y su poder parecía ilimitado.

Él realizó un gesto de encantamiento con su mano derecha, y aparecieron dos espadas voladoras con un filo agudo y brillante, e instantáneamente dispararon hacia el Cultivador con la túnica de color verde claro.

El rostro del hombre cayó, y no tuvo tiempo de evadirlas.

Al instante, estalló una lucha entre ambos. Los ataques causaron varias explosiones, obligando a un buen número de espectadores cercanos a evitar ese camino.

Ellos lucharon abiertamente, rodeados de explosiones que se elevaron hacia el cielo.

Desataron sus objetos mágicos y sus Habilidades Divinas, hasta que ambos hombres tosieron sangre y luego retrocedieron. Casi en el mismo instante en que retrocedieron, los discípulos de la Secta Libre de Ataduras a cargo de mantener el orden se apresuraron hacia la escena.

Un frío suspiró resonó por toda la zona.

“¡Los combates mágicos están prohibidos en la Ciudad Santa de la Distancia! ¡Ustedes dos lárguense de inmediato!”

La voz resonante hizo que el rostro del Cultivador llamado Sun se oscureciera. Cuando levantó la vista, el Cultivador llamado Zhou aprovechó la pausa para alejarse más.

Era difícil decir si era o no intencional, pero su movimiento lo llevó al lado de Meng Hao.

Antes de que cualquier observador pudiera ver lo que sucedía, el hombre deslizó discretamente una bolsa de almacenamiento hacia Meng Hao.

“Por favor, cuídame esto, Compañero Daoísta…”, dijo. “Volveré dentro de tres días por lo menos. Si no he venido a buscarlo dentro de tres días, entonces todo lo que está dentro te pertenece.” Dicho eso, él voló por el aire.

El Cultivador llamado Sun soltó un rugido y luego comenzó a perseguirlo. Rápidamente, los dos se desvanecieron en la distancia.

Meng Hao se quedó allí perplejo. La pelea había comenzado demasiado rápido, y terminó incluso más rápido.

Él observó la bolsa de almacenamiento, limpió su marca sin dudarlo y luego la examinó con su Sentido divino. Al instante, una extraña expresión apareció en su rostro.

No había nada dentro, a excepción de Piedras Espirituales…

Además, había aproximadamente 30.000 de ellas.

Meng Hao se aclaró la garganta y luego, tranquilamente, guardó la bolsa de almacenamiento, con la misma expresión de siempre.

Realmente no había nadie que él conociera, tan poco confiable, como para poder lograr algo como esto. Estaba lleno de errores descuidados.

Al pisar por primera vez la Isla Santa, Meng Hao no había pensado demasiado en por qué el lugar le parecía tan familiar. Pero luego se dio cuenta de que se veía tan diferente del lugar familiar en su memoria, que parecía obvio que alguien lo había alterado. Incluso habían movido montañas y ríos para hacerlo diferente.

Luego de llegar… todo transcurrió sin problemas, especialmente todos los asuntos relacionados con la Secta Libre de Ataduras. Meng Hao no pudo evitar comenzar a sospechar un poco. Considerando todo, era natural que se diera cuenta de lo que estaba sucediendo.

“Es algo bueno que cuando fui al Puente del Paso Inmortal ese año obtuve una amplia vista del Mar de la Vía Láctea y me di cuenta de que el viejo cabrón estaba escondido allí…”, pensó. “Si no fuera por eso, habría tenido muchas sospechas, pero no podría haber estado seguro.” *

“El viejo bastardo realmente es bueno escondiéndose. Incluso mis sentidos de Sellador de Demonios no pudieron captar su aura.” Meng Hao tosió ligeramente, luego, sin pestañear, continuó avanzando.

Mientras tanto, de vuelta en el palacio, el Patriarca Confianza miraba nerviosamente a Meng Hao. Lo vio guardar la bolsa de almacenamiento y luego soltó un suspiro. Entonces, comenzó a quejarse con pesar.

“Oh, mis Piedras Espirituales. Esas son las 30,000 Piedras Espirituales del Patriarca… pérdidas. Todo lo que hay aquí en la Isla Santa me pertenece, solo para desaparecer, así…”

“¡Maldita sea, pequeño bastardo! ¡Nunca me pasa nada bueno cuando me topo contigo!” El Patriarca Confianza rechinó sus dientes, pero no había nada más que pudiera hacer. Solo podía rezar en silencio para que Meng Hao se fuera lo más rápido posible.

En cuanto a Meng Hao, él palmeó su nueva adquisición gratis de Piedras Espirituales, y luego miró a su alrededor. Pronto divisó una tienda especializada en objetos mágicos, y caminó hacia ella mientras sus ojos se estrechaban.

Incluso en el exterior, la tienda parecía extremadamente lujosa. Al entrar, pudo ver que tenía tres pisos y que el brillo de los objetos mágicos era impactante.

Los productos disponibles empezaban desde la etapa de la Condensación de Qi e incluso ascendían hasta la etapa del Alma Naciente. Había artículos especiales e increíbles disponibles para todas las etapas.

Actualmente, había alrededor de siete u ocho Cultivadores en la tienda buscando varios tesoros, seguidos de vendedores con sonrisas radiantes.

En el centro de la tienda había un quemador de incienso, desde el cual salían hileras de humo que llenaban todo el primer piso con un aura elegante.

Tan pronto como alguien entraba en la tienda, le era posible calmar su mente y simplemente disfrutar del ambiente de alta gama.

Tan pronto como Meng Hao pisó el interior, un anciano vestido con un vestido largo se le acercó sonriendo. Juntó sus manos y se inclinó profundamente ante Meng Hao.

“Compañero Daoísta, bienvenido a una de las diez mejores tiendas de toda la Ciudad Santa de la Distancia. Garantizamos calidad, y somos honestos con todos los clientes. Usted puede estar tranquilo cuando hace negocios aquí.”

“¿Qué es exactamente lo que está buscando?” Las palabras del anciano sonriente parecían de alguna manera familiares para Meng Hao. Después de pensarlo por un momento, se dio cuenta de que eran casi exactamente las mismas palabras que había usado en su propia tienda en la Secta Confianza.

El anciano tenía una base de Cultivo aceptable de la etapa Inicial de la Fundación Establecida. Su talento latente era normal, y no estaba al borde de ningún tipo de avance, por lo que mantenía esa posición en esta tienda.

Él rápidamente midió a Meng Hao.

Aunque no podía ver claramente la base de Cultivo de Meng Hao, basándose en la forma en que se comportaba, el anciano podía ver que estaba lleno de dinero.

“¿Eres financiado por la Secta Libre de Ataduras?” Preguntó Meng Hao, sonando un poco sorprendido.

El anciano se veía orgulloso y avergonzado mientras se reía y asintió.

“Compañero Daoísta…”, dijo, “¿Es realmente tu primera vez en la Isla Santa? Hay tres ciudades Cultivadoras aquí, y muchas de las tiendas en esas ciudades son propiedad de la Secta Libre de Ataduras.”

“Eche un vistazo aquí.” El anciano señaló una placa de madera al lado de la puerta, en cuya superficie estaba claramente tallado un diseño que parecía una tortuga…

“Esa marca…”, continuó el anciano, “Indica que este lugar es propiedad de la Secta Libre de Ataduras.”

Justo cuando el anciano terminó su explicación, el corazón del Patriarca Confianza comenzó a latir con fuerza, y él comenzó a llorar de angustia.

“¡Estoy perdido, PERDIDO!”, pensó. “¡¿Cómo podría el Patriarca con toda su inteligencia olvidarse de ESO?”

“Maldita sea… ese diseño… ¡Por favor, NO dejes que atraiga la atención de ese pequeño bastardo!”

En su ansiedad, el Patriarca Confianza envió rápidamente su Sentido Divino al viejo hombre con el que Meng Hao estaba hablando.

Un temblor imperceptible recorrió al anciano, y su expresión cambió. A partir de este momento, ya no era él mismo, sino más bien, una encarnación de Patriarca Confianza.

“¡Compañero Daoísta, mira allí!”, Dijo rápidamente, parándose frente a Meng Hao para bloquear su línea de visión. “¡Todos los tesoros en esta tienda son muy extraordinarios, ¿Verdad?”

Internamente, Meng Hao soltó una risa fría, pero exteriormente, miró en la dirección que señalaba el anciano. Había un sable volador, completamente plateado y con un aura helada. El precio que figura al lado era de 1.500 Piedras Espirituales.

Era un objeto mágico útil para la etapa Inicial de la Fundación Establecida. Meng Hao lo miró y luego frunció el ceño.

“¡Demasiado caro!”, Dijo con un tono grave.

El anciano se rio por fuera, pero por dentro, estaba maldiciendo la mezquindad de Meng Hao. “El Patriarca acaba de darte 30,000 Piedras Espirituales… ¿Y estás diciendo que es demasiado caro?”

“¡Compañero Daoísta, hoy es tu día de suerte! ¡Da la casualidad de que es el día de nuestra venta alocada, una vez por década! ¡Todos los productos en toda la tienda están a mitad de precio! ¡Puedes tener ese objeto por solo 750 Piedras Espirituales!”

Meng Hao no parecía satisfecho. “Esta cosa vale 30 Piedras Espirituales como máximo. Olvídalo. Creo que iré a algunas de las otras tiendas de la ciudad, y luego probablemente también iré a alguna de las otras Ciudades Cultivadoras.” Dicho eso, se volvió para irse.

Sin embargo, tan pronto como las palabras salieron de su boca, un temblor recorrió al Patriarca Confianza. Cuando escuchó que Meng Hao planeaba pasear por la ciudad, comenzó a llorar interiormente. Apretando los dientes, decidió olvidarse de toda precaución.

“¡Bien! 30 Piedras Espirituales! ¡Es tuya!”

Meng Hao se giró de nuevo y agarró el pequeño sable, con el rostro lleno de alegría. Luego hizo un gesto con su dedo a los cientos de objetos mágicos en la exhibición del primer piso de la tienda.

“Los quiero a todos…”, dijo.

El Patriarca Confianza se quedó en shock. Sin embargo, en su deseo de alejar a Meng Hao lo más rápido posible, solo pudo apretar los dientes y soportar las gotas de sangre que estaban siendo exprimidas de su corazón.

De esta manera, bajo las miradas de sorpresa de los demás clientes, Meng Hao compró todo en el primer piso de la tienda. Entonces, cuando el Patriarca Confianza comenzaba a emocionarse, Meng Hao no se fue, sino que se dirigió hacia el segundo piso.

“Todos dicen que las personas de la Secta Libre de Ataduras son buenas personas. Aunque he visto muchas cosas, debo decir que esta es la tienda más honesta en la que he estado. Muy bien, voy a echar un vistazo a los pisos superiores. Suponiendo que me guste lo que veo, lo tomaré todo. 30,000 Piedras Espirituales deberían ser suficientes para todo, ¿Verdad?” Él agitó su manga magnánimamente.

El Patriarca Confianza, en la forma del anciano, casi tosió una bocanada de sangre.

Sus ojos estaban inyectados en sangre, y estaba a punto de aullar de rabia, cuando Meng Hao continuó hablando en voz baja.

“Me iré después de que termine de comprar.”

La sentencia hizo que el Patriarca Confianza jadee. Continuó recordándose a sí mismo que solo tenía que aguantar un poco más.

Mientras se consolaba de esta manera, sonrió con una expresión que parecía peor que una mueca de lamento, y luego escoltó a Meng Hao hasta el segundo y tercer piso.

Se movió lo más rápido posible, y pronto, Meng Hao había reunido todos los objetos mágicos.

En el cálculo final, había varios miles de artículos. Incluso al precio de solo 30 Piedras Espirituales por artículo, necesitaría mas de 100,000 Piedras Espirituales.

El Patriarca Confianza sintió como si su corazón estuviera siendo perforado por dagas.

Su rostro estaba pálido mientras miraba con impotencia a Meng Hao, aparentemente a punto de llorar.

Cuando llegó el momento de liquidar la cuenta, Meng Hao frotó la bolsa de almacenamiento y una mirada pensativa apareció en sus ojos.

“No creo que tenga suficientes Piedras Espirituales…”, dijo de manera tímida. Cuando el Patriarca Confianza oyó eso, se quedó boquiabierto.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente