ISSTH 639 – El Intelecto Superior del Patriarca

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

“¡Pequeño bastardo! ¿Qué deseas? ¿Qué estás haciendo?” El Patriarca Confianza apretó su mano en un puño y luego la estrelló contra el suelo. Una explosión resonó por el palacio, haciendo temblar toda la montaña. De hecho, hasta se extendieron olas en el mar que rodeaba la isla.

“Estás jugando conmigo, ¿No es así, pequeño bastardo?” El Patriarca Confianza estaba enfurecido. “¡Estoy actuando con buena voluntad y con buenas intenciones! Te ayudé hacer todo sin problemas… ¡¿Y luego te niegas?!”

Su voz resonó de un lado a otro dentro del palacio, pero no salió al exterior. Ahora estaba extremadamente agitado, y al borde de estallar de rabia.

“¿Realmente estás tratando de empujar al Patriarca a que se vuelva loco? ¡MALDICIÓN! El patriarca se niega a jugar tu pequeño juego. Solo tomaré a la Secta Libre de Ataduras y me iré. El Patriarca no puede darse el lujo de provocarte, ¡Así que simplemente te evitará por completo!” El Patriarca Confianza estaba a punto de hacer lo que dijo, cuando de repente pareció pensar en algo.

“Espera. ¡No!” De repente apareció una expresión de sospecha en su rostro.

“Ese pequeño bastardo es extremadamente astuto. Por el momento, todavía no sabe que estoy aquí. Si me aparezco, entonces el gato estará fuera de la bolsa. Si se entera, que me he estado escondiendo en el Mar de la Vía Láctea…” De repente, los ojos del Patriarca Confianza destellaron.

“Hmmpphh. El Patriarca es inteligente, divino y poderoso. ¿Cómo podría ser engañado?”

La voz del Patriarca Confianza estaba llena de desdén. “Claramente el pequeño bastardo está percibiendo la situación. Por lo tanto, no me revelaré, pase lo que pase. Voy a esperar…”

“¿Y qué si él no toma un Maestro? ¡Eso no cuenta para una mierda! ¿No aceptará un Maestro del Alma Naciente? ¿Qué tal un grupo entonces? ¡Maldición… no puedo creer que se negará!” Una vez más, su Sentido Divino se extendió por toda la Secta Libre de Ataduras.

Mientras tanto, fuera de la puerta principal de la Secta Libre de Ataduras, las palabras de Meng Hao hicieron eco, causando que Zhang Wenfang se quedara boquiabierta por la sorpresa. Nan’er miró a Meng Hao con los ojos muy abiertos por un momento, y de inmediato habló con un tono claro y nítido.

“No acepto…”

El corazón del Señor del Tercer Valle inmediatamente se estremeció, y miró a Meng Hao con odio. Estaba a punto de decir algo cuando, de repente, ocho corrientes de Sentido Divino se dispararon hacia ellos.

Ocho figuras se hicieron visibles en el aire. Aunque sus rostros no eran distinguibles, las ondas de sus bases de Cultivo del Alma Naciente eran bastante claras. Toda la Secta Libre de Ataduras tembló, y el cielo brilló con un tumulto de colores.

El viento y las nubes se agitaron, y brillantes rayos de luz destellaron en todas direcciones.

Esto causó que innumerables discípulos se acercaran al área; En cuanto a los discípulos de la Secta Libre de Ataduras que ya estaban en la puerta principal, sus expresiones se volvieron respetuosas y comenzaron a caer de rodillas.

Los miembros de los Clanes del Mar Exterior comenzaron a jadear. Observaban la escena en shock, mientras sus mentes temblaban.

“¡Los Grandes Señores de los Nueve Valles están aquí!”

“¿Qué está pasando exactamente? ¿No me digas… no me digas que todos ellos son amigos del Clan Zhang?”

Los miembros del Clan Zhang estaban allí temblando, completamente paralizados y llenos de miedo por la situación que se estaba desarrollando.

Un silencio mortal llenó el aire.

Meng Hao miró hacia arriba, mientras sus ojos brillaban. Aunque todas estas personas eran Cultivadores del Alma Naciente, había extrañas ondas que emanaban de sus cuerpos. Meng Hao, con su base de Cultivo podía sentirlas, pero no podía ver claramente qué eran.

Por supuesto, considerando que eran Señores dentro de la Secta, ciertamente tendrían algunos secretos para elevar su nivel de dignidad, algo que Meng Hao comprendió.

“¡Este niño tiene un destino que lo conecta con la Secta Libre de Ataduras!”, Dijo una voz arcaica desde el interior de una de las ocho corrientes de Sentido Divino en el aire.

La voz hizo eco a lo largo de toda la Secta Libre de Ataduras.

“Después de una discusión, ¡Nosotros, los Grandes Señores de los Nueve Valles aceptamos a este niño como Aprendiz! ¡Se unirá a la Secta Libre de Ataduras como un discípulo del Cónclave!”

La voz resonó en los oídos de todos los presentes. Los demás miembros de los Clanes del Mar Exterior observaban, jadeando con una ansiedad sin precedentes.

Se habían producido demasiados eventos imprevistos, hasta el punto de que no podrían olvidar este día por el resto de sus vidas.

Los discípulos de la Secta Libre de Ataduras se sorprendieron por completo, y todos comenzaron a mirar al niño, alzado en los brazos del Señor del Tercer Valle.

Debe decirse que, dentro de la Secta Libre de Ataduras, solo había tres discípulos del Cónclave, y a partir de este momento… ¡Eran cuatro!

Hubo un momento de completo silencio, después de lo cual se escuchó una explosión de voces. Esas eran las voces de la multitud en la fila, expresando su incredulidad y total sorpresa.

El asunto que acababa de ocurrir pronto se extendería por todo el Mar Exterior, así como por el Cuarto Anillo.

A lo largo de los años, tal evento nunca había ocurrido en la Secta Libre de Ataduras.

¡Los Grandes Señores de los Nueve Valles habían aceptado a una persona como Aprendiz!

Esa persona se haría famosa rápidamente.

En cuanto al Clan Zhang, experimentaría un ascenso meteórico debido a los acontecimientos de este día. Ya sea en el Mar Exterior o en el Cuarto Anillo, debido a su relación con la Secta Libre de Ataduras, nadie se atrevería a provocarlos.

Estas noticias no tardarían mucho en llegar a todo el mundo.

El Clan Zhang estaba destinado a alcanzar la fama.

Zhang Wenfang jadeó ante esta inesperada bendición. Esto era simplemente demasiado asombroso, causando que su persona temblara y las lágrimas se derramaran por su rostro. Los miembros del Clan Zhang a su alrededor también estaban emocionados hasta el extremo.

Meng Hao sonrió. Cuando notó que Nan’er lo miraba de nuevo, asintió.

Nan’er reunió su coraje, y luego habló claramente. “¡Nan’er acepta a los Mayores como sus Maestros!”

Su voz no era muy fuerte, pero tan pronto como sonó, todos, ya sean discípulos de la Secta Libre de Ataduras o miembros de los Clanes del Mar Exterior, sabían que, a partir de este momento, este niño era… ¡Completamente diferente de ellos!

Con los Grandes Señores de los Nueve Valles como sus Maestros, él sería la persona número uno en toda la Secta Libre de Ataduras. De hecho, mientras su talento latente no fuera extremadamente pobre, ¡Seguramente alcanzaría la Formación del Núcleo!

De ahora en adelante, el Clan Zhang sería como un sol ardiente en el cielo. Todos los que alguna vez los habían mirado hacia abajo se verían obligados a inclinar sus cabezas en conformidad. Cualquiera que hubiese tenido disputas con ellos en el pasado solo podría retorcerse de miedo y enviar un gran número regalos como disculpa.

Cualquiera que tuviera enemistad con ellos se vería obligado a huir inmediatamente del Mar Exterior. De lo contrario, nunca podrían encontrar refugio en ninguna parte.

El Clan Zhang era como la carpa que saltó sobre la Puerta del Dragón y recibió la mayor recompensa. Esa fue la evaluación final de todos los presentes.

Las lágrimas corrían por el rostro de Zhang Wenfang. La alegría en su corazón causó que la sonrisa más brillante que jamás había tenido, apareciera en su rostro. “Esposo, ¿Tu espíritu está observando todo esto desde el inframundo…?”

Los otros miembros del Clan Zhang observaban con gran alegría, como si pudieran ver las innumerables posibilidades que ahora se habían abierto para su futuro.

Pensaron en su pasado y luego consideraron el futuro. Al parecer habían adquirido una nueva iluminación. Su nuevo entendimiento los mantendría en marcha para llegar a un reino superior.

Sin embargo, el más emocionado de todos era alguien que no era un miembro de la multitud y tampoco era miembro del Clan Zhang.

En cambio, era el Patriarca Confianza, en su palacio. Estaba tan emocionado que su cuerpo temblaba mientras caminaba de un lado a otro. Miró a Guyiding Tri-rain con una expresión desdeñosa.

A él, por supuesto, no le importaba lo que estaba sucediendo con el Clan Zhang. Una intensa anticipación apareció en sus ojos mientras miraba la Secta Libre de Ataduras y a Meng Hao. Esperaba fervientemente que todo esto fuera suficiente para hacer que Meng Hao dejara la Isla Santa.

“No tienes porqué quedarte atrás, pequeño bastardo, ¿Por qué te no vas? ¡Jajaja! ¡Lárgate a máxima velocidad! ¡Y bajo ninguna circunstancia permitas que te vea de nuevo!”

El Patriarca Confianza pensaba en lo que sucedería si Meng Hao se fuera sin ninguna sospecha. Él sería capaz de vivir una vida libre, elegante y relajada. Cuando pensó en eso, se llenó de emoción, casi como si hubiera logrado algún tipo de venganza. Cuanto más pensaba en la partida de Meng Hao, más anticipación sentía.

Actualmente, toda la Secta Libre de Ataduras estaba alborotada. Meng Hao se estaba riendo, y sus ojos destellaban. Luego, su expresión volvió a la normalidad mientras miraba a Zhang Wenfang y los demás.

Por la mirada en sus ojos, parecía que todavía estaba preocupado por los miembros del Clan Zhang, quienes estaban preocupados por su seguridad en el futuro.

Aunque otros podrían no ser capaces de leer su expresión, el Patriarca Confianza estaba completamente concentrado en Meng Hao, e inmediatamente lo sintió. Sin dudarlo, envió su Sentido Divino a los Grandes Señores de los Nueve Valles.

Casi como si supieran lo que Meng Hao estaba pensando, los Señores de los Nueve Valles comenzaron a hablar al instante.

“Los miembros del Clan Zhang son amigos cercanos de la Secta Libre de Ataduras. Se quedarán en la Isla Santa en su propio territorio, que les pertenecerá perpetuamente.”

Al instante, oleadas de intensa envidia y celos llenaron los corazones de los Clanes del Mar Exterior. Después de todo, la razón por la que esperaban unirse a la Secta Libre de Ataduras, no era solo para la oportunidad un miembro del Clan, sino por el hecho de que todo el Clan tuviera la oportunidad de mudarse a la Isla Santa.

Era un honor, y una posición muy alta. Después de mudarse a la Isla Santa, el Clan nunca más tendría que preocuparse por su existencia en el futuro. La Secta Libre de Ataduras sería su mayor protector.

Ahora que todos observaron como el Clan Zhang, anteriormente en declive, recibía una increíble buena fortuna, varios pensamientos complejos llenaron los corazones de todos los presentes.

Todos tomaron de inmediato la decisión de no escatimar esfuerzos ni costos para convertirse en amigos del Clan Zhang.

En cuanto al Clan Xu, sus corazones comenzaron a latir con un miedo y terror intenso. Les preocupaba qué clase de represalias tomaría Clan Zhang, cuestión que podría convertirse en una gran catástrofe que no podrían soportar.

Éste proceso de un discípulo convirtiéndose en aprendiz de un Maestro ya había concluido.

Los Clanes del Mar Exterior esperaron para continuar con el proceso de tratar de unirse a la Secta, mientras que el Clan Zhang, para envidia de todos, se retiró siendo guiado respetuosamente por los discípulos de la Secta Libre de Ataduras.

En cuanto a Meng Hao, el Patriarca Confianza observó con entusiasmo y esperanza, como finalmente se separó del Clan Zhang.

Nan’er le dio a Meng Hao una mirada profunda. Lo saludó con su mano, mientras en su rostro había una expresión llena de renuencia a separarse.

Meng Hao se estiró para acariciar su cabello. Luego pensó por un momento y le dio una palmada a su bolsa de almacenamiento, produciendo una botella de píldoras medicinales y algunos artículos mágicos, todos los cuales le dio al niño.

“Enfócate en practicar el Cultivo…”, dijo Meng Hao. “Nunca se sabe, podríamos encontrarnos de nuevo algún día en el futuro.” Dicho eso, le dio una palmada en el hombro a Nan’er y luego se giró para alejarse en la distancia.

Zhang Wenfang observó a Meng Hao alejarse, y luego miró los regalos que le había dado a Nan’er. Sus ojos se llenaron de profunda gratitud, se arrodilló y respetuosamente se inclinó ante él.

Quizás a lo largo de toda la eternidad, nunca averiguarían la verdadera razón por la que Nan’er había sido aceptado como Aprendiz.

Meng Hao se alejó.

Bajo la mirada de anticipación del Patriarca Confianza, abandonó las montañas de la Secta Libre de Ataduras. Tan pronto como sucedió esto, el Patriarca Confianza sonrió y estaba tan emocionado que casi dejó escapar un gran rugido.

No pudo evitar sentirse feliz por lo superior que consideraba que era su intelecto. En este momento, parecía que todo lo que veía lo llenaba de felicidad. Sus ojos se entrecerraron con alegría mientras observaba a Meng Hao caminando cada vez más lejos.

Sin embargo, en medio de toda su sonrisa, de repente se quedó boquiabierto.

Eso fue porque cuando Meng Hao se convirtió en un rayo de luz prismática y voló por el aire, de repente se detuvo y miró hacia abajo.

¡Debajo de él, no muy lejos de la Secta Libre de Ataduras, se encontraba una de las Ciudades de Cultivadores más grandes de la Isla Santa!

“¿Uhh? ¡Vamos, vete!” Pensó el Patriarca Confianza, mirándolo fijamente. “¿Qué estás esperando, ¿eh?”

Meng Hao flotó en el aire, frotándose la barbilla. Aunque era imposible saber si lo estaba haciendo a propósito o no.… comenzó a murmurar para sí mismo.

“Antes de irme, realmente necesito comprar algunos artículos. Probablemente no será fácil encontrar una ciudad de Cultivadores como ésta en el Mar de la Vía Láctea.”

“Además, estos Cultivadores de la Secta Libre de Ataduras son buenas personas. Los precios aquí probablemente serán bastante bajos, y definitivamente no demasiado altos.”

“Si fueran demasiado altos, entonces me podría ver obligado a quedarme en la Isla Santa durante más tiempo.” Se aclaró la garganta y voló hacia la ciudad.

El Patriarca Confianza lo observó sin entender porque Meng Hao descendía sobre la ciudad. Quería llorar, pero no tenía lágrimas, y estaba a punto de volverse loco. Inmediatamente comenzó a jadear y a caminar en círculos por el palacio, rechinando los dientes.

“Ya he tenido éxito en la mayor parte. ¡Si tengo que seguir adelante, que así sea! ¡Me encargaré de eso! ¡No tienes Piedras Espirituales! ¡Maldición! ¡Te daré algunas!”

“¡Mientras te vayas, haré cualquier cosa!”

Pagina Anterior
Pagina Siguiente