ISSTH 638 – Giros y Vueltas Enojan al Patriarca

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

“¡Cielos, realmente es verdad! Esos diez Guardias de Honor de la Secta Libre de Ataduras son figuras que podrían sacudir toda el área con un ligero movimiento de sus manos. ¡Y todos… realmente le deben un favor al Clan Zhang!”

“El Antiguo Patriarca del Clan Zhang estaba solo en la etapa Inicial de la Formación del Núcleo. ¿Cómo pudo haber conseguido que estas personas de la Secta Libre de Ataduras le debieran un favor?”

La multitud estaba alborotada, y el Clan Zhang estaba allí de pie con sus ojos muy abiertos.

“¿El Patriarca fue… realmente tan ilustre en el pasado?” Pensó Zhang Wenfang. Ella se veía un poco aturdida. Nunca había oído hablar de un asunto así en el Clan.

En su memoria, antes de que muriera el Patriarca, aunque había tenido algunos amigos, pocos eran del tipo sincero.

Además, había estado muerto tanto tiempo que cualquier sentimiento amistoso ya se habría desvanecido.

Si ese no fuera el caso, el Clan no se habría visto obligado a entrar en el callejón sin salida que estaban transitando, sin más remedio que abandonar su propia isla y probar suerte en este lugar.

Sin embargo, lo que estaba sucediendo en este momento era muy real, causando que Zhang Wenfang se sintiera aún más confundida.

Se oían jadeos intermitentes desde la multitud en la fila, y sus rostros estaban llenos de incredulidad y asombro. Todos los ojos en el área estaban completamente fijos en los miembros del Clan Zhang.

Aunque la mayoría de ellos no se atrevieron a permitir que su envidia y celos se mostraran en sus rostros, tales sentimientos inundaban sus corazones.

Eso era especialmente cierto en el caso del Clan Xu, cuyos rostros eran de un color blanco pálido y sus corazones estaban llenos de terror. ¿Cómo podrían haber imaginado que las personas a las que acaban de despreciar hasta avergonzarlos, el Clan Zhang, podría tener un pasado tan glorioso?

“No es de extrañar que mi pequeña hermana cortara los lazos con el Clan para casarse con el Clan Zhang…”, pensó el hombre del Clan Xu. “No lo entendí en aquel entonces, pero ahora…” Habiendo ganado este nuevo entendimiento, de repente se sintió un poco diferente.

En cuanto a los otros Clanes del Mar Exterior que tuvieron conflictos con el Clan Zhang, ahora estaban asustados y jadeaban fuertemente.

Sus corazones no solo estaban llenos de miedo con respecto a lo que podría suceder más tarde, sino que también estaban inundados de una intensa enemistad.

“No puedo creer que el Clan Zhang tenga conexiones tan increíbles… ¿Por qué no dijeron algo antes? De esa manera nadie en el Mar Exterior se hubiera atrevido a meterse con ellos.”

Zhang Wenfang miró inconscientemente a algunos de sus compañeros miembros del Clan. Lo que vio fue un shock mutuo con respecto a lo que estaba sucediendo.

“¿Podría ser por mi culpa?”, Pensó Meng Hao. No pudo evitar pensar esto, y mientras lo hacía, sus ojos brillaron. Miró a los Guardias de Honor de la Secta Libre de Ataduras, y aunque era imposible decir lo que estaba pensando, entrecerró sus ojos.

“¡Descendientes de nuestro benefactor, por favor acepten nuestro saludo!” Dicho eso, los Guardias de Honor de la Secta Libre de Ataduras se estrecharon las manos con entusiasmo y comenzaron a inclinarse. Incluso había algunos de los miembros mayores que tenían lágrimas corriendo por sus rostros.

La alegría que sentían parecía más allá de toda descripción.

Los miembros del Clan Zhang estaban abrumados por la inesperada muestra de favores, e incluso intentaron retroceder. Zhang Wenfang no tenía idea de lo que debía decir. Sin embargo, su corazón se llenó de una alegría que simplemente no pudo reprimir. Era como el dicho ‘Cuando termina la amargura, comienza la dulzura’.

Las lágrimas comenzaron a rodar por su rostro.

Desde el día en que se casó con el Clan hasta ahora, nunca había experimentado algo como esto. El sentimiento de orgullo, euforia y las miradas en los rostros de los miembros de su Clan, hicieron que la emoción en su corazón fuera igual a la de los miembros de la Secta Libre de Ataduras frente a ella.

Los diez Guardias de Honor comenzaron a hablar, uno tras otro.

“¿Desea este niño unirse a la Secta Libre de Ataduras?”

“¿Qué necesidad hay de esperar en la fila? ¡Hemos estado esperando que el descendiente de nuestro benefactor se una a la Secta! ¡Podemos aceptarte inmediatamente! ¡Serás un discípulo de la Secta Interna!”

“¡Así es! ¡Serás un discípulo de la Secta Interna!”

Tomaron su decisión muy rápidamente.

La escena hizo que todos los demás Clanes del Mar Exterior que estaban esperando en la fila, se llenaran de envidia. Cualquier Clan desearía que su hijo fuera tratado de esa manera. ¿Quién no querría ser invitado a la Secta, en lugar de tener que pagar respetos para ingresar?

Mientras tanto, en el palacio de la Isla Santa, el rostro de Patriarca Confianza estaba cubierto con una sonrisa complaciente. Se puso de pie y comenzó a pasearse de un lado a otro, lo que no le dio a Guyiding Tri-rain otra opción que seguirlo sin poder hacer nada.

“El Patriarca es el más inteligente una vez más…”, dijo. “¡Jajaja! Ahora el pequeño bastardo no tiene ninguna razón para quedarse atrás. ¡Sal de aquí inmediatamente, niño! ¡Lárgate sin demora!” Mientras el Patriarca Confianza pensaba en lo orgulloso que estaba de sí mismo, se echó a reír con ganas.

Sin embargo, en medio de su risa, su rostro cayó repentinamente, y envió su Sentido Divino una vez más.

Mientras los miembros de la Guardia de Honor estaban discutiendo con entusiasmo su decisión de aceptar a Nan’er como un discípulo de la Secta Interna, repentinamente una voz fría como la de un trueno llenó la Secta Libre de Ataduras.

La voz inmediatamente hizo que los corazones de todos temblaran.

“¿¡Qué es esta conmoción!?” La voz fría que resonó desde las montañas pertenecía a un anciano. “Aceptar nuevos discípulos es un gran asunto dentro de la Secta, ¡Y sin embargo, ustedes están aquí causando una escena tan lamentable! ¡Qué descaro!”

Tan pronto como apareció el anciano de rostro sombrío, emanaron de él las ondas de una base de Cultivo del Alma Naciente. Inmediatamente todo el mundo comenzó a ponerse increíblemente nervioso.

“Ese es… ¡Ese es el Señor del Tercer Valle!”

“¡El Gran Señor del Tercer Valle vino personalmente! ¿No me digas que él también es amigo del Clan Zhang?”

La multitud en la fila, así como los otros discípulos de la Secta Libre de Ataduras que no fueron afectados por el Sentido Divino del Patriarca Confianza, hacían las mismas suposiciones internamente.

“Incluso si todos ustedes son viejos amigos de este Clan…”, continuó el anciano con frialdad, “La Secta todavía tiene sus reglas, y esas reglas no cambiarán.”

Su expresión no era de ira, sino de poder. Sus palabras al instante sacudieron a todos los presentes.

“En la Secta Libre de Ataduras…”, continuó, “No hay nada más importante que las reglas. Cualquiera que desee unirse a la Secta debe hacerlo de acuerdo con las reglas.” Su mirada fría cayó sobre los miembros del Clan Zhang. “Todos ustedes, vuelvan a su posición original en la fila. Después de que pase el tiempo suficiente, naturalmente alcanzarán esta posición.”

Inmediatamente, los Cultivadores de los otros Clanes en la fila sintieron que despertaban. Ellos habían sentido que lo que estaba sucediendo era injusto, pero no se atrevieron a expresar tales pensamientos. Ahora que veían a un Señor del Valle de la Secta Libre de Ataduras administrando justicia, sintieron que los rumores sobre la Secta eran ciertos; Realmente se adherían estrictamente a las reglas de la Secta.

El rostro de Zhang Wenfang estaba pálido. Ella inmediatamente inclinó su cabeza y expresó su conformidad.

El sentimiento causado por la alegría de hace un momento se transformó y la llenó de vergüenza. Sin embargo, temía causar problemas a los Guardias de Honor de la Secta Libre de Ataduras que eran amigos del Clan, por lo que inmediatamente asintió y agarró a Nan’er, que estaba temblando de miedo, y comenzó a regresar al final de la fila, seguida por los demás miembros de su clan.

Cuando vieron esto, el Clan Xu inmediatamente se volvió loco de alegría. No dijeron nada, pero las miradas de burla y desdén en sus ojos eran imposibles de ocultar.

“En cuanto a ustedes…”, continuó el anciano, con su mirada fría, “Son miembros de la Guardia de Honor de la Secta Libre de Ataduras. ¡Sus acciones en este momento están más allá de los límites! ¡Todos serán castigados, estarán confinados en sus habitaciones durante tres meses!” Sus palabras resonaron, llenas de un increíble sentimiento de poder y dominio.

Sin embargo, tan pronto como el anciano pronunció las palabras, de repente escuchó una voz furiosa haciendo eco en su propio oído: “¡Yo castigaré tu culo!”

La voz furiosa era como un trueno, aunque ningún extraño podía oírla, solo el anciano.

Tan pronto como el poderoso sonido hizo eco en su cabeza, su rostro cayó.

Naturalmente, sabía exactamente quién era el que le estaba hablando.

“¡Todo eso fue por orden del Patriarca!”, Dijo el enfurecido Patriarca Confianza, sonando nervioso. “¡Maldición! ¡Has arruinado completamente mi gran plan! ¡Te desollaré vivo!” Parecía realmente enfurecido.

Justo cuando el objetivo por el que había trabajado tan duro estaba a punto de cumplirse, un poco de interferencia arruinó todo.

Por supuesto, el Patriarca Confianza estaba asustado. Tenía miedo de que Meng Hao se diera cuenta de que algo estaba pasando. Estaba tan furioso que quería abofetear a este anciano de inmediato.

Cuando sintió la rabia del Patriarca y su intención asesina, el Señor del Tercer Valle comenzó a temblar al instante. De repente, miró al Clan Zhang que se retiraba hacia el final de la fila, y su mente se volvió muy clara.

“¡Esperen!” Gritó, inmediatamente avanzando hacia ellos.

“¿Son ustedes del Clan Zhang?”, Le preguntó, con un tono lleno de emoción.

Podían verse lágrimas formándose en las esquinas de sus ojos.

Su voz hizo que los miembros de los demás Clanes del Mar Exterior se quedaran boquiabiertos al instante. Simplemente no podían procesar lo que estaba pasando…

No fueron los únicos asombrados. Los discípulos de la Secta Libre de Ataduras que los rodeaban tenían expresiones vacías en sus rostros. Los eventos de este día eran simplemente… demasiado extraños para que los entendieran.

En cuanto a los miembros del Clan Zhang, se detuvieron en seco y luego se giraron para mirar al anciano que se estaba acercando.

Zhang Wenfang lo miró y vaciló por un momento antes de responder en voz baja, “Senior…. Nosotros…. somos el Clan Zhang del Mar Exterior.”

“¡¡Así que es el Clan Zhang después de todo!!”, dijo el anciano. Inmediatamente pisó fuerte con su pie, causando que los picos de las montañas cercanas retumbaran, y el suelo temblara.

“Todo esto es mi error…”, dijo. “Antes estaba dentro, y cuando sentí que algo grande estaba pasando, salí. ¡Sin embargo, no los reconocí! ¡Ay! ¡Sólo puedo echarme la culpa a mí mismo por este descuido!”

Dicho eso, el anciano se rio emocionalmente. Por su expresión, parecía estar pensando en tiempos pasados.

“Nunca olvidaré cómo su Patriarca del Clan Zhang me mostró tanta amabilidad ese año. ¡Incluso me salvó la vida seis veces! Si no fuera por él, hoy no estaría vivo. Los descendientes de un viejo amigo están aquí. Ah, los descendientes de un viejo amigo están aquí.” Suspiró de nuevo mientras sus palabras resonaban.

Todo el mundo se sorprendió al instante.

Eso era muy cierto en el caso del Clan Xu, que observaba todo con los ojos muy abiertos, respirando pesadamente, y con sus mentes temblando. Realmente nunca podrían haber imaginado que el Clan Zhang tendría relaciones tan profundas, que uno de los nueve Señores del Valle de la Secta Libre de Ataduras, les debiera un gran favor.

“Ahora que su descendiente ha venido a la Secta Libre de Ataduras, incluso si tenemos que doblar un poco las reglas, asumiré toda la responsabilidad…”, dijo el anciano resueltamente. “¡No permitiré que un descendiente del Clan Zhang sufra ninguna vergüenza aquí!” Levantó su mirada, y todos los miembros de los Clanes del Mar Exterior no tuvieron más remedio que inclinar la cabeza.

Por dentro, estaban completamente sacudidos.

Los ojos de Meng Hao se estrecharon, y una leve sonrisa había aparecido en su rostro. A pesar de que no podía sentir un aura familiar, considerando sus experiencias pasadas, ¿Como no podía ver a través de la extrañeza de los acontecimientos?

“Interesante…”, pensó. “Por lo que puedo recordar, solo hay un viejo bastardo al que le gusta manejar las cosas de una manera tan poco confiable.”

Zhang Wenfang estaba temblando. La alegría y la sorpresa que se le habían presentado eran casi demasiado difíciles de manejar. Actualmente, su vacío y confusión estaban casi en el pináculo. Estaba a punto de decir algo cuando, de repente, el Señor del Tercer Valle dio unos pasos hacia adelante y luego tomó a Nan’er en sus brazos.

“¡Son iguales!”, Dijo. “¡Realmente se ven completamente iguales! Una sola mirada a este niño y no puedo evitar pensar en el Patriarca del Clan Zhang.”

“Hijo, ¿Estás dispuesto a aceptarme como tu Maestro?”

En ese momento, el más nervioso de todos era el Patriarca Confianza, que jadeaba en su palacio mientras observaba la escena que se estaba desarrollando. Se moría por escuchar a Nan’er expresar su aceptación.

“¡Date prisa y acepta, niño!” Murmuró. “¡Vamos, apresúrate! Te lo ruego, sólo tienes que estar de acuerdo… El Patriarca te promete, que, si estás de acuerdo, de ahora en adelante, te vigilaré en la Secta Confianza, eh, no, me refiero a la Secta Libre de Ataduras.” Sin embargo, no se atrevió a hacer nada obvio, como para que Meng Hao sintiera que algo andaba mal.

Nan’er estaba extremadamente nervioso, e incluso asustado. Su rostro estaba pálido, y sin siquiera pensarlo, se volvió para mirar a su madre y, por alguna razón, a Meng Hao.

Si no hubiera mirado a Meng Hao, entonces Meng Hao no se habría metido en el asunto. Sin embargo, considerando lo indefenso que se veía el niño en su incapacidad para tomar una decisión, Meng Hao no pudo evitar sonreír y luego, casualmente, dijo: “No hay necesidad de apresurar las cosas. Teniendo en cuenta el talento latente del niño, creo que debería tener una mejor posición en la Secta.”

Cuando el Patriarca Confianza escuchó esto, la sangre salió de su boca como un géiser. Tiró su cabeza hacia atrás y dejó escapar un aullido de indignación.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente